Guerra del Rosellón

guerra de la Primera Coalición (1795)

La Guerra del Rosellón, de la Convención o de los Pirineos fue el frente pirenaico de la guerra de la Primera Coalición contra la Primera República Francesa. Enfrentó a la Francia revolucionaria contra los reinos de España y Portugal desde marzo de 1793 hasta julio de 1795 durante las guerras revolucionarias francesas. En Cataluña es conocida como Guerra Gran (Guerra Grande) y en el mundo angloparlante como Guerra de los Pirineos.

Guerra del Rosellón
Guerra contra la Convención
Guerra de los Pirineos
Primera Coalición
Parte de Guerras revolucionarias francesas
Bataille de Boulou.jpg
Fecha 7 de marzo de 1793-
22 de julio de 1795
Lugar Rosellón, Cataluña, Navarra y País Vasco (Pirineos)
Casus belli Ejecución de Luis XVI
Tratado de Aranjuez (1793)
Resultado Victoria francesa (Paz de Basilea)
Consecuencias Tratado de San Ildefonso (1796)
Cambios territoriales España cede a Francia Santo Domingo
Beligerantes
Bandera de Francia Iª República Francesa Bandera de España Reino de España
Bandera de PortugalReino de Portugal
Bandera de Francia Exiliados franceses
Figuras políticas
Bandera de Francia Comité de Salvación Pública Bandera de España Carlos IV de España
Bandera de España Manuel Godoy
Bandera de Portugal Juan de Portugal
Comandantes
Bandera de Francia Louis de Flers
Bandera de FranciaEustache d'Aoust
Bandera de Francia Luc Dagobert
Bandera de Francia Louis Marie Turreau
Bandera de Francia Jacques Dugommier 
Bandera de Francia Dominique Pérignon
Bandera de Francia Barthélemy Schérer
Bandera de Francia Bon-Adrien Moncey
Bandera de Francia Pierre Augereau
Bandera de Francia Pierre Sauret
Bandera de Francia Claude-Victor Perrin
Bandera de Francia Henri Delaborde
Bandera de Francia Jacques L. Muller
Bandera de Francia Jean de Frégeville
Bandera de Francia Antoine Digonet
Bandera de Francia Joseph Matenot
Bandera de Francia Jean Mauco
Bandera de Francia Jacques Lefranc
Bandera de España Antonio Ricardos
Bandera de España Ventura Caro
Bandera de España Pablo de Sangro
Bandera de España M.A. de Sotomayor
Bandera de España Luis F. de Carvajal 
Bandera de España José de Urrutia
Bandera de España Manuel la Peña
Bandera de España Jerónimo Girón
Bandera de España G. Gª de la Cuesta
Bandera de España Pedro Téllez-Girón
Bandera de España Juan de Courten
Bandera de España Juan de Lángara
Bandera de Portugal João Forbes
Bandera de Portugal Miguel Pereira Forjaz
Bandera de Portugal G. Freire de Andrade
Bandera de Portugal Conde de Subserra
Bandera de Francia Claude A. de Rouvroy
Bandera de Francia Louis M. Panetier
Unidades militares
E. Pirineos orientales
E. Pirineos occidentales
E. de Cataluña
E. de Navarra y Guipúzcoa
E. de Aragón
E. Auxiliar portugués
Ejército de los emigrados
Migueletes
Somatén
Tercios forales
Bajas
6530 muertos
5921 heridos
5281 capturados[cita requerida]
20 844 muertos
5046 heridos
5124 capturados[cita requerida]

La guerra se libró en los Pirineos orientales, los Pirineos occidentales, en el puerto francés de Tolón y en el mar. A pesar de que fue Francia quien declaró la guerra en 1793, fue el ejército español quién invadió el Rosellón en los Pirineos orientales y se mantuvo en suelo francés hasta abril de 1794. El ejército francés hizo retroceder al ejército español a Cataluña y le infligió una seria derrota en noviembre de 1794. Después de febrero de 1795, la guerra en el este de los Pirineos se estancó. En los Pirineos occidentales los franceses comenzaron a ganar en 1794 y llegaron a controlar gran parte del País Vasco y Navarra. En 1795 el ejército francés controlaba una parte importante del noreste de España cuando se firmó la Paz de Basilea.

