Separación de poderes

División entre la potencia de la Nación representada en el poder Legislativo y La potencia ejecutiva del Estado en el Poder Ejecutivo, para que permanezcan eternamente enfrentados y vigilantes los unos de los otros.

La separación de poderes o división de poderes (en latín, trias politica) es un orden y distribución de las funciones del Estado, en la cual la titularidad de cada una de ellas es confiada a un órgano u organismo público distinto. Junto a la consagración constitucional de los derechos fundamentales, es uno de los principios que caracterizan el Estado de Derecho moderno.

Modernamente la doctrina denomina a esta teoría, en sentido estricto, separación de funciones o separación de facultades, al considerar al poder como único e indivisible y perteneciente original y esencialmente al titular de la soberanía (nación o pueblo), resultando imposible concebir que aquél pueda ser dividido para su ejercicio. Existen tres poderes y son: ejecutivo, legislativo y judicial.

Índice

HistoriaEditar

El sistema de separación de poderes de MontesquieuEditar

La teoría de la separación de poderes se acuña en la obra de Montesquieu Del Espíritu de las Leyes, que se inspiró en la descripción que los tratadistas clásicos hicieron de los sistemas políticos de la Antigüedad (especialmente en la que Polibio hace de la República romana –además de las teorías de Platón y Aristóteles–) y en la experiencia política contemporánea de la Revolución inglesa del siglo XVII (que había dado origen a las teorías de John Locke). Prominentes autores de la Ilustración francesa, como Jean-Jacques Rousseau, o de la Independencia de los Estados Unidos, como Alexander Hamilton, también teorizaron sobre el particular.[1][2][3][4][5]​ Montesquieu define el "poder" a la vez como función y como órgano. La admiración que profesa al sistema político británico (que interpreta como una independencia entre poderes ejecutivo, legislativo y judicial, encarnado cada uno en rey –es decir, en su gobierno–, parlamento y tribunales), ha sido matizada por otros autores, que la consideran exagerada, al ser en realidad una relación con vínculos muy estrechos.[6]

Según la visión ilustrada, el Estado existe con la finalidad de proteger al hombre de otros hombres. El hombre, entonces, sacrifica una completa libertad por la seguridad de no ser afectado en su derecho a la vida, la integridad, la libertad y la propiedad. Sin embargo, la existencia de ese Estado no garantiza la defensa de los derechos de la persona. En efecto, muchas veces el hombre se encuentra protegido contra otros hombres, mas no contra el propio Estado, el cual podría oprimirlo impunemente mediante las facultades coercitivas que le ha otorgado la propia colectividad.

Al momento de su formulación clásica, las funciones del Estado consideradas como necesarias para la protección del ciudadano eran fundamentalmente las de dar las Leyes, la de poner en práctica estas leyes en forma general y más particularmente, con la finalidad de resolver conflictos y la administración del aparato de gobierno, funciones que durante el Antiguo Régimen eran monopolizadas en la sola entidad de la monarquía absolutista a la cual se le atribuía la práctica del despotismo.

Montesquieu fue uno de los filósofos y ensayistas ilustrados más relevantes, en especial por la articulación de la teoría de la separación de poderes:

«En cada Estado hay tres clases de poderes: Por el legislativo, el príncipe o el magistrado hace las leyes para cierto tiempo o para siempre, y corrige o deroga las que están hechas. Por el ejecutivo, hace la paz o la guerra, envía o recibe embajadores, establece la seguridad y previene las invasiones y por el judicial, castiga los crímenes o decide las contiendas de los particulares.»

Montesquieu especificó que "la independencia del poder judicial tiene que ser real, y no aparente meramente". "El Poder Judicial fue generalmente considerado como el más importante de los poderes, independiente y sin control", y también fue considerado peligroso.[7]

Controles y contrapesosEditar

Para evitar que una rama del poder llegue a ser suprema, para proteger al individuo de la mayoría, para que las ramas de poder permanezcan eternamente enfrentados y vigilantes los unos de los otros y deje a la población tranquila, los sistemas de gobierno que emplean la separación de poderes se crean típicamente con un sistema de checks and balances (controles y contrapesos). Este término proviene del constitucionalismo anglosajón, pero, como la propia separación de poderes, es generalmente atribuido a Montesquieu. Checks and balances se refiere a varias reglas de procedimiento que permiten a una de las ramas limitar a otra, por ejemplo, mediante el veto que el presidente de los Estados Unidos tiene sobre la legislación aprobada por el Congreso, o el poder del Congreso de alterar la composición y jurisdicción de los tribunales federales. Cada país que emplee la separación de poderes tiene que tener su propio mecanismo de checks and balances. Cuanto más se aproxime un país al sistema presidencial, más controles existirán entre las distintas ramas del poder y más iguales serán en sus poderes relativos.

