Abrir menú principal

Cristóbal de Haro (Burgos?, 14...? – Burgos, noviembre de 1541), fue un mercader y financista español, miembro de una familia de comerciantes oriunda de Burgos, de origen posiblemente judío, que tuvo sedes comerciales en distintas ciudades de Europa occidental.

Cristóbal de Haro
Información personal
Nacimiento ?
Burgos?
Fallecimiento noviembre de 1541
Burgos
Nacionalidad española
Familia
Padres Juan Rodríguez de Haro
Cónyuge Catalina de Ayala
Hijos Juan, Diego, Cristóbal, Francisco, Gregorio, Jerónimo, Elena, Luisa y otro de nombre desconocido
Información profesional
Ocupación mercader, financista

Mantuvo vínculos económicos con las poderosas familias alemanas Fúcar y Bélzar.[nota 1]​ Administró una casa comercial primero en Portugal y después en España, dedicada al tráfico de diferentes mercancías, principalmente especias, con la que financió numerosas expediciones, entre otras, la primera en llegar al Río de la Plata (1511-1512) y la de Magallanes y Elcano (1519-1522), primera en circunnavegar el globo.

Fue factor de la Casa de Contratación de la Especiería de La Coruña y regidor de Burgos. Desarrolló una importante relación con el emperador Carlos V del Sacro Imperio Romano Germánico. Gracias al capital que acumuló como empresario, llegó a ser prestamista de dicho monarca. También supo operar como su informante y espía merced a los vínculos internacionales que había desarrollado como mercader.

Índice

Origen familiarEditar

Cristóbal de Haro y su familia eran oriundos de Burgos,[nota 2]​ ciudad del norte de Castilla que había llegado a ser un importante centro mercantil gracias a la exportación de lana hacia Flandes.[2]

En Burgos los Haros eran una familia reconocida que algunos historiadores consideran de judíos conversos.[3]​ El padre de Cristóbal fue el comerciante Juan Rodríguez de Haro. De su madre se desconoce el nombre, pues no lo registran los archivos parroquiales de la Iglesia burgalesa de San Lesmes, donde varios Haros tienen sepultura.[4]

Aunque centrados en Burgos, los Haros llegaron a estar representados en las principales plazas comerciales de Europa occidental,[5]​ pues como muchos hombres de negocios de los siglos XV y XVI, fueron asentándose, de modo transitorio o estable, en las ciudades mercantiles europeas de mayor importancia. Esta presencia cosmopolita les permitía integrar una tupida red de relaciones[6]​ en la que, tal como los navegantes europeos de la época, se operaba sin mayores lazos de lealtad nacional.[7]

Contexto político y comercial de los HarosEditar

 
Felipe el Hermoso, de la casa de Habsburgo, y Juana la Loca, heredera de la casa Trastámara. El casamiento entre ambos sentó la base para que su hijo Carlos unificara, como emperador, el patrimonio de ambas familias.

Con la unión dinástica entre la casa española de los Trastámaras y la austríaca de los Habsburgos, se consolidó un vínculo político-económico entre España y los Países Bajos, sobre todo durante el reinado del emperador Carlos V. Ya alrededor de 1500, hubo un importante flujo de mercaderes españoles hacia Amberes. Uno de ellos fue el hermano de Cristóbal de Haro, de nombre Diego,[nota 3]​ en cuya compleja red de intereses se evidencia la doble vinculación de la familia Haro, su relación simultánea con los comerciantes de los Países Bajos y con la corte española:

Diego se había casado con una flamenca y comerciaba asociado con naturales de los Países Bajos, y a la vez era prestamista del emperador español Carlos V y hasta había casado a su hija Francisca con el secretario del monarca, Maximiliano Transilvano, el mismo que posteriormente sería el primer cronista de la expedición de Magallanes, financiada por su tío político, Cristóbal de Haro.[10]

Por otra parte, entre los siglos XV y XVI el negocio de las especias provenientes del archipiélago asiático de las Molucas era sumamente lucrativo en Europa. En 1511 el portugués Antonio de Abreu completó el descubrimiento de la ruta marítima que rodeando África y yendo hacia el Este lleva hasta aquellas islas, y así su país acabó por hacerse con el monopolio del tráfico especiero. Los españoles, intentando hacer lo mismo pero por la ruta del Oeste, en 1492 se toparon con el Nuevo Mundo y enseguida comenzaron a buscar algún pasaje interoceánico que les permitiera seguir hasta la Especiería,[2]​ empresa en la que Cristóbal de Haro cumpliría un papel decisivo.