La guerra fue brutal al menos de dos maneras. El Comité de Salvación Pública decretó la ejecución de todos los prisioneros realistas franceses. Además, los generales franceses que perdieron batallas o desagradaron a los todopoderosos representantes de la Convención nacional fueron enviados a prisión o a la guillotina con una frecuencia alarmante. Los comandantes y generales del Ejército de los Pirineos Orientales fueron especialmente desafortunados a este respecto.

AntecedentesEditar

El estallido de la Revolución francesa en mayo de 1789 provocó conmoción en España. El gobierno español estaba entonces dirigido por José Moñino, conde de Floridablanca, que adoptó una política abiertamente hostil al nuevo régimen francés. Aprobó, además, una serie de decretos dirigidos a evitar el contagio revolucionario en todos los territorios españoles, militarizando las fronteras, aumentando la censura y restableciendo parte del poder de la alicaída Inquisición. Carlos IV consideraba el proceso revolucionario francés una amenaza no solo para los Borbones, sino también para España. Su objetivo fue siempre salvar a su primo Luis XVI y a la monarquía francesa.[1]

Desde la fuga de Varennes en junio de 1791, Luis XVI permanecía recluido en el Palacio de las Tullerías, siendo obligado en septiembre de ese año a jurar la Constitución. La hostilidad española fue recibida por los revolucionarios como una amenaza constante, lo que contribuyó a su radicalización. Ante lo ineficaz de su política, Carlos IV destituyó a Floridablanca en febrero de 1792 y nombró en su lugar al máximo rival de este, Pedro Pablo Abarca de Bolea, conde de Aranda, que adoptó una política más pragmática. Sin embargo, el 20 de junio de 1792, la muchedumbre asaltó las Tullerías y la tarde del 13 de agosto, el rey de los franceses fue oficialmente detenido y hecho prisionero en la cárcel del Temple para ser procesado. La monarquía francesa fue abolida y proclamada la República el 21 de septiembre. La política apaciguadora de Aranda tampoco funcionó y Carlos IV lo destituyó el 15 de noviembre.[2]

Carlos IV dió un giro radical, prescindiendo de los viejos políticos de la época de su padre y nombrando al joven de 25 años, Manuel Godoy. España había evitado hasta ese momento entrar en guerra con la Francia revolucionaria. Después de un siglo de alianza pacífica franco-española bajo los Pactos de Familia borbónicos, una guerra con Francia era un escenario desconocido. Ante ello, España se vió en la necesidad de aliarse con su gran rival, Gran Bretaña, con la que recientemente había estado en guerra y con la que aún tenía numerosos contenciosos (Gibraltar, Territorio de Nutca, etc).[3]

PreparativosEditar

Tras la ejecución de Luis XVI de Francia el 21 de enero de 1793, Manuel Godoy, secretario de Estado del Gobierno de España, firmó con el Reino de Gran Bretaña su adhesión a la Primera Coalición contra Francia en el Tratado de Aranjuez (1793). El conde de Aranda, desde el Consejo de Estado, había preparado la ofensiva española en los tres frentes pirenaicos, siendo mayor el catalán, con 32 000 hombres al mando del general Antonio Ricardos. Ventura Caro dispondría de 18 000 en Navarra y Guipúzcoa, en tanto que a Pablo de Sangro, príncipe de Castelfranco, se le asignaron 5000 en la zona central aragonesa. Estos dos últimos ejércitos se limitarían a defender la frontera y a apoyar con maniobras de distracción la campaña principal del frente oriental.[4]​ Además de las fuerzas españolas, la Corona portuguesa se unió a la ofensiva contra los franceses con el envío de un cuerpo auxiliar (Exército Auxiliar à Coroa de Espanha) de 5000 hombres al mando del teniente general John Forbes, escocés de nacimiento que por su apoyo al pretendiente jacobita se exilió de su patria sirviendo como soldado de fortuna en Francia y Portugal.[5]

Si bien España había hecho un gran esfuerzo durante el siglo XVIII para tener en buen estado la Armada, el Ejército de tierra se encontraba en muy mala situación, ya que una guerra con Francia no se contemplaba por los Pactos de Familia. El Gobierno tenía dificultades para la movilización y difícilmente podía completar las unidades mediante el reclutamiento forzoso, unidades voluntarias y milicias locales. El aprovisionamiento era difícil y fue habitual que los soldados no tuvieran comida, uniformes y a veces ni siquiera armas, dependiendo habitualmente de los británicos. Además, el mando español estaba formado mayormente por aristócratas de escasa profesionalidad y enfrentados al primer ministro, Manuel Godoy, quien tampoco tenía experiencia de combate.[6]

