Abrir menú principal

El sardo o lengua sarda (sardu [ˈsaɾdu] o limba sarda [ˈlimba ˈzaɾda] / lingua sarda [ˈliŋɡwa ˈzaɾda] en sardo) es una lengua romance hablada por los Sardos en la isla mediterránea y región autónoma italiana de Cerdeña.

Sardo
Sardu
Hablado en Bandera de Italia Italia
Región Bandera de Cerdeña Cerdeña
Hablantes 1 millón (aprox.)
Familia

Indoeuropea
 Itálica
  Romance
   Romance occidental
    Romance insular

     Idioma sardo
Escritura Alfabeto latino
Estatus oficial
Oficial en Bandera de Italia Bandera de Cerdeña Cerdeña
Regulado por Ortografía histórica logudoresa
Ortografía histórica campidanesa
Limba Sarda Comuna
Códigos
ISO 639-1 sc
ISO 639-2 srd
ISO 639-3 srd
Idioma sardo.pngSardinia Language Map.png
Mapa lingüístico de Cerdeña; el sardo es de color naranja (claro u oscuro).

Desde 1997, el idioma sardo está reconocido por leyes regionales y estatales. Desde 1999, el sardo ha sido reconocido como una de las doce "minorías lingüísticas históricas" de Italia por la Ley 482/1999.[1]

Índice

Clasificación lingüísticaEditar

 
Clasificación de las lenguas romances (Koryakov Y., 2001).[2]​ La lengua sarda se adscribe al grupo distinto de Románico Insular (Island Romance), junto al corso antiguo.

Ahora surge la pregunta de si el sardo debe considerarse un dialecto o una lengua. El sardo, políticamente hablando,[3]​ es claramente uno de los muchos dialectos de Italia, al igual que el serbocroata y el albanés hablado en varios pueblos de Calabria y Sicilia. Sin embargo, desde un punto de vista lingüístico, esa es una pregunta diferente. Se puede decir que el sardo no tiene relación con ningún dialecto de la Italia continental; es un idioma romance arcaico con sus propias características distintivas, que muestra un vocabulario muy original además de morfología y sintaxis muy diferentes de los dialectos italianos.

Max Leopold Wagner, La lingua sarda - Ilisso, pp.90-91

El sardo, integrado por un conjunto de variantes internas, está clasificado como una lengua romance insular: la rama insular puede también clasificarse como un grupo de las lenguas romances occidentales, ya que el sardo comparte algunas características del romance occidental como los plurales en (-s) y la sonorización o pérdida de /p, t, k/ intervocálicas; sin embargo, varios autores consideran al sardo como una rama separada, ya que retiene características arcaicas que se perdieron en los otros idiomas romances[4]​. Es considerado la más conservadora de las lenguas derivadas del latín[5][6][7][8]​: por ejemplo, el historiador Manlio Brigaglia observa que la frase en latín pronunciada por un antiguo romano Pone mihi tres panes in bertula ("ponme tres panes en la alforja") corresponde a su traducción en sardo moderno "Ponemi tres panes in bertula"[9]​. Además, el sustrato del sardo (paleosardo o nurago) también se ha conservado en algunos rasgos.

Un estudio realizado en 1949 por el lingüista italoamericano Mario Pei, que analiza el grado de diferencia con el latín en términos de fonología, inflexión, sintaxis, vocabulario y entonación, indicó los siguientes porcentajes (cuanto más alto es el porcentaje, mayor es la distancia del latín)[10]​: 8% sardo, 12% italiano, 20% español, 23,5% rumano, 25% occitano, 31% portugués y 44% francés.

En relación con los dialectos de la peninsula italiana, el sardo resulta incomprensible para la mayor parte de los italianos[11]​, ya que es un grupo lingüístico propio entre las lenguas romances[12][13][14]​.

HistoriaEditar

El relativo aislamiento de Cerdeña con respecto a la Europa continental alentó el desarrollo de una lengua románica que preserva los rastros de su(s) idioma(s) indígeno(s) prerromano(s). La lengua tiene influencias sustrales del idioma paleosardo, que algunos estudiosos han conectado al euskera[15][16]​ y al etrusco[17]​. Le influencias de adstrato incluyen el catalán, el castellano, y el italiano. La situación de la lengua sarda con respecto a las políticamente dominantes no cambió hasta el fascismo[18]​ y, más claramente, los años cincuenta del siglo XX[19][20]​.

Origen del sardo modernoEditar

Periodo prenurágico y nurágico

Los orígenes del sardo antiguo, conocido como paleosardo, son actualmente desconocidos. La investigación ha intentado descubrir raíces oscuras, indígenas, prerromanas; la raíz s(a)rd, presente en muchos nombres de lugares y que denota al pueblo de la isla, deriva aparentemente de Shirdana (uno de los Pueblos del Mar), aunque esta afirmación es muy debatida. Otras fuentes trazan esta raíz de Σαρδώ, una mujer legendaria del Reino de Lidia en Anatolia[21][22]​, o de la figura mitológica libia Sardus Pater Babai ("Padre Sardo")[23][24][25][26][27][28]​.

En 1984, Massimo Pittau afirmó que encontró en la lengua etrusca la etimología de muchas palabras latinas después de compararla con la(s) lengua(s) nurágica(s)[17]​. Los elementos etruscos, que antes se pensaba que se originaban en el latín, indicarían una conexión entre la antigua cultura sarda y los etruscos. Según Pittau, las lenguas etruscas y nurágicas descienden del lidio (y, por lo tanto, indoeuropeo) como consecuencia del contacto con los etruscos y otros tirrenios de Sardis, tal como describe Heródoto[17]​. Aunque Pittau sugiere que los tirrenii desembarcaron en Cerdeña y los etruscos en la Toscana moderna, sus opiniones no son compartidas por la mayoría de los etruscólogos.

Según Alberto Areddu[29]​, los Shirdana eran de origen ilirio, sobre la base de algunos elementos léxicos, reconocidos por unanimidad como pertenecientes al sustrato indígeno. Areddu afirma que los sardos antiguos, especialmente los de las zonas interiores, supuestamente hablaban una rama particular de idiomas indoeuropeos. De hecho, hay algunas correspondencias, tanto formales como semánticas, con los pocos testimonios de lenguas ilirias (o tracias) y, sobre todo, con su continuador lingüistico, el albanés. Encuentra tales correlaciones: Sard. eni, enis, eniu "tejo" = Alb. enjë "tejo"; Sard. urtzula "clematis" = Alb. urth "hedera"; Sard. rethi "zarcillo" = Alb. rrypthi "zarcillo"[30]​. También descubrió algunas correlaciones con el mundo de las aves de los Balcanes[31]​.

Según Bertoldi y Terracini, el paleosardo tiene similitudes con las lenguas ibéricas y sículas; por ejemplo, el sufijo -ara en los proparoxytones indica el plural. Terracini propuso lo mismo para los sufijos en - / àna /, - / ànna /, - / énna /, - / ònna / + / r / + una vocal paragógica (como el topónimo Bunnànnaru). Rohlfs, Butler y Craddock agregan el sufijo - / ini / (como el topónimo Barùmini) como un elemento único de paleosardo. Los sufijos en / a, e, o, u / + -rr- encontraron una correspondencia en el norte de África (Terracini), en Iberia (Blasco Ferrer) y en el sur de Italia y en Gascuña (Rohlfs), con una relación más cercana con el vasco (Wagner y Hubschmid). Sin embargo, estos primeros vínculos con un precursor vasco han sido cuestionados por algunos lingüistas vascos[32]​. Según Terracini, los sufijos en - / ài /, - / éi /, - / òi /, y - / ùi / son comunes al paleosardo y a los idiomas del norte de África. Pittau enfatizó que esto concierne a los términos que originalmente terminan en una vocal acentuada, con una vocal paragógena adjunta; el sufijo resistió a la latinización en algunos nombres de lugares, que muestran un cuerpo latino y un sufijo de nurago. Según Bertoldi, algunos topónimos que terminan en - / ài / y - / asài / indican una influencia anatoliana. El sufijo - / aiko /, ampliamente utilizado en Iberia y posiblemente de origen celta, y el sufijo étnico en - / itanos / y - / etanos / (por ejemplo, los sulcitanos sardos) también se han señalado como elementos paleosardos (Terracini , Ribezzo, Wagner, Hubschmid y Faust).

Los lingüistas Blasco Ferrer (2009, 2010), Morvan (2009) y Arregi (2017[33]​) han intentado revivir una conexión teórica con el vasco al vincular palabras, como el ospile sardo "sombra, lugar fresco" y el ozpil vasco; el arrotzeri sardo "vagabundo" y el vasco arrotz "extranjero"; el sardo galostiu y y el vasco gorostoi; el gallurés (corso-sardo) zerru "cerdo" y el zerri vasco. Los datos genéticos han encontrado que los vascos son próximos a los sardos[34][35][36]​.

Desde el período neolítico, también se atestigua un cierto grado de variación en las regiones de la isla. La cultura de Arzachena, por ejemplo, sugiere una relación entre la región más al norte de Cerdeña (Gallura) y el sur de Córcega, que encuentra una confirmación adicional en la Naturalis historia de Plinio el Viejo. También hay algunas diferencias estilísticas entre el norte y el sur de Cerdeña, que pueden indicar la existencia de otros dos grupos tribales (Balaros[37]​ e Ilienses[38]​) mencionados por el mismo autor romano. Según el arqueólogo Giovanni Ugas[39]​, estas tribus pueden haber influenciado la configuración lingüística en los dialectos de la isla.

Periodo clásico

Alrededor del siglo IX y X aC, los mercaderes fenicios habían hecho su presencia en Cerdeña, que estaba como mediador geográfico entre la península ibérica e italiana. En los siglos VIII y VII, los fenicios comenzaron a desarrollar asentamientos permanentes, organizadas políticamente como ciudades-estado de manera similar a las zonas costeras libanesas. No pasó mucho tiempo antes de que comenzaran a gravitar alrededor de la esfera de influencia cartaginesa, cuyo nivel de prosperidad impulsó a Cartago a enviar una serie de fuerzas expedicionarias a la isla; aunque inicialmente fueron rechazadas por los nativos, la ciudad norteafricana persiguió vigorosamente una política de imperialismo activo y, en el siglo VI, logró establecer su hegemonía política y control militar sobre el suroeste de Cerdeña. El púnico comenzó a hablarse en la zona, y muchas palabras entraron también en el sardo antiguo. Nombres como giara "meseta" (cf. hebreo "bosque, matorral"), g(r)uspinu "capuchina" (desde el púnico cusmin), curma "ruda" (cf. ḥarmal "alharma"), mítza "fuente" (cf. hebreo mitsa, metza "lugar de donde emerge algo"), síntziri "cola de caballo" (desde el púnico zunzur "knotgrass común"), tzeúrra "brote" (desde el púnico zeraʿ "semilla"), tzichirìa "eneldo" (desde el púnico sikkíria; cf. hebreo šēkār "cerveza") y tzípiri "romero" (desde el púnico zibbir) se usan comúnmente, especialmente en las variedades sardas modernas del Campidano, mientras que hacia el norte la influencia es más limitada a los nombres de lugares, como Macumadas en la Provincia de Nuoro o Magumadas en Gesico y Nureci, que derivan desde el púnico maqom hadash "nueva ciudad"[40][41]​.

La dominación romana, que comenzó en 238 a.C., trajo el latín a Cerdeña, pero fue contrastado constantemente por las tribus sardas y no pudo suplantar completamente los idiomas pre-latinos, incluido el púnico que, según las inscripciones votivas, se siguió hablando en siglo IV d.C.[42]​ Algunas raíces oscuras se mantuvieron sin cambios, y en muchos casos el latín aceptó las raíces locales (como nur, probablemente de Norax, que hace su aparición en nuraghe, Nurra, Nurri y muchos otros topónimos). Barbagia, la región central montañosa de la isla, deriva su nombre del latín Barbaria (término que significa "tierra de los bárbaros", similar en su origen a la palabra Berbería), porque su gente rechazó la asimilación cultural y lingüística por mucho tiempo: el 50% de los topónimos del centro de Cerdeña, particularmente en el territorio de Olzai, no está relacionado con ningún idioma conocido[43]​. Además de los nombres de los lugares, en la isla todavía hay algunos nombres de plantas, animales y formaciones geológicas directamente trazables a la antigua era nurágica[44]​. Cicerón llamó a los rebeldes sardos latrones mastrucati ("ladrones con capas de lana ásperas") para enfatizar la superioridad romana[45]​.