Por lo demás, para organizar los asuntos relativos a las recién descubiertas tierras americanas, en 1503 la corona española fundó en Sevilla la Casa de Contratación, y el monopolio que a partir de entonces ejerció esta ciudad mediterránea menoscabó los intereses de los comerciantes de Burgos. Estos, ansiosos de llegar al Pacífico para participar del negocio especiero, se asociaron en ese intento con los Fúcares, la poderosa familia alemana que, con miras en los réditos comerciales que podría obtener de Carlos I de España, financió la costosa elección que lo convirtió en emperador de gran parte de Europa bajo el título de Carlos V del Sacro Imperio Romano Germánico.[2]

Jacobo Fúcar el Rico (obra de Durero). El banquero y comerciante más poderosos de su tiempo. Contribuyó decisivamente en la compra de votos para que Carlos I de España fuera elegido emperador.
Bartolomé Belzar el Viejo. Otro importante banquero del emperador Carlos V. Tanto los Fúcares como los Belzares intervinieron continuamente en la trastienda económica de la expansión ultramarina emprendida por Portugal y España en los siglos XV y XVI.

Etapa portuguesaEditar

La actitud portuguesa de conceder posibilidades comerciales en sus territorios de ultramar incluso a hombres de negocios extranjeros, hizo que numerosos comerciantes castellanos se trasladaran a Portugal.[11]

Inmerso en esta corriente, Cristóbal de Haro se radicó en Lisboa en 1480. Allí permanecería unos 37 años, en los que operaría comercialmente al servicio de las familias alemanas Fúcar y Bélzar.[5]​ En este período, hizo su primera fortuna explotando el azúcar de Madeira, y gracias a que se granjeó la confianza de Juan II de Portugal, pudo desarrollar un lucrativo negocio hacia la Especiería, que duró a lo largo del reinado de dicho rey y parte del de su sucesor Manuel I. Asimismo, desde Portugal armó flotas hacia la recién descubierta América en busca de palo brasil. Por lo demás, las fuentes de la época le atribuyen también haber comerciado con los chinos e intervenido en el tráfico de esclavos.[12]

Predescubrimiento del Río de la PlataEditar

Por encargo del rey de Portugal, Cristóbal de Haro financió, junto con Nuño Manuel, un viaje exploratorio comandado por Juan de Lisboa y Esteban Frois, que recorrió el litoral atlántico sudamericano en busca de un paso interoceánico. Dicha exploración era clandestina, pues incursionaba en territorios que el Tratado de Tordesillas vedaba a Portugal y asignaba a España. El viaje se realizó entre 1511-12[nota 4]​ y redundó en el ‘predescubrimiento’ del Río de la Plata, pues Frois y Lisboa arribaron a ese estuario, pero lo confundieron con un estrecho. Por eso, regresados los expedicionarios a Portugal, en círculos comerciales europeos, especialmente sensibles a estas informaciones, el folleto Newen Zeytung auss Pressilg Landt, ("Nueva gaceta de la tierra del Brasil") de un autor alemán anónimo al servicio de los Fúcares, propagó durante un tiempo la noticia errada de que se había hallado un abra hacia el otro océano.[14]

Etapa españolaEditar

En 1517 Cristóbal de Haro regresó a España y comenzó una etapa de 24 años, es decir hasta su muerte, en la que sus actividades estuvieron estrechamente vinculada con los intereses del rey Carlos I de España, posterior emperador Carlos V del Sacro Imperio Romano Germánico.