EstallidoEditar

Francia ya estaba en guerra con la Monarquía de los Habsburgo, el Reino de Prusia y el Reino de Cerdeña-Piamonte. Después de ganar la batalla de Jemappes, el ejército francés ocupó los Países Bajos austríacos. Envalentonado, el gobierno francés decretó la anexión de ese territorio, la actual Bélgica, provocando una ruptura diplomática con Gran Bretaña. El 1 de febrero Francia declaró la guerra a Gran Bretaña y a la República Holandesa. El 7 de marzo Francia declaró la guerra a su antiguo aliado, España. [7]

La alianza anglo-española actuaba contra los intereses franceses, ya que bloqueaba su expansión hacia el Atlántico. El comercio de los puertos del norte de España con Inglaterra le perjudicaba, sobre todo los productos textiles y el hierro que partían de Castilla, País Vasco y Cataluña.[8]​ Además, para los revolucionarios, derrocar a los Borbones españoles significaba evitar un peligro para la Revolución. En palabras de Bertrand Barère: "Llevemos la libertad y la igualdad a España con nuestras victorias y diremos entonces con toda razón: ya no hay Pirineos".[9]​ Los franceses también solían ver a España como un país dominado por el integrismo católico y el atraso económico e intelectual, por ello pensaban que serían recibidos en España como libertadores.[10]​ La vieja aspiración francesa de anexionarse algunos territorios españoles, crear estados satélites en el País Vasco, Navarra y Cataluña o cambiar el régimen político en España a uno afrancesado, volvía a manifestarse ahora y se manifestaría de nuevo después con Napoleón Bonaparte. Joseph Pérez recoge las palabras de Georges Couthon:[11]

Nos parece más acorde con nuestros intereses y nuestros principios intentar convertir Cataluña en una pequeña república independiente que, bajo la protección de Francia, servirá de barrera allí donde terminan los Pirineos. Este sistema halagará sin duda a los catalanes que lo adoptarán más gustosos aún que su unión a Francia. En las montañas se deben llevar nuestros límites hasta los extremos y, como consecuencia, establecerse de manera estable en toda la Cerdaña, tomar el Valle de Arán, en una palabra, todo lo que está al otro lado de los montes ... Pero Cataluña, convertida en departamento francés, sería tan difícil de conservar como lo es hoy el antiguo Rosellón.

La declaración de guerra de Francia provocó en España el efecto contrario al buscado. Salvo en algunos entornos ilustrados, en todo el país se vivió un furor antifrancés. La Iglesia católica española aprovechó la ocasión, instigada por el Gobierno, para lanzar un llamamiento a la cruzada religiosa contra los jacobinos. El ejemplo más conocido es la obra El soldado católico en guerra de religión de fray Diego José de Cádiz donde se exhortaba a los españoles al combate, en una identificación patriótico-religiosa que se extendió por todo el país. Muchos franceses residentes en ciudades españolas como Cádiz, Málaga, Barcelona y Valencia fueron agredidos y linchados y muchas casas de comerciantes de esa nacionalidad asaltadas y quemadas. En la propia Madrid, en marzo de 1793, se desató la galofobia tras difundirse el rumor de que los franceses planeaban envenenar el agua de la capital.[12]

DesarrolloEditar

Guerra navalEditar

En enero de 1793, el contralmirante Laurent Truguet, bajo instrucciones de la Convención Nacional, lideró una expedición para conquistar Cerdeña. Estratégicamente importante en el Mediterráneo, creían que sería una victoria fácil. Los retrasos en el montaje de la fuerza de invasión dieron a los sardos el tiempo suficiente para formar un ejército, y cuando la flota francesa llegó a la capital, Cagliari, los sardos estaban preparados. El primer ataque fue dispersado por un temporal, pero el segundo partió el 22 de enero de 1793. Las tropas francesas desembarcaron el 11 de febrero, pero fueron rechazadas en Quartu Sant'Elena. Un ataque posterior a la isla de La Maddalena frente a la costa norte de Cerdeña también fracasó, en parte debido al sabotaje deliberado de las tropas corsas. El 25 de mayo, una flota española de 23 barcos al mando del almirante Juan de Lángara zarpó de Cartagena y recuperó las pequeñas islas de San Pietro y Sant'Antioco, expulsando a los franceses de Cerdeña.

