Musulmán

creyente del Islam
(Redirigido desde «Musulmana»)

Musulmán (en árabe: مسلم‎, muslim) es quien acepta las creencias islámicas, es decir, que cree en un solo Dios y además en el profeta Mahoma como Mensajero de Dios.[1]

Musulmanes chinos de etnia hui.

Quien quiera que pronuncie las dos frases «Ash-hadu an-la ilaha il-la Al-lah» («Doy testimonio de que no hay más dios que Dios») y «Ash-hadu anna Muhammadan rasul Al-lah» («Doy testimonio de que Mahoma es el Mensajero de Dios») entra a la religión islámica. Estas dos frases son el testimonio de fe: en Dios único y en su profeta. Sin pronunciarlas, una persona está fuera del Islam y es contado entre los «ignorantes o infieles». Lo que significa que esta persona no disfrutará de los beneficios, derechos y obligación moral en los que a ser musulmán se refiere.

Significado editar

Musulmán es una palabra de origen árabe que significa «el que se entrega voluntariamente» (a Dios) (مُسْلِم‎). Musulmán es la persona cuyo credo religioso es el islam. La palabra árabe muslim, femenino muslima, significa «el sometido o entregado a la voluntad de Dios». Así, todo aquel que ha aceptado la sumisión a Dios, puede ser llamado musulmán. Por eso profetas anteriores a Mahoma, como Abraham, Moisés y Jesús, así como la Virgen María y otros, son considerados musulmanes por haber aceptado la sumisión a la Voluntad Divina.[2]

Él os llamó 'musulmanes' anteriormente y aquí, para que el Enviado sea testigo de vosotros y que vosotros seáis testigos de los hombres.
Corán 22:78[3]

Ser musulmán editar

Ser musulmán consiste, ante todo, en reconocer la unicidad de Dios y aceptar a Mahoma como el último profeta de Dios. Mil ochocientos millones de personas en el mundo creen en estos dos principios.[2]

La mayoría de los musulmanes aceptan como musulmán a una persona que haya pronunciado la profesión de fe. La shahada dice:

No hay más dios que Alá y Mahoma es el mensajero de Alá.

Los musulmanes creen que el islam es la versión completa y universal de la fe primordial que ha sido revelada por medio de profetas anteriores a Mahoma, como Abraham, Moisés, y Jesús. Pero esos mensajes y revelaciones previos han sido en parte alterados a lo largo del tiempo y que El Corán es la última e inalterada revelación de Dios. Las prácticas religiosas de los musulmanes son enumeradas en «Los Cinco Pilares del Islam», que además de la Shahadah consisten en las oraciones diarias (salat), el ayuno durante el mes islámico del Ramadán (sawm), la limosna (zakat), y la peregrinación a La Meca (hach) al menos una vez en la vida si es posible económicamente.

La práctica del musulmán editar

En lo cotidiano la condición de musulmán implica una serie de actos obligatorios: las oraciones diarias prescritas, el ayuno del mes de Ramadán, el pago de una contribución sobre la riqueza, la peregrinación a los lugares santos donde transcurrieron los capítulos más importantes de la historia sagrada del Islam, el combate del Ego, defensa del oprimido y la justicia en base a la equidad.

La oración prescrita se realiza cinco veces al día y es, como dijo el Profeta, el pilar del modo de vida islámico. A través de ella el musulmán se dirige a su Señor sin intermediarios, desde cualquier lugar limpio y tranquilo, en momentos claves de su jornada; y esta incesante renovación del vínculo que lo une al Creador lo mantiene limpio, lo aleja del error, como dice el Corán:

Por cierto que la oración preserva de la iniquidad y la obscenidad
Corán 29:45[4]

El ayuno obligatorio se realiza durante todo el mes de Ramadán, noveno del calendario lunar islámico. Consiste en la abstención rigurosa de comida, bebida y otras satisfacciones sensuales durante las horas de luz diurna. Esta práctica, que siempre formó parte de la enseñanza divina

Se os ha prescripto el ayuno como fue prescripto a quienes os precedieron...
Corán 2:183[5]

,

tiene enormes beneficios para el alma y el cuerpo, educa al hombre en la paciencia y el sacrificio, equipara a ricos y pobres en el hambre y la sed, y sobre todo, apartando al alma de sus apetencias cotidianas y automáticas, la hace volverse hacia lo sublime y la vuelve humilde y agradecida. La contribución o caridad (zakat) es un reconocimiento de que toda riqueza y provisión emana de Dios, y de que los humanos son responsables ante Él por el uso que hacen de aquello que se les dio. La caridad purifica la riqueza y es para los pobres, los necesitados y para las obras de bien que son la causa de la fe.

