La Nación (Argentina)

diario argentino
(Redirigido desde «La Nación (diario)»)

La Nación es un tradicional diario argentino, de la ciudad de Buenos Aires, a partir del cual se formó un grupo económico que controla total o parcialmente la única fábrica de papel prensa del país, los principales diarios de las provincias de Córdoba (La Voz del Interior) y Mendoza (Los Andes), un canal de TV de cable (La Nación +), la Agencia Diarios y Noticias (DYN), varias revistas (Gestión, Rolling Stone Argentina, Lugares, Ahora Mamá, Living, Brando, Ohlalá, Hola!, El jardín en la Argentina), la Compañía Inversora en Medios de Comunicación (Cimeco), la tarjeta Club La Nación, y el estadio Buenos Aires Arena.

La Nación
La Nación será una tribuna de doctrina
La-Nación-Logo.svg
Lanacion 1 arg 1870.jpg
Portada del primer número (4 de enero de 1870).
Tipo Diario
Formato tabloide y periódico de gran formato
País Bandera de Argentina Argentina
Sede Buenos Aires
Ámbito de distribución Nacional
Fundación 4 de enero de 1870 (150 años)
Fundador(a) Bartolomé Mitre
Género Noticioso
Opinión
Ideología política conservadurismo
Idioma Español
Precio $60 (Lunes a viernes)
$95 (Sábado)
$105 (Domingo)
Tirada 90 356[1]
Circulación Nacional
Propietario(a) MNMS Holding (62%)[2]
Bandera de Argentina Familia Mitre (20%)[3][2]
Director(a) Bartolomé Mitre (tataranieto del fundador)
Sitio web lanacion.com

El primer ejemplar del diario se publicó el 4 de enero de 1870. De tendencia liberal-conservador,[4]​ fue fundado por Bartolomé Mitre (1821-1906), dos años después de finalizar su mandato como presidente de la República Argentina.[5][6]

La empresa madre del grupo es una sociedad anónima llamada La Nación SA, controlada desde 1996 por otra sociedad llamada MNMS Holding, propiedad en un 70% de un grupo inversor con sede en las Islas Caimán llamado Barton Corp y en un 30% de la familia Saguier.[3][2]

La circulación del diario impreso se ha reducido en los últimos años, cayendo de un promedio semanal de 148.178 ejemplares en abril de 2015,[7]​ a 90.356 ejemplares en mayo de 2019.[1]​ En 2019 era el segundo diario más leído de Argentina en formato impreso, detrás de Clarín (208.971 ejemplares),[7]​ y el tercero en formato digital, detrás de Infobae y Clarín.[8]​ Cuenta con una aplicación para teléfonos celulares Android [9]​y IOS.[10]

Su lema es: "La Nación será una tribuna de doctrina".[11]​ La planta impresora se encuentra en Zepita 3251, Capital Federal y actualmente su redacción se localiza en los primeros pisos de la Torre Al Río, sobre la Avenida del Libertador 101, Partido de Vicente López.

HistoriaEditar

FundaciónEditar

El diario La Nación fue creado en 1870 por el político argentino Bartolomé Mitre, quien fuera uno de los líderes del Partido Unitario porteño hasta 1862 y luego líder del Partido Nacionalista, con el que fue elegido presidente de la Nación en 1862, luego de vencer al líder del federalismo, el entrerriano Justo José de Urquiza, en la batalla de Pavón (1861). Terminado su mandato presidencial en 1868, Mitre nombró el periódico a partir del nombre de su partido político, que aludía a su proyecto de conformar un fuerte Estado nacional, con sede en la ciudad de Buenos Aires y capaz de dominar las autonomías provinciales.[12]La Nación fue clausurado por primera vez en 1874, durante seis meses, por el gobierno de Domingo Faustino Sarmiento, cuando Mitre se levantó en armas contra el gobierno constitucional y fue condenado a muerte.[12]

El roquismoEditar

El 1874 fue elegido presidente Nicolás Avellaneda, candidato del recién creado Partido Autonomista Nacional (PAN), que establecería un régimen de virtual partido único durante 42 años, amparado en la falta de elecciones libres debido al sistema de voto cantado, que se mantendría en el poder bajo el liderazgo del general Julio Argentino Roca. La Nación se constituyó entonces en la plataforma de acción política del "mitrismo", que se configuró como una de las principales fuerzas de oposición al "roquismo", el PAN y la llamada Generación del 80,[13][14]​ cuya principal expresión mediática fue el diario La Prensa, dirigida por el político roquista José C. Paz.

