Ayuda:Cómo redactar un artículo destacado/Versión 1

Supongamos que quieres escribir un artículo bueno o incluso uno que merece estar nombrado entre los artículos destacados, considerados por consenso los mejores artículos de Wikipedia. Tu objetivo es entonces cumplir el máximo número de los criterios de artículo destacado que puedas. Esto es una orientación de cómo conseguirlo.

Investigación y planificaciónEditar

 
Las fuentes son vitales en una enciclopedia, pero ¿cómo elegir las correctas?

Es necesario tenerse siempre presente que, para una enciclopedia, las fuentes son más de la mitad del trabajo, y las conclusiones de los wikipedistas el 0 %, lo que no sucede con otras disciplinas como, por ejemplo, los ensayos. La falta de documentación, junto con los problemas de veracidad y lo incompleto de los contenidos, ha constituido una de las críticas a Wikipedia.[1]

Plantear el temaEditar

Como primer punto, es necesario plantear el problema por investigar: de ahí es de donde parte la investigación, seguido de un método científico para efectuarlo, explicado más adelante. En este paso existen tres tentaciones que deben vigilarse, explicadas en el ensayo Wikipedia:Tentaciones comunes cuando se documenta un artículo:

  • Utilizar las primeras web encontradas
  • Considerar que los sitios web pueden proporcionar toda la información necesaria
  • Utilizar un solo libro, artículo, web o similar, como la fuente sobre la que se asiente la parte mollar del trabajo, por el riesgo de cometer un plagio.[nota 1]

Todas ellas acarrean varios problemas, como la obtención de fuentes que no son de gran calidad o reflejar los mismos puntos de vista y la misma valoración de las materias realizadas por las obras encontradas. En este contexto, un motor de búsqueda genérico, como Google, no es la mejor herramienta. Entregan mejores fuentes otras específicas, por seguir con el ejemplo de Google serían más adecuados Google Libros y Google Académico, para localizar libros y revistas de contenido académico.

Una vez realizada una búsqueda puede suceder que se consiga un número muy pequeño de resultados o muy grande. El primer caso suele ser para temas no excesivamente influyentes y el segundo para otros más generales. En esta última situación aparecen otros dos problemas: el encontrar una y otra vez con información copiada, resúmida o incluso plagiada;[2]​ o dejarse llevar por las preferencias personales a la hora de decantarse por unas fuentes y no por otras.[nota 2]

Ante las situaciones dadas de que mucha de la información sea copiada o citada y que tendamos a no consultar las obras contrarias a nuestro parecer, la planificación debe responder respectivamente:

  • ¿Cómo se puede llegar a saber los títulos que mejor recogen esos puntos de vista? (#Hacer fichero)
  • ¿Cómo puedo hacer para no dejarme guiar por mis gustos y preferencias, conscientemente o no? (#El estado de la cuestión)

Hacer ficheroEditar

 
“Hacer fichero” proviene de cuando ciertas tareas de biblioteconomía se realizaban en fichas.
Un artículo destacado debe estar basado en hechos. Para que un artículo pueda considerarse completo y basado en hechos, necesita referencias. Pero meramente listar referencias para cumplir con el requisito no es suficiente. Es necesario investigar el tema para asegurarse de incluir todos los aspectos que deben cubrirse para describirlo completa y exactamente según los hechos y datos.

Para elaborar un artículo destacado, debe consultarse detenidamente un número considerable de fuentes fiables de alta calidad sobre el tema. Para la mayoría de temas, esto implica consultar fuentes como libros de texto y/o revistas científicas. Debería ser obvio saber si se ha hecho la suficiente investigación por el número y calidad de las referencias. La ventaja de investigar y emplear fuentes fiables de calidad es que se eliminan casi todos los problemas de neutralidad, y permite emplear más tiempo para mejorar el artículo.

Cuando haya un punto que genere mucho debate, debe citarse directamente la fuente disponible que lo apoye más fiablemente. No hay un estilo obligatorio para el formato de las citas en línea, con lo cual es suficiente con seguir las recomendaciones hechas en WP:REF (Harvard o notas al pie).
Para garantizar la calidad de los artículos de Wikipedia, es necesario basarlos en fuentes fiables y verificables, aceptándose como referencias solamente los trabajos de autores acreditados en la materia en cuestión y no las opiniones personales de los wikipedistas.

Por norma general, cualquier tema posee varios puntos de vista y muchas fuentes.[nota 3]​ Para saber cuales son más relevantes que otras del mismo punto de vista e incluir las necesarias sin dejarse llevar por preferencias personales, existe una técnica muy antigua conocida como hacer fichero. Los pasos pueden ser los siguientes:

  • Consultar la bibliografía del libro más reciente: la última obra publicada citará los trabajos escritos con anterioridad. Eso nos indica los siguientes títulos que debemos buscar, al ser otra fuente de puntos de vista.
  • Consultar los libros mencionados en el apartado anterior: así veremos qué autores se repiten más, por lo tanto, cuales son los más importante. Además, reuniremos una considerable cantidad de fuentes que podremos consultar. Así, si una no es posible localizarla la podemos sustituir por otra. Esto puede ser difícil en temas técnicos, donde pueden encontrarse libros enteros sin una sola cita ni bibliografía de ningún tipo, como en obras de Chris Chant (2006).[nota 5]
  • Jerarquizar las obras por su calidad: esto nos permite dosificar los esfuerzos y acudir primero a las mejores. Al mismo tiempo, permite saber cuánto espacio dedicarles. Pero este último punto nos conduce a la pregunta siguiente.

¿Cómo se conoce la calidad de una obra?Editar

Antes incluso de la Gran Biblioteca de Alejandría ya existían técnicas para seleccionar los documentos valiosos y descartar los superfluos,[7]​ sin dedicar los siempre limitados recursos disponible a intentar adquirirlo todo. Dichas técnicas no han dejado de crecer y ahora la calidad de un trabajo se fija por varios criterios, unos más importantes que otros:

 
Los datos impresos al principio de una obra generalmente arrojan bastante luz sobre su calidad.
  • El autor: quizá sea el primero y más destacado de todos los datos para valorar una fuente.[nota 6]​ A su vez, dentro de las obras firmadas, un tema de aeronáutica, por ejemplo, será más fiable en principio si lo escribió un ingeniero industrial que un periodista. De la misma forma, entre periodistas, la información dada por uno que publica en revistas de dicho sector tenderá en principio a poseer más calidad que otra redactada por un experto en economía o en política internacional. Existen excepciones a esta norma. Un editorial periodístico no lo suscribe una persona concreta, sino la empresa editora; por lo tanto, la relevancia de dicha opinión la dará el medio. Otro tanto se puede afirmar de algunos informes redactados por determinadas entidades públicas o privadas sin indicar autor. En ese caso son los directivos de dicha entidad quienes asumen su autoría.
  • El editor y la editorial: la editorial y el editor han venido realizando la tarea de traducir y encauzar los originales, pulir defectos e incluso agregar detalles considerados importantes.[8]​ Cada editor y cada editorial suelen especializarse, por lo que terminan reuniendo conocimientos y contactos para poder evaluar las obras que les llegan; así pueden discernir las que son veraces y las que no.[nota 7]​ Como en los casos anteriores, existen excepciones. A veces, una persona, física o jurídica, es también editor de sus propios libros, lo que merma calidad a la fuente al no existir una segunda revisión. Así, la misma información tendrá más calidad si ha sido publicada por un medio especializado en la materia que por uno generalista, ya que los editores han realizado hasta el momento una labor de filtrado y pulido.[9]
  • La fecha o el año: la inmediatez o lejanía cronológica pueden ser muy esclarecedoras de la calidad que dicho documento puede ofrecer; además, resultan muy útiles para encontrar el trabajo concreto. En principio, cuanto más reciente sea la fuente a la fecha actual y más alejada del lo relatado, más fácilmente puede haber realizado una compilación de todo lo publicado con anterioridad, más tiempo habrá tenido para conocer las consecuencias de los hechos y dispondrá de un marco más amplio, especialmente en acontecimientos sociales. Como en el caso anterior, surgen varias excepciones. En Historia Antigua los títulos de autores clásicos pueden ser tan importantes o más que lo escrito en el mes actual por un periodista, pese a separarlos mil años o más.
  • El lugar: el lugar de publicación puede indicar si la fuente ha pasado por una censura previa o no;[nota 8]​ de la misma forma, el lugar indica si la información ha sido recogida in situ o, por el contrario, es una versión de otros medios, como agencias de noticias, redes sociales, testimonios de protagonistas, etc.
  • La bibliografía que aporta: los trabajos que no citan sus fuentes deben ser considerados como de menor importancia, en un principio. El no aportar las fuentes utilizadas puede ser síntoma, por una parte, de no haber realizado un estado de la cuestión suficientemente concienzudo y, por tanto, con peligro de lagunas y sesgos. Por otra, de priva de un indicador sobre la meticulosidad y laboriosidad del autor a la hora de seleccionar la documentación disponibles. Podría existir al menos una excepción a este criterio: los autores de temas técnicos posteriores a 1945, sobre todo militares, pueden prescindir de bibliografía y referencias o ser estas muy escasas, como Chant (2006), Laban (2006) o también Lehbrink y von Osterroth (2010).[nota 9]
  • La cantidad de recursos invertidos: los recursos invertidos son un concepto valorativo, no tan fácil de determinar como los anteriores. En principio, las fuentes que más han costado producir pueden ser consideradas, a priori, de mejor calidad. Así, un libro en papel es más fiable en principio que un sitio web, pues se le supone más reflexión antes de realizar un desembolso en papel, tinta, encuadernación, distribución, etc. Como en los criterios anteriores, existen excepciones: un documental puede requerir muchos más recursos económicos que un libro; sin embargo, tiene menor consideración, no por cuestiones de fiabilidad, sino porque la información que puede contener es muy pequeña.[nota 10]

Después aparecen otros, útiles para localizar la obra o el pasaje concreto, pero de una escasa repercusión en el contenido.[nota 11]​ Resumiendo:

Las fuentes de calidad excelente reúnen los seis criterios, las de buena calidad cinco y si solo fuesen cuatro los datos aportados sería discutible si dichas fuentes pueden ser válidas o no. Para más información: Wikipedia:Ejemplos para determinar la calidad de las fuentes.

El estado de la cuestiónEditar

 
Para conocer las facetas de cada materia suele ser bueno consultar primero el índice y luego el texto.
Un artículo destacado debe ser completo. Un artículo destacado debe cubrir todos los aspectos de un tema con base en su importancia. Ningún aspecto debe dominar el artículo a no ser que sea claramente el aspecto más importante del tema. Los detalles excesivos deben trasladarse a subartículos, y solo los más importantes deben resumirse en el principal. Los aspectos más importantes requieren resúmenes más largos y detallados, mientras que los menos importantes los requieren más cortos. Implica priorizar constantemente qué información es la más importante, y llevar el resto a otros artículos. Esta es la parte de los criterios (completo y punto de vista neutral) en la que más se falla.
Un artículo destacado debe ser neutral. Los artículos destacados deben ser exquisitamente neutrales. No basta con incluir todos los puntos de vista relevantes, hay que ponderarlos adecuadamente de acuerdo con su importancia en la cuestión. Al describir un punto sobre el que hay desacuerdos entre los que lo estudian, hay que describir el debate e informar al lector de su estado actual. El artículo debe redactarse de forma que no quede rastro del punto de vista particular de los autores. Escribir de forma neutral requiere práctica a la hora de plantear el artículo y de escoger el lenguaje adecuado, evitando por ejemplo elogios innecesarios.

Todo artículo destacado debe ser completo, lo cual quiere decir que se deben abordar todas las facetas de la materia elegida. La pregunta es inmediata: ¿cómo se sabe cuantas facetas posee una determinada materia? La respuesta a esta pregunta la da o debería darla otro proceso muy conocido en el mundo de la investigación: el ya mencionado estado de la cuestión. Este consta también de varios pasos:

  • Consultar los índices de las obras seleccionadas: partiendo de las fuentes encontradas en la tarea de “hacer fichero”, se puede ver a qué puntos han dedicado más atención los distintos autores o a cuáles les han asignado un apartado propio. Desgraciadamente, los titulares aparecidos en el índice no necesariamente dan una idea del contenido, razón por la cual se necesitaría leerlos, al menos en parte.
  • Obtener una lista inicial: realizado el punto anterior se debería obtener una idea básica de qué apartados, eventos, ejemplos, sucesos, teorías, etc. destaca cada experto. Así se distinguen en seguida las que se repiten en todos o casi todos, frente a otras menos mencionadas, pero que también deben ser tenidas en cuenta. En este caso, los documentales sí pueden ser de utilidad para extraer los puntos atendidos por guionistas y directores.
  • Jerarquizar la lista: las coincidencias deben reflejarse siempre y, a ser posible, ponderarlas como se ha encontrado en el apartado anterior. Realizar bien esta fase permitirá una defensa sólida si algún wikipedista pide incluir tal o cual punto que conoce o cree conocer, pero sin datos.
  • Localizar lagunas: al realizar las tareas anteriores es posible que personas bien informadas puedan detectar aspectos no tratados por ninguna de las obras recogidas. En ese caso, se podría reiniciar el proceso de “hacer fichero” para esos puntos oscuros concretos.

Pese a todo, un artículo destacado de Wikipedia no puede ser un estado de la cuestión, pues estos deben incluir aportes del autor y persiguen otro fin que los artículos enciclopédicos.[nota 12]

¿Abruma el trabajo previo? Ciertamente, conseguir algo de calidad lleva tiempo y esfuerzo; por esa razón, los conocedores de la materia, quienes dominan las fuentes, parten con mucha ventaja. Suele ser juicioso evitar escribir cualquier cosa tras haberse leído un solo libro, por grande y completo que sea. De todas formas, Benjamin Disraeli ya decía irónicamente: “el mejor modo de saber algo que ignoras es escribir un libro sobre ello”.[11]

En caso de presentar un artículo traducidoEditar

Si lo que se desea proponer como Artículo Destacado, incluso como Artículo Bueno, es un texto traducido de otra Wikipedia los dos procesos anteriores podrían saltarse. En su lugar sería conveniente realizar algunos añadidos:

  • Verificar las referencias: al no haber utilizado el editor las obras citadas debería consultarlas para cerciorarse de que afirman lo expuesto y en las páginas indicadas. Si se comprobase que fallan dos o más referencia, en principio se debería ser muy cauto a la hora de considerar ese texto como un candidato a Destacado. No importa cuan extenso sea o las muchas citas aportadas. Como se ha indicado, la fiabilidad de las fuentes integra uno de los cinco pilares sobre los que se asienta Wikipedia.
  • Aportar matices: al traducir un texto de cierto tamaño siempre aparecen posibles dobles interpretaciones; palabras o frases que puede traducirse de dos o más formas similares, pero no idénticas. En estos casos el editor/traductor debería añadir una “N. del T.” o “nota del traductor”, indicando al menos la palabra o expresión original.
  • Adaptar la traducción: un artículo de la Wikipedia en francés, en alemán o incluso en inglés puede haber sido escrito con los valores y cánones de dichas sociedades. Valores y cánones que no tienen porqué coincidir con los de las sociedades hispanas. En esos casos el editor/traductor debería incluir explicaciones, contextualizarlo a las peculiarides del mundo hispano, colocar ejemplos propios de sociedades hispano-hablantes, etc.[nota 13]

RedacciónEditar

 
No es conveniente editar nada sin tener en cuenta ciertos criterios.
Un artículo destacado debe estar bien escrito. El objetivo no es únicamente proporcionar información, sino proporcionarla de una manera clara, atractiva (para los lectores no especializados), sucinta y enciclopédica. Además de los problemas de gramática, en Wikipedia uno de los fallos más comunes son los párrafos cortos de una o dos líneas, o las secciones que son poco más que listas. Esto hace que la narrativa se interrumpa para el lector, además de dar una apariencia visual fragmentada. Suele tratarse de puntos que deberían: desarrollarse más, unirse a otros párrafos, o trasladarse a otros artículos y resumirse. Suele ayudar que el artículo sea revisado antes de ser nominado. Los enlaces rojos no son óbice para que un artículo sea destacado: pueden servir para motivar a otra persona a crear un artículo.

Referido al contenidoEditar

En un artículo destacado se pone de manifiesto lo existente con sus diferentes puntos de vista y bibliografía, que corrobore y amplíe información, por tanto:

  • Es objetivo y bien documentado: Se asienta en hechos y en principios lógicos y académicos sólidos, limitándose a recoger lo publicado o pronunciado, es por tanto verificable, por lo que se debe indicar claramente la procedencia de los textos empleados, esto implica que está prohibido copiar y pegar trabajos externos o partes de trabajos. Tus propias opiniones o conclusiones son respetables, pero Wikipedia no es el lugar para expresarlas. Recuerda que Wikipedia no es una fuente primaria. Por lo tanto, el texto del artículo destacado está referenciado a partir de fuentes con buena reputación, preferentemente fuentes accesibles y actualizadas.
  • Evita el plagio: los escritos provenientes de otras obras, como es el caso de Wikipedia, pueden dejan trazas de la fuente original, cayendo en un posible plagio. Una manera segura de redactar es, entiéndase como una exageración ilustrativa, tener los libros en una habitación y el ordenador en otra, de tal forma que la redacción se extraiga solo del propio ingenio y la memoria, cotejando luego, eso sí, el texto producido con las fuentes.
  • Es neutral y sin sesgos: tiene un punto de vista neutral, pues cubre todos los ángulos enciclopédicos del tema y presenta las diferentes opiniones de cada controversia de forma lógica y justa e indica todas las opciones sin favorecer un punto de vista en particular. Da más énfasis a las opiniones que se basan en hechos y son ampliamente aceptadas y otorga menos prioridad a las opiniones minoritarias. Suministra una cantidad de información y de referencias suficiente para que los lectores puedan informarse mejor sobre cada opinión particular.
  • Es claro, preciso y autosuficiente: es lo bastante extenso para suministrar la suficiente información, profundidad y análisis del tema en su integridad, pero sin incluir detalles superfluos o información que estaría mejor situada en “subartículos”, artículos relacionados o proyectos hermanos de Wikimedia. Es de gran importancia valorar la información para poner la esencial en el cuerpo del texto, la complementaria en notas aclaratorias y la secundaria en otros artículos o anexos. La redacción es descriptiva y debe incluir la información y la terminología esenciales de forma clara, tanto para expertos como para no expertos, con los detalles apropiados, y debe ser comprensible por sí mismo, sin que sea imprescindible leer otros artículos para entenderlo. Por tanto está libre de vaguedades, ambigüedades, malentendidos, redundancias y de información imprecisa en el espacio y el tiempo: ten en mente que un artículo en Wikipedia no indica fecha ni país de origen, por lo que hay que redactar sin suposiciones. Ejemplos: “En esa ciudad viven...”, “Actualmente existe...”, “Ayer sucedió...”, etc.

Referido a la estructuraEditar

La estructura de un artículo destacado debe seguir las indicaciones de Ayuda:Cómo se edita una página y Wikipedia:Estructura de un artículo. Además, cumple con el manual de estilo y no contiene enlaces a páginas de desambiguación (detectables con esta herramienta).

  • Sigue las convenciones de escritura estándares: se pueden ver las convenciones más importantes y otros detalles en Wikipedia:Selección de artículos buenos/millón y en Wikipedia:Qué es un artículo bueno#Errores frecuentes. En Ayuda:Cómo mejorar tu ortografía se mencionan herramientas de corrección ortográfica.
  • Tiene un buen título: De acuerdo a las convenciones de títulos en vigor se posibilita la facilidad en enlazar el artículo y en encontrarlo.
  • Empieza con una descripción clara del asunto: un artículo destacado debe tener resumen conciso en la sección introductoria. En ella se presenta de forma clara, concisa y precisa, el tema, su contexto y relevancia, sin entrar en detalles excesivos. El resumen debe ser detallado y apoyarse en hechos y referencias expuestos más tarde en el artículo, e incluir el nombre o título del mismo en negrita.
  • Se ramifica hacia afuera: el artículo contiene wikienlaces y dirige a otros artículos y a enlaces externos que añaden información significativa al tema que trata, y además pertenece a las categorías adecuadas siguiendo Ayuda:Categoría. El buscador de Wikipedia y las categorías permiten averiguar qué material relacionado existe en Wikipedia en español, para crear enlaces internos con otros artículos.
  • Incluye imágenes informativas y relevantes: Si es posible un artículo destacado debe contener archivos multimedia con licencia libre. El hecho de incluir mapas, retratos, fotografías y obras de arte, e incluso vídeos, audio y animaciones, aumentan el interés del lector y la comprensión del artículo. De acuerdo a la política de uso de imágenes la imagen debe ser consecuente con el texto al que ofrece su ilustración sirviendo para ilustrar o representar correctamente el material tratado, y hay que evitar insertar excesivas imágenes en un mismo artículo para que no eclipsen el texto; además, toda imagen debe tener un pie explicativo conciso, que señale la importancia de la imagen. Si las imágenes contienen texto explicativo en su interior, este debe estar escrito en español.
  • Posee bibliografía y referencias: un artículo destacado tiene un sección "Bibliografía", que debe complementarse con una sección que incluya llamadas de nota donde se indique la página o conjunto de páginas donde aparece la información que apoyan y sustentan los distintos fragmentos del texto del artículo, siempre y cuando esta no esté distribuida por toda la obra.
Las citas bibliográficas debe contener al menos el autor, la editorial, la año y el lugar, pero también debería incluir la edición si es un libro, caso de tener varias ediciones, o el número y el volumen si es una publicación periódica, y además, el ISBN o ISSN si lo tuviera, o el número de control OCLC, el traductor si procediera y el idioma, cuando es distinto al del artículo. En caso de ser un documento fiable alojado y extraído de Internet, indica su formato, si es una web, una entrevista, un documental, etc.
Las citas bibliográficas se puede indicar manualmente, con el uso de plantillas de referencias como {{Harvtxt}} o {{Harvnp}} y {{cita libro}} o {{cita publicación}}; pues estas plantillas, especialmente las últimas, ordenarán los datos, colocarán los signos de puntuación pertinentes y pondrán en cursiva o negrita lo procedente, según una de las convenciones aceptadas en el mundo editorial.

Véase tambiénEditar

NotasEditar

  1. No sólo es plagio aquello que es copia literal de un original con derechos, sino también todo texto producido a partir de ese original, al que se le aplican procesos de sustitución de palabras, permutaciones, adiciones intermedias o supresiones. En un sentido teórico es plagio por derivarse de una obra con derechos.
  2. A cualquier persona le cuesta más esfuerzo y le lleva más tiempo leer posturas contrarias a la suya, especialmente si se trata de política, sexo, algunos deportes, religión o la historia, la cual cambia su relato según las épocas.[3]​ En este último caso, cuanto más próxima dicha historia, más trabajosa resulta la tarea, especialmente cuando se trata de la historia vivida por uno mismo.[4]
  3. En la discusión sobre lo que se debe o no incluirse en las enciclopedias sirve como ejemplo: Assouline et al. (2008) recogen la postura según la cual artículos sobre ositos de peluche, estaciones de tren o historias de manga, entre otros, no deberían aparecer en este tipo de obras. Por contra está el otro punto de vista, según el cual, que si las enciclopedias tradicionales no habían incluido dichos tema era por falta de capacidad, no de relevancia. Arias Maldonado (2010, p. 36), por último, consta que cierta información albergada en Wikipedia debería clasificarse “entre la excentricidad y la archivística”.
  4. Véanse las primeras páginas de la obra firmada por José Felipe Ortega Soto (2009, p. 23 y siguientes) como ejemplo.
  5. Esto es debido a que la ciencia puede ser papirófila, los descubridores tienden a publicar cuanto antes su descubrimiento, pero la técnica padece más de papirofobia,[6]​ los inventores o las empresas desarrolladoras no publican sus trucos y no suelen dar permiso para hacerlo. Este problema crece con temas como el armamento militar posteriores a la Segunda Guerra Mundial.
  6. Tanto es así que los sistemas de citas lo colocan el primero y, por lo mismo, la información aparecida en webs, foros, wikis y otros medios no firmados con el nombre real del autor siempre partirá con una posición inferior en credibilidad. Por extensión, los libros que basan todas o parte de su contenido en obras anónimas siempre partirán de una credibilidad menor por ese hecho, como el de Daniel Pereyra (2007) cuando elabora su capítulo sobre los GAL.
  7. Un ejemplo. Según Luis Alfonso Gámez (2000), la editorial Secker & Warburg recibió los originales de un individuo que decía llamarse Lobsang Rampa y ser un lama tibetano exiliado. Los responsables del sello contaban con contactos como Heinrich Harrer o Agehanda Bharati, este último afirmó tras leer el original: “Las primeras dos páginas me convencieron de que el autor no era tibetano, las diez siguientes, de que nunca había estado en el Tibet o en India y de que no sabía absolutamente nada del budismo en cualquiera de sus variantes, tibetana, indú u otra”.
  8. A muchas personas, quizá poco iniciadas en la investigación, puede parecerles un dato superfluo; sin embargo, resulta de gran valor, como se vio en la Tercera Guerra del Golfo, donde los reporteros que trabajaban en Bagdad rara vez utilizaban otro calificativo distinto al de “presidente” para Sadam Husein; pero, tras su caída y fin de la censura, comenzaron a denominarlo “dictador”.
  9. La dificultad para indicar las fuentes técnicas es un tema complicado. Jeffrey T. Richelson (1998, p. 32) muestra el debate surgido en el mundo académico a raíz de aquellas investigaciones asentadas sobre información clasificada, como el publicado en Global Change Biology por William H. Schlesinger en 1996 y basados en mediciones obtenidas tras el estudio de datos suministrados por la NRO y el Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Science (revista) rechazó el artículo al faltar información vital para replicar y verificar lo escrito; pues dicha información no podía publicarse en virtud a su carácter clasificado.
  10. Un guión literario de nueve páginas puede bastar para producir cincuenta minutos aproximadamente. Pese a ello en determinadas ocasiones pueden ser una fuente más, especialmente adecuada para recoger declaraciones, realizar demostraciones o presentar secuencias cronológicas. De la misma forma, existen webs de calidad excelente o incluso excepcional, un caso puede ser http://www.nasa.gov/
  11. Por ejemplo, el ISBN, acrónimo de International Standard Book Number,[10]​ acuñada por la Agencia Internacional del ISBN (2004, p. 3 y siguientes), un número de 10 o 13 dígitos pensado para los libros comerciales aparecidos después de 1970.[10]​ Sin embargo, que un título haya sido impreso sin intención comercial no tiene por qué añadir ni restar calidad a su información. Lo mismo puede decirse de la encuadernación: la tapa dura es más costosa que la rústica, pero ello no permite presuponerle mayor calidad. En igual situación estarían las diferentes reimpresiones o re-ediciones, ponerlas aumenta el prestigio del trabajo realizado por el wikipedista, pero no el de la obra.
  12. Tres son los motivos principales.
    • Este último tipo de trabajos incluye al menos una sección de aspectos no tratados, puntos oscuros, partes que los diferentes autores no abordaron o se limitaron a esbozar, es decir, investigación original. Un artículo destacado no debería contener esa parte por muy obvia que pareciese. Puede indicar cuántos autores han tratado un determinado aspecto e, incluso, la cantidad de espacio dedicado, pero no mostrar campos considerados importantes por el wikipedista y que no aparezcan en la literatura utilizada.
    • Los editores de artículos destacados deben abstenerse de indicar maneras o metodologías de análisis no empleadas hasta el momento, cosa que sí hacen o pueden hacer los estados de la cuestión.
    • Los estados de la cuestión pueden colocar la bibliografía consultada en primer lugar, para que cualquier examinador tenga una idea inicial, cuando en Wikipedia es la información la que inicia el texto, por su carácter más práctico que académico.
  13. Daniel Fernández ilustra con un ejemplo estos aportes de los editores/traductores al preparar la autobiografía de Ava Gardner, en su edición española, y notar que no mencionaba nada de sus relaciones con el torero Mario Cabré.[8]

ReferenciasEditar

  1. Tim, O'Reilly (cinco de julio de 2013). «¿ME PUEDO FIAR DE LA WIKIPEDIA?» (documental). Nueva York: Canal de Historia. Consultado el 3 de octubre de 2013. 
  2. San José, Antonio (13 de enero de 2012). «Javier Celaya» (entrevista). Madrid: Fundación Juan March. Consultado el 10 de septiembre de 2013. 
  3. Corral, José Luis (29 de noviembre de 2012). «Ricardo Corazón de León y la tercera Cruzada» (conferencia). Madrid: Fundación Juan March. Consultado el 3 de agosto de 2013. 
  4. Juliá, Santos (11 de mayo de 2010). «Historia y memoria de la República y la Guerra Civil: una relación conflictiva» (conferencia). Madrid: Fundación Juan March. Consultado el 3 de agosto de 2013. 
  5. Vila-Sanjuán, Sergio (26 de enero de 2012). «Los esquemas clásicos del best seller» (conferencia). Madrid: Fundación Juan March. Consultado el 2 de agosto de 2013. 
  6. Quesada Sanz, 2009.
  7. Escolar Sobrino, 2001, p. 105.
  8. a b Fernández, Daniel (31 de enero de 2012). «"Best sellers", "long sellers" y "worst sellers". Cómo llega un libro a convertirse - o no- en un "best seller"» (conferencia). Madrid: Fundación Juan March. Consultado el 2 de agosto de 2013. 
  9. Ronderos, María Teresa (2011). «¿Se quedan los editores sin oficio luego de la revolución virtual?» (conferencia). Buenos Aires: FOPEA. Consultado el 5 de octubre de 2013. 
  10. a b «ISBN.COM.ES código de identificación para libros». ISBN Libros España. 2010-2013. Consultado el 15 de octubre de 2013. 
  11. Lamo de Espinosa, Emilio (28 de abril de 2009). «1989: Fin/Comienzo de una ilusión. La caída del muro de Berlín» (conferencia). Madrid: Fundación Juan March. Consultado el 19 de octubre de 2013. 

Bibliografía utilizadaEditar