Las fuerzas españolas participaron en el asedio de Tolón, que duró del 18 de septiembre al 18 de diciembre de 1793. Los franceses fueron dirigidos por Dugommier y los defensores anglo-españoles estuvieron al mando de los almirantes Juan de Lángara, Federico Gravina, Samuel Hood y el general Charles O'Hara. Los aliados abandonaron el puerto después de que un joven oficial de artillería, Napoleón Bonaparte, tomara el fondeadero de la flota bajo fuego de cañón. La armada francesa perdió 14 barcos de línea quemados y 15 más capturados. Las bajas francesas ascendieron a 2000 y las pérdidas aliadas fueron el doble. Posteriormente, los vencedores masacraron hasta 2000 monárquicos franceses, que habían sido hechos prisioneros.[13]​ En general, los españoles evitaron enfrentarse a los franceses en el mar en solitario, ya que Antonio Valdés, secretario del Despacho de Marina, sospechaba que los británicos buscaban que la armada francesa y la española se destruyeran mutuamente.[14]

Pirineos OrientalesEditar

La República Francesa declaró la guerra a España el 7 de marzo y el último día de dicho mes, en menos de doce horas, una brigada se apoderó del valle de Arán.[15]​ Al estallar la guerra, el rey Carlos IV de España nombró capitán general de Cataluña a Antonio Ricardos para mandar el ejército de Cataluña en los Pirineos orientales e invadir los territorios catalanes perdidos por la Monarquía Hispánica más de un siglo antes, el Rosellón. Invadió la Cerdaña francesa y capturó Saint-Laurent-de-Cerdans el 17 de abril de 1793. Tres días después derrotó a una fuerza francesa en la batalla de Céret en el río Tec. Desesperado, el anciano comandante francés a cargo del Rosellón, Mathieu Henri Marchant de La Houlière, se suicidó. El 30 de abril el gobierno francés dividió el Ejército de los Pirineos en el Ejército de los Pirineos Orientales y el Ejército de los Pirineos Occidentales.

Tras ocupar diversas localidades de la frontera, en la batalla de Mas Deu el 19 de mayo de 1793, Ricardos derrotó a Louis-Charles de Flers, lo que permitió a los españoles tomar hasta septiembre todas las fortificaciones de la frontera, Baños y el Fuerte de Bellegarde el 23 de mayo. El asedio de Bellegarde terminó con la rendición de la guarnición francesa el 24 de junio. Durante la batalla de Perpiñán el 17 de julio, de Flers hizo retroceder a los españoles, aunque las pérdidas francesas fueron mayores.[16]​ El 28 de agosto, Luc Siméon Auguste Dagobert derrotó a una fuerza española al mando de Manuel la Peña en Puigcerdà en la Cerdaña española.[17]

 
Frente oriental

En septiembre, Ricardos envió dos divisiones al mando de Jerónimo Girón, marqués de las Amarillas, y Juan de Courten para aislar la fortaleza de Perpiñán. Sin embargo, Eustache Charles d'Aoust reunió a los franceses para ganar la batalla de Peyrestortes el 17 de septiembre. Eso representó el avance español más lejano en el Rosellón. Cinco días después, Ricardos derrotó a Dagobert en la batalla de Truillas antes de volver al valle del Tec. En esta batalla contó con la ayuda de refuerzos al mando del duque de Osuna y del conde de la Unión, de tropas portuguesas y de la escuadra anglo-española que operaba en las costas mediterráneas. Las bajas infligidas al ejército dirigido por el general Dagobert fueron de unos 6000 muertos y capturados. Sin embargo, el general Ricardos, falto de suministros, tuvo que retirarse, con cerca de 20 000 hombres y 106 piezas de artillería. Aun así, Ricardos rechazó a d'Aoust en Le Boulou el 3 de octubre.[18]​ La batalla del Tec del 13 al 15 de octubre vio a los españoles rechazar los asaltos de Louis Marie Turreau. Una división portuguesa de 5000 hombres dirigida por John Forbes se unió a Ricardos a tiempo para derrotar a d'Aoust en la batalla de Villelongue-dels-Monts el 7 de diciembre.[19]​ En la batalla de Collioure, Gregorio García de la Cuesta capturó los puertos de Collioure y Port-Vendres a los franceses el 20 de diciembre, dominando así toda la costa rosellonesa.[20]

 
Batalla de Le Boulou, junto con otras libradas durante la guerra de la Independencia española, en el Arco de Triunfo de París.