La peregrinación es para el musulmán como un retorno al origen, una recreación de la historia sagrada, un sacrificio en procura de la indulgencia divina. Para el musulmán la historia de Adán y Eva, de Abraham e Ismael y del profeta Mahoma conoció hitos fundamentales en la sagrada ciudad de La Meca. Y hacia allí se dirige el creyente a buscar el significado último de su existencia y en procura del perdón de Dios.

El combate o esfuerzo por la causa de Dios: es la defensa activa de la justicia y equidad, como premisa de la fe en su modo de vida.

Y este combate o esfuerzo (Yihad) solo es lícito en legítima defensa de estos valores fundamentales para el individuo y la comunidad. Todo verdadero musulmán es entonces un muyáhid, un combatiente, alguien que se esfuerza por el bien y la justicia, con la palabra o con los hechos, tanto en su sociedad como en la intimidad de su alma.

A estos pilares básicos de la conducta islámica se suman muchos otros, pues el islam propone una ética, una conducta integral y perfecta derivada del ejemplo de los profetas, a la cual no escapan ni los actos más pequeños.[6]​ Además de los pilares básicos ya mencionados anteriormente, los musulmanes, en el ramadán (sobre todo los pertenecientes a las ramas de la religión islámica más extremistas) tienen ciertas prohibiciones en algunos hábitos sociales. El ejemplo más claro, es que las musulmanas mujeres no pueden ducharse mientras se encuentren con el periodo o menstruación, cuando esta termina, pueden volver a bañarse y este acto tiene el nombre de Gusl Haid .Mientras que los varones que siguen esta religión no realizan este acto de limpieza durante el Ramadan. A su vez, las mujeres musulmanas que se encuentran con la menstruación, no pueden dar vueltas a ningún objeto o persona.

Primeros musulmanes editar

Los cuatro primeros conversos al islam fueron: (Fuentes se proporcionan en el artículo de cada Sahabah.)

  • Jadiya - Primera persona convertida al islam y primera mujer convertida.
  • Ali ibn Abi Tálib - Se puede considerar como primer musulmán nato, no conoció otra forma de adoración más que el Islam.
  • Zayd ibn Harithah - Uno de los tres primeros en convertirse al islam.
  • Abu Bakr - Una de las primeras cuatro personas en convertirse al islam.

Algunos otros primeros musulmanes son:

  • Yasir ibn Amir - Uno de los primeros conversos al islam; fue también el segundo mártir del islam.
  • Ammar ibn Yasir - Uno de los primeros conversos al islam.
  • Sumayyah bint Khabbat - Séptima persona en convertirse al islam; fue el primer mártir del islam.
  • Abu Dhar al-Ghifari - Uno de los primeros conversos.
  • Sa'd ibn Abi Waqqas - Una de las primeras personas en aceptar el islam.
  • Lubaba bint Al-Harith "La Vieja" - Segunda mujer en convertirse al islam[6]

En la teología islámica editar

El Corán describe a muchos profetas y mensajeros del judaísmo y el cristianismo, y a sus respectivos seguidores, como musulmanes. Algunos de los mencionados son: Adán, Noé, Abraham, Ismael, Jacob, Moisés y Jesús y sus apóstoles que son todos considerados musulmanes en el Corán[7]​ El Corán afirma que estos hombres eran musulmanes porque se sometieron a Dios, predicaron Su mensaje y defendieron Sus valores, que incluían la oración, la caridad, el ayuno y la peregrinación. Así, en la Sura 3:52 del Corán, los discípulos de Jesús le dicen: "Creemos en Dios; y vosotros sed nuestro testigo de que somos musulmanes (wa-shahad be anna muslimūn)". En la creencia islámica, antes del Corán, Dios había dado el Tawrat (Torá) a Moisés, el Zabur (Salmos) a David y el Injil (Evangelio) a Jesús, todos ellos considerados importantes profetas musulmanes.[8]