En 1876 el presidente Avellaneda volvió a clausurar el diario, a pedido de Sarmiento. Pocos meses después, Avellaneda llegó a un acuerdo con Mitre, perdonándole la condena a muerte que se le había impuesto bajo la presidencia de Sarmiento.[12]

En 1880, poco antes de que Roca sucediera a Avellaneda en la Presidencia, La Nación dejaba en claro su postura frontalmente antiroquista y denunciaba que, en caso de ganar, se establecería un régimen de corrupción:

 
El enfrentamiento entre roquistas y mitristas en una caricatura de Demócrito (Eduardo Sojo), de fines del siglo XIX. La Nación descalificaba a Roca considerándolo "rosista", bárbaro y corrupto.
[Julio Argentino Roca:] Mazorquero, símbolo de la barbarie, rodeado por caudillos de chiripá y con aro en la oreja y chupa de tabaco negro. Si triunfan, los indios abrirán con sus chuzas las cajas fuertes de los bancos.
Diario La Nación, 20 de marzo de 1880.[13]

En 1889 y 1890 jugó un papel político importante impulsando la Revolución del Parque, un sangriento levantamiento cívico-militar organizado por la Unión Cívica, alianza política antiroquista que lideraban Bartolomé Mitre y Leandro Alem.[12]​ El movimiento tuvo su inicio el 20 de agosto de 1889, cuando La Nación publicó un artículo titulado "¡Tu quoque juventud! En tropel al éxito", firmado por Francisco Barroetaveña, que sacudió a la opinión pública y a la juventud en particular, donde condenaba la ausencia de principios morales y el "desgobierno" del "régimen" del presidente Miguel Juárez Celman diciendo:

En medio de este general desgobierno, o del imperio de este régimen funesto, que suprime la vida jurídica de la Nación reemplazándola por el abuso, se sienten los primeros trabajos electorales para la futura presidencia, asegurándose que el Presidente actual impondrá al sucesor que se le antoje, pues dispone del oro, de las concesiones y de la fuerza necesaria para enervar los caracteres maleables y sofocar cualquier insurrección.

Como consecuencia de su apoyo a la insurrección armada, La Nación fue clausurada por tercera vez en julio de 1890, por el presidente Miguel Ángel Juárez Celman, a quien la coalición liderada por Mitre pretendía derrocar.[12]

En 1901 el diario volvió a ser clausurado por el presidente Roca, durante las tratativas del gobierno con los acreedores de la deuda externa, cuando La Nación denunció que los términos del acuerdo significaban una pérdida de la soberanía nacional y habilitaban a las potencias acreedoras a apropiarse de la riqueza nacional.[12]

Muerte de Mitre y comienzo del ciclo de golpesEditar

 
Cobertura en primera página del entierro del dictador José Félix Uriburu.
 
Cobertura de un acto nazi en 1938.

Al morir Mitre en 1906, fue sucedido al frente del diario por sus hijos, Bartolomé Mitre y Vedia y Emilio Mitre. Este último creó S.A. La Nación en 1909, que sigue siendo la sociedad propietaria del diario. Entre 1909 y 1912 los codirectores fueron los nietos del fundador, Luis y Jorge. Luego el primero presidió el directorio de la empresa, y el segundo fue el director periodístico. Por el estatuto accionario, sólo pueden ser propietarios descendientes de la familia Mitre.

La muerte de fundador y la organización del diario como una sociedad comercial cerrada de la familia Mitre, coincidió en el tiempo con la sanción en 1910 de la ley del voto secreto y obligatorio sólo para varones que puso fin a la llamada "república oligárquica",[15][16]​ monopolizada por el roquismo y permitió que en 1916 llegara al poder el primer gobierno democrático, presidido por Hipólito Yrigoyen, líder de la Unión Cívica Radical. Simultáneamente, a partir de entonces, ninguno de los dos partidos políticos que llegaron al poder mediante elecciones libres, pudo entregar el poder a un partido distinto hasta 1989, debido que cada experiencia radical y peronista fue interrumpida por seis golpes de Estado (1930, 1943, 1955, 1962, 1966 y 1976).

La Nación jugó un papel importante en la elección de Yrigoyen. En aquel momento existía un sistema de sufragio indirecto, y el caudillo radical, pese a haber ganado la elección popular, no tenía los votos suficientes en el Colegio Electoral para ser consagrado presidente. En ese escenario La Nación publicó una editorial sosteniendo que no era conveniente formar un bloque antiradical en el Colegio Electoral que impidiera que Yrigoyen fuera presidente, porque ello daría argumentos a la Unión Cívica Radical para volver a levantarse en armas. En cambio, sostenía el diario mitrista, si los radicales resultaban ganadores, quedaría en evidencia su incapacidad para gobernar. Años después, el dirigente socialista Federico Pinedo escribiría en su libro En tiempos de la república, que esa editorial de La Nación resultó decisiva para que los electores conservadores cejaran en su intento de formar una mayoría que impidiera la elección de Yrigoyen.[17]

En 1920 La Nación mostró una inflexión en su ideario liberal, designando a Arturo Cancela, un nacionalista católico, como director del suplemento cultural.[12]​ Desde allí el diario llevó adelante una línea editorial de crítica contra el gobierno radical, que utilizando el costumbrismo y el humor, mostraba un país fallido y en ruinas.[18]​ En 1922 y 1929 La Nación publicó dos artículos de Benito Mussolini, que por entonces lideraba el movimiento fascista en Italia.[12]

A partir de 1921 las editoriales del diario comenzaron a girar alrededor de la disyuntiva "democracia o demagogia", habilitando la intervención militar en este último caso, que se correspondía con su caracterización del yrigoyenismo.[17]​ El 6 de septiembre de 1930 La Nación se pronunció abiertamente a favor del golpe de Estado que derrocó al presidente Hipólito Yrigoyen,[19]​ el primero de los golpes de Estado que impedirían la consolidación de la democracia en Argentina, hasta fines del siglo XX. En diversas editoriales y artículos de esos días, el diario glorifica el golpe en estos términos:

