Abrir menú principal

Movimiento social

grupo no formal de individuos u organizaciones que tiene como finalidad el cambio social
Asamblea de Indignados en 2012.

Un movimiento social es un grupo no formal de individuos u organizaciones que tiene como finalidad el cambio social. Durante el siglo XIX, el concepto de movimiento social estaba ligado a un tipo de cambio social particular (revolucionario) y a un fin específico (la instauración de un régimen socialista o comunista), así como a una identidad en concreto (identidad de clase) y a un grupo social en particular (la clase obrera).[1]​ A lo largo del siglo XX, el término comenzó a utilizarse para englobar movimientos que se sitúan en diferentes contextos, en esferas tan distintas como la cultural, social, política, económica o personal, y cuya composición incluye a clases, sectores o colectivos como obreros, campesinos, mujeres, estudiantes, vecinos y grupos étnicos.[2]

Índice

DefiniciónEditar

En su idea más general, movimiento social es definido como “una forma de acción colectiva no efímera, en la cual un grupo más o menos organizado recurre a acciones extra institucionales a fin de promover o impedir ciertos cambios".[3]

En el campo político de la palabra, el término se utiliza para referirse a un grupo transitorio de personas que busca la defensa ocasional de un principio, una tesis o de un orden determinado de intereses. Este grupo es de naturaleza transitoria y desaparece una vez logrado su objetivo[4]​.

El concepto de movimiento social es resultado de la síntesis innovadora y trascendental de tres elementos:

  1. Campañas: esfuerzo público por trasladar a las autoridades pertinentes las exigencias colectivas.
  2. Repertorios: creaciones de coaliciones y asociaciones con un fin específico, reuniones públicas, manifestaciones, declaraciones a y en los medios públicos, propaganda.
  3. Demostraciones WUNC: Valor (en inglés Worthiness), conducta sobria, atuendo cuidado; Unidad, insignias idénticas, pancartas; Número, recuento de asistentes, firma de peticiones; y Compromiso, desafiar al mal tiempo, participación visible.[5]

HistoriaEditar

Los movimientos sociales como estructuras de cambio social surgieron históricamente como consecuencia de distintas crisis sociales y presentaron distintas orientaciones ideológicas: tanto revolucionarias como reaccionarias, y todos los estadios intermedios hasta los marginados, a veces identificados con un campo político más o menos concreto, y en otras ocasiones de forma interclasista y multipartidista.

Algunos ejemplos de estos movimientos son el movimiento feminista, movimiento ecologista, el movimiento obrero, el movimiento pacifista o antimilitarista, o, más reciente en su surgimiento, el movimiento okupa y el movimiento antiglobalización.

El término fue introducido al vocabulario académico por Lorenz von Stein en 1846 ("Historia de los Movimientos Sociales Franceses desde 1789 hasta el Presente (1850)"). Stein entiende un movimiento social básicamente como, una aspiración de sectores sociales (clases) para lograr alguna influencia sobre el Estado, debido a las desigualdades económicas. Así por ejemplo, la aspiración del proletariado a lograr representación en los sistemas de gobierno. El libro ha sido traducido al inglés (por ejemplo, Bedminster Press in 1964) pero no totalmente al castellano.[6]

La vocación de los movimientos sociales es muy grande por su diversidad, por sus muchos objetivos, desde su auge en la década de 1960. Su prestigio también es grande. Es una de las vías lógicas de participación ciudadana. No son fundaciones sociales u organizaciones no gubernamentales (ONG), que son unidades asistenciales.

 
Marcha sobre Washington por el trabajo y la libertad, donde Martin Luther King pronunció su famoso discurso "Yo tengo un sueño (I have a dream)".

