Masculino

sexo o género humano

Masculino —también varonil[1]​ o viril,[2]​ cuando se aplica en el ser humano— es un adjetivo que en español o castellano se utiliza con diferentes significados, según se utilice para definir un concepto biológico, sociológico o gramatical.[3]

Símbolo de Marte, asociado a lo masculino en la cultura grecorromana.

Biología

editar

En biología, se utiliza masculino y femenino para señalar las diferencias sexuales en las especies oogámicas. Se denominan gametos masculinos a las células haploides que, en plantas y animales, generalmente son pequeñas y móviles.[4]​ En plantas con semillas, el conjunto de gametos masculinos se denomina polen, el cual, en las flores, se ubica en los estambres. En animales, los gametos masculinos se denominan espermatozoides y, al menos en vertebrados, se producen en las gónadas masculinas llamadas testículos. En el ser humano, el sexo masculino se define por la producción de un tipo de células reproductivas especializadas denominadas espermatozoides o gametos masculinos. La otra mitad debe ser producida por un aparato reproductor diferente, que lleva el nombre de sexo femenino, la hembra humana, que produce óvulos o gametos femeninos. Los seres vivos sexuados se reproducen mediante la fusión de un óvulo producido por el sexo femenino y un espermatozoide producido por el sexo masculino, proceso denominado fertilización.

Sociología

editar

En sociología, se utiliza masculino para denominar al género, a las personas de sexo biológico masculino. Las personas de género masculino se llaman varones aunque también se utiliza la palabra hombre en este sentido.[5]​ Si bien el género masculino se asigna hegemónicamente a personas de sexo biológico masculino, existen varones u hombres transgénero, es decir persona con identidad de género masculina que no han nacido con ese sexo biológico. La manera concreta de expresar el género masculino más corrientemente aceptada, se llama masculinidad hegemónica.[6]

Tanto en biología como en sociología se representa con el símbolo ♂ (Unicode: U+2642), un círculo con una flecha orientada hacia el cuadrante superior derecho, correspondiente al símbolo de Marte, dios romano representado por un escudo y una lanza.[7]

Gramática

editar

En gramática se denomina género masculino a uno de los varios géneros gramaticales (femenino, masculino, neutro, ambiguo, común y epiceno) existentes en algunos idiomas. El pronombre él, por ejemplo, indica género masculino. Los sustantivos tienen flexión de número y de género, por ejemplo: el perro o los perros, el concepto o los conceptos. Los participios pasados tienen flexión de número y de género cuando se refieren a personas y animales, por ejemplo, el cachorro agredido o los cachorros agredidos, el vendedor cansado o los vendedores cansados. Los adjetivos tienen flexión de número y de género, por ejemplo, el caramelo rico o los ricos caramelos. El masculino genérico, es una regla gramatical del idioma español o castellano, que prescribe utilizar el masculino cuando se mencionan grupos de cosas de ambos géneros: por ejemplo, «mañana deben votar los ciudadanos de este país». En el caso de nombres de seres vivos, no siempre existe correlación entre el género gramatical y el sexo.[8]​ Además, los géneros gramaticales no necesariamente se corresponden entre los distintos idiomas.

Teoría feminista y estudios de género

editar

La bióloga y académica feminista Anne Fausto-Sterling rechaza el discurso del determinismo biológico frente al determinismo social y aboga por un análisis más profundo de cómo las interacciones entre el ser biológico y el entorno social influyen en las capacidades de los individuos.[9]

La filósofa y feminista Simone de Beauvoir aplicó el existencialismo a la experiencia vital de las mujeres: "No se nace mujer, se llega a serlo" [10]​ En su contexto, se trata de una afirmación filosófica. Sin embargo, puede analizarse en términos de biología -una niña debe pasar la pubertad para convertirse en mujer- y sociología, ya que gran parte de las relaciones maduras en contextos sociales son aprendidas y no instintivas.[11]​.

Dentro de la teoría feminista, la terminología para las cuestiones de género se desarrolló a lo largo de la década de 1970. En la edición de 1974 de Masculino/Femenino o Humano, la autora utiliza "género innato" y "roles sexuales aprendidos",[12]​ pero en la edición de 1978, el uso de sexo y género se invierte.[13]​ En 1980, la mayoría de los escritos feministas habían acordado utilizar género sólo para la rasgos adaptados socioculturalmente.

Los estudios de género son un campo de estudio interdisciplinar y académico dedicado al género, la identidad de género y la representación de género como categorías centrales de análisis. Este campo incluye Estudios de la mujer (sobre la mujer, la feminidad, su rol de género y política, y feminismo), Estudios del hombre (sobre el hombre, la masculinidad, su rol de género y política) y estudios LGBT.[14]​ En ocasiones, los estudios de género se ofrecen junto con el estudio de la Sexualidad. Estas disciplinas estudian el género y la sexualidad en los campos de la literatura y el lenguaje, historia, ciencias políticas, sociología, antropología, estudios de cine y medios de difusión, desarrollo humano, derecho y medicina. [15]​ También analiza raza, etnia, ubicación, nacionalidad y discapacidad. [16][17]

En los estudios de género, el término género se refiere a las construcciones sociales y culturales propuestas de masculinidades y feminidades. En este contexto, género excluye explícitamente la referencia a las diferencias biológicas, para centrarse en las diferencias culturales.[18]​ Esto surgió de una serie de áreas diferentes: en la sociología durante la década de 1950; de las teorías del psicoanalista Jacques Lacan; y en el trabajo de psicoanalistas francesas como Julia Kristeva, Luce Irigaray, y feministas estadounidenses como Judith Butler. Los que siguieron a Butler llegaron a considerar los roles de género como una práctica, a veces denominada "performativa".[19]

Charles E. Hurst afirma que algunas personas piensan que el sexo "...determina automáticamente la conducta y el papel (social) de género de una persona, así como su orientación sexual" (atracción y comportamiento sexual).[20]​ Los sociólogos del género creen que las personas tienen orígenes culturales y hábitos para tratar el género. Por ejemplo, Michael Schwalbe cree que a los seres humanos se les debe enseñar cómo actuar adecuadamente en su género designado para desempeñar el papel correctamente, y que la forma en que las personas se comportan como masculinas o femeninas interactúa con las expectativas sociales. Schwalbe comenta que los seres humanos "son el resultado de muchas personas que adoptan ideas similares y actúan de acuerdo con ellas".[21]​ La gente hace esto a través de todo, desde la ropa y el peinado hasta las opciones de relación y empleo. Schwalbe cree que estas distinciones son importantes, porque la sociedad quiere identificar y categorizar a las personas nada más verlas. Necesitan clasificar a las personas en distintas categorías para saber cómo debemos sentirnos respecto a ellas.

Hurst comenta que en una sociedad en la que presentamos nuestros géneros de forma tan diferenciada, a menudo puede haber graves consecuencias por romper estas normas culturales. Muchas de estas consecuencias tienen su origen en la discriminación basada en la orientación sexual. Gays y lesbianas son a menudo discriminados en nuestro sistema legal debido a los prejuicios sociales.[22][23][24]​ Hurst describe cómo esta discriminación funciona contra las personas por romper las normas de género, sin importar cuál sea su orientación sexual. Dice que "los tribunales a menudo confunden sexo, género y orientación sexual, y los confunden de una manera que da lugar a la denegación de los derechos no sólo de gays y lesbianas, sino también de aquellos que no se presentan o actúan de una manera tradicionalmente esperada de su sexo".[20]​ Este prejuicio se pone en juego en nuestro sistema legal cuando una persona es juzgada de manera diferente porque no se presenta como el género "correcto".

Andrea Dworkin declaró su "compromiso con la destrucción de la dominación masculina y del propio género" al tiempo que afirmaba su creencia en el feminismo radical.[25]

La politóloga Mary Hawkesworth aborda el género y la teoría feminista, afirmando que desde la década de 1970 el concepto de género se ha transformado y se ha utilizado de maneras significativamente diferentes dentro de la erudición feminista. Señala que se produjo una transición cuando varias académicas feministas, como Sandra Harding y Joan Scott, empezaron a concebir el género "como una categoría analítica dentro de la cual los seres humanos piensan y organizan su actividad social". Las académicas feministas de Ciencias Políticas empezaron a emplear el género como categoría analítica, lo que puso de relieve "relaciones sociales y políticas desatendidas por los relatos dominantes". Sin embargo, Hawkesworth afirma que "la ciencia política feminista no se ha convertido en un paradigma dominante dentro de la disciplina".[26]

