Abrir menú principal

Sustancia (filosofía)

En filosofía, la sustancia o substancia[1]​ de una cosa constituye su ser o su esencia, entendida como aquello que «subyace» o «está debajo» de las cualidades o accidentes, y que les sirve de soporte. En este sentido se supone que una característica de la sustancia es que ésta puede permanecer igual al cambiar las cualidades que soporta; por lo contrario, un cambio de la sustancia es un cambio a otra sustancia.[2]

EtimologíaEditar

El vocablo sustancia proviene de la palabra latina substantia, sustantivo abstracto derivado del verbo substare, que significa «estar debajo». Originalmente se usó como traducción del griego ὑπόστασις (hypóstasis),[3]​ con el significado de «ser concreto» o «realidad», en contraposición con «ser imaginario» o bien «nombre». Después se lo pasó a emplear como traducción del término οὐσία (ousía), usado por Aristóteles para referirse al sujeto de los predicamentos en su teoría de las categorías. [2]

Historia del conceptoEditar

Filosofía antiguaEditar

AristótelesEditar

Aristóteles, en su tratado lógico Categorías (2a11-19) caracteriza la sustancia (ousía) de la siguiente manera:

La substancia, en el sentido más propio, primario y profundo de la palabra es aquello que ni se predica de un sujeto, ni está presente en un sujeto, por ejemplo, un hombre o un caballo individual.[4]

También en ese lugar define lo que llama sustancia segunda:

Substancia segunda es el nombre que se da a las especies en que se incluyen las cosas llamadas substancias primeras y también los géneros de esas especies.

Por otro lado, en la Metafísica, Aristóteles pone la sustancia como objeto de estudio de la ciencia del ser en cuanto ser o ente en cuanto ente (ὂν ἧ ὄν), por ser aquello a lo que se refieren en última instancia todos los sentidos del término ser o ente: [5]

(...) el ser se dice en varios sentidos, pero refiriéndose siempre a una única naturaleza; pues se llaman seres, los unos, en cuanto sustancia, los otros en cuanto atributos de la sustancia, los otros en cuanto caminos hacia la sustancia, o corrupción o privación o cualidades, producciones o generaciones de la sustancia, o negación de alguna de estas cosas o de la sustancia (...) Por lo cual es claro que también los seres en cuanto seres, pertenecen a una sola ciencia. (Metaf., IV, I, 1003a33-b16).[6]

En la misma obra Aristóteles (Metafísica IV, 3, 1029) propone varios posibles objetos del término sustancia: la esencia de una cosa, lo universal, el género, y el sujeto. También determina dos criterios para identificar la sustancia: ésta debe ser a) el sujeto de toda predicación, y b) un objeto individual que existe por separado (de otros).[7]

Filosofía modernaEditar

DescartesEditar

Descartes denominó sustancia a todo aquello que no necesita de ninguna otra cosa para existir.[8]

ReferenciasEditar

  1. ASALE (2017). Diccionario de la lengua española (Página web). Madrid: Espasa. Consultado el 5 de noviembre de 2018. «sustancia tb. substancia.» 
  2. a b Ferrater Mora, José (1964). «Substancia». Diccionario de Filosofía (5a edición). Buenos Aires: Editorial Sudamericana. pp. 734-735. 
  3. Corominas, Joan (Marzo de 1987). «Sustancia». Diccionario etimológico de la lengua castellana (3a edición). Madrid: Gredos. 
  4. Guthrie, W. K. C. (1993). «La lógica, el instrumento de la filosofía». Historia de la filosofía griega. Tomo VI. Introducción a Aristóteles. Madrid: Gredos. p. 155. 
  5. Guthrie, W. K. C.. «La substancia». op. cit. pp. 218-219. 
  6. Mondolfo, Rodolfo (1959). El pensamiento antiguo (4a edición). Buenos Aires: Losada. p. 152. 
  7. Guthrie, W. K. C.. loc. cit. p. 222. 
  8. Descartes, René (1644). Principia philosophiae I, 51 (en latín). «Per substantiam nihil aliud intelligere possumus quam rem quae ita existit, ut nulla re indigeat ad existendum.».