Luca Prodan

músico italo escoces radicado en Argentina

Luca George Prodan (Roma; 17 de mayo de 1953Buenos Aires, 22 de diciembre de 1987) fue un músico ítalo-escocés quien a comienzos de los años ochenta se radicó en Argentina, donde formó el grupo musical llamado Sumo.

Luca Prodan
Luca prodan gabrielrocca foto.jpg
Luca Prodan en vivo (1987)
Información personal
Nombre en español Luca George Prodan Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 17 de mayo de 1953 Ver y modificar los datos en Wikidata
Roma (Italia) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 22 de diciembre de 1987 Ver y modificar los datos en Wikidata (34 años)
Buenos Aires (Argentina) Ver y modificar los datos en Wikidata
Causa de muerte Cirrosis hepática Ver y modificar los datos en Wikidata
Sepultura Cementerio de Avellaneda Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Italiana
Educación
Educado en Gordonstoun Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Músico, compositor de canciones y cantante Ver y modificar los datos en Wikidata
Años activo desde 1987
Géneros Post-punk, new wave y reggae Ver y modificar los datos en Wikidata

BiografíaEditar

Primeros añosEditar

Luca George Prodan nació en Roma el 17 de mayo de 1953,[1]​ hijo de Mario Prodan, un ciudadano italiano nacido en el imperio austrohúngaro y de Cecilia Pollock, nacida en China e hija de escoceses que residieron en Shanghái y Pekín antes de la Segunda Guerra Mundial. Luca fue el tercero de cuatro hermanos: Michela (Micaela) y Claudia eran las mayores, y Andrea el menor de todos. Tanto Michela como Andrea están relacionados con el mundo del cine, aunque Andrea tiene también una trayectoria musical inusual, solista del coro más famoso de Inglaterra en su primera juventud y músico creativo en su madurez.[2][3]

Luca tuvo un cameo en la película Roma (1972) del director llamado Federico Fellini, en donde se lo ve como un hippie tocando una flauta.[4]​ En 1984, siendo ya cantante de Sumo, volvió a tener un cameo cinematográfico en la miniserie Anno Domini, filmada en Túnez y protagonizada por Ava Gardner, producción en la que trabajaban, en distintos puestos detrás de cámara, sus hermanos Andrea y Michela.[5]

En Reino UnidoEditar

 
Póster de Luca prodan para la revista Pelo (1988).

En Escocia, Prodan concurrió a la Gordonstoun School,[6]​ un prestigioso colegio de la alta sociedad, considerado como uno de los mejores de Europa, y al cual asistía en ese tiempo el Rey Carlos de Inglaterra (existe en Argentina el mito urbano de que Luca lo golpeó en una ocasión; se trata de un mito falso dado que el Rey Carlos era cinco años mayor).[1]​ Allí conoció a Timmy McKern y luego, faltándole un año para finalizar sus estudios, en 1970, los abandonó y se escapó del instituto.[1]​ En ese momento rondaba sus diecisiete años de edad. Al tiempo en que su familia requirió su búsqueda a la Interpol, recorrió Europa en solitario hasta regresar a Roma, donde fue hallado por su madre en el mismo momento en el que había sido detenido por la policía.

Establecido en Londres durante la década de 1970, trabajó en la compañía discográfica Virgin. Todavía en Londres formó su primera banda: The New Clear Heads,[1]​ contemporánea a la estética de bandas punk como XTC, The Fall, Wire o Joy Division. La sensibilidad musical de Luca, influida por el apogeo de los ritmos de las excolonias británicas como el dub y el reggae (que influyeron en la música popular británica durante la década de 1970), se asemeja al estilo personal de cantautores post-punk como Joe Jackson, Graham Parker o Elvis Costello.[7]​ Aunque tal vez la ironía de Ian Dury & The Blockheads se parece más al estilo jocoso y festivo de algunas de las canciones de la posterior etapa de Luca con el grupo argentino llamado Sumo.[7]

Luca tenía una vocación particular por la música. Fue sensible en la adolescencia al rock sinfónico y a la psicodelia de Canned Heat, Soft Machine, Syd Barrett (Pink Floyd), o de Peter Hammill y Van der Graaf Generator e incluso al boom experimental de Roxy Music. Inspirado por algunos músicos como Bob Dylan, Jim Morrison (The Doors), Nick Drake, John Martyn, John Lennon, David Bowie, Leonard Cohen, Lou Reed, Lucio Battisti, Franco Battiato, o Brian Eno, compuso durante la década de 1970 algunas canciones memorables, que serían grabadas en 1981 en Nono, Córdoba (Argentina).

