Naturalismo (filosofía)

corriente filosófica
(Redirigido desde «Naturalismo metafísico»)

El naturalismo (también llamado naturalismo ontológico, naturalismo filosófico y antisobrenaturalismo) es una cosmovisión filosófica que sostiene que no hay nada más que elementos naturales, principios y relaciones del tipo estudiado por las ciencias naturales. El naturalismo metodológico es una base filosófica para la ciencia, para la cual el naturalismo metafísico proporciona sólo una posible base ontológica. En términos generales, la perspectiva teológica correspondiente es naturalismo religioso o naturalismo espiritual. Más específicamente, el naturalismo metafísico rechaza los conceptos y explicaciones sobrenaturales que son parte de muchas religiones.

Naturaleza

DefiniciónEditar

Según Steven Schafersman, geólogo y presidente de Texas Citizens for Science, el naturalismo metafísico es una filosofía que sostiene que: 1. La naturaleza abarca todo lo que existe a lo largo del espacio y tiempo; 2. La naturaleza (el universo o cosmos) consta únicamente de elementos naturales, es decir, de físicas espaciotemporal sustancia—masaenergía, sustancias no física o casi física, como información, ideass, valores, lógica, matemáticas, intelecto, y otros fenómenos emergentes, ya sean por sobrevenir sobre lo físico o pueden ser reducidos a una cuenta física; 3. La naturaleza opera por las leyes de la física y, en principio, puede ser explicada y entendida por la ciencia y la filosofía; y 4. lo sobrenatural no existe, es decir, sólo la naturaleza es real. El naturalismo es por lo tanto una filosofía metafísica opuesta principalmente por el creacionismo bíblico.[1]

Carl Sagan lo expresó sucintamente: "El Cosmos es todo lo que es o fue o será".[2]

Según Arthur C. Danto, el naturalismo, en uso reciente, es una especie de monismo filosófico según el cual todo lo que existe o sucede es "natural" en el sentido de ser susceptible de explicación a través de métodos que, aunque paradigmáticamente ejemplificados en las ciencias naturales, son continuos de un dominio a otro de objetos y eventos. Por lo tanto, el naturalismo se define polémicamente como el repudio de la opinión de que existe o podría existir cualquier entidad que se encuentre, en principio, más allá del alcance de la explicación científica.[3]

Con respecto a la vaguedad del término general "naturalismo", David Papineau remonta el uso actual a filósofos de principios del siglo XX en Estados Unidos como John Dewey, Ernest Nagel, Sidney Hook , y Roy Wood Sellars: "Así entendido, naturalismo no es un término particularmente informativo cuando se aplica a los filósofos contemporáneos. La gran mayoría de los filósofos contemporáneos aceptaría felizmente el naturalismo tal como se caracteriza, es decir, ambos rechazarían entidades sobrenaturales, y permiten que la ciencia sea una ruta posible (si no necesariamente la única) hacia importantes verdades sobre el 'espíritu humano'".[4]​ Papineau comenta que los filósofos consideran ampliamente el naturalismo como un término "positivo", y "pocos filósofos activos hoy en día están felices de anunciarse como no naturalistas", al tiempo que señala que "los filósofos preocupados por la religión tienden a ser menos entusiastas con el naturalismo, "y que a pesar de una divergencia "inevitable" debido a su popularidad, si se interpreta de manera más restringida (para disgusto de John McDowell, David Chalmers y Jennifer Hornsby, por ejemplo), esos no tan descalificados siguen sin embargo contentos de "poner más alto el listón del naturalismo".[4]

El filósofo y teólogo Alvin Plantinga, un conocido crítico del naturalismo en general, comenta: "El naturalismo presumiblemente no es una religión. En un aspecto muy importante, sin embargo, se parece a la religión: se puede decir que realiza la función cognitiva de una religión. Existe esa gama de preguntas humanas profundas a las que una religión suele dar una respuesta... Al igual que una religión típica, el naturalismo da un conjunto de respuestas a estas y otras preguntas similares".[5]

Naturalismo metafísicoEditar

El naturalismo metafísico o naturalismo ontológico es una doctrina y un sistema de creencias que sostiene que no hay nada más que naturaleza, fuerzas y causas del tipo de las estudiadas por las ciencias naturales, aquellas que se requieren para comprender nuestro entorno físico.

El naturalismo metafísico mantiene que todos los conceptos relacionados con la consciencia y la mente hacen referencia a entidades que pueden ser reducidas a relaciones de interdependencia (superveniencia) con fuerzas y causas naturales.

Más específicamente, rechaza la existencia objetiva de algo sobrenatural, como ocurre en las religiones humanas. También rechaza la idea de la teleología (atribuir finalidad a un proceso), viendo todas aquellas cosas "sobrenaturales" explicables en términos naturales.

No se trata de una mera visión sobre los estudios científicos actuales sino también sobre lo que la ciencia descubrirá en un futuro. El naturalismo ontológico tiene una visión no dual de la realidad.

