Desigualdad de ingreso

(Redirigido desde «Desigualdad de ingresos»)
Desigualdad de ingresos dentro de cada país en el año 2013, medidas según el coeficiente de Gini: 0 corresponde a la perfecta igualdad (todos tienen la misma riqueza), y 1 la desigualdad perfecta (donde una persona poseería todo). Los países coloreados de rojo son los más desiguales y los de color verde los más igualitarios. En gris los páises sin datos. En la leyenda el número aparece sin decimales, de 0 a 100.
Desigualdad de ingresos entre los países en el año 2013, medidas según el coeficiente de Gini. El coeficiente de Gini es un número entre 0 y 1, donde 0 corresponde a una igualdad perfecta (donde todos tienen el mismo ingreso) y 1 corresponde a una desigualdad perfecta (donde una persona tiene toda la renta y todos los demás no tienen ningún ingreso).
     < 0,20      0,20 ↔ 0,24      0,25 ↔ 0,29      0,30 ↔ 0,34      0,35 ↔ 0,39      0,40 ↔ 0,44
     0,45 ↔ 0,49      0,50 ↔ 0,54      0,55 ↔ 0,59      ≥ 0,60      Sin datos

La economía de la desigualdad, desigualdad de ingreso, desigualdad económica o inequidad económica comprende todas las disparidades en la distribución de bienes e ingresos económicos, entre ellas muy especialmente la distribución de la renta que procede tanto del capital como del trabajo (brecha salarial). El término se refiere normalmente a la desigualdad entre individuos y grupos en el interior de una sociedad, pero también se puede referir a la desigualdad entre países.[1][2]

La desigualdad económica está relacionada con la idea de igualdad de oportunidades y la igualdad de resultados. Tanto en términos utilitarios como morales, existe polémica sobre si la desigualdad económica es un fenómeno positivo o negativo.[cita requerida]

Índice

IntroducciónEditar

 
Infraviviendas cerca a edificios comerciales en Cochín, India.

La desigualdad de ingreso ha existido en un amplio rango de sociedades y períodos históricos. Su naturaleza, causa e importancia están abiertas a debate. La estructura o el sistema económico de un país (por ejemplo, capitalismo o socialismo), guerras en curso o pasadas y las diferencias en las habilidades de los individuos para crear riqueza se encuentran involucradas en la creación de la desigualdad económica.

Existen varios indicadores económicos para medir la desigualdad de ingreso, pero a menudo se usa el coeficiente de Gini, aunque también se utilizan el índice de Atkinson, índice de Theil, índice de Hoover, la comparación interquintil o la varianza logarítimica.

Informe de desigualdad global 2018Editar

En el informe de desigualdad global de 2018[2]​ se indica, entre otros aspectos, que la desigualdad económica es un hecho generalizado que ha aumentado desde los años 1980. El constante incremento de la desigualdad sin freno puede llevar a todo tipo de catástrofes políticas, económicas y sociales. La desigualdad de ingresos presenta una gran variación entre las distintas regiones mundiales. Es relativamente baja en Europa y máxima en medio oriente. En las últimas décadas la desigualdad de ingresos se ha incrementado en prácticamente todos los países, aunque a ritmos diferentes, siendo las instituciones gubernamentales y las políticas que se realizan decisivas para influir en la desigualdad. Se ha producido una divergencia entre los datos de Europa Occidental y Estados Unidos que estaban igualados en la década de 1980 y ha aumentado más significativamente en Estados Unidos; una razón que lo explica es la desigualdad educativa, los impuestos menos progresivos y la disminución de las rentas del trabajo frente a las de capital.[2]

El informe destaca la importancia que tiene para reducir la desigualdad la riqueza que está en manos del sector público y el sector privado. Así la desigualdad aumenta cuando aumenta el sector privado y disminuye cuando aumenta el sector público. Los países se han vuelto más ricos pero los gobiernos más pobres por lo que tienen más limitada su capacidad de acción política, social y económica.[2]

Según los redactores del informe a clase media mundial, en términos de riqueza, se reducirá si la situación socioeconómica y política actual no cambia. En el informe se propone la progresividad impositiva como herramienta eficaz para limitar el aumento de la desigualdad y la concentración de ingresos y riqueza en unos pocos; también la creación de un registro financiero global de la propiedad financiera para limitar la evasión fiscal, el lavado de dinero y por tanto el crecimiento de la desigualdad. Consideran que un acceso más igualitario a la educación y al trabajo bien remunerados es un condición para impedir tanto el estancamiento económico como el crecimiento débil de los ingresos de la mitad más pobre de la población. Son necesarias inversiones públicas significativas en educación, salud y protección medioambiental, tanto para combatir la desigualdad actual como la futura.[2]

Causas y consecuencias de la desigualdadEditar

Causas de la desigualdadEditar

Quienes pretenden explicar las causas de la desigualdad se dividen en dos posturas: aquellos que las justifican como inevitables, no reversibles y naturales a la condición humana (derecho natural, responsabilidad individual, status quo, aristocracia, oligarquía, plutocracia, meritocracia, darwinismo social, estamentos, clases sociales, etc.)[3][4]​ y aquellos que consideran que existen causas sociales, económicas y políticas que influyen decisivamente en la desigualdad y que, por tanto, si se modifican éstas también lo hará la desigualdad.[5]

Así, si se considera que la desigualdad tiene causas sociales, se hace hincapié en la educación para modificar a corto o largo plazo la realidad social. Si se considera que son causas económicas, se proponen mejoras en ese sentido: mejor distribución de la renta, aumento de la productividad, mayor competitividad, etc.

