María de Maeztu

pedagoga y humanista española

María de Maeztu Whitney (Vitoria, 18 de julio de 1881-Mar del Plata, 7 de enero de 1948) fue una pedagoga y humanista española. Miembro de la "prestigiosa y dura familia de los Maeztu",[nota 1]​ dirigió e impulsó la Residencia de Señoritas entre 1915 y 1936, formó parte de la junta directora del Instituto-Escuela y presidió el Lyceum Club Femenino (1926-1936). Murió, exiliada, en Argentina a los 66 años de edad.[2]

María de Maeztu
María Maeztu.JPG

Miembro de la Asamblea Nacional Consultiva[1]
1927-1930

Información personal
Nombre en español Maria de Maeztu Whitney Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 18 de julio de 1882 Ver y modificar los datos en Wikidata
Vitoria, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 7 de enero de 1948 Ver y modificar los datos en Wikidata (65 años)
Mar del Plata, Argentina Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Alma máter
Información profesional
Ocupación Pedagoga Ver y modificar los datos en Wikidata
Miembro de
[editar datos en Wikidata]

Índice

BiografíaEditar

Hija del ingeniero Manuel de Maeztu Rodríguez, hacendado cubano de origen navarro, y de Juana Whitney, hija a su vez de un diplomático inglés.[nota 2]​ Se establecieron en Vitoria. La muerte del padre en Cuba y problemas administrativos en torno a su herencia, dejaron a Juana Whitney y sus cinco hijos, Ramiro, Ángela, Miguel, María y Gustavo, en situación precaria. Licenciada María por la Escuela Normal de Magisterio de Vitoria (1896-98), la familia tuvo que trasladarse a Bilbao, ciudad en la que Juana montó la Academia Anglo-Francesa, especie de residencia de señoritas donde su hija María colaboró de forma activa.

En 1902 comenzó a ejercer como maestra en una escuela pública de Santander, desde donde fue trasladada a Bilbao cinco meses después; terminando su periplo en Madrid en 1909. De su experiencia como maestra de escuela saldrán conclusiones como la expresada en la Universidad de Oviedo años más tarde:

Es verdad el dicho antiguo de que la letra con sangre entra, pero no ha de ser con la del niño, sino con la del maestro.

Continuó entretanto su formación universitaria. Habiendo obtenido el bachiller en el Instituto de Vitoria en 1907 y dos años después se matriculó como alumna no oficial en la Universidad de Salamanca, completando los estudios en Madrid, donde se licenciaría en Filosofía y Letras en 1915.

Pensionada por la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas a partir de 1908, su conocimiento de idiomas, poco frecuente en la España de entonces, y su espíritu bravo y activo la hicieron alumna idónea en varios proyectos. Así, formó parte de la comisión nombrada por el Gobierno para el certamen pedagógico celebrado en Londres. A su vuelta, en la sociedad bilbaína "El Sitio", dio una conferencia en la que observaba que:

El progreso de Inglaterra se debe, no a las peculiares condiciones de la raza y el clima, sino a los elementos predominantes en la dirección de aquel país, singularmente a la acción social de la escuela.

La formación internacional de María prosiguió en los siguientes años, viajando a Bruselas (1910) y a Alemania, en cuya Universidad de Marburgo fue alumna de Paul Natorp y de Nicolai Hartmann en 1912. De regreso, ingresó en el Centro de Estudios Históricos, en el círculo de José Ortega y Gasset.

La Residencia de Señoritas y el Instituto EscuelaEditar

Creada en Madrid por la Junta de Ampliación de Estudios, la Residencia Internacional de Señoritas, le fue encomendada su organización y dirección.[3]​ Cargo que desempeñó entre 1915 y 1936 y que se convertiría en el gran proyecto de su vida. En un artículo titulado «Lo único que pedimos» y publicado en la revista La mujer moderna, explicaba su postura frente a la liberación de la mujer:

Soy feminista; me avergonzaría no serlo, porque creo que toda mujer que piensa debe sentir el deseo de colaborar como persona, en la obra total de la cultura humana.

María de Maeztu consiguió compatibilizar su tarea en la Residencia de Señoritas con la dirección de uno de los departamentos del Instituto Escuela puesto en marcha también por la JAE en 1918, donde pudo abrir aún más el abanico de sus ideas pedagógicas.[nota 3]

Lyceum y feminismoEditar

María de Maeztu fundó y presidió desde 1926, el Lyceum Club Femenino a semejanza de los ya existentes en Europa;[4]​ si bien desde un principio ella abogaba por un club mixto, tuvo que aceptar el reglamento internacional que regía en Europa. El Lyceum tenía como objetivo fomentar el espíritu colectivo de las mujeres y ser también un lugar abierto a las mujeres casadas que no querían tener como único horizonte las cuatro paredes del hogar.[nota 4]​ Se inauguró con ciento cincuenta socias de todas las tendencias. Siguiendo el modelo internacional, dispuso de secciones de Literatura, Ciencias, Artes Plásticas e Industriales, Social, Música e Internacional. María de Maeztu organizaba cursillos, conferencias, conciertos, exposiciones, a cargo de intelectuales, científicos y de artistas nacionales y extranjeros. García Lorca leyó allí su libro Poeta en Nueva York y dio en sus salones la conferencia Imaginación, inspiración y evasión en poesía; también Unamuno leyó su drama Raquel encadenada.[nota 5]​ Por su parte, Carmen Monne Baroja, para recaudar fondos, organizó funciones y rifas de cuadros en su teatrito particular de aficionados «El mirlo blanco».

