Abrir menú principal

Acupuntura

Forma pseudocientífica de medicina alternativa proveniente de la medicina tradicional china en la que se insertan agujas en el cuerpo.

La acupuntura (del latín acus, ‘aguja’, y punctura, ‘pinchar’)[1]​ es una práctica surgida de la medicina tradicional china (MTC) basada en la creencia no demostrada de que existen unas líneas de energía llamadas meridianos que cruzan el cuerpo,[2]​ y que insertar agujas en lugares específicos a lo largo de estos meridianos sirve para tratar enfermedades.[3][4]

Acupuntura
Medicina alternativa y complementaria
Acupuncture1-1.jpg
Inserción de agujas en la piel.
Clasificación y recursos externos
MeSH D015670
ICD-9-CM 99.9199.92
Star of life caution.svgAviso médico

Está catalogada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) dentro de la medicina tradicional y complementaria.[5][6]​ y como tal parte de la medicina alternativa.[7][8]​ Múltiples sectores académicos y científicos consideran que la acupuntura es una pseudociencia[9][10][11][12]​ ya que la teoría y la práctica de esta no se basan en el conocimiento científico.[13][14][15]

Existen varias formas de practicar la acupuntura[16]​ y las técnicas varían según el país.[17]​ El método basado en la medicina tradicional china es probablemente el más usado en los Estados Unidos y Europa.[8]​ La acupuntura se usa principalmente en el alivio del dolor, generalmente en combinación con otros tratamientos.[18][19]​ A pesar de que hay poca evidencia de su eficacia, sus practicantes la recomiendan también para el tratamiento de muchas enfermedades y dolencias.

En 2010 "la acupuntura y la moxibustión de la medicina tradicional china" fueron inscritas en la lista representativa del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad de la Unesco tras su nominación por el gobierno chino.[20][21]

La OMS en sus directrices de capacitación básica y seguridad en la acupuntura argumenta que muchos elementos de la medicina tradicional son beneficiosos y hace especial hincapié en la necesidad de apoyar la investigación sobre la acupuntura así como su aplicación y regulación adecuada.[22]​. Así mismo la OMS ha publicado una larga lista de efectos adversos de la acupuntura, reportados en China, que incluyen sangrado, hematomas e infecciones.[23]

HistoriaEditar

 
Esquema de los puntos de acupuntura de la dinastía Ming

OrígenesEditar

La acupuntura, junto con la moxibustión, es una de las prácticas más antiguas de la medicina tradicional china.[24]​ La mayoría de los historiadores creen que la práctica comenzó en China, aunque existen algunas narraciones conflictivas sobre cuándo se originó,[25][26]​ y algunos expertos afirman que podría haberse practicado desde antes,[27]​ remontándose sus inicios como ciencia médica más de 2500 años en el pasado.[28]​ Los académicos David Ramey y Paul Buell argumentan que la fecha exacta en que se fundó la acupuntura depende del grado en que se pueda confiar en la datación de los textos antiguos y la interpretación de lo que constituye "acupuntura".[29]

Según un artículo en "Rheumatology", la primera documentación de un "sistema organizado de diagnóstico y tratamiento" para la acupuntura fue en el texto clásico de medicina interna del Emperador Amarillo "Huangdi Neijing" que data aproximadamente del año 100 a.e.c.[25]​ Así mismo, agujas de oro y plata encontradas en la tumba de Liu Sheng de alrededor del mismo año son consideradas como la evidencia arqueológica más temprana de la práctica de la acupuntura, aunque no está claro si ese era su propósito.[29]​ Según el hisotriador de la medicina, Plinio Prioreschi, el registro histórico más antiguo conocido de acupuntura es el Shih-Chi ("Registro de la historia"), escrito por un historiador alrededor del año 100 a.e.c.[30]​ Texto el cual se cree documentaba lo que era práctica establecida en ese momento

La acupuntura creció y disminuyó en popularidad en China en varias ocasiones, dependiendo de la dirección política del país y la preferencia por el racionalismo o la medicina occidental.[31]​ Se extendió primero a Corea al inicio del siglo VI, luego a Japón a través de médicos misioneros[32]​ y luego a Europa, empezando por Francia.[31]​ En el siglo XX mientras su uso se extendía por los Estados Unidos y otros países occidentales, algunos elementos espirituales de la acupuntura que entraban en conflicto con creencias occidentales fueron a veces abandonados, en favor de simplemente clavar agujas en los puntos acupunturales.[31][33][34]

Desarrollo temprano en ChinaEditar

Establecimiento y crecimientoEditar

No es claro específicamente cuándo se introdujeron los puntos específicos de acupuntura, pero la autobiografía de Pien Chhio de alrededor de 400 a 500 a.e.c. hace referencia a la inserción de agujas en áreas designadas.[35]​ Bian Que creía que había un único punto de acupuntura en la parte superior del cráneo al que llamó el punto "de las cien reuniones". :83 Los textos datan de 156–186 a.e.c. documentan las creencias tempranas en los canales de energía de la fuerza vital llamados meridianos que luego serían un elemento en las primeras creencias de acupuntura.[36]

Ramey y Buell afirman que la "práctica y los fundamentos teóricos" de la acupuntura moderna se introdujeron en el clásico del emperador amarillo "Huangdi Neijing" alrededor del año 100 a.e.c.[37][36]​ Este introdujo el concepto de usar la acupuntura para manipular el flujo de energía vital (qi) en una red de meridianos (canales) en el cuerpo. [38]​ El concepto de red estaba formado por tractos acupunturales, tales como una línea que bajaba por los brazos, donde este decía que se encontraban puntos de acupuntura. Algunos de los sitios donde los acupunturistas usan agujas en la actualidad todavía tienen los mismos nombres que los que les dio en el Huangdi Neijing.[35]:93 Numerosos documentos adicionales fueron publicados durante siglos introduciendo nuevos puntos de acupuntura. :101 En el siglo IV e.c. la mayoría de los puntos de acupuntura en uso hoy en día habían sido ya nombrados e identificados. :101

En la primera mitad del siglo I e.c. los acupunturistas comenzaron a promover la creencia de que la efectividad de la acupuntura estaba influenciada por la hora del día o la noche, el ciclo lunar y las estaciones.[35]:140-141 La ciencia de los ciclos del yin-yang (Yün Chhi Hsüeh) consistía en un conjunto de creencias que afirmaba que la curación de las enfermedades dependía de la alineación de las fuerzas celestiales (thien) y terrenales (ti) las cuales estaban en sintonía con ciclos como el del sol y la luna. :140-141 Había varios sistemas de creencias diferentes que dependían de una cantidad de cuerpos o elementos celestes y terrenales que giraban y solo se alineaban en ciertos momentos. :140-141 Según Needham y Gwei-djen, estas "predicciones arbitrarias" fueron representadas por acupunturistas en cuadros complejos y mediante un conjunto de terminología especial.

Las agujas de acupuntura durante este período eran mucho más gruesas que la mayoría de las modernas y su uso con frecuencia resultaba en infecciónes. Las infecciónes eran causadas por la falta de esterilización, pero en ese tiempo se creía que la causa era el uso de la aguja incorrecta o su colocación en el lugar o momento incorrecto.[35]:102-103 Más tarde, muchas agujas se calentaban en agua hirviendo o en una llama. A veces se usaban las agujas mientras todavía estaban calientes, creando un efecto de cauterización en el sitio de penetración. :104 En el Chen Chiu Ta Chheng de 1601, se recomendaban nueve agujas, lo que pudo haber sido debido a una antigua creencia china de que nueve era un número mágico. :102-103

Otros sistemas de creencias se basaban en la idea de que el cuerpo humano operaba con un cierto ritmo y la acupuntura tenía que aplicarse en el momento correcto del ritmo para ser eficaz.[35]:140-141 En algunos casos, se creía que la falta de equilibrio entre Yin y Yang era la causa de la enfermedad. :140-141

En el siglo I e.c. se publicaron muchos de los primeros libros sobre acupuntura y comenzaron a surgir reconocidos expertos en acupuntura. El Zhen Jiu Jia Yi Jing, que se publicó a mediados del siglo III, es el libro de acupuntura más antiguo que aún existe en la era moderna.[35]​ Otros libros como el Yu Kuei Chen Ching, escrito por el director de servicios médicos para China, también fueron influyentes durante este período, pero no fueron preservados. A mediados del siglo VII, Sun Simiao publicó diagramas y gráficos relacionados con la acupuntura que establecían métodos estandarizados para encontrar puntos de acupuntura en personas de diferentes tamaños y clasificaban los puntos de acupuntura en un conjunto de módulos.

La acupuntura se convirtió en una práctica más establecida en China a medida que las mejoras en el papel llevaron a la publicación de más libros de acupuntura. El Servicio Médico Imperial y el Colegio Médico Imperial, que apoyaban la acupuntura, se establecieron más fuertemente y crearon colegios médicos en cada provincia.[35]:129 El público también estuvo expuesto a historias sobre figuras reales curadas de sus enfermedades por acupunturistas prominentes. :129–135 Para el momento en que, el Gran Compendio de acupuntura y moxibustión se publicó durante la dinastía Ming (1368–1644   AD), la mayoría de las prácticas de acupuntura utilizadas en la era moderna ya habían sido establecidas.[39]

DecliveEditar

 
Acupunctura facial S. XVII

Al final de la dinastía Song, (1279 e.c.) la acupuntura había perdido gran parte de su estatus en China.[40]​ Se fue volviendo menos común en los siglos siguientes, y se asoció con profesiones consideradas menos prestigiosas como la alquimia, el chamanismo, la partería y la moxibustión.[41]​ Adicionalmente, en el siglo XVIII, la racionalidad científica se estaba volviendo más popular que las creencias supersticiosas tradicionales.[39]​ En 1757, un libro que documentaba la historia de la medicina china llamaba a la acupuntura un "arte perdido".[35]:160 Su disminución se atribuyó en parte a la popularidad de las prescripciones y medicamentos, así como a su asociación con las clases bajas.[42]

En 1822, el emperador chino firmó un decreto que excluía la práctica de la acupuntura del Instituto Médico Imperial.[39]​ Declarando que no era apta para ser practicada por caballeros eruditos.[43]​ En China, la acupuntura se asociaba cada vez más con practicantes analfabetos de clase baja.[44]​ Fue restaurada por un tiempo, pero prohibida nuevamente en 1929 a favor de la medicina occidental basada en la ciencia. Aunque la acupuntura disminuyó en China durante este período, también fue creciendo en popularidad en otros países.[45]

Expansión internacionalEditar

Se cree que Corea fue el primer país de Asia en que la acupuntura se extendió fuera de China.[35]​ En Corea existe una leyenda que afirma que la acupuntura fue desarrollada por el emperador Dangun, aunque es más probable que haya sido traída a Corea desde una prefectura colonial china en 514 e.c. :262-263 En el siglo VI el uso de la acupuntura era común en Corea. Esta se extendió a Vietnam en los siglos VIII y IX.[45]​ Cuando Vietnam comenzó a comerciar con Japón y China alrededor del siglo IX, también fue influenciado por sus prácticas de acupuntura.[39]​ China y Corea enviaron "misioneros médicos" que difundieron la medicina tradicional china en Japón, comenzando alrededor de 219 e.c. En 553, varios ciudadanos coreanos y chinos fueron nombrados para reorganizar la educación médica en Japón e incorporaron la acupuntura como parte de ese sistema. :264 Más tarde, Japón envió a los estudiantes de regreso a China y estableció la acupuntura como una de las cinco divisiones del Sistema de Administración Médica Estatal de China. :264-265

La acupuntura comenzó a extenderse a Europa durante la segunda mitad del siglo XVII. Alrededor de este tiempo, el cirujano general de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales se reunió con practicantes de acupuntura japoneses y chinos y luego alentó a los europeos a investigarla más a fondo.[35]:264-265 El publicó la primera descripción detallada de la acupuntura para el público europeo y creó el término "acupuntura" en su obra "De Acupunctura" de 1683.[46]​ Francia fue uno de los primeros países en adoptar la práctica en Occidente debido a la influencia de los misioneros jesuitas, quienes llevaron la práctica a las clínicas francesas en el siglo XVI.[39]​ Al médico francés Louis Berlioz (el padre del compositor Héctor Berlioz ) generalmente se le atribuye ser el primero en experimentar con el procedimiento en Europa en 1810, antes de publicar sus hallazgos en 1816.[43]

Para el siglo XIX, la acupuntura se había convertido en algo común en muchas áreas del mundo.[35]:295 Los estadounidenses y los británicos comenzaron a mostrar interés en la acupuntura a principios del siglo XIX, pero este interés disminuyó hacia mediados del siglo.[39]​ Los practicantes occidentales abandonaron las creencias tradicionales de la acupuntura en la energía espiritual, el diagnóstico por el pulso y los ciclos de la luna, el sol o el ritmo del cuerpo. Los diagramas del flujo de energía espiritual, por ejemplo, entraban en conflicto con los propios diagramas anatómicos de occidentales. Así, occidente adoptó un nuevo conjunto de ideas para la acupuntura basado en clavar agujas en los nervios.[45][47]​ En Europa se especuló que la acupuntura podría permitir o impedir el flujo de electricidad en el cuerpo, ya que se encontró que los pulsos eléctricos hacen que la pata de una rana se contraiga después de la muerte.[46]

Finalmente, Occidente creó un sistema de creencias basado en los "puntos gatillo" de Travell los cuales se consideraba que inhibían el dolor. Estaban en los mismos lugares que los puntos de acupuntura espiritualmente identificados de China, pero bajo una nomenclatura diferente.[39]​ El primer tratado occidental elaborado sobre acupuntura fue publicado en 1683 por Willem ten Rhijne.[48]

Era modernaEditar

 
Esquemas anatómicos de la "nueva acupuntura".

