Sátiro

personaje mitológico
Sátiro portando una columna en el techo de la Sala de las Batallas del Real Sitio de El Escorial, en la Comunidad de Madrid, España. A ambos lados de una figura existe un sátiro portando una columna, esquema que se repite varias veces en la decoración del techo.

Los sátiros (en griego Σάτυροι, Satyroi) son criaturas masculinas —las sátiras son una invención posterior de los poetas— que en la mitología griega acompañaban a Pan y Dioniso, vagando por bosques y montañas.

MitologíaEditar

Aunque no los menciona Homero, en un fragmento de Hesíodo recogido por Estrabón se dice que los sátiros son hermanos de las ninfas de las montañas y de los curetes y que son criaturas inútiles e incapaces de trabajar.[1]

Los sátiros, relacionados con las ménades, forman el «cortejo dionisíaco» que acompaña al dios Dioniso, aunque algunos también aparecen solos en los bosques. Pueden estar también asociados con el dios Pan y con Sileno. Una tradición consideraba que los hijos de Sileno, llamados Marón, Leneo y Astreo, habrían sido los padres de los sátiros (de los que entonces sería Sileno su abuelo).[2]

Los sátiros son criaturas alegres y pícaras, aunque su carácter desenfadado y festivo puede volverse peligroso e incluso violento. Como criaturas dionisíacas, son amantes del vino, de las mujeres y disfrutan de los placeres físicos.

ArteEditar

 
Un sátiro calvo y barbudo con cola de caballo juega con una copa equilibrada en su pene erecto en una vasija ática de figuras rojas, en torno a 500-490 a. C.

En las representaciones de los integrantes del séquito de Dioniso a menudo resulta difícil distinguir entre sátiros, silenos, faunos y panes, de tal forma que a veces se usan estos términos como sinónimos.[3]

La forma más común de representación de un sátiro es la de una criatura desnuda grotesca medio humana pero con patas y orejas de macho cabrío o de caballo, cuernos de macho cabrío, cola de caballo, nariz chata y frecuentemente itifálicos.[4][5]

A veces se los representa como graciosos jóvenes: el sátiro en reposo, atribuido a Praxíteles, es el mejor ejemplo. En las representaciones más antiguas no se distinguen de los silenos pero a partir del periodo helenístico a Sileno se le representa más viejo y gordo que a los sátiros.[5][3]

Entre sus atributos, aparecen a menudo con un tirso en la mano, a veces con una corona vegetal, en actitud de bailar con las ninfas, a las que a menudo persiguen. Bailan al son de aulos, siringas, címbalos, castañuela y tímpanos.[3]​ Tienen un baile especial llamado sikinnis.

Debido a su gusto por el vino, a menudo aparecen embriagados[6]​ o sosteniendo copas.

Arte griegoEditar

 
Sátiro y ménade en una vasija en torno al 500 a. C., en el museo del Louvre, París.

En el arte griego arcaico, los sátiros aparecen como criaturas con barba y feas, pero en un período posterior su fealdad es suavizada con un aspecto más grácil y juvenil. En este periodo posterior aparecen también algunas satiresas.

Esta transformación o humanización del sátiro aparece a partir del siglo IV a. C. Las representaciones compasivas y humanizadas del sátiro por Praxíteles (Sátiro en reposo y Sátiro escanciador) son ejemplos de esta evolución.[3]

Arte romanoEditar

 
Un sátiro en un mosaico en Villa Romana del Casale, un yacimiento arqueológico situado cerca de Piazza Armerina en Sicilia, Italia.

Los romanos adoraban al dios Fauno como un señor de los pastores y los bosques y se asimiló al dios griego Pan. Como Pan era representado con cuernos y patas de cabra, su representación a menudo se confunde con la de los sátiros. Además, a Fauno, que era una figura difusa, se le disgregó en una serie de faunos. Por otra parte, también existía Fauna —consorte de Fauno—, que se representaba con la forma de satiresa. En definitiva, en el arte romano es difícil de distinguir a los sátiros de los faunos y de los panes.[3]

Edad MediaEditar

En la Edad Media el aspecto del sátiro como una criatura con patas y cuernos de cabra fue asumido por el diablo. Por otra parte, en esta época también se usó la imagen del sátiro como una alternativa al centauro en la representación del signo zodiacal de Sagitario.[3]

RenacimientoEditar

En el Renacimiento, siguieron apareciendo sátiros como híbridos de humano y cabra, pero se suavizó su aspecto negativo, volvieron a ser símbolos de la naturaleza salvaje y se mezcló su carácter erótico con su faceta festiva. En algunos casos, sin embargo, se mantuvo la relación de los sátiros con los pecados.[3]

Sátiros infantilesEditar

 
Un niño sátiro (centro) aparece en la pintura de Tiziano Baco y Ariadna (c. 1520-1523).

Los sátiros infantiles o niños sátiros son representaciones mitológicas derivadas de los sátiros, que aparecen en el folclore popular, obras de arte clásicas, películas y distintas formas de arte.

Algunas obras clásicas muestran a sátiros infantiles cuidados por sátiros adultos, y en otras representaciones aparecen participando en bacanales y rituales dionisíacos (bebiendo alcohol, tocando instrumentos musicales y bailando).

La presencia de los sátiros infantiles en el arte clásico, como la antigua cerámica griega es simplemente una elección estética por parte del artista. Sin embargo, el papel de los niños en el arte clásico podría indicar un simbolismo más profundo para los sátiros infantiles: Eros, el hijo de Afrodita, es representado habitualmente con la forma de un niño o bebé, y Dioniso, el líder divino de los sátiros es representado en numerosas obras como un bebé, a menudo en compañía de los sátiros. Una representación de sátiros infantiles más allá de la antigua Grecia es el grabado de Alberto Durero "músico sátiro y ninfa con bebé", también conocido como "La familia del sátiro". También hay una representación victoriana que muestra a un bebé sátiro sentado al lado de un barril.

También hay muchas obras del período rococó que muestran a niños sátiros participando en celebraciones dionisíacas. Algunas muestran a mujeres sátiro con sus hijos; otras muestran a los niños participando directamente en las bacanales. En la pintura de Jean Raoux (1677-1735) "Mademoiselle Prévost como Bacante", aparece un niño sátiro tocando un tambor, mientras la Sra. Prévost, una bailarina de la ópera, baila en medio de una fiesta en honor de Baco.

La sátira como forma literariaEditar

En los festivales teatrales de la antigua Atenas, a cada grupo de tragedias le seguía una especie de drama burlesco que relataba leyendas de dioses y héroes, en la que el coro estaba formado por sátiros y silenos. Estas obras se denominan dramas satíricos. Se ha conservado completo solamente uno del siglo V. a. C., El Cíclope de Eurípides. También se ha conservado un papiro con un fragmento extenso de un drama satírico de Sófocles, titulado Persiguiendo sátiros (Ichneutae),[5]​ que se encontró en la antigua colonia griega de Oxirrinco, en Egipto, en 1907.[7]

La sátira romana es una forma literaria que consiste en un ensayo poético utilizado para atacar o burlarse de personas o elementos sociales. Aunque la sátira romana en ocasiones ha sido vinculada con las obras satíricas griegas o romanas, se trata de dos géneros independientes, conectados por la naturaleza subversiva atribuida a los sátiros, como fuerzas opuestas al orden, el decoro y la propia civilización.

Relación con otras mitologíasEditar

Bien por influencia externa o por desarrollo propio, otras mitologías también muestran personajes o criaturas con carácter similar a los sátiros griegos y romanos, espíritus de los bosques y de la naturaleza, como los leszi o lisovik del folclore eslavo o los busgosus de los bosques del noroeste de la península ibérica o los basajaun vascos. Estas y otras criaturas muestran rasgos muy similares con los sátiros, ya sea su carácter alegre, festivo y desenfadado, su promiscuidad sexual o su gusto por el vino.

En la mitología hebrea existen los sh'lrlm ("peludos"), una especie de demonio o ser sobrenatural que habita en los desiertos, y a los que se alude en el Levítico como receptores de sacrificios, y posiblemente relacionados con la simbología del chivo expiatorio. En la Biblia estos seres son traducidos como diablos, aunque en la traducción inglesa del Rey Jaime se les atribuye el término "satyr" (sátiro). En la mitología árabe y musulmana estos seres son conocidos como azzab al-akaba (demonios peludos de los pasos de montaña).

Sátiros y orangutanesEditar

En el siglo XVII, las leyendas de los sátiros se asociaron con las historias del orangután, un gran simio que habitaba Insulindia. Muchas de las historias locales describían a los machos de esta especie como seres sexualmente agresivos con las hembras de su especie y con las mujeres. En aquella época en occidente algunos eruditos consideraron que estas leyendas se referían a la presencia de sátiros en la zona. De hecho, el primer nombre científico que se le dio a este simio fue el de Simia satyrus.

El sátiro en la jerga popularEditar

Derivado de su significado mitológico, en el lenguaje popular se utiliza el término sátiro para denominar a un hombre dominado por el apetito sexual que se esfuerza en perseguir mujeres en contra de lo que ellas deseen. Las antiguas clasificaciones de las enfermedades sexuales denominaban satiromanía (en el varón) y ninfomanía (en la mujer) a lo que ahora se denomina hipersexualidad.[8]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Hesíodo, Catálogo de mujeres, fragmento 123; Estrabón X,3,19.
  2. Nono de Panópolis XIV,97-104.
  3. a b c d e f g Miguel Ángel Elvira Barba, Arte y mito: manual de iconografía clásica, pp.275-281, Madrid: Sílex (2008).
  4. Ruiz de Elvira Prieto, Antonio (1982), Mitología clásica (2ª edición), p.96. Madrid: Editorial Gredos. ISBN 84-249-0204-1.
  5. a b c Robin Hard, El gran libro de la mitología griega, pp.284-285. La Esfera de los Libros. Madrid, 2008. ISBN 987-8-49-734699-3.
  6. Filóstrato, Descripciones de cuadros 19,4; 22,1.
  7. José María Lucas de Dios, Sófocles. Fragmentos, p.152, Madrid: Gredos (1983), ISBN 84-249-0892-9.
  8. Christian., Scharfetter, (1988). Introducción a la psicología gneral (2a ed. (corregida y aumentada.) edición). Morata. ISBN 8471120313. OCLC 46477526. 

Enlaces externosEditar