Durante la larga dominación romana, el latín se convirtió gradualmente en la lengua hablada por la mayoría de los sardos[46]​. Como resultado de este proceso de romanización, la lengua sarda moderna se clasifica hoy en día como románica o neo-latina, con algunas características fonéticas que se asemejan al latín antiguo. Algunos lingüistas afirman que el sardo moderno, siendo parte del grupo insulare[2]​, fue la primera lengua en separarse del latín[47]​; todos los demás evolucionaron del latín como "romance continental".

En ese momento, la única literatura que se produjo en Cerdeña era principalmente en latín: las lenguas prerromanas nativas (paleosardas) y no nativas (púnicas) ya estaban extintas (la última inscripción púnica en Bitia, sur de Cerdeña, es del siglo II o II dC[48]​). Algunos poemas grabados en griego antiguo y latín (los dos idiomas más prestigiosos del Imperio Romano[49]​) se pueden ver en la "cueva de la víbora", en Cagliari (Grutta 'e sa Pibera en sardo, Grotta della Vipera en italiano, Cripta Serpentum en latín), un monumento funerario construido por Lucius Cassius Philippus (un romano que había sido exiliado a Cerdeña) en memoria de su difunta esposa Atilia Pomptilla. También tenemos algunas obras religiosas de San Lucifer y Eusebio, ambas de Caralis.

Aunque Cerdeña fue influenciada culturalmente y fue gobernada políticamente por el Imperio Bizantino durante casi cinco siglos, el griego no ingresó en el idioma sardo, a excepción de algunos rituales o expresiones formales que utilizaban la estructura griega y, a veces, el alfabeto griego[50][51]​. La evidencia de esto se encuentra en los condaghes, los primeros documentos escritos en Cerdeña. Desde la larga era bizantina, solo hay unas pocas entradas, pero ya proporcionan una visión de la situación sociolingüística en la isla en la que, además de la lengua neolatína usada en la cotidianidad, las clases dominantes también hablaban griego[52]​. Algunos topónimos, como Jerzu (del griego khérsos, "sin labranza"), junto con los nombres personales Mikhaleis, Konstantine y Basilis, demuestran la influencia griega[52]​.

 
El condaghe de San Pedro de Silki (1065-1180), escrito en sardo.

Cuando los musulmanes conquistaron el sur de Italia y la Sicilia, las comunicaciones se rompieron entre Constantinopla y Cerdeña, cuyos distritos se fueron haciendo cada vez más autónomos de la ecúmene bizantina (en griego: οἰκουμένη). Entonces, Cerdeña devolvió a la esfera cultural latina.

Periodo de los Juzgados sardosEditar

 
La primera página de la Carta de Logu.

El sardo fue la primera lengua románica en obtener un estatus oficial, ya que fue utilizada por los cuatro Juzgados isleños[53][54][55][56][57]​, antiguos distritos bizantinos que se convirtieron en entidades políticas independientes después que la expansión árabe en el Mediterráneo cortó cualquier vínculo entre la isla y Bizancio. Uno de los documentos más antiguos que quedan en Cerdeña (la así llamada Carta Volgare) proviene del Juzgado de Cagliari y fue emitido por Torchitorio I de Lacon-Gunale en 1070, empleando el alfabeto griego[58]​. El sardo tenía entonces un mayor número de arcaísmos y latinismos que la lengua corriente, y los documentos resentían de la influencia de los escribanos, cuya mayor parte fue constituida por catalanes, genoveses y toscanos. Mientras que los documentos anteriores muestran la existencia de una koine sarda[59][60]​, el lenguaje utilizado por los diversos Juzgados ya mostraba un cierto rango de variación dialectal[20][61]​. Una posición especial fue ocupada por el Juzgado de Arborea, el último reino de Cerdeña en caer a las potencias extranjeras, en el que se hablaba un dialecto de transición. La Carta de Logu de Arborea, una de las primeras constituciones de la historia redactada en 1355–1376 por Mariano IV y la Reina o "Jueza" (judikessa o juighissa en sardo, jutgessa en catalán, giudicessa en italiano) Leonor, fue escrita en esta variedad sarda. Se presume que los jueces de Arborea intentaron unificar los varios dialectos del sardo para ser gobernantes legítimos de toda la isla bajo un solo estado (la Republica Sardisca "República de Cerdeña")[62]​; este objetivo político ya había quedado claro desde 1164, cuando el juez Barisono ordenó que se hiciera su gran sello con los escritos "Baresonus Dei Gratia Rei Sardiniee ("Barison, por la gracia de Dios, Rey de Cerdeña") y Est vis Sardorum pariter regnum Populorum ("El gobierno del Pueblo es igual a la fuerza de los Sardos").[63]​.

Extracto del Privilegio Logudorés (1080)
« In nomine Domini amen. Ego iudice Mariano de Lacon fazo ista carta ad onore de omnes homines de Pisas pro xu toloneu ci mi pecterunt: e ego donolislu pro ca lis so ego amicu caru e itsos a mimi; ci nullu imperatore ci lu aet potestare istu locu de non (n)apat comiatu de leuarelis toloneu in placitu: de non occidere pisanu ingratis: e ccausa ipsoro ci lis aem leuare ingratis, de facerlis iustitia inperatore ci nce aet exere intu locu [...] »

Dante Alighieri se refiere a los sardos en su obra De Vulgari Eloquentia y les expulsa críticamente, ya que según él no eran italianos (latii) y tampoco tenían un vulgar, imitando todavía el latín (por ejemplo dicen "domus nova" y "dominus meus"):[64][65][66][67]Sardos etiam, qui non Latii sunt sed Latiis associandi videntur, eiciamus, quoniam soli sine proprio vulgari esse videntur, gramaticam tanquam simie homines imitantes: nam domus nova et dominus meus locuntur.

Esta afirmación se debe confutar ya que el sardo, por el contrario, evolucionó en autonomía propia hasta al punto de llegar a ser totalmente ininteligible para los no isleños. Prueba de esto son dos versos populares, que datan del siglo XII, en los que el trovador provenzal Raimbaut de Vaqueiras compara, en términos de inteligibilidad, la lengua sarda con el alemán y bereber: «No t’intend plui d’un Toesco / o Sardo o Barbarì» (lit. "No te entiendo más que un alemán / o sardo o bereber").[68][69][70]

El poeta toscano Fazio degli Uberti se refiere a los sardos en su poema Dittamondo como una gente che niuno non la intende / né essi sanno quel ch'altri pispiglia ("un pueblo que nadie puede entender / y que no sabe lo que los otros dicen")[71][66][67]​. El geógrafo musulmán Muhammad al-Idrisi, que vivía en Palermo, Sicilia, en la corte del rey Roger II, escribió en su obra Kitab Ruyar ("El libro de Roger") que "la Cerdeña es grande, montañosa, escasamente provista de agua, doscientos ochenta millas de largo y ciento ochenta de largo de oeste a este. [...] los sardos son étnicamente Rûm 'Afàriqah ("Romanos de África"), viven como los bereberes, ignoran las otras naciones de Rūm y son un pueblo valiente, que nunca deja sus armas>> (Wa ahl Ğazīrat Sardāniya fī aṣl Rūm Afāriqa mutabarbirūn mutawaḥḥišūn min ağnās ar-Rūm wa hum ahl nağida wa hazm lā yufariqūn as-silāḥ)[72][73]​.

 
Algunas páginas de los Estatutos de Sassari, escritos en lengua sarda.

La literatura de este período consiste principalmente en documentos legales, además de la mencionada Carta de Logu. El primer documento en el que se puede encontrar algún elemento de la lengua se remonta al 1063, con el acto de donación por parte de Barison I° de Torres dirigido al abad Desiderio para la abadía de Montecassino[74]​. Otros documentos son la Carta Volgare (1070–1080), el "Privilegio logudorés" (1080)[75]​ la Donación de Torchitorio conservada en los archivos de Marsella (1089)[76]​, la Carta Marsellesa (1190–1206)[77]​ y una comunicación de 1173 entre el obispo de Civita Bernardo y Benedetto, el administrador de la Catedral de Pisa[78]​ Los estatutos de Sassari (1316) y Castelgenovese (c. 1334) están escritos en sardo logudorés[79]​.

Periodo ibéricoEditar

La enfeudación de la isla por parte de Bonifacio VIII en 1297, sin haber tenido en cuenta las realidades estatales que ya existían dentro de ella, condujo a la fundación, aunque fuese solamente nominal, del Reino de Cerdeña, marcando así el fin de la independencia sarda y también un largo período de guerras, que terminaron con la victoria de la Corona de Aragón en Sanluri (1409) y con la consiguiente renuncia al derecho de sucesión por parte de Guillermo III de Narbona. Se neutralizó de forma sistemática cualquier tentativa de rebelión, como la de la ciudad de Alguer (1353)[80]​ y la de Macomer (1478). Entonces se empezó un proceso de asimilación que pertenecía todos los aspectos sociales; se determinó por la primera vez una situación de desequilibrio y de jerarquización lingüística, en la que el catalán tomó el estado de lengua hegemónica y el sardo, aunque oficial (los aragoneses extendieron la Carta de Logu a toda la isla y se mantuvo vigente hasta 1827[81]​), fue relegado a una secundaria posición. Eso era evidente de manera especial en el sur de la isla, cuya variedad de la lengua sarda (campidanés) sufrió una grande gama de préstamos lingüísticos que provenían de la lengua dominante (véanse expresiones como No scit su cadelanu o sea "No sabe [hablar] el catalán" para indicar una persona que no había sido bastante culturizada). Es un hecho, referido por el abogado Segimon Arquer (autor de la obra Sardiniae brevis historia et descriptio), que la pequeña burguesía y el clero eligieron el catalán como lengua de prestigio para hacer distinciones sociales, siendo hablada mucho más en ciudad que en el campo, donde la gente común seguía hablando el sardo[82]​ Los jesuitas inicialmente habían promovido una política lingüística a favor de la lengua sarda, pero luego la cambiaron a favor del castellano. A la difusión del catalán a nivel popular contribuyeron los goigs (en sardo gozos/goccius).

En ese periodo no tenemos una detallada documentación escrita del sardo, aunque fuese la lengua que la población mayormente hablaba. Hay los ejemplos de Antoni Cano, que escribió Sa Vitta et sa Morte, et Passione de Sanctu Gavinu, Brothu e Ianuariu, escrita en el siglo XV y publicada en 1557[83]​.

Más interesante resulta ser la obra Rimas Spirituales de Hieronimu Araolla[84]​, que se propone la tarea de "magnificare et arrichire sa limba nostra sarda (magnificar y enriquecer el sardo, la nuestra lengua) de la misma manera en la que los poetas franceses, españoles e italianos lo habían hecho para sus respectivos idiomas (véase por ejemplo la Deffense et illustration de la langue françoyse, il Dialogo delle lingue etc.);[19][85]​ él tiene el mérito de haber puesto en claro por la primera vez lo que luego habría sido conocido con el nombre de "cuestión de la lengua sarda", profundizada por otros autores.

Antonio de Lofraso, nacido en Alguer[86]​ (ciudad que recuerda con afectuosidad en varios versos[87]​) y vivido en Barcelona, es probablemente el primer intelectual que había escrito líricas amorosas en lengua sarda, aunque el idioma mayormente empleado fue un castellano con abundantes catalanismos; en el interior de la obra Los diez libros de Fortuna de Amor (1573)[88]​ aparecen en sardo dos sonetos, «Cando si det finire custu ardente fogu» y «Supremu gloriosu exelsadu», y un poema en octavas reales: ...Non podende sufrire su tormentu / de su fogu ardente innamorosu. / Videndemi foras de sentimentu / et sensa una hora de riposu, / pensende istare liberu e contentu / m'agato pius aflitu e congoixosu, / in essermi de te senora apartadu, / mudende ateru quelu, ateru istadu...

En 1624, durante las tentativas de reorganización de la Monarquía por el Conde-duque de Olivares en Cerdeña se hizo patente un mayor uso del castellano en detrimento del catalán[61]​. El castellano, a diferencia del catalán que logró penetrar en cada barrio de la isla, se había mantenido como un lenguaje bastante elitista y pertinente a la literatura y a la educación. Sea como sea, el sardo queda el único y espontáneo código de comunicación por la mayoría de personas, respetado y también aprendido por los conquistadores.[89]​ El español tuvo así una profunda influencia en la clase dirigente sarda, especialmente en aquellas palabras, estilos y modelos culturales debido al prestigioso papel internacional de la Monarquía de los Habsburgo, así como a la Corte[84]​. La mayoría de los autores sardos escribían tanto en español como en sardo, y lo habrían hecho hasta el siglo XIX, como Vicente Bacallar y Sanna, que fue uno de los fundadores de la Real Academia Española[90]​.