La politóloga estadounidense Karen Beckwith aborda el concepto de género dentro de la ciencia política argumentando que existe un "lenguaje común de género" y que éste debe articularse explícitamente para poder basarse en él dentro de la disciplina politológica. Beckwith describe dos formas en las que el politólogo puede emplear el "género" al realizar una investigación empírica: "el género como categoría y como proceso". Emplear el género como categoría permite a los politólogos "delinear contextos específicos en los que comportamientos, acciones, actitudes y preferencias considerados masculinos o femeninos dan lugar a resultados políticos particulares". También puede demostrar cómo las diferencias de género, que no necesariamente se corresponden de forma precisa con el sexo, pueden "limitar o facilitar" a los actores políticos. El género como proceso tiene dos manifestaciones centrales en la investigación politológica: en primer lugar, la determinación de "los efectos diferenciales de las estructuras y las políticas sobre hombres y mujeres" y, en segundo lugar, las formas en que los actores políticos masculinos y femeninos "trabajan activamente para producir resultados favorables en función del género".[27]

En cuanto a los estudios de género, Jacquetta Newman afirma que aunque el sexo está determinado biológicamente, no lo está la forma en que las personas expresan su género. El género es un proceso construido socialmente y basado en la cultura, aunque a menudo las expectativas culturales en torno a las mujeres y los hombres tienen una relación directa con su biología. Por ello, argumenta Newman, muchos privilegian el sexo como causa de opresión e ignoran otras cuestiones como la raza, la capacidad, la pobreza, etc. Las clases actuales de estudios de género pretenden alejarse de eso y examinar la interseccionalidad de esos factores a la hora de determinar la vida de las personas. También señala que otras culturas no occidentales no tienen necesariamente la misma visión del género y de los roles de género.[28]​ Newman también debate el significado de igualdad, que a menudo se considera el objetivo del feminismo; cree que igualdad es un término problemático porque puede significar muchas cosas diferentes, como que las personas reciban un trato idéntico, diferente o justo en función de su género. Newman cree que esto es problemático porque no existe una definición unificada de lo que significa o parece la igualdad, y que esto puede ser muy importante en ámbitos como la política pública. [29]

Hipótesis de la construcción social del sexo

editar
 
"Rosie the Riveter" fue un símbolo icónico del frente hogareño americano en la WII y un alejamiento de los restrictivos, roles de género "femeninos", debido a la necesidad impuesta por la guerra.

La Organización Mundial de la Salud afirma que "como construcción social, el género varía de una sociedad a otra y puede cambiar con el tiempo" [30]​ En general, los sociólogos consideran que el género es una construcción social. Por ejemplo, el sexólogo John Money sugiere la distinción entre sexo biológico y género como un rol. Por otra parte, Ann Oakley, profesora de sociología y política social, afirma que "debe admitirse la constancia del sexo, pero también la variabilidad del género".[31]

Lynda Birke, bióloga feminista, sostiene que "la 'biología' no se considera algo que pueda cambiar".[32]

Sin embargo, hay estudiosos que sostienen que el sexo también se construye socialmente. Por ejemplo, la escritora de estudios de género Judith Butler afirma que "quizás este constructo llamado 'sexo' esté tan culturalmente construido como el género; de hecho, tal vez ya siempre fue género, con la consecuencia de que la distinción entre sexo y género resulta no haber distinción alguna."[33]

Y continúa:

No tendría sentido, entonces, definir el género como la interpretación cultural del sexo, si el sexo es en sí mismo una categoría centrada en el género. El género no debe concebirse simplemente como la inscripción cultural de un significado basado en un sexo determinado (una concepción jurídica); El género también debe designar el aparato mismo de producción mediante el cual se establecen los sexos mismos. [...] Esta producción del sexo como lo prediscursivo debe entenderse como el efecto del aparato de construcción cultural designado por el género.[34]

Butler argumenta que "los cuerpos sólo aparecen, sólo perduran, sólo viven dentro de las restricciones productivas de ciertos esquemas reguladores altamente sexuados,"[35]​ y el sexo "ya no es como un dado corporal sobre el que se impone artificialmente el constructo de género, sino como una norma cultural que gobierna la materialización de los cuerpos."[36]​.

Con respecto a la historia, Linda Nicholson, profesora de historia y estudios sobre la mujer, sostiene que históricamente no se reconocía la comprensión de los cuerpos humanos como sexualmente dimórficos. Afirma que los genitales masculinos y femeninos se consideraban inherentemente iguales en la sociedad occidental hasta el siglo XVIII. En aquella época, los genitales femeninos se consideraban genitales masculinos incompletos, y la diferencia entre ambos se concebía como una cuestión de grado. En otras palabras, se creía en una gradación de formas físicas, o en un espectro.[37]​ Estudiosos como Helen King, Joan Cadden y Michael Stolberg han criticado esta interpretación de la historia. [38]​ Cadden señala que el modelo de "un solo sexo" fue discutido incluso en la medicina antigua y medieval,[39]​ y Stolberg señala que ya en el siglo XVI, la medicina había comenzado a avanzar hacia un modelo de dos sexos.[40]

