Hidrocanoa

Un barco volador es un hidroavión de alas fijas con un casco que le permite aterrizar en el agua y que, por lo general, no tiene ningún tipo de tren de aterrizaje que le permita operar en tierra.

Un hidrocanoa[1]​ o hidroavión de canoa es un tipo de hidroavión cuyo fuselaje tiene forma de casco, permitiendo que pueda amerizar directamente en el agua. Difiere de un hidroavión de flotadores en que es el fuselaje el que proporciona la flotabilidad, aunque necesita disponer de flotadores estabilizadores bajo las alas o salientes en forma de ala embrionaria (llamados sponsons, con funciones de flotabilidad y estabilidad, como quilla de balance).[2]

ShinMaywa US-2, un moderno hidrocanoa anfibio empleado en labores de búsqueda y rescate por la Fuerza Marítima de Autodefensa de Japón.
Hidrocanoa Blohm & Voss BV 222, fue el avión más grande utilizado en la Segunda Guerra Mundial.
Canadair CL-215, un hidrocanoa anfibio utilizado para la extinción de incendios forestales en numerosos países.

Su uso se generalizó durante la Primera Guerra Mundial, creciendo rápidamente tanto en escala como en capacidad durante el período de entreguerras, tiempo durante el cual numerosos operadores encontraron el éxito comercial con el tipo. Los hidrocanoas fueron algunos de los aviones más grandes de la primera mitad del siglo XX, solo superados en tamaño por los bombarderos desarrollados tras la Segunda Guerra Mundial. Su ventaja consistía en utilizar el agua en lugar de las costosas pistas de aterrizaje, lo que los convirtió en la base de las líneas aéreas internacionales en el periodo de entreguerras. También se utilizaron comúnmente como aviones de patrulla marítima y salvamento marítimo, especialmente en tiempos de conflicto. Hidrocanoas como el PBY Catalina y el Short Sunderland desempeñaron papeles clave tanto en el Teatro del Pacífico como en el del Atlántico, en la Segunda Guerra Mundial.

Después de la Segunda Guerra Mundial, su uso decayó gradualmente, especialmente debido a las inversiones en la creación de aeropuertos durante la guerra, que facilitaron la introducción de aviones terrestres más grandes y rápidos. A pesar de quedar en gran medida relegados, algunos operadores siguieron utilizando hidrocanoas de forma limitada, como los Shin Meiwa US-1A y Martin JRM Mars. En el siglo XXI son utilizados básicamente para el lanzamiento de agua sobre incendios forestales, el transporte aéreo en archipiélagos y el acceso a áreas que carecen de infraestructuras. Muchos de los hidroaviones modernos, ya sean de tipo hidrocanoa o con flotadores, son aviones anfibios con trenes de aterrizaje retráctiles que también les permiten utilizar pistas de aterrizaje en tierra.

HistoriaEditar

PionerosEditar

 
Gabriel Voisin, pionero del aire, que realizó uno de los primeros vuelos en hidroavión, con Henry Farman (izq.), en 1908.

El francés Alphonse Pénaud presentó la primera patente de una máquina voladora con casco de barco y tren de aterrizaje retráctil en 1876, pero al austriaco Wilhelm Kress se le atribuye la construcción del primer hidroavión Drachenflieger en 1898, aunque sus dos motores Daimler de 30 hp eran inadecuados para el despegue, y posteriormente se hundió al colapsar uno de sus dos flotadores. [3]

El 6 de junio de 1905, Gabriel Voisin despegó y aterrizó en el río Sena con un planeador de cometa remolcado sobre flotadores. El primero de sus vuelos sin motor fue de 150 yardas.[3]​ Posteriormente construyó un hidroavión con motor en colaboración con Louis Blériot, pero la máquina no tuvo éxito.

Otros pioneros también intentaron acoplar flotadores a los aviones en Gran Bretaña, Australia, Francia y Estados Unidos.

El 28 de marzo de 1910, el francés Henri Fabre voló con éxito el primer hidroavión a motor, el Hydravion con motor Gnome Omega, un hidroavión trimarán de flotadores.[4]​ Su primer despegue y aterrizaje con éxito de un hidroavión inspiró a otros aviadores y Fabre diseñó flotadores para varios de ellos. La primera competición de hidroaviones se celebró en Mónaco en marzo de 1912, con aviones que utilizaban flotadores de Fabre, Curtiss, Tellier y Farman. Esto condujo a los primeros servicios regulares de hidroavión de pasajeros en Aix-les-Bains, utilizando un Sanchez-Besa de cinco plazas a partir del 1 de agosto de 1912.[3]​ La Armada francesa encargó su primer hidroavión en 1912.

En 1911-12, François Denhaut construyó el primer hidroavión con un fuselaje que formaba un casco, utilizando varios diseños para dar sustentación hidrodinámica al despegue. Su primer vuelo con éxito tuvo lugar el 13 de abril de 1912.[3]​ A lo largo de 1910 y 1911, el pionero aviador estadounidense Glenn Curtiss desarrolló su hidroavión hasta convertirlo en el exitoso hidroavión terrestre Curtiss Model D, que utilizaba un flotador central más flotadores estabilizadores en las alas. Combinando los flotadores con las ruedas, realizó los primeros vuelos anfibios en febrero de 1911 y fue galardonado con el primer Trofeo Collier por sus logros de vuelo en Estados Unidos. A partir de 1912, sus experimentos con un hidroavión con casco dieron lugar a los Model E y Modelo F de 1913, a los que llamó flying boats.[3]

En febrero de 1911, la Armada de los Estados Unidos recibió el Curtiss Model E, y pronto probó los apontajes y despegues desde barcos con el Curtiss Model D.

En Gran Bretaña, el capitán Edward Wakefield y Oscar Gnosspelius comenzaron a explorar la viabilidad del vuelo desde el agua en 1908. Decidieron utilizar el lago Windermere, en el Distrito de los Lagos, el mayor de Inglaterra. Los primeros intentos de vuelo de este último atrajeron a grandes multitudes, aunque la aeronave no logró despegar y fue necesario rediseñar los flotadores, incorporando características de los exitosos cascos de las lanchas de Borwick. Mientras tanto, Wakefield encargó un hidroavión similar al diseño del Fabre Hydravion de 1910. En noviembre de 1911, tanto Gnosspelius como Wakefield disponían de aviones capaces de volar desde el agua y esperaban las condiciones meteorológicas adecuadas. El vuelo de Gnosspelius duró poco, ya que el avión se estrelló en el lago. Sin embargo, el piloto de Wakefield, aprovechando un ligero viento del norte, despegó con éxito y voló a una altura de 50 pies hasta Ferry Nab, donde realizó un amplio giro y regresó para realizar un amerizaje perfecto en la superficie del lago.

En Suiza, Emile Taddéoli equipó el biplano Dufaux 4 con flotadores y despegó con éxito en 1912. Un hidroavión se utilizó durante las Guerras de los Balcanes en 1913, cuando un Astra Hydravion griego hizo un reconocimiento de la flota turca y lanzó cuatro bombas.[5][6]

GaleríaEditar

Véase tambiénEditar

NotasEditar

Inicialmente, se denominó a este tipo de aeronaves como bote volador[7][8]​, buque volante[9]​ o canoa volante[10]​ debido a la traducción directa del término inglés flying boat.

ReferenciasEditar

  1. Varios (1983). Enciclopedia Ilustrada de la Aviación. Volumen 15. Barcelona: Editorial Delta. p. 3685. ISBN 84-85822-29-3. 
  2. Delgado Lallemand, Luis (2010). Diccionario enciclopédico marítimo Inglés-Español. Madrid: Editorial Paraninfo. p. 377. ISBN 84-28380-77-5. 
  3. a b c d e Nicolaou 1998
  4. Naughton, Russell. "Henri Fabre (1882-1984)". Centro de Ingeniería de Telecomunicaciones e Información de la Universidad de Monash, 15 de mayo de 2002. Recuperado: 9 de mayo de 2008.
  5. Anonymous (2009). The establishment of the Navy Airforce", Fox2 Magazine. (enlace roto disponible en este archivo).
  6. Nicolaou 1998, p. 9.
  7. «Hemeroteca Digital. Biblioteca Nacional de España». hemerotecadigital.bne.es. Consultado el 9 de julio de 2021. 
  8. Flight Magazine, ed. (21 de noviembre de 1930). «La Sociedad Short Brothers - Botes voladores». Flight. pp. 42-43. 
  9. «Hemeroteca Digital. Biblioteca Nacional de España». hemerotecadigital.bne.es. Consultado el 9 de julio de 2021. 
  10. «Dornier». 

BibliografíaEditar

  • Amtmann, Hans. The Vanishing Paperclips. Monogram, 1988.
  • Andrews, C.F. and E.B. Morgan. Supermarine Aircraft Since 1914. London: Putnam, 1981. ISBN 0-370-10018-2.
  • Barnes, C. H.; James, D. N. (1989). Shorts Aircraft since 1900. Putnam: Putnam. ISBN 0-85177-819-4. 
  • Buttler, Tony (2004). British secret projects: fighters and bombers, 1935–1950. Leicester: Midland. ISBN 9781857801798. 
  • Cacutt, Len. "The World's Greatest Aircraft," Exeter Books, New York, NY, 1988. ISBN 0-7917-0011-9.
  • Davies, R.E.G. Pan Am: An Airline and its Aircraft. New York: Orion Books, 1987. ISBN 0-517-56639-7.
  • Dietrich, Noah; Thomas, Bob (1972). Howard, The Amazing Mr. Hughes. Greenwich: Fawcett Publications, Inc. 
  • Eden, Paul, ed. The Encyclopedia of Aircraft of WW II. Leicester, UK: Silverdale Books/Bookmart Ltd, 2004. ISBN 1-84509-013-6.
  • Francillon, Ph.D., René J. Japanese Aircraft of the Pacific War. London: Putnam & Company, 1970 (2nd edition 1979). ISBN 978-0-370-30251-5.
  • Francillon, René J. McDonnell Douglas Aircraft since 1920: Volume II. Annapolis, Maryland: Naval Institute Press, 1990. ISBN 1-55750-550-0.
  • Green, William. Warplanes of the Second World War, Volume Five: Flying Boats. London: Macdonald & Co.(Publishers) Ltd., 1962. ISBN 978-0-356-01449-4.
  • Green, William (2010). Aircraft of the Third Reich (1st edición). London: Aerospace Publishing Limited. ISBN 978-1-900732-06-2. 
  • Hull, Norman. Flying Boats of the Solent: A Portrait of a Golden Age of Air Travel (Aviation Heritage). Great Addington, Kettering, Northants, UK: Silver Link Publishing, 2002. ISBN 1-85794-161-6.
  • Kaplan, Philip. "Big Wings: The Largest Aeroplanes Ever Built." Pen and Sword, 2005. ISBN 1-84415-178-6.
  • King, H. F. (14 December 1950). «Water-based Fighters: An Outline History and a Survey of Modern Possibilities». Flight 58 (2186): 551-555. 
  • Legg, David. Consolidated PBY Catalina: The Peacetime Record. Annapolis, Maryland: US Naval Institute Press, 2002. ISBN 1-55750-245-5.
  • London, Peter. British Flying Boats. Stroud, UK: Sutton Publishing, 2003. ISBN 0-7509-2695-3.
  • London, Peter. Saunders and Saro Aircraft since 1917. London, UK: Conway Maritime Press Ltd, 1988. ISBN 0-8517-7814-3.
  • Nevin, David. The Pathfinders (The Epic of Flight series). Alexandria, Virginia: Time Life Books, 1980. ISBN 978-1-84447-032-7.
  • Nicolaou, Stephane (1998), Flying Boats & Seaplanes: A history from 1905, Devon: Bay Books View Ltd, p. 9, ISBN 1901432203 .
  • Norris, Geoffrey. The Short Empire Boats (Aircraft in Profile Number 84). Leatherhead, Surrey, UK: Profile Publications Ltd., 1966.
  • Norris, Geoffrey. The Short Sunderland (Aircraft in Profile number 189). London: Profile Publications, 1967.
  • Raymer, E.C. Descent Into Darkness. Presidio Press, 1996. ISBN 0-89141-589-0.
  • Richards, M.C. "Kawanishi 4-Motor Flying-Boats (H6K 'Mavis' and H8K 'Emily')". Aircraft in Profile Volume 11. Windsor, Berkshire, UK: Profile Publications Ltd., 1972.
  • Piet, Stan; Raithel, Al (2001). Martin P6M SeaMaster. Bel Air, Maryland: Martineer Press. ISBN 0-9700662-0-1. 
  • Van der Klaauw, Bart. Water- en Transportviegtuigen Wereldoorlog II (in Dutch). Alkmaar, the Netherlands: Uitgeverij de Alk. ISBN 978-90-6013-677-5.
  • Werner, H. A. Iron Coffins: A U-boat Commander's War, 1939–45. London: Cassells, 1999. ISBN 0-304-35330-2.
  • Yenne, Bill. Seaplanes & Flying Boats: A Timeless Collection from Aviation's Golden Age. New York: BCL Press, 2003. ISBN 1-932302-03-4.