Pedagogía

ciencia que tiene como objeto de estudio a la educación
Universidad de Amsterdam
Estudiantes en una videoconferencia con la NASA como parte de su formación
A spacious classroom with teenage students working in pairs at desks with laptop computers.
Un salón de clase en Escandinavia.

La pedagogía es la ciencia social que produce investigación y teorización de los procesos educativos del ser humano, durante todas las etapas de su vida. Esta ciencia integral y holística se nutre de conocimientos provenientes de la Sociología, Historia, Antropología, Filosofía, Psicología y Política. La pedagogía es la parte teórico-reflexiva de la de investigación educativa, mientras que la educación se refiere a la acción de educar y formar; la parte práctica. El término ha evolucionado para referirse a una ciencia que estudia a la educación como fenómeno complejo y multirreferencial.[1][2][3][4]

La función del pedagogo es la de crear teoría referente a la investigación educativa.[5]​ El objeto de estudio en la pedagogía es «la educación», tomada ésta en el sentido general, que la han atribuido diversas legislaciones internacionales, como lo referido en documentos de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (Unesco), la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) y los propios de cada país (como las leyes generales o nacionales sobre educación). También es posible encontrar la palabra «formación» como objeto de estudio de la Pedagogía, siendo «educación» y «formación» vocablos sinónimos en tal contexto (existe un debate que indica que son términos diferentes).

En este contexto, la educación tiene como propósito incorporar a los sujetos a una sociedad determinada que posee pautas culturales propias y características; es decir, la educación es una acción que lleva implícita la intencionalidad del mejoramiento social progresivo que permita al ser humano desarrollar todas sus potencialidades[6]​. Para una mejor comprensión de la historia de la conformación de la Pedagogía y su relación con la educación,[7]Immanuel Kant y Durkheim aportan elementos importantes. Kant propone la confección de una disciplina que sea científica, teórica y práctica, que se base en principios, experimentación y reflexiones sobre prácticas concretas[8]​. Durkheim, quien inauguró en la Sorbonne, Francia, en 1902, el primer curso sobre “La ciencia de la educación”[9]​, al referirse a la educación, expresa que es materia de la Pedagogía y es indispensable construir un saber por medio de la implementación de reglas metodológicas −postura positivista− que sea garante del carácter científico de dicho conocimiento[10]​.

Paradigmas de la pedagogíaEditar

Pedagogía progresistaEditar

 
La Pedagogía progresista es uno de los pilares del Estado de Bienestar
La pedagogía progresista, también conocida como educación progresista y con otras muy diversas denominaciones (entre ellas, escuela nueva, escuela activa, nueva educación, educación nueva),[11]​es un movimiento o un grupo de movimientos pedagógicos de carácter progresista, críticos con la educación tradicional (a la que acusan de formalismo, de autoritarismo, de fomentar la competitividad, y de constituir una mera transmisión de conocimientos mediante la memorización, pasiva para el alumno y ajena a sus intereses –definiendo su modelo con los rasgos opuestos: educación práctica, vital,[12]​ participativa, democrática, colaborativa, activa, motivadora–),[13]​ que surgieron a finales del siglo XIX, que se desarrollaron en el siglo siguiente, y que se volvieron predominantes en las denominadas reformas educativas planteadas en el contexto intelectual de la revolución de 1968 (también se utilizan expresiones como pedagogía reformista o educación reformista, denominaciones que no sólo se vinculan a las legislaciones de reforma educativa, sino a los proyectos de reforma social –la propia utilización de la palabra reforma implica una connotación progresista, hasta tal punto que las modificaciones educativas con carácter conservador se suelen calificar de "contra-reformas" por los partidarios de la pedagogía progresista–).[14]​ La educación progresista se plantea el reto simultáneo de ser general (lo que, en la forma de enseñanza obligatoria, se terminó convirtiendo en uno de los pilares del Estado del bienestar, y supone distintos tipos de integración)[15]​ e individualizada (lo que supone responder a las necesidades específicas de cada alumno).[16]

Pedagogía críticaEditar

A partir de diferentes movimientos sociales, políticos y económicos es que nacen las pedagogías críticas. La pedagogía crítica surge como una rama de la pedagogía ligada a la discusión política, económica y social, donde la educación tiene un papel clave en términos de liberación y transformación del entorno social. Paulo Freire es uno de sus principales representantes y considera que "desde la educación se puede contribuir al logro de significativas transformaciones políticas y culturales". [17]

Se trata de un conjunto de prácticas que proponen una relación constante entre esta y la teoría para alcanzar un pensamiento crítico que implique un actuar similar en la sociedad.

La Pedagogía Crítica pone el centro en el estudiante, buscando que transforme su entorno inclusive yendo más allá de lo que conoce de manera cercana: "la pedagogía se considera una forma de práctica social que surge de las condiciones: históricas, contextos sociales y relaciones culturales. Se arraiga en una visión ética y política para tratar de llegar a los estudiantes más allá del mundo que conocen"[18]

Asimismo, se dice que guarda relación con lo que se conoce como educación popular, encuadrándose en principios como la democracia y la ética: "comparte con la educación popular una apuesta ética y política. Ética sustentada por fines de reconocimiento, empoderamiento y democracia de sujetos que se reconocen desde sus diferencias y desigualdades en condiciones de género, de clase, de etnia, de sexo y en condiciones de subalternidad" [19]

Según Dermeval Saviani, las pedagogías críticas se entienden a partir del criterio de criticidad: esto es, serán teorías críticas aquellas que puedan percibir los condicionantes objetivos que atraviesan a la educación. De allí, el autor trabaja con las Teorías Críticas Reproductivistas (tales como la de violencia simbólica de Bourdieu y Passeron como la de Aparato Ideológico del Estado de Althusser).

El modelo crítico orientado para “guiar por la pasión y el principio, para ayudar a los estudiantes a desarrollar la conciencia de la libertad, reconocer tendencias autoritarias, y conectar el conocimiento con el poder y la capacidad de emprender acciones constructivas”[20]​ fue fuertemente influenciada por la obra de Paulo Freire, uno de los educadores críticos más aclamados. Según sus escritos, Freire defiende la capacidad de los estudiantes a pensar críticamente acerca de su situación educativa; esta forma de pensar les permite "reconocer las conexiones entre sus problemas individuales, las experiencias y el contexto social en el que están inmersos."[21]

Hacer realidad la conciencia es un primer paso necesario de la "praxis", que se define como el poder y la capacidad de tomar medidas contra la opresión, mientras que destaca la importancia de la educación liberadora. Esta praxis implica participar en un ciclo de teoría, aplicación, evaluación, reflexión, y de nuevo a la teoría. La transformación social es el producto final de la praxis a nivel colectivo.

Las ideas de Antonio Gramsci, pensador marxista italiano y político, también influyeron en el concepto de desarrollo. Sus ideas comenzaron a ser discutidas en Brasil desde la década de 1970, décadas después de que fueron escritos (entre 1929 y 1937) y publicados en la segunda posguerra.

El pensamiento gramsciano en la academia brasileña produjo una influencia en la tesis y disertaciones en la educación, la ciencia política y el trabajo social. Pero hoy en día, Gramsci es uno de los escritores italianos más citados e influyentes no sólo en Brasil, sino también en todo el mundo.

Pedagogía libertariaEditar

Pedagogía cibernéticaEditar

La pedagogía cibernética consiste en el control de los procesos cognitivos de los estudiantes durante su proceso de instrucción. Esta se apoya en teoría de la cibernética, y en algunas ideas y conceptos surgidas de la matemática, conocidas como Algoritmo y Heurística, y que coadyuva en la solución de problemas y la creatividad.[22]

El Algoritmo, desde el punto de vista de la Cibernética, son los estados estables del proceso de auto organización del cerebro, y la Heurística sería un estado nuevo alcanzado por realimentación positiva. Es un tipo de metacognición, con el que sea analiza el propio pensamiento para alcanzar un nuevo y mejor estado de comprensión, y para la solución de problemas.

En la Pedagogía Cibernética, el control no es rígido y unidireccional del profesor al estudiante, ya que este último tiene un papel activo a partir de sus propias experiencias y elecciones. Hay una especie de autodidactismo en que debe haber un espacio para la creación mental. Esto porque esta pedagogía se basa en la teoría de la cibernética: el estudio del flujo de información y que regula un sistema en una cierta dirección, que en nuestro caso es entre el alumno y el profesor (pero que también en la dirección inversa, estudiando las respuestas del alumno, y aprendiendo de él), para el control del aprendizaje.

Intenta ser un método eficiente en trasmitir el conocimiento, regulando el aprendizaje por medio de algoritmos, y buscando que sea el mismo alumno quien termine controlando este proceso. El profesor solo intenta organizar las condiciones externas para que el alumno aprenda participando activamente del proceso de aprendizaje. El objetivo final es que sea el propio alumno el que finalmente controle su propio aprendizaje: que aprenda a pensar, y a aprender por el mismo. Cuanto más rápido sea alcanzado este objetivo, es mejor.[23]

Pero el objetivo no solo es transmitir conocimiento, sino que también “actitudes, responsabilidad, bondad”…“hábitos rigurosos para el desarrollo de especifico tipos actividades (lectura, escritura, cálculos aritméticos, la solución de varios tipos de problemas prácticos e intelectuales).”[22]

Esta pedagogía no sustituye a la Pedagogía tradicional, pero la hace posible,[22]​ ya que es tener el conocimiento de algo, no implica su correcta aplicación, como acontece con cualquier área del conocimiento (mismo en la Pedagogía). Èsta ya ha mostrado su eficacia en diversa áreas educativas como en geometría, gramática, ortografía de du idioma en Rusia, y los resultados que obtuvieron fueron muy alentadores, según sus propias palabras:[22]

También se ha desarrollado algoritmo para la solución de problemas en Física y Matemática.[24]

Pedagogía de la liberaciónEditar

La pedagogía de la liberación es un movimiento educativo cuyo principal representante es el pedagogo brasileño Paulo Freire (1921-1997). La educación liberadora es un proceso de renovación de la condición social del individuo, considerando al sujeto como un ser pensante y crítico, reflexionando de la realidad que vive. En este proceso la liberación se contrapone a la pedagogía bancaria, la cual limita la posibilidad de creación de nuestros propios conocimientos, fomentando la reproducción sin análisis ni comprensión de los temas que se nos están enseñando [cita requerida].

EtimologíaEditar

Pedagogía (del griego παιδίον paidíon 'niño' y ἀγωγός agōgós 'guía, conductor'). La palabra proviene del griego παιδαγωγέω (paidagōgeō); en el cual παῖς (gen. παιδός paidós) significa "niño" y άγω (ágō) significa "guía", o sea "dirigir al niño". En la antigua Grecia el pedagogo era el esclavo encargado de acompañar al niño hasta la palestra o "didaskaleía":

“al fundarse las escuelas en la Grecia Clásica (…) se crea la figura del pedagogo, el servidor, esclavo las más de las veces, que tenía como tarea llevar a los niños a (…) la escuela del didáscalos. [Su] contenido (…) era la didajé, la enseñanza puramente formal, por lo que el pedagogo adquirió con el paso del tiempo el cometido de la educación cívica y moral de los niños, de suerte que desde la época clásica tenemos perfectamente claro que cuando estamos hablando de didáctica estamos hablando de enseñanza y cuando hablamos de pedagogía estamos hablando de educación”[1]

De la palabra griega παιδαγωγέω, luego latinizada como pedagogo, posteriormente surge la actual palabra castellana pedante con el significado de aquel con algunos pocos o fementidos conocimientos, que suele charlatanear o ser intelectualoide (es decir alguien o algo que aparenta ser intelectual) y que suele fascinar a los ignaros y a las personas pueriles (por ejemplo, pasar por "sapiente" ante las personas cuya mentalidad es de παιδός, paidos o pueriles), por tal motivo es importante distinguir la palabra pedagogo de su derivada peyorativamente pedante:

“Esta palabra pedantería trae su origen de los pedagogos, quienes por seguir a pie a los niños nobles, son llamados con voz italiana pedanti. Estos hombres, por el hábito continuo de mandar a los niños, afectan tal autoridad que (…) ostentan aquélla con la voz, el gesto y la expresión misma. Y como están instruidos apenas ligeramente, o ni siquiera ligeramente en las letras humanas o en la filosofía, imbuyen de tal manera a la mente opiniones ineptísimas que depravan totalmente el juicio (…): más aun (…) frecuentemente imprimen también los mismos defectos en aquellos a cuya educación se consagran. De lo cual nace la tan insoportable pedantería, esto es, una ineptitud general del juicio: la cual, como una peste de las buenas artes, se desliza en todas direcciones para ruina de los adolescentes y contamina tanto las letras humanas como las más graves disciplinas”.[25]

Definición en diccionarios no especializadosEditar

Tanto el Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española,[26]​ como el Diccionario Salamanca de la lengua española,[27]​ definen la pedagogía como la ciencia que se ocupa de la educación y la enseñanza. Tiene como objetivo proporcionar guías para planificar, ejecutar y evaluar procesos de enseñanza y aprendizaje,[28]​ aprovechando las aportaciones e influencias de diversas ciencias, como la psicología (del desarrollo, personalidad, superdotación, educativa, social), la sociología, la antropología, la filosofía, la historia y la medicina, entre otras. Por lo tanto, el pedagogo es el profesional que ayuda a organizar mejores sistemas y programas educativos, con el objeto de favorecer al máximo el desarrollo de las personas y las sociedades. Estudia la educación en todas sus vertientes: escolar, familiar, laboral, social y cultural.

En resumen, podría decirse que la pedagogía es la ciencia cuyo objeto de estudio es la formación de la personalidad de la persona. Las tendencias actuales pretenden que esta educación sea integral, es decir, en todas las dimensiones de la persona. La formación es el proceso de preparación de la persona para la vida. Por eso algunos autores consideran que la formación y la educación son sinónimos.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. https://www.collinsdictionary.com/dictionary/english/pedagogy
  2. https://www.merriam-webster.com/dictionary/pedagogy
  3. https://discovery.ucl.ac.uk/id/eprint/10000058/
  4. http://oferta.unam.mx/pedagogia.html
  5. http://www.revistas.unam.mx/index.php/archipielago/article/view/19931
  6. Frabboni, F., & Minerva, F., Introducción a la pedagogía general. (2006). «2». Enfoques diversos para un saber complejo. Siglo XXI. p. 33. Consultado el 24 de octubre de 2019. 
  7. «¿Qué hace la Pedagogía y por qué es importante para los educadores?». 
  8. Herrera, Martha Cecilia (1 de enero de 1993). «Elementos generales sobre la historia de la educación y la pedagogía». Pedagogía y Saberes (4). ISSN 2500-6436. doi:10.17227/01212494.4pys49.54. Consultado el 24 de octubre de 2019. 
  9. Jodelet, Denise (2011). «Aportes del enfoque de las representaciones sociales al campo de la educación.». Espacios en blanco. Revista de educación, 21, 133-154. Consultado el 11 de noviembre de 2019. 
  10. Historia de las ideas lingüísticas. Peter Lang. ISBN 9783631612958. Consultado el 24 de octubre de 2019. 
  11. Escuela Nueva (documento pdf), sitio digital '[www.uhu.es Universidad de Huelva]',
  12. Manuel García Morente, La periodicidad en el curso de la vida, en Obras Completas, Anthropos Editorial, 1996, ISBN 84-7658-498-9, pg. 208-209: «La educación puede concebirse según dos distintas finalidades: una (...) formalista y otra (...) vital (...) La educación formalista se propone única, exclusivamente, la realización de los valores. Para ella, la vida del hombre -y del niño- debe plegarse, doblegarse, acomodarse a las formas ideales que la razón diseña. (...) Aspira a hacer hombres justos, buenos ciudadanos, hombres religiosos; pero no por los hombres, sino por la justicia, la ciudadanía y la religión. (...) La educación verdaderamente tal, puesto que es una actividad práctica y vital, se orienta hacia la realidad de las almas jóvenes, no para que luzcan los valores, sino para que por los valores luzca y brille el hombre mismo. (...) El pedagogo debe servir a los intereses del Niño, de cada niño.»
  13. Mayra Elena Salas, DEL PROCESO DE ENSEÑANZA APRENDIZAJE TRADICIONAL, AL PROCESO DE ENSEÑANZA APRENDIZAJE PARA LA FORMACIÓN DE COMPETENCIAS, EN LOS ESTUDIANTES DE LA ENSEÑANZA BÁSICA, MEDIA SUPERIOR Y SUPERIOR, en Cuadernos de Educación y Desarrollo, vol. 1, nº 7, septiembre de 2009.
  14. Isabel Celaá, La contra-reforma educativa, El País, 28 de agosto de 2012
  15. En cada caso, el tipo de alumno a integrar es diferente: en Estados Unidos, durante la lucha por los derechos civiles, fue la integración de los negros; en España, la de los gitanos; en otros contextos, la de los inmigrantes; genéricamente, la de alumnos designados -según la cambiante terminología considerada menos ofensiva en cada momento en el lenguaje políticamente correcto- como minusválidos, handicapped, discapacitados, "con diferentes capacidades" o "alumnos con necesidades educativas especiales" -ACNEE-.
  16. CVC. Educational Research Associates, fuente citada en en:Individualized teaching
  17. Chaustre, Alvaro. «Educación, política y escuela desde Freire y las pedagogías críticas». Dialnet.unrioja.net. Archivado desde [file:///C:/Users/gacar/Downloads/Dialnet-EducacionPoliticaYEscuelaDesdeFreireYLasPedagogias-5705022%20(1).pdf el original] el 12 de agosto de 2013. Consultado el 24 de noviembre de 2019. 
  18. Romero del Castillo, Cruzzi. «La reflexión del docente y pedagogía crítica». Redalyc. Consultado el 24 de noviembre de 2019. 
  19. Ortega Valencia, Piedad. «La pedagogía crítica: reflexiones en torno a sus prácticas y sus desafíos». Pedagogía y Saberes. Consultado el 24 de noviembre de 2019. 
  20. Giroux, H. (2010) "Lessons From Paulo Freire", Chronicle of Higher Education..
  21. «Critical Pedagogy on the Web». Archivado desde el original el 5 de febrero de 2012. 
  22. a b c d Landa, L. N. (1977),“Cibernética y aprendizaje: pedagogía cibernética”, Buenos Aires: Editorial Paidós,
  23. Landa, L. N. (1994) “Algoritmization in Learnig and Instruction” Englewood Cliff, New Jersey: Educational Technology Publications
  24. López Sandoval, E. «“La creatividad en la Solución de Problemas: con aplicación a la Física y la Matemática”». 
  25. Díaz de Gamarra, Benito (1984). Elementos de filosofía moderna. Tomo I. UNAM. p. 85. ISBN 968-837-097-5. 
  26. Diccionario de la lengua española
  27. «Diccionario Salamanca de la lengua española». Archivado desde el original el 20 de octubre de 2015. Consultado el 9 de diciembre de 2010. 
  28. «Educar, Enseñar, Escolarizar: el problema de la especificación en el devenir de la Pedagogía (y la transmisión)». 

BibliografíaEditar

  • Abbagnano, N. y Visalberghi, A. Historia de la pedagogía. Novena reimpresión. Madrid: Fondo de Cultura Económica, 1992.
  • Álvarez de Zayas. C. Pedagogía. Un modelo de formación del hombre. 4ta edición. Cochabamba: Kipus, 2012.
  • Hevia Berna, Daysi. Hospital Pediátrico Universitario “William Soler”. La Habana, Cuba. Citada en: Biblioteca de Pedagogía. Espasa Siglo XXI.
  • Kant, Immanuel. Pedagogía

Enlaces externosEditar