[El 6 de septiembre] recordará uno de los momentos de mayor comunión espiritual entre el pueblo y su ejército.
La Nación, "El final", 7 de septiembre de 1930[19]
Emocionó en verdad ver esa compenetración perfecta y cordial del ejército y el pueblo, unidos por una cadena invisible que comenzaba en los aplausos de los que veían y terminaba en las sonrisas de los que desfilaban. [... ] Ni aun los más obsecuentes partidarios del gobierno caído, podían dudar en ese momento que el pueblo todo –y en esta designación involucramos civiles y militares– estaba concorde en el deseo de cambiar la situación política que imperó hasta ayer. [...] [El Ejército] no es entre nosotros una casta diferenciada, sino una de las partes más nobles y puras del pueblo mismo.
La Nación, "Un espectáculo impresionante", 7 de septiembre de 1930[19]

En 1932 Luis Mitre asumió ambas funciones, las que mantuvo hasta su muerte en 1950.

El peronismoEditar

El 4 de junio de 1943 se produjo la llamada Revolución del 43, que puso fin a la sucesión de gobiernos fraudulentos de la denominada Década infame, instalando una dictadura militar sin un liderazgo claro, en la que múltiples grupos se disputaron el poder. En ese marco, entre 1944 y 1945 surgió el peronismo, un movimiento impulsado principalmente por los sindicatos socialistas y sindicalistas revolucionarios (anarquistas), liderado por el coronel Juan Domingo Perón, que ganó las elecciones presidenciales de 1946. La Nación, a diferencia del diario La Prensa, su principal competencia en el mercado periodístico argentino, asumió una postura que evolucionó desde el rechazo abierto del peronismo en los inicios, a una aceptación crítica a partir de 1951.[17]

En septiembre de 1945, el director del diario, Luis Mitre, fue detenido brevemente, acusado de estar involucrado en un golpe de Estado liderado por el general Arturo Rawson, el primero de los dictadores de la Revolución del 43.[20]

En ocasión del intento de golpe de Estado del 28 de septiembre de 1951, La Nación lo condenó y sostuvo que el gobierno de Perón era un gobierno democrático, cambiando la caracterización del mismo que había hecho con anterioridad.[17]​ Cuando se produjo el golpe de 1955 y se instaló la dictadura autodenominada Revolución Libertadora, La Nación se diferenció de otros diarios que celebraban el derrocamiento del gobierno constitucional, para adoptar una línea moderada sin tintes antiperonistas.[17]

Coincidiendo con el cambio de orientación editorial de La Nación, en 1950 falleció Luis Mitre y la conducción del diario pasó a Bartolomé Mitre, bisnieto del fundador, quien se mantuvo hasta su fallecimiento en 1982.

El terrorismo de EstadoEditar

 
1978: en la foto, Bartolomé Mitre (IV) de La Nación, y el director de Clarín, Héctor Magnetto, inauguran la planta de Papel Prensa, junto a dos funcionarios de la dictadura.

El 24 de marzo de 1976 fue derrocado nuevamente un gobierno constitucional y se instaló una dictadura que aplicó una política sistemática de terrorismo de Estado, que causó decenas de miles de víctimas de desaparición forzada, asesinatos, torturas, exilios, secuestros de niños, etc. La Nación mantuvo una línea editorial de apoyo a la dictadura y justificación del terrorismo cuando era practicado por el Estado.[21]

En esa época, La Nación, junto a Clarín y La Razón se convirtieron en socios del Estado en Papel Prensa, una empresa que monopolizó la producción de papel para periódicos, en una operación que ha sido denunciada como corrupta y violatoria de los derechos humanos de los propietarios del diario La Opinión. Robert Cox, director en esos años del diario Buenos Aires Herald declaró en relación a La Nación y el papel de la prensa durante la dictadura lo siguiente:

En el momento en que el gobierno militar dio su aprobación para la compra de Papel Prensa pensé que era un soborno para que los diarios garantizaran su cooperación en el encubrimiento del plan de los militares de exterminar a todo aquel considerado “subversivo” haciéndolo “desaparecer”.

Creo que si hubiese habido una prensa libre e independiente, la Argentina no hubiera vivido el horror que vivió. Yo aquí entendí el Holocausto. Hubo un gran silencio. Y un gran cinismo. Los periodistas en reuniones privadas hacían chistes de humor negro sobre la gente que volaba y caía en el Río de la Plata. Los secuestros se veían en la calle… No es cuestión de tirar culpas, pero “LA NACIÓN” parecía el “Pravda” de Moscú.

En 1982 murió Luis Mitre, que había dirigido el diario desde 1950. Lo sucedió Bartolomé Mitre, tataranieto del fundador.

PropiedadEditar

El diario fue propiedad privada individual de Bartolomé Mitre hasta su muerte en 1906, pasando la propiedad a sus hijos. Tres años después, en 1909, los dueños del diario decidieron formar una sociedad anónima, bajo el nombre "La Nación S.A.", de la que fueron accionistas los miembros de la familia Mitre hasta la década de 1990.

Entre fines de 1995 y principios de 1996, una accionista minoritaria del diario, Matilde Noble Mitre de Saguier, inició una compleja trama societaria con el fin de tomar control del grupo La Nación. Desde entonces todo el Grupo La Nación quedó bajo el control mayoritario de una sociedad anónima llamada MNMS Holding, que a su vez es controlada mayoritariamente, en un 70%, por un misterioso grupo inversor llamado Barton Corp, cuyos propietarios se ignoran, quedando el 30% en manos de la familia Saguier.[23][24][3][2]La Nación no ha informado oficialmente la composición accionaria de su capital, ni de las empresas controlantes.

Distintos investigadores han investigado la toma de control del diario La Nación por la alianza entre el grupo Barton y la familia Saguier, para desplazar a la familia Mitre. Para ello, Matilde Noble Mitre de Saguier, creó una sociedad anónima con sede en Argentina denominada "MNMS Holding SA", que a su vez quedó bajo el control de dos sociedades offshore, una domiciliada en las Islas Vírgenes Británicas, llamada Matilde Saguier Corp, controlada por la familia Saguier, y una sociedad fantasma llamada Barton Corp, con domicilio en las Islas Caiman.[23][3][25]​ Barton Corp es la organización societaria que adoptó el grupo inversor que aportó el dinero para que la familia Saguier pudiera comprar la mayoría de las acciones de La Nación y es a su vez propiedad de Korn Corp, otra sociedad fantasma con domicilio en las Islas Caiman. Existen diversas versiones sobre quienes serían las personas reales detrás de las sociedades Barton y Korn, y su relación con un posible lavado de dinero.[25]​ Según Santiago O'Donnell y Tomás Lukin, dentro del diario La Nación se sospechó en ese momento que el dinero había sido puesto por el Grupo Clarín, tomando en cuenta el hecho de que Matilde Noble Mitre de Saguier era sobrina de Ernestina Herrera de Noble (la dueña de Clarín) y que luego de la toma de control, ambos grupos periodísticos se asociaron para comprar dos diarios estratégicos del interior del país, La Voz del Interior de Córdoba y Los Andes de Mendoza.[24]

En 2019 la revista Forbes informó que MNMS Holding (Grupo Barton + familia Saguier) era propietario del 62,95% de las acciones de La Nación S.A.; quedando en minoría los Mitre con el 20,56% de ellas; los Drago Mitre con el 0,96%; y los Gowland Mitre, el 0,39%.[2]

Orientación políticaEditar

La Nación apareció como un diario partidista, con el fin de sostener la acción política de su fundador Bartolomé Mitre y así se mantuvo durante varias décadas.[26]​ Hasta 1890 sostuvo el ideal nacionalista y liberal de su propietario, líder del Partido Nacionalista,[27]​ quien propuso una síntesis del unitarismo y el federalismo, formando un Estado nacional fuerte.[28]​ A partir de 1890 apoyó la acción de Mitre como líder de la Revolución del Parque y luego al frente de la Unión Cívica Nacional.[29]

A la muerte de Mitre en 1906, La Nación consolidó una tendencia liberal-conservadora,[30][4]​ crítica de los gobiernos radicales y peronistas elegidos a partir de que se estableció el sufragio secreto en 1912, manteniéndose cerca de los sectores de las Fuerzas Armadas y los grandes productores agropecuarios del país, que impidieron la consolidación de la democracia mediante golpes de Estado cívico-militares.[31][32]

FormatoEditar

De formato berlinés de lunes a viernes y sábana los sábados y domingos (formato que utilizó hasta noviembre de 2016).[33]

Columnistas y autoresEditar

Por sus columnas y notas de opinión han pasado personalidades de diversas vertientes ideológicas. Muchos de los más famosos escritores mundiales del idioma español como José Martí, Miguel de Unamuno, Eduardo Mallea, José Ortega y Gasset, Rubén Darío, Alfonso Reyes Ochoa, Jorge Luis Borges, Mario Vargas Llosa y Manuel Mujica Lainez han publicado columnas. Alberto Lleras Camargo, quien fuera 2 veces presidente de Colombia (1945–1946) y (1958–1962), y primer Secretario General de la Organización de los Estados Americanos, trabajó en este periódico entre 1926 y 1929.

Entre sus columnistas más destacados se encuentran: Carlos Pagni, Hugo Alconada Mon, Nora Bär, Joaquín Morales Solá, José del Río, entre otros.

ControversiasEditar

Además, en conjunto con el Grupo Clarín son accionistas mayoritarios de Papel Prensa S. A. (en la que participa el Estado Nacional). Esta compañía es productora en la Argentina de papel de diario y ha sido acusada de contaminación ambiental y de vender el insumo a precios altos a diarios independientes[34]​ así como de tener el monopolio de la producción nacional, lo que configuraría una competencia desleal en la prensa argentina.[35][36]

Señal de televisiónEditar

A fines de septiembre de 2016 se anunció el lanzamiento de La Nación +, canal de televisión propio para cableoperadoras de todo el país.[37]

CríticasEditar

Según un trabajo de María Alejandra Vitale, doctora en Letras de la Cátedra de Lingüística Interdisciplinaria de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, el diario apoyó los golpes de estado desde 1930 hasta 1976.[38]

 
El Che Guevara en agosto de 1961, durante la Conferencia de Punta del Este, leyendo el diario La Nación.

En 2010, el gobierno argentino, en el contexto de una escalada de tensión con multimedios privados, denunció, a partir de una investigación propia y testimonios de víctimas,[39]​ al Grupo Clarín y al diario La Nación de haber obtenido beneficios ilegítimos de la empresa Papel Prensa, mediante métodos reñidos con la buena fe comercial y presiones ilegales en complicidad con la última dictadura militar,[40]​ lo cual fue negado por esos diarios. Miembros de la familia Graiver apoyaron la acusación y otros la rechazaron.[41]​ El juez Julián Ercolini, a cargo de la causa, dictaminó en 2016 el sobreseimiento de Héctor Magnetto, Bartolomé Mitre, Ernestina Herrera de Noble, Raymundo Juan Pío Podestá y Guillermo Juan Gainza Paz. Dictaminó que no existiría evidencia de que la venta hubiese estado influida por crímenes cometidos durante el proceso militar, ni de que la venta se hubiese realizado a un precio muy inferior al de mercado.[42]

En noviembre de 2015 un editorial del diario causó repudio y rechazo de parte de Adolfo Pérez Esquivel,[43]​ de organismos y de periodistas que aclararon que no compartían lo allí expresado.[44]​ La empresa afirmó que "el editorial no aboga por suspender los juicios sobre violaciones a los derechos humanos que se están llevando a cabo ni reivindica a genocidas. Por el contrario, condena al terrorismo de Estado, al tiempo que también cuestiona a grupos terroristas que actuaron en los años 70" y requiere se resuelva "la situación de padecimiento de condenados, procesados e incluso de sospechosos de la comisión de delitos cometidos durante los años de la represión subversiva y que se hallan en cárceles a pesar de su ancianidad". Agregó que aboga porque se ponga fin a "actos de persecución" contra magistrados judiciales en actividad o retiro.[45]

Premios y distincionesEditar

La Nación fue elegido el diario mejor diseñado del mundo por la Society for News Design (SND), considerados los "Pulitzer" de diseño editorial. La distinción fue anunciada anoche en el marco de la ceremonia de apertura del Congreso Anual de Diseño Periodístico. La categoría "World's Best Designed Newspaper" es un podio de tres medios, en el que La Nación fue elegido junto con The New York Times, de Estados Unidos, y The Sunday Times, de Gran Bretaña.

La Nación recibió también una medalla de plata por la producción multiplataforma de "Los cuadernos de las coimas" , ocho medallas exclusivas digitales y dos menciones de excelencia para la Revista del domingo. Se consolida, así, una forma de estructurar y narrar visualmente las noticias del día en todos los soportes disponibles.

A esta distinción se suman los premios ÑH, que eligieron a La Nación durante dos años consecutivos, en 2016 y en 2017, el diario nacional con mejor diseño de Iberoamérica. [46]

SeccionesEditar

El diario La Nación cuenta con cinco secciones fijas diarias:

  1. Sección primera: Política, información general, exterior, ciencia, opinión, etc.
  2. Sección segunda: Economía.
  3. Sección tercera: Deportes.
  4. Sección cuarta: Espectáculos.
  5. Sección quinta: Clasificados.

Cuenta con 18 suplementos semanales:

  • Revista
  • Tecnología
  • Al volante
  • Moda y Belleza
  • Turismo
  • Campo
  • Enfoques
  • adnCULTURA
  • Arquitectura
  • Empleos
  • Comercio Exterior
  • Countries
  • Propiedades
  • Inmuebles Comerciales
  • Arte
  • Salud
  • Comunidad (Mensual)
  • Rugby (semanal)

SedesEditar

 
El edificio de San Martín 350.
 
Bouchard Plaza, antigua sede de la redacción.
 
La antigua sede en el número 373 de la calle Florida.
 
Torre Al Río, edificio donde se encuentra actualmente la redacción del diario y demás oficinas de uso administrativo.

En 1870, el diario comenzó a redactarse en la residencia de Bartolomé Mitre, de calle San Martín 336, una casa colonial de fines del siglo XVIII, que le había sido donada mediante colecta popular al terminar su período presidencial y que sigue en pie, transformada en museo.

En 1884, comenzó la expansión del diario con la construcción del edificio propio, en el terreno contiguo. Era de un diseño ecléctico de influencia italiana, proyectado por el ingeniero Emilio Mitre y construido por el ingeniero Juan Antonio Buschiazzo. Este edificio, en San Martín 350, tenía subsuelo, dos plantas y estaba distribuido en tres cuerpos separados por patios internos, ya que su parcela contaba con 57 metros de profundidad. Se inauguró el 16 de abril de 1895 y, décadas más tarde, anexaría un edificio de oficinas contiguo.

El 12 de octubre de 1929, se inauguró el anexo de la calle Florida 373, un singular diseño de estilo neocolonial español del arquitecto Estanislao Pirovano, que reflejó la tendencia "americanista" del diario en esa época. La "Sucursal Florida" se conectaba por los fondos con la casa de la calle San Martín y poseía en su fachada pizarras a donde se anunciaban los titulares recientes.

