Calipso

ninfa del mito griego

En la mitología griega Calipso (Καλυψώ: «la que oculta») era una ninfa que vivía en la isla de Ogigia, donde, según la Odisea de Homero, ella detuvo a Odiseo durante siete años. Ella le prometió a Odiseo la inmortalidad si se quedaba con ella, pero Odiseo prefirió regresar a casa.

Calipso, estatua de bronce en Ceuta.

Es un personaje homérico que aparece prominentemente en la Odisea; allí es descrita como la reina de la isla de Ogigia. Homero la llama «Atlántide», esto es, hija de Atlas;[1]​ no obstante no menciona a la madre. La versión hesiódica dice que era hija de Océano y Tetis, y como tal una de las Oceánides.[2]

EtimologíaEditar

En el Etymologicum Magnum se nos dice que la etimología de su nombre corresponde a «la que oculta (el conocimiento)»; καλύπτουσα το διανοούμενον.

FamiliaEditar

Otros más la imaginan como hija de Atlante y Pléyone, y la catalogan como una de las Pléyades, pero esta versión es minoritaria.[3]​Aún existe una cuarta versión, que la hace una de las nereidas, pero es dudoso.[4]​Existen leyendas posteriores a la Odisea donde se atribuyen a Odiseo y Calipso otra descendencia diferente, acaso más artificiosa. Unos agregan a Telégono y Telédamo como sus hijos;[5]​ otros a Ausón, quien daría origen a Ausonia;[6]​y otros más añaden a Latino,[7]​a pesar de que en otras fuentes es hijo de Circe y Odiseo.[8]​En la "Vuelta a la tierra", una digresión dentro del Catálogo de mujeres, se sugiere que las altivas tribus del pueblo cefaleno tienen su origen en la unión entre Hermes y Calipso, pero esta interpretación no es unánime.[9]

MitologíaEditar

La isla de Ogigia era un lugar muy hermoso, tan hermoso que Hermes quedó totalmente embelesado de sus parajes.[10]​En general se conviene que más bien era una isla mítica en occidente, aunque los mitógrafos tardíos ubicaban Ogigia como una isla cercana a Sicilia.[11]​Al menos dos autores llaman a Calipso como Eea — confundiéndola con Circe—, y especifican que la isla de Eea se situaba en un estrecho entre la Península itálica y Sicilia, como si sugiriesen el estrecho de Mesina, en donde estaban apostadas las terribles Escila y Caribdis.[12]

Según el relato homérico, cuando Odiseo, que se hallaba a la deriva tras naufragar su barco, llegó a esta isla, Calipso lo hospedó en su cueva, y lo agasajó con manjares, bebida y su propio lecho. Lo retuvo así durante mucho tiempo: siete años según la Odisea,[13]​ cinco según el epítome de la Biblioteca mitológica,[14]​ o uno según Higino.[15]​Sea como fuere, dice Hesíodo que Calipso le alumbró a Odiseo dos hijos: Nausítoo y Nausínoo, nombres parlantes relacionados convenientemente con la navegación.[16][17]

Calipso intentó que Odiseo olvidara su vida anterior, y le ofreció la inmortalidad y la juventud eterna si se quedaba con ella en Ogigia. Pero el héroe se cansó pronto de sus agasajos, y empezó a añorar a su esposa: Penélope.[18]​Viendo esta situación, Atenea intervino y pidió a Zeus que mandase a Calipso que dejara marchar a Odiseo. Zeus envió a su mensajero Hermes, y Calipso, viendo que no tenía más opción que obedecer, dio a Odiseo materiales y víveres para que se construyera una balsa y continuara su viaje. Odiseo se despidió de ella, no sin cierto recelo por si se tratara de una trampa, y zarpó.[19]

Calipso nunca tiene un final feliz. Unos dicen que durante mucho tiempo estuvo anhelando el regreso de Odiseo con el corazón afligido, esperándolo en la arenas de la playa,[20]​pero otros dicen que sucumbió a la tristeza y terminó suicidándose.[21]

El relato de Odiseo y Calipso tampoco ha escapado a la mitología comparada. Se ha sugerido un paralelo con Gilgamesh y Siduri, que aparecen en el Poema de Gilgamesh. Se repite el mismo mitema de la mujer solitaria que da de beber al héroe errante y desesperado, y le ayuda a preparar un viaje hacia a un lugar más allá del mar, reservado para una clase especial de personas virtuosas. Y también sucede el mitema de la construcción de la balsa de madera, por consejo de la mujer, pero por obra del héroe.[22]

En la Titanomaquia, cuando los titanes perdieron la guerra, los Olímpicos castigaron a Calipso, por ser hija de Atlas, enviándola a Ogigia.

Se atribuye a Calipso un amorío con el dios Apolo.

BibliografíaEditar

Notas y referenciasEditar

  1. Homero: Odisea I, 14
  2. Hesíodo: Teogonía 359; Himno homérico "a Deméter" 2, 422
  3. Higino: Proemio de las Fábulas, 14
  4. Apolodoro: Biblioteca I 2, 6.
  5. Pseudo-Homero: Telegonía, fragmento 2. Telégono y Telédamo sugieren Telégono y Polígono, hijos de Proteo; así en Apolodoro: Biblioteca II, 105. O Telédamo es simplemente una variación de Telémaco.
  6. Eustacio: Sobre la Odisea de Homero, 1370; Servio: Sobre la Eneida de Virgilio VIII 328 y III 171.
  7. Apolodoro: Epítome 7, 23
  8. Hesíodo: Teogonía, 1.014
  9. Hesíodo: Catálogo de mujeres, fr. 150.
  10. Ateneo: Banquete de los eruditos I, 16d
  11. Plinio el viejo: Historia natural III, 97
  12. Pomponio Mela: II, 7; Propercio: III 10, 31
  13. Odisea VII, 259.
  14. Biblioteca mitológica, Epítome VII, 4.
  15. HIGINO: Fábulas 125.
  16. Nausínoo: Ναυσίνοος.
  17. HESÍODO: Teogonía 1.017 y ss.
  18. Odisea: V 151-155
  19. Odisea: V, 28 y VII, 254 ss.
  20. Propercio: Elegías I, 15
  21. Higino: Fábulas 243, 7
  22. Dalley, S. (1989) Myths from Mesopotamia. Oxford University Press, Oxford, Nueva York.

Enlaces externosEditar

  • Odisea: XII; texto español en Wikisource. Véanse los vv. 374 - 390 (en el texto griego, 375 - 391).