Población musulmana editar

En la actualidad, en torno a 1800 millones de personas del planeta profesan la religión instaurada por Mahoma. El grueso de la población musulmana no vive en Oriente Medio sino en la región Asia-Pacífico. De hecho, ninguno de los cinco países con mayor población musulmana se encuentra precisamente en esta zona. Pakistán, con sus 210 millones de musulmanes y que incluimos en el Gran Oriente Medio (concepto en el que agrupamos a todos los países que median entre Marruecos y Pakistán), figura en el tercer lugar de una lista que completan Indonesia (230 millones)[9]​ la India (211), Bangladés (150), Nigeria (90) y Egipto (80)[10][11][9][12]

Ramas del Islam editar

Dentro del islam hay varias ramificaciones distintas. La corriente predominante es la del islam suní que aglutina a prácticamente el 80 % de la población musulmana y hay otras como los chiíes (la escisión) que representan un porcentaje menor en el global de la población musulmana, están concentrados en pocos países. En Irán son la mayoría de la población con diferencia, en países como Irak, Líbano, Baréin, o Yemen representan una parte considerable de la población. Las diferencias entre una corriente y la otra pueden llegar a ser importantes tanto a nivel teológico como doctrinal, además de político. Llegando incluso a ser motivo de continuos conflictos territoriales.[13]

Según la mayoría de las fuentes, suníes y chiíes suponen el 95 % de los 1800 millones de musulmanes que hay en el mundo, con una minoría pequeña miembros de otros grupos islámicos.[14]

Categoría jurídica editar

El término también puede corresponder, en algunos países y momentos, a una categoría jurídica determinada. Por ejemplo, la constitución de Yugoslavia, desde una enmienda de 1971, reconoce a los musulmanes -es decir, a los eslavos de tradición musulmana- como una de las nacionalidades constituyentes del país.[15]​.

En la Argelia colonial, el estatuto de "musulmán autóctono" implicaba la aplicación de un sistema jurídico diferente del derecho común, en particular en materia civil (matrimonio, herencia, etc.). En la práctica, este estatuto era de carácter étnico y político, y no simplemente religioso y civil: así, un "indígena" que se había convertido al catolicismo pero no se había "naturalizado" (es decir, no había adquirido la ciudadanía francesa) seguía siendo considerado jurídicamente como un "musulmán indígena". Confirmando estas disposiciones en 1903, el Tribunal de Apelación de Argel explicó que el término musulmán "no tiene un sentido puramente confesional, sino que se refiere a todos los individuos de origen musulmán que, al no haber sido admitidos al derecho de ciudadanía, han conservado necesariamente su estatuto personal musulmán, sin que sea necesario distinguir si pertenecen o no a la fe mahometana "[16]​,[17]​,[18]

En los países en los que el Islam es la religión del Estado, la aplicación de textos como la Declaración de los Derechos Humanos en el Islam o la Carta Árabe de Derechos Humanos, que tienden a garantizar que la ley se base únicamente en la sharia, puede conducir a la imposición de ciertas prescripciones del Islam también a los no musulmanes. Por ejemplo, en algunos de estos países, incluso a los no musulmanes se les prohíbe comer o beber en público durante el periodo de ayuno del Ramadán bajo pena de cárcel[19]​,[20]​,[21]

El propio musulmán puede enfrentarse a incoherencias entre las leyes humanas y las divinas. Según el ensayista Waleed Al-Husseini, "el Islam rechaza por definición la supremacía de las leyes humanas sobre las divinas ".[22]​ Sin embargo, las publicaciones islámicas hacen hincapié en la obligación del musulmán de someterse tanto a la ley del país del que es ciudadano y donde reside, como a su propia religión.[23]​,[24]​,[25]

Véase también editar

Referencias editar

  1. Askari, Mahdi (2005). ABC del islam. Qom: Centro Cultural Islámico «hufydt Az-Zahra». p. 5. 
  2. a b Ghadiri Abyaneh, Dr. Mohammad Hassan (2010). Esto es el islam. México. p. 19. ISBN 978-964-04-5312-4. 
  3. Corán 22.78
  4. Corán 29.45
  5. Corán 2.183
  6. a b Chaaban, Abdun-Nabi (2014). «Pilares de la práctica en el islam (¿Qué es el islam?)». Irán (islamoriente: Fundación Cultural Oriente): 9-10. Consultado el 12 de noviembre de 2015. 
  7. Schimmel, Annemarie. «Islam». Encyclopædia Britannica. Consultado el 17 de septiembre de 2021. 
  8. «The Books of Islam». Yusuf / Cat Stevens (en inglés). Archivado desde el original el 11 de noviembre de 2021. Consultado el 11 de noviembre de 2021. 
  9. a b «Mapping the Global Muslim Population: A Report on the Size and Distribution of the World's Muslim Population» (en inglés). Pew Research Center. October 2009. Archivado desde el original el 5 de febrero de 2017. Consultado el 22 de febrero de 2017. «Of the total Muslim population, 30%-40% are Shia Muslims and 60-70% are Sunni Muslims. » 
  10. «Musulmanes: cuántos son y dónde viven». elmedio. enero de 2014. 
  11. «Number of Muslim by country» (en inglés). nationmaster.com. 27 de enero de 2011. Archivado desde el original el 9 de febrero de 2011. Consultado el 4 de abril de 2021. 
  12. Esposito, John L. (15 de octubre de 2002). What everyone needs to know about Islam. Oxford University Press. p. 21. ISBN 978-0-19-515713-0.  y Esposito, John (2005). Islam : the straight path (Rev. 3rd ed., updated with new epilogue. edición). New York: Oxford University Press. pp. 2, 43. ISBN 978-0-19-518266-8. 
  13. BBC News Services (2016). «Sunnis and Shia: Islam's ancient schism». Sunitas y chiitas: el antiguo cisma del Islam (en inglés). BBC. Consultado el 21 de febrero de 2018. 
  14. «Las dos principales ramas del islam». El País. 2015. 
  15. Troude, Alexis (2006). Géopolitique de la Serbie (en francés). Ellipses. p. 97. ISBN 2-7298-2749-8. Consultado el 13 de febrero de 2021. .
  16. Patrick Weil, Qu’est-ce qu’un Français ? Histoire de la nationalité française depuis la Révolution, Paris, Grasset, 2002, p. 235.
  17. Patrick Weil (2004). «Histoire et mémoire des discriminations en matière de nationalité française». Vingtième Siècle (en francés) 84 (4): 5-22. doi:10.3917/ving.084.0005. .
  18. Willems, 2020, « Fixer les catégories du droit ».
  19. «Tunisie: un mois de prison pour avoir mangé en public lors du ramadan». France 24 (en francés). 01/06/2017. .
  20. autor institucional, AFP (21 de septiembre de 2010). «Algérie/ramadan: 3 ans de prison requis pour 2 chrétiens non jeûneurs». Jeune Afrique (en francés). .
  21. autor institucional AFP (7/07/2015). «Cinq Marocains risquent la prison pour ne pas avoir respecté le ramadan». Le Point International (en francés). .
  22. « Quel avenir pour la laïcité dans les pays arabes? », Libération, 29/9/2015. (en francés)
  23. «Respecter la loi du pays et se référer aux Coran et Sunna: comment?». La maison de l'islam (en francés). 13 septembre 2008. .
  24. «Question d'un concitoyen non-musulman: "Demeure-t-il fidèle à la République française, celui qui trouve une loi française injuste ?"». La maison de l'islam (en francés). 11 de marzo de 2013. .
  25. «Obéir aux lois des pays non-musulmans ?». islamophile.org (en francés). 4 de marzo de 2007. .

Bibliografía editar

  • Bramon, Dolors (2002) [2002]. Una introducción al islam: religión, historia y cultura [Obertura a l'Islam]. Barcelona: Crítica. ISBN 84-8432-358-7. 

Enlaces externos editar