La situación sociolingüística se mantiene tal que las dos lenguas coloniales se hablaban en ciudad y el sardo resistía tenazmente en el campo y en todas las aldeas, como informa el embajador Martín Carillo (autor de la famosa sentencia sobre los sardos, que serían un pueblo de pocos, locos y mal unidos), el Llibre dels feyts d'armes de Catalunya («parlen la llengua catalana molt polidament, axì com fos a Catalunya») y el rector sasarés de la Universidad Jesuita Baldassarre Pinyes, que escribió: «en lo que concierne a la lengua sarda, sepa su paternidad que no la hablan en esta ciudad, tampoco en Alguer ni en Cáller, solamente en las aldeas». La notable presencia de feudatarios valencianos y aragoneses en la mitad norte de la isla, además de mercenarios que venían de allí, ha hecho que el logudorés sea la variante más influida por el castellano.

En cuanto a la documentación escrita, vale lo que se ha dicho antes; tenemos, por ejemplo, un acto del 1620 ahora presente en el Archivo de Bosa[91]​.

El párroco orgolés Ioan Matheu Garipa, componiendo la obra Legendariu de Santas Virgines, et martires de Jesu Christu, puso en evidencia la nobleza de la lengua sarda, ya que resulta ser el idioma que ha mantenido mayormente relaciones estrechas con el latín.

Las apo voltadas in sardu menjus qui non in atera limba pro amore de su vulgu [...] qui non tenjan bisonju de interprete pro bi-las decrarare, et tambene pro esser sa limba sarda tantu bona, quanta participat de sa latina, qui nexuna de quantas limbas si plàtican est tantu parente assa latina formale quantu sa sarda.

 
Algunas lápidas en el cementerio de Ploaghe. La primera lápida tiene escritos en sardo, las otras dos en italiano.

Periodo piamontés e influencia italianaEditar

El resultado de la guerra de sucesión española provocó la soberanía austriaca sobre la isla, que fue confirmada más tarde por los tratados de Utrecht y Rastadt (1713-1714); sin embargo duró solamente cuatro años ya que, en 1717, una flota española volvió a ocupar Cagliari y en el año siguiente, mediante un tratado que fue ratificado en La Haya (1720), Cerdeña fue asignada a Víctor Amadeo II de Saboya a cambio de Sicilia. Sin embargo, esta transferencia no implicó inicialmente cambios sociales ni lingüísticos: la Cerdeña mantuvo por mucho tiempo su carácter ibérico, tanto que solo en 1767 los símbolos dinásticos aragoneses y españoles fueron reemplazados por la cruz de los Saboya piamonteses[92]​.

Fue en ese periodo que unos intelectuales como el filólogo Matteo Madau[93][94]​ y el canónigo, profesor y senador Juanne Spanu pusieron en claro la cuestión de la lengua sarda, eligiendo una variedad de prestigio literario debido a sus estrechas relaciones con el latín, de la misma manera con la que en Italia se impuso el florentino como italiano ilustre[95][96]​. En 1811, Vincenzo Raimondo Porru publicó la primera gramática del dialecto meridional del sardo[97]​ y en 1832 el primer diccionario sardo-italiano también[98]​.

Sin embargo, los Saboya impusieron el italiano en Cerdeña en 1760[99][100][101][102]​ por la necesidad geopolítica de alejar la isla de la influencia cultural y política española y alinear la Cerdeña con el Piamonte italiano[103][104]​, donde el empleo del italiano se había consolidado desde hace siglos, reforzado oficialmente por el Edicto de Rivoli. En 1764, la orden se extendió a todos los sectores de la vida pública[105][106]​. Sin embargo, el español continuó siendo ampliamente utilizado en los registros parroquiales y registros oficiales hasta 1828[107]​, y la consecuencia más directa fue una nueva marginación de la lengua sarda, abriendo paso a la italianización de la isla[108][109][106][61]​. Por primera vez, de hecho, incluso las familias más ricas y poderosas de la Cerdeña rural, los printzipales, comenzaron a percibir el sardo como una desventaja[105]​.

A finales del siglo XVIII, siguiendo el rastro de la revolución francesa, un grupo de la clase media sarda planeó separarse de la clase dominante del continente e instituir una república sarda bajo protección francesa; en toda la isla, se distribuyeron ilegalmente varios panfletos políticos impresos en sardo, que exigían una revuelta masiva contra el gobierno piamontés y el abuso de los barones. El producto literario más famoso de ese período de agitación política fue el poema Su patriottu sardu a sos feudatarios, que es un testimonio de los valores democráticos y patrióticos de inspiración francesa, así como de la situación de Cerdeña bajo el feudalismo[110][111]​.

La relación entre la lengua italiana recientemente impuesta y la nativa había sido percibida desde el principio por los isleños, educados y no educados por igual, como una relación (aunque desigual en términos de poder político y de prestigio) entre dos idiomas muy diferentes, y no entre un idioma y uno de sus dialectos como en las regiones continentales[112]​, donde el italiano había sido adoptado desde la edad media como idioma oficial. El plurisecular período ibérico también contribuyó a que los sardos se sintieran relativamente separados del italiano y su esfera cultural, y los propios españoles ya consideraban el sardo como una lengua distinta con respecto tanto a sus propias como al italiano[112]​.

El jurista Carlo Baudi di Vesme propuso explícitamente una prohibición completa de la lengua con el fin de convertir a los isleños en "civilizados italianos",[113]​ mientras que al mismo tiempo hubo un cierto esfuerzo por parte de los cartógrafos piamonteses para sustituir los topónimos sardos con otros en italiano; mientras que muchos de ellos permanecieron intactos, muchos otros nombres fueron adaptados de manera grosera a una forma totalmente diferente: uno de los ejemplos más destacados es la pequeña isla de Mal de Ventre, cuyo actual nombre italiano, con el significado de "dolor de estómago", es en realidad una adaptación de la palabra sarda Malu 'Entu, que significa "viento malo" en vez (la isla está continuamente expuesta al mistral).

La educación primaria, impartida en un idioma con el que los sardos no estaban familiarizados[114]​, difundió el italiano por primera vez en la historia a los varios pueblos sardos, marcando la transición problemática al nuevo idioma dominante; el entorno escolar, que empleaba el italiano como único medio de comunicación, se convirtió en un microcosmos dentro de las aldeas sardas en aquel tiempo monolingües. El sistema educativo contribuyó por lo tanto a una lenta difusión de esta lengua entre los nativos, y provocó por primera vez un proceso de sustitución lingüística. Se presentó el sardo como un idioma hablabo por la gente socialmente marginada, así como sa limba de su famine o sa lingua de su famini ("la lengua del hambre"), responsable del aislamiento y pobreza secular de la isla, y por el contrario, el italiano como agente de emancipación social a través de la integración sociocultural con la tierra firme italiana. En 1827, la Carta de Logu, el histórico corpus jurídico de Cerdeña o <<consuetud de la nació sardesca>>, fue eventualmente abolida en favor de las Leggi civili e criminali del Regno di Sardegna de Carlos Félix[115][116]​.

A pesar de tales políticas de asimilación cultural, posteriormente acompañadas por la pérdida de la residual autonomía política a través de la fusión perfecta y la unificación de la península italiana[117][115]​, el himno del Reino de Cerdeña piamontés fue el así llamado Hymnu Sardu (o Cunservet Deus su Re), cuyo texto era totalmente en sardo; fue sustituido por la "Marcha Real" cuando se unificó la península italiana[118]​.

Durante la movilización para la primera guerra mundial, el ejército italiano obligó a todos los sardos a enlistarse como súbditos italianos y estableció la Brigata Sassari el 1 de marzo de 1915 en Tempio Pausania y Sinnai. A diferencia de las otras brigadas de infantería de Italia, los reclutas de la Sassari eran solo sardos. Actualmente es la única unidad en Italia con un himno en un idioma distinto del italiano: Dimonios ("Diablos"), escrito en 1994 por Luciano Sechi. Su título deriva de Rote Teufel (en alemán, "diablos rojos"). Sin embargo, el servicio militar obligatorio jugó un papel importante en el cambio de idioma.

Durante el período fascista, especialmente cuando se realizó la campaña de autarquía, se prohibieron las lenguas que no eran italianas. Las restricciones, a pesar de ser sólo formales, llegaron al punto en que se cambiaron los nombres propios para que sonasen "más italianos". Durante este período, el Himno sardo del reino piamontés fue una oportunidad para hablar en una lengua regional en Italia sin ninguna sanción, debido a que, como parte fundamental de la tradición de la familia real, no se podría prohibir. Los sacerdotes católicos y los fascistas practicaron un estricto obstruccionismo contra la poesía cantada improvisada:[119][120][121][122][123][124]​ paradigmatico es el caso de Salvatore Poddighe, poeta político que se suicidó por desesperación después de la confiscación de su trabajo Sa Mundana Cummédia[125]​. En este período se produjo el esfuerzo de asimilación más agresivo por parte del gobierno central[126][61]​, que condujo a una ulterior degradación sociolingüística del sardo.

Periodo contemporáneoEditar

 
Señal de prohibido fumar escrito en sardo y en italiano.

Después de la segunda guerra mundial, la conciencia acerca del peligro de que el sardo se estaba extinguiendo no pareció preocupar a las élites sardas, y el tema entró en el espacio político más tarde que en otras periferias europeas marcadas por la presencia de minorías etnolingüísticas[127]​; la clase dirigente sarda, ahora italianizada, ya había descartado el sardo[126]​, ya que tanto la lengua como la cultura sarda seguían siendo acusadas del subdesarrollo de la isla[117]​. En el momento de redactar el estatuto en 1948, el legislador central decidió especificar la "especialidad sarda" como criterio para la autonomía política solo por un par de cuestiones socioeconómicas, despojadas de consideraciones relacionadas con la identidad cultural, histórica y geográfica[128][129][130]​; por el contrario, estas consideraciones eran consideradas como un posible preludio a instancias más autonomistas o independentistas[131]​. Eventualmente, el estatuto especial de 1948 no reconoció ninguna condición geográfica particular sobre la región ni mencionó elementos culturales y lingüísticos distintos, prefiriendo en cambio concentrarse en planes financiados por el estado central (bautizados con el nombre italiano de piani di rinascita) para el desarrollo de la industria pesada.

Las políticas de asimilación siguieron durante la posguerra[61]​, cuando el desmantelamiento de la cultura sarda, etiquetada por el sistema educativo como un símbolo de mirar con desdén, se presentó como la única forma de desarrollo económico y cultural de la isla. Muchos sitios históricos y varios objetos relacionados con las actividades diarias de Cerdeña fueron italianizados, por medio de un otro nombre en italiano (sustituyendo así el original) y de la eliminación sistemática de cualquier conexión con la isla.[132]​ Además, el Ministerio de Educación Pública italiano había invitado a los directores escolásticos a vigilar y fichar a todos los enseñantes sardos implicados en cualquiera actividad relativa a la lengua.[133]

Los medios de comunicación de masas[134]​ (en particular la Radiotelevisione Italiana) y la educación obligatoria (donde el empleo de la lengua sarda había sido muy desalentado por medio de humillaciones que ocurrían a diario) popularizaron en Cerdeña el italiano aún más, sin un proyecto paralelo de enseñanza del sardo; en el mismo período contemporáneo se ha observado que, frente a una voluntad popular favorable a enseñar y hacer oficial el sardo[135][136]​, permanecen todavía divisiones, desinterés y contrariedad dentro del mundo político y jurídico estatal,[137]​ de la Universidad, de los medios de comunicación actuales[138][139]​ y de los intelectuales, que de aquella manera temían una separación del marco de la cultura italiana. El rechazo del idioma nativo, junto con un modelo rígido de educación en lengua italiana[140]​, castigos corporales y vergüenza, llevaron a una mala escolarización de los sardos[141][142]​.

Desde los años '60, se han hecho varias campañas políticas y culturales a favor del bilingüismo[143]​. Una de las primeras instancias se presentó en una resolución adoptada por la Universidad de Cagliari en 1971, en la que se pedía a las autoridades nacionales y regionales que reconocieran a los sardos como una minoría etnolingüística y el sardo como lengua cooficial de la isla[144]​. Una cierta aclamación en los círculos culturales de Cerdeña siguió al poema patriótico No sias isciau[145]​ ("No seas esclavo") de Raimondo (Remundu) Piras, algunos meses antes de su muerte en 1977, instando a la educación bilingüe para revertir la tendencia a la de-sardización[122]​. Después de muchos reclamos de los sardistas, que veían a ese proceso como la muerte definitiva del pueblo sardo, se presentaron al Consejo Regional en el decenio de 1980 tres proyectos de ley separados, que pedían una autonomía cultural y política concreta y además el reconocimiento de los sardos como minoría étnico-lingüística[19]​.

 
Frecuencia de uso de los idiomas regionales en Italia (ISTAT, 2015).