Según Steven Schafersman, geólogo y presidente de Texas Citizens for Science, el naturalismo metafísico es una filosofía que sostiene que:

  1. La naturaleza abarca todo lo que existe en el espacio y el tiempo.
  2. La naturaleza (el universo o el cosmos) consiste solo de elementos naturales, es decir, de una sustancia físicaespaciotemporal - masa - energía. Sustancia no física o cuasifísica, como información, ideas, valores, lógica, matemáticas, el intelecto y otros fenómenos emergentes, ya sea que superen lo físico o pueden reducirse a una cuenta física.
  3. La naturaleza opera según las leyes de la física y ,en principio, puede explicarse y entenderse por la ciencia y la filosofía.
  4. Lo sobrenatural no existe, es decir, solo la naturaleza es real. El naturalismo es, por lo tanto, una filosofía metafísica a la que se opone principalmente el creacionismo bíblico.
  5. Según la ciencia, todos los eventos evolucionan en una serie causal. La descripción religiosa de los eventos es rota y no causal. Los trucos de magia y los seres mágicos no tienen un procesamiento causal interno porque son míticos.
  6. Todo es potencialmente descriptible, pero no tuvimos tiempo suficiente para responder todas las preguntas de manera lógica. Las teorías basadas sólo en una retórica supuestamente autoevidente sin pruebas, son mitológicas.
  7. La capacidad de pensar y el estado de ser persona, no preexiste en la nada precósmica. El pensamiento es un proceso con componentes de software y hardware.
  8. El estado de ser un individuo consciente de sí mismo (en inglés: personhood; ver: «the criteria of personhood» - Mary Anne Warren) no es cosmogónico. La cosmogonía preexplosiva (antes del Big Bang) es una serie causal de eventos (ver: «Nuestro Universo Matemático» - Max Tegmark, eventos probabilísticos dentro de la estructura matemática - El naturalismo metafísico no tiene opiniones estáticas. Evoluciona con la ciencia y acepta el cambio si se puede justificar. Max Tegmark no es un profeta. Se le puede juzgar y demostrar que está equivocado exactamente como cualquier científico. Simplemente abrió un nuevo campo de estudio sobre el estado precósmico [o estado cósmico hipernónimo, porque Stephen Hawking no aceptó ese límite absoluto].).
  9. Ninguna excusa vaga puede justificar los sesgos metafísicos. El campo divino impersonal (p. ej., Tao) es implícitamente personocrático y pensamientocrático. Esto significa que incluso el campo divino impersonal es una teoría sesgada basada en valores humanos, metas y propósitos ulteriores; y todavía no satisface la rigurosa evolución causal de los acontecimientos.
  10. El agnosticismo no es compatible con el naturalismo metafísico. El agnosticismo dominante es la ambivalencia entre religión y naturalismo metafísico. Otras formas de agnosticismo (ateísmo agnóstico y teísmo agnóstico) expresan la indecidibilidad en la decisión existencial (decisión utilizada como término en la teoría de la decisión) sobre dios. Todas las formas de agnosticismo (incluidas las formas ateas de agnosticismo) sobreestiman los prejuicios humanos (incluso las formas de agnosticismo que desafían a dios, pero no la importancia de su decisión estatal [condición general] dentro de la teoría de la decisión). Se podrían haber postulado sesgos infinitos, pero los humanos se enfocan solo en los sesgos beneficiosos hacia ellos y sus valores. Todas las formas de agnosticismo sobreestiman los prejuicios humanos y no el conjunto infinito de prejuicios no beneficiosos. El naturalismo metafísico que se basa en una teoría incompleta no es una forma de agnosticismo (la etimología no es tautológica para la definición de palabras; Neil deGrasse Tyson y Bill Nye malinterpretan la definición de agnosticismo). El naturalista metafísico, incluso si no lo sabe todo, no está abierto a vagos prejuicios pensamientocráticos. Solo el método científico es aceptable.
  11. Según la neurociencia, no hay libre albedrío de una esencia preexistente del yo (ver: Robert Sapolsky, Nancy Kanwisher). El pensamiento es el resultado del procesamiento cerebral. El individuo no selecciona sus atributos corporales cuando es un bebé, ni la entrada de información inicial. El individuo a medida que envejece puede adquirir conocimiento, y el conocimiento puede ofrecer un control adicional sobre las acciones, pero las leyes bioquímicas actúan antes que cualquier resultado consciente (ver: sentido de agencia). La verdadera libertad no existe, solo grados de libertad, como juventud, salud, riqueza y educación. Los mayores grados de libertad dan más control al individuo sobre su vida, pero no dan un control infinito. Incluso algunos ateos de izquierda creen en el libre albedrío, pero nunca explican qué es realmente libre. Cualquier comportamiento es el resultado de leyes naturales. Las leyes de la naturaleza moldean al individuo. El individuo no puede violar las leyes naturales. Algunas otras personas malinterpretan la falta de libre albedrío como una excusa para la pereza y el crimen. Esta es una simple mala interpretación. Responder a preguntas filosóficas no es una excusa para la pereza y el crimen. Los individuos funcionales pueden tener diferentes opiniones filosóficas, pero eso no es excusa para ser vagos o criminales. La evolución no promovería algo tan dañino para todos. Además, los eventos probabilísticos no se originan ni están controlados por el individuo. Si analizamos causalmente las interacciones bioquímicas dentro de un cuerpo humano; todas las acciones obedecen las leyes naturales y no son causadas por una esencia mágica preexistente. Esa no es razón para liberar a los criminales y cancelar el sistema legal (ver: Robert Sapolsky tiene un diálogo con Alan Alda).
  12. Según la extrapolación de los teoremas de incompletitud de Gödel, el supuesto Todo Unido (la totalidad metalógica de Todo) no existe. «Todo» no se puede describir en una sola teoría. Muchos universos son mutuamente excluyentes y la mayoría de los componentes de Todo no son universos (ver: Marcus du Sautoy, Max Tegmark). Dios no puede ser fragmentado, ni ningún otro campo mágico con propósito; esa es una razón adicional por la que la religión es una falacia.