La falta de medios y una leva masiva en Francia cambió el curso de la guerra. El general Ricardos, de regreso en Madrid para conseguir más apoyo, murió el 13 de marzo de 1794 víctima de una pulmonía y el éxito español murió con él. El Capitán General Alejandro O'Reilly murió igualmente diez días después que el hombre al que iba a suceder y Luis Fermín de Carvajal, conde de la Unión, fue designado para comandar el Ejército de Cataluña en su lugar. El Ejército de los Pirineos Orientales también tenía un nuevo comandante, Jacques François Dugommier. En la segunda batalla de Boulou, del 29 de abril al 1 de mayo, Dugommier empujó al ejército de la Unión al sur de la frontera y obligó a los españoles a abandonar toda su artillería y convoyes. Collioure cayó ante los franceses a finales de mayo y la guarnición española de 7000 hombres de Eugenio Navarro se convirtió en prisionera. Los defensores realistas franceses huyeron en barcos de pesca antes de la rendición para evitar la ejecución.[21]​ Dugommier impuso un bloqueo a Bellegarde a partir del 5 de mayo.[22]​ La inconclusa batalla de La Junquera se libró el 7 de junio.[23]​ En la batalla de San Lorenzo de la Muga el 13 de agosto, Pierre Augereau rechazó un intento español de contrataque en Bellegarde. La fortaleza cayó el 17 de septiembre después de que la guarnición española hubiera muerto de hambre.[22]​ Del 17 al 20 de noviembre la decisiva batalla de la Montaña Negra vio a Dugommier y a de la Union morir en acción. Catherine-Dominique de Pérignon tomó el mando de los franceses y los llevó a la victoria. Figueras y la Fortaleza de Sant Ferran cayeron rápidamente ante los franceses con 9000 prisioneros.[24]

Pierre François Sauret concluyó con éxito el asedio de Rosas el 4 de febrero de 1795. Pérignon fue reemplazado en el mando del ejército por Barthélemy Louis Joseph Schérer. El 14 de junio de 1795 Schérer fue derrotado por el nuevo capitán general de Cataluña, José de Urrutia, cerca del río Fluvià, en el castillo de Pontós y en la batalla de Báscara.[25]​ Urrutia reorganizó al ejército, pagó los atrasos a los soldados y movilizó a los migueletes y al somatén, milicias catalanas que tenían un fuerte sentimiento patriótico y religioso. Después de que se firmara la paz pero antes de que llegara la noticia al frente de combate, García de la Cuesta recuperó Puigcerdà y Bellver de los franceses los días 26 y 27 de julio.[26]​ La acción naval española del 14 de febrero de 1795 en el Golfo de Rosas fue una derrota para la armada francesa.

Pirineos occidentalesEditar

En 1793 se produjeron varios enfrentamientos menores, incluidas las acciones de Bon Adrien Jeannot de Moncey en Chateau-Pignon el 6 de junio, Aldudes en junio y San Juan de Luz el 23 de julio.[27]​ El 5 de febrero de 1794, en la batalla del Campo Sans Culottes, los franceses defendieron con éxito una posición fortificada en la cima de una colina cerca de Hendaya contra 13 000 infantes españoles, 700 jinetes y artillería dirigidos por José de Urrutia. Las bajas españolas ascendieron a 335 y las francesas a 235.[28]​ El 3 de junio, una brigada francesa de 2300 hombres comandada por Joseph Matenot irrumpió en la posición española en el paso de Izpegi a 13,5 km al oeste de San Juan de Pie de Puerto. Los 1000 defensores, incluido un batallón del Regimiento de Infantería de Zamora, tres compañías de los Rifles Aldudes y el emigrado francés Batallón de la Legión Real, tuvieron 94 muertos y heridos y 307 fueron capturados. Las bajas de la brigada francesa fueron calificadas de "leves". El mismo día, los 2000 soldados republicanos franceses de Jacques Lefranc tomaron la cresta de Izpegi.[29]