Regreso a EspañaEditar

Cuando Manuel I de Portugal resolvió modificar la política real y obstaculizar en sus dominios las actividades comerciales de los extranjeros, los comerciantes españoles radicados en Portugal se vieron forzados a volver a España y allí abrirse camino en el ámbito dominado por Carlos I y su entorno.[11]

El interés de Haro en hallar un pasaje hacia la Especiería en dirección sudoeste –ruta que al estar dentro del área de influencia española competiría con la ruta oriental de los portugueses–, su ostensible riqueza y su claro desacuerdo con que la corona portuguesa monopolizara el tráfico de especias, habrían sido los factores que fueron gestando su caída en desgracia con Manuel I.[7]​ En cuanto a la causa inmediata, probablemente fuese que Cristóbal de Haro, que contaba con autorización real para traficar en la costa de Guinea, no obtuvo resarcimiento cuando sufrió el hundimiento de siete barcos a manos de los custodios de los puertos portugueses encabezados por Esteban Iusarte. Lo cierto es que en 1517 Haro regresó a España.[15]

Expedición Magallanes-ElcanoEditar

Cristóbal de Haro desempeñó un papel crucial, como promotor y beneficiario, en la concreción de la expedición que comenzó Hernando de Magallanes en 1519 y finalizó Sebastián Elcano en 1522, primera en circunnavegar el planeta.

Organización y realizaciónEditar

 
Manuel I de Portugal, apodado "El Afortunado", pues bajo su reinado hubo descubrimientos como el del Brasil y el de la ruta atlántica hacia la India. Sus discordias con Magallanes y Cristóbal de Haro determinaron que el proyecto de circunnavegar el globo se concretara bajo bandera española

Maximiliano Transilvano dice que Cristóbal de Haro y Magallanes, ambos disgustados con el rey portugués, acudieron juntos a la corte de Carlos I para convencerlo de que las Molucas, al otro lado del globo, probablemente se hallasen en el hemisferio occidental que el Tratado de Tordesillas asignaba a España, de que podía llegarse a ellas yendo hacia occidente a través de un pasaje en las tierras recién descubiertas, y de que así se lograría importar especias a menor costo que el que implicaba la vía oriental de los portugueses.[16]​ Juan de Aranda y el poderoso obispo de Burgos, Juan Rodríguez de Fonseca, ambos miembros de la Casa de la Contratación de Sevilla, acompañaron a Cristóbal de Haro en promover ante la Corona la conveniencia de armar una flota que fuera a las Molucas por occidente.[17]

Ante las dudas del soberano, Haro ofreció costear la flota por completo él y su gente. Carlos finalmente aceptó el proyecto, pero no que Haro lo financiara solo, y decidió costearla mayoritariamente a expensas de la Corona. En definitiva, Cristóbal de Haro proveyó 40 ducados para el avío de las naves de la armada, lo cual constituyó alrededor de la quinta parte de la misma.

Cuando tras alcanzar las Molucas dando la vuelta al planeta, finalmente en 1522 arribó a Sevilla la nao Victoria, única sobreviviente de la flota de Magallanes, con un valioso cargamento de clavo de olor, el emperador Carlos V, que se encontraba en Valladolid, emitió una cédula que mandaba se entregase a Cristóbal de Haro todo el clavo venido en el barco. Haro, también en Valladolid como el resto de la corte, envió un apoderado a recoger el cargamento y posteriormente obtuvo importantes réditos vendiéndoselo, en parte, a Enrique Ehinger, agente de los Bélzares.

ConsecuenciasEditar

Tras el arribo de la nao Victoria, Carlos V fundó una Casa de Contratación de la Especiería en La Coruña y nombró a Haro factor de la misma. Desde entonces todo lo relacionado con el comercio de especias y por ende con la navegación en el Pacífico, estuvo bajo la directa influencia de Haro y del grupo financiero y promotor de Burgos.[18]

Pocos meses después, los Fúcares estuvieron dispuestos a conceder nuevos préstamos al emperador Carlos V a un interés anual del 14%, y fue Cristóbal de Haro quien firmó el contrato en representación de los alemanes, de lo que se desprende el enorme poder que había alcanzado en la esfera financiera del imperio.[2]

Intervención en otras expedicionesEditar

Cristóbal de Haro, sobre todo desde su puesto de factor de la Casa de Contratación de La Coruña, participó en el armado de varias flotas bajo bandera española, mayormente comisionadas para ir en busca de las especias de las Molucas. Entre ellas, algunas que tuvieron resultados de especial relevancia son:

Expedición de González Dávila y Niño (1519)Editar

Ante la posibilidad de que Magallanes no encontrase un pasaje, Cristóbal de Haro, junto a Fonseca y a Francisco de Valenzuela, armó otra expedición para que explorase la costa occidental centroamericana hasta mil leguas hacia el Oeste, a fin de descubrir un derrotero hasta las Molucas que permitiera coordinar el tráfico con tales islas desde la costa al otro lado del Nuevo Mundo. La expedición, a cargo de Gil González Dávila y Andrés Niño, partió de Sanlúcar de Barrameda una semana antes que la de Magallanes, con destino a la costa caribeña de la actual Panamá; desde ahí, por tierra, y atravesando el istmo panameño, se dirigió hacia el otro océano, y a su vez desde allí, ya en 1522, en las nuevas naves que habían sido construidas en esas tierras, zarpó en un viaje exploratorio que finalmente rumbeó solo hacia el norte, recorriendo el litoral, y del que resultó entre otras cosas, el descubrimiento del lago de Nicaragua.[18]

Expedición de Gómez (1524-1525)Editar

El emperador Carlos V le confió a Haro el armado de una expedición que hallase una ruta a las Molucas navegando hacia el noroeste. La flota, bajo el mando de Esteban Gómez, zarpó de La Coruña en 1524 y regresó al año siguiente, sin haber cumplido con aquel cometido, pero sí habiendo explorado gran parte de la costa norteamericana, incluyendo los territorios de los actuales Nueva Escocia, Nueva York y el río Hudson. El conocimiento geográfico recabado así permitió que el célebre cosmógrafo Diego Ribero cartografiara gran parte del litoral oriental de Norteamérica.[5]

Expedición de Loaysa y Elcano (1525-1537)Editar

Cristóbal de Haro, nuevamente junto con la Corona, los Fúcares y los Bélzares, avió una segunda flota especiera para repetir la ruta magallánica. Tal flota, bajo el mando de Fray García Jofré de Loaysa y Juan Sebastián Elcano, zarpó de Galicia en 1525, pero solo una parte logró llegar a las Molucas y la expedición resultó un fracaso económico.[18]

Expedición de García de Moguer (1526-1530)Editar

Asociado con Hernando de Andrade y con autorización de la Corona, Cristóbal de Haro armó una flota, bajo el mando de Diego García de Moguer, con amplias y abiertas instrucciones, pero cuyo fin último era nuevamente la Especiería siguiendo el derrotero inaugurado por Magallanes y Elcano. La expedición zarpó de La Coruña en 1526, y aunque no cumplió esa instrucción, exploró el interior de la cuenca del Río de la Plata, donde colaboró, no sin cierto enfrentamiento previo, con la expedición de Sebastián Gaboto, con la que coincidió allí.[19]

Influencia política de HaroEditar

La participación económica de Cristóbal de Haro en las actividades de la corona española le significó llegar a tener incluso cierto peso político en la corte. Por caso, valiéndose de ese ascendiente, habría contribuido a que en 1527 se nombrara a Pedro de Alvarado gobernador, capitán general y luego adelantado de Guatemala. Haro, todavía en la Casa de Contratación de La Coruña, había obtenido de la Corona la concesión de una nueva expedición a la Especiería. La ubicación de Guatemala y provincias aledañas, con costa hacia el Pacífico, favorecía sus intereses, por eso Alvarado obtuvo aquel nombramiento con la misión de descubrir la navegación desde el litoral centroamericano hasta las Molucas. Navegación que finalmente se frustró debido a la venta de esas islas a Portugal dos años después.[2]

Haro como acreedor realEditar

 
Edificio del antiguo Consulado de Mar de Burgos, institución que aseguraba los intereses de los comerciantes que exportaban la lana castellana e importaban paños y telas de Flandes.

En 1512 un grupo de mercaderes burgaleses prestó una fuerte suma a Fernando el Católico. En documentación del Consulado de Burgos, la institución que agrupaba a los grandes comerciantes de la ciudad, fechada en 1524, aparece un listado de nombres de los acreedores que aún no habían cobrado esa deuda. A esa lista se suman los nombres de Cristóbal de Haro y de su suegro, Gregorio de Ayala, de lo que puede deducirse que había habido un relevo financiero en los apoyos que los grupos de comerciantes de Burgos daban a la Corona, y que en ese segundo momento se incorporaron como prestamistas Haro y Ayala.

Fernando murió en 1516 dejando sus deudas pendientes, y su heredero, Carlos I, necesitó una considerable ampliación. Los comerciantes burgaleses ofrecieron su línea de financiación para la Especiería, pero también impusieron sus exigencias, y así obtuvieron de la Corona cargos y una fuente de financiación: la Bula de Cruzada Dum Turcorum Sarracenorumque, que permitía que parte de lo recaudado en la Cruzada contra los musulmanes del norte de África se cediera a los mercaderes que habían adelantado dinero al rey, entre ellos Cristóbal de Haro.

En 1539, la deuda de la Corona española con Haro ascendía a 6 022 950 maravedíes, que en parte, 2 437 500 maravedíes, le fueron pagados mediante la concesión para la trata de negros antes mencionada. Los restantes 3 585 450 maravedíes los recibiría de las sobras de la Cruzada y otras bulas.[18]

 
Rey Carlos I y emperador Carlos V (por Rubens). Como primer monarca en gobernar simultáneamente Castilla, León y Aragón, se constituyó en el primer rey de España.

Haro como informante realEditar

El emperador Carlos V también encontró en Cristóbal de Haro un hombre de confianza para que prestase servicios como informante. Valiéndose de sus numerosos socios y agentes en varios puertos europeos, estuvo en condiciones de obtener información sobre las expediciones que planeaban y emprendían otros estados en detrimento de los intereses de Carlos V.

Particularmente en los últimos años de su vida, Haro mantuvo un asiduo intercambio epistolar con este monarca. Estos registros se han conservado y demuestran, por ejemplo, que en el periodo de 1540-41, organizó incluso tareas de espionaje internacional para el emperador. En 1540 le fue remitida una carta de Madrid en la que se le pedía básicamente enviar una flota espía hacia la costa norte de Francia, pues se rumoreaba que allí se aprestaba una expedición a la actual América del Norte comandada por Jean Cartier. La reacción del empresario fue inmediata, y al responder ya había enviado hasta Ruán una expedición al mando de Pedro Santiago, que recabó una amplia información que Haro fue comunicando a la Corona mediante varias cartas conservadas en el Archivo General de Indias.[5]

Regidor de BurgosEditar

Desde el reinado de Alfonso XI, existía en Burgos y municipios castellanos, la institución del Regimiento, cuyos miembros tenían injerencia en los asuntos locales y constituían oficiales reales, pues los elegía o aceptaba el rey.[20]​ Los miembros del Regimiento detentaban su cargo de por vida. Sus títulos eran entregados por la Corona cuando había un puesto vacante o bien confirmado por la misma cuando se producía una renuncia en favor de un sucesor nombrado por el renunciante. Tal es el caso de Cristóbal de Haro, que llegó al cargo de Regidor de Burgos cuando Fernando de Bernuy, de la importante familia de comerciantes franco-burgaleses, renunció a esa dignidad en su favor en 1533. Haro mantuvo el puesto durante una década, hasta su muerte.[21]

Tráfico de esclavosEditar

Durante su estancia en Lisboa, Cristóbal de Haro ya había participado del negocio de la trata de esclavos. En 1513 obtuvo de la corona portuguesa autorización para adquirirlos en Guinea y Sierra Leona. Según consta en los asientos del mercado de Valencia, en mayo de 1513 el mercader Pedro de Vallpuesta compareció para presentar 83 negros comprados en Portugal a Luis de Aranda y Cristóbal de Haro. Al mes siguiente hizo lo propio respecto de un nuevo cargamento, esta vez de 76 negros, enviado a Valencia por los mismos remitentes.[22]​ En 1514, en el mismo mercado, Haro estuvo involucrado en el envío de tres remesas con un total de 254 negros esclavos.[9]

En 1526, cuando aún se encontraba en la Casa de Contratación de La Coruña, Haro recompró algunas licencias negreras. Pero su reingreso de lleno al mercado esclavista se produjo tras la firma del tratado de Zaragoza, por el que el emperador Carlos V vendió a la corona portuguesa su derecho sobre las Molucas, en 1529, y la consiguiente disolución de la Casa de Contratación coruñesa. La pérdida de este baluarte de negocios e influencias hizo que Haro buscara otras opciones comerciales. Así, intentó sustituir a Juan López de Recalde, a su muerte en 1532, en la Casa de Contratación de Sevilla, y finalmente se vio forzado a recurrir a negocios alternativos al pimentero. En 1536, él y su sobrino y socio, Francisco de Burgos, regularizaron la venta de 150 esclavos, que ya tenían en Indias, distribuyéndolos en Tierra Firme y Perú.

Finalmente, en 1539, la Corona, en parte de pago por la deuda de 6 022 950 maravedíes que tenía con él, concedió a Haro licencia para obtener 2 437 500 maravedíes en la venta de mil esclavos capturados o comprados en Cabo Verde, Guinea, u otros lugares vinculados a Castilla o Portugal.[18]

Matrimonio, herederos y muerteEditar

 
Iglesia parroquial de San Lesmes Abad o San Lesmes Exterior. Dentro de ella se encuentra una capilla en la que está sepultado, junto a sus padres, mujer y algunos de sus hijos, Cristóbal de Haro.

Cristóbal de Haro se casó con Catalina de Ayala, hija de Gregorio de Ayala, otro gran comerciante burgalés. Con ella tuvo nueve hijos, de los cuales el último nació a poco de morir su padre.[nota 5]

Cristóbal de Haro falleció en noviembre de 1541 y fue sepultado en Burgos, en la capilla familiar de la iglesia parroquial de San Lesmes, donde su esquela funeraria lo recuerda así:

«Aquí Yacen los Señores Cristóbal de Haro: factor de la Magestad del Emperador, Carlos quinto, de la casa de la contratación, de la especería y Regidor de Burgos. Patrón de esta capilla, y Doña Catalina de Ayala, su mujer fallesció él en el mes de Noviembre del año de mil e quinientos e quarenta i un años y ella en el mes de octubre del año de gracia de mil e quinientos e quarenta y seis. Dejaron dotadas en esta capilla cinco misas rezadas cada semana con sus responsos. Requiescant in pace. Amen».[4]

En la basa del sepulcro figura su escudo de armas, cuya simbología, autorizada por el emperador Carlos V, da cuenta de la contribución de Haro a la expedición magallánica: las columnas de Hércules, que forman una suerte de H, el mote real “Plus ultra”, las cinco naves de la flota y la representación figurada de especias.[23][5]

NotasEditar

  1. Las formas castellanizadas Fúcar y Bélzar (o Belzar) de estos apellidos históricos suelen ser reemplazadas por las originales "Fugger" y "Welser".
  2. En su obra histórica, Fernández de Navarrete se refiere a él como “un rico mercader de Amberes”. También recoge una declaración del historiador del siglo XVIII, Juan Bautista Muñoz, que refiere que varios Haros, entre ellos Cristóbal, residían en aquella ciudad neerlandesa. Muñoz explica que “[…] de una carta de la ciudad de Amberes al rey de Portugal […] consta que Cristobal de Haro, con otros dos Haros, quizá hermanos, eran moradores allí”.[1]
  3. Otro hermano Haro que demuestra el involucramiento de la familia con el entorno de la Corona, es Andrés de Haro, que llegó a ser tesorero real de Puerto Rico.[8]​ También se conoce la existencia de otro hermano Haro que operaba en Amberes, de nombre Nicolás.[9]
  4. Hay discrepancias sobre los años en que transcurrió la expedición. También se lo ha fechado en 1513-14.[13]
  5. Los registros parroquiales de la Iglesia burgalesa de San Lesmes los registran a todos (Juan, Diego, Cristóbal, Francisco, Gregorio, Jerónimo, Elena, Luisa), salvo el nombre del menor de ellos.[4]

