Perséfone

diosa de la mitología griega

En la mitología griega, Perséfone (en griego antiguo, Περσεφόνη Persephónē) es la hija de Zeus y de Deméter. La joven doncella, también conocida por el nombre de Kore, se casa con Hades y además de ser una diosa, se convierte en la reina del Inframundo. La forma romana del nombre Proserpina procede de la forma dialectal de este en las ciudades eólicas y dóricas de la Magna Grecia.

Estatua que representa a Isis-Perséfone con un sistro, hallada en el templo de los dioses egipcios de Gortina y conservada en el Museo Arqueológico de Heraclión. 180-190 d. C.

EtimologíaEditar

La diosa es conocida con dos nombres distintos no relacionados etimológicamente: Perséfone y Core (griego antiguo Κόρη). La forma Core es simplemente el nombre común κόρη para designar a una doncella o mujer joven, lo que evidentemente guarda relación con el significado del nombre de su madre Deméter.[1]

En la literatura épica, el primer nombre tiene, en dialecto jónico, las formas Persephonē (en griego antiguo Περσεφόνη) y (especialmente en Homero) Persephoneia (Περσεφονεία,[2]Persephoneia). En otros dialectos, el nombre tiene distintas formas que no son simples variantes dialectales: Persephassa (Περσεφάσσα), Persephatta (Περσεφάττα), además de Periphona (Πηριφόνα) y Phersephassa (Φερσέφασσα). Toda esta variedad de formas sugiere que los propios griegos tenían dificultad en pronunciar su nombre, y por lo tanto tendría un origen pregriego.[3]​ En el Crátilo, Platón la llama Ferepafa (Pherepapha, Φερέπαφα), y lo explica con una etimología ad hoc «porque es sabia y toca lo que se mueve».[4]

Persephatta (Περσεφάττα) se interpreta como «la que avienta el grano», relacionándola con el sánscrito parsa, «haz de grano» y un segundo elemento que tendría en indoeuropeo la forma *-gʷʰn-t-ih} de la raíz *gʷʰen "golpear".[5]

Otra etimología propone explicarlo como 'φέρειν φόνον', pherein phonon, «(la que) trae la muerte».[6]

Visión generalEditar

El mito del rapto de Perséfone posee un gran poder emocional que le ha otorgado una gran popularidad: una doncella inocente, el dolor de una madre por el rapto y el regreso de su hija. También es citada con frecuencia como un paradigma de los mitos que explican procesos naturales, con el descenso y el regreso de la diosa provocando el cambio de estación. Actualmente también se valora el hecho de que Hades y Perséfone constituyeron uno de los matrimonios más estables y felices dentro del Panteón griego, con relativamente pocas infidelidades por parte de ambos (Mente y Leuce por parte de Hades y Adonis por parte de Perséfone), y el hecho de que Perséfone gobernase el inframundo en pie de igualdad con Hades, a diferencia del rol de consortes que Hera y Anfitrite tenían como esposas de Zeus y Poseidón

Pero los griegos también conocían otra faceta de Perséfone. Ella era, además, la terrible Reina del inframundo, cuyo nombre no era seguro pronunciar en voz alta y a la que se referían como «La Doncella». En la Odisea de Homero, cuando Odiseo viaja al inframundo, alude a ella como «Reina de Hierro». Su mito central, aun con toda su familiaridad emotiva, era también el contexto tácito de los extraños ritos iniciáticos secretos de regeneración de los misterios eleusinos, que prometían la inmortalidad a sobrecogidos participantes: una inmortalidad en el mundo subterráneo de Perséfone, en un banquete con los héroes bajo su pavorosa mirada.[7]

MitosEditar

NacimientoEditar

 
Pínax con el rapto de Perséfone, c. 460-450 a. C., procedente del santuario de Perséfone de Locros Epicefirios, conservado en el Museo Arqueológico Nacional de Regio de Calabria.
 
Grabado de 1690, obra de Johann Ulrich Krauß (1655-1719): Las compañeras de Perséfone son transformadas en sirenas.
Y él [Zeus] fue a la cama de la abundante Deméter, quien concibió a Perséfone, la de blancos brazos, robada por Hades del lado de su madre.