En la disquería Virgin en Marble Arch (Londres), uno de los locales donde nació el imperio de Richard Branson, Luca manejaba la sección de “singles”. Allí, empezó a acumular para sí mismo algunos tesoros musicales, la mayoría robados del depósito con un límite: uno de cada 10 discos que vendía iba a parar a su casa. Lo echaron, pero la insistencia de algunos clientes que reclamaban "al italiano que podía descubrir el título de una canción y a su intérprete con tan solo escuchar un silbido desafinado" le devolvió su trabajo. La segunda oportunidad en Virgin duró poco. Luca tuvo muchos más discos a disposición, y la sustracción alcanzó niveles de desmesura. Además de llevarse los discos que le gustaban, también robaba discos para sus amigos y para su hermano Andrea. Esta vez Branson no dudó y ordenó el despido definitivo.[8]

Viviendo en Londres, Luca se inició en el consumo de heroína.[9]​ En 1979, su hermana Claudia se suicidó con su novio, tras encerrarse en un auto e inhalar monóxido de carbono.[9]​ Tras esto, Luca cayó en un coma, debido a su adicción a la heroína, por lo que casi lo dieron por muerto.[9]

En ArgentinaEditar

 
Luca a principios de la década de 1980, ya radicado en Córdoba, Argentina.

Buscando una salida para su adicción a la heroína, que ya había matado a su hermana y casi lo mató a él, Luca Prodan terminó instalándose en Argentina en 1980. Viajó sin saber prácticamente nada del país, ensoñado por una bucólica foto que le había enviado, incluida en una carta, su amigo argentino de origen escocés, Timmy McKern, con quien había compartido años escolares en Escocia y convivió luego en Londres. En la imagen se veía a la familia de McKern en las sierras de Córdoba.[10]​ Se veía como un paraíso, y su amigo Timmy le agregaba una información clave: en Argentina en ese momento, no había heroína, no se la conocía.

"Todo comenzó con una foto que cruzó el océano desde estas tierras hasta Roma. Luca Prodan caminaba al borde de la muerte y la postal familiar que recibió mostraba el refugio cordobés de su amigo Timmy McKern donde todo era vida y naturaleza. Un perro, dos niñas, una pareja sonriendo con las sierras de Nono como marco de una vida idílica. Con Timmy habían compartido el colegio del norte de Escocia al que también asistía el príncipe Carlos de Gales. Su invitación era la última carta que Luca tenía para jugar y ganar unos años más de vida. Ni siquiera imaginaba que, años más tarde, con su música marcaría un quiebre en la historia de nuestro rock." — Pedro Irigoyen, Memorias del Happy Valley Rock. Artículo en diario La Nación, 24 de diciembre de 2017

El mismo día en que Luca llegó a Argentina, Timmy MacKern lo fue a esperar al aeropuerto y lo llevó a su casa en Hurlingham, Provincia de Buenos Aires. Le presentó a su familia, entre ellos a su cuñado Germán Daffunchio, que por esa época tenía 20 años y trabajaba como marinero. Al finalizar la cena, Daffunchio comenzó a tocar una guitarra criolla y Luca cantó. Nació entre ellos la idea de formar una banda. Inmediatamente se trasladaron al campo de Timmy MacKern en Traslasierras. Los acompañaban Germán Daffunchio y su amigo Alejandro Sokol. Comenzaron las zapadas. que dieron nacimiento a Sumo, con Daffunchio como guitarrista y Sokol como bajista.

