Lino, una aventura de siete vidas

Lino, una aventura de siete vidas (título original en portugués: Lino: Uma Aventura de Sete Vidas) es una película de animación brasileña de 2017 dirigida por Rafael Ribas y producida por el estudio StartAnima. Su elenco de voces principal está compuesto por los actores Selton Mello, Paolla Oliveira y Dira Paes.

SinopsisEditar

Lino es un simpático gato que trabaja como animador de fiestas, pero un día se cansa de soportar todos los malos tratos de los niños, que se burlan de él por trabajar con un ridículo disfraz de gato gigante. Queriendo cambiar su vida, Lino contrata los servicios de un hechicero, pero, inesperadamente, la magia termina convirtiéndolo justamente en un felino enorme.

ArgumentoEditar

Lino es un animador de fiestas que es miserable; gana poco, recibe humillación de los clientes y personal del lugar donde trabaja por el hecho de usar un disfraz de gato ridículo. Cuando lo echan de su apartamento, Víctor, su vecino y antiguo compañero de colegio que lo molestaba; le deja pasar la noche con él. Cuando Lino se duerme Víctor le roba el disfraz de gato y lo usa para cometer robos en la noche para luego devolverlo sin que Lino se de cuenta. A la mañana siguiente Lino despierta y luego de un contratiempo decide visitar a Don León para que le ayude a arreglar su vida. Este le explica un hechizo de arreglo pero se ve que la página del conjuro está rota y se mezcló con otra. Lino hace lo dicho por Don León y se convierte en un gato gigante sin saberlo en su trabajo, mientras tanto los robos de Víctor llegan a la policía que identifica el disfraz de gato. El caso se asigna a la oficial Janine y a los oficiales Zarza y Mora.

Lino se da cuenta de que lo inculparon al mismo tiempo que descubre su transformación cuando la policía viene a arrestarlo. Después de correr para escapar Lino termina en un callejón donde una bebé se cae por la ventana, cae en los brazos de Lino y se encariña con él. Lino, con la bebe a cuestas, va donde Don León y sin querer espanta a una clienta. Don León descubre lo sucedido y decide llevar a Lino con su maestro para que arregle las cosas.

Luego de una persecución en el camión de helados de don León, ellos logran despistar a la policía y Lino nombra a la bebé "diablilla". La oficial Janine investiga el apartamento de Lino y encuentra una foto de un joven Lino en la escuela con ella. Cuando Lino llega con don León a la vieja escuela de hechicería de este último descubre que don León, a pesar de ser buena persona, no era buen estudiante y se robó el libro de hechizos. En la noche los tres logran colarse a la escuela y roban el libro de antídotos contra hechizos. Logran escapar cuando un estudiante mago transforma el camión de helados en un jeep veloz.

Luego de averiguar que para volver a Lino a la normalidad necesitan: un penacho indio, un huevo de ornitorrinco y un zafiro azul; además deben usarlos al mediodía y recitar un párrafo del libro; se dirigen a conseguir las cosas.

Cuando las consiguen y realizan el contrahechizo Lino arroja la cabeza de su disfraz para la tristeza de Diablilla. Allí Lino se da cuenta de que el disfraz le traía alegría a la bebé decide ponérselo con una autoestima renovada. Inmediatamente después llega la oficial Janine con los oficiales Zarza Y Mora para arrestarlo. Cuando ella le muestra las fotos de las grabaciones Lino les dice que el trasero tatuado con un corazón,que el disfraz deja ver, no es suyo. Entonces se da cuenta de que Víctor fue el ladrón y cuando van a su apartamento a arrestarlo este no está. Entonces Mora revela que él y Zarza interrogaron a la prometida de Víctor, quien era la clienta de Don León, y esta les dijo todos los detalles de su viaje a las Vegas. En el avión arrestan a Víctor. Después Lino se da cuenta de que Janine es la chica a quién le regalo el amuleto de la buena suerte cuando eran jóvenes.

Después de que Lino limpia su nombre él adopta a Diablilla. Meses después el abre un centro para niños con la temática de su disfraz de gato con Don León como mago y Janine como admiradora. Además se ve que ella inició una relación con Lino y es la madre adoptiva de Diablilla, ahora llamada Juliana.

RecepciónEditar

La película recibió una amplia acogida en la taquilla brasileña e internacional, siendo exhibida en varios países (incluidos Rusia y algunos países de Latinoamérica) con excelentes resultados.[1]​ En el sitio brasileño AdoroCinema la película fue alabada. El sitio afirma, "Tenemos una premisa creativa, algo loable dentro de un género tan enredado como la animación infantil".[2]​ El diario O Globo describió la película positivamente, afirmando que "Ribas demuestra su potencial para agradar a una amplia gama de espectadores".[3]

Obtuvo una nominación en la categoría Mejor Película de Animación en la V Edición de los Premios Platino de cine iberoamericano. [4]

ReferenciasEditar

  1. "Lino, una aventura con siete vidas" se estrena en noviembre en México 20 minutos. Consultado el 29 de octubre de 2018.
  2. Lino, una aventura de siete vidas AdoroCinema. Consultado el 29 de octubre de 2018.
  3. AdoroCinema, Lino - Uma Aventura de Sete Vidas: Críticas imprensa, consultado el 20 de septiembre de 2018 
  4. «Premios Platino 2018: Conoce a todos los nominados de la quinta edición». HOLA MÉXICO. 25 de abril de 2018. Consultado el 5 de diciembre de 2018. 

Enlaces externosEditar