ReferenciasEditar

  1. Fernández de Navarrete, Martín (1837). Colección de los viajes y descubrimientos que hicieron por mar los españoles desde fines del siglo XV. (PDF). Vol. IV - Expediciones al Maluco, Viaje de Magallanes y de Elcano. Madrid: Imprenta Nacional. p. 155. Consultado el 31 de julio de 2017. 
  2. a b c d e Lenkersdorf, Gudrun (1997). «La carrera por las especias» (PDF). Estudios de Historia Novohispana (Méjico: Universidad Nacional Autónoma de México) 17: 15, 23, 25, 26. Consultado el 3 de agosto de 2017. 
  3. Bénat-Tachot, Louise (2011). «Cristóbal de Haro, un marchand judéo convers entre trois mondes au XVIe siècle ou le défi d’une “globalisation” avant l’heure». En Esther Benbassa. Les Sépharades. Histoire et culture du Moyen Âge à nos jours. París: Presses de l’Université Paris-Sorbonne. pp. 135-160. ISBN 978-2-84050-729-1. 
  4. a b c García Rámila, Ismael (3° trim. de 1961). «La capilla llamada de los Haro, en nuestra parroquial de San Lesmes Abad» (PDF). Boletín de la Institución “Fernán González” (Burgos: Institución Fernán González) (156): 605-612. ISSN 0211-8998. Consultado el 7 de agosto de 2017. 
  5. a b c d e Huxley Barkham, Selma (2001). «The Mentality of the men behind the sixteenth-century Spanish Voyage to Terranova» (PDF). En Warkentin, Germaine; Podruchny, Carolyn. Decentring the Renaissance: Canada and Europe in Multidisciplinary Perspective, 1500-1700. Toronto: University of Toronto Press. p. 114-117. ISBN 0-8020-4327-5. Consultado el 31 de julio de 2017. 
  6. Casado Alonso, Hilario (1993). «El comercio internacional burgalés: en torno a algunas publicaciones extranjeras» (PDF). Boletín de la Institución Fernán Gonzáles (Burgos: Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Patronato «José M. Ouadrado») 65 (206): 7. Consultado el 2 de agosto de 2017. 
  7. a b Parry, John Horace (1981). The Discovery of the Sea (PDF). University of California Press. p. 243. ISBN 0-520-04236-0. Consultado el 31 de julio de 2017. 
  8. Giménez Fernández, Manuel (1984). Política inicial de Carlos I en Indias. Bartolomé de Las Casas (PDF) II. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Escuela de Estudios Hispanoamericanos. p. 274. ISBN 84-00-05757-0. Consultado el 4 de agosto de 2017. 
  9. a b Almeida Mendes, António (2008). «Les réseaux de la traite ibérique dans l'Atlantique nord (1440-1640)». Annales. Histoire, Sciences Sociales 63 (4): 28. ISSN 0395-2649. Consultado el 7 de agosto de 2017. 
  10. Fagel, Raymond (2012). «Los mercaderes españoles en Flandes y la corte: poder económico y poder político en dos redes de intermediarios» (PDF). En Bravo Lozano, Jesús. Espacios de poder: Cortes, ciudades y villas (s.XVI-XVIII) 1. Madrid: Universidad Autónoma de Madrid. p. 160-163. ISBN 84-607-5999-7. Consultado el 31 de julio de 2017. 
  11. a b Bénat-Tachot, Louise (31 de octubre de 2015). «La Corogne et Séville : les horizons de l’expansion maritime espagnole (1492-1550) (Nota N° 10 de « Le coup d'envoi »)». e-Spania (en francés). CLEA. doi:10.4000/e-spania.25043. Consultado el 3 de agosto de 2017. 
  12. Sobre Haro y el azúcar madeirense, ver Thomas (2015) [2014]. World Without End: Spain, Philip II, and the First Global Empire.  Sobre el comercio de Haro bajo Juan II y Manuel I, ver Bénat Tachot (2006). Los monstruos en la historiografía colonial.  Sobre el comercio de Haro con palo brasil, ver Bénat-Tachot (2015). «La Corogne et Séville: les horizons de l’expansion maritime espagnole (1492-1550)».  Sobre el comercio con los Chinos, ver Transilvano (1826) [1523]. Relación.  Sobre Haro y el comercio de esclavos, ver Cortés (1963). La trata de esclavos durante los primeros descubrimientos (1489-1515),. p. 11. 
  13. Del Castillo-Laborde, Lilian (2018). The Río de la Plata and Its Maritime Front Legal Regime (PDF). Leiden: Martinus Nijhoff Publisher. p. 16. ISBN 978-90-04-16344-7. Consultado el 31 de julio de 2017. 
  14. Laguarda Trías, Rolando Agustín (1973). El predescubrimiento del Río de la Plata por la expedición portuguesa de 1511-1512. Agrupamento de Estudos de Cartografia Antiga. Lisboa: Junta de Investigações do Ultramar. ISBN mkt0003658018. 
  15. El año de partida de Haro a España, además de deducirse de toda la bibliografía que sostiene que coincidió con la partida de Magallanes, se explicita en Bénat-Tachot (2011). Cristóbal de Haro, un marchand judéo convers entre trois mondes au XVIe siècle ou le défi d’une “globalisation” avant l’heure.  Sobre el incidente frente a Guinea, ver Fernández Navarrete (1837). Colección de los viajes y descubrimientos….  Sobre el mismo incidente y Iusarte (Jusarte) a la cabeza del ataque, ver Almeida Mendes (2008). Les réseaux de la traite ibérique dans l'Atlantique nord (1440-1640). p. 755. 
  16. Transilvano, Maximiliano (1523). «Relación» (PDF). En Fernández de Navarrete, Martín. Colección de los viajes y descubrimientos que hicieron por mar los españoles (Madrid: Imprenta Nacional) 4: 254. Consultado el 5 de agosto de 2017. 
  17. Sagarra Gamazo, Adelaida (2014). «El grupo de Burgos y la esclavitud» (PDF). XXI Coloquio de Historia Canario-Americana (Las Palmas de Gran Canaria): 2,3. ISSN 2386-6837. Consultado el 6 de agosto de 2017. 
  18. a b c d e Sagarra Gamazo, Adelaida (2014). «La trastienda atlántica. Hombres del rey en Tierra Firme y Mar del Sur (1514-1540)». Anuario de Estudios Atlánticos (Las Palmas de Gran Canaria) (60): 2, 3, 6, 16. ISSN 0570-4065. Consultado el 6 de agosto de 2017. 
  19. Gandini, María Julia (julio de 2016). «Las sirenas del Plata: nuevos rumbos de las expediciones de Sebastián Caboto y Diego García de Moguer en el Mar Océano Austral (1526-1530)» (PDF). Revista Escuela de Historia (Salta: Universidad Nacional de Salta. Facultad de Humanidades. Escuela de Historia) 1 (15). ISSN 1669-9041. Consultado el 4 de agosto de 2017. 
  20. Tomás y Valiente, Francisco (1975). «La venta de oficios de regidores y la formación de oligarquías urbanas en Castilla (siglos XVII y XVIII)». Historia. Instituciones. Documentos: 5. 
  21. Sobre características del cargo de regidor, ver Mathers, Constance Jones (1° sem. 1981). «Cómo llegar a ser regidor [2]» (PDF). Boletín de la Institución Fernán González (Burgos: Institución Fernán González) (196): 31. ISSN 0211-8998. Consultado el 7 de agosto de 2017.  Sobre asunción de Haro, ver Mathers, Constance Jones (2º sem. 1980). «Cómo llegar a ser regidor [1]» (PDF). Boletín de la Institución Fernán González (Burgos: Institución Fernán González) (195): 327. ISSN 0211-8998. Consultado el 7 de agosto de 2017. 
  22. Cortés, Vicenta (1963). «La trata de esclavos durante los primeros descubrimientos (1489-1515)». Anuario de estudios atlánticos 1 (9): 11. ISSN 0570-4065. Consultado el 7 de agosto de 2017. 
  23. Sobre la filiación de Catalina de Ayala y algunos de los detalles de la tumba de Haro, ver Sagarra Gamazo (2014). «El grupo de Burgos y la esclavitud» (PDF). XXI Coloquio de Historia Canario-Americana (Las Palmas de Gran Canaria): 6. ISSN 2386-6837. Consultado el 7 de agosto de 2017.