Ya en 1955, La Nación llamaba a un concurso de arquitectura para proyectar una nueva sede, que ocuparía una manzana en la Avenida Eduardo Madero, frente a Puerto Madero. El diseño ganador fue de los arquitectos Sánchez Elía, Peralta Ramos y Agostini. Su construcción comenzó en 1960, avanzó con lentitud y, recién en 1969, comenzó el traslado al primer nivel habilitado, adonde se instalaron las rotativas. La segunda etapa, que alcanzó al piso sexto, se inauguró en 1975, pero el edificio no estuvo terminado en sus detalles sino hasta 1980.

En 1992 comenzó la demolición de los viejos edificios de la calle Florida y San Martín, con el objetivo de construir una torre de oficinas y una galería comercial. La fachada neocolonial del arquitecto Pirovano fue conservada, pero el edificio más antiguo de la calle San Martín desapareció. La torre San Martín 344 fue terminada en 2003 y la galería comercial es una sucursal de la tienda Falabella.

En 2001, comenzó una remodelación completa, cuando el estudio de arquitectura norteamericano HOK proyectó la construcción de una torre sobre el edificio existente, y una reforma completa de fachada, revistiéndola en vidrio con un aspecto más moderno. Las obras fueron demoradas y el nuevo Bouchard Plaza se inauguró en 2004. Se conservó la redacción en un par de pisos de la nueva torre, pero los talleres se trasladaron al barrio de Barracas

Desde 2015, la redacción y demás oficinas administrativas del diario se encuentran en la Torre Al Río, en el municipio de Vicente López. La Nación fue la primera empresa en mudar sus oficinas al nuevo espacio. De los 19 pisos (que alcanzan una altura total de 89 metros), La Nación ocupa los primeros cinco, que están unidos por una gran escalera vidriada circular. Una de las mayores innovaciones está en el uso de la luz: un muro cortina de vidrio que permite una gran presencia de luz natural, con control solar por tipo y color del vidrio, y sistemas de black out para usar según la necesidad.