Los constitucionalistas anglosajones encuentran su origen en la Carta Magna, aplicándose en la práctica en las luchas entre la monarquía y el parlamento en las guerras civiles inglesas del siglo XVII. Montesquieu, en el siglo XVIII, realizó más bien la formulación teórica de lo que los ingleses habían aplicado en la práctica el siglo anterior.

Los fundadores de los Estados Unidos diseñaron el mecanismo de checks and balances implementados en la Constitución de los Estados Unidos para evitar que una de las ramas de poder dominará a las demás, como menciona James Madison en El Federalista No. 51.

«Pero la mayor seguridad contra la concentración gradual de los diversos poderes en un solo departamento reside en dotar a los que administran cada departamento de los medios constitucionales y motivos personales necesarios para resistir las invasiones de los demás. Las medidas de defensa, en este caso como en todos los demás casos, debe ser proporcionada al peligro del ataque. La ambición debe hacerse para contrarrestar la ambición. El interés del hombre debe estar relacionado con los derechos constitucionales del lugar. Puede ser una reflexión sobre la naturaleza humana, que tales dispositivos deberían ser necesarios para controlar los abusos del gobierno. Pero, ¿qué es el gobierno mismo, sino la más grande de todas las reflexiones sobre la naturaleza humana? Si los hombres fuesen ángeles, el gobierno no sería necesario. Si los ángeles gobernaran a los hombres, no sería necesario el control externo ni interno del gobierno. Al enmarcar un gobierno que ha de ser administrado por los hombres sobre los hombres, la gran dificultad reside en esto: primero debes permitir que el gobierno controle a los gobernados; y luego obligarlo a controlarse a sí mismo. La dependencia del pueblo es, sin duda, el principal control sobre el gobierno; Pero la experiencia ha enseñado a la humanidad la necesidad de precauciones auxiliares.[8]»

El ejemplo siguiente de la separación de poderes y sus controles mutuos y equilibrios, ya que la experiencia de la Constitución de los Estados Unidos se presenta como ilustrativa de los principios generales aplicados en formas similares de gobierno.

Poder legislativo (Congreso de los Estados Unidos) Poder ejecutivo (gobierno) (Presidente) Poder judicial (Corte Suprema de los Estados Unidos)
Artículo I de la Constitución Federal
  • Tiene un amplio poder tributario y de gasto.
  • Regula el comercio interestatal.
  • Controla el presupuesto federal.
  • Tiene poder para pedir prestado dinero al crédito de los Estados Unidos (puede ser vetado por el Presidente, pero los vetos pueden ser anulados con un voto de dos tercios de ambas cámaras).
  • Tiene el poder exclusivo de declarar la guerra, así como de levantar, apoyar y regular a los militares.
  • Supervisa, investiga y hace las reglas para el gobierno y sus oficiales.
  • Define por ley la jurisdicción de la judicatura federal en casos no especificados por la Constitución.
  • Ratificación de los tratados firmados por el Presidente y aconseja y consiente los nombramientos presidenciales a la judicatura federal, los departamentos ejecutivos federales y otros cargos (Senado solamente).
  • Tiene poder único de impeachment (Cámara de Representantes) y juicio de impeachments (Senado); Puede remover al ejecutivo federal y los oficiales judiciales de la oficina para los crímenes altos y los delitos menores.
  • Hacer todas las leyes que sean necesarias y apropiadas para llevar a efecto los poderes anteriores y todos los demás que la Constitución federal confiere al gobierno federal de los Estados Unidos, o cualquiera de sus departamentos o funcionarios.
Artículo II de la Constitución Federal
  • Es el comandante en jefe de las fuerzas armadas.
  • Ejecuta las instrucciones del Congreso.
  • Pueden vetar proyectos de ley aprobados por el Congreso (pero el veto puede ser anulado por una mayoría de dos tercios de ambas cámaras).
  • Ejecuta los gastos autorizados por el Congreso.
  • Declara estados de emergencia y publica reglamentos y órdenes ejecutivas.
  • Hace acuerdos ejecutivos (no requiere ratificación) y firma tratados (ratificación que requiere la aprobación de dos tercios del Senado).
  • Hace nombramientos a la judicatura federal, los departamentos ejecutivos federales, y otros puestos con el consejo y consentimiento del Senado. Tiene poder para hacer nombramiento temporal durante el receso del Senado.
  • Tiene el poder de conceder "indultos y perdones por delitos contra los Estados Unidos, excepto en casos de juicio político".
Artículo III de la Constitución Federal
  • Determina qué leyes el Congreso pretende aplicar a cualquier caso dado.
  • Ejercita revisión judicial, revisando la constitucionalidad de las leyes (El poder de revisión judicial no está expresamente reconocido en la Constitución, pero el poder judicial lo consideró implícito en la estructura constitucional de Marbury v. Madison (1803)).
  • Determina el significado de la ley que hizo el Congreso para aplicar a las disputas.
  • Determina cómo actúa una ley para determinar la disposición de los presos.
  • Determina cómo actúa una ley para obligar al testimonio y la producción de pruebas.
  • Determina cómo las leyes deben ser interpretadas para asegurar políticas uniformes de arriba hacia abajo a través del proceso de apelaciones, pero otorga discreción en casos individuales a jueces de bajo nivel. La cantidad de discreción depende del estándar de revisión, determinado por el tipo de caso en cuestión.
  • Supervisa a sus propios miembros.

BicameralidadEditar

En una forma republicana de gobierno, afirma James Madison, el poder legislativo es el más fuerte, y por lo tanto debe ser dividido en diferentes ramas (Senado y Cámara de representantes), estar tan poco conectados entre sí como sea posible, y hacerlos por diferentes modos de elección. Considera que el Poder Legislativo es el más fuerte ya que es esencialmente la verdadera voz del pueblo. Subraya la necesidad de los controles y equilibrios.[8]

FederalismoEditar

Otro control y contrapeso es la teoría del federalismo. Esta es una división de poder entre el gobierno federal y el gobierno estatal dispuesto en la Constitución de Estados Unidos. En muchos sentidos esto es una división natural de funciones. Los asuntos locales son manejados por los gobiernos locales; Asuntos nacionales por parte del gobierno federal.

La Constitución enumera ciertos poderes específicos que pertenecen al gobierno federal. Estos son llamados poderes enumerados. Además, el Congreso tiene la autoridad para aprobar leyes que son "necesarias y apropiadas" para cumplir con los propósitos de la Constitución. Los poderes bajo esta autoridad se llaman poderes implícitos.

Puesto que la Constitución no enumera detalladamente los poderes que pertenecen a los Estados, se han producido muchos conflictos sobre sus respectivas competencias. La Constitución dice que los poderes no delegados por la Constitución al gobierno federal están reservados a los estados o al pueblo. Estos son llamados poderes reservados.

La décima Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos cuyo radicalismo en el énfasis de la limitación del gobierno no podría ser más claro.

«Los poderes que la Constitución no delega a los Estados Unidos ni prohíbe a los Estados, queda reservados a los Estados respectivamente o al pueblo.»

En Estados Unidos El gobierno está protegido de las usurpaciones porque está dividido en distintos y separados departamentos. el poder sobre la gente se dividió tanto a través del federalismo (entre el gobierno federal y los gobiernos estatales) como a través de las ramas (legislativas, ejecutivas y judiciales) dentro del gobierno nacional (o federal). como dice Madison a causa de la división del poder, "los derechos de las personas surgen de una doble seguridad: los gobiernos se controlarán mutuamente, al mismo tiempo que cada uno será controlado por sí mismo".

James Madison en El Federalista No. 51 narra la importancia del sistema federal de Estados Unidos.

«En una república unitaria, todo el poder cedido por el pueblo se coloca bajo la administración de un solo gobierno; y se evitan las usurpaciones dividiendo a ese gobierno en departamentos separados y diferentes. En la compleja república americana, el poder de que se desprende el pueblo se divide primeramente entre dos gobiernos distintos, y luego la porción que corresponde a cada uno se subdivide entre departamentos diferentes y separados. De aquí surge una doble seguridad para los derechos del pueblo. Los diferentes gobiernos se tendrán a raya unos a otros, al propio tiempo que cada uno se regulará por sí mismo.[8]»

AdopciónEditar

Los principios ilustrados fueron adoptados por las corrientes del liberalismo político. Conjuntamente con el respeto a los derechos fundamentales de las personas, la división o separación de poderes se convierte en elemento fundamental de lo que se dio en llamar Estado Liberal y que, a la vez, configura el elemento base del Constitucionalismo Moderno.

Sin embargo, el principio de separación de poderes ha sido plasmado de forma diferente dentro de los diversos sistemas de Gobierno, este principio doctrinal que de facto convertía al parlamento en el poder central fue modificado de acuerdo con la doctrina de la separación entre el poder constituyente y los poderes constituidos de Emmanuel Joseph Sieyès donde la separación de poderes deja paso a una interrelación (la separación de poderes no desaparece para evitar el control por un solo grupo u hombre, pero su interrelacionan de una forma muy intensa), el Estado deja de ser abstencionista y se hace enorme al intervenir en la sociedad, otorga el sufragio universal ( no solo para la burguesía) y surgen los partidos políticos de masas, originándose el estado actual, el Estado Social, donde se rompe con la idea de parlamento igual a nación, ahora la ley es la expresión de la voluntad de la mayoría, cuando cambia la formación del parlamento, cambian las leyes, por lo que la ley deja de ser la expresión de la razón, de la soberanía, para ser la de la mayoría.

Desaparece la legitimación del sistema jurídico como consecuencia de estos cambios y por eso se adopta la distinción de Sieyès entre "poder constituyente" y "constituido", el constituyente es el pueblo ejerciendo su poder soberano mediante el que aprueba la constitución y crea los poderes constituidos, el ejecutivo, el legislativo y el judicial; y ahora el legislativo va a aprobar las leyes, leyes que a partir de ahora van a estar por debajo de la Constitución la cual expresa los valores compartidos por todos y se crea el Tribunal Constitucional como garante de estos valores.

Durante el siglo XX, en Costa Rica, la Constitución de 1949 crea y configura el llamado poder electoral y lo denomina explícitamente cuarto poder de la República,[9]​ medida imitada por Venezuela en la Constitución de 1999.[10]

Véase tambiénEditar

Notas y referenciasEditar

  1. «Baron de Montesquieu, Charles-Louis de Secondat (Stanford Encyclopedia of Philosophy)». Plato.stanford.edu. Consultado el 29 de octubre de 2008. 
  2. «Separation of Powers» (en inglés). Lawiki.org. Archivado desde el original el 8 de agosto de 2012. Consultado el 16 de septiembre de 2010. 
  3. Price, Sara (22 de febrero de 2011), The Roman Republic in Montesquieu and Rousseau - Abstract, consultado el 19 de noviembre de 2012 
  4. Schindler, Ronald, Montesquieu’s Political Writings, consultado el 19 de noviembre de 2012 
  5. Lloyd, Marshall Davies (22 de septiembre de 1998), Polybius and the Founding Fathers: the separation of powers, consultado el 17 de noviembre de 2012 
  6. «Hobbes, Locke, Montesquieu, and Rousseau on Government». Constitutional Rights Foundation. Consultado el 11 de julio de 2012. 
  7. Montesquieue, Charles-Louie. The Spirit of Laws.
  8. a b c «The Federalist #51». Consultado el 2017-07-23. 
  9. «Organismos electorales». IIDH. 
  10. «:: Consejo Nacional Electoral ::». www.cne.gob.ve. Consultado el 13 de junio de 2015. 

BibliografíaEditar

  • Vázquez, E., Aguilera, C., y Olmeda, C., «Checks and balances» en el “Diccionario Histórico y Artístico” en La expansión de Gran Bretaña, Sarpe, 1985. ISBN 84-7291-890-4
  • Christoph Moellers, The Three Branches: A Comparative Model of Separation of Powers [1 ed.] 0199602115, 9780199602117 Oxford University Press 2013