Algunas investigaciones también destacan el carácter de la desigualdad de derechos sociales, los cuales, por ley, deberían ser de acceso a todos los ciudadanos de un país, pero que por diversas causas no tienen plena cobertura. Los derechos sociales cumplen con la función de asegurar igualdad de oportunidades sin importar el nivel de ingreso de un hogar. Pero si no tienen plena cobertura o la misma calidad, acentúan la desigualdad de ingreso.[6]

Un estudio[7]​ de 2016 del laboratorio de ideas Bruegel, que compara la desigualdad en EE.UU. con la de la Unión Europea (mucho menor), concluye que, más que a habilidades tecnológicas de los trabajadores, la desigualdad se debe al alto grado de protección del que gozan algunos sectores en EE.UU. (abogados, dentistas, médicos y financieros) y a las políticas de redistribución, formación y del mercado laboral en Europa.

Consecuencias de la desigualdadEditar

Un trabajo reciente o metaestudio basado la comparación de más de 150 artículos científicos revela que los países con mayores desigualdades económicas tienen mayores problemas de salud mental y drogas,[8]​ menores niveles salud física y menor esperanza de vida,[9]​ peores rendimientos académicos,[10]​ y mayores índices de embarazos juveniles no deseados.[11]​ En esos casos también se comprobó que no es el nivel de renta sino la desigualdad económica el factor explicativo principal. Por lo que los autores de dicho estudio concluyen que entre los países más desarrollados, los más igualitarios obtienen un mejor comportamiento en una serie amplia de índices de bienestar social.

En economía la discusión de fondo sigue siendo si tanto en épocas de crecimiento como de crisis es mejor repartir la tarta (propuesta keynesiana: más igualidad=más crecimiento) que esperar a que sea más grande para repartirla (propuesta clásica de los defensores del libre mercado: menos costes=más crecimiento). Para muchos autores la teoría económica demuestra que es la desigualdad social (desigual distribución de la renta) la que conduce a las crisis. Así ocurrió en el Crack del 29 y la posterior Gran Depresión y así ha vuelto a ocurrir en la actual crisis económica de 2008-2010 iniciada con la crisis financiera de 2008.[12]

Véase tambiénEditar

BibliografíaEditar

LibrosEditar

  • Atkinsons,A.B y Bourguignon, F. (1998), Handbook of Income Distribution, Elsevier
  • von Braun, Joachim; Eugenio Diaz-Bonilla (2007). Globalization of Food and Agriculture and the Poor. Oxford: Oxford University Press. 
  • Diamon, Patrick y Giddens, Anthony (2005), The New Egalitarianism, Polity Press
  • Lambert, Peter. Distribution and Redistribution of Income. Manchester: Manchester University Press, 2002, 3rd edition. ISBN 0-7190-5732-9
  • Lynn, Richard y Vanhanen, Tatu. IQ and the Wealth of Nations. Helsinki: University of Helsinki, Westport, CT: Praeger, 2002. ISBN 0-275-97510-X
  • Milanovic, Branko, (2012) Los que tienen y los que no tienen. Una breve y singular historia de la desigualdad global, Alianza Editorial, ISBN 9788420671529. (The Haves and the Have-Nots: A Brief and Idiosyncratic History of Global Inequality, Basic Books, New York, 2010)
  • Pigou, Arthur Cecil (1932). The Economics of Welfare (4ta. edición). Londres: Macmillan. 
  • Piketty, Thomas, Capital in the Twenty-First Century (Cambridge, MA: Belknap Press)[13]

Enlaces externosEditar

ReferenciasEditar

  1. Vicenç Navarro (27 de marzo de 2014). «La mayor (y más silenciada) causa del crecimiento de las desigualdades». Consultado el 27 de marzo de 2014. 
  2. a b c d e Alvaredo, Facundo; Chancel, Lucas; Piketty, Thomas; Saez, Emmanuel; Zucman, Gabriel (2017). «Informe sobre desigualdad global 2018. Resumen ejectuvo». Worl Inequality Lab: 20. Consultado el 12 de abril de 2018. 
  3. La justificación del sistema económico y su relación con la orientación a la dominancia social, L. Jaume, E. Etchezahar y N. Cervone, Boletín de Psicología, 2012
  4. Neoliberalismo y desigualdad, la justificación ideológica, 15 de febrero de 2018, blackmagazine.mx, Aldo Fabián]
  5. London, Erica (11 de abril de 2018). «Informe de desigualdad mundial 2018. Thomas Piketty, Emmanuel Saez y Gabriel Zucman». WSWS. Consultado el 12 de abril de 2018. 
  6. López González, Paulina. [http://www.paradigmas.mx/mexico-desigual-mas-alla-del-ingreso/ «México desigual: más allá del ingreso»]. Revista Paradigmas. Consultado el 6 de febrero de 2015. 
  7. Darvas, Zsolt (13 de diciembre de 2016). «Explaining inequality». Demos (en inglés). Consultado el 16 de diciembre de 2016. 
  8. R. Wilkinson & K. Pickett, pp. 38-39
  9. R. Wilkinson & K. Pickett, pp. 95-124
  10. R. Wilkinson & K. Pickett, pp. 125-140
  11. R. Wilkinson & K. Pickett, pp. 141-152
  12. Juan Francisco Martín Seco, La trastienda de la crisis. Península, 2010, ISBN 978-84-8307-863-1 pag. 56
  13. The return of “patrimonial capitalism”: review of Thomas Piketty’s Capital in the 21st century. Forthcoming in: Journal of Economic Literature No. June 2014, Branko Milanovic