En China, la popularidad de la acupuntura se regresó en 1949 cuando Mao Zedong tomó el poder y buscó unir a China detrás de los valores culturales tradicionales. También fue durante este tiempo que muchas prácticas médicas orientales se consolidaron bajo el nombre de medicina tradicional china (MTC).[45]

Políticos del Partido Comunista Chino declararon en un inicio que la acupuntura era supersticiosa y estaba en conflicto con el compromiso del partido con la ciencia. Sin embargo, el presidente del Partido Comunista, Mao Zedong, luego revirtió esta posición, argumentando que la práctica se basaba en principios científicos[49]​ a pesar de haber declarado previamente que no creía en ella y que él no la utilizaba.[50]

Nuevas prácticas fueron adoptadas en el siglo XX, como usar grupos de agujas,[35]:164agujas electrificadas, o dejar agujas insertadas hasta por una semana. :164También se desarrolló un gran énfasis en el uso de la acupuntura en el oído. :164 Organizaciones de investigación sobre acupuntura fueron fundadas en la década de 1950 y los servicios de acupuntura comenzaron a estar disponibles en los hospitales modernos.[39]​ China, donde se creía que se había originado la acupuntura, comenzó a ser cada vez más influenciada por la medicina occidental. Mientras tanto, la acupuntura creció en popularidad en los Estados Unidos donde el Congreso de los Estados Unidos creó la Oficina de Medicina Alternativa en 1992 y los Institutos Nacionales de Salud (NIH) declararon su apoyo a la acupuntura para algunas afecciones en noviembre de 1997. En 1999, se creó el Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa dentro de los NIH. La acupuntura ha convertido en la medicina alternativa más popular en los Estados Unidos.[51]

En 1971, un periodista del New York Times publicó un artículo sobre sus experiencias con la acupuntura en China, lo que condujo a una mayor investigación y apoyo para la acupuntura.[39]​ El presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon, visitó China en 1972 . Durante una parte de la visita, a la delegación se le mostró un paciente sometido a una cirugía mayor mientras estaba completamente despierto, aparentemente recibiendo acupuntura en lugar de anestesia. Más tarde se descubrió que los pacientes seleccionados para la cirugía tenían una alta tolerancia al dolor y recibían un fuerte adoctrinamiento antes de la operación; Estos casos de demostración también recibían con frecuencia morfina subrepticiamente a través de un goteo intravenoso que a los observadores se les dijo que contenían solo fluidos y nutrientes.[52]

Después de que el Instituto Nacional de Salud expresó su apoyo a la acupuntura para un número limitado de afecciones, la adopción en los Estados Unidos. Creció aún más. En 1972 se estableció el primer centro legal de acupuntura en los Estados Unidos en Washington DC[53]​ y en 1973 el Servicio de Impuestos Internos de los Estados Unidos permitió que la acupuntura se dedujera como un gasto médico.[54]

En 2006, un documental de la BBC llamado "Alternative Medicine" filmó a un paciente sometido a cirugía a corazón abierto presuntamente bajo anestesia inducida por acupuntura. Más tarde se reveló que el paciente había recibido un cóctel de tres poderosos sedantes, así como abundantes inyecciones de un anestésico local en la herida.[55]

La acupuntura de la medicina tradicional china
   
Patrimonio cultural inmaterial de la Unesco
Localización
País China  China
Datos generales
Tipo Cultural inmaterial
Criterios R1, R2, R3, R4 y R5
Identificación 00425
Región Asia y Pacífico
Inscripción 2010 (V sesión)

Registro como patrimonio cultural inmaterial de la humanidadEditar

En noviembre de 2010 "la acupuntura y la moxibustión de la medicina tradicional china" fueron inscritas en la lista representativa del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad de la Unesco.[20]​ La nominación para el registro fue presentada por el gobierno de China en 2009. Previamente la Replública de Corea habría hecho un intento de nominación para la misma disciplina. Esta nominación, de haber sido exitosa, podría haber hecho creer a personas en diversas partes del mundo que la acupuntura es originaria de Corea del Sur, lo cual causaba preocupación en académicos de la acupuntura en China.[21]

Base conceptualEditar

Fundamento tradicionalEditar

 
Antiguo esquema médico chino de los meridianos de acupuntura.

La acupuntura constituye una parte sustancial de la medicina tradicional china (MTC). Las primeras creencias de la acupuntura se basaban en conceptos que son comunes en la MTC, como una energía vital llamada qi.[56]​ Ll qi fluiría desde los órganos primarios del cuerpo, (órganos zang-fu ) donde se origina, a los tejidos "superficiales" de la piel, músculos, tendones, huesos y articulaciones, a través de canales llamados meridianos.[57]​ Los puntos de acupuntura donde se insertan las agujas se encuentran principalmente (pero no siempre) en lugares a lo largo de los meridianos. Los puntos de acupuntura que no se encuentran a lo largo de un meridiano se llaman puntos extraordinarios y los que no tienen un sitio designado se llaman puntos "A-shi".[58]

En la MTC, la enfermedad generalmente es percibida como una falta de armonía o desequilibrio en energías como yin, yang, qi, xuĕ, zàng-fǔ, meridianos y la interacción entre el cuerpo y el medio ambiente.[59]​ La terapia se basa en encontrar qué "patrón de desarmonía" puede identificarse.[60][61]​ Por ejemplo, se cree que algunas enfermedades son causadas por la invasión de meridianos con un exceso de viento, frío y humedad.[62]​ Para determinar qué patrón está implicado, los profesionales examinan factores como el color y la forma de la lengua, la fuerza relativa del pulso en distintos puntos, el olor de la respiración, la calidad de la respiración o el sonido de la voz.[63][64]​ La MTC y su concepto de enfermedad no diferencian fuertemente entre la causa y el efecto de los síntomas.[65]

Mecanismos de acción propuestos de forma contemporáneaEditar

 
Modelo acupuntural moderno.

Las investigaciones científicas no han encontrado ninguna evidencia histológica o fisiológica que respalde la existencia del qi, meridianos, puntos acupunturales, o el o yin y yang.[nota 1][69][70]​ Una editorial de Nature describió la MTC como "cargada de pseudociencia", careciendo la mayoría de sus tratamientos de un mecanismo lógico de acción.[71]Quackwatch afirma que "la teoría y la práctica de la medicina tradicional china no se basan en el conjunto de conocimientos relacionados con la salud, las enfermedades y la atención médica que ha sido ampliamente aceptado por la comunidad científica. Los practicantes de la MTC no están de acuerdo entre ellos sobre cómo diagnosticar a los pacientes y qué tratamientos deben ir con qué diagnósticos. Incluso si pudieran estar de acuerdo, las teorías de la MTC son tan nebulosas que ninguna cantidad de estudios científicos permitirá a la medicina tradicional china ofrecer una atención racional".[72]

Algunos practicantes modernos apoyan el uso de la acupuntura para el tratamiento del dolor, pero han abandonado el uso de qi, meridianos, yin, yang y otras energías místicas como marcos explicativos.[73][70][74]​ El uso de qi como marco explicativo ha ido disminuyendo en China, incluso a medida que se vuelve más prominente durante las discusiones sobre la acupuntura en los Estados Unidos.[75]​ Las discusiones académicas sobre la acupuntura aún hacen referencia a conceptos pseudocientíficos como qi y meridianos a pesar de la falta de evidencia científica. Muchos dentro de la comunidad científica consideran que los intentos de racionalizar la acupuntura en la ciencia son charlatanería y pseudociencia.[76][77]​ Los académicos Massimo Pigliucci y Maarten Boudry la describen como una "ciencia fronteriza" situada entre la ciencia y la pseudociencia.[78]

Muchos acupunturistas atribuyen el alivio del dolor a la liberación de endorfinas cuando penetran las agujas, pero ya no respaldan la idea de que la acupuntura puede afectar una enfermedad.[74][75]​ Es una creencia generalizada dentro de la comunidad de acupuntura que los puntos de acupuntura y las estructuras de meridianos son conductos especiales para señales eléctricas, pero ninguna investigación ha establecido una estructura o función anatómica consistente para los puntos de acupuntura o los meridianos.[nota 1][82]​ Las pruebas en humanos para determinar si la continuidad eléctrica era significativamente diferente en los meridianos que en otros lugares del cuerpo no han sido concluyentes.

Algunos estudios sugieren que la acupuntura provoca una serie de eventos dentro del sistema nervioso central,[83]​ y que es posible inhibir los efectos analgésicos de la acupuntura con el antagonista opioide naloxona.[84]​ La deformación mecánica de la piel por las agujas de acupuntura parece provocar la liberación de adenosina.[85]​ El efecto anti-nociceptivo de la acupuntura puede estar mediado por el receptor de adenosina A1.[86]​ Una revisión de 2014 en Nature Reviews Cancer descubrió que, dado que los estudios clave en ratones que sugirieron la acupuntura alivia el dolor a través de la liberación local de adenosina, que luego desencadenó los receptores A1 cercanos "causaron más daño tisular e inflamación en relación con el tamaño del animal en ratones que en humanos, tales estudios confunden innecesariamente el hallazgo de que la inflamación local puede provocar la liberación local de adenosina con efecto analgésico".[87]

Se ha propuesto que los efectos de la acupuntura en trastornos gastrointestinales pueden estar relacionados con sus efectos en el sistema nervioso parasimpático y simpático, que se dice que son el equivalente en la "medicina occidental" de los conceptos de "yin y yang".[88]​ Otro mecanismo por el cual la acupuntura podría ser efectiva para la disfunción gastrointestinal implica la promoción de peristaltismo gástrico en sujetos con baja motilidad gástrica inicial y la supresión del peristaltismo en sujetos con motilidad inicial activa.[89]

Se ha encontrado también que la acupuntura podría tener efectos antiinflamatorios, que puedrían estar mediados por la activación del nervio vago y la desactivación de los macrófagos inflamatorios.[90]​ Los estudios de neurológicos por técnicas de imagen sugieren que la estimulación con acupuntura resulta en la desactivación de las áreas límbicas del cerebro y de la red neuronal por defecto.[91]

Práctica clínicaEditar

 
Acupuntura facial.

El uso más común de la acupuntura es el tratamiento del dolor,[92][93]​ aunque también se usa para tratar una amplia gama de afecciones. En general es utilizada solo en combinación con otras formas de tratamiento.[94]​ Por ejemplo, la Sociedad Americana de Anestesiólogos afirma que puede considerarse en el tratamiento del dolor lumbar no específico no inflamatorio solo en conjunto con terapia convencional.[95]

El tratamiento con acupuntura consiste la inserción de delgadas agujas en la piel en puntos específicos.[96]​ De acuerdo con la Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica (Mayo Clinic), una sesión típica implica quedarse quieto mientras aproximadamente de cinco a veinte agujas son instertadas. En la mayoría de los casos, las agujas se dejarán en su lugar de diez a veinte minutos.[97]​ Se puede asociar con la aplicación de calor, presión o luz. De forma clásica, la terapia con acupuntura es individualizada y se basa en la filosofía y la intuición, y no en la investigación científica.[98]​ También hay una terapia no invasiva desarrollada a principios del siglo XX en Japón utilizando un elaborado conjunto de "agujas" no penetrantes para el tratamiento de niños llamada shōnishin o shōnihari.[99][100]

La forma en que se desarrolla la práctica clínica varía según el país.[101][102]​ Por ejemplo, una comparación del número promedio de pacientes tratados por hora encontró diferencias significativas entre China (10 pacientes) y los Estados Unidos (1.2 pacientes).[103]​ A menudo hierbas medicinales chinas son utilizadas en conjunto con las sesiones de acupuntura.[104]

Existe una amplia gama de enfoques de acupuntura, que implican diferentes filosofías.[105]​ Y aunque han surgido varias técnicas diferentes de práctica de acupuntura, el método utilizado en la medicina tradicional china (MTC) parece ser el más ampliamente adoptado en los Estados Unidos y Europa.[106]​ La acupuntura tradicional implica la inserción de agujas, la moxibustión y la terapia de ventosas[107]​ y puede ir acompañada de otros procedimientos, como sentir el pulso y otras partes del cuerpo y examinar la lengua.

La acupuntura tradicional implica la creencia de que una "fuerza vital" ( qi ) circula dentro del cuerpo en líneas llamadas meridianos.[108]​ Los principales métodos practicados en el Reino Unido son la medicina tradicional china y la acupuntura médica occidental.[109]

El término acupuntura médica occidental se utiliza para indicar una adaptación de la acupuntura surgida de la medicina tradicional china pero que se centra menos en ella y sus principios tradicionales.[110]​ El enfoque de acupuntura médica occidental implica el uso de la acupuntura después de un diagnóstico médico. Existe una cantidad muy limitada de investigación que haya centrado en la comparaciónde los diversos sistemas de acupuntura contrastantes utilizados en diferentes países para determinar la posición y función de los diferentes puntos de acupuntura y, por lo tanto, no existe un estándar definido para determinar los puntos de acupuntura.[111]

En la acupuntura tradicional, el acupunturista decide qué puntos tratar mediante la observación y el interrogatorio del paciente para hacer un diagnóstico de acuerdo con la tradición utilizada. En la MTC en particular, los cuatro métodos de diagnóstico son: inspección, auscultación y olfato, palpación e indagación.

  • La inspección se enfoca en la cara y particularmente en la lengua, incluido el análisis del tamaño, forma, tensión, color y recubrimiento de la lengua, así como la ausencia o presencia de marcas de dientes alrededor del borde.
  • La auscultación y el olfato implican escuchar sonidos particulares como sibilancias y percibir el olor corporal.
  • La palpación se enfoca en sentir el cuerpo buscando puntos sensibles "A-shi" y sentir el pulso.
  • La indagación implica centrarse en las "siete consultas": escalofríos y fiebre; transpiración; apetito, sed y sabor; defecación y micción; dolor; el dormir; y menstruación y leucorrea.

Técnicas con agujasEditar

InserciónEditar

 
Un tipo de aguja de acupuntura

El mecanismo más común de estimulación de los puntos de acupuntura emplea la penetración de la piel con finas agujas de metal, que se manipulan manualmente o pueden tener estimulación adicional por medio de una corriente eléctrica (electroacupuntura).[106]

La piel se esteriliza y las agujas son insertadas en ella, frecuentemente con la ayuda de un tubo guía de plástico. Las agujas pueden manipularse de varias maneras, incluyendo girarlas, golpearlas o moverlas hacia arriba y hacia abajo en relación a su profundidad en la piel. Como la mayor parte de la percepción del dolor se centra en las capas superficiales de la piel, se recomienda una inserción rápida de la aguja.[112]

A menudo, las agujas se estimulan a mano para causar una sensación localizada de "dolor sordo" llamada "de-qi", así como el "agarre de la aguja", una sensación de tirón que siente el acupunturista y que se genera por una interacción mecánica entre la aguja y la piel.[106]

La acupuntura puede ser dolorosa[113]​ y el nivel de habilidad del acupunturista puede determinar qué tan dolorosa sea la inserción de la aguja. Un profesional suficientemente capacitado puede colocar las agujas sin causar ningún dolor.

Sensación de-qiEditar

De-qi (en chino simplificado, 得气; pinyin, dé qì; "llegada de qi") se refiere a una supuesta sensación de entumecimiento, distensión u hormigueo eléctrico en el sitio de punción. Si estas sensaciones no son observadas, se culpa a la ubicación incorrecta del punto de acupuntura, a la profundidad inadecuada de la inserción de la aguja, o a la estimulación manual inadecuada. Si no se observa de-qi inmediatamente después de la inserción de la aguja, a menudo se aplican varias técnicas de manipulación manual para promoverlo (como "jalar", "sacudir" o "temblar").[114]

Una vez que se observa de-qi, se pueden utilizar técnicas que intentan "influir" en el de-qi. Por ejemplo, se afirma que mediante ciertas manipulaciónes, el de-qi puede ser conducido desde el sitio de punción hacia sitios más distantes del cuerpo. Otras técnicas apuntan a "tonificar" (en chino simplificado, ; pinyin, ) o "sedar" (en chino simplificado, ; pinyin, xiè) el qi.[114]​ Las técnicas anteriores se usan ante patrones de "deficiencia", mientras que la última se usa ante patrones de "exceso". El de-qi es más importante en la acupuntura china, mientras que los pacientes occidentales y japoneses pueden no considerarlo una parte necesaria del tratamiento.[102]

AgujasEditar

 
Diferentes agujas de acupuntura

Las agujas de acupuntura generalmente están hechas de acero inoxidable, lo que las hace flexibles y evita que se oxiden o rompan. Las agujas generalmente se descartan después de cada uso para evitar la contaminación. Cuando se usan agujas reutilizables estas deben esterilizarse entre aplicaciones.[115][116]

Las agujas varían en longitud de 13 a 130 milímetros. Usándose las agujas más cortas cerca de la cara y los ojos, y las agujas más largas en áreas con tejidos más gruesos.

Los diámetros de las agujas varían de 0.16 mm a 0.46 mm[117]​ siendo las agujas más gruesas utilizadas en pacientes más robustos. Las agujas más delgadas pueden ser flexibles y requieren tubos guía para su inserción. La punta de la aguja no debe hacerse demasiado afilada para evitar la rotura, aunque las agujas romas causan más dolor.[118]

Además de las habituales agujas filiformes habituales, otros tipos de agujas incluyen agujas de tres filos y las Nueve Agujas Antiguas.[117]​ Los acupunturistas japoneses también usan agujas extremadamente delgadas que se usan superficialmente, a veces sin penetrar en la piel, y rodeadas por un tubo guía (una invención del siglo XVII adoptada en China y Occidente). La acupuntura coreana usa agujas de cobre y tiene un mayor enfoque en la mano.[102]

Diferentes corrientes acupunturalesEditar

 
Agujas japonesas tradicionales y modernas con tubos guía

A través del tiempo y en diversos países se ha desarrollado un amplio espectro de teorías acupunturales basadas en diversas filosofías[119]​ y las técnicas que tomaron mayor relevancia en cada país, lo que hace que su práctica varíe ampliamente según el país y corriente.[120]​ Si bien el método usado en la MTC es probablemente el más usado en los Estados Unidos y Europa[121]​ (así como en China), existen otras variantes como las siguientes:

  • Acupuntura Japonesa: Desarrollada en Japón durante los 1500 años posteriores a la introducción de la acupuntura al país[122]​, esta vertiente utiliza generalmetne agujas más finas, está completamente integrada con la moxibustión, no considera el de-qi relevante[123]​ e incluye técnicas no penetrantes como el shōnishin o shōnihari.[124][125]
  • Acupuntura coreana de la mano: Desarrollada en Corea, centra el tratamiento en las manos e integra conceptos reflexológicos, como el modelo de "puntos gatillo" e información de detección anatómica (como la distribución del dermatoma ) en la práctica de la acupuntura, y enfatiza un enfoque más formulaico para la ubicación de los puntos de acupuntura.[126]
  • Acupuntura médica occidental: Implica el uso de la acupuntura después de un diagnóstico médico. Se centra menos en la MCT y sus principios tradicionales. Deja de lado los principios espirituales y conceptos como el qi.[127]
  • Electroacupuntura: es una forma de acupuntura en la cual las agujas están unidas a un dispositivo que genera pulsos eléctricos continuos (se ha descrito como "estimulación nerviosa eléctrica esencialmente transdérmica (ENET) disfrazada de acupuntura").[128]
  • Acupuntura con "aguja de fuego": Técnica en la que se insertan rápidamente agujas previamente calentadas sobre una flama mientras estas todavía están calientes.[129]
  • Inyecciones en puntos de acupuntura: Consiste en la inyección de varias sustancias (como medicamentos, vitaminas o extractos de hierbas ) en los puntos de acupuntura.[130]​ Esta técnica combina la acupuntura tradicional con la inyección de lo que a menudo es una dosis efectiva de un medicamento farmacéutico aprobado, y los defensores afirman que puede ser más efectivo que cualquiera de los dos tratamientos administrados de forma independiente. Sin embargo, una revisión de 2016 encontró que la mayoría de los ensayos publicados sobre la técnica eran de poco valor debido a problemas de metodología y que se necesitarían ensayos más grandes para sacar conclusiones útiles.[131]
  • Acupuntura auricular o auriculoterapia: Comúnmente conocida como acupuntura del oído, se centra en estimular puntos en el oído externo y comparte principios con la reflexología. Si bien se considera que sus orígenes datan de la antigua China. El enfoque moderno se desarrolló en Francia a principios de la década de 1950.[132]
  • Acupuntura cosmética: Es el uso de la acupuntura en un intento por reducir las arrugas en la cara.[133]
  • Acupuntura veterinaria: Es el uso de la acupuntura en animales domesticados.[134]

EficaciaEditar

La acupuntura ha sido ampliamente investigada. Hasta 2013, se podían encontrar casi 1,500 estudios aleatorizados en PubMed con "acupuntura" en el título. Sin embargo, los resultados de las revisiones de la eficacia de la acupuntura no han sido concluyentes[135]​ ya que las conclusiones de numerosos ensayos y revisiones sistemáticas de la acupuntura son inconsistentes[136]​, lo que sugiere que no es eficaz.[137][138]​ Y en general, la evidencia sugiere que el tratamiento con acupuntura no produce beneficios a largo plazo.[139]

Las investigaciones científicas no han encontrado ninguna evidencia histológica o fisiológica que respalde los conceptos tradicionales chinos de qi, meridianos y puntos acupunturales,[nota 1][143]​ y muchos practicantes modernos ya no apoyan la existencia del flujo de energía vital (qi) a través de los meridianos, el que era una parte importante de los sistemas de creencias tempranos en los que se basa la acupuntura.[16][144][145]

Una revisión de la Colaboración Cochrane de 2009 encontró que la acupuntura no es efectiva para una amplia gama de afecciones y sugiere que podría ser eficaz solo para náuseas/vómitos inducidos por la quimioterapia o el postoperatorio así como náuseas y el dolor de cabeza idiopático.[146]​ Sin embargo una revisión sistemática realizada por científicos médicos de las Universidades de Exeter y Plymouth encontró que para reducir el dolor, la acupuntura real no es mejor que la acupuntura simulada y concluyó que hay poca evidencia de que la acupuntura sea un tratamiento efectivo para reducir el dolor.[nota 2][148]

Tratamiento de dolorEditar

Algunos resultados de la investigación sugieren que la acupuntura podría aliviar algunas formas de dolor, aunque la mayoría de las investigaciones sugieren que los efectos aparentes de la acupuntura no son causados por el tratamiento en sí sino por el efecto placebo.[149]​ Por ejemplo, una revisión sistemática en 2009 concluyó que el efecto analgésico de la acupuntura parecía carecer de relevancia clínica y no podía distinguirse claramente del sesgo de confirmación.[150]​ Así mismo mientras que un metaanálisis de 2013 encontró que la acupuntura para el dolor lumbar crónico era rentable en la relación costo-beneficio como complemento de la atención estándar,[151]​ otra revisión sistemática separada de 2011 encontró evidencia insuficiente de rentabilidad en la relación costo-beneficio de la acupuntura en el tratamiento del mismo dolor lumbar crónico.[152]

Otro estudio de 2009 sobre pacientes ambulatorios con dolor refractario a tratamiento farmacológico convencional encontró la acupuntura "altamente efectiva en el tratamiento complementario del dolor crónico". Este estudio, sin embargo no fue realizado mediante aleatorización, no se usó un grupo de control ni se tuvo en cuenta otros tratamientos que los pacientes pudieran estar siguiendo.[153]

Un metaanálisis de 2012 realizado por la "Acupuncture Trialists Collaboration" encontró una eficacia "relativamente modesta" de la acupuntura (en comparación con acupuntura simulada) para el tratamiento de cuatro tipos diferentes de dolor crónico (dolor de espalda y cuello, artrosis de rodilla, dolor de cabeza crónico y dolor de hombro) y sobre esa base concluyó que "es más que un placebo" y una opción de derivación razonable.[154]​ Al comentar sobre este metanálisis, tanto Edzard Ernst como David Colquhoun dijeron que los resultados fueron de significación clínica insignificante.[155][156]Edzard Ernst declaró más tarde "me temo que, una vez que logremos eliminar este sesgo [que los operadores no son ciegos en el estudio] ... podríamos encontrar que los efectos de la acupuntura son exclusivamente una respuesta placebo".[157]​ En 2017, el mismo grupo de investigación actualizó su metanálisis anterior y nuevamente encontró que la acupuntura es superior a la acupuntura simulada para el dolor musculoesquelético no específico, la osteoartritis, el dolor de cabeza crónico y el dolor de hombro. También encontraron que los efectos de la acupuntura disminuyeron en aproximadamente un 15% después de un año.[158]

Condiciones específicasEditar

Cefalea y migrañasEditar

Dos diferentes revisiones Cochrane de 2016 encontraron que la acupuntura podría ser útil en la profilaxis de dolores de cabeza de tipo tensional y migrañas episódicas.[159][160]​ La revisión Cochrane de 2016 que evaluó la acupuntura para la prevención de la migraña episódica concluyó que la acupuntura verdadera tenía un pequeño efecto más allá de la acupuntura simulada y encontró evidencia de calidad moderada para sugerir que la acupuntura es al menos similar a los medicamentos profilácticos para este propósito.[160]​ Una revisión de 2012 encontró que la acupuntura ha demostrado beneficios para el tratamiento de los dolores de cabeza, pero que su seguridad debe documentarse más a fondo para poder hacer recomendaciones sólidas en apoyo de su uso.[161]

Náuseas y vómito postoperatorio.Editar

En 2014 un resumen general de revisiones sistemáticas encontró evidencia insuficiente para sugerir que la acupuntura sea un tratamiento efectivo para las náuseas y vómitos postoperatorios (NVPO) en un entorno clínico.[162]​ Sin embargo otra revisión sistemática anterior, de 2013, había concluido que la acupuntura podría ser beneficiosa en la prevención y el tratamiento de NVPO.[163]​ También una revisión Cochrane de 2015 encontró evidencia de calidad moderada de que no hay diferencia entre la estimulación del punto de acupuntura P6 en la muñeca y los medicamentos antieméticos para prevenir la NVPO.[164]​ Un nuevo hallazgo de la revisión fue que los ensayos comparativos adicionales son inútiles si se basan en las conclusiones de un análisis secuencial del ensayo.[165]

Náuseas y cansancio asociadas al cáncer y su tratamientoEditar

Una revisión sistemática de 2013 encontró que la acupuntura es un tratamiento complementario aceptable para las náuseas y los vómitos inducidos por la quimioterapia, pero que se necesita más investigación con menor riesgo de sesgo para ser conluyente.[166]

Una revisión sistemática de 2014 alcanzó resultados no concluyentes con respecto a la efectividad de la acupuntura para tratar la fatiga relacionada con el cáncer.[167]

Una revisión sistemática de 2013 encontró que la cantidad y la calidad de los ensayos controlados aleatorizados disponibles para el análisis eran demasiado bajos para sacar conclusiones válidas sobre la efectividad de la acupuntura para la fatiga relacionada con el cáncer.[168]

Otras condicionesEditar

La siguiente es una lista de condiciones para las cuales la Colaboración Cochrane u otras revisiones han concluido que no hay evidencia sólida de beneficio:

Sesgo de publicaciónEditar

El sesgo de publicación es citado como una preocupación en las revisiones de ensayos controlados aleatorizados (ECA) de acupuntura.[261][262][263]​ Una revisión de estudios publicados sobre acupuntura de 1998 encontró que los ensayos originados en China, Japón, Hong Kong y Taiwán eran uniformemente favorables a la acupuntura, al igual que diez de cada once estudios realizados en Rusia.[264]

Una evaluación de 2011 de la calidad de los ECA sobre MTC, incluida la acupuntura, concluyó que la calidad metodológica de la mayoría de estos ensayos (incluida la asignación al azar, el control experimental y el cegamiento) en general era deficiente, particularmente para los ensayos publicados en diarios chinos (aunque la calidad de la acupuntura los ensayos fue mejor que la de los ensayos que probaron los remedios TCM).[265]​ El estudio también encontró que los ensayos publicados en diarios no chinos tienden a ser de mayor calidad.[265]​ Los autores chinos utilizan más estudios chinos, que han demostrado ser uniformemente positivos.[266]

Una revisión de 2012 de 88 revisiones sistemáticas de acupuntura publicadas en diarios chinos encontró que menos de la mitad de estas revisiones informaron hacer pruebas de sesgo de publicación, y que la mayoría de estas revisiones se publicaron en revistas con factores de impacto de cero.[267]

Un estudio de 2015 que comparó archivos sobre ensayos pre-registrados sobre acupuntura con sus resultados publicados encontró que era poco frecuente que dichos ensayos se registraran antes de que comenzara el ensayo. Este estudio también encontró que el informe selectivo de resultados y el cambio de las medidas de resultado para obtener resultados estadísticamente significativos (P-hacking) era común en esta literatura.[268]

Riesgos y efectos adversosEditar

La acupuntura es generalmente segura cuando es administrada por un profesional experimentado y adecuadamente capacitado usando las técnicas de aguja limpia y agujas estériles de un solo uso.[269][270]​ Cuando se ejerce correctamente, tiene una baja tasa de efectos adversos, los cuales son en su mayoría de menor importancia.[271][269]​ Sin embargo pueden producirse accidentes e infecciones asociadas con infracciones de la técnica estéril o negligencia del acupuntor.[270]

Las personas con enfermedades espinales graves, como cáncer o infecciónes, no son buenas candidatas para el tratamiento con acupuntura.[272]​ Las contraindicaciones para la acupuntura (afecciones que no deben tratarse con acupuntura) incluyen trastornos de coagulopatía (p. Ej., Hemofilia y enfermedades hepáticas avanzadas), pacientes con tratamientos que incluyan en uso de warfarina, trastornos psiquiátricos graves (p. Ej., Psicosis) e infecciones cutáneas o traumatismos cutáneos (p. Ej. Quemaduras).[272]​ Además, se debe evitar la electroacupuntura en lugares cercanos a dispositivos eléctricos implantados (como los marcapasos).[272]

Infecciones y neumotóraxEditar

Una revisión realizada en 2013 indicó que los informes de transmisión de infecciones aumentaron significativamente en la década anterior.[273]​ Los acontecimientos adversos notificados más frecuentemente fueron el neumotórax y las infecciones.[148]​ Dado que se siguen reportando eventos adversos graves, se recomienda que los acupunturistas estén adecuadamente capacitados para reducir los riesgos.[148][274]

Riesgo de renunciar a la atención médica convencionalEditar

Al igual que con otras medicinas alternativas, los profesionales poco éticos o ingenuos pueden inducir a los pacientes a agotar los recursos financieros al intentar tratamientos ineficaces o a no utilizar tratamientos de la medicina convencional.[275][276]​ Los códigos de ética profesional establecidos por organizaciones de acreditación como la Comisión Nacional de Certificación de Acupuntura y Medicina Oriental estadounidense requieren que los profesionales hagan «derivaciones oportunas a otros profesionales de la salud según sea apropiado».[277]Stephen Barrett afirma que existe el «riesgo de que un acupunturista cuyo enfoque de diagnóstico no se base en conceptos científicos no llegue diagnosticar una afección peligrosa» poniendo así en riesgo al paciente.[278]

Véase tambiénEditar

NotasEditar

  1. a b c "Los científicos aún no han podido encontrar una pizca de evidencia que apoye la existencia de los meridianos o el Ch'i".[66]​ "Los principios tradicionales de la acupuntura están profundamente errados y no existe evidencia en lo absoluto que demuestre la existencia del Ch'i o los meridianos".[67]​ "Los puntos acupunturales y meridianos no son una realidad, sino meramente el producto de una antigua filosofía china".[68]Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; el nombre «SinghErnst2008» está definido varias veces con contenidos diferentes Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; el nombre «SinghErnst2008» está definido varias veces con contenidos diferentes
  2. La acupuntura simulada o placebo es una forma de acupuntura que usa agujas no penetrantes o en puntos no acupunturales.[147]