Véase tambiénEditar

 
Ingreso a las oficinas en el lobby de la Torre Al Río
 
Redacción

ReferenciasEditar

  1. a b Boletín Xpress (Instituto Verificador de Circulaciones). abril de 2015 http://www.ivc.org.ar/certificados/boletin_xpress/boletin_xpress_2019_05.pdf |url= sin título (ayuda). 
  2. a b c d e Sonatti, Facundo (14 de mayo de 2019). «Una vida en el cuarto poder». Forbes. 
  3. a b c d «Ojo con los medios: Grupo La Nación». La Vaca. 28 de julio de 2004. 
  4. a b Schuttenberg, Mauricio; Fontana, Julián (ene/jun 2016). «Complicidad, acompañamiento y confrontación. Un análisis de los editoriales del diario La Nación publicados los 24 de marzo durante el período 1976-2014». Hallazgos (Bogotá) 13 (2). ISSN 1794-3841. «El diario La Nación es uno de los periódicos de mayor importancia y tradición en la prensa gráfica argentina. La denominación de derecha o 'liberal conservador' viene del propio medio. José Escribano manifestó que hacían un diario conservador-liberal en el libro de Carlos Ulanovsky, Paren las rotativas (1997).» 
  5. «LA NACION llega hoy a las 50.000 ediciones». Consultado el 14 de julio de 2016. 
  6. «Museo Mitre». www.museomitre.gob.ar. Consultado el 14 de julio de 2016. 
  7. a b Boletín Xpress (Instituto Verificador de Circulaciones). mayo de 2019. 
  8. MOM Argentina (15 de abril de 2019). «Cómo consumimos los medios los argentinos». Tiempoar. 
  9. https://especiales.lanacion.com.ar/dispositivos/movil-android.asp
  10. https://especiales.lanacion.com.ar/dispositivos/movil-iphone.asp
  11. Quien es quien en La Nación
  12. a b c d e f g h Escribano, José Claudio (8 de diciembre de 2019). «Luces y sombras de un gran diario». La Nación. 
  13. a b Chaves, Claudio (26 de agosto de 2016). «Roquismo y mitrismo». Infobae. 
  14. Galasso, Norberto; Bagú, Sergio (1971). Roquismo o mitrismo. Polémica (41). Buenos Aires: Centro Editor de América Latina. 
  15. López, Mario Justo (2005). De la república oligárquica a la república democrática: estudio sobre la reforma política de Roque Sáenz Peña. Buenos Aires: Lumiére. ISBN 9509603775. 
  16. Castro, Martín Omar (2012). El ocaso de la república oligárquica: poder, política y reforma electoral, 1898-1912. Buenos Aires: Edhasa. ISBN 978-987-628-181-2. 
  17. a b c d e Sidicaro, Ricardo (2011). «Consideraciones a propósito de las ideas del diario La Nación». Sautu, Catalina, ed. La trastienda de la investigación. Buenos Aires: Manantial. ISBN 978-987-500-152-7. 
  18. Rodríguez Pérsico, Adriana (enero-junio 2016). «La destrucción de los mitos nacionales en Arturo Cancela». Cuadernos de Literatura (Colombia) XX (39): 191-200. ISSN 0122-8102.  Parámetro desconocido |edi8torial= ignorado (ayuda)
  19. a b c Feldman, Hernán (2008). «El derrocamiento de Hipólito Yrigoyen: acontecimiento, vacío y lenguaje». Estudios Interdisciplinarios de América Latina y el Caribe (Universidad de Tel Aviv) 19 (2). 
  20. Ruiz, Fernando J. (2014). «Guerras mediáticas: Las grandes batallas periodísticas desde la Revolución». Sudamericana. 
  21. Borrelli, Marcelo; González, Mercedes (2012). «El diario La Nación ante la reapertura de los juicios por violaciones a los derechos humanos en Argentina (2003-2007)». Revista Oficios Terrestres (Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata) (28). ISSN 1853-3248. «Durante la dictadura militar, La Nación se ubicó entre los medios nacionales que anticiparon con exaltación el advenimiento del golpe y que luego del 24 de marzo de 1976 fueron marcadamente colaboracionistas con el gobierno militar. Respecto al terrorismo de Estado, como indicara César L. Díaz (2011), La Nación fue un activo defensor de la “lucha contra la subversión”, que fue evaluada como el mayor logro del accionar de las Fuerzas Armadas y que desde su pensamiento implicaba preservar la tradición de libertades inscriptas en la Constitución Nacional. En esta línea, rechazó tajantemente las “injerencias externas” de la comunidad internacional cuando se denunciaba en foros externos la violación de los derechos humanos en el país (Borrelli,2011). Hacia el final de la dictadura, sentenció que de ninguna manera estaba en juego “la revisiónd e la guerra contra la subversión”, a la que comparaba con las gestas de la Independencia (La Nación, 28/3/1982). No obstante, a lo largo del periodo dictatorial reclamó que el monopolio de la represión se mantuviera en manos del Estado y alertó contra lo que eufemísticamente denominaba “excesos”, es decir, las acciones criminales del régimen fruto de sus luchas facciosas que recayeron sobre personalidades no relacionadas con la “subversión”, como el embajador en Venezuela, Héctor Hidalgo Solá –desaparecido en 1977–, o la diplomática Helena Holmberg –asesinada en 1978–. Sólo de manera excepcional, el diario publicó solicitadas de organismos de derechos humanos (Sidicaro, 1993: 417).» 
  22. Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas LLORENS
  23. a b Llorens, Javier. «La Nación: De Bartolomé Mitre a Barton Corp que pertenecería a la CIA, y su maraña de otras offshore fantasmas». Striptease del Poder.  Texto «diciembre de 2016» ignorado (ayuda)
  24. a b O'Donnell, Santiago; Lukin, Tomás (2017). ArgenPapers: Los secretos de la Argentina offshore en los Panamá Papers. Buenos Aires: Sudamericana. ISBN 9789500759762. 
  25. a b «La Nación: paraísos fiscales y lavado de dinero». Ámbito. 25 de marzo de 2015. 
  26. «MITRE, Bartolomé». EUDE. «El 4 de enero de 1870, asociado al Dr. José María Gutiérrez, fundó La Nación, órgano del partido político que encabezaba.» 
  27. Romero, Luis Alberto (1 de julio de 2018). «Reseña: Bartolomé Mitre, de Eduardo Míguez. Mitre, un estadista que marcó la historia argentina». «Sus ideas pueden resumirse en tres palabras: liberalismo republicano y nación.» 
  28. Thames, Juan (27 de enero de 2018). «Bartolomé Mitre, uno de los constructores de la Argentina moderna». Infobae. «La guerra del Paraguay sirvió para consolidar el sentimiento de unidad nacional que obsesionaba a Mitre cohesionar, entre las provincias, destrozadas tras años de sangrientas guerras civiles». 
  29. Del Corro, Fernando (29 de julio de 2019). «Por qué hoy es un día importante en la historia de la Unión Cívica Radical». Página Oficial de Marcelo Bonelli. 
    «Orígenes de la UCR». UCR Capital. «El 20 de agosto de 1889 Francisco A. Barroetaveña escribe una nota publicada por el Diario La Nación, propiedad del entonces compañero Bartolomé Mitre, titulada Tu Quoque Juventud, donde incita a la juventud a tomar riendas sobre los abusos autoritarios y a la corrupción desmedida por parte del gobierno oficial, obteniendo una gran repercusión en la sociedad y sobre todo en los jóvenes, logrando de esta manera una gran fama territorial y convocando a centenares de jóvenes que luego se transformarán en los "cívicos" que realizarán la Revolución del Parque.» 
  30. Rapoza, Kenneth (15 de agosto de 2019). «Conservatives Give Up On Argentina’s President Macri. ‘Game Over.’». Forbes. «La Nacion and other conservative institutions that have supported the president are bailing on him,...» 
  31. «La Nación». MOM. «El diario mantuvo históricamente esa línea conservadora, además de apoyar abiertamente a los gobiernos militares en los golpes de Estado durante el siglo XX.» 
    Feldman, Hernán (2008). «El derrocamiento de Hipólito Yrigoyen: acontecimiento, vacío y lenguaje». E.I.A.L. (Tel Aviv University) 19 (2). «En una nota editorial publicada el día después del golpe, La Nación asegura que el 6 de septiembre 'recordará uno de los momentos de mayor comunión espiritual entre el pueblo y su ejército' ('El final' 16)». 
    Cayuso, Susana G.; Gelli, María Angélica (1988). Ruptura de la Legitimidad Constitucional. La Acordada de la Corte Suprema de justicia de la Nación de 1930. Cuadernos de Investigaciones. Buenos Aires: Instituto de Investigaciones Jurídicas y Sociales "Ambrosio L. Gioja" de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. pp. 60-61. «Ya hemos señalado la campaña de crítica y desprestigio al gobierno, que llevó a cabo a la prensa porteña antes del 6 de septiembre. Hay de ello innumerables testimonios. En el mismo sentido, es esclarecedor un editorial del diario “La Nación” que el 7 de octubre de 1930, al preguntarse quién hizo la revolución, la describía como la obra de muchos, destacando el papel de los periodistas en la concreción de la misma que: “...combatían día a día los abusos del poder...”». 
    «El diario La Nación reivindicó el golpe del '55 y la proscripción al peronismo». Tres Líneas. 3 de septiembre de 2013. 
    Spinelli, María Estela (2003). «Ideas fuerza en el debate político durante los años de la «Libertadora», 1955 -1958». Estudios Sociales 24 (1). «El diario La Nación, por ejemplo, que mostró su júbilo por la «Revolución Libertadora», desarrolló una línea de ideas optimista hacia el futuro que basó en la noción de «reserva cívica».» 
    Lanata, Jorge. Argentinos: Quinientos años entre el Cielo y el Infierno. «El diario La nación del 17 de julio de 1966 saludó con simpatía las designaciones [del gabinete de Onganía] viendo en ellas 'el regreso de los viejos partidos que mostraron su capacidad en el apogeo de la Argentina y que el descrédito de los partidos contemporáneos no logra apagar'.» 
    Borrelli, Marcelo (2011). «Voces y silencios: la prensa argentina durante la dictadura militar (1976-1983)». Perspectivas de la Comunicación (Temuco, Chile: Universidad de la Frontera) 4 (1): 24-41. ISSN 0718-4867. «En los casos de los diarios La Nación, La Prensa y La Razón existió una orientación editorial deliberada para socavar aún más la ya frágil legitimidad del gobierno peronista, sugiriendo o avalando al golpe de Estado como la única salida posible a la 'crisis' nacional.» 
  32. Schuttenberg, Mauricio; Fontana, Julián (ene/jun 2016). «Complicidad, acompañamiento y confrontación. Un análisis de los editoriales del diario La Nación publicados los 24 de marzo durante el período 1976-2014». Hallazgos (Bogotá) 13 (2). ISSN 1794-3841. «La Nación se adhirió al golpe desde su posicionamiento liberal-conservador, publicando la proclama donde los militares justificaban su intervención y planteaban los objetivos y lineamientos perseguidos por el Proceso de Reorganización Nacional.» 
    «El diario La Nación negó el golpe de Estado del 55». Diario La Capital. 3 de septiembre de 2013. 
    «Qué decían los diarios del 24 de marzo de 1976». Infobae. 24 de marzo de 2009. 
    Sidicaro, Ricardo (1993). La política mirada desde arriba. Las ideas del diario La Nación, 1909-1989. Sudamericana. 
    Borrelli, Marcelo Hernán y Saborido, Jorge (2014). «Dossier: La prensa gráfica y los golpes de Estado en la Argentina del siglo XX». Cuadernos de H Ideas. Vol. 8 (8). 
  33. Elogios al nuevo formato de La Nación
  34. Artículo, Crítica Digital (citado en maraustralis.com). «La historia se escribe en papel». Archivado desde el original el 20 de enero de 2012. Consultado el 28 de enero de 2011. 
  35. Informe de la web oficial de Reporteros sin fronteras. Archivado el 23 de octubre de 2010 en la Wayback Machine. Consultado el 26 de febrero de 2011.
  36. Diario Tiempo Argentino: Elogios para la Argentina y críticas al Grupo Clarín. Archivado el 1 de marzo de 2011 en la Wayback Machine. Consultado el 26 de febrero de 2011.
  37. Llega La Nación TV Consultado el 30 de septiembre de 2016.
  38. Vitale, María Alejandra (2009). «La dimensión argumentativa de las memorias discursivas. El caso de los discursos golpistas de la prensa escrita argentina (1930- 1976).». Forma y Función 22 (1). 
  39. Papel Prensa: informe final Archivado el 7 de febrero de 2011 en la Wayback Machine.
  40. «Lidia Papaleo denunció por escrito cómo fue amenazada y torturada». Tiempo Argentino. 6 de agosto de 2010. Archivado desde el original el 22 de agosto de 2016. Consultado el 4 de enero de 2014. 
  41. «Solicitada de Isidoro Graiver». clarin.com. Consultado el 4 de diciembre de 2013. 
  42. Papel Prensa: sobreseyeron a Bartolomé Mitre, Héctor Magnetto y Ernestina Herrera de Noble
  43. http://www.opsur.org.ar/blog/2015/11/23/carta-de-adolfo-perez-esquivel-a-la-nacion-2/
  44. «Copia archivada». Archivado desde el original el 24 de noviembre de 2015. Consultado el 23 de noviembre de 2015. 
  45. http://www.lanacion.com.ar/1848197-criticas-a-un-editorial-de-la-nacion
  46. https://www.lanacion.com.ar/sociedad/la-nacion-recibe-premio-al-diario-mejor-nid2233509

Enlaces externosEditar