En 1997, el sardo fue reconocido por la ley regional 26/1997 como lengua de la Región Autónoma de Cerdeña después del italiano[146]​. Eventualmente, el activismo hizo posible el reconocimiento formal de doce idiomas minoritarios (sardo, albanés, catalán, alemán, griego, esloveno, croata, francés, franco-provenzal, friulano, ladino y occitano) a fines de los años noventa por la ley nacional 482/1999[1]​, en acuerdo con el art. 6 de la Constitución italiana. Si bien la primera sección de dicha ley establece que el italiano es el solo idioma oficial de la República, se incluyen varias disposiciones para normalizar el uso de dichos idiomas y permitir que se conviertan en parte integrante del tejido nacional[147]​. Sin embargo, Italia (junto con la Francia y Malta[148]​) no ha ratificado la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias o Regionales[149]​.

Hoy en día, lo que destaca mediante unos análisis parece ser una regresión, lenta pero constante y muy profunda, de cualquier competencia activa y pasiva, por motivos políticos y también socioeconómicos (el uso del italiano presentado como un progreso social,[150]​ habiendo al contrario un estigma asociado con el del sardo, el despoblamiento gradual de los barrios internos y el mutuo entendimiento con los idiomas de la isla que no son sardos, etc.): nótese que, frente a un 68% de personas que hablan el sardo en una situación de diglosia, entre los jóvenes en edad escolar esta porcentaje baja al 13% del total;[151]​ el problema se presenta mucho más en las ciudades, donde el idioma indígeno casi ha desaparecido, que en las aldeas.[152]​ Se puede afirmar que, con la excepción de unas subregiones (Goceano, Barbagia y Baronìa) que siguen siendo los principales bastiones de la lengua, la isla está totalmente italianizada. Por estas razones la UNESCO clasifica la lengua y todas sus variantes en serio peligro de extinción (definitely endangered).[153]

Mientras la práctica de la lengua sarda está en declive, la del italiano regional, llamado con irónico desprecio por la comunidad lingüística sarda italianu porcheddinu[154]​ ("italiano cochino"), está en aumento en las nuevas generaciones.

Hay una división importante entre los que creen que la protección de la lengua ha llegado demasiado tarde, afirmando además que es una difícil tarea la de tomar una decisión para unificar la lengua, y los que creen que al contrario sea esencial para invertir la tendencia, mirando a ejemplos como el catalán. Un proyecto de ley del gobierno Monti, que en realidad no ha sido aprobado[155]​ (en efecto, todavía el estado italiano no ha retificado la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias o Regionales[156]​), habría debido ulteriormente reducir el nivel de protección de la lengua sarda,[157]​ que ya era bastante bajo,[158]​ diferenciando entre idiomas que están protegidos por estados extranjeros (alemán, esloveno y francés) y otros que nunca han tenido esa posibilidad. Eso ha sido visto como un abuso contra la lengua, y por lo tanto ha provocado una cierta reacción por parte de algunos intelectuales y políticos.[159][160][161][162][163][164][165]​ Han suscitado recientemente sorpresa los intentos, por parte de algunos alumnos sardos, de presentar el examen de bachillerato o de la educación secundaria hablando esto idioma.[166][167][168][169][170][171][172]​ En la década de 1990, hubo un resurgimiento de la música en idioma sardo, que va desde los géneros más tradicionales (cantu a tenore, cantu a chiterra, gozos etc.) al rock (Kenze Neke, Askra, Tzoku, etc.), hip hop y el rap (Quilo, Sa Razza, Malam, Menhir, Stranos Elementos, Randagiu Sardu, Futta etc.): los artistas utilizan la lengua como medio para promover la isla y mirar a sus problemas de larga data.[173][174][175]​ También hay unas películas (como Su Re, Bellas Mariposas, Treulababbu, Sonetaula etc.) dobladas en sardo.[176]​ Después de una campaña de firmas,[177]​ se ha hecho posible cambiar la configuración del idioma en Facebook de cualquier idioma al sardo[178][179]

Aspectos sociales y culturalesEditar

 
Iglesia del Pater Noster, Jerusalén. Padre nuestro (Babbu nostru) en sardo.

Distribución geográficaEditar

Las variedades tradicionalmente adscritas al "sardo" se usan en toda la isla de Cerdeña, con excepción del casco antiguo de la ciudad de Alguer (donde se habla un catalán arcaico), y en las islas menores circundantes, salvo en San Pietro y parte de Sant'Antioco (donde persiste el dialecto ligur tabarquino). Si bien entre las variedades tradicionalmente adscritas al sardo conviene diferenciar entre el sardo propiamente dicho y los idiomas sardos-corsos de Cerdeña. Estos último incluye al sasarés y al galurés.

Grupos del idioma sardo y variantesEditar

El sardo propiamente dicho está constituido por dos grupos principales:

  • El sardo logudorés (sardu logudoresu), que es hablado en el norte y parte del centro de Cerdeña, comprende a su vez los dialectos del logudorés común y del sardo nuorés (sardu nugoresu); algunas de las variantes del nuorés (más exctamente las habladas en la zona de las Baronías, en el nordeste de la isla) tienen la reputación de ser las más cercanas al latín. El logudorés, tradicionalmente, ha gozado siempre de un gran prestigio literario y ha manifestado mucha vivacidad cultural.
  • El sardo campidanés (sardu campidanesu), que es hablado en la región histórico-geográfica del Campidano, o sea en la parte centro-meridional de Cerdeña, es la variedad más hablada en la isla, además de ser el idioma de su capital, Cagliari.

Tradicionalmente se consideran dialectos sardos, aunque presentan una estructura gramatical más similar al corso y con fuertes influjos ligures y toscanos, las siguientes variantes:

  • El gallurés (gadduresu), hablado en la parte nordeste de la isla, en Gallura, y que está emparentado en la estructura gramatical y en la pronunciación con los dialectos meridionales de Córcega, a causa de los notables influjos migratorios.
  • El sasarés (sassaresu), hablado en Sassari, en Porto Torres y en zonas aledañas, posee características intermedias entre el galurés y el logudorés, derivadas también de la fuerte influencia ejercida por los dominadores pisanos, genoveses y españoles.

Reconocimiento institucionalEditar

 
Comunidades reconocidas por el Estado italiano como minorías lingüísticas históricas.[180]

La lengua sarda ha sido reconocida con la ley regional Nº 26 del 15 de octubre de 1997 como segunda lengua oficial de Cerdeña, junto al italiano. La ley regional aplica y reglamenta algunas normas del estado italiano en tutela de las minorías lingüísticas. Los códigos ISO 639-3 son:

  • sardo campidanés: "sro"
  • sardo logudorés: "src"
  • galurés: "sdn"
  • sasarés: "sdc"

Esto idioma ha sido reconocido por el Parlamento Italiano con la ley 482/1999 como una "minoría lingüística histórica" de Italia.[1]

Descripción lingüísticaEditar

Fonética y fonologíaEditar

Fonética y fonológicamente, el sardo comparte rasgos tanto con las variedades lingüísticas meridionales de Italia como con las lenguas iberorromances, sobre todo con el catalán, el castellano y el asturiano. Entre sus características más importantes se encuentran:

  • Sistema de cinco vocales: /a, e, i, o, u/ sin distinción fonológica de abertura en e y o, al igual que en español.
  • Conservación de la i y la u breves del latín, que en varias lenguas romances se convirtieron en e y o, perdiendo así la diferencia entre i/e y u/o. En ese aspecto de los timbres se considera que el sardo es la lengua romance más conservadora ya que el resto de lenguas romances alteraron sus timbres de acuerdo a la cantidad vocálica, y sólo el sardo retuvo en todos los casos el timbre original.
  • Ausencia de diptongación de las e y o breves latinas, como en las lenguas gallego-portuguesas, lo que sí sucede en español e italiano (en sílabas abiertas).
  • Betacismo: neutralización de b/v a favor de la primera: biri, ver. En otros casos podemos tener las dos posibilidades vida/bida, "vida".
  • La b inicial de palabra en la gran mayoría de los casos es pronunciada con un sonido exactamente igual al español, entre la b y la v. Este sonido, justo como en español, se aprecia más si la b en la pronunciación viene precedida de un sonido vocálico, esto es, por ejemplo después de los artículos en singular y si la s de los artículos y de los demostrativos plurales cae, caso normativo en muchas variedades del sardo, así como en el español andaluz o sudamericano: sas bacas ("sa'bàccasa"), las vacas, sas boghes ("sa'bòghese"), las voces, sa beridade, la verdad, custas bessidas ("custa'bessìdasa", estas salidas). Pero tenemos también el sonido fuerte de la pb, como en sos babbos ("so'bbàbboso"), los padres.
  • Elisión de la b, de la v y de la g inicial cuando las precede una palabra que termina en vocal: s'aca (sa baca, la vaca), su 'entu (su bentu, el viento), su 'atu (su gatu, el gato). Aquí también, hay excepciones: su babbu (el padre). En la variante meridional del nuorés (pueblos de Fonni, Orgosolo, Ovodda, etc,) también se eliden la c y la f: su 'ane (su cane, el perro/can), su 'edu (su fedu, los jóvenes), 'Onne (Fonni). Estas elisiones son también comunes en galurés.
  • Elisión de la -v- intervocálica latina: NOVU > nou.
  • Conservación en varias palabras del sonido velar latino [k] ante las vocales palatales e, i que en las demás lenguas románicas se convirtieron en palatales o fricativas dentales: VOCEM > boghe/boche ['boge] "voz", DECEM > deghe/deche ['deke] "diez".
  • Sonorización de las sordas intervocálicas del latín y, a diferencia del español, el fenómeno también se da en las oclusivas sordas iniciales: putzu ['puθu] o ['putsu], pozo, su putzu [su'βuθu] o [su'βutsu], el pozo; curtura [kur'tura], cultura, sa curtura [sagur'tura], la cultura.
  • Vocal epentética en las palabras que comienzan por r-: arresultáu "resultado", arrenuntziai "renunciar", urrei "rey". Este fenómeno no se da en la variedad logudorés clásica: resultadu, renuntziare, re(i).
  • En el dialecto campidanés, sólo tres vocales /a, i, u/ pueden aparecer en sílaba átona.
  • En el dialecto logudorés, en el nuorés y hasta en el campidanés septentrional, siempre hay vocal epentética en las palabras latinas que empezaban por s+consonante, como en español, portugués y catalán. En el sardo esta vocal es la i y no la e: s'istòria, la historia, s'istadu, el estado, Ispannia/Ispagna, España, s'iscola, la escuela, s'istrumentu, el instrumento, etc.
  • En la pronunciación, añadidura de una vocal paragógica al final de las palabras que terminan con s. Esta vocal siempre es la última que aparece en la palabra en cuestión: "sos ominese", sos òmines, los hombres, "sa'dòmoso", sas domos, las casas, "custas còsasa", custas cosas, estas cosas, "Portudòrrese", Porto Torres, etc. Este fenómeno no debe trasladarse a la lengua escrita.

Comparación léxicaEditar

Los numerales en diferentes variedades romances de Cerdeña son:[181]

GLOSA Sardo Corso
Logudorés Campidanés Galurés Sasarés
'1' unu / una
unu / una
unu / una
unu / una
unu / una
unu / una
unu / una
unu / una
'2' duɔs(o) / duas(a)
duos / duas
duz(u) / duas
duus / duas
dui
dui
dui
dui
'3' tɾɛs(e)
tres
tɾɛs(i)
tres
tɾe
tre
tɾe
tre
'4' batˑɔɾ(o)
bat(t)or
kwatˑɾˑu
cuat(t)ru
katːɾu
cattru
kwatːɾu
cuattru
'5' kimbɛ
chimbe
ʧiŋku
cincu
ʧiŋku
cincu
ʦiŋku
tzincu
'6' sɛs(e)
ses
sɛs(i)
ses
sɛi
sei
sɛi
sei
'7' sɛtˑɛ
set(t)e
sɛtˑi
set(t)i
sɛtːi
setti
sɛtːi
setti
'8' ɔtˑɔ
ot(t)o
ɔtˑu
ot(t)u
ɔtːu
ottu
ɔtːu
ottu
'9' nɔɛ
noe
nɔi
noi
nɔi
noi
nɔβi
nobi
'10' dɛɣɛ
deghe
dɛʒi
dexi
dɛʧi
deci
dɛdzi
dezzi

El sardo distingue entre las formas de masculino y femenino para los numerales '1' y '2', para todos aquellos que terminan con '1' exceptuando el '11', '111', etc., y también para todas las centenas a partir de '200', similarmente a lo que acontece en español y en portugués.