En medio de ese proyecto, Luca debía encontrar maneras para calmar los nervios y la ansiedad que le habían quedado como secuela de su adicción a la heroína. La zona era, ya por esa época, un hervidero de artistas y hippies que se retiraban a vivir en un ámbito rural para huir a la represión imperante en las grandes ciudades durante el Proceso de Reorganización Nacional. En ese ámbito encontró alivio en la marihuana, de la que existían numerosos productores de tipo artesanal. También en el alcohol. En u nprincipio lo calmaba el vino. En una entrevista, Prodan llegó a recordar "me debo haber tomado como 80.000 damajuanas". Después, y a raíz de las continuas visitas que hacían los músicos al único bar de un pequeño paraje llamado "Las Calles", cerca del establecimiento rural en el que vivían, se aficionó a la ginebra, bebida de la que llegó a tomar una botella por día. Al volver a Buenos Aires para iniciar la carrera de Sumo, llevaba estos nuevos hábitos y con ellos se integró al naciente under porteño, un movimiento cultural que comenzó a desarrollarse entre el fin de la dictadura militar y el regreso de la democracia, y en el que las drogas ocupaban un lugar central, especialmente la cocaína. No obstante ello, Luca -a diferencia de otros miembros de la banda- nunca llegaría a aficionarse a esta sustancia. Roberto Pettinato dejó aclarado esto en su libro Luca es mío:

Lamento desilusionarlos: no. Luca fumaba, y la primera vez que sentí algo al respecto fue estando en los ensayos de Hurlingham, en la casona llena de árboles y arquitectura Tudor. Había una botella de dos litros de Coca-Cola que Luca agarró con las dos manos. Juro que yo no sabía qué se proponía.

Entonces desarmó un paquete de cigarrillos, tomó el papel metálico y abrió un agujero. Puso el papel ahí, lo agujereó y por encima puso el “pot”, “grass” o “weed”. No recuerdo qué nombre usaba pero no era el de nuestro país.

Por momentos le encantaba utilizar ciertos términos ingleses de veinte años atrás, como decirle “buzz” al alcohol o cualquier cosa que lo diferenciara de los demás. Jamás lo escuché decir porro pero sí “joint”, como si estuviésemos enfrente del escenario de Woodstock esperando la salida de Joe Cocker.
Roberto Pettinato: Luca es mío, Ed. Planeta.[11]

SumoEditar

 
Luca Prodan junto a su banda en el año 1985.

Comienzos de la bandaEditar

Primera formaciónEditar

 
Primera formación en el año 1981. De izquierda a derecha: Alejandro Sokol, Ricardo Curtet, Germán Daffunchio, Stephanie Nuttal y Luca Prodan.

Tras observar la promisoria evolución de esas zapadas, Timmy McKern, su amigo y futuro representante de la banda, le presentaría a Luca un joven guitarrista amigo suyo, a quien le propondría la idea de formar una banda.[10]​ Era Ricardo Curtet, que en ese entonces residía en Mina Clavero y que fuera convencido por su amigo McKern, para formar parte del grupo. Una vez presentados, Luca regresa a Londres para comenzar con la compra de los instrumentos e intenta convencer (con éxito) a su amiga Stephanie Nuttal, para ser la baterista de su nueva banda.[10]​ Esta última había formado parte del grupo mancuniano Manicured Noise. [10]​ Meses después, Nuttal llegaría a la Argentina y se sumaría al equipo que estaba practicando en Córdoba. De esta forma, la banda quedaría conformada con Luca como voz principal, Daffunchio en la primera guitarra, Curtet como guitarra rítmica, Sokol en el bajo y Stephanie Nuttal en la batería. De esta última, su presencia en la alineación sería todo un suceso, ya que mayoritariamente las bandas de rock de esa época estaban conformadas exclusivamente por varones. Ya conformado el equipo, en 1981, se graba en el estudio de Nono lo que posteriormente sería parte de un álbum póstumo de Luca, Time, Fate, Love.

Tras esta grabación, comenzó a florecer la idea de trasladar todo el equipo hacia la ciudad de Hurlingham, de donde provenía la mayoría de los integrantes, sin embargo el equipo sufrió su primera baja al desvincularse Ricardo Curtet, quien tras haber sido padre durante ese tiempo decidió finalmente volverse a Mina Clavero para cuidar de su nueva familia.[12]

Segunda etapaEditar

La banda estableció su base en la casa de la madre de Timmy en Hurlingham, Provincia de Buenos Aires. El primer concierto de la banda fue en una discoteca de El Palomar llamada Caroline's Pub. Brindaban espectáculos con temas cantados en inglés. Tuvieron serios problemas durante la guerra de Malvinas, cuando todo lo relacionado con el Reino Unido — incluido el idioma — fue prohibido. Ello provocó el retorno de Nuttal a su país natal a pedido de sus padres.[13]​ A raíz de esta partida, Sokol pasó a la batería y el puesto de bajista pasó a ser ocupado por Diego Arnedo, quien tocaba en una banda de hard rock de Hurlingham llamada MAM, junto a los hermanos Omar y Ricardo Mollo.

La formación de Sumo alcanzaría su madurez con la entrada como saxofonista de Roberto Pettinato, a mediados de 1983. Pettinato era periodista, había dirigido la revista de rock El Expreso Imaginario en su última etapa, hasta que dejó de editarse en enero de 1983. Desde entonces conducía un segmento llamado "La Zona Fantasma" en Radio Del Plata. Impresionado tras ver una actuación en vivo de Sumo, invitó a Luca Prodan a su programa radial. Allí le hizo una entrevista histórica y, al finalizar la misma, trabaron amistad y decidieron la incorporación de Pettinato a la banda[14]​.

En 1984, Sokol dejó la banda y lo reemplazó Alberto "Superman" Troglio en la batería. Al poco tiempo, e invitado por Diego Arnedo, ingresó Ricardo Mollo en guitarra. También era exintegrante de MAM y su estilo de ejecución, inspirado en Jimi Hendrix, tenía más inclinación hacia el hard rock (de hecho, pocos días después de unirse a Sumo le llegó una invitación de Ricardo Iorio para sumarse a V8, la banda pionera del heavy metal en Argentina, invitación que desechó por su compromiso con Sumo). La formación con Prodan, Daffunchio, Arnedo, Mollo, Troglio y Pettinato se mantuvo hasta la disolución del grupo.

Sumo acompañó una revolución cultural, encarnada en un fervor participativo de los jóvenes de clase media en política partidaria, asociaciones barriales y la emergente escena cultural — que formó un creativo y potente círculo underground en la Buenos Aires posdictatorial[15]​ — renovó el periodismo alternativo, encarnado en revistas como Expreso Imaginario o Cerdos y Peces, y facilitó el surgimiento de un ambiente artístico que descargaría munición gruesa de ironía sobre todo el status quo de las artes plásticas, el teatro, la música o el diseño. El cruce de géneros que caracterizó la época se empezó a evidenciar en artistas como Marcia Schvartz, Vivi Tellas, Diana Nylon, Batato Barea o Sergio De Loof.[16]

Por estos años, Sumo solía dividirse en dos bandas para poder recaudar más dinero, dando recitales como la Hurlingham Reggae Band y a veces como Sumito.[17]​ Ambos grupos tocaban varios recitales cada fin de semana en recintos como el Café Einstein, templo underground de los años 1980, o bien en el Parakultural.[17]

 
Luca Prodan y Ricardo Mollo en vivo en el boliche "Oxigeno" (1985).

Tras publicar Corpiños en la Madrugada en forma de casete y con distribución limitada, en el año 1985 la banda sacó su primer disco «oficial», Divididos por la Felicidad — titulado jugando con la traducción del nombre de la banda inglesa Joy Division — en el que plasmaron mucho reggae con influencias de Bob Marley y también del funk y post punk. «La rubia tarada» fue el mayor éxito de este LP.

En 1986 grabaron Llegando los monos, segundo disco en el que hay reggae, rock agresivo y post-punk. Algunos de sus temas se convirtieron en himnos, como «Estallando desde el océano», «El Ojo Blindado» o «TV Caliente». El hit del disco fue «Los Viejos vinagres». En ese mismo año dieron un gran concierto en Obras Sanitarias, consagrándose como una de las bandas más atractivas de ese momento,[10]​ y Luca Prodan formó parte del cortometraje "El día que reventaron las lámparas de gas", del director Rodrigo Espina.[18]

En 1987 sacaron su tercer y último disco, After Chabón, en el que se muestra una notable madurez en materia musical y lírica. Tal es el caso de «Mañana en el Abasto», en el que Prodan da una particular y emotiva descripción de un barrio típico de Buenos Aires.[19][20]

FallecimientoEditar

Para el año 1987, Luca Prodan ya había caído en el alcoholismo, lo que le produjo graves problemas de salud, entre ellos una incipiente cirrosis hepática. Pocos días antes de morir, había hablado por teléfono a su hermano Andrea pidiéndole que viajara a la Argentina. "Estoy mal… Yo estoy mal. Tenés que venir”, le habría dicho.[21]​ Siguió disfrutando, hasta el final, las actuaciones en vivo. Por esa época eran la principal fuente de ingresos de la banda, por lo que tocaban con mucha frecuencia y en cualquier lugar que les diera escenario. Luca disfrutaba muchísimo de cada show. El 23 de mayo de 1987 fue a Cemento a ver a los Redonditos de Ricota. Antes del show fue a saludarlos a camerino y le ofrecieron una participación: subió al escenario durante la canción "Criminal Mambo" y, después de la parte en que Solari canta unas frases en italiano, Prodan improvisó una nueva letra en un inglés oscuro y gutural.

El último recital de Sumo se realizó en el estadio del Club Atlético Los Andes el 20 de diciembre de 1987, con muy poco público, apenas unas 500 personas[22]​. Era una fecha compartida con Los Violadores, quienes abrieron el show debido a que esa misma noche tenían otra presentación en una discoteca de Berazategui. Pil Trafa, el cantante de esta banda, recordó que «Lo vi muy delgado, muy demacrado. Estaba amarillo».[23]​ Sus ex-compañeros recordaron más tarde que esa noche llegó borracho y con una botella de ginebra en la mano, por lo que el personal de seguridad no lo reconoció y trató de impedirle el ingreso, generándose una breve pelea. Luego de la intercesión de sus compañeros de banda, ingresó al estadio, pero hizo una escena en el camerino, rompiendo botellas y gritando mucho.[24]​ Finalmente dio el show y, momentos antes de interpretar una poderosa versión de «Fuck you», Luca dijo: «Ahí va la última».[25]​ Evidentemente se refería a que era la última canción del show, pero los acontecimientos posteriores le dieron a esta frase un carácter profético.

Dos días después, el martes 22 de diciembre de 1987, fue hallado muerto en la habitación que alquilaba en la pensión ubicada en la calle Alsina 451, en el barrio de San Telmo (el inmueble era administrado por el pianista y afinador Marcelo Arbiser, amigo de Luca Prodan, y cada habitación se alquilaba por separado). Con el paso de los años surgieron distintas versiones sobre la causa de la muerte.

La prensa informó que había sufrido un paro cardíaco atribuido a una grave hemorragia interna causada por la cirrosis hepática que padecía.[26]​ Muchos años más tarde, el escritor Enrique Symns difundió en una entrevista una versión alternativa, diciendo que murió por una sobredosis de heroína. Según Symns, Luca había pasado años sin consumir heroína simplemente porque era imposible conseguirla en Argentina en esa época. En 1987 habrían llegado las primeras dosis de heroína a las calles de Buenos Aires y en ese momento intentó volver a inyectarse una dosis similar a las que consumía en Londres, pero su cuerpo ya no tenía la misma tolerancia, lo que le causó la muerte. "Luca se quería ir a la mierda. Justamente se pica heroína cuando estaba por cobrar los primeros 80.000 mangos que le iban a dar por derechos de autor, se iba a comprar una casa en Córdoba, la novia se iba a recibir de psicóloga... Yo creo que él no quiso saber".[27]​ El director de cine y amigo personal de Luca, Rodrigo Espina, llegó a declarar: "Yo mismo tiré lo que quedó de la heroína que se inyectó. Fui uno de los primeros que cayó a la casa. Agarré la heroína, la tiré a un baldío, me comí unas puteadas grandes de alguien… Así fue. No sé quién se la dio, hay una historia media negra con una tercera persona que está bajo secreto”. También dijo que la única que conoce la identidad del proveedor sería Silvia Ceriani, quien en los últimos meses se había convertido en la novia de Luca, pero que está seguro de que ella jamás dirá nada[23]​. Silvia Ceriani alquilaba otra habitación en la misma pensión, pero la abandonó inmediatamente después de la muerte. En las entrevistas que dio, afirma que Luca murió en sus brazos y que no fue por sobredosis.

Otro miembro de Sumo, Roberto Pettinato reafirmó la versión de la sobredosis, sólo que diciendo que no se trató de heroína sino metadona, droga que se usa como sustituto de la primera[28]​. Lo cierto es que no se realizó ninguna autopsia. Otros de sus allegados más íntimos, Timmy MacKern y el baterista Alberto Troglio, reconocieron más tarde que los compañeros y amigos de Prodan tenían miedo de que se iniciara una investigación de las causas de la muerte y dejaron todo en manos del abogado Albino "Joe" Stefanolo, quien fue el encargado de manejar la situación con las autoridades y dejarlo asentado como una "muerte natural".[29]

Al día siguiente, y también por la intercesión de Stefanolo después de la negativa de numerosos cementerios,[23]​ fue sepultado en el Cementerio de Avellaneda, en una ceremonia a la que asistieron sus compañeros de banda, amigos y multitud de jóvenes seguidores de la agrupación. Unos años después, su hermano Andrea hizo cremar los restos y trasladó las cenizas a una plazoleta dentro del cementerio, debajo de una roca traída desde Nono, donde permanecen hasta la actualidad, convirtiéndose en un lugar de peregrinación para sus admiradores, que le dejan todo tipo de regalos, desde retratos, escritos, pañuelos, camisetas, hasta cigarrillos y botellas de ginebra o cerveza.[30]

La muerte de Prodan iniciaría una etapa fatídica del rock argentino, ya que a partir de ese momento, y en menos de un año, también fallecieron Miguel Abuelo (26 de marzo de 1988) y Federico Moura (21 de diciembre de 1988), líderes de Los Abuelos de la Nada y de Virus, respectivamente, dos de las bandas que junto con Sumo, habían protagonizado el recambio generacional y el boom de popularidad del rock nacional argentino a partir de la restauración democrática de 1983.

PerfilEditar

 
Luca Prodan en concierto con una botella de ginebra en su cabeza.

Luca Prodan participó de cerca en la escena musical alternativa inglesa de la década de 1970. Se dice que tenía vínculos con varios protagonistas de lo que luego fue la escena musical británica de esos años como Malcolm McLaren, John Lydon y Sid Vicious (The Sex Pistols), Ian Curtis (Joy Division), Ian Dury (Ian Dury & The Blockheads), Stephanie Nuttal (Manicured Noise, luego primera baterista de Sumo) y Tony Mansfield (New Musik). Parte de los coros en la canción «Living By Numbers» de New Musik de 1980 fueron interpretados por Luca, que por entonces era novio de Julie Mansfield, hermana del cantante.[9]

En 1983, la República Argentina se encontraba inmersa en un escenario muy particular. La dictadura había dado paso a la democracia y las ciudades empezaban una etapa de renovación en la música, el teatro y las artes plásticas. Prodan, un extranjero que no hablaba castellano al llegar al país, hizo historia al formar una de las bandas de rock más emblemáticas que jamás haya dado la Argentina.

Su perfil era una extraña combinación de caballero y vagabundo era profundamente educado y erudito, con una enorme sensibilidad para la música, la historia del arte y la literatura. Al mismo tiempo desafiaba esa legitimidad con una sensibilidad por los personajes y el lenguaje de la calle, los excéntricos y la música folk. También fue reconocido por componer temas monocordes (de un solo acorde). «El rock puede o debe ser simple, dos acordes» fue su frase de cabecera durante muchos años.[cita requerida]

Procedente de Europa, Prodan traía una visión del rock completamente diferente a la de los músicos argentinos que habían crecido escuchando el denominado «rock nacional», y consumiendo a la prensa que alababa esa movida y le daba a ciertos músicos históricos el carácter de "próceres" o de "intocables". Luca siempre tuvo una posición de burla con respecto a ese incipiente star system que en los primeros años de la década de 1980 nadie parecía discutir. Solía hablar muy mal de artistas contemporáneos como Charly García, Soda Stereo, Miguel Mateos, Miguel Abuelo, Fito Páez, entre otros y hasta de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, con cuyos músicos tenía amistad y solía colaborar.[31]​ También decía no entender el respeto y admiración que los más jóvenes le profesaban a artistas "históricos" y que él encontraba mediocres, como Litto Nebbia, Tanguito, Moris y León Gieco. Consultado sobre ellos en la mítica entrevista con Pettinato en "La Zona Fantasma", los calificó como "copias hechas acá de cosas que ya no me gustaban allá”(...) “Steely Dan, Crosby, Stills & Nash… cualquier copia de Bob Dylan es un asco. Seguro que si vas a Bangkok, hay un Bob Dylan tailandés”. Dentro de esa crítica incluía tambien a Luis Alberto Spinetta, aunque respecto a este último dejaba aparte de sus críticas al disco Kamikaze, que lo había asombrado ni bien llegó a la Argentina. No obstante ello, aclaraba que la canción del disco que relamente lo emocionaba era "Barro Tal Vez". Se trata de una zamba compuesta por Spinetta en su adolescencia y que lo impresionaba por su simplicidad. Ese carácter simple y directo le transmitía a Luca un sentimiento de autenticidad que era el que él más valoraba en la música. Es en ese contexto estético, sin duda formado por el punk británico, que deben entenderse los dichos de Prodan sobre el folklore argentino. Si bien supo elogiar a artistas consagrados como Atahualpa Yupanqui, Mercedes Sosa o Jaime Torres, está claro que cuando él pensaba en folklore se refería a una experiencia mucho más directa, como la de los músicos ignotos que había visto cantar por simple placer en las peñas de la Provincia de Córdoba: "Me gustan los tipos que se toman una damajuana de vino y después se cantan cuarenta chacareras. Eso me gusta, tiene fuerza en vivo”, le había dicho a Pettinato en la célebre entrevista.[14]

Luca Prodan fue un personaje del underground, pero criticaba duramente el elitismo pretencioso de un sector «moderno» y prefería el papel beat de «príncipe-mendigo». Esa actitud lo convirtió en un ícono de la llamada cultura rock un término del que el mismo Prodan se reía: «¿Qué es el rock? ¡Es el kcor al revés!».[32]​ Si durante la década de 1980 esta cultura se asociaba a estéticas «modernas» y «vanguardistas», durante la década de 1990 la masificación y diversificación del consumo, sumados al aumento de la brecha social, produjo una creciente distinción en los estilos musicales, asociando cada vez más el rock nacional a la cultura de sectores medios empobrecidos («rockeros») o a los sectores populares, haciendo de Luca Prodan un rostro encantado y paradójico que sintetiza las facetas múltiples e inesperadas de la cultura argentina reciente.[cita requerida].

Homenajes y reconocimientosEditar

 
Última casa de Luca Prodan, en calle Adolfo Alsina 451, Buenos Aires. Actualmente hay un Espacio Cultural que recuerda a Prodan. Los fanáticos dejan inscripciones en la puerta.

