Abrir menú principal
Representación del sexo anal entre Adriano y Antínoo, de Paul Avril

Lo que hacen el Froco y Montes

Las prácticas sexuales gay (homosexuales) refieren a todo acto, costumbre, convención o actividad que forme parte del desenvolvimiento sexual en las relaciones homosexuales, entre las cuales se encuentran tanto las de los «hombres que tienen relaciones sexuales con hombres» (HSH), como cualquier otra manifestación de la relación sexual homosexual (no solo aplicable a las relaciones entre hombres, sino también las que se dan entre mujeres). Estas son indistintas a la orientación sexual, identidad sexual o incluso al sexo biológico del individuo, siendo la expresión sexual, la única característica decisiva.

Estadísticas y prácticasEditar

Los resultados del Informe Kinsey afirman que el 37% de los sujetos masculinos expuestos al estudio han tenido al menos una experiencia homosexual.

Como preludio a estos procederes se puede llevar a cabo juego sexual, aunque no necesariamente, que pueden incluir la estimulación mutua de zonas erógenas como los pezones y las nalgas.

Entre estas prácticas se encuentra, principalmente, el sexo anal, que puede incluir diversas variantes como la clismafilia, el fisting, el creampie ó el A2M. El fingering, el masaje prostático, ó el uso de cuentas anales. Respecto al sexo sin penetración, va desde el magreo, la masturbación mutua, el handjob, el footjob, y la masturbación anal; varias formas de sexo oral masculino, comúnmente la felación, con ó sin cachetada turca, que puede llegar a garganta profunda, e incluir la snowballing ó la bukkake, ó llegar al collar de perlas, ó a un facial; pero también, por ejemplo, "el teabagging" (chupar los testículos) y/o el annilingus (coloquialmente llamado "el beso negro") que puede llegar a facesitting, e incluir el felching. También podría incluir el Dirty Sánchez y hasta la coprofagia en medio de la coprofilia; puede darse la urolagnia (coloquialmente llamada "lluvia dorada"). Otra práctica es el handjob, el footjob y también la masturbación mutua. Además, existen prácticas tales como el frottage, el cual incluye formas como el frot (una práctica que implica el contacto directo entre penes) o el "docking" (la introducción del pene de un hombre en el prepucio de otro). Así como el sexo intercrural.

Al principio de estas actividads ó en paralelo se llega a practicar el beso francés, y posiblemente llegar a la sugilación. Puede llegarse a dar en todas estas prácticas un trío de hombres, en un ámbito de triolismo, donde incluso se puede llegar a dar el sexo grupal con diversas prácticas tales como el juego de la galleta.

El "cancaneo homosexual" más que una práctica exhibicionista es un fenómeno relacionado con encontrar un compañero sexual de forma anónima, discreta y sin ataduras, en lugares públicos pero lejos de las miradas extrañas. Además es un fenómeno antiguo, existen registros históricos que hablan sobre esta practica en la antigua Roma. Los baños públicos son mencionados como lugares para encontrar compañeros sexuales.

Juvenal narra como los hombres se rascaban la cabeza con un dedo para identificarse ante los demás.También se cita que había hombres que buscaban marineros en las proximidades del distrito cercano al Tíber.

Riesgos a la saludEditar

Los riesgos para la salud de estas acciones son diversos, y van desde moderados a altos, dependiendo de la práctica, la manera y el contexto en que se realiza.

MecánicosEditar

Los riesgos para la salud mecánicos son poco frecuentes, pero pueden ser tales como la torsión testicular; orquitis; fractura del pene; absceso perianal que puede acarrear una fístula anal; fisura anal; desgarres en alguno de los dos esfínteres anales; pequeñas heridas hasta mutilaciones parciales o totales por apasionadas mordeduras; trombosis con ocasión de un coágulo producido por anillos en el pene para prolongar su erección; al penetrar pequeños objetos como tubos, la sangre se puede retener, generando hinchazón del pene y por ende que éste quede atrapado, generando riesgo de gangrena, necrosis y la consiguiente cirugía de mutilación sexual. Otro de los riesgos es que algún objeto utilizado a manera de juguete sexual se quede atrapado dentro del recto.

InfectocontagiososEditar

El riesgo a la salud más común de estas prácticas son las diversas infecciones que se pueden adquirir, entre ellas las Infecciones de transmisión sexual y/ó distintos contagios, tales como la angina de Vincent; uretritis; la sarna; el tricomoniasis; herpes; las diferentes hepatitis; el chancroide; la pthirus pubis; la gonorrea; el linfogranuloma venéreo; la giardiasis; verrugas genitales en ano o pene, desencadenanado hasta cáncer de pene o el cáncer anal; el granuloma inguinal; la ataxia locomotriz; la sífilis; ó el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH).

Véase tambiénEditar

Desarrollo psicosexual