Tabla de comparación de las lenguas neo-latinas (en los nombres dobles en sardo consta primero el nombre en logudorés y luego el en campidanés):

Latín Francés Asturleonés Italiano Castellano Occitano Catalán Aragonés Portugués Gallego Rumano Sardo Sassarés Gallurés Corso Siciliano
CLAVE clef/
clé
chave / llave chiave llave clau clau clau chave chave cheie crae/
crai
ciabi chiaj/ciai chjave/
chjavi
chiavi
NOCTE(M) nuit nueite/nueche notte noche nuèit/
nuèch
nit nueit noite noite noapte notte/notti notti notti notte/notti notti
CANTARE chanter cantare/cantar cantare cantar cantar cantar cantar cantar cantar cânta cantare/cantai cantà cantà cantà cantari
CAPRA chèvre cabra capra cabra cabra/
craba
cabra craba cabra cabra capra craba crabba capra/crabba capra capra
LINGUA langue llingua lingua lengua lenga/
lengua'
llengua luenga língua lingua limbă limba/
lingua
linga linga lingua lingua
PLATEA place praza/plaza piazza plaza plaça plaça plaza praça praza piaţă pratza piatza piazza piazza chiazza
PONTE(M) pont ponte ponte puente pònt pont puent ponte ponte pod (puente
'pasarela')
ponte/ponti ponti ponti ponte/
ponti
ponti
ECCLESIA église eigrexa/ilesia chiesa iglesia glèisa església ilesia igreja igrexa biserică cheja/cresia jesgia ghjesgia ghjesgia cresia
HOSPITALE(M) hôpital hospital ospedale hospital espital/
espitau
hospital espital hospital hospital spital ispidale/ispidali ippidari spidali/uspidali spedale/
uspidali
spitali
CASEUS
lat. vulg.FORMATICU(M)
fromage queisu/quesu formaggio/

cacio

queso formatge formatge formache/
queso
queijo queixo brânză'
(caş 'requesón')'
casu casgiu casgiu casgiu furmàggiu/
caciu

Morfología y sintaxisEditar

En muchos aspectos, el sardo se diferencia bastante claramente de las otras lenguas neo-latinas, especialmente en el verbo.

  • El futuro simple: se forma mediante el auxiliar àer ("haber") más la preposición "a" y el infinitivo. Ej.: apo a narrer ("diré"), as a narrer ("dirás").
  • El condicional: se forma utilizando una forma modificada del verbo deper ("deber") más la preposición "a" (opcional) y el infinitivo. Ej.: dia (a) narrer ("diría"), dias (a) narrer ("dirías") o bien con una forma modificada del verbo àer ("haber") más "a" y el infinitivo: apia a narrer, apias a narrer.
  • Forma progresiva: se forma con el auxiliar esser ("ser") más el gerundio. Ej.: soe andende ("estoy yendo/andando").
  • Imperativo negativo: análogamente a las lenguas románico-ibéricas, el imperativo negativo se forma usando la negación no más el subjuntivo. Ej.: no andes ("no vayas/andes").

OrtografíaEditar

El idioma ya habìo estandarizado a partir de la Edad Media en los dos modelos logudoreses y campidaneses, pero no existe una ortografía unificada aceptada por todos. Sin embargo, la Región de Cerdeña y muchas instituciones utilizan la ortografía de la Limba Sarda Comuna (LSC), "lengua sarda común".