La mayoría de las fuentes clásicas consideran a Perséfone como hija de Zeus y Deméter, no obstante, la Biblioteca mitológica de Apolodoro recoge una versión alternativa que indica que era hija de Zeus y Estige.[8]

El raptoEditar

Perséfone estaba recogiendo flores con algunas ninfas, además de las diosas Atenea y Artemisa, en un campo en Enna[9]​ o en la llanura de Nisa[10]​ cuando Hades apareció, emergiendo de una grieta del suelo y la raptó, llevándosela en su carro tirado por yeguas inmortales a su reino subterráneo. Deméter buscaba por todas partes a su hija perdida. Hécate, que había oído los gritos de Perséfone[11]​ o bien la Osa Mayor sugirió a Deméter hablar con Helios, el sol, que todo lo ve, para que le contase lo que había pasado y este informó a Deméter de que había sido Hades quien se la había llevado,[9]​ con el consentimiento de Zeus.[12]​ En otras versiones, quien revela a Deméter lo que ha ocurrido es la ninfa Cíane[13]​ o los habitantes de Hermíone.[14]

Deméter, desolada y llena de cólera, provocó que los campos quedaran estériles hasta que finalmente, Zeus obligó a Hades a devolver a Perséfone, enviando a Hermes para rescatarla. Sin embargo, ella comió varias semillas de granada, que la obligaban a volver al Inframundo y permanecer allí una tercera parte o la mitad de cada año. En una tradición Perséfone habría comido las semillas voluntariamente después de que Hades la convenciera diciéndole que sería un gran esposo y que ella sería la reina y soberana de los infiernos pero, según otra versión, habría comido las semillas sin saber lo que pasaría después.[14]​ Cuando Perséfone regresó junto a su madre, esta volvió a permitir crecer los frutos y las flores en los campos.[15][9]​ Por otra parte, las ninfas que acompañaban a Perséfone fueron castigadas siendo transformadas en las Sirenas por no haber intervenido.[16]

Fue después del rescate de Perséfone del inframundo cuando Deméter reveló los misterios eleusinos.[17]​ Era frecuente referirse a Perséfone como «Core», que significa «la muchacha» o bien a ella y a su madre Deméter como «las Deméteres» o «las dos diosas».[18][19]​ La historia del rapto de Perséfone era parte de los ritos de iniciación en los misterios eleusinos. En una versión alternativa, Hécate rescató a Perséfone.

Perséfone como reina del InframundoEditar

 
Hades y Perséfone en un pínax de la antigua ciudad de Locros Epicefirios.

Hay que destacar que en los poemas homéricos no aparece expresamente la relación madre-hija de Perséfone con Deméter pero Perséfone sí está ya mencionada como reina del Inframundo. Según contaba Diodoro Sículo, durante la boda que tuvo lugar entre Hades y Perséfone, la isla de Sicilia le fue dada a la novia por Zeus como regalo.[20]

Perséfone, como mujer de Hades, solo mostró clemencia una vez. Debido a que la música de Orfeo era tan arrebatadoramente triste, permitió que este se llevase a su esposa, Eurídice, de vuelta al mundo de los vivos con la condición de que ella caminase tras él y él nunca intentase mirarla a la cara hasta que estuviesen en la superficie. Orfeo accedió pero falló, al mirar atrás, casi al final del recorrido, para asegurarse de que su esposa le seguía, perdió a Eurídice para siempre.[21]

También departió con Psique cuando esta bajó al inframundo por encargo de Afrodita en búsqueda de un cofre que la habían mandado buscar.

De igual forma se encuentra en el mito de Minte. Esta ninfa se convirtió en la concubina de Hades, quien, según el mito fue pisoteada por Kore (Core), y la transformó en una planta de menta, la cual también es conocida como "Hedyosmos".[22]​ En una versión las palabras de la ninfa comparándose con la diosa del inframundo llegan a oídos de Deméter y en otra es la propia Perséfone quien la confronta pero en ambas versiones el resultado es el mismo para Minte.

Una vez Hades se enamoró y secuestró a una ninfa llamada Leuce y la llevó al inframundo. Perséfone enfadada por ello la transformó en un álamo blanco. También otra versión del mito cuenta que quien la transformó pudo haber sido Hades para inmortalizarla a la hora de su muerte natural.