Además, basándose en la investigación empírica de los niños intersexuales, Anne Fausto-Sterling, profesora de biología y estudios de género, describe cómo los médicos abordan las cuestiones de la intersexualidad. Comienza su argumentación con un ejemplo del nacimiento de un individuo intersexual y sostiene que "nuestras concepciones de la naturaleza de la diferencia de género conforman, incluso a la vez que reflejan, las formas en que estructuramos nuestro sistema social y político; también conforman y reflejan nuestra comprensión de nuestros cuerpos físicos".[41]​ Luego añade cómo las suposiciones de género afectan al estudio científico del sexo presentando la investigación de los intersexuales realizada por John Money y otros, y concluye que "nunca cuestionaron la suposición fundamental de que sólo hay dos sexos, porque su objetivo al estudiar a los intersexuales era averiguar más sobre el desarrollo 'normal'".[42]​ También menciona el lenguaje que utilizan los médicos cuando hablan con los padres de los intersexuales. Después de describir cómo los médicos informan a los padres sobre la intersexualidad, afirma que debido a que los médicos creen que los intersexuales son en realidad hombres o mujeres, les dicen a los padres de los intersexuales que los médicos tardarán un poco más de tiempo en determinar si el bebé es un niño o una niña. Es decir, el comportamiento de los médicos está formulado por el supuesto cultural de género de que sólo hay dos sexos. Por último, sostiene que las diferencias en la forma en que los profesionales médicos de distintas regiones tratan a las personas intersexuales también nos dan un buen ejemplo de cómo se construye socialmente el sexo. [43]​ En su obra Sexing the body: gender politics and the construction of sexuality, presenta el siguiente ejemplo:

Un grupo de médicos de Arabia Saudí ha informado recientemente de varios casos de niños intersexuales XX con hiperplasia suprarrenal congénita (HSC), una disfunción heredada genéticamente de las enzimas que ayudan a producir hormonas esteroides. [En Estados Unidos y Europa, estos niños suelen ser criados como niñas, ya que tienen potencial para tener hijos más adelante. Médicos saudíes formados en esta tradición europea recomendaron esta medida a los padres saudíes de niños con CAH XX. Sin embargo, algunos padres se negaron a aceptar la recomendación de que su hijo, inicialmente identificado como varón, fuera criado como una niña. Tampoco aceptaron la cirugía feminizante para su hijo. [...] Esto era esencialmente una expresión de las actitudes de la comunidad local con [...] la preferencia por la descendencia masculina.[44]

Así pues, es evidente que la cultura puede desempeñar un papel en la asignación del género, especialmente en relación con los niños intersexuales.[43]

