Teoría conspirativa

explicación de eventos por medio de la acción secreta de grupos poderosos
(Redirigido desde «Teoría de conspiración»)

Las expresiones teoría conspirativa, teoría de conspiración, teoría conspiratoria o conspiranoia[1]​ se usan para referirse a ciertas teorías que explican un acontecimiento o una cadena de acontecimientos, comúnmente, de importancia política, social, económica, religiosa o histórica, por medio de la acción secreta de algún grupo.

Sectas secretas que operan desde las sombras, supuestas simulaciones de hechos históricos, secretos gubernamentales, asesinatos encubiertos, son algunas de las formas que toman las teorías conspirativas.

Por lo general se asocia el término teoría de la conspiración específicamente con "grandes teorías de la conspiración".[2][3]

La hipótesis general de una teoría de conspiración es que ciertos eventos, fenómenos o sucesos son o han sido causados por misteriosas conspiraciones ocultas.[4][5]​ Según el historiador español Juan Francisco Fuentes: «todo viene de una ingenua tendencia, muy ligada a la esencia del mundo contemporáneo, a sobrevalorar la capacidad del ser humano para llegar a saberlo todo sobre lo ya vivido, salvo que algo anómalo se lo impida. Según esta percepción del pasado, el conocimiento incompleto de un episodio histórico solo se explicaría por la intervención de un agente maligno que hubiera cegado nuestra mirada o limitado nuestra visión de lo ocurrido, hurtando pruebas o dejando pistas falsas por el camino».[6]

Las teorías conspirativas no deben ser confundidas con las verdaderas conspiraciones ─demostradas histórica y criminológicamente, castigadas por leyes penales y sentencias de tribunales─: aunque ambos conceptos están íntimamente ligados. Algunas denuncias que podían considerarse teorías conspirativas, por ejemplo el uso de drogas experimentales sin consentimiento por parte de la CIA, se basaban en hechos reales, que pudieron ser probados.[7][8]​ Sin embargo, cuando se utiliza la expresión «teoría conspirativa» se pretende significar que la explicación carece de sustento racional y probatorio,[9][10][8][11][12]​ aunque esto ha sido cuestionado por algunos autores.[13]​ Al contrario que las conspiraciones reales, las teorías de la conspiración deben entenderse como narraciones que comparten una estructura narrativa común y con actores recurrentes.[14][15]

Terminología editar

 
Dibujo conspiracionista antisemita y antimasónico, donde se muestra a la Francia católica conducida por judíos y francmasones.[16]

El término «teoría conspirativa» se usa como descripción, para algunos neutral, de cualquier aseveración de conspiración. «Conspirar», en inglés, significa «unirse en secreto acuerdo con el fin de efectuar un acto ilícito o impropio o para usar tal medio para llevar a cabo un fin ilícito».[17]​ En español, «conspirar» significa «unirse contra su superior o soberano, o unirse contra un particular para hacerle daño».[18]

El primer uso registrado de la expresión «teoría conspirativa» data de 1909. Originalmente, se trataba de un término neutral, pero durante los avatares políticos de la década de 1960, el término adquirió su actual sentido peyorativo.[19]​ El término ingresó en un suplemento del Oxford English Dictionary, a principios de 1997.[20]

La definición misma del término «teoría de conspiración» es algo controvertido y diversos autores usan diversas definiciones:

No intento responder al desafío de Pigden, porque estoy de acuerdo con lo que implica. No creo que sea posible una definición o interpretación del término que se ajuste a los requisitos. Analizo varios intentos de definir la frase y, en última instancia, ofrezco mi propia sugerencia para una definición (que está fuertemente influenciada por Pigden y David Coady). Este es, al menos a grandes rasgos, el sentido de “teoría de la conspiración” que tengo en mente cuando, a lo largo de este libro, sostengo, en esencia, que Pigden tiene razón al rechazar la “sabiduría convencional” respecto de las teorías de la conspiración. (...) Comienzo con una crítica de dos definiciones propuestas: una definición de “partes constituyentes” simple y altamente inclusiva preferida por varios filósofos que (como yo) nos inclinamos a defender las teorías de la conspiración como potencialmente verdaderas e importantes, y también una definición de petición de principio preferida por algunos críticos desdeñosos. Luego exploro las dificultades con algunas definiciones descriptivas aparentemente inocuas.[21]
Kurtis Hagen. Conspiracy Theories and the Failure of Intellectual Critique. Ann Arbor, 2022. pp. 15 y 16

En un ensayo de Daniel Pipes (según él, «adaptado de un estudio preparado para la CIA»),[22]​ se intenta identificar las creencias que distinguen la mentalidad conspirativa de patrones más convencionales de pensamiento:

  • las apariencias engañan;
  • las conspiraciones conducen la Historia;
  • nada es al azar;
  • el enemigo siempre gana;
  • poder, fama, dinero y sexo dan cuenta de todo.[23]

Uso peyorativo del término editar

El término «teoría conspirativa» es usado por académicos establecidos y en cultura popular para identificar un tipo de folclore similar al de una leyenda urbana, especialmente un relato explicativo que se construye con fallos metodológicos particulares.[24]​ El término también se usa peyorativamente para desestimar aseveraciones que se consideran mal concebidas, paranoicas, sin fundamento, extravagantes, irracionales o no merecedoras de consideración seria. Por ejemplo, los términos «chiflado conspirativo» y «teorizador conspirativo» se usan en ocasiones peyorativamente. Algunos de los que mantienen teorías o especulaciones que son tildadas de «teorías conspirativas» rechazan el término por prejuicioso.[13]