ReferenciasEditar

  1. Pyne, D.; Shenker, N. G. (2008). «Demystifying acupuncture». Rheumatology 47 (8): 1132-1136. ISSN 1462-0324. PMID 18460551. doi:10.1093/rheumatology/ken161. 
  2. Ahn, Andrew C.; Colbert, Agatha P.; Anderson, Belinda J.; Martinsen, Ørjan G.; Hammerschlag, Richard; Cina, Steve; Wayne, Peter M.; Langevin, Helene M. (2008). «Electrical properties of acupuncture points and meridians: A systematic review». Bioelectromagnetics (en inglés) 29 (4): 245-256. ISSN 1521-186X. doi:10.1002/bem.20403. Consultado el 2019-12-03. 
  3. «Acupuncture MeSH Descriptor Data 2019». meshb.nlm.nih.gov. Consultado el 18 de septiembre de 2019. 
  4. Adams, D; Cheng, F; Jou, H; Aung, S; Yasui, Y; Vohra, S (Dec 2011). «The safety of pediatric acupuncture: a systematic review.». Pediatrics 128 (6): e1575-e1587. PMID 22106073. doi:10.1542/peds.2011-1091. 
  5. «Directrices sobre capacitación básica y seguridad en la acupuntura: Introducción». apps.who.int. Consultado el 18 de septiembre de 2019. 
  6. Estrategia de la OMS sobre medicina tradicional 2014-2023. Ediciones de la OMS, Organización Mundial de la Salud. 2013. p. 31. ISBN 978 92 4 350609 8. Consultado el 18 de septiembre de 2019. «Las prácticas de MTC incluyen medicamentos terapéuticos y tratamientos de salud basados en procedimientos, por ejemplo a base de herbias, naturopatía, acupuntura y terapias manuales tales como la quiropráctica, la osteopatía y otras técnicas afines, incluidos qi gong, tai chi, yoga, medicina termal y otras terapias físicas, mentales, espirituales y psicofísicas.» 
  7. Estrategia de la OMS sobre medicina tradicional 2014-2023. Ediciones de la OMS, Organización Mundial de la Salud. 2013. p. 15. ISBN 978 92 4 350609 8. Consultado el 18 de septiembre de 2019. «Recuadro 1: Definiciones de MTC Medicina tradicional La medicina tradicional tiene una larga historia. Es la suma total de los conocimientos, capacidades y prácticas basados en las teorías, creencias y experiencias propias de diferentes culturas, bien sean explicables o no, utilizadas para mantener la salud y prevenir, diagnosticar, mejorar o tratar enfermedades físicas y mentales. (http://www.who.int/medicines/areas/traditional/definitions/en/). Medicina complementaria Los términos “medicina complementaria” o “medicina alternativa” aluden a un amplio conjunto de prácticas de atención de salud que no forman parte de la tradición ni de la medicina convencional de un país dado ni están totalmente integradas en el sistema de salud predominante. En algunos países, esos términos se utilizan indistintamente para referirse a la medicina tradicional. (http://www.who.int/medicines/areas/traditional/definitions/en/). Medicina tradicional y complementaria (MTC) Medicina tradicional y complementaria fusiona los términos “medicina tradicional” y “medicina complementaria”, y abarca productos, prácticas y profesionales.» 
  8. a b Berman, Brian; Langevin, Helene; Witt, Claudia; Dubner, Ronald (29 de julio de 2010). «Acupuncture for Chronic Low Back Pain». New England Journal of Medicine 363 (5): 454-461. PMID 20818865. doi:10.1056/NEJMct0806114. 
  9. Baran GR, Kiana MF, Samuel SP (2014). «Chapter 2: Science, Pseudoscience, and Not Science: How Do They Differ?». Healthcare and Biomedical Technology in the 21st Century (Springer). pp. 19-57. ISBN 978-1-4614-8540-7. doi:10.1007/978-1-4614-8541-4_2. «various pseudosciences maintain their popularity in our society: acupuncture, astrology, homeopathy, etc.» 
  10. Good R (2012). «Chapter 5: Why the Study of Pseudoscience Should Be Included in Nature of Science Studies». Khine MS, ed. Advances in Nature of Science Research: Concepts and Methodologies (Springer). p. 103. ISBN 978-94-007-2457-0. «Believing in something like chiropractic or acupuncture really can help relieve pain to a small degree [...] but many related claims of medical cures by these pseudosciences are bogus.» 
  11. Colquhoun, David. «Acupuncture Is Theatrical Placebo». Anesthesia & Analgesia. 
  12. «Hard to swallow». Nature 448 (7150): 105-6. Julio de 2007. Bibcode:2007Natur.448S.105.. PMID 17625521. doi:10.1038/448106a.  Parámetro desconocido |vauthors= ignorado (ayuda)
  13. Barrett, S (30 de diciembre de 2007). «Be Wary of Acupuncture, Qigong, and "Chinese Medicine"». Quackwatch. Consultado el 4 de mayo de 2015. 
  14. GÜELL, ORIOL (27 de septiembre de 2018). «La Universidad española toma distancia con las pseudoterapias». El País. Consultado el 19 de septiembre de 2019. 
  15. Baker, Jordan (25 de julio de 2019). «'The course is making money': University to drop Chinese medicine degree». The Sydney Morning Herald (en inglés). Consultado el 19 de septiembre de 2019. 
  16. a b de las Peñas, César Fernández; Arendt-Nielsen, Lars; Gerwin, Robert D (2010). Tension-type and cervicogenic headache: pathophysiology, diagnosis, and management. Jones & Bartlett Learning. pp. 251-254. ISBN 9780763752835. 
  17. Ernst, E. (2006). «Acupuncture--a critical analysis». Journal of Internal Medicine 259 (2): 125-137. ISSN 0954-6820. PMID 16420542. doi:10.1111/j.1365-2796.2005.01584.x. 
  18. Ernst, E.; Lee, Myeong Soo; Choi, Tae-Young (2011). «Acupuncture: Does it alleviate pain and are there serious risks? A review of reviews» (PDF). Pain 152 (4): 755-764. ISSN 0304-3959. PMID 21440191. doi:10.1016/j.pain.2010.11.004. 
  19. «Acupuncture for Pain». NCCIH. Consultado el 9 de mayo de 2014. 
  20. a b «UNESCO - La acupuntura y la moxibustión de la medicina tradicional china». ich.unesco.org. 2010. Consultado el 19 de septiembre de 2019. 
  21. a b Shan, Juan. «Acupuncture takes stab at UNESCO list». China Daily (en inglés). Consultado el 23 de septiembre de 2019. 
  22. OMS, ed. (2002). «Directrices sobre capacitación básica y seguridad en la acupuntura». Consultado el 3 de octubre de 2019. 
  23. Zhang, Junhua; Shang, Hongcai; Gao, Xiumei; Ernst, Edzard (2010-12-01). «Acupuncture-related adverse events: a systematic review of the Chinese literature». Bulletin of the World Health Organization 88 (12): 915-921. PMC PMC2995190 |pmc= incorrecto (ayuda). PMID 21124716. doi:10.2471/BLT.10.076737. Consultado el 2019-12-03. 
  24. Lu, Gwei-Djen; Needham, Joseph (25 de octubre de 2002). Celestial Lancets: A History and Rationale of Acupuncture and Moxa (en inglés). ISBN 978-0700714582. 
  25. a b White A., Ernst E. (Mayo de 2004). «A brief history of acupuncture». Rheumatology (en inglés) 43 (5): 662-663. PMID 15103027. doi:10.1093/rheumatology/keg005. 
  26. Porter, S.B. (2013). Tidy's Physiotherapy15: Tidy's Physiotherapy (en inglés). Elsevier. p. 403. ISBN 978-0-7020-4344-4. Consultado el 14 de julio de 2015. 
  27. Ernst, E. (2006). «Acupuncture--a critical analysis». Journal of Internal Medicine 259 (2): 125-137. ISSN 0954-6820. PMID 16420542. doi:10.1111/j.1365-2796.2005.01584.x. 
  28. Standard acupuncture nomenclature (en inglés). World Health Organization. 1993. p. 1. ISBN 92 9061 105 7. «Acupuncture as a medical science began more than 2500 years ago in the early Chinese dynasties...» 
  29. a b «A true history of acupuncture» [2017-01-01]. Focus on Alternative and Complementary Therapies 9 (4): 269-273. 2004. doi:10.1211/fact.2004.00244. 
  30. Prioreschi, P (2004). A history of Medicine, Volume 2. Horatius Press. pp. 147–148. ISBN 978-1888456011. 
  31. a b c White, A.; Ernst, E. (2004). «A brief history of acupuncture». Rheumatology (Oxford, England) 43 (5): 662-663. PMID 15103027. doi:10.1093/rheumatology/keg005. 
  32. Gwei-Djen Lu; Joseph Needham (25 de octubre de 2002). Celestial Lancets: A History and Rationale of Acupuncture and Moxa. ISBN 0700714588. 
  33. Porter, S.B. (2013). Tidy's Physiotherapy15: Tidy's Physiotherapy. Churchill Livingstone. Elsevier. p. 403. ISBN 978-0-7020-4344-4. Consultado el 14 de julio de 2015. 
  34. Jackson, M. (2011). The Oxford Handbook of the History of Medicine. Oxford Handbooks in History. OUP Oxford. p. 610. ISBN 978-0-19-954649-7. Consultado el 14 de julio de 2015. 
  35. a b c d e f g h i j k l Lu, Gwei-Djen; Needham, Joseph (25 de octubre de 2002). Celestial Lancets: A History and Rationale of Acupuncture and Moxa (en inglés). ISBN 978-0700714582. 
  36. a b «A true history of acupuncture» [2017-01-01]. Focus on Alternative and Complementary Therapies 9 (4): 269-273. 2004. doi:10.1211/fact.2004.00244. 
  37. Prioreschi, P (2004). A history of Medicine, Volume 2. Horatius Press. pp. 147–148. ISBN 978-1888456011. 
  38. «Bloodletting in early Chinese medicine and its relation to the origin of acupuncture». Bulletin of the History of Medicine 54 (3): 337-67. 1980. PMID 6998524. 
  39. a b c d e f g h i White A., Ernst E. (Mayo de 2004). «A brief history of acupuncture». Rheumatology (en inglés) 43 (5): 662-663. PMID 15103027. doi:10.1093/rheumatology/keg005. 
  40. Barnes, 2005, p. 25.
  41. Needles, Herbs, Gods, and Ghosts: China, Healing, and the West to 1848. Harvard University Press. 2005. p. 25. ISBN 978-0-674-01872-3. Consultado el 21 de julio de 2015. 
  42. Barnes, 2005, p. 188.
  43. a b Needles, Herbs, Gods, and Ghosts: China, Healing, and the West to 1848. Harvard University Press. 2005. p. 308. ISBN 978-0-674-01872-3. Consultado el 21 de julio de 2015. 
  44. Needles, Herbs, Gods, and Ghosts: China, Healing, and the West to 1848. Harvard University Press. 2005. p. 58. ISBN 978-0-674-01872-3. Consultado el 14 de julio de 2015. 
  45. a b c d Porter, S.B. (2013). Tidy's Physiotherapy15: Tidy's Physiotherapy (en inglés). Elsevier. p. 403. ISBN 978-0-7020-4344-4. Consultado el 14 de julio de 2015. 
  46. a b Trick Or Treatment: The Undeniable Facts about Alternative Medicine. W. W. Norton. 2008. p. 42. ISBN 978-0-393-06661-6. Consultado el 21 de julio de 2015. 
  47. Jackson, M. (2011). The Oxford Handbook of the History of Medicine. OUP Oxford. p. 610. ISBN 978-0-19-954649-7. Consultado el 14 de julio de 2015. 
  48. Needles, Herbs, Gods, and Ghosts: China, Healing, and the West to 1848. Harvard University Press. 2005. p. 75. ISBN 978-0-674-01872-3. Consultado el 14 de julio de 2015. 
  49. Taylor, K (2005). Chinese Medicine in Early Communist China, 1945–63: a Medicine of Revolution. RoutledgeCurzon. p. 109. ISBN 978-0415345125. 
  50. David Gorski (2 de enero de 2017). «In the tradition of Chairman Mao, traditional Chinese medicine gets a new boost by the Chinese government» (en inglés). Consultado el 24 de septiembre de 2019. «Mao was under no illusion that Chinese medicine—a key component of naturopathic education—actually worked. In The Private Life of Chairman Mao, Li Zhisui, one of Mao’s personal physicians, recounts a conversation they had on the subject. Trained as an M.D. in Western medicine, Li admitted to being baffled by ancient Chinese medical books, especially their theories relating to the five elements. It turns out his employer also found them implausible. “Even though I believe we should promote Chinese medicine,” Mao told him, “I personally do not believe in it. I don’t take Chinese medicine.”». 
  51. «Acupuncture analgesia: I. The scientific basis». Anesthesia and Analgesia 106 (2): 602-10. February 2008. PMID 18227322. doi:10.1213/01.ane.0000277493.42335.7b. 
  52. «Traditional Medicine and Pseudoscience in China: A Report of the Second CSICOP Delegation (Part 1)». Skeptical Inquirer (Committee for Skeptical Inquiry) 20 (4). 1996. Archivado desde el original el 4 de octubre de 2009. 
  53. Fan, AY (2012). «The first acupuncture center in the United States: an interview with Yao Wu Lee, Washington Acupuncture Center». Journal of Integrative Medicine (Committee for Journal of Chinese Integrative Medicine) 20 (5). Archivado desde el original el 27 de julio de 2012. 
  54. Frum, David (2000). How We Got Here: The '70s. New York City: Basic Books. p. 133. ISBN 978-0465041954. 
  55. «Acupuncture is theatrical placebo». Anesthesia and Analgesia 116 (6): 1360-3. Junio de 2013. PMID 23709076. doi:10.1213/ANE.0b013e31828f2d5e. 
  56. Aung & Chen Aung, Steven K. H.; Chen, William Pai-Dei (2007). Clinical Introduction to Medical Acupuncture. Thieme. pp. 11-12. ISBN 978-1-58890-221-4. 
  57. "(三)十二经脉 ...(四)奇经八脉 ..." [(3.) The Twelve Vessels ... (4.) The Extraordinary Eight Vessels ...] as seen at [Meridian theory] |título-trad= requiere |título= (ayuda) (en chinese). Archivado desde el original el 10 de noviembre de 2016. Consultado el 22 de febrero de 2011. 
  58. Aung & Chen, 2007, p. 101.
  59. Wiseman & Ellis, 1996
  60. Pocket Atlas of Chinese Medicine. Stuttgart: Thieme. 2009. p. 19, 148. ISBN 9783131416117. 
  61. A handbook of TCM patterns & their treatments (6th edición). Blue Poppy Press. 2007. pp. 1. ISBN 9780936185705. 
  62. A handbook of TCM patterns & their treatments (6 (2007) edición). Blue Poppy Press. 1996. pp. 169–173. ISBN 9780936185705. 
  63. Maciocia, G (1995). Tongue Diagnosis in Chinese Medicine. Eastland Press. ISBN 978-0939616190. 
  64. Maciocia, G (2005). The Foundations of Chinese Medicine. Churchill Livingstone. ISBN 978-0443074899. 
  65. Ross, J (1984). Zang Fu, the organ systems of traditional Chinese medicine. Elsevier. pp. 26. ISBN 9780443034824. 
  66. Singh & Ernst (2008): 72.
  67. Singh & Ernst (2008): 107.
  68. Singh & Ernst (2008): 387.
  69. Ahn, Andrew C.; Colbert, Agatha P.; Anderson, Belinda J.; Martinsen, ØRjan G.; Hammerschlag, Richard; Cina, Steve; Wayne, Peter M.; Langevin, Helene M. (2008). «Electrical properties of acupuncture points and meridians: A systematic review». Bioelectromagnetics 29 (4): 245-256. PMID 18240287. doi:10.1002/bem.20403. 
  70. a b Mann, F (2000). Reinventing Acupuncture: A New Concept of Ancient Medicine. Elsevier. ISBN 978-0750648578. 