ReferenciasEditar

  1. a b c Norme in materia di tutela delle minoranze linguistiche storiche, Parlamento italiano 
  2. a b Koryakov Y.B. Atlas of Romance languages. Mosca, 2001
  3. Es de señalar que Wagner realizó la investigación académica en 1951; se necesitaron otros cuarenta años para que los sardos fueran reconocidos políticamente, al menos formalmente, como una de las doce minorías lingüisticas de Italia por la Ley N.482/99.
  4. Renzi, Lorenzo (1994). Nuova introduzione alla filologia romanza. Bologna, Il Mulino. Pagg. 504. ISBN 88-15-04340-3
  5. Contini & Tuttle, 1982: 171; Blasco Ferrer, 1989: 14
  6. Pei; Mario. Story of Language - 1949
  7. Romance Languages: A Historical Introduction - Cambridge University Press
  8. Henriette Walter, L'Aventure des langues en Occident, Le Livre de poche, Paris, 1994, p. 174.
  9. Sardegna, isola del silenzio, Manlio Brigaglia
  10. Pei, Mario (1949). Story of Language. ISBN 03-9700-400-1. 
  11. «Sardinian language». Encyclopedia Britannica (en inglés). 
  12. De Mauro, Tullio. L'Italia delle Italie, 1979, Nuova Guaraldi Editrice, Florence, 89
  13. Minoranze Linguistiche, Fiorenzo Toso, Treccani
  14. <<El sardo es un conglomerado de dialectos muy original con respecto a las variedades neolatinas y completamente distinto de la tipología italorománica, y su originalidad como un grupo propio entre las lenguas romances es indiscutible.>> «(Toso, Fiorenzo). Lingue sotto il tetto d'Italia. Le minoranze alloglotte da Bolzano a Carloforte - 8. Il sardo». 
  15. Eduardo Blasco Ferrer, ed. 2010. Paleosardo: Le radici linguistiche della Sardegna neolitica. De Gruyter Mouton
  16. Juan Martín Elexpuru Agirre, ed. 2017. Euskararen aztarnak Sardinian? ("The traces of Basque in Sardinia?"). Pamiela Argitaletxea
  17. a b c «Massimo Pittau – La lingua dei Sardi Nuragici e degli Etruschi». Consultado el 28 de noviembre de 2015. 
  18. <<Dopo pisani e genovesi si erano susseguiti aragonesi di lingua catalana, spagnoli di lingua castigliana, austriaci, piemontesi ed, infine, italiani [...] Nonostante questi impatti linguistici, la "limba sarda" si mantiene relativamente intatta attraverso i secoli. [...] Fino al fascismo: che vietò l'uso del sardo non solo in chiesa, ma anche in tutte le manifestazioni folkloristiche.>>. De Concini, Wolftraud (2003). Gli altri d'Italia : minoranze linguistiche allo specchio, Pergine Valsugana : Comune, p.195-196.
  19. a b c Rindler-Schjerve, Rosita (1993). «Sardinian : Italian». En Posner, Rebecca; Green, John N. Bilingualism and Linguistic Conflict in Romance (en inglés). Walter de Gruyter. pp. 271-294. ISBN 9783110117240. 
  20. a b Minoranze linguistiche, Sardo. Ministero della Pubblica Istruzione
  21. Platonis dialogi, scholia in Timaeum (edit. C. F. Hermann, Lipsia 1877), 25 B, pag. 368
  22. M. Pittau, La Lingua dei Sardi Nuragici e degli Etruschi, Sassari 1981, pag. 57
  23. Sallust, Historiae, II, fr.4
  24. Pausanias, Ελλάδοσ περιήγησισ, X, 17
  25. Silius Italicus, Punica, XII, 360
  26. Cayo Julio Solino, Collectanea rerum memorabilium, IV, 1
  27. Isidoro de Sevilla, XIV, Etymologiae, Thapsumque iacentem, 39
  28. Personaggi: Sardo
  29. Alberto Areddu, Le origini albanesi della civiltà in Sardegna: Gli appellativi. Sostratismi e correlazioni sardo-albanesi (Nápoles: Autorinediti, 2007).
  30. Due nomi di piante che ci legano agli albanesi, Alberto Areddu. L'enigma della lingua albanese
  31. Alberto Areddu, Uccelli nuragici e non nella Sardegna di oggi, Seattle 2016
  32. Trask, L. The History of Basque Routledge: 1997 ISBN 0-415-13116-2
  33. «Quel filo che lega i sardi con i baschi», La Nuova Sardegna
  34. Arnaiz-Villena A, Rodriguez de Córdoba S, Vela F, Pascual JC, Cerveró J, Bootello A. – HLA antigens in a sample of the Spanish population: common features among Spaniards, Basques, and Sardinians. – Hum Genet. 1981;58(3):344-8.
  35. Il genetista conferma le origini comuni tra i sardi e i baschi, La Nuova Sardegna
  36. Genomic history of the Sardinian population, Nature
  37. Motzo, Bacchisio Raimondo (1933). Balari in Enciclopedia Italiana, citado en Treccani
  38. Motzo, Bacchisio Raimondo (1933). Iliensi in Enciclopedia Italiana, citado en Treccani
  39. Giovanni Ugas – L'alba dei Nuraghi (2005) pg.241
  40. Giulio Paulis, «Sopravvivenze della lingua punica in Sardegna», in L'Africa romana, Atti del VII Convegno di Studio (Sassari 1989), Sassari, Gallizzi, 1990, pp. 599-639
  41. Giulio Paulis, «L'influsso linguistico fenicio-punico in Sardegna. Nuove acquisizioni e prospettive di ricerca», in Circolazioni culturali nel Mediterraneo antico. Atti della VI giornata camito-semtica e indoeuropea, I Convegno Internazionale di linguistica dell'area mediterranea, Sassari 24-27 aprile 1991, curado por Paolo Filigheddu, Cagliari, Corda, 1994, pp. 213-219
  42. Ignazio Putzu, “La posizione linguistica del sardo nel contesto mediterraneo”, in Neues aus der Bremer Linguistikwerkstatt: aktuelle Themen und Projekte, ed. Cornelia Stroh (Bochum: Universitätsverlag Dr. N. Brockmeyer, 2012), 183.
  43. Wolf H. J., 1998, Toponomastica barbaricina, p.20 Papiros publisher, Nuoro
  44. Wagner M.L., D.E.S. – Dizionario etimologico sardo, DES, Heidelberg, 1960–64
  45. «Cicero: Pro Scauro». Consultado el 28 de noviembre de 2015. 
  46. Casula, Francesco Cesare (1994). La Storia di Sardegna. Sassari, it: Carlo Delfino Editore. ISBN 978-88-7138-084-1. p.110
  47. Zhang, Huiying (2015). «From Latin to the Romance languages: A normal evolution to what extent?». Quarterly Journal of Chinese Studies 3 (4): 105-111. Archivado desde el original el 19 de enero de 2018. Consultado el 17 de febrero de 2019. 
  48. Barreca F.(1988), La civiltà fenicio-punica in Sardegna, Carlo Delfino Editore, Sassari
  49. Cum utroque sermone nostro sis paratus. Svetonio, De vita Caesarum, Divus Claudius, 42
  50. M. Wescher e M. Blancard, Charte sarde de l’abbaye de Saint-Victor de Marseille écrite en caractères grecs, in "Bibliothèque de l’ École des chartes", 35 (1874), pp. 255–265
  51. Un’inedita carta sardo-greca del XII secolo nell’Archivio Capitolare di Pisa, di Alessandro Soddu – Paola Crasta – Giovanni Strinna
  52. a b Giulio Paulis, Lingua e cultura nella Sardegna Bizantina, Sassari, 1983
  53. "La lingua sarda acquisì dignità di lingua nazionale già dall'ultimo scorcio del secolo XI quando, grazie a favorevoli circostanze storico-politiche e sociali, sfuggì alla limitazione dell'uso orale per giungere alla forma scritta, trasformandosi in volgare sardo." Cecilia Tasca (a cura di), 2003. Manoscritti e lingua sarda, La memoria storica, p.15
  54. «I Sardi inoltre sono i primi fra tutti i popoli di lingua romanza a fare della lingua comune della gente, la lingua ufficiale dello Stato, del Governo...» Puddu, Mario (2002). Istoria de sa limba sarda, Ed. Domus de Janas, Selargius, pg.14
  55. Gian Giacomo Ortu, La Sardegna dei Giudici p.264, Il Maestrale 2005
  56. Maurizio Virdis, Le prime manifestazioni della scrittura nel cagliaritano, in Judicalia, Atti del Seminario di Studi Cagliari 14 dicembre 2003, a cura di B. Fois, Cagliari, Cuec, 2004, pp. 45-54.
  57. Como el historiador italiano Ludovico Muratori evidenció, <<Potissimum vero ad usurpandum in scriptis Italicum idioma gentem nostram fuisse adductam puto finitimarum exemplo, Provincialium, Corsorum atque Sardorum>> ("En realidad, creo que nuestra gente [los italianos] ha sido inducida a emplear el idioma italico [italiano] para escribir siguiendo el ejemplo de nuestros vecinos, los provenzales, los corsos y los sardos") y, más allá, <<Sardorum quoque et Corsorum exemplum memoravi Vulgari sua Lingua utentium, utpote qui Italis preivisse in hoc eodem studio videntur>> ("Además, he puesto en evidencia el ejemplo de los sardos y corsos, que han usado su propia lengua vulgar, como los que precedieron a los italianos en tal sentido"). Antonio, Ludovico Antonio (1739). Antiquitates Italicae Moedii Evi, Mediolani, t. 2, col.1049
  58. Ferrer, Eduardo Blasco (1984). Storia Linguistica Della Sardegna, pg.65, De Gruyter
  59. Tagliavini, Carlo (1964). Le origini delle lingue neolatine, Patron, Bologna, pg.450
  60. Salvi, Sergio. Le lingue tagliate: storia delle minoranze linguistiche in Italia, Rizzoli, 1975, pp.176-177
  61. a b c d e Lubello, Sergio (2016). Manuale Di Linguistica Italiana, De Gruyter, Manuals of Romance linguistics, p.499
  62. Barisone II of Arborea, G. Seche, L'incoronazione di Barisone "Re di Sardegna" in due fonti contemporanee: gli Annales genovesi e gli Annales pisani, Rivista dell'Istituto di storia dell'Europa mediterranea, Consiglio Nazionale delle Ricerche, n°4, 2010
  63. Casula, Francesco Cesare (2017). La scrittura in Sardegna dal nuragico ad oggi, Carlo Delfino Editore, p.91
  64. Lib. I, XI, 7
  65. De Vulgari Eloquentia 's Italian paraphrase by Sergio Cecchini
  66. a b Marinella Lőrinczi, La casa del signore. La lingua sarda nel De vulgari eloquentia
  67. a b Salvi, Sergio. Le lingue tagliate: storia delle minoranze linguistiche in Italia, Rizzoli, 1975, pp.195
  68. Domna, tant vos ai preiada (BdT 392.7), vv. 74-75
  69. Leopold Wagner, Max. La lingua sarda, a cura di Giulio Paulis
  70. Le sarde, una langue normale - Jean-Pierre Cavaillé
  71. Dittamondo III XII 56 ss.
  72. «Contu, Giuseppe. Sardinia in Arabic sources». . Annali della Facoltà di Lingue e Letterature Straniere dell'Università di Sassari, Vol. 3 (2003 pubbl. 2005), p. 287-297. ISSN 1828-5384
  73. Mastino, Attilio (2005). Storia della Sardegna antica, Edizioni Il Maestrale, pp.83
  74. Archivo Cassinense Perg. Caps. XI, n. 11" y "TOLA P., Código Diplomático de Cerdeña, I, Sassari, 1984, p. 153
  75. In nomine Domini amen. Ego iudice Mariano de Lacon fazo ista carta ad onore de omnes homines de Pisas pro xu toloneu ci mi pecterunt: e ego donolislu pro ca lis so ego amicu caru e itsos a mimi; ci nullu imperatore ci lu aet potestare istu locu de non (n)apat comiatu de leuarelis toloneu in placitu: de non occidere pisanu ingratis: e ccausa ipsoro ci lis aem leuare ingratis, de facerlis iustitia inperatore ci nce aet exere intu locu ...
  76. E inper(a)tor(e) ki l ati kastikari ista delegantzia e fagere kantu narat ista carta siat benedittu ...
  77. In nomine de Pater et Filiu et Sanctu Ispiritu. Ego iudigi Salusi de Lacunu cun muiere mea donna (Ad)elasia, uoluntate de Donnu Deu potestando parte de KKaralis, assolbu llu Arresmundu, priori de sanctu Saturru, a fagiri si carta in co bolit. Et ego Arresmundu, l(eba)nd(u) ass(o)ltura daba (su) donnu miu iudegi Salusi de Lacunu, ki mi illu castigit Donnu Deu balaus (a)nnus rt bonus et a issi et a (muiere) sua, fazzu mi carta pro kertu ki fegi cun isus de Maara pro su saltu ubi si ( ... )ari zizimi ( ... ) Maara, ki est de sanctu Saturru. Intrei in kertu cun isus de Maara ca mi machelaa(nt) in issu saltu miu (et canpa)niarunt si megu, c'auea cun istimonius bonus ki furunt armadus a iurari, pro cantu kertàà cun, ca fuit totu de sanctu Sat(ur)ru su saltu. Et derunt mi in issu canpaniu daa petra de mama et filia derectu a ssu runcu terra de Gosantini de Baniu et derectu a bruncu d'argillas e derectu a piskina d'arenas e leuat cabizali derectu a sa bia de carru de su mudeglu et clonpit a su cabizali de uentu dextru de ssa doméstia de donnigellu Cumitayet leuet tuduy su cabizali et essit a ssas zinnigas de moori de silba, lassandu a manca serriu et clonpit deretu a ssu pizariu de sellas, ubi posirus sa dìì su tremini et leuat sa bia maiori de genna (de sa) terra al(ba et) lebat su moori ( ... ) a sa terra de sanctu Saturru, lassandu lla issa a manca et lebat su moori lassandu a (manca) sas cortis d'oriinas de ( ... ) si. Et apirus cummentu in su campaniu, ki fegir(us), d'arari issus sas terras ipsoru ki sunt in su saltu miu et (ll)u castiari s(u) saltu et issus hominis mius de Sinnay arari sas terras mias et issas terras issoru ki sunt in saltu de ssus et issus castiari su saltu(u i)ssoru. Custu fegirus plagendu mi a mimi et a issus homi(nis) mius de Sinnay et de totu billa de Maara. Istimonius ki furunt a ssegari su saltu de pari (et) a poniri sus treminis, donnu Cumita de Lacun, ki fut curatori de Canpitanu, Cumita d'Orrù ( ... ) du, A. Sufreri et Iohanni de Serra, filiu de su curatori, Petru Soriga et Gosantini Toccu Mullina, M( ... ) gi Calcaniu de Pirri, C. de Solanas, C. Pullu de Dergei, Iorgi Cabra de Kerarius, Iorgi Sartoris, Laurenz( ... ) ius, G. Toccu de Kerarius et P. Marzu de Quartu iossu et prebiteru Albuki de Kibullas et P. de Zippari et M. Gregu, M. de Sogus de Palma et G. Corsu de sancta Ilia et A. Carena, G. Artea de Palma et Oliueri de Kkarda ( ... ) pisanu et issu gonpanioni. Et sunt istimonius de logu Arzzoccu de Maroniu et Gonnari de Laco(n) mancosu et Trogotori Dezzori de Dolia. Et est facta custa carta abendu si lla iudegi a manu sua sa curatoria de Canpitanu pro logu salbadori (et) ki ll'(aet) deuertere, apat anathema (daba) Pater et Filiu et Sanctu Ispiritu, daba XII Appostolos et IIII Euangelistas, XVI Prophetas, XXIV Seniores, CCC(XVIII) Sanctus Patris et sorti apat cun Iuda in ifernum inferiori. Siat et F. I. A. T.
  78. Ego Benedictus operaius de Santa Maria de Pisas Ki la fatho custa carta cum voluntate di Domino e de Santa Maria e de Santa Simplichi e de indice Barusone de Gallul e de sa muliere donna Elene de Laccu Reina appit kertu piscupu Bernardu de Kivita, cum Iovanne operariu e mecum e cum Previtero Monte Magno Kercate nocus pro Santa Maria de vignolas ... et pro sa doma de VillaAlba e de Gisalle cum omnia pertinentia is soro .... essende facta custa campania cun sii Piscupu a boluntate de pare torraremus su Piscupu sa domo de Gisalle pro omnia sua e de sos clericos suos, e issa domo de Villa Alba, pro precu Kindoli mandarun sos consolos, e nois demus illi duas ankillas, ki farmi cojuvatas, suna cun servo suo in loco de rnola, e sattera in templo cun servii de malu sennu: a suna naran Maria Trivillo, a sattera jorgia Furchille, suna fuit de sa domo de Villa Alba, e sattera fuit de Santu Petru de Surake ... Testes Judike Barusone, Episcopu Jovanni de Galtellì, e Prite Petru I upu e Gosantine Troppis e prite Marchu e prite Natale e prite Gosantino Gulpio e prite Gomita Gatta e prite Comita Prias e Gerardu de Conettu ... e atteros rneta testes. Anno dom.milles.centes.septuag.tertio
  79. Vois messer N. electu potestate assu regimentu dessa terra de Sassari daue su altu Cumone de Janna azes jurare a sancta dei evangelia, qui fina assu termen a bois ordinatu bene et lejalmente azes facher su offitiu potestaria in sa dicta terra de Sassari ...
  80. Per què es parla català a l’Alguer? - Corpus Oral de l'Alguerés
  81. La Carta de Logu, La Costituzione Sarda
  82. Sigismondo Arquer (curado por Maria Teresa Laneri, 2008). Sardiniae brevis historia et descriptio, CUEC, pg.30, De Sardorum Lingua. Ciertamente, los sardos tenían una vez su propia lengua, sin embargo, dado que muchos pueblos emigraron a la isla y ka Cerdeña cayó bajo el dominio de muchas potencias extranjeras (a saber, latinos, pisanos, genoveses, españoles y africanos), el idioma de los sardos se corrompió extremadamente; sin embargo, se han conservado varias palabras que no tienen equivalente en ningún otro idioma. [...] Debido a esto, los sardos hablan de una manera muy diferente dependiendo de dónde vivan, ya que han estado bajo muchas dominaciones diversas; sin embargo, logran entenderse perfectamente. En la isla hay dos idiomas principales, el primero en las ciudades y el último fuera de su alcance. La gente de las ciudades comúnmente habla el español, tarragonès o catalán, que aprendieron de los españoles, que también ocupan gran parte de los puestos oficiales; todos los otros, por otro lado, conservan el idioma genuino de los sardos.
  83. Antonio Cano (Edited by Dino Manca, 2002). Sa Vitta et sa Morte, et Passione de sanctu Gavinu, Prothu et Januariu, CUEC
  84. a b Lingua sarda, Letteratura, Dalle origini al '700 . Sardegna Cultura
  85. Incipit de "Lettera al Maestro" ("La Sardegna e la Corsica", Ines Loi Corvetto, Torino, UTET Libreria, 1993): Semper happisi desiggiu, Illustrissimu Segnore, de magnificare, & arrichire sa limba nostra Sarda; dessa matessi manera qui sa naturale insoro tottu sas naciones dessu mundu hant magnificadu & arrichidu; comente est de vider per isos curiosos de cuddas.
  86. J. Arce, La literatura hispánica de Cerdeña. Revista de la Facultad de Filología, 1956
  87. ...L'Alguer castillo fuerte bien murado / con frutales por tierra divinos / y por la mar coral fino eltremado / es ciudad de más de mil vecinos...
  88. Lo Frasso, Antonio (1573). Los diez libros de fortuna d'Amor
  89. Ingrassia y Blasco Ferrer, 2009, vol. 3.
  90. Vicenç Bacallar, el sard botifler als orígens de la Real Academia Española - VilaWeb
  91. Jn Dei nomine Amen, noverint comente sende personalmente constituidos in presensia mia notariu et de sos testimongios infrascrittos sa viuda Caterina Casada et Coco mugere fuit de su Nigola Casada jàganu, Franziscu Casada et Joanne Casada Frades, filios de su dittu Nigola et Caterina Casada de sa presente cittade faguinde custas cosas gratis e de certa sciensia insoro, non per forza fraudu, malìssia nen ingannu nen pro nexuna attera sinistra macchinassione cun tottu su megius modu chi de derettu poden et deven, attesu et cunsideradu chi su dittu Nigola Casada esseret siguida dae algunos corpos chi li dein de notte, pro sa quale morte fettin querella et reclamo contra sa persona de Pedru Najtana, pro paura de sa justissia, si ausentait, in sa quale aussensia est dae unu annu pattinde multos dannos, dispesas, traballos e disusios.
  92. M. Lepori, Dalla Spagna ai Savoia. Ceti e corona della Sardegna del Settecento (Rome, 2003)
  93. Un arxipèlag invisible: la relació impossible de Sardenya i Còrsega sota nacionalismes, segles XVIII-XX – Marcel Farinelli, Universitat Pompeu Fabra. Institut Universitari d'Història Jaume Vicens i Vives, p. 285
  94. «Ichnussa – la biblioteca digitale della poesia sarda». Consultado el 28 de noviembre de 2015. 
  95. <<Il presente lavoro però restringesi propriamente al solo Logudorese ossia Centrale, che questo forma la vera lingua nazionale, la più antica ed armoniosa e che soffrì alterazioni meno delle altre>>. Ispanu, Johanne (1840). Ortographia sarda nationale o siat grammatica de sa limba logudoresa cumparada cum s'italiana, pg.12
  96. <<[...] Ciononostante le due opere dello Spano sono di straordinaria importanza, in quanto aprirono in Sardegna la discussione sul problema della lingua sarda, quella che sarebbe dovuta essere la lingua unificata ed unificante, che si sarebbe dovuta imporre in tutta l'isola sulle particolarità dei singoli dialetti e suddialetti, la lingua della nazione sarda, con la quale la Sardegna intendeva inserirsi tra le altre nazioni europee, quelle che nell'Ottocento avevano già raggiunto o stavano per raggiungere la loro attuazione politica e culturale, compresa la nazione italiana. E proprio sulla falsariga di quanto era stato teorizzato ed anche attuato a favore della nazione italiana, che nell'Ottocento stava per portare a termine il processo di unificazione linguistica, elevando il dialetto fiorentino e toscano al ruolo di "lingua nazionale", chiamandolo italiano illustre, anche in Sardegna l'auspicata lingua nazionale sarda fu denominata sardo illustre">>. Massimo Pittau, Grammatica del sardo illustre, Nuoro, pp. 11–12, Introduction
  97. Saggio di grammatica sul dialetto sardo meridionale dedicato a sua altezza reale Maria Cristina di Bourbon infanta delle Sicilie duchessa del genevese, Cagliari, Reale stamperia, 1811
  98. Nou dizionariu universali sardu-italianu, Cagliari, Tipografia Arciobispali, 1832
  99. Bolognesi, Roberto (1998). The Phonology of Campidanian Sardinian: A Unitary Account of a Self-Organizing Structure (en inglés). Holland Academic Graphics. 
  100. S'italianu in Sardìnnia , Amos Cardia, Iskra
  101. «Limba Sarda 2.0S'italianu in Sardigna? Impostu a òbligu de lege cun Boginu – Limba Sarda 2.0». Limba Sarda 2.0. Consultado el 28 de noviembre de 2015. 
  102. «La limba proibita nella Sardegna del '700 da Ritorneremo, una storia tramandata oralmente». Consultado el 28 de noviembre de 2015. 
  103. <<Ai funzionari sabaudi, inseriti negli ingranaggi dell'assolutismo burocratico ed educati al culto della regolarità e della precisione, l'isola appariva come qualcosa di estraneo e di bizzarro, come un Paese in preda alla barbarie e all'anarchia, popolato di selvaggi tutt'altro che buoni. Era difficile che quei funzionari potessero considerare il diverso altrimenti che come puro negativo. E infatti essi presero ad applicare alla Sardegna le stesse ricette applicate al Piemonte. Dirigeva la politica per la Sardegna il ministro Bogino, ruvido e inflessibile.>>. Guerci, Luciano (2006). L'Europa del Settecento : permanenze e mutamenti , UTET, p.576
  104. <<En aquest sentit, la italianització definitiva de l'illa representava per a ell l'objectiu més urgent, i va decidir de contribuir-hi tot reformant les Universitats de Càller i de Sàsser, bandejant-ne alhora els jesuïtes de la direcció per tal com mantenien encara una relació massa estreta amb la cultura espanyola. El ministre Bogino havia entès que només dins d'una Universitat reformada podia crear-se una nova generació de joves que contribuïssin a homogeneïtzar de manera absoluta Sardenya amb el Piemont.>> Joan Armangué i Herrero, Represa i exercici de la consciència lingüística a l'Alguer (ss.XVIII-XX), Arxiu de Tradicions de l'Alguer, Cagliari, I.1
  105. a b Bolognesi, Roberto; Heeringa, Wilbert. Sardegna fra tante lingue, pp.25, 2005, Condaghes
  106. a b Salvi, Sergio (1974). Le lingue tagliate, Rizzoli, pg.181
  107. Caria, Clemente (1981). Canto sacro-popolare in Sardegna, Oristano, S'Alvure, p.45
  108. La lingua sarda, Letteratura, Il Settecento. Sardegna Cultura
  109. «Dettori, Antonietta. Sardi, dialetti». 
  110. Storia della lingua sarda, Giorgo Ingrassia e Eduardo Blasco Ferrer, CUEC
  111. Salvi, Sergio (1974). Le lingue tagliate, Rizzoli, pg.182-183
  112. a b Manuale di linguistica sarda, 2017, Ed. by Eduardo Blasco Ferrer, Peter Koch, Daniela Marzo. Manuals of Romance Linguistics, De Gruyter Mouton, pp.209-210
  113. Una innovazione in materia di incivilimento della Sardegna e d’istruzione pubblica, che sotto vari aspetti sarebbe importantissima, si è quella di proibire severamente in ogni atto pubblico civile non meno che nelle funzioni ecclesiastiche, tranne le prediche, l’uso dei dialetti sardi, prescrivendo l’esclusivo impiego della lingua italiana. Attualmente in sardo si gettano i così detti pregoni o bandi; in sardo si cantano gl'inni dei Santi (Goccius), alcuni dei quali privi di dignità… È necessario inoltre scemare l’uso del dialetto sardo [sic] ed introdurre quello della lingua italiana anche per altri non men forti motivi; ossia per incivilire alquanto quella nazione, sì affinché vi siano più universalmente comprese le istruzioni e gli ordini del Governo… sì finalmente per togliere una delle maggiori divisioni, che sono fra la Sardegna e i Regi stati di terraferma." (Considerazioni politiche ed economiche sulla Sardegna, 1848 - Carlo Baudi di Vesme)
  114. La introducción del italiano como lengua extranjera en las aldeas sardas se ejemplifica en un pasaje de "Sa limba est s'istoria de su mundu" de Francesco (Frantziscu) Masala, Condaghes, pág.4. <<Cuando era un niño, todos solíamos hablar en la lengua sarda. No hablamos ningún otro idioma en nuestros hogares. Y empecé a saber todas las cosas del mundo en el idioma nativo. A la edad de seis años, fui al primer grado y el profesor de la escuela me prohibió a mí ya mis compañeros hablar en el único idioma que sabíamos: a partir de ese momento, debíamos hablar en italiano, "la lengua de la Patria", nos dijo serio. Así fue que todos los niños del pueblo entraban a la escuela brillantes y felices y salían aturdidos y tristes.>> (Texto original: <<A sos tempos de sa pitzinnìa, in bidda, totus chistionaiamus in limba sarda. In domos nostras no si faeddaiat atera limba. E deo, in sa limba nadìa, comintzei a connoscher totu sas cosas de su mundu. A sos ses annos, intrei in prima elementare e su mastru de iscola proibeit, a mie e a sos fedales mios, de faeddare in s'unica limba chi connoschiamus: depiamus chistionare in limba italiana, «la lingua della Patria», nos nareit, seriu seriu, su mastru de iscola. Gai, totus sos pitzinnos de 'idda, intraian in iscola abbistos e allirgos e nde bessian tontos e cari-tristos.>>)
  115. a b Salvi, Sergio (1974). Le lingue tagliate, Rizzoli, pg.184
  116. <<Des del seu càrrec de capità general, Carles Fèlix havia lluitat amb mà rígida contra les darreres actituds antipiemonteses que encara dificultaven l'activitat del govern. Ara promulgava el Codi felicià (1827), amb el qual totes les lleis sardes eren recollides i, sovint, modificades. Pel que ara ens interessa, cal assenyalar que el nou codi abolia la Carta de Logu – la «consuetud de la nació sardesca», vigent des de l'any 1421 – i allò que restava de l'antic dret municipalista basat en el privilegi.>> Joan Armangué i Herrero, Represa i exercici de la consciència lingüística a l'Alguer (ss.XVIII-XX), Arxiu de Tradicions de l'Alguer, Cagliari, I.1
  117. a b «Toso, Fiorenzo. Lingue sotto il tetto d'Italia. Le minoranze alloglotte da Bolzano a Carloforte - 8. Il sardo». 
  118. Spanu, Gian Nicola. Il primo inno d'Italia è sardo
  119. L. Marroccu, Il ventennio fascista
  120. M. Farinelli, The Invisible Motherland? The Catalan-Speaking Minority in Sardinia and Catalan Nationalism, pp.15
  121. «Quando a scuola si insegnava la lingua sarda». Il Manifesto Sardo. 
  122. a b Remundu Piras, Sardegna Cultura
  123. Massimo Pittau, Grammatica del sardo illustre, Nuoro, Premessa
  124. Salvi, Sergio (1974). Le lingue tagliate, Rizzoli, pg.191
  125. Poddighe, Salvatore. Sa Mundana Cummédia, pp. 32, Domus de Janas, 2009, ISBN 888856989-8
  126. a b Manuale di linguistica sarda (Manual of Sardinian linguistics), 2017, Ed. by Eduardo Blasco Ferrer, Peter Koch, Daniela Marzo. Manuals of Romance Linguistics, De Gruyter Mouton, pp.36
  127. Pala, Carlo (2016). Idee di Sardegna, Carocci Editore, pp.121
  128. Pintore, Gianfranco (1996). La sovrana e la cameriera: La Sardegna tra sovranità e dipendenza. Nuoro: Insula, 13
  129. Relazione di accompagnamento al disegno di legge “Norme per la tutela, valorizzazione e promozione della lingua sarda e delle altre varietà linguistiche della Sardegna”, pp.7
  130. Salvi, Sergio (1974). Le lingue tagliate, Rizzoli, pg.193
  131. Pala, Carlo (2016). Idee di Sardegna, Carocci Editore, pp.118
  132. Sardinia and the right to self-determination of peoples, Document to be presented to the European left University of Berlin – Enrico Lobina
  133. Lingua sarda: dall’interramento alla resurrezione? - Il Manifesto Sardo
  134. Lingua e musica in Sardegna - Sardegnamondo
  135. Pinna, M.T. Catte (1992). Educazione bilingue in Sardegna: problematiche generali ed esperienze di altri paesi, Edizioni di Iniziative culturali, Sassari, pp.166-174
  136. Oppo, Anna. Le lingue dei sardi, p. 50
  137. Is giugis de sa Cassatzioni: "Su sardu no est una língua bera, est scéti unu dialetu”. aMpI: “Atacu grai meda a sa língua de su pópulu sardu" - Il Minuto Notizie Mediterranee
  138. I mass media in Sardegna (Institut für Linguistik/Romanistik)
  139. Sardinian in Italy
  140. Manuale di linguistica sarda (Manual of Sardinian linguistics), 2017, Ed. by Eduardo Blasco Ferrer, Peter Koch, Daniela Marzo. Manuals of Romance Linguistics, De Gruyter Mouton, pp.208
  141. Bolognesi, Roberto. Le identità linguistiche dei Sardi, Condaghes, 2013, pg.64-69
  142. Mongili, Alessandro (2013). Introducción a Corongiu, Giuseppe, Il sardo: una lingua normale, Condaghes, 2013
  143. Manuale di linguistica sarda (Manual of Sardinian linguistics), 2017, Ed. by Eduardo Blasco Ferrer, Peter Koch, Daniela Marzo. Manuals of Romance Linguistics, De Gruyter Mouton, pp.31; 36
  144. Istanza del Prof. A. Sanna sulla pronuncia della Facoltà di Lettere in relazione alla difesa del patrimonio etnico-linguistico sardo. Il prof.Antonio Sanna fa a questo proposito una dichiarazione: <<Gli indifferenti problemi della scuola, sempre affrontati in Sardegna in torma empirica, appaiono oggi assai particolari e non risolvibili in un generico quadro nazionale; il tatto stesso che la scuola sia diventata scuola di massa comporta il rifiuto di una didattica inadeguata, in quanto basata sull'apprendimento concettuale attraverso una lingua, per molti aspetti estranea al tessuto culturale sardo. Poiché esiste un popolo sardo con una propria lingua dai caratteri diversi e distinti dall'italiano, ne discende che la lingua ufficiale dello Stato, risulta in effetti una lingua straniera, per di più insegnata con metodi didatticamente errati, che non tengono in alcun conto la lingua materna dei Sardi: e ciò con grave pregiudizio per un'efficace trasmissione della cultura sarda, considerata come sub-cultura. Va dunque respinto il tentativo di considerare come unica soluzione valida per questi problemi una forzata e artificiale forma di acculturazione dall'esterno, la quale ha dimostrato (e continua a dimostrare tutti) suoi gravi limiti, in quanto incapace di risolvere i problemi dell'isola. È perciò necessario promuovere dall'interno i valori autentici della cultura isolana, primo fra tutti quello dell'autonomia, e "provocare un salto di qualità senza un'acculturazione di tipo colonialistico, e il superamento cosciente del dislivello di cultura" (Lilliu). La Facoltà di Lettere e Filosofia dell'Università di Cagliari, coerentemente con queste premesse con l'istituzione di una Scuola Superiore di Studi Sardi, è pertanto invitata ad assumere l'iniziativa di proporre alle autorità politiche della Regione Autonoma e dello Stato il riconoscimento della condizione di minoranza etnico-linguistica per la Sardegna e della lingua sarda come lingua <<nazionale>> della minoranza. È di conseguenza opportuno che si predispongano tutti i provvedimenti a livello scolastico per la difesa e conservazione dei valori tradizionali della lingua e della cultura sarda e, in questo contesto, di tutti i dialetti e le tradizioni culturali presenti in Sardegna (ci si intende riferire al Gallurese, al Sassarese, all'Algherese e al Ligure-Carlofortino). In ogni caso tali provvedimenti dovranno comprendere necessariamente, ai livelli minimi dell'istruzione, la partenza dell'insegnamento del sardo e dei vari dialetti parlati in Sardegna, l'insegnamento nella scuola dell'obbligo riservato ai Sardi o coloro che dimostrino un'adeguata conoscenza del sardo, o tutti quegli altri provvedimenti atti a garantire la conservazione dei valori tradizionali della cultura sarda. È bene osservare come, nel quadro della diffusa tendenza a livello internazionale per la difesa delle lingue delle minoranze minacciate, provvedimenti simili a quelli proposti sono presi in Svizzera per la minoranza ladina fin dal 1938 (48000 persone), in Inghilterra per il Galles, in Italia per le minoranze valdostana, slovena e ultimamente ladina (15000 persone), oltre che per quella tedesca; a proposito di queste ultime e specificamente in relazione al nuovo ordinamento scolastico alto-atesino. Il presidente del Consiglio on. Colombo, nel raccomandare ala Camera le modifiche da apportare allo Statuto della Regione Trentino-Alto Adige (il cosiddetto "pacchetto"), <<modifiche che non escono dal concetto di autonomia indicato dalla Costituzione>>, ha ritenuto di dover sottolineare l'opportunità "che i giovani siano istruiti nella propria lingua materna da insegnanti appartenenti allo stesso gruppo linguistico"; egli inoltre aggiungeva che "solo eliminando ogni motivo di rivendicazione si crea il necessario presupposto per consentire alla scuola di svolgere la sua funzione fondamentale in un clima propizio per la migliore formazione degli allievi". Queste chiare parole del presidente del Consiglio ci consentono di credere che non si voglia compiere una discriminazione nei confronti della minoranza sarda, ma anche per essa valga il principio enunciato dall'opportunità dell'insegnamento della lingua materna ad opera di insegnanti appartenenti allo stesso gruppo linguistico, onde consentire alla scuola di svolgere anche in Sardegna la sua funzione fondamentale in un clima propizio alla migliore formazione per gli allievi. Si chiarisce che tutto ciò non è sciovinismo né rinuncia a una cultura irrinunciabile, ma una civile e motivata iniziativa per realizzare in Sardegna una vera scuola, una vera rinascita, "in un rapporto di competizione culturale con lo stato (...) che arricchisce la Nazione" (Lilliu)>>. Il Consiglio unanime approva le istanze proposte dal prof. Sanna e invita le competenti autorità politiche a promuovere tutte le iniziative necessarie, sul piano sia scolastico che politico-economico, a sviluppare coerentemente tali principi, nel contempo acquisendo dati atti a mettere in luce il suesposto stato. Cagliari, 19 Febbraio 1971. [Farris, Priamo (2016). Problemas e aficàntzias de sa pianificatzioni linguistica in Sardigna. Limba, Istòria, Sotziedadi / Problemi e prospettive della pianificazione linguistica in Sardegna. Lingua, Storia, Società, Youcanprint]
  145. «Piras, Raimondo. No sias isciau». 
  146. «Legge Regionale 15 ottobre 1997, n. 26». Regione autonoma della Sardegna – Regione Autònoma de Sardigna. 
  147. Sprechen in Sardinien, Salto
  148. European Parliamentary Research Service. Regional and minority languages in the European Union, Briefing September 2016
  149. «L’Ue richiama l’Italia: non ha ancora firmato la Carta di tutela – Cronaca – Messaggero Veneto». Messaggero Veneto. Consultado el 28 de noviembre de 2015. 
  150. Il ruolo della lingua sarda nelle scuole e nelle università sarde (Institut für Linguistik/Romanistik)
  151. Ai docenti di sardo lezioni in italiano, Sardegna 24 - Cultura
  152. Sardinian language use survey
  153. UNESCO Red Book on Endagered Languages: Europe
  154. Lingua e società in Sardegna - Mauro Maxia
  155. Carta delle lingue: una ratifica presunta e una bufala probabile - Giuseppe Corongiu
  156. L’Ue richiama l’Italia: non ha ancora firmato la Carta di tutela - Messaggero Veneto
  157. MIUR e limba sarda - ULS Alta Baronia
  158. Sardaigne
  159. Il nazionalismo italiano mostra ancora una volta il suo volto feroce contro le minoranze linguistiche - R.Bolognesi
  160. LINGUA SARDA: CISL, TUTELARE LA SPECIALITA' DELL'ISOLA
  161. Richiesta di estensione massima dei benefici previsti massimi dalla Carta Europea delle Lingue a sardo e friulano
  162. Università contro spending review «Viene discriminato il sardo» - Sassari Notizie
  163. Il consiglio regionale si sveglia sulla tutela della lingua sarda
  164. Alguer.it «Salviamo sardo e algherese in Parlamento»
  165. Il sardo è un dialetto? - Rossomori
  166. Do you speak... su Sardu? - Irene Bosu , Focus Sardegna
  167. Cagliari, promosso a pieni voti il tredicenne che ha dato l’esame in sardo - Sardiniapost
  168. Eleonora d’Arborea in sardo? La prof. “continentale” dice no - Sardiniapost
  169. Sassari, studente dell’Alberghiero si diploma parlando in sardo - ULS Alta Baronìa (La Nuova Sardegna)
  170. Esame di maturità per la limba: Buddusò, la tesina di Elio Altana scritta in italiano ma discussa in logudorese - La Nuova Sardegna
  171. Quartu,esame di terza media in campidanese:studenti premiati in Comune - CastedduOnline
  172. Studentessa dialoga in sardo con il presidente dei docenti - Nuova Sardegna
  173. Stranos Elementos, musica per dare voce al disagio sociale
  174. Il passato che avanza a ritmo di rap - La Nuova Sardegna
  175. Cori e rappers in limba alla Biennale - La Nuova Sardegna
  176. La lingua sarda al cinema. Un’introduzione. Di Antioco Floris e Salvatore Pinna - UniCa
  177. [http://www.labarbagia.net/notizie/comunicati-stampa/8582/facebook-in-sardo-e-possibile-ottenerlo-se-noi-tutti-compiliamo-la-richiesta Facebook in sardo: è possibile ottenerlo se noi tutti compiliamo la richiesta, La Barbagia.net}}
  178. Come si mette la lingua sarda su Facebook, Giornalettismo
  179. Via alle traduzioni, Facebook in sardo sarà presto una realtà, SardegnaLive
  180. «Lingue di minoranza e scuola, Carta Generale. Ministero della Pubblica Istruzione». Archivado desde el original el 10 de octubre de 2017. Consultado el 30 de agosto de 2016. 
  181. Indo-european numerals (Eugene Chan)

BibliografíaEditar

  • Vincenzo Porru, Nou Dizionariu Universali Sardu-Italianu. Cagliari, 1832
  • Giovanni Spano, Ortografia Sarda Nazionale. Cagliari, Reale Stamperia, 1840.
  • Giovanni Spano, Vocabolario Sardo-Italiano e Italiano-Sardo. Cagliari: 1851-1852.
  • Max Leopold Wagner, Historische Lautlehre des Sardinischen, 1941.
  • Max Leopold Wagner. La lingua sarda. Storia, spirito e forma. Berna: 1950.
  • Max Leopold Wagner, Dizionario etimologico sardo, Heidelberg, 1960–1964.
  • G. Mensching, 1992, Einführung in die sardische Sprache.
  • Massimo Pittau, La lingua Sardiana o dei Protosardi, Cagliari, 1995
  • B. S. Kamps and Antonio Lepori, Sardisch fur Mollis & Muslis, Steinhauser, Wuppertal, 1985.
  • Shigeaki Sugeta, Su bocabolariu sinotticu nugoresu - giapponesu - italianu: sas 1500 paragulas fundamentales de sa limba sarda, Edizioni Della Torre, 2000
  • Shigeaki Sugeta, Cento tratti distintivi del sardo tra le lingue romanze: una proposta, 2010.
  • Salvatore Colomo, Vocabularieddu Sardu-Italianu / Italianu-Sardu.
  • Luigi Farina, Vocabolario Nuorese-Italiano e Bocabolariu Sardu Nugoresu-Italianu.
  • Michael Allan Jones, Sintassi della lingua sarda (Sardinian Syntax), Condaghes, Cagliari, 2003.
  • Eduardo Blasco Ferrer, Linguistica sarda. Storia, metodi, problemi, Condaghes, Cagliari, 2003.
  • Roberto Bolognesi and Wilbert Heeringa, Sardegna tra tante lingue: il contatto linguistico in Sardegna dal Medioevo a oggi, Condaghes, Cagliari, 2005.
  • Roberto Bolognesi, Le identità linguistiche dei sardi, Condaghes
  • Roberto Bolognesi, The phonology of Campidanian Sardinian : a unitary account of a self-organizing structure, The Hague : Holland Academic Graphics
  • Amos Cardia, S'italianu in Sardìnnia, Iskra, 2006.
  • Amos Cardia, Apedala dimòniu, I sardi, Cagliari, 2002.
  • Francesco Casula, La Lingua sarda e l'insegnamento a scuola, Alfa, Quartu Sant'Elena, 2010.
  • Antonio Lepori, Stòria lestra de sa literadura sarda. De su Nascimentu a su segundu Otuxentus, C.R., Quartu S. Elena, 2005.
  • Antonio Lepori, Vocabolario moderno sardo-italiano: 8400 vocaboli, CUEC, Cagliari, 1980.
  • Antonio Lepori, Zibaldone campidanese, Castello, Cagliari, 1983.
  • Antonio Lepori, Fueddàriu campidanesu de sinònimus e contràrius, Castello, Cagliari, 1987.
  • Antonio Lepori, Dizionario Italiano-Sardo Campidanese, Castello, Cagliari, 1988.
  • Antonio Lepori, Gramàtiga sarda po is campidanesus, C.R., Quartu S. Elena, 2001.
  • Francesco Mameli, Il logudorese e il gallurese, Soter, 1998.
  • Alberto G. Areddu, Le origini "albanesi" della civiltà in Sardegna, Napoli 2007
  • Gerhard Rohlfs, Le Gascon, Tübingen, 1935.
  • Johannes Hubschmid, Sardische Studien, Bern, 1953.
  • Giulio Paulis, I nomi di luogo della Sardegna, Sassari, 1987.
  • Giulio Paulis, I nomi popolari delle piante in Sardegna, Sassari, 1992.
  • Massimo Pittau, I nomi di paesi città regioni monti fiumi della Sardegna, Cagliari, 1997.
  • Giuseppe Mercurio, S'allega baroniesa. La parlata sardo-baroniese, fonetica, morfologia, sintassi , Milano, 1997.
  • H.J. Wolf, Toponomastica barbaricina, Nuoro, 1998.
  • Eduardo Blasco Ferrer, Storia della lingua sarda, Cagliari, 2009.
  • Eduardo Blasco Ferrer, Paleosardo. Le radici linguistiche della Sardegna neolitica, Berlin, 2010.
  • Marcello Pili, Novelle lanuseine: poesie, storia, lingua, economia della Sardegna, La sfinge, Ariccia, 2004.
  • Michelangelo Pira, Sardegna tra due lingue, Della Torre, Cagliari, 1984.
  • Massimo Pittau, Grammatica del sardo-nuorese, Patron, Bologna, 1972.
  • Massimo Pittau, Grammatica della lingua sarda, Delfino, Sassari, 1991.
  • Massimo Pittau, Dizionario della lingua sarda: fraseologico ed etimologico, Gasperini, Cagliari, 2000/2003.
  • Antonino Rubattu, Dizionario universale della lingua di Sardegna, Edes, Sassari, 2003.
  • Antonino Rubattu, Sardo, italiano, sassarese, gallurese, Edes, Sassari, 2003.
  • Mauro Maxia, Lingua Limba Linga. Indagine sull’uso dei codici linguistici in tre comuni della Sardegna settentrionale, Cagliari, Condaghes 2006
  • Mauro Maxia, La situazione sociolinguistica della Sardegna settentrionale, in Sa Diversidade de sas Limbas in Europa, Itàlia e Sardigna, Regione Autònoma de Sardigna, Bilartzi 2010
  • Lucia Grimaldi, Code switching nel sardo – un segno di disintegrazione o di ristrutturazione socio-linguistica?, 2010.
  • Micheli Pinna, Anna Maria Tavera, A sa sarda. Materiales linguìsticos e chistiones didàticas, Edes, Tàtari, 2013.
  • Salvatore Tola, La letteratura in Lingua Sarda. Testi, autori, vicende, CUEC.

Enlaces externosEditar