Carl Sagan lo expresó brevemente: "El Cosmos es todo lo que es o fue o será".​[6][7]

Ciencia y naturalismoEditar

El naturalismo metafísico es la base filosófica de la ciencia tal como lo describen Kate y Vitaly (2000). "Hay ciertas suposiciones filosóficas hechas en la base del método científico, a saber, 1) que la realidad es objetiva y consistente, 2) que los humanos tienen la capacidad de percibir la realidad con precisión, y que 3) existen explicaciones racionales para los elementos de la realidad, el mundo. Estos supuestos son la base del naturalismo, la filosofía en la que se basa la ciencia. La filosofía está, al menos implícitamente, en el centro de cada decisión que tomamos o posición que tomamos, es obvio que la filosofía correcta es una necesidad para que la investigación científica tome lugar."[8]Steven Schafersman, está de acuerdo en que el naturalismo metodológico es "la adopción o suposición del naturalismo filosófico dentro del método científico con o sin aceptarlo o creerlo por completo... la ciencia no es metafísica y no depende de la verdad última de cualquier metafísica para su éxito, pero el naturalismo metodológico debe adoptarse como estrategia o hipótesis de trabajo para que la ciencia tenga éxito. Por lo tanto, podemos ser agnósticos acerca de la verdad última del naturalismo, pero sin embargo debemos adoptarla e investigar la naturaleza como si la naturaleza fuera todo eso."[1]

Contrariamente a otros opositores notables de la enseñanza del Creacionismo o Diseño Inteligente en las escuelas públicas estadounidenses como Eugenie Scott, Schafersman afirma que "mientras que la ciencia como proceso solo requiere un naturalismo metodológico, creo que el la asunción del naturalismo metodológico por parte de los científicos y otros implica lógica y moralmente el naturalismo ontológico".[1]​ así como la afirmación igualmente controvertida: "Sostengo que la práctica o adopción del naturalismo metodológico implica una creencia lógica y moral en el naturalismo ontológico, por lo que no están lógicamente desacoplados".[1]​ Por otro lado, Scott argumenta:

que se debe trazar una distinción clara entre la ciencia como una forma de conocimiento sobre el mundo natural y la ciencia como base para los puntos de vista filosóficos. Uno se debe enseñar a nuestros hijos en la escuela, y el otro se puede enseñar opcionalmente a nuestros hijos en casa. Una vez que se explica este punto de vista, he encontrado mucho más apoyo que desacuerdo entre mis colegas universitarios. Incluso alguien que no esté de acuerdo con mi lógica o comprensión de la filosofía de la ciencia a menudo comprende las razones estratégicas para separar el materialismo metodológico del filosófico, si queremos que más estadounidenses entiendan la evolución.[9][10]
Eugenie C. ScottScience and Religion, Methodology and Humanism

Sin embargo, hay otras controversias, Arthur Newell Strahler incrusta distinciones en el nombre del naturalismo: "La visión naturalista es que el universo particular que observamos llegó a existir y ha operado a través de todos los tiempo y en todas sus partes sin el ímpetu o la guía de ningún agente sobrenatural. La ciencia adopta la visión naturalista como su suposición fundamental".[11]​ Conocido de diversas maneras como independencia de fondo, el principio cosmológico, el principio de universalidad, el principio de uniformidad o uniformitarismo, hay importantes suposiciones filosóficas que no pueden derivarse de la naturaleza .

Según Stephen Jay Gould, "No puedes ir a un afloramiento rocoso y observar la constancia de las leyes de la naturaleza o el funcionamiento de procesos desconocidos. Funciona al revés. Primero asumes estas proposiciones y "luego vas al afloramiento de la roca".[12][13]​ "La suposición de la invariancia espacial y temporal de las leyes naturales no es exclusiva de la geología, ya que equivale a una garantía para la inferencia inductiva que, como demostró Bacon hace casi cuatrocientos años, es el modo básico de razonamiento en la ciencia empírica. Sin asumir esta invariancia espacial y temporal, no tenemos base para extrapolar de lo conocido a lo desconocido y, por lo tanto, no hay forma de llegar a conclusiones generales a partir de un número finito de observaciones (dado que la suposición en sí misma es reivindicada por inducción, de ninguna manera puede "demostrar" la validez de la inducción, un esfuerzo virtualmente abandonado después de que Hume demostrara su futilidad hace dos siglos).[14]​ Gould también señala que los procesos naturales como la "uniformidad del proceso" de Lyell son una suposición: "Como tal, es otra suposición a priori compartida por todos los científicos y no una declaración sobre el mundo empírico".[15]​ Tales suposiciones a través del tiempo y el espacio son necesarias para que los científicos las extrapolen al pasado inobservable, según G.G. Simpson: "La uniformidad es un postulado indemostrable justificado, o de hecho requerido, por dos motivos. Primero, nada en nuestro conocimiento incompleto pero extenso de la historia está en desacuerdo con él. Segundo, solo con este postulado es posible una interpretación racional de la historia, y estamos está justificado buscar —como científicos debemos buscar— tal interpretación racional".[16]​ Según R. Hooykaas: "El principio de uniformidad no es una ley, no es una regla establecida después de la comparación de los hechos, sino un principio que precede a la observación de los hechos... Es el principio lógico de la parsimonia de las causas y de la economía de las nociones científicas. Al explicar los cambios pasados por analogía con los fenómenos presentes, se pone un límite a las conjeturas, pues sólo hay una manera en que dos cosas son iguales, pero hay una infinidad de maneras en que se podría suponer que son diferentes".[17]

Varias creencias asociadasEditar

Los naturalistas contemporáneos poseen una amplia diversidad de creencias dentro del naturalismo metafísico. La mayoría de los naturalistas metafísicos han adoptado alguna forma de materialismo o fisicalismo.[18]

Ciencias naturalesEditar

Según el naturalismo metafísico, si la naturaleza es todo lo que hay, al igual que los procesos cosmológicos naturales, p. Las fluctuaciones cuánticas de un multiverso, llevaron al Big Bang,[19]​ y la nucleosíntesis estelar provocó los primeros elementos químicos a lo largo de la evolución estelar, la formación del Sistema Solar y los procesos involucrados en la abiogénesis surgieron de causas naturales.[20][21]​ Los naturalistas razonan sobre "cómo", no sobre "si" ocurrió la evolución. Sostienen que la existencia de la humanidad no es por diseño inteligente sino más bien un proceso natural de emergencia. Con el disco protoplanetario creando cuerpos planetarios, incluyendo el Sol y la luna, las condiciones para que la vida surja hace miles de millones de años, junto con la formación natural de placas tectónicas, la atmósfera, masas de tierra , y el origen de los océanos también contribuiría al inicio de la evolución biológica que ocurriría después de la llegada de los primeros organismos, como se evidencia tanto en el registro fósil como en la escala de tiempo geológico.