Perséfone era el objeto del cariño de Pirítoo. Su amigo Teseo y él prometieron casarse con sendas hijas de Zeus. Teseo escogió a Helena, la secuestró con la ayuda de Pirítoo y decidió retenerla hasta que tuviese la edad de casarse. Dejaron a Helena con la madre de Teseo, Etra, y viajaron al inframundo, reino de la elegida de Pirítoo, Perséfone, y del marido de esta, Hades, quien fingió ofrecerles hospitalidad y preparó un banquete. Tan pronto como la pareja se sentó, las serpientes se enroscaron en torno a sus pies, atrapándolos.[23]​ Teseo fue finalmente rescatado por Heracles.[24]

Otros mitos sobre PerséfoneEditar

Perséfone también figura en la historia de Adonis, el consorte sirio de Afrodita. Cuando Adonis nació, Afrodita lo tomó bajo su protección y fue hechizada por su belleza sobrenatural. Afrodita se lo dio a Perséfone para que lo cuidara, pero esta también quedó asombrada por su belleza y rehusó devolvérselo. La discusión entre las dos diosas fue resuelta por Zeus o Calíope, quien decidió que Adonis pasase varios meses —cuatro o seis, según distintas versiones— con cada una.[25][26]

DescendenciaEditar

Según la tradición más habitual, el matrimonio formado por Perséfone y Hades fue estéril. En cambio, en la versión órfica Perséfone fue seducida por su propio padre en forma de serpiente y tuvo un hijo: Zagreo, que fue asesinado por los Titanes a instancias de Hera. No obstante, en un fragmento de Esquilo se dice que a veces se consideraba a Zagreo como hijo de Hades.[27]​ Por otra parte, un himno órfico hace a Perséfone madre de Melínoe, tras haberse acostado con Zeus, estando este disfrazado de Hades para engañar y seducir a su hija de nuevo, aun así también se le da la paternidad de Melínoe a Hades en algunas versiones [28]​ y la Suda indica que Macaria era hija de Hades, aunque sin mencionar quien era su madre (aunque suele asumirse que es Perséfone).[29]​. Por último, en la tradición órfica se indica que las Euménides eran hijas de Hades y Perséfone al ser deidades del inframundo.[30]

Perséfone en el cultoEditar

 
Relieve del siglo V a. C. procedente del Eleusis con la representación de Deméter, Perséfone y Triptolemo.

¿Una divinidad pre-griega?Editar

Muchos investigadores modernos han tratado de argumentar que el culto a Perséfone fue una continuación de la adoración que ya se le profesaba en el Neolítico o en la civilización minoica. Entre los clasicistas, esta tesis ha sido defendida por Günter Zuntz[31]​ y cautamente incluida por Walter Burkert en su definitivo libro La religión griega.

El mitólogo Károly Kerényi ha vinculado a Perséfone con Ariadna, y ha sugerido su identificación con la anónima «señora del laberinto» de Cnosos.[32]

En una tablilla de griego micénico en Lineal B de Pilos, datada entre 1400 y 1200 a. C. (PY Tn 316), John Chadwick encuentra el nombre (como pe-re-*82 o pe-re-swa) de una diosa *Presa que podría ser identificada con la oceánide Perseis, hija de Océano, y sugiere una posible conexión con el primer elemento del nombre "Perséfone".[33][34][35]

Culto a Perséfone en la Antigua Grecia y sus coloniasEditar

Inspirados por James Frazer, Jane Ellen Harrison y los mitólogos modernos, algunos investigadores han etiquetado a Perséfone como una deidad de vida, muerte y resurrección.

En todo caso, pueden distinguirse dos facetas diferentes del culto a Perséfone en la Antigua Grecia. Uno de ellos, dentro del culto a «las dos diosas» compartido con su madre, Deméter, particularmente destacado en los misterios eleusinos celebrados en la región del Ática. Los ritos que se celebraban en este lugar eran, en parte, secretos. Hay testimonios de que entre ellos se celebraban actos sagrados en recuerdo del mito del rapto de Perséfone, su búsqueda y su reencuentro con su madre.[36]​ En otras muchas ciudades de la Antigua Grecia —y también en las colonias griegas que existían a lo largo del mar Mediterráneo— existían santuarios donde se adoraban conjuntamente a Deméter y a Perséfone (habitualmente bajo el nombre alternativo de Core), aunque también existían algunos templos dedicados específicamente a Perséfone. Los festivales de las Tesmoforias eran dedicados conjuntamente a las dos diosas. Por otra parte, en el santuario de Deméter y Core del Acrocorinto, en concreto, se encontraron gran cantidad de exvotos que indican un culto de carácter agrícola en el que las mujeres y los campesinos tenían un papel importante, y no solo para solicitar ayuda a las diosas en las tareas cotidianas sino que además les expresaban sus deseos personales a través de las llamadas tablillas de maldición.[37]