Fueron sus vicepresidentas Isabel Oyarzábal y Victoria Kent; secretaria, Zenobia Camprubí; vicesecretaria, Helen Phipps; tesorera, Amalia Galinizoga, y bibliotecaria, María Martos de Baeza. También participaron Margarita Nelken, María Lejárraga, Carmen Baroja, Ernestina de Champourcín, Concha Méndez, María Teresa León, Elena Fortún, Mabel Pérez de Ayala... La presidencia honorífica la ostentaban la reina Victoria Eugenia y la Duquesa de Alba.[5]

Asambleísta en la dictaduraEditar

Durante la dictadura de Primo de Rivera, María, respaldada por su hermano Ramiro, aceptó —junto con otras 12 mujeres— ser miembro de la Asamblea Nacional, en la sección dedicada a la educación.[6][7]​ Más tarde, en los años treinta, fue vocal del Consejo de Instrucción Pública, y también miembro del Consejo Nacional de Cultura. Accedió a la docencia universitaria en 1932, en la recién creada Sección de Pedagogía de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Central.

Exilio en ArgentinaEditar

Al estallar la Guerra Civil en 1936, el fusilamiento de su hermano Ramiro, intelectual noventayochista que tras una juventud en el liberalismo radical había evolucionado hacia la ideología de la derecha nacionalista, supuso un duro golpe para María. Apartada de su puesto en la Residencia de Señoritas —otras fuentes citan que dimitió—, salió de España con destino a Buenos Aires, donde fijó su residencia y en cuya Universidad se le concedió la cátedra de Historia de la Educación, que mantuvo hasta su muerte.[nota 6][8]​ Regresó a España en febrero de 1947, con motivo de la muerte de su hermano Gustavo —autor de su retrato Mi hermana María—,[9]​ pero volvió a Buenos Aires donde falleció el año siguiente. Su cadáver fue repatriado al mausoleo familiar de Estella (Navarra).[10]

Homenajes y reconocimientosEditar

  • Fue nombrada doctora honoris causa por distintas universidades del mundo.[11]
  • En 2008 se botó el buque remolcador de Salvamento Marítimo BS-13 María de Maeztu, en su honor.
  • El Gobierno de España reconoce, con la distinción Unidad de Excelencia María de Maeztu, a aquellas «unidades públicas de investigación, en cualquier área científica, que demuestran impacto y liderazgo científico a nivel internacional y que colaboran activamente con su entorno social y empresarial».[12]

ObrasEditar

Su dominio de varios idiomas le permitió desarrollar una interesante tarea como traductora; obras del alemán Paul Natorp como Curso de pedagogía (1915) y Religión y humanidad: la religión dentro de los límites de la humanidad: contribución a la fundación de la pedagogía social (1914), o la Historia de la pedagogía del inglés Paul Monroe (1918 y 1931). De entre su obra humanista y pedagógica, escrita en gran parte en la última etapa de su vida, cabe destacar:

  • Historia de la cultura europea. La edad moderna: grandeza y servidumbre. Intento de ligar la historia pretérita a las circunstancias del mundo presente, Buenos AIres: Juventud Argentina, Bibl. de la Esfinge. (Libros para la Mujer), 1941.
  • «La Pedagogía en Londres y las escuelas de párvulos» en VV. AA., Anales de la Junta para la Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas, Madrid, Impr. y Encuadernación E. Raso, 1909, t. I, memoria 8.
  • El problema de la Ética: la enseñanza de la moral.
  • El trabajo de la mujer: nuevas perspectivas: conferencias pronunciada el 8 de abril de 1933 Madrid: Escuela de Enfermeras del Hospital Central de la Cruz Roja Española, 1933.
  • Antología. Siglo XX. Prosistas españoles. Semblanzas y comentarios. Madrid: Espasa-Calpe, 1943.

NotasEditar

  1. En palabras de Ramón Gómez de la Serna, hermana del "noventayochista" Ramiro de Maeztu y Gustavo, el pintor.
  2. La pareja se había conocido en París (él era hijo del último intendente general siendo la isla de Cuba territorio español, y ella tenía 16 años), y aunque nunca llegaron a casarse, se establecieron en Vitoria.
  3. Una de las alumnas en dicho instituto, la escritora Carmen Bravo-Villasante, reflejó así el ambiente de la institución:

    Se estudiaban idiomas, el francés era obligatorio, y se escogía entre el inglés o el alemán. Aparentemente no se trabajaba nada, no se obligaba a nada, y el alumno tenía la sensación de pasarlo bien y de escuchar nada más a los profesores... Los profesores eran nuestros amigos, su vocación y su entrega era completa; el sistema de las tutorías, ejemplar; el plan de estudios, perfecto. Nos íbamos a nuestras casas los sábados deseando que llegase el lunes para volver al colegio, no teníamos tareas ni deberes, no teníamos obligaciones monstruosas, como los niños de ahora... Yo deseo que todos los niños y todos los jóvenes que estudian salgan de su colegio como yo salía del mío, con el recuerdo de una de las épocas más maravillosas de mi vida.



  4. Fue también llamado 'el club de las maridas', porque en ella confluyeron varias esposas de personajes de la época, especialmente de las élites intelectuales.
  5. Rafael Alberti se presentó una tarde de noviembre, vestido de tonto, metido en una levita inmensa, con un pantalón de fuelle, cuello ancho de pajarita y un pequeño sombrero hongo, con una paloma enjaulada en una mano y un galápago en la otra, ya que la conferencia se llamaba: "Palomita y galápago (¡No más artríticos!)" y armó la marimorena, sorprendiendo a unos, escandalizando a otros y divirtiendo a los demás. Jacinto Benavente, sin embargo, el día que le invitaron a dar una conferencia en el Lyceum, al parecer ironizó: "A mí no me gusta hablar a tontas y a locas".
  6. Después de rechazar otras ofertas americanas (una Cátedra en el Barnard College y un puesto de profesora en Vassar Collage), María se quedó en Argentina con la promesa gubernamental montar en Buenos Aires una nueva "Residencia de Señoritas", promesa que no se consumó, concediéndosele una Cátedra en la Facultad de Pedagogía. También participó en la vida académica de Chile y Uruguay.

ReferenciasEditar

  1. «Maeztu Whitney, María de. 53. Elecciones 12.9.1927». Buscador Histórico de Diputados (1810-1977). Congreso de los Diputados. 
  2. Biografía en el portal de la Residencia de Estudiantes-CSIC. Consultado en diciembre de 2014.
  3. Vázquez Ramil, Raquel (2012). Mujeres y educación en la España contemporánea. La Institución Libre de Enseñanza y la Residencia de Señoritas de Madrid. Madrid: Akal. pp. 313-21. ISBN 978-84-460-2920-5. Consultado el 25 de diciembre de 2014. 
  4. Walliser, Marta. «La influencia de la experiencia internacional en la labor educativa de María de Maeztu.» Instituto Cervantes. Consultado en diciembre de 2014.
  5. Shirley Mangini: "El Lyceum Club de Madrid, un refugio feminista en una capital hostil", Revista Asparkia número 17 (2006); pp. 125-140.
  6. Julio de la Cueva Merino, Angel Luis López Villaverde: "Clericalismo y asociacionismo católico en España" Universidad de Castilla-La Mancha, 2005 Consultado en diciembre de 2014
  7. Pedro Carlos González Cuevas: Maeztu: biografía de un nacionalista español. Consultado en diciembre de 2014.
  8. Emilia de Zuleta: "Españoles en la Argentina : el exilio literario de 1936" (Capítulo IV) Consultado en diciembre de 2014
  9. Visualización de Mi hermana María, en el portal del Museo Gustavo de Maeztu, donde se conserva el cuadro.
  10. Rivière Gómez, Aurora (2000). Mujeres en la Historia de España: Enciclopedia Biográfica. Barcelona: Planeta. pp. 575-80. ISBN 9788408035411. Consultado el 25 de diciembre de 2014. 
  11. Auñamendi Eusko Entziklopedia Consultado en diciembre de 2014
  12. «Apoyo y acreditación de Centros de Excelencia "Severo Ochoa" y a Unidades de Excelencia "María de Maeztu".» Ministerio de Economía, Industria y Competitividad. Consultado el 2 de agosto de 2017.

BibliografíaEditar

  • Dios Altuna de Martina, Ángeles de: "María de Maeztu: tras sus pasos en la Argentina". José Ramón Zabala Aguirre: Non zeuden emakumeak? La mujer vasca en el exilio de 1936. San Sebastián: Saturrarán, 2007; pp. 383-408 ISBN 978-84-934455-2-2.
  • Fructuoso Ruiz de Erenchun, María Cristina: María de Maeztu Whitney. Una Vitoriana Ilustre. Vitoria: Real Sociedad Vascongada de Amigos del País, 1999.
  • Pérez-Villanueva Tovar, Isabel: María de Maeztu: una mujer en el conformismo educativo español. Madrid: Universidad Nacional de Educación a Distancia, 1989.

Enlaces externosEditar