La mente es un fenómeno naturalEditar

Los naturalistas metafísicos no creen en un alma o espíritu, ni en fantasmas, y al explicar lo que constituye la mente rara vez apelan a dualismo de sustancias. Si la mente de uno, o más bien la identidad y la existencia como una persona, es enteramente el producto de procesos naturales, se siguen tres conclusiones según WT Stace. Las ciencias cognitivas son ​​capaces de dar cuenta de cómo los fenómenos culturales y psicológicos, tales como religión, moralidad, lenguaje , y más, evolucionaron a través de procesos naturales. La conciencia en sí también sería susceptible a los mismos principios evolutivos que seleccionan otros rasgos.[22]

Utilidad de la inteligencia y la razónEditar

Los naturalistas metafísicos sostienen que la inteligencia es el refinamiento y la mejora de las facultades evolucionadas naturalmente. La certeza de la lógica deductiva permanece sin explicación por esta visión esencialmente probabilística. Sin embargo, los naturalistas creen que cualquiera que desee tener más creencias verdaderas que falsas debe buscar perfeccionar y emplear consistentemente su razón para probar y formar creencias. Los métodos empíricos (especialmente aquellos de uso probado en las ciencias) son insuperables para descubrir los hechos de la realidad, mientras que los métodos de razón pura solo pueden descubrir con seguridad errores lógicos.[23]

Vista del almaEditar

Según el naturalismo metafísico, la inmaterialidad, al ser no procedimental e incorpórea, no es diferenciable de la nada. La nada inmaterial del alma, al ser un estado no óntico, no es compartimentable ni atribuible a diferentes personas y diferentes memorias, es no operativa y no puede manifestarse en diferentes estados para representar información .

HistoriaEditar

Filosofía antigua y medievalEditar

El naturalismo fue la fundación de dos (Vaisheshika, Nyaya) de las seis escuelas ortodoxas y una (Carvaka) escuela heterodoxa del hinduismo.[24][25]​ Las escuelas Carvaka, Nyaya y Vaisheshika se originaron en los siglos VII, VI y II a. C., respectivamente.[26]

El naturalismo metafísico occidental se originó en la Filosofía griega. Los primeros filósofos presocráticos s, especialmente los Milesian (Thales, Anaximandro, y Anaxímenes) y los atomistas (Leucipo y Demócrito), fueron etiquetados por sus pares y sucesores como los physikoi (del griego φυσικός o physikos, que significa "filósofo natural", tomando prestada la palabra φύσις o physis, que significa "naturaleza") porque investigaron las causas naturales, a menudo excluyendo cualquier papel de los dioses en la creación u operación del mundo. Esto eventualmente condujo a sistemas completamente desarrollados como el Epicureismo, que buscaba explicar todo lo que existe como el producto de átomos que caen y se desvían en un vacío.[27]

Aristóteles examinó el pensamiento de sus predecesores y concibió la naturaleza de una manera que trazó un término medio entre sus excesos.[28]

El mundo de Platón de la eterna e inmutable Formas, imperfectamente representado en la materia por un divino Artesano, contrasta marcadamente con las diversas Weltanschauungen mecanicistas, de las cuales el atomismo fue, al menos en el siglo IV, el más destacado... Este debate persistiría en todo el mundo antiguo. El mecanismo atomista recibió una inyección de Epicuro... mientras que los estoicos adoptaron un teleología divina... La elección parece simple: mostrar cómo podría surgir un mundo estructurado y regular de procesos no dirigidos, o inyectar inteligencia al sistema. Así veía las cosas Aristóteles... cuando aún era un joven acólito de Platón. Cicerón… conserva la propia imagen de la cueva de Aristóteles: si los troglodytes fueran traídos de repente al mundo superior, inmediatamente supondrían que había sido arreglado inteligentemente . Pero Aristóteles llegó a abandonar este punto de vista; aunque cree en un ser divino, el Primer motor no es la causa eficiente de la acción en el Universo, y no juega ningún papel en su construcción o disposición... Pero, aunque rechaza Artífice divino, Aristóteles no recurre a un mecanismo puro de fuerzas aleatorias. En cambio, busca encontrar un camino intermedio entre las dos posiciones, uno que se base en gran medida en la noción de Naturaleza, o Physis.[29]

Con el surgimiento y dominio del cristianismo en Occidente y la expansión posterior del Islam, el naturalismo metafísico fue generalmente abandonado por los intelectuales. Por lo tanto, hay poca evidencia de ello en la filosofía medieval. La reintroducción de la epistemología empírica de Aristóteles, así como los tratados previamente perdidos de los filósofos naturales grecorromanos, que comenzó con la escolástica medieval (Escolasticismo) sin dar como resultado ningún aumento notable en el compromiso con el naturalismo.

Filosofía modernaEditar

No fue hasta la Era de la filosofía moderna temprana y la Ilustración que naturalistas como Benedict Spinoza (quien presentó una teoría del paralelismo psicofísico), David Hume,[30]​ y los defensores del materialismo francés (en particular, Denis Diderot), Julien La Mettrie y Baron d'Holbach, comenzaron a surgir de nuevo en los siglos XVII y XVIII. En este período, algunos naturalistas metafísicos se adhirieron a una doctrina distinta, el materialismo, que se convirtió en la categoría dominante del naturalismo metafísico ampliamente defendida hasta finales del siglo XIX.

Immanuel Kant rechazó (reduccionista) posiciones materialistas en metafísica,[31]​ pero no era hostil al naturalismo. Su filosofia Trascendencia se considera una forma de naturalismo liberal.[32]

En la filosofía moderna tardía, Naturphilosophie, una forma de filosofía natural, fue desarrollada por Friedrich Wilhelm Joseph von Schelling[33]​ y Georg Wilhelm Friedrich Hegel[33]​ como un intento de comprender la naturaleza en su totalidad y delinear su estructura teórica general.

Una versión del naturalismo que surgió después de Hegel fue el materialismo antropológico de Ludwig Feuerbach,[34]​ que influyó en el materialismo histórico de Karl Marx y Friedrich Engels, la "filosofía de la naturaleza" de la "dialéctica materialista" de Engels (Dialéctica de la naturaleza), y el materialismo dialéctico de su seguidor Georgi Plekhanov.[35]

Otra escuela notable de la filosofía moderna tardía que defendía el naturalismo era el materialismo alemán: los miembros incluían Ludwig Büchner, Jacob Moleschott, y Carl Vogt.[36][37]

Filosofía contemporáneaEditar

A principios del siglo XX, se descubrió que la materia era una forma de energía y, por lo tanto, no era fundamental como habían asumido los materialistas. (Véase Historia de la física.) En la contemporánea filosofía analítica, renovada atención al problema de los universales, filosofía de las matemáticas, el desarrollo de lógica matemática, y el post-positivista renacimiento de la metafísica y la filosofía de la religión, inicialmente a través de Wittgensteinian filosofía lingüística, además puso en tela de juicio el paradigma naturalista. Desarrollos como estos, junto con aquellos dentro de la ciencia y la filosofía de la ciencia trajeron nuevos avances y revisiones de doctrinas naturalistas por parte de filósofos naturalistas a la metafísica, la ética, la filosofía del lenguaje, la filosofía de la mente, epistemología, etc., cuyos productos incluyen fisicalismo y materialismo eliminativo, superveniencia, teoría causal de la referencia, teorías causales de referencia, monismo anómalo, epistemología naturalizada (por ejemplo, fiabilidad), internalismo y externalismo, naturalismo ético, y dualismo de propiedad, por ejemplo.

Una versión politizada del naturalismo que ha surgido en la filosofía contemporánea es el Objetivismo de Ayn Rand. El objetivismo es una expresión del capitalista idealismo ético dentro de un marco naturalista. En ética, los humanistas seculares también respaldan en gran medida la postura del naturalismo metafísico.[38]

El uso actual del término naturalismo "deriva de los debates en Estados Unidos en la primera mitad del siglo pasado. Los autoproclamados 'naturalistas' de ese período incluyeron John Dewey, Ernest Nagel, Sidney Hook y Roy Wood Sellars".[39]

Actualmente, el naturalismo metafísico es más ampliamente aceptado que en siglos anteriores, especialmente, pero no exclusivamente, en las comunidades de ciencias naturales y angloamericanas, filosofía analítica. Si bien la gran mayoría de la población del mundo permanece firmemente comprometida con visiones del mundo no naturalistas, los defensores contemporáneos prominentes del naturalismo y/o las tesis y doctrinas naturalistas de hoy incluyen J. J. C. Smart, David Malet Armstrong, David Papineau, Paul Kurtz, Brian Leiter, Daniel Dennett, Michael Devitt, Fred Dretske, Paul y Patricia Churchland, Mario Bunge, Jonathan Schaffer, Hilary Kornblith, Quentin Smith, Paul Draper y Michael Martin, entre muchos otros filósofos académicos.[cita requerida]

Según David Papineau, el naturalismo contemporáneo es una consecuencia de la acumulación de evidencia científica durante el siglo XX para el "cierre causal de lo físico", la doctrina de que todos los efectos físicos pueden explicarse por causas físicas.[40]

A mediados del siglo XX, la aceptación de la clausura causal del reino físico condujo a puntos de vista naturalistas aún más fuertes. La tesis del cierre causal implica que cualquier causa mental y biológica debe estar constituida físicamente, si va a producir efectos físicos. Por lo tanto, da lugar a una forma particularmente fuerte de naturalismo ontológico, a saber, la doctrina fisicalista de que cualquier estado que tenga efectos físicos debe ser físico en sí mismo. Desde la década de 1950 en adelante, los filósofos comenzaron a formular argumentos a favor del fisicalismo ontológico. Algunos de estos argumentos apelaron explícitamente al cierre causal del ámbito físico (Feigl 1958, Oppenheim y Putnam 1958). En otros casos, la confianza en el cierre causal estaba debajo de la superficie. Sin embargo, no es difícil ver que incluso en estos últimos casos la tesis del cierre causal desempeñó un papel crucial.
David Papineau"Naturalismo" en la Enciclopedia de Filosofía de Stanford[4]

Según Steven Schafersman, presidente de Texas Citizens for Science, un grupo de defensa que se opone al creacionismo en las escuelas públicas,[41]​ la adopción progresiva del naturalismo metodológico —y más tarde del naturalismo metafísico— siguió los avances de la ciencia y el aumento de su poder explicativo.[42]​ Estos avances también provocaron la difusión de posiciones asociadas al naturalismo metafísico, como el existencialismo.[43]