En el País Vasco francés, cuyas instituciones tradicionales habían sido suprimidas, el 3 de marzo de 1794, los pueblos fronterizos de Sara, Itxassou, Ascain y otros nueve pueblos vascos fueron declarados innobles por las autoridades republicanas después de que 74 jóvenes residentes, en lugar de vigilar la frontera en nombre del ejército francés, huyeran al sur al lado español. Todos los habitantes de las aldeas fueron responsabilizados por la huida y se les impusieron medidas draconianas. Todos los habitantes de los pueblos de 3 a 88 años fueron hacinados en carros como criminales y desplazados forzosamente a Las Landas. Se segregaba a hombres y mujeres y se incautaban o quemaban sus valiosas posesiones. Las víctimas de la deportación masiva pueden ascender a varios miles, y en cinco meses habían muerto unas 1600, 600 de Sara. [30]​ En unos pocos años, muchos sobrevivientes se las arreglarían para regresar a casa. En París veían a los vascos franceses como contrarrevolucionarios, fanáticos religiosos y espías españoles.[31]

El 23 de junio, el capitán general Ventura Caro con 8000 infantes, 500 jinetes y artillería intentó sin éxito expulsar a una fuerza francesa de una posición fortificada en el alto del Mont Calvaire en Urruña. Los españoles sufrieron 500 muertos y heridos, además de 34 capturados. Los franceses admitieron 30 muertos y 200 heridos. El 10 de julio, Antoine Digonet con una brigada de 4000 soldados arrolló a la Infantería de Zamora y la Légion Royal que defendía el monte Argintzu, 10 km al sur de Elizondo. Las pérdidas españolas ascendieron a 314 y el comandante realista francés Claude-Anne de Rouvroy, marqués de Saint-Simon, resultó gravemente herido. Los republicanos franceses ejecutaron a 49 prisioneros realistas franceses.[32]

 
Frente occidental.

El 23 de julio, el Ejército de los Pirineos Occidentales atacó las posiciones fortificadas españolas con las divisiones de Moncey, Henri François Delaborde y Jean de Frégeville. Jacques Léonard Muller estaba al mando del ejército en ese momento, pero Moncey ejerció el control táctico de las operaciones durante la batalla del Valle de Baztán. En los combates cerca de Elizondo y Santesteban, Moncey invadió las defensas españolas. Luego los franceses siguieron el río Bidasoa hacia el norte a fines de julio para apoderarse del alto de San Marcial y la ciudad de Fuenterrabía, cerca de la costa. En esta última operación, Moncey capturó a 2000 soldados españoles y 300 cañones el 1 de agosto. Moncey siguió la hazaña capturando San Sebastián sin resistencia el 3 de agosto, con otros 1700 soldados españoles y 90 cañones cayendo en manos francesas. Poco después, los franceses también capturaron la ciudad de Tolosa y Moncey pronto fue ascendido a comandante del ejército.[33][34]​ Pareció evidente que las autoridades de algunas ciudades vascas españolas estaban entregándolas voluntariamente a los franceses.[35]

El maltrato de los revolucionarios a los vascos franceses contrastaba con la imagen que tenían de los vascos españoles, a quienes veían como defensores de un supuesto democratismo frente al absolutismo castellano.[36]​ En el País Vasco español el distanciamiento con respecto a la España absolutista era cada vez mayor, pues estaba en duda el respeto a los fueros. En las provincias vascas las ideas que traía consigo la Revolución Francesa eran vistas con buenos ojos en los entornos burgueses e ilustrados.[37]​ Las ciudades, sobre todo las costeras, tenían relaciones con Burdeos y Bayona. El 14 de agosto de 1794, las Juntas Generales de Guipúzcoa se reunieron en la ciudad costera de Guetaria incitados por la burguesía de San Sebastián, seguido de tensas negociaciones con funcionarios de alto rango del ejército francés. Además de abrazar las ideas revolucionarias francesas, las Juntas hicieron una serie de peticiones formales: separación del Reino de España, respeto al fuero e instituciones tradicionales, lealtad de Guipúzcoa a Francia, práctica católica libre y un conjunto de normas para la gestión de circunstancias relacionadas con la guerra y el servicio militar.[38]​ Sin embargo, con las negociaciones ya en marcha hacia la Paz de Basilea, los representantes del ejército francés de la Convención Nacional, Jacques Pinet y Jean-Baptiste Cavaignac, se negaron a aceptar las demandas y los representantes guipuzcoanos fueron encarcelados o exiliados en Bayona. Dadas las circunstancias, el 13 de septiembre se celebró en Mondragón otra asamblea en la que los representantes regionales asistentes decidieron esta vez apoyar a la Corona española y convocaron una milicia provincial autónoma contra el ejército francés.[39]​ Sin embargo, en fecha indeterminada poco después, el más diplomático Moncey restableció las instituciones de gobierno de Guipúzcoa. La noticia de la declaración emitida en Guetaria por los representantes guipuzcoanos se extendió como fuego por Madrid y desató la indignación en los círculos gobernantes y en la prensa española, que arremetió contra la provincia vasca y sus habitantes.[40]​ Asimismo, tras el encarcelamiento en Bayona, los representantes guipuzcoanos fueron perseguidos por las autoridades españolas y juzgados por alta traición y conducta antipatriótica.[41]​ La adhesión a la Corona, clara entre los catalanes, no encontró el mismo eco entre los guipuzcoanos, a pesar de que ni navarros, ni alaveses, ni vizcaínos dieron pasos similares. El grueso de la población vasca, como del resto de España, eran tradicionalistas que guiados por la religión formaron tercios forales para defender sus territorios.[42]

Del 15 al 17 de octubre, Moncey lanzó una amplia ofensiva desde el valle de Baztán y el puerto de Roncesvalles dirección sur hacia Pamplona. La batalla de Orbaiceta vio enfrentamientos en Mezquiriz, Orbaiceta, Lecumberri y Villanueva de Aézcoa. El ejército francés de 46 000 hombres hizo retroceder a 13 000 soldados españoles al mando de Pedro Téllez-Girón, IX duque de Osuna, con 4000 bajas y la pérdida de 50 cañones. Se desconocen las pérdidas francesas. Las fundiciones de armas de Orbaiceta y Eugui, así como el almacén de mástiles de la Armada española en Irati, recayeron en los franceses. Sin embargo, la llegada del invierno y el brote de la enfermedad provocaron la suspensión de las operaciones durante el año.[34][43]​ Un choque final ocurrió en Vergara el 7 de noviembre en el que los franceses causaron pérdidas de 150 muertos y 200 hombres y un cañón capturados en una división de 4000 hombres liderada por Cayetano Pignatelli, III marqués de Rubí.[44]​ La villa fue saqueada, pero un destacamento de la milicia territorial encabezada por Gabriel de Mendizábal, quien sería ascendido a general durante la Guerra de la Independencia, logró reconquistarla.[40]

 
Godoy presentando la paz a Carlos IV por José Aparicio, 1796, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Durante el invierno Moncey reorganizó su ejército, que había perdido 3000 hombres por enfermedades. Finalmente consiguió un arma de asedio y en junio de 1795 llegaron 12 000 refuerzos del Ejército de Occidente. La ofensiva de Moncey comenzó el 28 de junio y pronto hizo replegarse a las fuerzas españolas. Vitoria cayó ante los franceses el 17 de julio y Bilbao dos días después. Cuando llegó la noticia de la Paz de Basilea a principios de agosto, Moncey había cruzado el Ebro y se disponía a tomar Pamplona.[45]

ConclusiónEditar

La Paz de Basilea puso fin a la Guerra de los Pirineos el 22 de julio de 1795 con el dominio de Moncey hasta Miranda de Ebro, a las puertas de la Meseta castellana. El primer ministro español Manuel Godoy entró en pánico ante la perspectiva de que las todavía autónomas provincias vascas pudieran cambiar su lealtad hacia Francia y separarse de España. Finalmente, España se rindió y cedió los dos tercios orientales de La Española (Capitanía General de Santo Domingo) a cambio de mantener Guipúzcoa, debido a la inestabilidad producida por la Revolución Haitiana, España mantuvo esta colonia hasta enero de 1801.[40]​ Además, a instancias de Moncey y Jean-Lambert Tallien, se añadió un anexo al tratado por el que se garantizaba a los vascos españoles y en concreto a los guipuzcoanos, que habían mostrado simpatía por los franceses, no recibir represalias por parte de las autoridades españolas, lo que se acordó. Sin perjuicio de esa disposición, al menos el Ayuntamiento de San Sebastián fue detenido y sometido a juicio en un consejo de guerra en Pamplona que se celebró a partir de febrero de 1796.[46]​ En 1798 se dictó sentencia: el alcalde y los concejales fueron condenados a destierro e inhabilitación, así como los responsables militares de la plaza de San Sebastián. Entre Francia y España se firmó el Segundo Tratado de San Ildefonso el 19 de agosto de 1796, que fue en general una victoria francesa. Sin embargo, no se llegó a la paz con los portugueses, que siguieron luchando contra Francia hasta la firma del Tratado de Badajoz (1801).

Véase tambiénEditar

Notas y referenciasEditar

  1. Lynch, p.342
  2. Lynch, p.343
  3. Lynch, p.349
  4. Enciso Recio, Luis; et al. (1991). Angel Montenegro Duque, ed. Historia de España. 10, Los Borbones en el siglo XVIII (1700-1808). Madrid: Gredos. p. 654. ISBN 8424914503. 
  5. Ventura, António. Guerras y Campanhas militares: Guerra das Laranjas 1801. Lisboa: QNIII. p. 8.
  6. Lynch, p. 352
  7. Durant, p. 53
  8. Aymes (2009), p.31
  9. Pérez, Joseph, p. 384
  10. Aymes (2009), p.29
  11. Pérez, Joseph (1999). Historia de España. Planeta. p. 385. ISBN 848432091X. 
  12. Floristán, pp.643-644
  13. Smith, Digby (1998). The Napoleonic Wars Data Book. Londres: Greenhill. p. 64. 
  14. Lynch, p.350
  15. Fervel, Joseph Napoléon (1851-1853). Campagnes de la Révolution française dans les Pyrénées orientales. 1793-1794-1795. París: Dumaine. p. 27. 
  16. Smith, p 49
  17. Smith, p 53
  18. Smith, p 57
  19. Smith, p 63
  20. Smith, p 64
  21. Smith, pp 81–82
  22. a b Smith, p 91
  23. Ostermann-Chandler, p. 407
  24. Smith, p 96
  25. Smith, p 103
  26. Smith, p 104
  27. Beckett-Chandler, p 299
  28. Smith, p 72. Smith ubicó el campamento "entre Hendaya y Ainhoa", pero eso es impreciso ya que las ciudades están a 23 km de distancia. Beckett cita una batalla en Hendaya el 5 de febrero, por lo que es probable que la acción se librara cerca de esa ciudad.
  29. Smith, p 83
  30. Etxegoien (Xamar), Juan Carlos (2009). The Country of Basque (2ª edición). Pamplona: Pamiela. p. 23. ISBN 978-84-7681-478-9. 
  31. Aymes (1994) p. 44
  32. Smith, p 87.
  33. Smith, p 88
  34. a b Beckett-Chandler, p 300
  35. Riera Palmero (1992), p.118
  36. Aymes (1994) p. 45
  37. Abrisketa, Haizpea. «Guerra de la Convención en Euskal Herria». Auñamendi Euskal Entziklopedia. Consultado el 23 de enero de 2021. 
  38. Etxeberria, Aitziber. «1813: Crisis, Pobreza y Guerra». Donostiako Udala – Ayuntamiento de San Sebastián. Consultado el 19 de agosto de 2013. 
  39. Iñigo Bolinaga (19 de agosto de 2013). «Garat propuso a Napoleón un País Vasco unificado y separado de España: una alternativa al nacionalismo». Noticias de Gipuzkoa. Consultado el 20 de agosto de 2013. 
  40. a b c Kepa Oliden (19 de abril de 2009). «Mondragón y la Gipuzkoa española». El Diario Vasco. Consultado el 2 de septiembre de 2013. 
  41. Berrueta, Julen (5 de junio de 2020). «La "traición" de Guipúzcoa a Carlos IV: quiso independizarse de España para unirse a Francia». El Español. Consultado el 23 de enero de 2021. 
  42. Lynch, p.353
  43. Smith, p 93
  44. Smith, p 95
  45. Beckett-Chandler, pp 300–301
  46. «Paz de Basilea». Eusko Media Fundazioa. Consultado el 4 de septiembre de 2013. 

BibliografíaEditar