Especialmente importante era su culto en diferentes lugares de la isla de Sicilia. En honor a ella se celebraba la festividad de las Antesforias.[38]​ La tradición decía que en esta isla ambas diosas habían nacido, se había producido el rapto de Perséfone y que los cereales habían sido obtenidos allí por vez primera.[39]

La otra faceta de su culto es como divinidad del Inframundo o Reina de los muertos. En este sentido, sobre todo a partir del siglo IV a. C. es cuando Perséfone se evoca a menudo en epigramas que aparecen en inscripciones epigráficas y laminillas de oro funerarias.[40]

Entre los santuarios dedicados a Perséfone, uno de los más destacados era el de Locros Epicefirios, en el sur de Italia. Las representaciones iconográficas en pinakes encontrados en esta área muestran que en este santuario se otorgaba a esta divinidad una función protectora de las mujeres, los niños y el matrimonio.[41]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Liddell, H. G. y R. Scott, A Greek-English Lexicon s.v.
  2. Homero, Odisea X,494.
  3. Nilsson, M. P. (1967), Die Geschichte der Griechische Religion, vol. I, C.F. Beck Verlag, p. 474.
  4. Platón, Crátilo 404-D.
  5. Beekes, R. S. P., Etymological Dictionary of Greek, Brill, 2009, p. 1179.
  6. Smith, «Perse'phone.»
  7. Kerényi (1960).
  8. Apolodoro, Biblioteca mitológica I,3,1.
  9. a b c Ovidio, Fastos IV,419-618.
  10. Himno homérico II, a Deméter 8.
  11. Himno homérico II, a Deméter 52.
  12. Himno homérico II, a Deméter 78.
  13. Ovidio, Las metamorfosis V,465.
  14. a b Apolodoro, Biblioteca mitológica I,5,3.
  15. Himno homérico II, a Deméter 360-470.
  16. Ovidio, Las metamorfosis V,555.
  17. Himno homérico II, a Deméter 473.
  18. Antonio Ruiz de Elvira, Mitología clásica, p.69, Madrid:Gredos, 2000, ISBN 84-249-0204-1.
  19. Grupo Tempe, Los dioses del Olimpo, p. 178. Madrid: Alianza, 1998, ISBN 84-206-3648-7.
  20. Diodoro Sículo V,2.
  21. Ovidio, Las metamorfosis X, 1 - 85.
  22. Estrabón VIII,3,14.
  23. Apolodoro, Biblioteca mitológica, epítome I,23-24.
  24. Apolodoro, Biblioteca mitológica II,5,12.
  25. Higino, Astronomía poética II,7.
  26. Apolodoro, Biblioteca mitológica II,14,4.
  27. Esquilo, fragmento 124.
  28. Himnos órficos, LXX.
  29. Suda, voz Μακαρία.
  30. Hieros logos: «La teogonía de las Rapsodias», p.181, Madrid, editorial Akal, 2003.
  31. Zuntz (1973).
  32. Karl Kerényi, Dionisios, raíz de la vida indestructible, p.83, Barcelona: Herder (2011), ISBN 978-84-254-2842-5.
  33. Raymoure, K.A. «pe-re-*82». Minoan Linear A & Mycenaean Linear B. Deaditerranean.  «PY 316 Tn (44)». DĀMOS: Database of Mycenaean at Oslo. Universidad de Oslo. 
  34. Chadwick, John (1976). The Mycenaean World. Cambridge, UK: Cambridge University Press. p. 95. ISBN 0-521-29037-6.  En Google Books.
  35. Comentarios sobre la diosa pe-re-*82 de la tablilla de Pilos Tn 316, reconstruida provisionalmente como *Preswa
    ”It is tempting to see... the classical Perse... daughter of Oceanus...; whether it may be further identified with the first element of Persephone is only speculative.” John Chadwick. Documents in Mycenean Greek. Segunda edición.
  36. Castro Jiménez (2002), pp.139-140.
  37. Mariana Figueiredo Virgolino, O Santuário de Deméter e Core em Acrocorinto: um lugar antropológico, p.84, en revista Plêthos, Vol. 1, (2011) (en portugués).
  38. Diccionario Griego-Español en línea, voz Ἀνθεσφόρια
  39. Cicerón, Verrinas II,IV,48.
  40. Marta González González, Soberana del Hades. Perséfone en la epigrafía funeraria y en la láminas áureas, p.324, en revista Humanitas n.º 66 (2014), pp. 323‑347.
  41. Mirella Romero Recio, La presencia femenina en el proceso colonial griego, p.257, en revista Kolaios n.º 4 (1995), pp. 253-264.

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar