Gobierno

autoridad que dirige, controla y administra las instituciones del Estado

El Gobierno (del griego: κυβερνέιν kybernéin 'pilotar un barco' también 'dirigir, gobernar') es el principal pilar del Estado; la autoridad que dirige, controla y administra sus instituciones, la cual consiste en la conducción política general o ejercicio del poder ejecutivo del Estado. En ese sentido, habitualmente se entiende por tal órgano (que puede estar formado por un presidente o primer ministro y un número variable de ministros) al que la Constitución o la norma fundamental de un Estado atribuye la función o poder ejecutivo, y que ejerce el poder político sobre una sociedad. También puede ser el órgano que dirige cualquier comunidad política.[1]​ Más estrechamente "Gobierno" significa el conjunto de los ministros, es decir, es sinónimo de "gabinete". Son las definiciones formales de lo que tangiblemente es un Gobierno; pero sustancial e intangiblemente el gobierno de un Estado comprende el conjunto de intereses vitales que ejercita y defiende a través de los objetivos nacionales permanentes, estos son las pautas o normas de conducta inalterables en el arte de gobernar, como la vigencia de la integridad territorial, o la división del poder en tres ramas, para lo cual por periodos que varían entre cuatro y seis años generalmente, se identifican cuales objetivos nacionales actuales, conducen a la vigencia de los intereses vitales, cualquiera que sea la orientación ideológica y filosófica del gobernante de turno.

IntroducciónEditar

En términos amplios, el Gobierno es el conjunto de instituciones, estructuras administrativas y autoridades que ejercen las diversas actividades estatales, denominadas comúnmente poderes del Estado (funciones del Estado). El Gobierno, en sentido propio, tiende a identificarse con la actividad política y más en particular con el poder ejecutivo.

El Gobierno no es lo mismo que el Estado, está vinculado a este por el elemento poder. El Gobierno pasa, cambia y se transforma, mientras que el Estado permanece, aunque históricamente puede experimentar algunas transformaciones en algunos aspectos. En ese sentido, el Gobierno es el conjunto de los órganos directores de un Estado a través del cual se expresa el poder estatal, por medio del orden jurídico. Puede ser analizado desde tres puntos de vista: según sus actores, como un conjunto de funciones, o por sus instituciones.

A diferencias de las ONG, el Gobierno recauda aportes obligatorios de todos los miembros del Estado, usualmente monetarios y en ocasiones en forma de servicio personal obligado, para construir infraestructura y servicios públicos.

Los expertos en ciencias políticas clasifican las diferentes clases de Gobierno de diversas maneras. A este respecto, la Encyclopædia Britannica explica: “Existe la distinción clásica entre Gobiernos según la cantidad de gobernantes: el que es ejercido por un solo hombre (monarquía o tiranía), por una minoría (aristocracia u oligarquía), o por la mayoría (democracia)”.[cita requerida]

A veces los Gobiernos se clasifican según sus instituciones más importantes (parlamentarismo, Gobierno de un gabinete), según sus principios básicos de autoridad política (tradicional, carismático), según su estructura económica, o según su uso o abuso del poder. “Aunque ninguno de estos principios de análisis abarca todo aspecto —comenta esta obra de referencia—, cada uno tiene cierta validez.”[cita requerida]

Históricamente, los primeros Gobiernos surgieron en sociedades con economías más complejas en los que existían excedentes económicos para coordinar el pleno aprovechamiento de los recursos humanos, naturales, instalaciones y herramientas. En la mayor parte de sociedades los Gobiernos sostienen buscar el máximo de beneficio social, aunque en algunos estados oligárquicos explícitamente el Gobierno decía defender los intereses de algún grupo social. Dentro de las instituciones de Gobierno, destaca el poder ejecutivo como coordinador principal del Gobierno (en ocasiones incluso se confunde el término Gobierno con el mismo "poder ejecutivo"). Junto a este poder, se considera que el poder legislativo también es parte del Gobierno como generador de leyes y el poder judicial como árbitro entre conflictos entre diferentes agentes, que trata de asegurar el cumplimiento de las leyes.

Definiciones y etimologíaEditar

Un gobierno es el sistema para gobernar un estado o comunidad.

La palabra gobierno deriva, en última instancia, del verbo griego κυβερνάω [kubernáo] (que significa dirigir con gubernaculum (timón), cuyo sentido metafórico se atestigua en la Nave del Estado de Platón).

La Enciclopedia Columbia define el gobierno como "un sistema de control social bajo el cual el derecho a hacer leyes, y el derecho a hacerlas cumplir, se confiere a un grupo particular de la sociedad".[2]

Aunque todos los tipos de organizaciones tienen gobierno, la palabra gobierno suele utilizarse más específicamente para referirse a los aproximadamente 200 gobiernos nacionales independientes de la Tierra, así como a sus organizaciones subsidiarias.[3]

Por último, government también se utiliza a veces en inglés como sinónimo de gobernanza.

Ciencias políticasEditar

ClasificaciónEditar

En la ciencia política, desde hace mucho tiempo es un objetivo crear una tipología o taxonomía de polities, ya que las tipologías de los sistemas políticos no son obvias.[4]​ Es especialmente importante en los campos de ciencia política de política comparada y relaciones internacionales. Como todas las categorías discernidas dentro de las formas de gobierno, los límites de las clasificaciones gubernamentales son fluidos o están mal definidos.

Superficialmente, todos los gobiernos tienen una forma oficial o ideal. Estados Unidos es una república constitucional, mientras que la antigua Unión Soviética era una república socialista. Sin embargo, la autoidentificación no es objetiva y, como sostienen Kopstein y Lichbach, definir los regímenes puede ser complicado.[5]​ Por ejemplo, Voltaire sostenía que "el Sacro Imperio Romano no es ni santo, ni romano, ni un imperio".[6]

Identificar una forma de gobierno también es difícil porque muchos sistemas políticos se originan como movimientos socioeconómicos y luego son llevados a los gobiernos por partidos que se autodenominan como esos movimientos; todos con ideologías políticas en competencia. La experiencia de esos movimientos en el poder, y los fuertes vínculos que pueden tener con determinadas formas de gobierno, pueden hacer que se consideren formas de gobierno en sí mismas.

Otras complicaciones incluyen la falta de consenso general o la "distorsión o sesgo" deliberada de las definiciones técnicas razonables de las ideologías políticas y las formas de gobierno asociadas, debido a la naturaleza de la política en la era moderna. Por ejemplo: El significado de "conservadurismo" en los Estados Unidos tiene poco que ver con la forma en que se utiliza la definición de la palabra en otros lugares. Como señala Ribuffo, "lo que los estadounidenses llaman ahora conservadurismo gran parte del mundo lo llama liberalismo o neoliberalismo"; un " conservador" en Finlandia sería etiquetado como "socialista" en los Estados Unidos.[7]​ Desde la década de 1950 el conservadurismo en los Estados Unidos se ha asociado principalmente con el Partido Republicano. Sin embargo, durante la época de la segregación racial en Estados Unidos muchos demócratas sureños eran conservadores, y desempeñaron un papel clave en la «Coalición Conservadora» que controló el Congreso de 1937 a 1963.[8]

Ambigüedad sociopolíticaEditar

Las opiniones varían según los individuos en cuanto a los tipos y propiedades de los gobiernos que existen. Los "matices de gris" son habituales en cualquier gobierno y su correspondiente clasificación. Incluso las democracias más liberales limitan la actividad política de sus rivales en una u otra medida, mientras que las dictaduras más tiránicas deben organizar una amplia base de apoyo, creando así dificultades para "encasillar" a los gobiernos en categorías estrechas. Ejemplos de ello son las reivindicaciones de la Estados Unidos como una plutocracia en lugar de una democracia ya que algunos votantes estadounidenses creen que las elecciones están siendo manipuladas por los ricos Super PACs.[9]

Formas dialécticasEditar

El Griego clásico filósofo Platón habla de cinco tipos de regímenes: aristocracia, timocracia, oligarquía, democracia y tiranía. Platón también asigna un hombre a cada uno de estos regímenes para ilustrar lo que representan. El hombre tirano representaría la tiranía, por ejemplo. Estos cinco regímenes degeneran progresivamente, empezando por la aristocracia en la cima y la tiranía en la base.

Tipos de GobiernosEditar

Los criterios de clasificación actuales se atienen más al contenido que a la forma, se trata de separar los Gobiernos no por el número de gobernantes, sino por la forma cómo se ejerce el poder o según la distribución de las competencias entre el individuo y el Estado, según el modo como se toman en consideración los gobernantes los derechos individuales (libertad de opinión, de prensa, de reunión, de pensamiento, de creación, de partidos políticos, de enseñanza).

AutocraciaEditar

Una autocracia (del griego «autokrateia») es un sistema de gobierno que concentra el poder en una sola figura (a veces divinizada) cuyas acciones y decisiones no están sujetas ni a restricciones legales externas, ni a mecanismos regulativos de control popular (excepto quizás por la amenaza implícita de un golpe de Estado o de una insurrección en masa).

DemocraciaEditar

Los sistemas democráticos incluyen la participación de la población general en la toma de decisiones. Esta participación puede ser más notoria como en la democracia directa o más remota como sucede en la democracia representativa. En los estados modernos con millones de personas, se dan formas básicamente formas de democracia representativa, con la posibilidad de referenda y plebiscitos sobre cuestiones particulares, que usualmente obligan al gobierno a decidir entre dos o más alternativas según el voto mayoritario de la población.

Históricamente las democracias han tenido mayor apoyo de la población que los regímenes no democráticos, por esa razón muchos sistemas autoritarios e incluso totalitarios han llegado a referirse a sí mismos como democracias, democracias populares o democracias orgánicas, cuando en realidad dichos regímenes no serían considerados propiamente democráticos por muchos analistas.

Democracia clásica u occidentalEditar

De acuerdo con el reconocido filósofo catedrático Ismael Iván Santaella Solorio y en conjunto con catedráticos. La base es el reconocimiento a la eminente dignidad humana, basando la organización estatal en el objeto de fomentar las múltiples posibilidades que derivan de dicha persona. La forma de Gobierno se basa en el predominio de la mayoría, pero con respeto a las minorías. Lo que conduce al pluripartidismo. En cuanto al funcionamiento se señala:

  • Pluralidad de órganos constitucionales y la aceptación de la teoría de separación de poderes.
  • Constitución rígida y un control de constitucionalidad de las leyes ordinarias.
  • Parlamento electivo.
  • Una amplia tutela jurisdiccional de los derechos públicos subjetivos y particularmente los derechos de la libertad civil.
  • Descentralización amplia.
  • Ideas parlamentadas.

Democracia directaEditar

El Gobierno directo es aquel en el cual el pueblo ejerce directamente las funciones de Gobierno, actúa realizando actos de Gobierno sin representantes. Este régimen no existe actualmente y puede afirmarse que nunca se realizó, en Estado alguno. Solo ha sido posible en pequeñas circunscripciones (Municipios, Cantones suizos.).

Se ha dicho que en Grecia se practicó Democracia directa; lo que no es exacto, pues si bien el pueblo se reunía en el Ágora para discutir y resolver las cuestiones de Gobierno, era en realidad una aristocracia ya que estaban excluidos los extranjeros, esclavos y mujeres. En la época moderna todos los autores citan como ejemplo de Gobierno directo los cantones suizos. Pero en realidad esas reuniones eran esporádicas y en ellas se limitaban a votar por sí o por no a los proyectos sometidos a su consideración. El Gobierno directo es una forma teórica y actualmente imposible de practicar, por el aumento de población de los Estados y la complejidad de la tarea gubernativa, cada vez más técnica.

Democracia representativaEditar

El Gobierno representativo es aquel en el cual las funciones de Gobierno son realizadas por los representantes del pueblo. Actualmente la casi totalidad de los regímenes de Gobierno son representativos. Los gobernantes son considerados “representantes” de la ciudadanía y son ungidos en su calidad de tales mediante el sufragio. Este es el único contrato del elegido con el elector; el pueblo solamente tiene derecho de elección, la relación de representación se desarrolla a través del partido político. El representante no puede ser revocado, porque sus electores no tienen ningún contrato después del voto, salvo a través del partido político. Teóricamente el votante se inclina por un partido político por adhesión al programa de Gobierno que este propugna y vota por los candidatos de ese partido. Por esa razón el representante debiera cumplir con el programa y las autoridades del partido controlar su actuación.

Democracia semidirectaEditar

El régimen semi-representativo es aquel que participa de ambos sistemas; el Gobierno se realiza indirectamente por medio de representantes, pero el pueblo realiza directamente algunos actos de Gobierno, es decir que no limita su intervención al sufragio, sino que a veces utiliza formas de Gobierno directo: plebiscitos, referendos, iniciativa popular..

RepúblicasEditar

Una república es una forma de gobierno en la que el país se considera un "asunto público" (en latín: res publica ), no una propiedad privada o propiedad de los gobernantes, y donde los cargos de los estados se eligen o nombran posteriormente directa o indirectamente en lugar de heredado. El pueblo, o una parte significativa de él, tiene el control supremo sobre el gobierno y sobre los lugares donde los cargos del estado son elegidos o elegidos por personas elegidas. ref name="autogenerated1">Montesquieu, The Spirit of the Laws (1748), Bk. II, ch. 1.</ref>[10]​ Una definición simplificada común de república es un gobierno donde el jefe de estado no es un monarca.[11][12]Montesquieu incluía tanto las democracias, donde todo el pueblo participa en el gobierno, como las aristocracias u oligarquías, donde solo gobierna una parte del pueblo, como formas republicanas de gobierno.[13]

Otros términos utilizados para describir los diferentes repúblicas incluyen república democrática, república parlamentaria, república semi-presidencial, república presidencial, república federal, y la república islámica.

TotalitarismoEditar

Los sistemas de gobierno totalitarios se basan frecuentemente en el transpersonalismo; el Estado regula según el criterio exclusivo de la clase gobernante, con poco o ningún contrapeso de otras clases, ni limitaciones asociadas a ciertos derechos civiles. En esos sistemas el Estado y la clase que lo dirige puede imponer sus ideas, criterios y doctrinas sin contrapeso de otras instituciones o grupos sociales. En los sistemas totalitarios todas las competencias residen en el Estado; este orienta los individuos de tal manera que se hace necesario que sean suprimidos o minimizados los derechos individuales.

El Estado totalitario no se caracteriza porque en él no se votó o porque no se cuente con el apoyo de la mayoría; se caracteriza porque en él no hay auténtica libertad de opinión. Las libertades individuales son absorbidas por el Estado, y se ejercitan solo según el interés y el fin de la clase dirigente. Sin embargo, formalmente la organización gubernativa totalitaria frecuentemente es muy similar a la organización de los sistemas democráticos, aunque esa similitud difiere en algo fundamental, los sistemas totalitarios excluyen contrapesos, participación o representación efectiva de la población general. Aun así los sistemas totalitarios modernos nominalmente se han basado en normas, leyes y reglas escritas, según la noción de un Estado de derecho, si bien la potestad de cambiar arbitrariamente las normas deja sin efecto las garantías que dicho estado de derecho proporciona en las democracias.

La vida política y la económica no tendrán la posibilidad de florecer fuera de las doctrinas y directivas que dominan en el Gobierno. El poder judicial estará sometido a una misma concepción y el juez tendrá un campo de acción mucho más amplio que en la Democracia, puesto que no hay derechos individuales que salvaguardar y la justicia debe ejercerse imponiendo concepciones vagas, en función de los fines del Estado, interpretada por el Gobierno o el partido gubernativo.

El totalitarismo está dirigido por un Gobierno abarca todo, su sistema ideológico menostiene las individualidades concretas así como sus creencias personales o religiosas. Por lo que el único modo aceptado de religión es la religión de Estado, es decir, concordatarias y cofuncionales al Estado.

Sistemas económicosEditar

Históricamente, la mayoría de los sistemas políticos se originaron como ideologías socioeconómicas. La experiencia con esos movimientos en el poder y los fuertes lazos que puedan tener con formas particulares de gobierno pueden hacer que se consideren formas de gobierno en sí mismas.

Término Definición
Capitalismo Sistema socioeconómico en el que los medios de producción (máquinas, herramientas, fábricas, etc.) son de propiedad privada.
Comunismo Un sistema socioeconómico en el que los medios de producción son de propiedad común (ya sea por el pueblo directamente, a través de la comunidad o por la sociedad comunista), y la producción se lleva a cabo para el uso, en lugar de para el beneficio.[14][15]​ Normalmente, las sociedades comunistas utilizan una economía planificada para dirigir la producción y distribución de bienes y servicios.
Distributismo Un sistema socioeconómico en el que se generaliza la propiedad como derecho fundamental;[16]​ los medios de producción se extienden lo más ampliamente posible en lugar de estar centralizados bajo el control del Estado (socialismo de Estado), de unos pocos individuos (plutocracia), o de corporaciones (corporatocracia).[17]​ El distributismo se opone fundamentalmente al socialismo y al capitalismo,[18][19]​ que los distributistas consideran igualmente defectuosos y explotadores. Por el contrario, el distributismo pretende subordinar la actividad económica a la vida humana en su conjunto, a nuestra vida espiritual, nuestra vida intelectual, nuestra vida familiar".[20]
Feudalismo Un sistema socioeconómico de propiedad de la tierra y de obligaciones. Bajo el feudalismo, toda la tierra de un reino era del rey. Sin embargo, el rey regalaba parte de la tierra a los señores o nobles que luchaban por él. Estos regalos de tierras se llamaban señoríos. Luego, los nobles daban parte de sus tierras a los vasallos. Los vasallos tenían que cumplir con las obligaciones de los nobles. Las tierras de los vasallos se llamaban feudos.
Socialismo Un sistema socioeconómico en el que los trabajadores, democráticamente y poseen socialmente los medios de producción[21]​ y el marco económico puede ser descentralizada, distribuida o centralizada planificada o autogestionada en unidades económicas autónomas.[22]Servicio públicos serían de común, colectiva, o propiedad estatal, como atención sanitaria y educación.
Estatismo Sistema socioeconómico que concentra el poder en el Estado a expensas de la libertad individual. Entre otras variantes, el término engloba la teocracia, la monarquía absoluta, el nazismo, el fascismo, el socialismo autoritario y la dictadura simple y sin adornos. Estas variantes difieren en cuestiones de forma, táctica e ideología.
Estado de bienestar Sistema socioeconómico en el que el Estado desempeña un papel fundamental en la protección y promoción del bienestar económico y social de sus ciudadanos. Se basa en los principios de igualdad de oportunidades, de la distribución equitativa de la riqueza y de la responsabilidad pública por aquellos que no pueden disponer de las provisiones mínimas para una buena vida.

Críticas a la noción de GobiernoEditar

Diversas ideologías históricas han hecho una crítica radical de la existencia del Estado en sí mismo, o las formas de Gobierno elegidas para dirigir el Estado. Así diversas formas de anarquismo han pugnado por la abolición de ciertas instituciones del Estado, mientras que en general el comunismo no ha abogado por la desaparición inmediata del Estado, sino por la forma que obligatoriamente debe estar constituida el Gobierno y la desaparición de ciertos tipos de Gobierno y los objetivos que debe perseguir dicho Gobierno. Igualmente, otras ideologías como el socialismo, la socialdemocracia, la democracia cristiana, el liberalismo o el fascismo apoyan decididamente la existencia de un Gobierno, y no hacen afirmaciones muy concretas sobre quien debe constituirlo, y más bien tienden a propugnar cuales son los objetivos ideales de un Gobierno.

Más recientemente desde el libertarismo y el anarcocapitalismo, algunos de sus partidarios han criticado la existencia del Gobierno político, no supeditado a la lógica del mercado y han difundido argumentos sugiriendo que el Gobierno es siempre una institución de autoprotección social, poco segura al largo plazo, que tal vez no sea capaz de asegurar los servicios de protección social a futuro, cuando la especie alargue la esperanza de vida por encima de los 100 años.

MapasEditar

 
Índice de Democracia de la Economist Intelligence Unit, 2017.[23]
Democracias plenas      9–10      8–9
Democracias defectuosas      7–8      6–7
Regímenes Híbridos      5–6      4–5
Regímenes autoritarios      3–4      2–3      0–2
 
Niveles administrativos mundiales
 
Un mapa mundial que distingue a los países del mundo como federaciones (verde) de los estados unitarios (azul).
     Unitary states      Federations

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. [1] DRAE. Consultado el 16 de febrero de 2012.
  2. Enciclopedia Columbia, ed. (2000). Enciclopedia Columbia, 6ª edición. Columbia University Press. 
  3. Smelser y Baltes, 2001.
  4. Lewellen, 2003, p. ?.
  5. Comparative politics : interests, identities, and institutions in a changing global order, Jeffrey Kopstein, Mark Lichbach (eds.), 2ª ed, Cambridge University Press, 2005, ISBN 0521708400, p. 4.
  6. Renna, Thomas (Sep 2015). «El Sacro Imperio Romano no era ni santo, ni romano, ni un imperio». Michigan Academician 42 (1): 60-75. doi:10.7245/0026-2005-42.1.60. 
  7. Leo P. Ribuffo, "20 Sugerencias para estudiar la derecha ahora que estudiar la derecha está de moda", Historically Speaking Jan 2011 v.12 #1 pp. 2-6, cita en la p. 6
  8. Kari Frederickson, The Dixiecrat Revolt and the End of the Solid South, 1932-1968, p. 12, "...los demócratas conservadores del sur veían con recelo el potencial de los programas del Nuevo Trato para amenazar la dependencia económica de la región de la mano de obra barata, a la vez que despertaban las ambiciones democráticas de los desfavorecidos y socavaban la supremacía blanca", The University of North Carolina Press, 2000, ISBN 978-0-8078-4910-1
  9. "Plutócratas - El ascenso de los nuevos superricos globales y la caída de todos los demás" (enlace roto disponible en este archivo).
  10. «Republic». Encyclopædia Britannica. 
  11. «republic». WordNet 3.0. Consultado el 20 March 2009. 
  12. «Republic». Merriam-Webster. Consultado el 14 August 2010. 
  13. Montesquieu, Spirit of the Laws, Bk. II, ch. 2–3.
  14. Steele, David Ramsay (September 1999). From Marx to Mises: Post Capitalist Society and the Challenge of Economic Calculation. Open Court. p. 66. ISBN 978-0875484495. «Marx distingue entre dos fases del comunismo sin mercado: una fase inicial, con vales de trabajo, y una fase superior, con libre acceso.» 
  15. Busky, Donald F. (20 de julio de 2000). Democratic Socialism: A Global Survey. Praeger. p. 4. ISBN 978-0275968861. «El comunismo significaría la distribución gratuita de bienes y servicios. El lema comunista "De cada uno según su capacidad, a cada uno según sus necesidades" (en contraposición al "trabajo") regiría entonces». 
  16. Shiach, Morag (2004). Modernism, Labour and Selfhood in British Literature and Culture, 1890-1930. Cambridge University Press. p. 224. ISBN 978-0-521-83459-9
  17. Zwick, Mark y Louise (2004). El movimiento obrero católico: Intellectual and Spiritual Origins. Paulist Press. p. 156. ISBN 978-0-8091-4315-3
  18. Boyle, David; Simms, Andrew (2009). La nueva economía. Routledge. p. 20. ISBN 978-1-84407-675-8
  19. Novak, Michael; Younkins, Edward W. (2001). Tres en uno: ensayos sobre el capitalismo democrático, 1976-2000. Rowman and Littlefield. p. 152. ISBN 978-0-7425-1171-2
  20. Storck, Thomas. "Capitalismo y distributismo: dos sistemas en guerra", en Más allá del capitalismo y el socialismo. Tobias J. Lanz, ed. IHS Press, 2008. p. 75
  21. Sinclair, Upton (1918). Upton Sinclair's: A Monthly Magazine: for Social Justice, by Peaceful Means If Possible. «El socialismo, como ves, es un pájaro con dos alas. La definición es 'propiedad social y control democrático de los instrumentos y medios de producción.'». 
  22. Schweickart, David. Socialismo democrático (enlace roto disponible en este archivo).. Enciclopedia de Activismo y Justicia Social (2006): "Prácticamente todos los socialistas (democráticos) se han distanciado del modelo económico que durante mucho tiempo fue sinónimo de 'socialismo', es decir, el modelo soviético de una economía sin mercado y con planificación centralizada... Algunos han respaldado el concepto de 'socialismo de mercado', una economía post-capitalista que mantiene la competencia de mercado, pero socializa los medios de producción y, en algunas versiones, extiende la democracia al lugar de trabajo. Algunos abogan por una economía no mercantil y participativa. Todos los socialistas democráticos están de acuerdo en la necesidad de una alternativa democrática al capitalismo"
  23. «Índice de Democracia 2017 - Economist Intelligence Unit». EIU.com. Consultado el 17 de febrero de 2018. 

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar