Yehud fue una provincia del Imperio Neo-Babilónico, desde la supresión de la rebelión judía en el año 585/6 a.C.

Yehud
Provincia
Coordenadas 31°47′00″N 35°13′00″E / 31.7833, 35.2167Coordenadas: 31°47′00″N 35°13′00″E / 31.7833, 35.2167
Capital Jerusalén
Entidad Provincia

AntecedentesEditar

Estuvo bajo la administración de Godolías, aunque rápidamente fue despoblada después de su asesinato y otra revuelta fracasada alrededor del año 581/2 a.C. La provincia fue absorbida por el Imperio Aqueménida con el derrumbamiento del Imperio Babilónico en 539 a. C.

A finales del siglo VII aC, Judá se convirtió en un reino vasallo del Imperio neobabilónico; sin embargo, había facciones rivales en la corte de Jerusalén, algunos apoyando la lealtad a Babilonia, otros instando a la rebelión. En los primeros años del siglo VI, a pesar de las fuertes protestas del profeta Jeremías y otros, el rey Sedecías se rebeló contra Nabucodonosor y entró en una alianza con el faraón Apries de Egipto. La rebelión fracasó, y en 597 aC muchos Judíos, incluyendo el profeta Ezequiel, fueron exiliados a Babilonia. Unos años más tarde Judá se sublevó una vez más. En 589 Nabucodonosor sitió de nuevo a Jerusalén, y muchos judíos huyeron a Moab, Amon, Edom y otros países para buscar refugio. La ciudad cayó después de un asedio de dieciocho meses y Nabucodonosor saqueo y destruyó Jerusalén y quemó el Templo. Así, en 586 aC, gran parte de Judá fue devastada, la familia real, el sacerdocio y los escribas -la élite del país- fueron exiliados en Babilonia y el antiguo reino sufrió un fuerte declive tanto económico como poblacional.[1]

HistoriaEditar

Era babilónica (587–539 a. C. )Editar

El reino anterior de Judá entonces devenía una provincia babilónica, con Godolías, un judío que no pertenecía a la dinastía del rey David. Según Miller y Hayes, la provincia incluida las ciudades de Bethel en el del norte, Mizpah, Jerico en el este, Jerusalén, Beth-Zur en el del oeste y Ein Guedi en el sur.[2]​ El centro administrativo de la provincia era Mizpah y no Jerusalén.[3]​ Los judíos que se habían refugiado en los países circundantes regresaron a Juda.[4]

Aun así, Godolías fue asesinado por un miembro de la casa real anterior, provocando, por miedo a la represalia, un movimiento masivo de refugiados a Egipto,[5]​ donde el profeta Jeremías fue su líder moral.[6]

A pesar de que las fechas no son aclaradas en la Biblia, esto probablemente aconteció aproximadamente en el año 582/1 a.C., algunos cuatro o cinco años y tres meses después de la destrucción de Jerusalén y el Primer Templo en 586 a. C. .[cita requerida][7]

DemografíaEditar

El Libro de Jeremías informa que un total de 4,600 de judíos fueron exiliados a Babilonia. A estos números tienen que ser añadidos aquellos deportados por Nabucodonosor en 597 a. C. siguiendo el primer asedio a Jerusalén, cuándo fue deportado el rey de Judá, Jeconías, y su tribunal y otros ciudadanos prominentes, junto con una porción de la población de Judá, totalizando aproximadamente 10,000. El Libro de los reyes también sugiere que sean ocho mil. Israel Finkelstein, un arqueólogo prominente, sugiere que el 4,600 representó las cabezas de casas y 8,000 era el total, mientras que 10,000 sería un número redondeando hacia arriba. Jeremías también da a entender que un número equivalente puede haber huido a Egipto. Considerando esto, Finkelstein sugiere que 3/4 de la población de Judá había quedado.

ReferenciasEditar

  1. Lester L. Grabbe, A History of the Jews and Judaism in the Second Temple Period - Vol 1: A History of the Persian Province of Judah (2004)] ISBN 0-567-08998-3, p.28.
  2. James Maxwell Miller and John Haralson Hayes, A History of Ancient Israel and Judah (1986) ISBN 0-664-21262-X, p.xxi, 425.
  3. 25:22–24, 40:6-8
  4. 40:11–12
  5. 25:26, 43:5–7
  6. 44:1
  7. «The History of the Benjamin Region under Babylonian Rule». Tel Aviv 26 (2): 155-190. 1 de agosto de 1999. ISSN 0334-4355. doi:10.1179/tav.1999.1999.2.155.