Abrir menú principal

Religión en América Latina

Identidad religiosa en América Latina (Latinobarómetro 2017)[1]
Identidad religiosa de la población adulta de la región Porcentaje
Católico
  
60 %
Protestante
  
19 %
Sin afiliación (ateos, agnósticos o sin religión)
  
17 %
Otras/NS/NR
  
4 %
Identidad religiosa en América Latina (Pew Research Center 2014)[2]
Identidad religiosa de la población adulta de la región Porcentaje
Católico
  
69 %
Protestante
  
19 %
Sin afiliación (ateos, agnósticos o sin religión)
  
8 %
Otras
  
4 %
Identidad religiosa en América Latina (Latinobarómetro 2013)[3]
Identidad religiosa de la población adulta de la región Porcentaje
Católico
  
67 %
Protestante
  
18 %
Sin afiliación (ateos, agnósticos o sin religión)
  
10 %
Otras/NS/NR
  
5 %

La religión en América Latina es mayoritariamente cristiana, principalmente católica, pero el protestantismo se está expandiendo durante los últimos años. En general, la religión es un factor cultural importante en diversos países latinoamericanos.

De acuerdo a un estudio publicado en 2018 por la Corporación Latinobarómetro, los países donde más del 50 % de su población se declaran católicos son Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Paraguay, Perú, y Venezuela. En Chile y Uruguay, sin embargo, se evidencia un proceso de secularización acentuado ya que el porcentaje de personas que se declaran ateas, agnósticas o sin religión alcanza aproximadamente el 40 %, rivalizando con la porción que se identifica como católica.[1]​ Al mismo tiempo, los países donde menos del 50 % son católicos, pero más del 40 % se declaran evangélicos son Guatemala, Honduras y Nicaragua.[1]

En general, los altos niveles de participación religiosa son más comunes en América Central. Hay una tendencia mayor a que los protestantes, en comparación con los católicos, oren diariamente, asistan a servicios religiosos al menos una vez a la semana y consideren que la religión es muy importante en su vida. Argentina, Chile y Uruguay son los tres países de la región donde existe la más baja práctica religiosa, el menor porcentaje que considera muy importante la religión, los que menos oran, leen la Biblia u otros textos religiosos o asisten a servicios religiosos. Además, son los países donde un menor porcentaje dona sus ingresos a la iglesia y aquellos que menos adhieren a la práctica del ayuno durante periodos sagrados.[3][4]

CatolicismoEditar

 
La Virgen de Guadalupe es un ícono muy valorado por los católicos mexicanos.
 
El dios Pascual Abaj, en una colina en las afueras de la localidad de Chichicastenango (Guatemala). Sus ritos son una forma de catolicismo sincrético.

La Iglesia católica fue insertada por los conquistadores españoles y portugueses, y fue la única religión permitida. Los habitantes originales de América fueron obligados a abandonar sus culturas prehispánicas.[cita requerida]

Históricamente la iglesia católica ha sido una institución poderosa, conservadora y privilegiada, ligada estrechamente al Estado desde la época colonial hasta el siglo XIX, era la institución más grande durante el período colonial. Estuvo a cargo de la educación y fue dueña de todas las escuelas y universidades.[cita requerida]

Sincretismo católico con las tradiciones prehispánicasEditar

Después de independizarse de los españoles, la población nativa tuvo una forma de catolicismo, llamado catolicismo prehispánico, que está fusionado sincréticamente con cultos de antepasados. Se halla especialmente entre los indígenas mesoamericanos y andinos y los afroamericanos caribeños y brasileños.[cita requerida]

ProtestantismoEditar

 
Iglesia Presbiteriana Central en Santiago de Chile, de la Iglesia Presbiteriana de Chile, inaugurada en 1868.

El protestantismo es la mayor minoría no católica de América Latina. Cerca del 25 % de los habitantes son adeptos a este cristianismo y viene creciendo en las últimas décadas. Dentro del protestantismo, el pentecostalismo es la denominación más grande entre todas, e influye mucho en países como Guatemala, Colombia, México, El Salvador, Panamá, Honduras, Nicaragua, Venezuela, Brasil y República Dominicana (En Guatemala y México hay minorías importantes de presbiterianos).[5]​ En países como Argentina, el pentecostalismo cada vez más atrae a las clases medias.[6]​ El metodismo influye mucho en Chile, Uruguay, Costa Rica y Argentina. En estos países hay minorías importantes de luteranos. La iglesia adventista del séptimo día tiene importancia en Costa Rica, México y Chile.[cita requerida] En países como Perú, Colombia, Ecuador y Bolivia están creciendo iglesias protestantes indígenas donde incluyen biblias y textos en idioma quechua.[cita requerida]

Otras creenciasEditar

Dentro de ellas entran las religiones indígenas, el budismo, el judaísmo, el islamismo, el mormonismo, la santería (los santeros) y otros. Las religiones indígenas componen un importante número en países donde la población indígena es significante, como México, Guatemala, Perú, Bolivia y Ecuador, por otro lado la Santería, el Vodoo y las religiones afroamericanas puras no introducidas al cristianismo están muy presentes en Brasil, Colombia, Venezuela, Panamá y todo el Caribe latino.[cita requerida] Las comunidades judías son representativas en Argentina, Chile y Uruguay, también hay otras comunidades en Brasil, México, Colombia, Panamá y Guatemala, así como el resto. Los musulmanes componen cerca del 1% de la población latinoamericana concentrándose principalmente en México, Colombia, Argentina, Panamá, Honduras y El Salvador. La comunidad de religión budista es únicamente significativa en Costa Rica, Panamá y México.[cita requerida] En este grupo de "otras religiones", también se incluyen a los "otros cristianos marginales" (no católico ni protestantes), la secta cristiana marginal más importante es la mormona, teniendo comunidades significativas en todos los países latinoamericanos (en especial en México, El Salvador, Colombia, Perú, Argentina y Chile), los testigos de Jehová poseen principales comunidades en México, Colombia, Panamá, Brasil y Ecuador, los adventistas poseen comunidades en Perú, Colombia y Venezuela, los ortodoxos son numerosos en Argentina, México y Guatemala. En la región también están presentes otro tipo de comunidades religiosas en cada país, como consecuencia de la migración de otros continentes a América Latina[cita requerida].

IrreligiónEditar

Pese a que casi la totalidad la población latinoamericana es religiosa, entre un 8 % y 15 % de la población se declaran ateos, agnósticos o sin religión. Casos especiales son Chile y Uruguay. En Chile entre un 33 y 38% de la población asegura ser ateo o agnóstico. En Uruguay existe un alto grado de gente atea o sin religión que rondan entre 40 y 50%,[1]​ mientras que en Argentina y Republicana Dominicana poseen entre un 10 y 15% de personas no religiosas. Pese a que el istmo centroamericano es el más practicante y más devocionario a la religión, las encuestas han encontrado que en casi todos esos países más de un 10% no tiene identificación religiosa (en especial El Salvador y Nicaragua). Los países con menos proporción de gente atea o no religiosa son Ecuador, Panamá, Bolivia, Perú, Haití y Paraguay. El país más ateo y menos religioso de todos es Cuba, donde más de la mitad no es religioso, sin embargo se debe a la influencia impuesta del comunismo en la sociedad que durante mucho tiempo prohibió la religión pública.[cita requerida]

Afiliación religiosa por paísEditar

Según datos de 2017 publicados en enero de 2018 por la Corporación Latinobarómetro se observan grandes cambios, con respecto al informe de 2013, en la cantidad de ciudadanos que declaran pertenecer a una religión u otra. En 2017 hay siete países de la región donde la religión católica no es dominante, cifras por debajo del 50 % (Chile, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, República Dominicana y Uruguay), en 2013 eran cuatro (Nicaragua, Honduras, Guatemala y Uruguay).[3]​ Los países más seculares de la región son Chile y Uruguay, donde un 38 % y 41 % respectivamente, declara ser agnóstico, ateo o no pertenecer a ninguna religión. La encuesta de opinión pública representa la población mayor de 18 años en 18 países de América Latina.[1]

De acuerdo al estudio titulado “Religión en América Latina: Cambio generalizado en una región históricamente católica”, publicado en 2014 por Pew Research Center, el catolicismo sigue siendo la religión mayoritaria en muchos países de América Latina. Los católicos constituyen una mayoría abrumadora de la población adulta en nueve de los países encuestados: Paraguay, México, Colombia, Ecuador, Bolivia, Perú, Venezuela, Argentina y Panamá. Sin embargo, incluso en estos países fuertemente católicos, los protestantes constituyen una minoría significativa de la población de cada país. Los católicos constituyen entre más de la mitad y aproximadamente dos tercios de la población en cinco de los países encuestados: Chile, Costa Rica, Brasil, República Dominicana y Puerto Rico. En tres países centroamericanos –El Salvador, Guatemala y Nicaragua– alrededor de la mitad de la población es católica, mientras que aproximadamente cuatro de cada diez adultos se describen a sí mismos como protestantes. Uruguay es el único país encuestado donde el porcentaje de adultos que dicen no tener afiliación religiosa (37%) rivaliza con la porción que se identifica como católica (42%).[2]

Religión en América Latina* (Pew Research Center 2014)[2]
País Católico Protestante* Sin afiliación Otro
  Paraguay 89% 7% 1% 2%
  México 81% 9% 7% 4%
  Colombia 79% 13% 6% 2%
  Ecuador 79% 13% 5% 3%
  Bolivia 77% 16% 4% 3%
  Perú 76% 17% 4% 3%
  Venezuela 73% 17% 7% 4%
  Argentina 71% 15% 11% 3%
  Panamá 70% 19% 7% 4%
  Chile 64% 17% 16% 3%
  Costa Rica 62% 25% 9% 4%
  Brasil 61% 26% 8% 5%
  República Dominicana 57% 23% 18% 2%
  Puerto Rico 56% 33% 8% 2%
  El Salvador 50% 36% 12% 3%
  Guatemala 50% 41% 6% 3%
  Nicaragua 50% 40% 7% 4%
  Honduras 46% 41% 10% 2%
  Uruguay 42% 15% 37% 6%
Religión en América Latina (Latinobarómetro 2017)[1][3]
País Católicos Evangélicos Sin religión Otras NS/NC
  Paraguay 89% 5% 4% 2% 0%
  México 80% 5% 11% 3% 1%
  Ecuador 77% 14% 7% 1% 1%
  Perú 74% 12% 8% 5% 1%
  Colombia 73% 14% 11% 2% 1%
  Bolivia 73% 20% 4% 4% 1%
  Venezuela 67% 18% 13% 2% 0%
  Argentina 66% 10% 21% 3% 0%
  Costa Rica 57% 25% 15% 2% 1%
  Panamá 55% 24% 16% 1% 4%
  Brasil 54% 27% 14% 5% 1%
  República Dominicana 48% 21% 28% 2% 1%
  Chile 45% 11% 38% 4% 2%
  Guatemala 43% 41% 13% 2% 1%
  Nicaragua 40% 32% 25% 3% 1%
  El Salvador 39% 28% 30% 2% 1%
  Uruguay 38% 7% 41% 14% 1%
  Honduras 37% 39% 21% 2% 1%

Compromiso y práctica religiosaEditar

La mayoría de los países encuestados dicen que la religión es muy importante en sus vidas, siendo las excepciones México (44%), Argentina (43%), Chile (41%) y Uruguay (28%). La frecuencia con la que los latinoamericanos asisten a servicios religiosos varía en toda la región. En la mayoría de los países centroamericanos, aproximadamente la mitad o más dicen que participan en servicios de adoración al menos una vez a la semana. Por el contrario, un bajo porcentaje de los encuestados lo afirman en Argentina (20%), Chile (19%) y Uruguay (13%), donde también existe las más baja frecuencias en leer o escuchar las Escrituras fuera de los servicios religiosos.[4]

En toda América Latina, la oración es una característica habitual de la vida cotidiana. La mayoría de los países encuestados informan que oran al menos una vez al día, siendo los que más lo hacen en Guatemala (82%), Paraguay (82%), Honduras (78%), Costa Rica (78%), El Salvador (77%) y Nicaragua (75%).[4]​ En general, menos de la mitad en la mayoría de los países dicen que diezman, incluyendo solo uno de cada diez uruguayos (11%) y uno de cada cinco adultos en Argentina (19%) y Chile (19%). Pero más de cuatro de cada diez encuestados en Nicaragua (46%), Guatemala (46%) y Brasil (43%) dicen que dan un porcentaje de sus ingresos a la iglesia. En la mayoría de los países encuestados, al menos una cuarta parte de los encuestados informan que ayunan durante períodos sagrados, como la Cuaresma.[4]

De acuerdo al estudio de la Corporación Latinobarómetro publicado en 2014, los países con más evangélicos tienen más altos niveles de práctica religiosa que los países con más católicos. Chile y Uruguay son los dos países con la más baja práctica religiosa de la región. En Chile la caída de la práctica religiosa se produce abruptamente en los últimos años especialmente entre los católicos de 41% en 2010 a 38% en 2011 y 27% en 2013.[3]

Compromiso y práctica religiosa en América Latina[4][3][2]
País Práctica religiosa[nota 1] Importancia de la religión[nota 2] Asistencia servicio religioso[nota 3] Oración diaria[nota 4] Lectura de escrituras[nota 5] Diezmo[nota 6] Ayuno durante la Cuaresma[nota 7]
  Argentina 35% 43% 20% 40% 14% 19% 26%
  Bolivia 39% 71% 41% 55% 23% 41% 47%
  Brasil 67% 72% 45% 61% 29% 43% 34%
  Chile 27% 41% 19% 38% 12% 19% 16%
  Colombia 55% 77% 50% 73% 33% 41% 31%
  Costa Rica 50% 75% 51% 78% 38% 34% 34%
  Ecuador 53% 76% 38% 63% 22% 23% 29%
  El Salvador 71% 85% 61% 77% 57% 36% 38%
  Guatemala 69% 89% 74% 82% 52% 46% 50%
  Honduras 61% 90% 64% 78% 49% 39% 40%
  Nicaragua 67% 88% 55% 75% 57% 46% 46%
  México 51% 44% 45% 40% 15% 34% 46%
  Panamá 63% 61% 48% 69% 37% 29% 51%
  Paraguay 52% 55% 32% 82% 24% 26% 45%
  Perú 43% 72% 35% 51% 23% 22% 30%
  Puerto Rico - 76% 47% 67% 29% 28% 35%
  República Dominicana 64% 78% 48% 74% 55% 26% 36%
  Uruguay 33% 28% 13% 29% 15% 11% 14%
  Venezuela 39% 66% 26% 47% 20% 27% 26%
  1. Porcentaje de quienes dicen que se consideran "Muy practicante/Practicante"[3]
  2. Porcentaje de quienes dicen que la religión es muy importante en sus vidas
  3. Porcentaje de quienes dicen que asisten a servicios religiosos al menos una vez a la semana
  4. Porcentaje de quienes dicen que rezan al menos una vez al día fuera de los servicios religiosos
  5. Porcentaje de quienes dicen que leen o escuchan las Escrituras al menos semanalmente fuera de los servicios religiosos
  6. Porcentaje de quienes dicen dar un porcentaje determinado de sus ingresos a su iglesia
  7. Porcentaje de quienes dicen que evitan comer durante ciertos períodos durante los tiempos santos como la Cuaresma

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. a b c d e f «El Papa Francisco y la religión en Chile y América Latina 1995 - 2017». LATINOBARÓMETRO. Enero de 2018. Consultado el 12 de enero de 2018. 
  2. a b c d «Religión en América Latina: Cambio generalizado en una región históricamente católica». Pew Research Center. 13 de noviembre de 2014. Consultado el 21 de septiembre de 2017. 
  3. a b c d e f g «Las religiones en tiempos del Papa Francisco». Corporación Latinobarómetro. 16 de abril de 2014. Consultado el 16 de septiembre de 2017. 
  4. a b c d e «Religion in Latin America: Religious Commitment and Practice». Pew Research Center (en inglés). 13 de noviembre de 2014. Consultado el 3 de noviembre de 2017. 
  5. Anderson, Alan (2011). An introduction to Pentecostalism : global charismatic Christianity. Cambridge: Cambridge University Press. ISBN 0521532809. 
  6. Koehrsen, Jens (2016). Middle class pentecostalism in Argentina: inappropriate spirits. Boston: Brill. ISBN 9789004298453.