En la filosofía continental contemporánea, Quentin Meillassoux propuso el materialismo especulativo, un retorno poskantiano a David Hume que puede fortalecer las ideas materialistas clásicas.[44]

Argumentos a favor del naturalismo metafísicoEditar

Argumento de las mentes físicasEditar

En el contexto de debates sobre creación y evolución, el cofundador de Internet Infidels, Jeffery Jay Lowder, argumenta en contra de lo que llama "el argumento del sesgo", que a priori, el lo sobrenatural simplemente se descarta debido a una estipulación no examinada. Lowder cree que "hay buenas razones empíricas para creer que el naturalismo metafísico es verdadero y, por lo tanto, una negación de lo sobrenatural no necesita basarse en una suposición a priori ".[45]

Varios naturalistas metafísicos han utilizado las tendencias en los descubrimientos científicos sobre las mentes para argumentar que no existen mentes sobrenaturales. Jeffery Jay Lowder dice: "Dado que toda actividad mental conocida tiene una base física, probablemente no haya mentes incorpóreas. Pero Dios se concibe como una mente incorpórea. Por lo tanto, es probable que Dios no exista".[46]​ Lowder argumenta que la correlación entre la mente y el cerebro implica que las almas sobrenaturales no existen porque la posición teísta, según Lowder, es que la mente depende de esta alma en lugar del cerebro.[45]

Argumento de los sesgos cognitivosEditar

En contraste con el argumento de la razón o el argumento evolutivo contra el naturalismo, se puede argumentar que los sesgos cognitivos se explican mejor por causas naturales que como obra de Dios.[47]

Argumentos en contraEditar

Los argumentos contra el naturalismo metafísico incluyen los siguientes ejemplos.

Argumento de la razónEditar

Filósofos y teólogos como Victor Reppert, William Hasker y Alvin Plantinga han desarrollado un argumento a favor del dualismo denominado "argumento de la razón". Le dan crédito a C.S. Lewis primero sacando a la luz el argumento en su libro Milagros; Lewis llamó al argumento "La dificultad cardinal del naturalismo", que era el título del capítulo tres de "Milagros".[48]

El argumento postula que si, como implica el naturalismo, todos nuestros pensamientos son el efecto de una causa física, entonces no tenemos razón para suponer que también son la consecuencia de un fundamento razonable. Sin embargo, el conocimiento se aprehende razonando de fundamento a consecuente. Por lo tanto, si el naturalismo fuera verdadero, no habría forma de saberlo (o cualquier otra cosa), excepto por una casualidad.[48]

A través de esta lógica, la declaración "Tengo razones para creer que el naturalismo es válido" es inconsistente de la misma manera que "Nunca digo la verdad".[49]​ Es decir, concluir su verdad eliminaría los fundamentos desde los que llega a ella. Para resumir el argumento del libro, Lewis cita J. B. S. Haldane, quien apela a una línea de razonamiento similar:[50]

Si mis procesos mentales están totalmente determinados por los movimientos de los átomos en mi cerebro, no tengo motivos para suponer que mis creencias son verdaderas... y, por lo tanto, no tengo motivos para suponer que mi cerebro está compuesto de átomos.

En su ensayo "¿Es la teología poesía?", el propio Lewis resume el argumento de manera similar cuando escribe:

Si las mentes dependen totalmente de los cerebros, y los cerebros de la bioquímica, y la bioquímica (a la larga) del flujo sin sentido de los átomos, no puedo entender cómo el pensamiento de esas mentes debería tener más significado que el sonido del viento en los árboles.

Pero Lewis luego estuvo de acuerdo con la respuesta de Elizabeth Anscombe a su argumento de "Milagros".[51]​ Mostró que un argumento podría ser válido y consecuente con el suelo incluso si sus proposiciones fueran generadas a través de causa física y efecto por factores no racionales.[52]​ Similar a Anscombe, Richard Carrier y John Beversluis han escrito extensas objeciones al argumento de la razón sobre la insostenibilidad de su primer postulado.[53]

Argumento evolutivo contra el naturalismoEditar

El profesor de filosofía de la religión de la Universidad de Notre Dame y apologista cristiano Alvin Plantinga argumenta, en su argumento evolutivo contra el naturalismo, que la probabilidad de que la evolución haya producido humanos con creencias verdaderas confiables, es bajo o inescrutable, a menos que su evolución haya sido guiada, por ejemplo, por Dios. Según David Kahan de la Universidad de Glasgow, para comprender cómo se justifican las creencias, se debe encontrar una justificación en el contexto del teísmo sobrenatural, como en la epistemología de Plantinga.[54][55][56]​ (Ver también Estímulos supernormales.)

Plantinga argumenta que, juntos, el naturalismo y la evolución proporcionan un "derrotador" insuperable para la creencia de que nuestras facultades cognitivas son confiables", es decir, un argumento escéptico en la línea del demonio malvado de Descartes o cerebro en una tina.[57]

Tome el "naturalismo filosófico" como la creencia de que no hay entidades sobrenaturales, ninguna persona como Dios, por ejemplo, pero tampoco otras entidades sobrenaturales, y nada en absoluto como Dios. Mi afirmación era que el naturalismo y la teoría evolutiva contemporánea están en serio desacuerdo entre sí, y esto a pesar del hecho de que normalmente se piensa que la última es uno de los principales pilares que sostienen el edificio de la primera. (Por supuesto que "no" estoy atacando la teoría de la evolución, ni nada por el estilo; en cambio, estoy atacando la conjunción del "naturalismo" con la idea de que los seres humanos han evolucionado de esa manera. No veo nada similar. problemas con la conjunción del "teísmo" y la idea de que los seres humanos han evolucionado en la forma que sugiere la ciencia evolutiva contemporánea.) Más particularmente, sostuve que la conjunción del naturalismo con la creencia de que los seres humanos hemos evolucionado la doctrina evolutiva... es en cierto modo interesante contraproducente o autorreferencialmente incoherente.[57]
Alvin Plantinga"Introducción" en "¿El naturalismo derrotado?: Ensayos sobre el argumento evolutivo de Plantinga contra el naturalismo"

Branden Fitelson de la Universidad de California, Berkeley y Elliott Sober de la Universidad de Wisconsin-Madison argumentan que Plantinga debe demostrar que la combinación de evolución y naturalismo también vence a la una afirmación más modesta de que "al menos una minoría no despreciable de nuestras creencias son verdaderas", y que defectos como sesgo cognitivo son, no obstante, consistentes con estar hechos a la imagen de un Dios racional. Mientras que la ciencia evolutiva ya reconoce que los procesos cognitivos no son confiables, incluida la falibilidad de la propia empresa científica, la duda hiperbólica de Plantinga no es más una derrota para el naturalismo que para la metafísica teísta fundada en un Dios que no engaña y que diseñó el mente humana: "[ninguno de los dos] puede construir un argumento sin principio de pregunta que refuta el escepticismo global".[58]​ El argumento de Plantinga también ha sido criticado por el filósofo filosofía de la mente Daniel Dennett y el erudito independiente Richard Carrier quienes argumentan que un aparato cognitivo para encontrar la verdad puede resultar de la selección natural.[59]

Ver tambiénEditar

NotasEditar

  1. a b c d Schafersman, 1996.
  2. Sagan, Carl (2002). Cosmos. Random House. ISBN 9780375508325. 
  3. Danto, Arthur C. «Naturalism». The Encyclopedia of Philosophy.  editor Stone, 2008, p. 2 "Personalmente, pongo mucho énfasis en la frase "en principio", ya que hay muchas cosas que la ciencia ahora no explica. Y tal vez necesitamos algo de piedad natural con respecto a la cuestión del límite ontológico de por qué hay algo en absoluto. Pero el La idea de que el naturalismo es una noción polémica es importante."
  4. a b c Papineau, 2007.
  5. Plantinga, 2010
  6. The Cosmos Is All That Is, consultado el 27 de enero de 2022 .
  7. Albaigès Olivart, José María y M. Dolors Hipólito (1997). Un siglo de citas. Planeta. Consultado el 27 de enero de 2022. 
  8. (A.Sergei, 2000)
  9. Scott, Eugenie C. (1996). «"Creationism, Ideology, and Science"». En Gross; Levitt; Lewis, eds. The Flight From Science and Reason. The New York Academy of Sciences. pp. 519-520. 
  10. Scott, Eugenie C. (2008). «Science and Religion, Methodology and Humanism». NCSE. Consultado el 20 de marzo de 2012. 
  11. (Strahler, 1992, p. 3)
  12. (Gould, 1987, p. 120)
  13. Gould, 1987, p. 119
  14. (Gould, 1965, pp. 223–228)
  15. (Gould, 1984, p. 11)
  16. Simpson, 1963, pp. 24–48
  17. Hooykaas, 1963, p. 38
  18. Schafersman, 1996, Section "The Origin of Naturalism and Its Relation to Science": "Certainly most philosophical naturalists today are materialists[...]"
  19. Kreidler, Marc (2 de marzo de 2007). «Victor Stenger - God: The Failed Hypothesis | Point of Inquiry». 
  20. Carrier, 2005, pp. 166–68
  21. Richard Carrier, [The Argument from Biogenesis: Probabilities Against a Natural Origin of Life], Biology and Philosophy 19.5 (November 2004), pp. 739–64.
  22. Stace, W. T., Mysticism and Philosophy. N.Y.: Macmillan, 1960; reprinted, Los Angeles: Jeremy P. Tarcher, 1987.
  23. Carrier, 2005, pp. 53–54
  24. A Chatterjee (2012), Naturalism in Classical Indian Philosophy, The Stanford Encyclopedia of Philosophy (Fall 2014 Edition), Edward N. Zalta (ed.)
  25. Dale Riepe (1996), Naturalistic Tradition in Indian Thought, Motilal Banarsidass, ISBN 978-8120812932, pp. 227–246
  26. Oliver Leaman (1999), Key Concepts in Eastern Philosophy. Routledge, ISBN 978-0415173629, page 269
  27. O'Keefe, Tim (2010). Epicureanism. University of California Press. pp. 11-13. 
  28. See especially Physics, books I and II.
  29. Hankinson, R. J. (1997). Cause and Explanation in Ancient Greek Thought. Oxford University Press. p. 125. ISBN 978-0-19-924656-4. 
  30. William Edward Morris, "David Hume", The Stanford Encyclopedia of Philosophy (21 May 2014), Edward N. Zalta (ed.)
  31. Immanuel Kant. Stanford Encyclopedia of Philosophy. 2020. 
  32. Hanna, Robert, Kant, Science, and Human Nature. Clarendon Press, 2006, p. 16.
  33. a b Frederick C. Beiser(2002), German Idealism: The Struggle Against Subjectivism 1781–1801, Harvard university Press, p. 506.
  34. Axel Honneth, Hans Joas, Social Action and Human Nature, Cambridge University Press, 1988, p. 18.
  35. See Georgi Plekhanov, "For the Sixtieth Anniversary of Hegel's Death" (1891). See also Plekhanov, Essays on the History of Materialism (1893) and Plekhanov, The Development of the Monist View of History (1895).
  36. Owen Chadwick, La secularización de la mente europea en el siglo XIX, Cambridge University Press, 1990, p. 165: "Durante la década de 1850, los científicos alemanes ... llevaron a cabo una controversia conocida ... como la controversia materialista. Se asoció especialmente con los nombres de Vogt, Moleschott y Büchner" y p. 173: "Los franceses se sorprendieron al ver a Büchner y Vogt... [L]os franceses se sorprendieron del materialismo alemán".
  37. The Nineteenth Century and After, Vol. 151, 1952, p. 227: "the Continental materialism of Moleschott and Buchner".
  38. Eugenie C. Scott, National Centre for Science and Education, "Science and Religion, Methodology and Humanism": "science must be limited to using just natural forces in its explanations.This is sometimes referred to as the principle of methodological materialism in science ... Scientists use only methodological materialism because it is logical, but primarily because it works. We don't need to use supernatural forces to explain nature, and we get farther in our understanding of nature by relying on natural causes."
  39. Papineau, David "Naturalism", in "The Stanford Encyclopedia of Philosophy"
  40. David Papineau, "The Rise of Physicalism" in Physicalism and its Discontents, Cambridge (2011).
  41. Williams, Sally (4 de julio de 2007). «The God curriculum». The Telegraph (London). Consultado el 26 de diciembre de 2008. Uso incorrecto de la plantilla enlace roto (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial, la primera versión y la última).
  42. Schafersman, 1996, Section "The Origin of Naturalism and Its Relation to Science": "El naturalismo no existió como filosofía antes del siglo XIX, sino solo como un método ocasionalmente adoptado y no riguroso entre los filósofos naturales. Es una filosofía única en el sentido de que no es antigua ni anterior a la ciencia, y que se desarrolló en gran parte debido a a la influencia de la ciencia.
  43. Schafersman, 1996, Section "The Origin of Naturalism and Its Relation to Science": "El naturalismo es casi único en el sentido de que no existiría como filosofía sin la existencia previa de la ciencia. Comparte este estatus, en mi opinión, con la filosofía del existencialismo".
  44. Quentin Meillassoux (2008), After Finitude, Bloomsbury, p. 90.
  45. a b Lowder, Jeffery Jay (March 1999). «The Empirical Case for Metaphysical Naturalism». Internet Infidels Newsletter. 
  46. «Argument from Physical Minds». infidels.org. 
  47. «The Argument from Cognitive Biases». infidels.org. 
  48. a b Victor Reppert C.S. Lewis's Dangerous Idea. Downers Grove, Illinois: InterVarsity Press, 2003. ISBN 0-8308-2732-3
  49. «A Response to Richard Carrier's Review of C.S. Lewis's Dangerous Idea». infidels.org. Archivado desde el original el 20 de diciembre de 2008. 
  50. «Philosophy Homepage | Department of Philosophy | UNC Charlotte». philosophy.uncc.edu. Archivado desde el original el 20 de diciembre de 2008. 
  51. Sayer, George (2005). Jack: A Life of C. S. Lewis. Crossway. ISBN 978-1581347395. (requiere registro). 
  52. The Socratic Digest, No. 4 (1948)
  53. Beversluis, John (2007). C.S. Lewis and the Search for Rational Religion (Revised and Updated). Prometheus Books. ISBN 978-1591025313. 
  54. «Gifford Lecture Series – Warrant and Proper Function 1987–1988». Archivado desde el original el 4 de enero de 2012. 
  55. Plantinga, Alvin (11 de abril de 2010). «Evolution, Shibboleths, and Philosophers – Letters to the Editor». The Chronicle of Higher Education. «...De hecho, creo que la evolución funciona como un shibboleth contemporáneo por el cual distinguir las cabras fundamentalistas ignorantes de las ovejas informadas y científicamente alfabetizadas. Según Richard Dawkins, "es absolutamente seguro decir que, si te encuentras con alguien que dice no creer en la evolución, esa persona es ignorante, estúpida o loca (o malvada, pero prefiero no considerar eso)". Daniel Dennett va Dawkins uno (o dos) más allá: 'Cualquiera que hoy dude de que la variedad de vida en este planeta fue producida por un proceso de evolución es simplemente ignorante, imperdonablemente ignorante'. Te despiertas en medio de la noche; piensas, ¿puede ser verdad toda esa historia darwiniana? ¡Pam! Eres inexcusablemente ignorante. Creo que la evolución se ha convertido en un ídolo moderno de la tribu. Pero, por supuesto, ni siquiera comienza a deducirse que creo que la teoría científica de la evolución es falsa. Y yo no. » 
  56. Plantinga, Alvin (1993). Warrant and Proper Function. Oxford: Oxford University Press. Chap. 11. ISBN 0-19-507863-2. 
  57. a b Beilby, J.K. (2002). «Introduction by Alvin Plantinga». Naturalism Defeated?: Essays on Plantinga's Evolutionary Argument Against Naturalism. Reference, Information and Interdisciplinary Subjects Series. Ithaca: Cornell University Press. pp. 1-2, 10. ISBN 978-0-8014-8763-7. LCCN 2001006111. 
  58. Fitelson, Branden; Elliott Sober (1998). «Plantinga's Probability Arguments Against Evolutionary Naturalism». Pacific Philosophical Quarterly 79 (2): 115-129. doi:10.1111/1468-0114.00053. 
  59. Carrier, 2005, pp. 181–188

ReferenciasEditar

Books
Journals
  • Gould, Stephen J. (1965). «Is uniformitarianism necessary». American Journal of Science 263. 
Web

Otras lecturasEditar

Resumen históricoEditar

  • Edward B. Davis y Robin Collins, "Naturalismo científico". En Ciencia y Religión: Una Introducción Histórica, ed. Gary B. Ferngren, Johns Hopkins University Press, 2002, págs. 322–34.

ProEditar

ContraEditar

Enlaces externosEditar