  71. «Hard to swallow». Nature 448 (7150): 105-6. Julio de 2007. Bibcode:2007Natur.448S.105.. PMID 17625521. doi:10.1038/448106a. 
  72. Barrett, S (30 de diciembre de 2007). «Be Wary of Acupuncture, Qigong, and "Chinese Medicine"». Quackwatch. Consultado el 4 de mayo de 2015. 
  73. de las Peñas, César Fernández; Arendt-Nielsen, Lars; Gerwin, Robert D (2010). Tension-type and cervicogenic headache: pathophysiology, diagnosis, and management. Jones & Bartlett Learning. pp. 251-254. ISBN 9780763752835. 
  74. a b Williams, WF (2013). Encyclopedia of Pseudoscience: From Alien Abductions to Zone Therapy. Routledge. pp. 3-4. ISBN 978-1135955229. 
  75. a b Ulett, GA (2002). «Acupuncture». Shermer, M, ed. The Skeptic: Encyclopedia of Pseudoscience. ABC-CLIO. p. 283291. ISBN 978-1576076538. 
  76. «Acupuncture in 21st century anesthesia: is there a needle in the haystack?». Anesthesia and Analgesia 116 (6): 1356-9. Junio de 2013. PMID 23709075. doi:10.1213/ANE.0b013e31828f5efa. 
  77. Gorski D (23 de junio de 2014). «Ketogenic diet does not 'beat chemo for almost all cancers'». Science-Based Medicine. «it is quite obvious that modalities such as homeopathy, acupuncture, reflexology, craniosacral therapy, Hulda Clark’s "zapper," the Gerson therapy and Gonzalez protocol for cancer, and reiki (not to mention every other "energy healing" therapy) are the rankest quackery». 
  78. Pigliucci, Massimo (2013). Philosophy of Pseudoscience: Reconsidering the Demarcation Problem. University of Chicago Press. p. 206. ISBN 9780226051826. 
  79. Singh & Ernst (2008): 72.
  80. Singh & Ernst (2008): 107.
  81. Singh & Ernst (2008): 387.
  82. «Electrical properties of acupuncture points and meridians: a systematic review». Bioelectromagnetics 29 (4): 245-56. Mayo de 2008. PMID 18240287. doi:10.1002/bem.20403. 
  83. «Acupuncture analgesia: I. The scientific basis». Anesthesia and Analgesia 106 (2): 602-10. February 2008. PMID 18227322. doi:10.1213/01.ane.0000277493.42335.7b. 
  84. «Mechanisms of acupuncture analgesia for clinical and experimental pain». Expert Review of Neurotherapeutics 6 (5): 661-7. Mayo de 2006. PMID 16734514. doi:10.1586/14737175.6.5.661. 
  85. «Acupuncture for chronic low back pain». The New England Journal of Medicine 363 (5): 454-61. Julio de 2010. PMID 20818865. doi:10.1056/NEJMct0806114. 
  86. «Acupuncture, connective tissue, and peripheral sensory modulation». Critical Reviews in Eukaryotic Gene Expression 24 (3): 249-53. 2014. PMID 25072149. doi:10.1615/CritRevEukaryotGeneExpr.2014008284. 
  87. «Integrative oncology: really the best of both worlds?». Nature Reviews. Cancer 14 (10): 692-700. October 2014. PMID 25230880. doi:10.1038/nrc3822. 
  88. «Mechanism of acupuncture on neuromodulation in the gut--a review». Neuromodulation 14 (1): 8-12; discussion 12. January 2011. PMID 21992155. doi:10.1111/j.1525-1403.2010.00295.x. 
  89. «Acupuncture and regulation of gastrointestinal function». World Journal of Gastroenterology 21 (27): 8304-13. Julio de 2015. PMC 4507100. PMID 26217082. doi:10.3748/wjg.v21.i27.8304. 
  90. «The neuroimmune basis of anti-inflammatory acupuncture». Integrative Cancer Therapies 6 (3): 251-7. September 2007. PMID 17761638. doi:10.1177/1534735407305892. 
  91. «Characterizing acupuncture stimuli using brain imaging with FMRI--a systematic review and meta-analysis of the literature». PLOS ONE 7 (4): e32960. 9 de abril de 2012. Bibcode:2012PLoSO...732960H. PMC 3322129. PMID 22496739. doi:10.1371/journal.pone.0032960. 
  92. «Acupuncture: does it alleviate pain and are there serious risks? A review of reviews». Pain 152 (4): 755-64. April 2011. PMID 21440191. doi:10.1016/j.pain.2010.11.004. 
  93. «Acupuncture for Pain». NCCIH. January 2008. Consultado el 9 de mayo de 2014. 
  94. «The effectiveness of acupuncture in treating chronic non-specific low back pain: a systematic review of the literature». Journal of Orthopaedic Surgery and Research 7 (1): 36. October 2012. PMC 3563482. PMID 23111099. doi:10.1186/1749-799X-7-36. 
  95. «Practice guidelines for chronic pain management: an updated report by the American Society of Anesthesiologists Task Force on Chronic Pain Management and the American Society of Regional Anesthesia and Pain Medicine». Anesthesiology 112 (4): 810-33. April 2010. PMID 20124882. doi:10.1097/ALN.0b013e3181c43103. 
  96. «The safety of pediatric acupuncture: a systematic review». Pediatrics 128 (6): e1575-87. December 2011. PMID 22106073. doi:10.1542/peds.2011-1091. 
  97. «What you can expect». Mayo Clinic Staff. Mayo Foundation for Medical Education and Research. January 2012. 
  98. Schwartz, L (2000). «Evidence-Based Medicine And Traditional Chinese Medicine: Not Mutually Exclusive». Medical Acupuncture 12 (1): 38-41. Archivado desde el original el 21 de noviembre de 2001. 
  99. Birch, Stephen (2011). Japanese Pediatric Acupuncture. Thieme. ISBN 978-3131500618. 
  100. Wernicke, Thomas (2014). The Art of Non-Invasive Paediatric Acupuncture. Jessica Kingsley Publishers. ISBN 978-1848191600. 
  101. «Acupuncture--a critical analysis». Journal of Internal Medicine 259 (2): 125-37. February 2006. PMID 16420542. doi:10.1111/j.1365-2796.2005.01584.x. 
  102. a b c Young, J (2007). Complementary Medicine For Dummies. John Wiley & Sons. pp. 126–128. ISBN 978-0470519684. 
  103. «Patient characteristics for outpatient acupuncture in Beijing, China». Journal of Alternative and Complementary Medicine 10 (3): 565-72. Junio de 2004. PMID 15253864. doi:10.1089/1075553041323849. 
  104. «The practice of acupuncture: who are the providers and what do they do?». Annals of Family Medicine 3 (2): 151-8. 2005. PMC 1466855. PMID 15798042. doi:10.1370/afm.248. 
  105. de las Peñas, César Fernández; Arendt-Nielsen, Lars; Gerwin, Robert D (2010). Tension-type and cervicogenic headache: pathophysiology, diagnosis, and management. Jones & Bartlett Learning. pp. 251-254. ISBN 9780763752835. 
  106. a b c «Acupuncture for chronic low back pain». The New England Journal of Medicine 363 (5): 454-61. Julio de 2010. PMID 20818865. doi:10.1056/NEJMct0806114. 
  107. «Adverse events of acupuncture: a systematic review of case reports». Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine 2013: 1-15. 2013. PMC 3616356. PMID 23573135. doi:10.1155/2013/581203. 
  108. «Acupuncture». NHSChoices. Consultado el 2 de mayo de 2015. 
  109. «Patient safety incidents from acupuncture treatments: a review of reports to the National Patient Safety Agency». The International Journal of Risk & Safety in Medicine 24 (3): 163-9. January 2012. PMID 22936058. doi:10.3233/JRS-2012-0569. 
  110. White, Adrian; Cummings, Mike; Filshie, Jacqueline (2008). «2». An Introduction to Western Medical Acupuncture. Churchill Livingstone. p. 7. ISBN 978-0-443-07177-5. 
  111. Miller's Anesthesia. Elsevier. 2014. p. 1235. ISBN 978-0702052835. 
  112. Aung & Chen, 2007, p. 113–114.
  113. «Investigating the effects of three needling parameters (manipulation, retention time, and insertion site) on needling sensation and pain profiles: a study of eight deep needling interventions». Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine 2013: 1-12. 2013. PMC 3789497. PMID 24159337. doi:10.1155/2013/136763. 
  114. a b Aung, Steven; Chen, William (10 de enero de 2007). Clinical Introduction to Medical Acupuncture. Thieme. p. 116. ISBN 9781588902214. Consultado el 20 de septiembre de 2012. 
  115. Hicks, Angela (2005). The Acupuncture Handbook: How Acupuncture Works and How It Can Help You (1 edición). Piatkus Books. p. 41. ISBN 978-0749924720. 
  116. Collinge, William J. (1996). The American Holistic Health Association Complete guide to alternative medicine. New York: Warner Books. ISBN 978-0-446-67258-0. 
  117. a b Aung & Chen, 2007, p. 116.
  118. Fundamentals of Chinese Acupuncture. Paradigm Publications. 1991. pp. 2–3. ISBN 978-0912111339. 
  119. de las Peñas, César Fernández; Arendt-Nielsen, Lars; Gerwin, Robert D (2010). Tension-type and cervicogenic headache: pathophysiology, diagnosis, and management. Jones & Bartlett Learning. pp. 251-254. ISBN 9780763752835. 
  120. Ernst, E. (2006). «Acupuncture--a critical analysis». Journal of Internal Medicine 259 (2): 125-137. ISSN 0954-6820. PMID 16420542. doi:10.1111/j.1365-2796.2005.01584.x. 
  121. Berman, Brian; Langevin, Helene; Witt, Claudia; Dubner, Ronald (29 de julio de 2010). «Acupuncture for Chronic Low Back Pain». New England Journal of Medicine 363 (5): 454-461. PMID 20818865. doi:10.1056/NEJMct0806114. 
  122. Akiko Kobayashi, Miwa Uefuji, and Washiro Yasumo (4 de febrero de 2008). «History and Progress of Japanese Acupuncture». Evidence-based Complementary and Alternative Medicine (en inglés). PMID 18955321. doi:10.1093/ecam/nem155. Consultado el 24 de septiembre de 2019. 
  123. Young, J (2007). Complementary Medicine For Dummies. John Wiley & Sons. pp. 126–128. ISBN 978-0470519684. 
  124. Birch, Stephen (2011). Japanese Pediatric Acupuncture. Thieme. ISBN 978-3131500618. 
  125. Wernicke, Thomas (2014). The Art of Non-Invasive Paediatric Acupuncture. Jessica Kingsley Publishers. ISBN 978-1848191600. 
  126. «Medical Acupuncture Review: Safety, Efficacy, And Treatment Practices». Medical Acupuncture 15 (3). 2004. Archivado desde el original el 27 de marzo de 2005. 
  127. White, Adrian; Cummings, Mike; Filshie, Jacqueline (2008). «2». An Introduction to Western Medical Acupuncture. Churchill Livingstone. p. 7. ISBN 978-0-443-07177-5. 
  128. «Acupuncture is theatrical placebo». Anesthesia and Analgesia 116 (6): 1360-3. Junio de 2013. PMID 23709076. doi:10.1213/ANE.0b013e31828f2d5e. 
  129. Yan, Cui-lan. (1997). The treatment of external diseases with acupuncture and moxibustion (1st ed edición). Blue Poppy Press. ISBN 0936185805. OCLC 38898843. Consultado el 7 de octubre de 2019. 
  130. «Cancer Dictionary – Acupuncture point injection». National Cancer Institute. 2 de febrero de 2011. Archivado desde el original el 27 de marzo de 2011. Consultado el 4 de abril de 2011. 
  131. Sha T, Gao LL, Zhang CH, Zheng JG, Meng ZH. An update on acupuncture point injection. QJM: An International Journal of Medicine 2016; 109(10): 639-641. «An update on acupuncture point injection». QJM 109 (10): 639-641. October 2016. PMID 27083985. doi:10.1093/qjmed/hcw055. 
  132. Barrett, Stephen. «Auriculotherapy: A Skeptical Look». Acupuncture Watch. 
  133. Isaacs, Nora (13 de diciembre de 2007). «Hold the Chemicals, Bring on the Needles». Consultado el 23 de noviembre de 2009. 
  134. «Effectiveness of acupuncture in veterinary medicine: systematic review». Journal of Veterinary Internal Medicine 20 (3): 480-8. 2006. PMID 16734078. doi:10.1111/j.1939-1676.2006.tb02885.x. 
  135. Evidence Map of Acupuncture (en inglés). Department of Veterans Affairs. 2014. PMID 24575449. 
  136. Ernst, Edzard (2009). «Acupuncture: What Does the Most Reliable Evidence Tell Us?». Journal of Pain and Symptom Management 37 (4): 709-714. ISSN 0885-3924. PMID 18789644. doi:10.1016/j.jpainsymman.2008.04.009. 
  137. Ernst, E.; Lee, Myeong Soo; Choi, Tae-Young (abril de 2011). «Acupuncture: does it alleviate pain and are there serious risks? A review of reviews». Pain (en inglés) 152 (4): 755-764. PMID 21440191. doi:10.1016/j.pain.2010.11.004. 
  138. Edzard, Ernst (abril de 2009). «Acupuncture: what does the most reliable evidence tell us?». Journal of Pain and Symptom Management (en inglés) 37 (4): 709-714. PMID 18789644. doi:10.1016/j.jpainsymman.2008.04.009. 
  139. Wang, Shu-Ming; Kain, Zeev N.; White, Paul F. (2008). «Acupuncture Analgesia: II. Clinical Considerations». Anesthesia & Analgesia 106 (2): 611-621. ISSN 0003-2999. PMID 18227323. doi:10.1213/ane.0b013e318160644d. 
  140. Singh & Ernst (2008): 72.
  141. Singh & Ernst (2008): 107.
  142. Singh & Ernst (2008): 387.
  143. Ahn, Andrew C.; Colbert, Agatha P.; Anderson, Belinda J.; Martinsen, ØRjan G.; Hammerschlag, Richard; Cina, Steve; Wayne, Peter M.; Langevin, Helene M. (2008). «Electrical properties of acupuncture points and meridians: A systematic review». Bioelectromagnetics 29 (4): 245-256. PMID 18240287. doi:10.1002/bem.20403. 
  144. Mann, F (2000). Reinventing Acupuncture: A New Concept of Ancient Medicine. Elsevier. ISBN 0750648570. 
  145. Williams, WF (2013). «Encyclopedia of Pseudoscience: From Alien Abductions to Zone Therapy». Encyclopedia of Pseudoscience (Routledge). pp. 3-4. ISBN 1135955220. 
  146. Ernst, Edzard (2009). «Acupuncture: What Does the Most Reliable Evidence Tell Us?». Journal of Pain and Symptom Management 37 (4): 709-714. ISSN 0885-3924. PMID 18789644. doi:10.1016/j.jpainsymman.2008.04.009. 
  147. Madsen (2009): a3115.
  148. a b c Ernst, E.; Lee, Myeong Soo; Choi, Tae-Young (2011). «Acupuncture: Does it alleviate pain and are there serious risks? A review of reviews» (PDF). Pain 152 (4): 755-764. ISSN 0304-3959. PMID 21440191. doi:10.1016/j.pain.2010.11.004. 
  149. Ernst, E. (febrero de 2006). «Acupuncture--a critical analysis». Journal of Internal Medicine (en inglés) 259 (2): 125-137. PMID 16420542. doi:10.1111/j.1365-2796.2005.01584.x. 
  150. Madsen, M. V.; Gøtzsche, P. C; Hróbjartsson, A. (2009). «Acupuncture treatment for pain: systematic review of randomised clinical trials with acupuncture, placebo acupuncture, and no acupuncture groups». BMJ 338: a3115. PMC 2769056. PMID 19174438. doi:10.1136/bmj.a3115. 
  151. Taylor P, Pezzullo L, Grant SJ, Bensoussan A. (2013). «Cost-effectiveness of Acupuncture for Chronic Nonspecific Low Back Pain.». Pain Practice: The Official Journal of World Institute of Pain 14 (7): 599-606. PMID 24138020. doi:10.1111/papr.12116. 
  152. Standaert CJ, Friedly J, Erwin MW, Lee MJ, Rechtine G, Henrikson NB, Norvell DC (2011). «Comparative effectiveness of exercise, acupuncture, and spinal manipulation for low back pain». Spine 1 (36): 21 (Suppl):S120-30. PMID 21952184. doi:10.1097/BRS.0b013e31822ef878. 
  153. Collazo Chao, E. (2009-3). «Efectividad de la acupuntura en el alivio del dolor refractario al tratamiento farmacológico convencional». Revista de la Sociedad Española del Dolor 16 (2): 79-86. ISSN 1134-8046. Consultado el 17 de septiembre de 2019. «Conclusiones: La acupuntura es un procedimiento que consume escasos recursos y es altamente efectiva en el tratamiento complementario del dolor crónico.» 
  154. Vickers AJ, Cronin AM, Maschino AC, Lewith G, MacPherson H, Foster NE, Sherman KJ, Witt CM, Linde K (Octubre de 2012). «Acupuncture for chronic pain: individual patient data meta-analysis». for the Acupuncture Trialists' Collaboration. Archives of Internal Medicine (en inglés) 172 (19): 1444-53. PMC 3658605. PMID 22965186. doi:10.1001/archinternmed.2012.3654. 
  155. Jha, Alok (10 de septiembre de 2012). «Acupuncture useful, but overall of little benefit, study shows» (en inglés). 
  156. Colquhoun, David (17 de septiembre de 2012). «Re: Risks of acupuncture range from stray needles to pneumothorax, finds study». The BMJ (en inglés) (BMJ). 
  157. Vickers AJ, Maschino AC, Lewith G, MacPherson H, Sherman KJ, Witt CM (Marzo de 2013). «Responses to the Acupuncture Trialists' Collaboration individual patient data meta-analysis». Acupuncture in Medicine (en inglés) 31 (1): 98-100. PMC 3658608. PMID 23449559. doi:10.1136/acupmed-2013-010312. 
  158. Vickers AJ, Vertosick EA, Lewith G, MacPherson H, Foster NE, Sherman KJ, Irnich D, Witt CM, Linde K (Mayo de 2018). «Acupuncture for Chronic Pain: Update of an Individual Patient Data Meta-Analysis». The Journal of Pain (en inglés) 19 (5): 455-474. PMC 5927830. PMID 29198932. doi:10.1016/j.jpain.2017.11.005. 
  159. «Acupuncture for the prevention of tension-type headache». The Cochrane Database of Systematic Reviews 4: CD007587. April 2016. PMC 4955729. PMID 27092807. doi:10.1002/14651858.CD007587.pub2. 
  160. a b «Acupuncture for the prevention of episodic migraine». The Cochrane Database of Systematic Reviews 6 (6): CD001218. Junio de 2016. PMC 4977344. PMID 27351677. doi:10.1002/14651858.CD001218.pub3. 
  161. «The effectiveness of acupuncture research across components of the trauma spectrum response (tsr): a systematic review of reviews». Systematic Reviews 1 (1): 46. October 2012. PMC 3534620. PMID 23067573. doi:10.1186/2046-4053-1-46. 
  162. «Acupuncture for surgical conditions: an overview of systematic reviews». International Journal of Clinical Practice 68 (6): 783-9. Junio de 2014. PMID 24447388. doi:10.1111/ijcp.12372. 
  163. «The effectiveness of acupuncture in prevention and treatment of postoperative nausea and vomiting--a systematic review and meta-analysis». PLOS ONE 8 (12): e82474. 13 de diciembre de 2013. Bibcode:2013PLoSO...882474C. PMC 3862842. PMID 24349293. doi:10.1371/journal.pone.0082474. 
  164. «Stimulation of the wrist acupuncture point PC6 for preventing postoperative nausea and vomiting». The Cochrane Database of Systematic Reviews (11): CD003281. November 2015. PMC 4679372. PMID 26522652. doi:10.1002/14651858.CD003281.pub4. 
  165. «Trial Sequential Analysis in systematic reviews with meta-analysis». BMC Medical Research Methodology 17 (1): 39. March 2017. PMC 5397700. PMID 28264661. doi:10.1186/s12874-017-0315-7. 
  166. «Systematic review of acupuncture in cancer care: a synthesis of the evidence». Journal of Clinical Oncology 31 (7): 952-60. March 2013. PMC 3577953. PMID 23341529. doi:10.1200/JCO.2012.43.5818. 
  167. «Effects of acupuncture and acupressure on cancer-related fatigue: a systematic review». Oncology Nursing Forum 41 (6): 581-92. November 2014. PMID 25355016. doi:10.1188/14.ONF.581-592. 
  168. «Acupuncture for cancer-related fatigue: a systematic review of randomized clinical trials». Supportive Care in Cancer 21 (7): 2067-73. Julio de 2013. PMID 23435597. doi:10.1007/s00520-013-1765-z. 
  169. «Overview of systematic reviews and meta-analyses of acupuncture for stroke». Neuroepidemiology 42 (1): 50-8. 2014. PMID 24356063. doi:10.1159/000355435. 
  170. Liu, Ming, ed. (April 2005). «Acupuncture for acute stroke». The Cochrane Database of Systematic Reviews 2005 (2): CD003317. PMID 15846657. doi:10.1002/14651858.CD003317.pub2. Archivado desde el original el 29 de abril de 2008. 
  171. Gates, Simon, ed. (January 2006). «Auricular acupuncture for cocaine dependence». The Cochrane Database of Systematic Reviews 2006 (1): CD005192. PMID 16437523. doi:10.1002/14651858.CD005192.pub2. 
  172. «Efficacy of acupuncture for psychological symptoms associated with opioid addiction: a systematic review and meta-analysis». Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine 2014: 313549. 2014. PMC 4235186. PMID 25530779. doi:10.1155/2014/313549. 
  173. «The use of auricular acupuncture in opioid use disorder: A systematic literature review». The American Journal on Addictions 25 (8): 592-602. December 2016. PMID 28051842. doi:10.1111/ajad.12453. 
  174. «The use of acupuncture for managing gynaecologic conditions: An overview of systematic reviews». Maturitas 68 (4): 346-54. April 2011. PMID 21376483. doi:10.1016/j.maturitas.2011.02.001. 
  175. «Acupuncture for alcohol dependence: a systematic review». Alcoholism, Clinical and Experimental Research 33 (8): 1305-13. August 2009. PMID 19413653. doi:10.1111/j.1530-0277.2009.00959.x. 
  176. «Acupuncture for the treatment of allergic rhinitis: a systematic review and meta-analysis». American Journal of Rhinology & Allergy 29 (1): 57-62. 2015. PMID 25590322. doi:10.2500/ajra.2015.29.4116. 
  177. «Acupuncture for allergic disease therapy--the current state of evidence». Expert Review of Clinical Immunology 10 (7): 831-41. Julio de 2014. PMID 24881629. doi:10.1586/1744666X.2014.924855. 
  178. «Chapter 29: Unproved and controversial methods and theories in allergy-immunology». Allergy and Asthma Proceedings. 33 Suppl 1 (3): 100-102. 2012. PMID 22794702. doi:10.2500/aap.2012.33.3562. 
  179. «Effectiveness of acupuncture for angina pectoris: a systematic review of randomized controlled trials». BMC Complementary and Alternative Medicine 15 (1): 90. March 2015. PMC 4426772. PMID 25888363. doi:10.1186/s12906-015-0586-7. 
  180. «Efficacy of acupuncture in reducing preoperative anxiety: a meta-analysis». Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine 2014: 850367. 2014. PMC 4165564. PMID 25254059. doi:10.1155/2014/850367. 
  181. «Acupuncture treatment for cardiac arrhythmias: a systematic review of randomized controlled trials». International Journal of Cardiology 149 (2): 263-5. Junio de 2011. PMID 21421272. doi:10.1016/j.ijcard.2011.02.049. 
  182. McCarney, Robert W, ed. (2003). «Acupuncture for chronic asthma». The Cochrane Database of Systematic Reviews 2003 (1): CD000008. PMID 14973944. doi:10.1002/14651858.CD000008.pub2. Archivado desde el original el 19 de abril de 2008. 
  183. «Laser acupuncture for the treatment of asthma in children: a systematic review of randomized controlled trials». The Journal of Asthma 49 (7): 773-7. September 2012. PMID 22873427. doi:10.3109/02770903.2012.691194. 
  184. Cheuk, Daniel KL, ed. (September 2011). «Acupuncture for autism spectrum disorders (ASD)». The Cochrane Database of Systematic Reviews 9 (9): CD007849. PMID 21901712. doi:10.1002/14651858.CD007849.pub2. 
  185. «Acupuncture for children with autism spectrum disorders: a systematic review of randomized clinical trials». Journal of Autism and Developmental Disorders 42 (8): 1671-83. August 2012. PMID 22124580. doi:10.1007/s10803-011-1409-4. 
  186. Green, Sally, ed. (2002). «Acupuncture for lateral elbow pain». The Cochrane Database of Systematic Reviews 2002 (1): CD003527. PMID 11869671. doi:10.1002/14651858.CD003527. 
  187. «Acupuncture treatments for infantile colic: a systematic review and individual patient data meta-analysis of blinding test validated randomised controlled trials». Scandinavian Journal of Primary Health Care 36 (1): 56-69. March 2018. PMC 5901442. PMID 29338487. doi:10.1080/02813432.2018.1426146. 
  188. «Acupuncture for treating uremic pruritus in patients with end-stage renal disease: a systematic review». Journal of Pain and Symptom Management 40 (1): 117-25. Julio de 2010. PMID 21796811. doi:10.1016/j.jpainsymman.2009.11.325. 
  189. «Acupuncture in obstetrics and gynecology: an overview of systematic reviews». The American Journal of Chinese Medicine 39 (3): 423-31. 2011. PMID 21598411. doi:10.1142/S0192415X11008920. 
  190. «Acupuncture and related interventions for smoking cessation». The Cochrane Database of Systematic Reviews 1 (1): CD000009. January 2014. PMID 24459016. doi:10.1002/14651858.CD000009.pub4. 
  191. Weina, Peng, ed. (April 2007). «Acupuncture for vascular dementia». The Cochrane Database of Systematic Reviews 2007 (2): CD004987. PMID 17443563. doi:10.1002/14651858.CD004987.pub2. 
  192. «Acupuncture for depression». The Cochrane Database of Systematic Reviews 3: CD004046. March 2018. PMC 6494180 |pmc= incorrecto (ayuda). PMID 29502347. doi:10.1002/14651858.CD004046.pub4. 
  193. «Acupuncture for depression?: A systematic review of systematic reviews». Evaluation & the Health Professions 34 (4): 403-12. December 2011. PMID 21138913. doi:10.1177/0163278710386109. 
  194. «Acupuncture treatment for opiate addiction: a systematic review». Journal of Substance Abuse Treatment 30 (4): 309-14. Junio de 2006. PMID 16716845. doi:10.1016/j.jsat.2006.02.005. 
  195. Gates, Simon, ed. (January 2006). «Auricular acupuncture for cocaine dependence». The Cochrane Database of Systematic Reviews (1): CD005192. PMID 16437523. doi:10.1002/14651858.CD005192.pub2. 
  196. «Acupuncture for dysphagia in acute stroke». The Cochrane Database of Systematic Reviews (3): CD006076. Julio de 2008. PMID 18646136. doi:10.1002/14651858.CD006076.pub2. 
  197. «Acupuncture may be no more effective than sham acupuncture in treating temporomandibular joint disorders». The Journal of Evidence-Based Dental Practice 12 (1): 2-4. March 2012. PMID 22326146. doi:10.1016/j.jebdp.2011.12.001. 
  198. «Acupuncture in the treatment of pain in temporomandibular disorders: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials». The Clinical Journal of Pain 26 (6): 541-50. 2010. PMID 20551730. doi:10.1097/AJP.0b013e3181e2697e. 
  199. «Complementary and alternative medicine (CAM) for sexual dysfunction and erectile dysfunction in older men and women: an overview of systematic reviews». Maturitas 70 (1): 37-41. September 2011. PMID 21782365. doi:10.1016/j.maturitas.2011.06.011. 
  200. «Acupuncture for dysmenorrhoea». The Cochrane Database of Systematic Reviews 4: CD007854. April 2016. PMID 27087494. doi:10.1002/14651858.CD007854.pub3. 
  201. «Acupuncture for functional dyspepsia». The Cochrane Database of Systematic Reviews 10 (10): CD008487. October 2014. PMID 25306866. doi:10.1002/14651858.CD008487.pub2. 
  202. «Acupuncture for shoulder pain». The Cochrane Database of Systematic Reviews (2): CD005319. April 2005. PMID 15846753. doi:10.1002/14651858.CD005319. 
  203. «Acupuncture or acupressure for pain management in labour». The Cochrane Database of Systematic Reviews (7): CD009232. Julio de 2011. PMID 21735441. doi:10.1002/14651858.CD009232. 
  204. «Acupuncture for pain relief in labour: a systematic review and meta-analysis». BJOG 117 (8): 907-20. Julio de 2010. PMID 20438555. doi:10.1111/j.1471-0528.2010.02570.x. 
  205. «Acupuncture for neuropathic pain in adults». The Cochrane Database of Systematic Reviews 12: CD012057. December 2017. PMC 6486266 |pmc= incorrecto (ayuda). PMID 29197180. doi:10.1002/14651858.CD012057.pub2. 
  206. Wong, Virginia; Cheuk, Daniel KL; Chu, Vanessa (31 de enero de 2013). «Acupuncture for hypoxic ischemic encephalopathy in neonates». Cochrane Database of Systematic Reviews (1): CD007968. ISSN 1465-1858. PMID 23440822. doi:10.1002/14651858.cd007968.pub2. 
  207. «Acupuncture for pain in endometriosis». The Cochrane Database of Systematic Reviews (9): CD007864. September 2011. PMID 21901713. doi:10.1002/14651858.CD007864.pub2. 
  208. «Acupuncture for Alzheimer's disease: a systematic review». International Journal of Clinical Practice 63 (6): 874-9. Junio de 2009. PMID 19490197. doi:10.1111/j.1742-1241.2009.02043.x. 
  209. «Effectiveness and safety of acupuncture in the treatment of Parkinson's disease: A systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials». Complementary Therapies in Medicine 34: 86-103. October 2017. PMID 28917379. doi:10.1016/j.ctim.2017.08.005. 
  210. «Acupuncture for the treatment of chronic obstructive pulmonary disease: a protocol of a systematic review». BMJ Open 4 (4): e004590. April 2014. PMC 4010841. PMID 24776710. doi:10.1136/bmjopen-2013-004590. 
  211. Huang, Tao, ed. (December 2011). «Complementary and miscellaneous interventions for nocturnal enuresis in children». The Cochrane Database of Systematic Reviews 12 (12): CD005230. PMID 22161390. doi:10.1002/14651858.CD005230.pub2. 
  212. «Acupuncture for epilepsy». The Cochrane Database of Systematic Reviews 5 (5): CD005062. Mayo de 2014. PMID 24801225. doi:10.1002/14651858.CD005062.pub4. 
  213. «Acupuncture for treating acute ankle sprains in adults». The Cochrane Database of Systematic Reviews (John Wiley & Sons) 6 (6): CD009065. Junio de 2014. PMID 24953665. doi:10.1002/14651858.CD009065.pub2. 
  214. «Acupuncture for ankle sprain: systematic review and meta-analysis». BMC Complementary and Alternative Medicine 13 (1): 55. March 2013. PMC 3606608. PMID 23496981. doi:10.1186/1472-6882-13-55. 
  215. «Acupuncture for schizophrenia». The Cochrane Database of Systematic Reviews 10 (10): CD005475. October 2014. PMC 4193731. PMID 25330045. doi:10.1002/14651858.CD005475.pub2. 
  216. «Acupuncture for lumbar spinal stenosis: a systematic review and meta-analysis». Complementary Therapies in Medicine 21 (5): 535-56. October 2013. PMID 24050593. doi:10.1016/j.ctim.2013.08.007. 
  217. «Efficacy of acupuncture for chronic constipation: a systematic review». The American Journal of Chinese Medicine 41 (4): 717-42. 2013. PMID 23895148. doi:10.1142/S0192415X13500493. 
  218. «Acupuncture and assisted reproductive technology». The Cochrane Database of Systematic Reviews 7 (7): CD006920. Julio de 2013. doi:10.1002/14651858.CD006920.pub3. 
  219. «Acupuncture performed around the time of embryo transfer: a systematic review and meta-analysis.». Reproductive Biomedicine Online 38 (3): 364-379. 2 de enero de 2019. doi:10.1016/j.rbmo.2018.12.038. 
  220. «Acupuncture for uterine fibroids». The Cochrane Database of Systematic Reviews (1): CD007221. January 2010. doi:10.1002/14651858.CD007221.pub2. 
  221. «Acupuncture for symptomatic gastroparesis». The Cochrane Database of Systematic Reviews 12: CD009676. 18 de diciembre de 2018. doi:10.1002/14651858.CD009676.pub2. 
  222. «Acupuncture for glaucoma». The Cochrane Database of Systematic Reviews 5 (5): CD006030. Mayo de 2013. PMC 3804313. PMID 23728656. doi:10.1002/14651858.CD006030.pub3. 
  223. «Meta-analysis of scalp acupuncture for acute hypertensive intracerebral hemorrhage». Journal of Alternative and Complementary Medicine 17 (4): 293-9. April 2011. PMID 21438797. doi:10.1089/acm.2010.0156. 
  224. «Acupuncture for essential hypertension». International Journal of Cardiology 169 (5): 317-26. November 2013. PMID 24060112. doi:10.1016/j.ijcard.2013.09.001. 
  225. «Acupuncture therapy for sudden sensorineural hearing loss: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials». PLOS ONE 10 (4): e0125240. 2015. Bibcode:2015PLoSO..1025240Z. PMC 4412536. PMID 25919000. doi:10.1371/journal.pone.0125240. 
  226. «Acupuncture for stress urinary incontinence in adults». The Cochrane Database of Systematic Reviews 7 (7): CD009408. Julio de 2013. PMID 23818069. doi:10.1002/14651858.CD009408.pub2. 
  227. «Acupuncture or acupressure for induction of labour». The Cochrane Database of Systematic Reviews 10: CD002962. October 2017. PMC 6485710 |pmc= incorrecto (ayuda). PMID 29036756. doi:10.1002/14651858.CD002962.pub4. 
  228. «A summary of a cochrane review: acupuncture for induction of labor». Global Advances in Health and Medicine 3 (4): 64-5. Julio de 2014. PMC 4104567. PMID 25105081. doi:10.7453/gahmj.2014.027. 
  229. Cheuk, Daniel KL, ed. (September 2012). «Acupuncture for insomnia». The Cochrane Database of Systematic Reviews 9 (9): CD005472. PMID 22972087. doi:10.1002/14651858.CD005472.pub3. 
  230. «Acupuncture for insomnia? An overview of systematic reviews». The European Journal of General Practice 17 (2): 116-23. Junio de 2011. PMID 21463162. doi:10.3109/13814788.2011.568475. 
  231. «A systematic review of acupuncture for sleep quality in people with insomnia». Complementary Therapies in Medicine 26: 11-20. Junio de 2016. PMID 27261976. doi:10.1016/j.ctim.2016.02.007. 
  232. «Acupuncture for treating whiplash associated disorder: a systematic review of randomised clinical trials». Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine 2014: 870271. 2014. PMC 4034516. PMID 24899912. doi:10.1155/2014/870271. 
  233. Wei, Mao Ling, ed. (September 2011). «Acupuncture for slowing the progression of myopia in children and adolescents». The Cochrane Database of Systematic Reviews 9 (9): CD007842. PMID 21901710. doi:10.1002/14651858.CD007842.pub2. 
  234. «Acupuncture for the Treatment of Peripheral Neuropathy: A Systematic Review and Meta-Analysis». Journal of Alternative and Complementary Medicine 23 (3): 164-179. March 2017. PMC 5359694. PMID 28112552. doi:10.1089/acm.2016.0155. 
  235. «A systematic review on use of Chinese medicine and acupuncture for treatment of obesity». Obesity Reviews 13 (5): 409-30. Mayo de 2012. PMID 22292480. doi:10.1111/j.1467-789X.2011.00979.x. 
  236. «Complementary and alternative medicine for the treatment of obesity: a critical review». International Journal of Endocrinology and Metabolism 13 (2): e19678. April 2015. PMC 4386228. PMID 25892995. doi:10.5812/ijem.19678. 
  237. «Acupuncture for treating dry eye: a systematic review». Acta Ophthalmologica 89 (2): 101-6. March 2011. PMID 20337604. doi:10.1111/j.1755-3768.2009.01855.x. 
  238. «Acupuncture for acute hordeolum». The Cochrane Database of Systematic Reviews 2: CD011075. February 2017. PMC 5378315. PMID 28181687. doi:10.1002/14651858.CD011075.pub2. 
  239. «Acupuncture for mumps in children». The Cochrane Database of Systematic Reviews (2): CD008400. February 2015. PMID 25922859. doi:10.1002/14651858.CD008400.pub3. 
  240. «Acupuncture for Bell's palsy». The Cochrane Database of Systematic Reviews (8): CD002914. August 2010. PMID 20687071. doi:10.1002/14651858.CD002914.pub5. 
  241. «Efficacy of Acupuncture for Bell's Palsy: A Systematic Review and Meta-Analysis of Randomized Controlled Trials». PLOS ONE 10 (5): e0121880. 2015. Bibcode:2015PLoSO..1021880L. PMC 4431843. PMID 25974022. doi:10.1371/journal.pone.0121880. 
  242. Wu, Hong Mei, ed. (August 2016). «Acupuncture for stroke rehabilitation». The Cochrane Database of Systematic Reviews (8): CD004131. PMC 6464684 |pmc= incorrecto (ayuda). PMID 27562656. doi:10.1002/14651858.CD004131.pub3. 
  243. Lim, Danforn CE, ed. (Mayo de 2016). «Acupuncture for polycystic ovarian syndrome». The Cochrane Database of Systematic Reviews (5): CD007689. PMID 27136291. doi:10.1002/14651858.CD007689.pub3. 
  244. «Acupuncture for polycystic ovarian syndrome: A systematic review and meta-analysis». Medicine 96 (23): e7066. Junio de 2017. PMC 5466220. PMID 28591042. doi:10.1097/MD.0000000000007066. 
  245. «Acupuncture for restless legs syndrome». The Cochrane Database of Systematic Reviews (4): CD006457. October 2008. PMID 18843716. doi:10.1002/14651858.CD006457.pub2. 
  246. «Acupuncture for treatment of irritable bowel syndrome». The Cochrane Database of Systematic Reviews 5 (5): CD005111. Mayo de 2012. PMC 3718572. PMID 22592702. doi:10.1002/14651858.CD005111.pub3. 
  247. «Acupuncture for carpal tunnel syndrome: a systematic review of randomized controlled trials». The Journal of Pain 12 (3): 307-14. March 2011. PMID 21093382. doi:10.1016/j.jpain.2010.08.006. 
  248. «Acupuncture for premenstrual syndrome: a systematic review and meta-analysis of randomised controlled trials». BJOG 118 (8): 899-915. Julio de 2011. PMID 21609380. doi:10.1111/j.1471-0528.2011.02994.x. 
  249. «Acupuncture for menopausal hot flushes». The Cochrane Database of Systematic Reviews 7 (7): CD007410. Julio de 2013. PMC 6544807 |pmc= incorrecto (ayuda). PMID 23897589. doi:10.1002/14651858.CD007410.pub2. 
  250. «Acupuncture for treating hot flashes in breast cancer patients: an updated meta-analysis». Supportive Care in Cancer 24 (12): 4895-4899. December 2016. PMID 27497608. doi:10.1007/s00520-016-3345-5. 
  251. «Effects of Acupuncture on Menopause-Related Symptoms in Breast Cancer Survivors: A Meta-analysis of Randomized Controlled Trials». Cancer Nursing 39 (3): 228-37. 2016. PMID 26050143. doi:10.1097/NCC.0000000000000278. 
  252. «Acupuncture for the treatment of tinnitus: a systematic review of randomized clinical trials». BMC Complementary and Alternative Medicine 12 (1): 97. Julio de 2012. PMC 3493359. PMID 22805113. doi:10.1186/1472-6882-12-97. 
  253. «Acupuncture in the treatment of tinnitus: a systematic review and meta-analysis». European Archives of Oto-Rhino-Laryngology 273 (2): 285-94. February 2016. PMID 25344063. doi:10.1007/s00405-014-3341-7. 
  254. «Acupuncture for Attention Deficit Hyperactivity Disorder (ADHD) in children and adolescents». The Cochrane Database of Systematic Reviews (4): CD007839. April 2011. PMID 21491402. doi:10.1002/14651858.CD007839.pub2. 
  255. «Acupuncture for treating attention deficit hyperactivity disorder: a systematic review and meta-analysis». Chinese Journal of Integrative Medicine 17 (4): 257-60. April 2011. PMID 21509667. doi:10.1007/s11655-011-0701-7. 
  256. «Acupuncture for the Treatment of Adults with Posttraumatic Stress Disorder: A Systematic Review and Meta-Analysis». Journal of Trauma & Dissociation 19 (1): 39-58. 2 de febrero de 2017. PMID 28151093. doi:10.1080/15299732.2017.1289493. 
  257. «Interventions (other than pharmacological, psychosocial or psychological) for treating antenatal depression». The Cochrane Database of Systematic Reviews 7 (7): CD006795. Julio de 2013. PMID 23904069. doi:10.1002/14651858.CD006795.pub3. 
  258. «Effectiveness of Acupuncture Therapies to Manage Musculoskeletal Disorders of the Extremities: A Systematic Review». The Journal of Orthopaedic and Sports Physical Therapy 46 (6): 409-29. Junio de 2016. PMID 27117725. doi:10.2519/jospt.2016.6270. 
  259. «Acupuncture for acute management and rehabilitation of traumatic brain injury». The Cochrane Database of Systematic Reviews 3 (3): CD007700. March 2013. PMID 23543554. doi:10.1002/14651858.CD007700.pub3. 
  260. «A systematic review of the effects of acupuncture on xerostomia and hyposalivation». BMC Complementary and Alternative Medicine 18 (1): 57. February 2018. PMC 5811978. PMID 29439690. doi:10.1186/s12906-018-2124-x. 
  261. «Acupuncture is theatrical placebo». Anesthesia and Analgesia 116 (6): 1360-3. Junio de 2013. PMID 23709076. doi:10.1213/ANE.0b013e31828f2d5e. 
  262. «Publication bias affected the estimate of postoperative nausea in an acupoint stimulation systematic review». Journal of Clinical Epidemiology 59 (9): 980-3. September 2006. PMID 16895822. doi:10.1016/j.jclinepi.2006.02.003. 
  263. «Review of randomised controlled trials of traditional Chinese medicine». BMJ 319 (7203): 160-1. Julio de 1999. PMC 28166. PMID 10406751. doi:10.1136/bmj.319.7203.160. 
  264. «Do certain countries produce only positive results? A systematic review of controlled trials». Controlled Clinical Trials 19 (2): 159-66. April 1998. PMID 9551280. doi:10.1016/S0197-2456(97)00150-5. 
  265. a b «Quality assessment of reporting of randomization, allocation concealment, and blinding in traditional Chinese medicine RCTs: a review of 3159 RCTs identified from 260 systematic reviews». Trials 12 (1): 122. Mayo de 2011. PMC 3114769. PMID 21569452. doi:10.1186/1745-6215-12-122. 
  266. «Acupuncture: what does the most reliable evidence tell us? An update». Journal of Pain and Symptom Management 43 (2): e11-3. February 2012. PMID 22248792. doi:10.1016/j.jpainsymman.2011.11.001. 
  267. «Epidemiology, quality, and reporting characteristics of systematic reviews of acupuncture interventions published in Chinese journals». Journal of Alternative and Complementary Medicine 18 (9): 813-7. September 2012. PMID 22924413. doi:10.1089/acm.2011.0274. 
  268. «Empirical evidence for outcome reporting bias in randomized clinical trials of acupuncture: comparison of registered records and subsequent publications». Trials 16 (1): 28. January 2015. PMC 4320495. PMID 25626862. doi:10.1186/s13063-014-0545-5. 
  269. a b Xu, Shifen (2013). «Adverse Events of Acupuncture: A Systematic Review of Case Reports». Evidence Based Complementary and Alternative Medicine 2013: 581203. PMC 3616356. PMID 23573135. doi:10.1155/2013/581203. 
  270. a b «Acupuncture–for health professionals (PDQ®)». National Cancer Institute. Consultado el 16 de julio de 2015. 
  271. Adams, D; Cheng, F; Jou, H; Aung, S; Yasui, Y; Vohra, S (Dec 2011). «The safety of pediatric acupuncture: a systematic review.». Pediatrics 128 (6): e1575-e1587. PMID 22106073. doi:10.1542/peds.2011-1091. 
  272. a b c Berman BM, Langevin HM, Witt CM, Dubner R (Julio de 2010). «Acupuncture for chronic low back pain». The New England Journal of Medicine (en inglés) 363 (5): 454-61. PMID 20818865. doi:10.1056/NEJMct0806114. 
  273. Gnatta JR, Kurebayashi LF, Paes da Silva MJ (2013). «Atypical mycobacterias associated to acupuncuture: an integrative review». Rev Lat Am Enfermagem 21 (1): 450-458. PMID 23546331. doi:10.1590/s0104-11692013000100022. 
  274. unhua Zhang a, Hongcai Shang a, Xiumei Gao a & Edzard Ernst (27 de agosto de 2010). «Acupuncture-related adverse events: a systematic review of the Chinese literature». Bulletin of the World Health Organization 2010: 915-921C. doi:10.2471/BLT.10.076737. Consultado el 19 de septiembre de 2019. 
  275. Barrett, S (30 de diciembre de 2007). «Be Wary of Acupuncture, Qigong, and "Chinese Medicine"». Quackwatch. Consultado el 4 de mayo de 2015. 
  276. «Final Report, Report into Traditional Chinese Medicine». Parliament of New South Wales. 9 de noviembre de 2005. Archivado desde el original el 28 de junio de 2011. Consultado el 3 de noviembre de 2010. 
  277. «NCCAOM Code of Ethics». National Certification Commission for Acupuncture and Oriental Medicine. Archivado desde el original el 27 de noviembre de 2010. Consultado el 3 de noviembre de 2010. 
  278. Barrett, Stephen (2013). «'Alternative' Medicine: More Hype Than Hope». Humber, ed. Alternative Medicine and Ethics. Springer Science & Business Media. p. 10. ISBN 978-1-4757-2774-6. 
Error en la cita: La etiqueta <ref> definida en las <references> con nombre «Prioreschi2004» no se utiliza en el texto anterior.

BibliografíaEditar