DiscografíaEditar

SolistaEditar

Con SumoEditar

OtrosEditar

  • Sumo / Luca Prodan - Leyendas del rock (compilación, 2007)

ReferenciasEditar

  1. a b c d Biografía de Luca Prodan Consultado el 24 de septiembre de 2016
  2. IMDb. «MIchela Prodan». Consultado el 28 de mayo de 2013. 
  3. IMDb. «Luca Prodan». Consultado el 28 de mayo de 2013. 
  4. Piro, Carlos (22 de diciembre de 2020). «Descubrieron a Luca Prodan como extra en la película "Roma", de Federico Fellini». Perfil. Consultado el 11 de noviembre de 2022. 
  5. Provéndola, Juan Ignacio (22 de diciembre de 2021). «Túnez: el lugar donde Luca suspendió Sumo y controló a San Pedro». La Izquierda Diario. Consultado el 16 de diciembre de 2022. 
  6. «Gordonstoun | One of the UK's leading Independent schools». gordonstoun.org.uk (en inglés). Consultado el 19 de abril de 2020. 
  7. a b «Gente Online - Luca Prodan - A 20 años de su muerte, el mito sigue vivo». Archivado desde el original el 21 de junio de 2008. Consultado el 1 de diciembre de 2009. 
  8. «La historia de la Hurlingham Reggae Band de Luca Prodan: el eslabón perdido del reggae argentino - LA NACION». La Nación. ISSN 0325-0946. Consultado el 24 de abril de 2021. 
  9. a b c d Seis cosas que no sabias de Luca Prodan Archivado el 28 de septiembre de 2016 en Wayback Machine. Consultado el 24 de septiembre de 2016
  10. a b c d e Biografía de Sumo Archivado el 15 de julio de 2013 en Wayback Machine. Consultado el 24 de septiembre de 2016 Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; el nombre «rock.com.ar» está definido varias veces con contenidos diferentes
  11. [1]
  12. Entrevista audiovisual a Ricardo Curtet.
  13. «Luca Prodan cumpliría 66 años: el motivo por el que se radicó en la Argentina y cómo se gestó Sumo». Infobae. Consultado el 17 de mayo de 2019. 
  14. a b «Luca Prodan: “Cualquier copia de Bob Dylan es un asco”». 
  15. Fundación Proa. «Escenas de los 80». 
  16. Natali Schejtman, Página/12 (12 de abril de 2009). «Príncipe y mendigo». Consultado el 28 de mayo de 2013. 
  17. a b Biografía de Hurlingham Reggae Band Consultado el 24 de septiembre de 2016
  18. [2]
  19. Pipo (26 de agosto de 2011). «Algo de Sumo». 
  20. Dreamfar (17 de mayo de 2011). «Minimalismo». 
  21. Pettinato, Roberto. Sumo por Pettinato. Editorial Debolsillo. 
  22. «Nacidos para molestar». 
  23. a b c Insúa Escalante, Marianela (22 de diciembre de 2022). «Así fueron las últimas horas de Luca Prodan: entre la desidia, el abandono y una traición final». Infobae (Buenos Aires). Consultado el 22 de diciembre de 2022. 
  24. Occhiuzi, Javier M. (22 de diciembre de 2021). «Luca not dead: a 34 años del último recital de Sumo y la muerte de Prodan». La Izquierda Diario. Consultado el 16 de diciembre de 2022. 
  25. «Luca Prodan: el músico de las mil vidas cumpliría 69 años». 
  26. «Cinco videos para recordar a Luca Prodan, a treinta años de su muerte». Billboard. 26 de diciembre de 2017. Consultado el 19 de mayo de 2021. 
  27. «Enrique Symns habla sobre la muerte de Luca Prodan (heroina)». 
  28. «Pettinato habla de la muerte de Luca (metadona) y de Sumo». 
  29. Jalil, Oscar. Luca Prodan: libertad divino tesoro. Planeta. 
  30. La tumba de Luca Prodan: mudanzas, ofrendas y aventuras Diario Popular, 22.12.2017. Consultado 1.9.2021
  31. Estas eran las bandas y músicos que Luca Prodan odiaba Consultado el 24 de septiembre de 2016
  32. Reportaje de Tom Lupo a Sumo en Stud Free Pub, 1985
  33. Rolling Stone (Argentina) (26 de noviembre de 2008). «Luca: la película en DVD». Archivado desde el original el 27 de septiembre de 2013. Consultado el 28 de mayo de 2013. 

Enlaces externosEditar