Acinonyx jubatus

especie de mamíferos

El guepardo (Acinonyx jubatus)[1]​ es una especie de mamífero carnívoro de la familia de los félidos. Es el único representante vivo del género Acinonyx. Caza gracias a su vista y a su gran velocidad. Es el animal terrestre más veloz, ya que alcanza una velocidad punta de 29 m/s (104 km/h) a lo largo de un recorrido de 201,2 m.[4]​ Las hembras pueden tener hasta cinco cachorros por camada. Su presa principal es la gacela de Thomson.

 
Guepardo
Rango temporal: Pleistoceno-Reciente
Estado de conservación
Vulnerable (VU)
Vulnerable (UICN 3.1)[1]
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Carnivora
Suborden: Feliformia
Familia: Felidae
Subfamilia: Felinae
Género: Acinonyx
Especie: A. jubatus
Schreber, 1775
Distribución
Distribución del guepardo
Distribución del guepardo
      Presencia histórica

      Presencia posible       Presencia media

      Presencia elevada
Distribución en África (basada en los datos del Zoológico de San Diego)[2]​
Distribución en África (basada en los datos del Zoológico de San Diego)[2]
Subespecies
Véase el texto
Sinonimia
  • Felis jubata Schreber, 1775[3]
  • Felis guttata Hermann, 1804
  • Acinonyx rex Pocock, 1927
  • Acinonyx venator Brookes, 1828

El guepardo es uno de los felinos que tienen mayor riesgo a desaparecer puesto que sus cifras se han reducido a más del 50% en los últimos veinticinco años y su hábitat ha desaparecido un 90%. En el año 2020 se estimó que quedaban menos de siete mil guepardos en libertad.[5]

Descripción editar

 
Vistas lateral, dorsal y ventral de un cráneo y lateral de una mandíbula de guepardo.

Es un felino de gran tamaño: mide entre 110 y 150 cm de longitud, a lo cual hay que añadir una cola de entre 55 a 80 cm.[6]​ Su altura a la cruz es de 74 a 90 cm y pesa entre 35 y 60 kg: los machos son de un tamaño ligeramente mayor que las hembras.[6]

El guepardo posee una anatomía especializada para la carrera. Sus pasajes nasales son muy amplios para absorber más oxígeno y ayudar a enfriar el cuerpo y cabeza manteniendo la nariz fría.[7]​ Además, posee una larga cola, que puede alcanzar la mitad de la longitud de su cuerpo, lo cual le da estabilidad en la persecución. Sus garras son semi-retráctiles, a diferencia de las de los demás félidos, las cuales son completamente retráctiles: esta característica mejora su tracción en altas velocidades. Sus huesos de las extremidades son remarcablemente alargados en general, pero con la tibia y el radio siendo ligeramente más largos que el fémur y el húmero (Ayudando a extender la zancada y a moverse velozmente), y aun así, éstos son fuertes para poder soportar las fuerzas de reacción del suelo al moverse velozmente.[8][7][9][10]​ La mayor parte de su masa muscular locomotora se concentra cerca del cuerpo y se va reduciendo a medida que nos vamos acercando a las muñecas y tobillos.[7]​El guepardo tiene más musculosas las extremidades posteriores en comparación a las anteriores.[7][11][9]​ La región lumbar es relativamente larga y musculosa, lo cual le da la flexibilidad a su espalda para ayudarle a extender más la zancada.[7][9]​ El calcáneo es largo, lo cual le ayuda a generar más torque sobre la articulación del tobillo.[9]​La concentración de fibras musculares tipo IIx es más alta en el guepardo que en otras especies de mamíferos, incluidos otros félidos.[7]​La mandíbula y el maxilar son cortos, lo cual reduce el peso de la cabeza sin comprometer la fuerza de mordida, aunque los dientes están reducidos en comparación a otros félidos.[7]

Como cualquier otro félido, los guepardos poseen fibras musculares relativamente más potentes que las de otros grupos animales y que las fibras musculares de atletas humanos.[12][13]​Al igual que con otros félidos, a los guepardos se les han encontrado genes seleccionados de forma positiva, relacionados a un mayor desarrollo óseo y mineralización, fibras musculares de propiedades contráctiles superiores, crecimiento y trayectoria de axones, y síntesis de hormonas esteroides.[14]​En el caso particular de los guepardos, se han encontrado genes seleccionados positivamente, relacionados con respuestas fisiológicas y bioquímicas mejoradas ante el estrés.[15]

Cuando nace, la cría tiene una abundante melena clara sobre el dorso, en contraste con la mayoría de los felinos. Este es un mecanismo evolutivo que hace que se puedan camuflar con el entorno en una edad en la que el animal es extremadamente vulnerable, teniendo en cuenta que los principales rivales de caza del guepardo (leones y hienas principalmente) matarán a una cría de guepardo si se encuentran con ella,aprovechando su fragilidad, de cara a eliminar a un futuro rival.

El guepardo es el animal terrestre más veloz del mundo en distancias cortas: corre a una velocidad máxima de entre 29 m/s (104  km/h)(Puede pasar de 0 a 97 km/h en 3 segundos o menos),[4][16]​ aunque, si no alcanza su presa en menos de unos 400 metros, abandona la persecución.[17]​ Debe hacerlo pues sus características físicas no le permiten tener una resistencia que usualmente vaya más allá de esta distancia, especialmente debido al sobrecalentamiento de su cuerpo. Si el intento de caza ha sido exitoso, deberá buscar de inmediato una zona con sombra a la que llevar a su presa, para evitar a los carroñeros como hienas manchadas.

No es un animal especialmente social y suele ser solitario. Sin embargo, no es extraño encontrar pequeñas manadas compuestas por hasta 5 o 6 guepardos, estas suelen ser las que tienen mayores posibilidades de sobrevivir al colaborar en la caza.

A pesar de ser un depredador, es un animal especialmente vulnerable, lo que conlleva que tan solo 1 de cada 10 guepardos recién nacidos lleguen a la etapa adulta.

Etimología editar

El nombre guepardo (guépard en francés, ghepardo en italiano y Gepard en alemán) proviene del griego γατόπαρδος gatopardos y del latín medieval gattus pardus, con el significado de «gato leopardo».

Filogenia y evolución editar

El linaje del Puma de la familia Felidae, mostrado junto con los géneros más próximamente relacionados[18]
linaje del lince

Lynx

Linaje del puma
Acinonyx

Acinonyx jubatus  
(Guepardo)

Puma

Puma concolor  
(Puma concolor)

Herpailurus 

Herpailurus yagouaroundi  
(Jaguarundi)

Linaje del gato doméstico

Felis

Linaje del leopardo

Otocolobus

Prionailurus

Los parientes más cercanos del guepardo son el puma (Puma concolor) y el jaguarundi (Herpailurus yagouaroundi).[19]​ Juntos, estas tres especies forman el linaje Puma, uno de los ocho linajes de los felinos existentes; el linaje Puma divergió del resto hace 6.7 Ma. El grupo hermano (cladística) del linaje del Puma es un clado de los gatos pequeños del Viejo Mundo que incluye los géneros Felis, Otocolobus y Prionailurus.[18]

Las tres especies del linaje Puma pueden haber tenido un ancestro común durante el Mioceno (aproximadamente 8.25 Ma).[20][21]​ Algunos sugieren que los guepardos norteamericanos posiblemente migraron a Asia a través del estrecho de Bering, entonces se dispersaron hacia el sur a África a través de Eurasia al menos 100.000 años atrás;[22][23][24]​ algunos autores han expresado dudas sobre la ocurrencia de gatos similares a los guepardos en Norteamérica, y en su lugar suponen que los guepardos modernos han evolucionado de poblaciones asiáticas que eventualmente se extendieron a África.[25][26]

Se cree que los guepardos han sufrido dos cuellos de botella genéticos que redujeron significativamente la variabilidad genética de las poblaciones—una 100,000 años atrás (algunos la han correlacionado a una migración de Norteamérica a Asia), y la segunda 10.000–12.000 años atrás en África (posiblemente por el evento de extinción del Cuaternario).[23][27][28]​ Según los estudios genéticos más recientes, su reproducción en aquella época se produjo desde un grupo muy reducido, lo que en la actualidad les concede a todos un mapa genético muy parecido.[29]

El guepardo tiene un registro fósil que se extiende por Norteamérica, Europa y Asia.[30]

Comportamiento de caza editar

El guepardo es un cazador diurno, el cual se aprovecha tanto de su sigilo como de su piel moteada que le permite camuflarse con la vegetación cercana. Una vez llega el momento indicado, el felino correrá a hacía su presa para abatirla. Sin embargo, debido al gran desgaste de energía que dicha persecución tiene, estas duran menos de 1 minuto.[31]

Acostumbrado a que los carroñeros de mayor envergadura o fuerza (como la hiena, el león, el leopardo) o incluso el babuino, le roben las piezas que caza, el guepardo se ha habituado a cazar en las horas centrales del día, cuando los otros depredadores duermen. Su estructura física adaptada a la velocidad limita su capacidad de lucha y defensa, ya que su cuerpo es esbelto y fino a expensas de una musculatura potente y la fuerza en sus zarpas lo limitan al momento de enfrentarse a un oponente con dotes más defensivas. Así, es probable que el guepardo sufra una fatal derrota. Por este motivo se retira antes de que esto suceda y de este modo evita ser herido. A la hora de cazar, evita también la presencia de los turistas, que, en otros momentos menos calurosos del día, suelen estorbar con su curiosidad en el momento decisivo de la caza. El calor hará más corta su carrera, y luego todavía tendrá que arrastrar la presa hasta un escondite a la sombra donde quede a salvo de los demás.

Tiene una vista privilegiada, que aprovecha para observar a sus víctimas desde la distancia, tumbado en un promontorio o subiéndose a un árbol. Es paciente y tranquilo: sabe escoger su presa y esperar el momento adecuado.

 
Guepardo corriendo.

El guepardo no se precipita durante la caza. Otros depredadores, como el león cuando está hambriento, desperdician energías corriendo sin mucho tino detrás de las presas. El guepardo, en cambio, espera. Y cuando finalmente empieza a correr, acierta en la mayoría de las ocasiones. Su tasa de éxito se ha estimado en un 53.5 %, frente al 17 % que consigue un león acechando sigilosamente, al cazar ambos gacelas de Thomson adultas.[32]​ El guepardo logra entre 150 y 300 presas anuales, frente a las 30 o 40 que consigue el león.[33]

A diferencia del resto de los felinos, sus uñas son parcialmente retráctiles, y le sirven para aumentar la tracción.[7]​ Puede alcanzar velocidades de 29 metros por segundo o 104 kilómetros por hora, pero su formidable carrera raramente se mantiene más de 400 m.[4][17]​ Se ha puesto en duda velocidades en los guepardos de 114 kilómetros por hora, debido más que todo a un método de medición defectuoso.[17]​ La velocidad más usual del guepardo durante una cacería se ha estimado en 80 kilómetros por hora.

Los guepardos tienen una extraordinaria aceleración. En línea recta, pueden aumentar hasta 3 m/s y disminuir hasta 4 m/s en una sola zancada. Su aceleración tangencial en línea recta al inicio de la persecución es de hasta 12 m/s², el doble que un caballo (6 m/s²) y más que un galgo (10 m/s²). Su aceleración centrípeta al girar es de 13 m/s², más del doble que un caballo (6 m/s²). [34][35]​Su velocidad máxima registrada en medio de una cacería es de 93 Km/h (25.9 m/s).[34]

Suele cazar gacelas e impalas, aunque también atrapa crías de otros mamíferos, especialmente de ñu y cebra.

Escoge la táctica de caza en función del terreno y la situación. Si el terreno le permite acercarse sigilosamente, pondrá en práctica toda su habilidad de felino para atacar desde lo más cerca posible, y aprovechar luego la desbandada para lanzarse sobre la víctima más cercana ignorando al resto.

Cuando el terreno es demasiado regular, estudiará la situación desde lejos esperando que algún adulto se retrase o buscando un ejemplar más vulnerable que el resto. Si no tiene más remedio, también puede comenzar la carrera desde lejos, manteniendo una carrera de fondo que separe del grupo a alguna hembra en gestación o a alguna cría a la que atacará enseguida.

 
Guepardo persiguiendo a una gacela de Thomson

Reproducción editar

 
Cría de guepardo.

Los guepardos son polígamos. Terminada la cría de su anterior camada, la hembra buscará uno o varios machos que la fecunden, y dará a luz una camada de entre dos y cuatro crías después de un periodo de gestación de 90 o 95 días. Las crías suelen pesar unos 300 g.

Tan pronto como la noche se lo permita, la madre trasladará a los pequeños de lugar, poniéndolos a salvo de otros depredadores como leones, leopardos, hienas y licaones. Si descubren la camada cuando la madre está cazando, no tendrán ningún problema en incorporar los pequeños a su dieta del día.

Los cachorros no serán capaces de seguir a la madre hasta las cuatro semanas de edad. Los otros animales, el frío y el hambre hacen estragos entre ellos antes de cumplir los tres meses. Solo tres de cada diez sobrevivirán a este periodo.

La hembra se ocupa de los cachorros sin que el macho la ayude en ningún momento. Para enseñarles a cazar suele capturar vivas algunas crías de gacela que luego les ofrece para despertar su instinto de cazadores. A los diez meses, los pequeños ya pueden cazar algunas piezas pequeñas.

Al cumplir un año y medio, la camada pierde todo contacto con la madre, pero siguen juntos hasta el primer celo. Entonces las hembras se separan e inician su solitaria vida. Los machos, en cambio, permanecerán juntos para cazar en grupo de manera más efectiva y defender mejor su territorio, lo cual hace que formen un fuerte vínculo entre ellos. No obstante, a veces se han observado alianzas entre machos no emparentados.

Un guepardo a la carrera.

Tiende a padecer estrés, por lo que en los zoológicos se aleja de los visitantes a las madres con crías y suelen mantenerse separados los machos y las hembras hasta el tiempo del celo.

Vocalización editar

 
Guepardo caminando en Tanzania.

El guepardo no puede rugir, a diferencia de las especies del género Panthera: emite un sonido agudo, llamado gañido (el guepardo «gaña»), muy parecido al de algunas aves, para hacer posible el encuentro con otros guepardos o con las crías, en el caso de una hembra tras la caza.

Subespecies editar

 
Guepardo real; nótese su pelaje característico.

Se reconocen 5 subespecies:[36][37]

Guepardo real editar

Durante un tiempo, se clasificó erróneamente al guepardo real como Acinonyx rex, cuando en realidad se trata de una mutación que hace que las manchas de su pelaje confluyan en bandas longitudinales y curvas. Por lo tanto, el nombre científico Acinonyx rex no es válido.[38]​ El gen recesivo debe ser heredado de ambos padres para que la característica se manifieste, siendo una de las razones por las que es tan raro.

Registro fósil editar

Los restos fósiles más antiguos de A. jubatus proceden de la Capa I de la Garganta de Olduvai, formada en el Gelasiense (Pleistoceno Inferior), cuyo techo está datado en 1,8 millones de años.[3]

Importancia económica editar

La piel de guepardo era considerada como un símbolo de estatus. Hoy, los guepardos tienen una importancia económica creciente para el ecoturismo y también se encuentran en zoológicos. Atraen también la curiosidad de los safaris fotográficos, en los cuales se reúnen a veces hasta quince grupos de personas. Esta intrusión es molesta, pero constituye una alternativa económica a la caza furtiva o al tráfico de animales.

Los guepardos son mucho menos agresivos que otros felinos grandes y pueden ser domesticados, por lo que los cachorros a veces son vendidos como animales domésticos.

Anteriormente eran cazados —incluso en la actualidad— porque muchos agricultores creen que se comen al ganado. Cuando la especie pasó a estar amenazada, se lanzaron numerosas campañas para tratar de educar a los agricultores y animarlos a conservar al guepardo. Pruebas recientes han mostrado que los guepardos no atacan ni comen al ganado si pueden evitarlo, ya que prefieren sus presas salvajes. Sin embargo, no tienen ningún problema para incluir tierras de labranza como parte de su territorio, lo cual causa a veces conflictos.

Los egipcios antiguos los tenían habitualmente como mascotas y también eran entrenados para cazar: se cree que llevaban los guepardos a los campos de caza, vendados, encapuchados y sostenidos con correas, mientras los perros ponían en retirada a su presa. Cuando la presa estaba lo suficientemente cerca, los guepardos eran probablemente liberados y se les retiraban las vendas. Esta tradición llegó a los antiguos persas y luego a India.

Véase también editar

Referencias editar

  1. a b Durant, S., Mitchell, N., Ipavec, A. & Groom, R. (2016). «Acinonyx jubatus». Lista Roja de especies amenazadas de la UICN 2016-3 (en inglés). ISSN 2307-8235. Consultado el 25 de marzo de 2016. 
  2. «Zoológico de San Diego». Archivado desde el original el 12 de septiembre de 2012. Consultado el 4 de septiembre de 2008. 
  3. a b Krausman, P. R. y Morales, S. M. (2005) «Acinonyx jubatus Archivado el 24 de septiembre de 2015 en Wayback Machine.». Mammalian Species, 771: 1–6
  4. a b c Sharp, N. C. C. (1997). «Timed running speed of a cheetah ( Acinonyx jubatus )». Journal of Zoology (en inglés) 241 (3): 493-494. ISSN 0952-8369. doi:10.1111/j.1469-7998.1997.tb04840.x. Consultado el 5 de diciembre de 2023. 
  5. «Guepardo». www.nationalgeographic.com.es. 1 de abril de 2020. Consultado el 5 de noviembre de 2021. 
  6. a b Aulagnier, S., Haffner, P., Mitchell-Jones, A. J., Moutou, F. y Zima, J. (2009). Guía de los Mamíferos de Europa, del norte de África y de Oriente Medio. Barcelona, España: Lynx Edicions. p. 274. ISBN 978-84-96553-52-1. 
  7. a b c d e f g h Van Valkenburgh, B.; Pang, B.; Cherin, M.; Rook, L. (28 de noviembre de 2017). «Cheetah Especialization: Morphology and Phisiology». En Marker, L.; Boast, L. K.; Schmitd-Kuntzel, A., ed. Cheetahs: Biology and Conservation: Biodiversity of the World: Conservation from Genes to Landscapes (en inglés). Academic Press. pp. 93-105. ISBN 978-0-12-804120-8. Consultado el 5 de diciembre de 2023. 
  8. Meachen, J.; Schmitd-Kuntzel, A.; Haefele, H.; Steencamp, G.; Robinson, J. M.; Randau, M. A.; McGowan, M.; Scantlebury, D. M. et al. (2018). «The Cheetah: Evolutionary History and Paleoecology». En Marker, L.; Boast, J. K.; Schmitd-Kuntzel, A., ed. Cheetahs: Biology and Conservation: Biodiversity of the World: Conservation from Genes to Landscapes (en inglés). Academic Press. pp. 25-32. ISBN 978-0-12-804120-8. Consultado el 5 de diciembre de 2023. 
  9. a b c d Hudson, Penny E.; Corr, Sandra A.; Payne-Davis, Rachel C.; Clancy, Sinead N.; Lane, Emily; Wilson, Alan M. (2011-04). «Functional anatomy of the cheetah (Acinonyx jubatus) hindlimb.». Journal of Anatomy (en inglés) 218 (4): 363-374. PMC 3077520. PMID 21062282. doi:10.1111/j.1469-7580.2010.01310.x. Consultado el 5 de diciembre de 2023. 
  10. McNeill Alexander, R. (1993). «Legs and locomotion of carnivora». En Dunstone, N.; Gorman, M. L., eds. Mammals as predators: The Proceedings of a Symposium held by The Zoological Society of London and The Mammal Society: London, 22nd and 23rd November, 1991. (en inglés). Oxford University Press. pp. 1-13. doi:10.1093/oso/9780198540670.003.0001. 
  11. Hudson, Penny E.; Corr, Sandra A.; Payne-Davis, Rachel C.; Clancy, Sinead N.; Lane, Emily; Wilson, Alan M. (2011-04). «Functional anatomy of the cheetah (Acinonyx jubatus) forelimb.». Journal of Anatomy (en inglés) 218 (4): 375-385. PMC 3077521. PMID 21332715. doi:10.1111/j.1469-7580.2011.01344.x. Consultado el 5 de diciembre de 2023. 
  12. Wilson, Alan M.; Hubel, Tatjana Y.; Wilshin, Simon D.; Lowe, John C.; Lorenc, Maja; Dewhirst, Oliver P.; Bartlam-Brooks, Hattie L. A.; Diack, Rebecca et al. (2018). «Biomechanics of predator–prey arms race in lion, zebra, cheetah and impala». Nature (en inglés) 554 (7691): 183-188. ISSN 1476-4687. doi:10.1038/nature25479. Consultado el 18 de mayo de 2024. 
  13. Kohn, Tertius A.; Noakes, Timothy D. (2013). «Lion (Panthera leo) and caracal (Caracal caracal) type IIx single muscle fibre force and power exceed that of trained humans». Journal of Experimental Biology. ISSN 1477-9145. PMC 3587382. PMID 23155088. doi:10.1242/jeb.078485. Consultado el 18 de mayo de 2024. 
  14. Kim, Soonok; Cho, Yun Sung; Kim, Hak-Min; Chung, Oksung; Kim, Hyunho; Jho, Sungwoong; Seomun, Hong; Kim, Jeongho et al. (2016). «Comparison of carnivore, omnivore, and herbivore mammalian genomes with a new leopard assembly». Genome Biology 17 (1): 211. ISSN 1474-760X. PMC 5090899. PMID 27802837. doi:10.1186/s13059-016-1071-4. Consultado el 18 de mayo de 2024. 
  15. Dobrynin, Pavel; Liu, Shiping; Tamazian, Gaik; Xiong, Zijun; Yurchenko, Andrey A.; Krasheninnikova, Ksenia; Kliver, Sergey; Schmidt-Küntzel, Anne et al. (2015). «Genomic legacy of the African cheetah, Acinonyx jubatus». Genome Biology 16 (1): 277. ISSN 1474-760X. doi:10.1186/s13059-015-0837-4. Consultado el 18 de mayo de 2024. 
  16. Williams, T. M.; Dobson, G. P.; Mathieu-Costello, O.; Morsbach, D.; Worley, M. B.; Phillips, J. A. (1 de noviembre de 1997). «Skeletal muscle histology and biochemistry of an elite sprinter, the African cheetah». Journal of Comparative Physiology B (en inglés) 167 (8): 527-535. ISSN 1432-136X. doi:10.1007/s003600050105. Consultado el 5 de diciembre de 2023. 
  17. a b c Hildebrand, Milton (1959). «Motions of the running cheetah and horse.». Journal of Mammalogy. 40 (4): 481-495. doi:10.2307/1376265. 
  18. a b Werdelin, L.; Yamaguchi, N.; Johnson, W. E.; O'Brien, S. J. (2010). «Phylogeny and evolution of cats (Felidae)». En Macdonald, D. W.; Loveridge, A. J., eds. Biology and Conservation of Wild Felids. Oxford, UK: Oxford University Press. pp. 59-82. ISBN 978-0-19-923445-5. 
  19. Kitchener, A. C.; Breitenmoser-Würsten, C.; Eizirik, E.; Gentry, A.; Werdelin, L.; Wilting, A.; Yamaguchi, N.; Abramov, A. V.; Christiansen, P.; Driscoll, C.; Duckworth, J. W.; Johnson, W.; Luo, S.-J.; Meijaard, E.; O’Donoghue, P.; Sanderson, J.; Seymour, K.; Bruford, M.; Groves, C.; Hoffmann, M.; Nowell, K.; Timmons, Z.; Tobe, S. (2017). «A revised taxonomy of the Felidae: the final report of the Cat Classification Task Force of the IUCN Cat Specialist Group». Cat News (Special Issue 11): 30-31. 
  20. Adams, D. B. (1979). «The cheetah: native American». Science 205 (4411): 1155-1158. Bibcode:1979Sci...205.1155A. PMID 17735054. S2CID 17951039. doi:10.1126/science.205.4411.1155. 
  21. Johnson, W. E.; O'Brien, S. J. (1997). «Phylogenetic reconstruction of the Felidae using 16S rRNA and NADH-5 mitochondrial genes». Journal of Molecular Evolution 44 (S1): S98-S116. Bibcode:1997JMolE..44S..98J. PMID 9071018. doi:10.1007/PL00000060. 
  22. Johnson, W. E. (2006). «The Late Miocene radiation of modern Felidae: a genetic assessment». Science 311 (5757): 73-77. Bibcode:2006Sci...311...73J. PMID 16400146. doi:10.1126/science.1122277. 
  23. a b Dobrynin, P.; Liu, S.; Tamazian, G.; Xiong, Z.; Yurchenko, A. A.; Krasheninnikova, K.; Kliver, S.; Schmidt-Küntzel, A. (2015). «Genomic legacy of the African cheetah, Acinonyx jubatus». Genome Biology 16: 277. PMC 4676127. PMID 26653294. doi:10.1186/s13059-015-0837-4. 
  24. O’Brien, S. J.; Johnson, W. E. (2007). «The evolution of cats». Scientific American 297 (1): 68-75. Bibcode:2007SciAm.297a..68O. doi:10.1038/scientificamerican0707-68. 
  25. Barnett, R.; Barnes, I.; Phillips, M. J.; Martin, L. D.; Harington, C. R.; Leonard, J. A.; Cooper, A. (2005). «Evolution of the extinct sabretooths and the American cheetah-like cat». Current Biology 15 (15): R589-R590. PMID 16085477. doi:10.1016/j.cub.2005.07.052. 
  26. Faurby, S.; Werdelin, L.; Svenning, J. C. (2016). «The difference between trivial and scientific names: there were never any true cheetahs in North America». Genome Biology 17 (1): 89. PMC 4858926. PMID 27150269. doi:10.1186/s13059-016-0943-y. 
  27. O'Brien, S. J.; Wildt, D. E.; Bush, M.; Caro, T. M.; FitzGibbon, C.; Aggundey, I.; Leakey, R. E. (1987). «East African cheetahs: evidence for two population bottlenecks?». PNAS 84 (2): 508-511. Bibcode:1987PNAS...84..508O. PMC 304238. PMID 3467370. doi:10.1073/pnas.84.2.508. 
  28. Menotti-Raymond, M.; O'Brien, S. J. (1993). «Dating the genetic bottleneck of the African cheetah». PNAS 90 (8): 3172-3176. Bibcode:1993PNAS...90.3172M. PMC 46261. PMID 8475057. doi:10.1073/pnas.90.8.3172. 
  29. Cheetah en International Wildlife Encyclopedia, Volumen 3, Maurice Burton y Robert Burton, pp. 427-429 -google books-
  30. Dobrynin et al. (8 de diciembre de 2015). Genome Biology, ed. «Genomic legacy of the African cheetah, Acinonyx jubatus» (en inglés). Consultado el 10 de diciembre de 2015. 
  31. @NatGeoES (5 de septiembre de 2010). «Guepardo». National Geographic. Consultado el 5 de noviembre de 2021. 
  32. Schaller, George B. (1972). The Serengeti lion: A Study of Predador-Prey Relations. University of Chicago Press. p. 318, 445. 
  33. «Guepardo - Acinonyx jubatus». www.redjaen.es. Consultado el 5 de noviembre de 2021. 
  34. a b Wilson, A. M.; Lowe, J. C.; Roskilly, K.; Hudson, P. E.; Golabek, K. A.; McNutt, J. W. (2013). «Locomotion dynamics of hunting in wild cheetahs». Nature (en inglés) 498 (7453): 185-189. ISSN 1476-4687. doi:10.1038/nature12295. Consultado el 18 de mayo de 2024. 
  35. Williams, Sarah B.; Tan, Huiling; Usherwood, James R.; Wilson, Alan M. (2009). «Pitch then power: limitations to acceleration in quadrupeds». Biology Letters (en inglés) 5 (5): 610-613. ISSN 1744-9561. PMC 2781967. PMID 19553249. doi:10.1098/rsbl.2009.0360. Consultado el 18 de mayo de 2024. 
  36. Prost, Stefan; Ana Paula Machado, Julia Zumbroich, Lisa Preier, Sarita Mahtani-Williams, Katerina Guschanski, Jaelle C. Brealey, Carlos Fernandes, Paul Vercammen, Lena GodsallBottriell, Paul Bottriell, Desire Lee Dalton, Antoinette Kotze, and Pamela Anna Burge (2020). Conservation Genomic Analyses of African and Asiatic Cheetahs (Acinonyx jubatus) Across Their Current and Historic Species Range. BioRxiv.
  37. Wilson, Don E.; Reeder, DeeAnn M., eds. (2005). «Acinonyx jubatus». Mammal Species of the World (en inglés) (3ª edición). Baltimore: Johns Hopkins University Press, 2 vols. (2142 pp.). ISBN 978-0-8018-8221-0. 
  38. El guepardo, damisela.com

Enlaces externos editar