Véase también

editar

Referencias

editar
  1. Real Academia Española. «varonil». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). 
  2. Real Academia Española. «viril». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). 
  3. Haig, David (Abril 2004). edu/faculty/haig/Publications_files/04InexorableRise.pdf «El Inexorable Ascenso del Género y el Declive del Sexo: Cambio social en los títulos académicos, 1945-2001». Archives of Sexual Behavior 33 (2): 87-96. PMID 15146141. S2CID 7005542. doi:10.1023/B:ASEB.0000014323.56281.0d. Archivado desde el original el 15 de junio de 2012. 
  4. Biología II. Fasciculo 3: Reproducción y ciclos de vida de organismos pluricelulares. Mexico: Colegio de Bachilleres. 2004. pp. pág 17. ISBN 970 632 253-1. 
  5. Real Academia Española (2014). «hombre». Diccionario de la lengua española (23º edición). 
  6. Sambade Baquerín, Iván (2017). «Masculinidades, sexualidad y género». Actas II Congreso internacional de la Red española de Filosofía. Vol V: págs. 115-128. ISBN 978-84-608-6812-5. 
  7. Carrasco Licea, Esperanza (2007). Miradas al universo. Fondo Editorial de Nuevo León. p. 133. 
  8. «Género». Real Academia Española. 
  9. Anne Fausto-Sterling (1992) Mitos del género: Teorías biológicas sobre hombres y mujeres. Nueva York: Basic Books. p. 8 ISBN 0-465-04792-0.
  10. de Beauvoir, Simone (1949) El segundo sexo.
  11. Fausto-Sterling (2000) Capítulo 3 "De género y genitales", pp. 44-77
  12. Chafetz, J.S. (1974). ¿Masculino/Femenino o Humano? An Overview of the Sociology of Sex Roles. Itasca, Illinois: F.E. Peacock. 
  13. Chafetz, J.S. (1978). ¿Masculino/Femenino o Humano? An Overview of the Sociology of Sex Roles. Itasca, Illinois: F.E. Peacock. ISBN 978-0-87581-231-1. OCLC 4348310. 
  14. «Estudios de género». Whitman College. Archivado desde el original el 12 de diciembre de 2012. Consultado el 2 de mayo de 2012. 
  15. «Sobre - Centro para el Estudio del Género y la Sexualidad (CSGS)». La Universidad de Chicago. Archivado desde el original el 14 de agosto de 2019. Consultado el 2 de mayo de 2012. 
  16. «Departamento de Estudios de Género». Indiana University (IU Bloomington). Archivado desde el original el 10 de septiembre de 2017. Consultado el 2 de mayo de 2012. 
  17. Healey, J.F. (2003). Race, Ethnicity, Gender and Class: the Sociology of Group Conflict and Change, Pine Forge Press ISBN 1-4129-1521-X
  18. Garrett, Stephanie (1992). Gender (enlace roto disponible en este archivo)., Routledge, p. vii ISBN 0-422-60570-0.
  19. Butler (1990) p. 9.
  20. a b Hurst, C. (2007) Social Inequality: Formas, causas y consecuencias. 6ª ed. pp. 131, 139-142
  21. Schwalbe, M. (2005). La vida sociológicamente examinada: Pieces of the Conversation Third Edition. pp. 22-23 ISBN 0-07-282579-0
  22. Smith, N. y Stanley, E. (2011). Géneros cautivos. 1st ed. Edimburgo: AK Press.
  23. Center for American Progress, (2016). Injusto: Cómo el sistema de justicia penal roto falla a las personas LGBT. Washington.
  24. Lydon et al., "Coming Out of Concrete Closets: A Report on Black & Pink's National LGBTQ Prisoner Survey"
  25. Dworkin, Andrea (1995). "My Life as a Writer", pp. 33-34 en Dworkin, Andrea Life and Death: Unapologetic Writings on the Continuing War Against Women. Nueva York: Free Press. ISBN 0-7432-3626-2
  26. Hawkesworth, Mary (2005). «Engenderizando la ciencia política: An immodest proposal». Politics & Gender 1 (1): 141-156. S2CID 146467636. doi:10.1017/s1743923x0523101x. 
  27. Karen, Beckwith (2005). «¿Un lenguaje común de género?». Politics & Gender 1 (1): 132. S2CID 146644541. doi:10.1017/s1743923x05211017. 
  28. White, Linda (1964). Women, Politics, and Public Policy: The Political Struggles of Canadian Women, 2nd ed. Oxford Press. pp. 6-7. 
  29. White, Linda (1964). Women, Politics, and Public Policy: The Political Struggles of Canadian Women, 2nd ed. Oxford Press. pp. 11-12. 
  30. «Género y salud». Organización Mundial de la Salud. Consultado el 7 de abril de 2023. 
  31. Oakley, Ann (1972). Sexo, género y sociedad. London: Temple Smith. p. 16 ISBN 0-85117-020-X.
  32. Birke, Lynda (2001). "En busca de la diferencia: estudios científicos de mujeres y hombres", Muriel Lederman e Ingrid Bartsch eds., The Gender and Science Reader, Nueva York: Routledge. pag. 320.
  33. Butler (1990) p. 7.
  34. Butler (1990) p. 10.
  35. Butler (1993) p. xi.
  36. Butler (1993) pp. 2-3.
  37. Nicholson, Linda (1994). «"Interpretar el género". Signos». Journal of Women in Culture and Society 20 (1): 79-105. JSTOR 3174928. S2CID 225085688. doi:10.1086/494955. 
  38. Helen King. 2013. The One-Sex Body on Trial: The Classical and Early Modern Evidence. Farnham: Ashgate. 978-1-4094-6335-1
  39. Joan Cadden. 1993. Meanings of Sex Difference in the Middle Ages: Medicine, Science, and Culture. Cambridge University Press.
  40. Michael Stolberg. 2003. "A Woman Down to her Bones. La anatomía de la diferencia sexual en el siglo XVI y principios del XVII". Isis, 94: 274-299.
  41. Fausto-Sterling (2000) p. 45.
  42. Fausto-Sterling (2000) p. 46.
  43. a b Fausto-Sterling (2000)
  44. Fausto-Sterling (2000) pp. 58-59.

Bibliografía

editar