El concepto revivió en Alemania hacia los años 1970 con la formación de los grupos de acción cívica (Bürgerinitiativen). Los movimientos sociales rara vez confluyen en un partido político; su labor se basa en presionar al poder político mediante reivindicaciones concretas o en crear alternativas. Estas alternativas o reivindicaciones se convierten en su principal identidad, sin tener que llegar a plasmar un ideario completo. De acuerdo con Hangan, existen cinco tipos de relaciones entre los movimientos sociales y los partidos políticos: articulación, permeabilidad, alianza, independencia y transformación. Las primeras dos limitan seriamente la autonomía del movimiento; las últimas dos son menos restrictivas.[7]

Son el equivalente a acción afirmativa o grupo de presión para la modificación de la opinión pública y de las políticas públicas (similar al lobby -cabildeo-). Tienen un carácter de permanencia en el tiempo y con un número de personas representativo, con relación a los que sufren o ignoran el problema. Su recuerdo histórico es muy antiguo, por ejemplo, los Comuneros de Castilla. Son algunas veces el nacimiento de una idea con líderes carismáticos memorables y su génesis puede derivar hacia un movimiento o iniciar una revuelta o, más contundentemente, una revolución, como la Revolución mexicana y asimismo la eventual plataforma para un partido hacia el poder.

Es una forma instantánea y continuada de insertarse en el ámbito político, con inicialmente poco esfuerzo organizativo, sin pertenecer a él, pero sí con fuerza de cambio político, como la restauración de la democracia perdida en regímenes autoritarios. Su análisis incluye su objetivo, el tipo de clientela y es interesante el desarrollo de su proceso organizativo. El impacto en la sociedad es desde meramente presencial, como una fuerza de choque perturbadora, o hasta resultar muy definitorio, como grupos de interés y presión hacia el poder instituido. Deben cuidar su progreso organizativo para ser eficaces y continuar perseverando y merecerse el honor de coartífices de eventos democráticos en las instituciones u otros más modestos, como la información de los ciudadanos.

Tipos de movimiento socialEditar

Los cientistas sociales distinguen entre varios tipos de movimientos sociales:

Alcance[8]:

  • reformista: movimientos que abogan por cambiar algunas normas o leyes. Ejemplos de tal movimiento incluirían un sindicato con el objetivo de aumentar los derechos de los trabajadores, un movimiento ecologista que defienda un conjunto de leyes ecológicas, o un movimiento que apoye la introducción de la pena capital o el derecho al aborto. Algunos movimientos de reforma pueden aspirar a un cambio en las normas de costumbre y morales, como la condena de la pornografía o la proliferación de alguna religión.
  • radical: movimientos dedicados a cambiar los sistemas de valores de una manera fundamental. Los ejemplos incluirían el movimiento de Solidaridad polaca (Solidarność) que exigía la transformación de un sistema político y económico estalinista en una democracia; o el movimiento sudafricano de moradores de cabañas Abahlali baseMjondolo, que exige la inclusión total de los habitantes de las chozas en la vida de las ciudades.

Tipo de cambio:

  • innovador: movimientos que quieren introducir o cambiar normas particulares, valores, etc. El movimiento de singularitarianismo, que aboga por acciones deliberadas para lograr y garantizar la seguridad de la singularidad tecnológica es un ejemplo de movimiento de innovación.
  • conservador: movimientos que quieren preservar las normas, valores, etc. existentes. Por ejemplo, el movimiento ludista antitecnología del siglo XIX o el movimiento moderno que se opone a la propagación de los alimentos modificados genéticamente podrían considerarse movimientos conservadores, en el sentido de que tienen como objetivo luchar contra cambios específicos.

Objetivos:

  • grupales: enfocados en grupos que afectan a la sociedad en general, por ejemplo, abogando por el cambio del sistema político. Algunos de estos grupos se transforman o se unen a un partido político, pero muchos permanecen fuera del sistema político del partido reformista.
  • individuales: se centran en afectar a las personas. La mayoría de los movimientos religiosos caerían bajo esta categoría.

Métodos:

Viejo o nuevo[9]:

  • antiguos: los movimientos para el cambio han existido durante muchos siglos. La mayoría de los movimientos más antiguos reconocidos, que datan de fines del siglo XVIII y XIX, lucharon por grupos sociales específicos, como la clase trabajadora, los campesinos, los blancos, los aristócratas, los protestantes y los hombres. Por lo general, se centraban en algunos objetivos materialistas, como mejorar el nivel de vida o, por ejemplo, la autonomía política de la clase trabajadora.
  • nuevos: movimientos que se volvieron dominantes a partir de la segunda mitad del siglo XX. Ejemplos notables incluyen el feminismo de la segunda ola, el movimiento por los derechos de los homosexuales, el ecologismo y los esfuerzos de conservación, la oposición a la vigilancia masiva, etc. Generalmente se centran en cuestiones que van más allá pero no están separadas de la clase.

Extensión:

  • globales: movimientos sociales con objetivos y metas globales (transnacionales). Movimientos como la primera internacional (donde se encontraron Marx y Bakunin), la segunda, tercer y cuarta internacionales, el Foro Social Mundial, la Acción Global de los Pueblos y el movimiento anarquista buscan cambiar la sociedad a nivel global.
  • locales: la mayoría de los movimientos sociales tienen un alcance local. Están enfocados en objetivos locales o regionales, como proteger un área natural específica, cabildear para bajar los peajes en una autopista determinada o preservar un edificio a punto de ser demolido para su gentrificación y convertirlo en un centro social.

Concepciones teóricasEditar

Se han desarrollado varias teorías relacionadas con los movimientos sociales. Algunos de los enfoques más conocidos son los siguientes:

  • comportamiento colectivo
  • teoría de la privación
  • teoría de la sociedad de masas
  • teoría de la tensión estructural
  • teoría de movilización de recursos
  • teoría del proceso político
  • perspectiva de encuadre
  • nuevos movimientos sociales

ParticipantesEditar

Una dificultad para entender los movimientos sociales es que, para la mayoría de ellos, ni los iniciados a un movimiento ni los de afuera aplican etiquetas consistentes o incluso frases descriptivas. A menos que haya un solo líder que haga eso, o un sistema formal de acuerdos de membresía, los activistas típicamente usarán diversas etiquetas y frases descriptivas que requieren que los académicos disciernan cuándo se están refiriendo a las mismas ideas o similares, declaran objetivos similares, adoptan programas similares de acción u utilizan métodos similares. Puede haber grandes diferencias en la forma en que se reconoce quién es y quién no es miembro o un grupo aliado:

  • Partidarios: a menudo exageran el nivel de apoyo al considerar personas que apoyan cuyo nivel de actividad o apoyo es débil, pero también rechazan aquellos que los foráneos podrían considerar partidarios porque desacreditan la causa, o incluso son vistos como adversarios.
  • Antagonistas: Aquellos que no son partidarios y que pueden tender a subestimar o sobreestimar el nivel o el apoyo o la actividad de los elementos de un movimiento, al incluir o excluir aquellos que los iniciados excluirían o incluirían.

A menudo son personas externas, en lugar de personas con información privilegiada, las que aplican las etiquetas de identificación para un movimiento, que los iniciados pueden o no adoptar y usar para autoidentificarse. Por ejemplo, la etiqueta para el movimiento político nivelador en la Inglaterra del siglo XVII les fue aplicada por sus antagonistas, como un término peyorativo. Sin embargo, los admiradores del movimiento y sus objetivos más tarde llegaron a utilizar el término, y es por el cual se les conocen en la historia.

Se debe tener precaución siempre en distinguir entre los puntos de vista de personas internas y externas, partidarios y antagonistas, cada uno de los cuales puede tener sus propios propósitos y agendas en la caracterización o caracterización errónea de los mismos.

Movimientos y medios de comunicaciónEditar

Medios de comunicación de masasEditar

Los medios de comunicación de masas, tales como la televisión y los periódicos, han tendido a dar mayor importancia al punto de vista gubernamental al dar cobertura a conflictos en los que se ven involucrados movimientos sociales.[10]​ Distintos factores pueden incidir en esta tendencia: la ideología de los periodistas, una estructura económica de los medios de comunicación dependiente de los gobiernos, la adopción en las organizaciones de medios de una teoría democrática que atribuye a los dichos de las autoridades el atributo de ser representantes legítimos de la ciudadanía, entre otros.

Estudios recientes han demostrado que la percepción de la política y sus instituciones de los jóvenes está ampliamente determinado por el contenido emitido por los medios de comunicación, y aún más por la información que fluye en las redes digitales. [11]

Nuevos mediosEditar

Grupos de movimientos sociales han utilizado Internet y plataformas de redes sociales para lograr objetivos organizacionales. Se ha argumentado que Internet contribuye a aumentar la velocidad, el alcance y la eficacia de la comunicación relacionada con el movimiento social, así como los esfuerzos de movilización, y como resultado, se ha sugerido que el Internet ha tenido un impacto positivo en los movimientos sociales en general.[12][13][14]

Las tecnologías de la web 2.0 han cumplido un papel en una amplia gama de manifestaciones sociales recientes, tales como WikiLeaks, las protestas de Túnez (2010-2011), la revolución egipcia de 2011, el movimento Occupy Wall street (2011), el movimiento de indignados en España (2011), el movimiento anti-austeridad en Grecia (2010-2012) , las protestas en Brasil en 2013, entre otros ejemplos.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Melucci, Alberto; Massolo, Alejandra (1991). «La acción colectiva como construcción social». Estudios Sociológicos 9 (26): 357-364. Consultado el 24 de junio de 2018. 
  2. Tavera F, Ligia. Movimientos sociales en Léxico de la Política, pp. 450-460.
  3. McAdam y Snow, 1996: xviii, citado en Tavera, Ligia. Movimientos sociales en Léxico de la Política, p. 450.
  4. Borja, Rodrigo (2012). Enciclopedia de la política, tomo II: H-Z. México: Fondo de Cultura Económica. ISBN 9786071608796. 
  5. Tilly, Charles; Wood, Lesley J. (2009-11). Los movimientos sociales, 1768-2009: Desde sus orígenes a Facebook. Grupo Planeta (GBS). ISBN 9788498920451. Consultado el 26 de junio de 2018. 
  6. Existe una versión española parcial, Movimientos sociales y monarquía, trad. E. Tierno Galván, Madrid, 1981.
  7. coordinadores, Ilán Bizberg y Francisco Zapata (17 de marzo de 2012). Los grandes problemas de México. Tomo 6. Movimientos sociales. El Colegio de Mexico AC. Consultado el 28 de octubre de 2016. 
  8. Sztompka, Piotr (2007). Sociología del cambio social. Alianza. ISBN 9788420681535. 
  9. Ibarra, Pedro (2000). «¿Qué son los movimientos sociales?». Anuario de Movimientos sociales. Una mirada sobre la red. 
  10. Rodelo, Frida V. (2013). «Solidaridad, medios y verdades oficiales: el concepto del otro en las coberturas mediáticas de conflictos en México». En Rodelo Pérez, J. M. Narrativas de lo mediático y educativo. Voces y estructuras. Universidad de Occidente / Juan Pablos Editor. pp. 35-47. ISBN 978-607-711-150-4. 
  11. Cano-Correa, Ana-María; Quiroz-Velasco, María-Teresa; Nájar-Ortega, Rosario (2017). «College Students in Lima: Politics, Media and Participation». Comunicar 25 (53). ISSN 1134-3478. doi:10.3916/c53-2017-07. Consultado el 4 de noviembre de 2017. 
  12. AYRES, J. M. «From the Streets to the Internet: The Cyber-Diffusion of Contention». The ANNALS of the American Academy of Political and Social Science 566 (1): 132-143. doi:10.1177/0002716299566001011. 
  13. Eaton, Marc (1 de marzo de 2010). «Manufacturing Community in an Online Activist Organization». Information, Communication & Society 13 (2): 174-192. ISSN 1369-118X. doi:10.1080/13691180902890125. Consultado el 16 de septiembre de 2016. 
  14. Obar, Jonathan A.; Zube, Paul; Lampe, Cliff (8 de noviembre de 2011). Advocacy 2.0: An Analysis of How Advocacy Groups in the United States Perceive and Use Social Media as Tools for Facilitating Civic Engagement and Collective Action. Social Science Research Network. doi:10.2139/ssrn.1956352. Consultado el 16 de septiembre de 2016. 

BibliografíaEditar

JIMÉNEZ SÁNCHEZ, Manuel (2005) El impacto político de los movimientos sociales. Un estudio de la protesta ambiental en España. Centro de Investigaciones Sociológicas-Siglo XXI, Madrid. 261 pp.

MARTÍ I PUIG, SALVADOR (2012) Curso de Movimientos Sociales y Agregación de Intereses. De libre acceso en: https://www.academia.edu/3067254/CURSO_MOVIMIENTOS_SOCIALES_Y_ACCION_COLECTIVA

TARROW, Sidney (1997) El poder en movimiento. Los movimientos sociales, la acción colectiva y la política. Alianza, Madrid 311 pp.

Enlaces externosEditar