El hecho de que una aseveración conspirativa particular pueda tildarse de teoría conspirativa de forma imparcial o neutral genera controversia. La teoría conspirativa se ha vuelto un término de alta carga política, y la fuerte crítica de los «teorizadores conspirativos» por parte de académicos, políticos, psicólogos y medios de comunicación supera las líneas políticas tradicionales de derecha e izquierda.[cita requerida]

El uso peyorativo del término «teoría de conspiración» ha sido criticado por algunos intelectuales. Entre ellos el filósofo Kurtis Hagen,[25]​ el filósofo Charles R. Pigden,[26]​ el filósofo Lee Basham,[27]​ el historiador Michael Parenti, Stephen Gowans, el filósofo David Coady[28]​ y el filósofo M R. X. Dentith.[29]​ Dentith presentó su tesis doctoral titulada In defence of conspiracy theories (En defensa de las teorías de conspiración) en la Universidad de Auckland (Nueva Zelanda) en 2012.[30]​ En ella dice:

Sin embargo, definir las teorías de la conspiración de manera peyorativa corre el riesgo de nublar el debate. A menos que entendamos por qué ciertas explicaciones conspirativas son injustificadas, entonces todo esto de descartar algunas explicaciones conspirativas como prima facie sospechosas parece favoritismo.
M. R. X. Dentith, In defence of conspiracy theories. (tesis doctoral). Universidad de Auckland. 2012. p. 54

Otra crítica dice:

Diversas voces desde la filosofía (Coady, 2012; Dentith, 2014) o la sociología (Husting y Orr, 2007) han criticado el uso efectivo del mismo como una herramienta con la que se expulsan de la conversación ciertas posiciones, deslegitimándolas en una estrategia metadiscursiva que elude así tener que abordar seriamente su contenido y las críticas plausibles que pueden estar entreveradas en él. Chomsky (2004) considera el término como una suerte de exabrupto académico, más próximo al insulto que a la argumentación racional, pero desde una posición de pretendida superioridad racional. Al asumir la irracionalidad de quien defiende tales teorías, se desestima por innecesario cualquier esfuerzo de justificación racional para un rechazo cuya pertinencia se tiene por autoevidente.[31]
Alejandro Romero Reche, Türkay Salim Nefes. «Racionalidad de las teorías conspirativas. Una aproximación desde Max Weber y Raymond Boudon». Revista CENTRA de Ciencias Sociales 1(2). Octubre 2022. DOI:10.54790/rccs.24. Páginas 2 y 3

Opinión de Noam Chomsky editar

El académico estadounidense Noam Chomsky contrasta la teoría conspirativa como más o menos lo opuesto al análisis institucional, el cual se enfoca sobre todo en el comportamiento público a largo plazo de instituciones conocidas públicamente, según se registra, por ejemplo, en documentos académicos o reportes de medios de comunicación, en lugar de coaliciones secretas de individuos.[32][33]

Sin embargo, en relación con el término «teoría de conspiración» dijo:

Si estás en un bar de un barrio pobre y dices algo que a la gente no le gusta, te darán un puñetazo o te gritarán palabras de cuatro letras. Si estás en un club universitario o en una oficina editorial, donde eres más educado, hay una colección de frases que puedes usar y que son el equivalente intelectual de palabras de cuatro letras y rabietas. Una de ellas es la “teoría de la conspiración”, otra es “marxista”, otra es la “equivalencia moral”; de hecho, es una serie de malas palabras sin ningún significado, que son utilizadas por personas que saben que no pueden responder a argumentos, y que no pueden lidiar con las pruebas. Pero cuando quieren hacerte callar, tienen que hacer más o menos lo mismo que gritar palabras de cuatro letras. ¿Qué significa decir que es una “teoría de la conspiración” decir que los principales planificadores estadounidenses desarrollaron planes que se pueden ver en el registro documental y los llevaron a cabo, que se puede ver en el registro histórico? No es una teoría de la conspiración.[34]
Noam Chomsky entrevistado por Kirk W. Johnson. «On Historical Amnesia, Foreign Policy, and Iraq.» American Amnesia. 17 febrero 2004.

Evaluación de la validez de teorías conspirativas editar

Tal vez el aspecto más discutible es el problema de decidir la veracidad de una teoría conspirativa en particular al punto de satisfacer tanto a sus seguidores como a sus opositores. Las acusaciones particulares de conspiración varían ampliamente en su verosimilitud, pero pueden aplicarse algunos estándares comunes para evaluar el valor de verdad probable en cada caso particular:

  • Navaja de Ockham: ¿es el relato alternativo más, o menos, probable que el relato establecido?
  • Metodología: ¿están bien construidas las pruebas ofrecidas a favor del argumento, es decir, usando una metodología contundente? ¿Hay algún estándar claro para determinar qué evidencia probaría o refutaría la teoría?
  • Delatores: ¿cuántas personas (y de qué tipo) deben ser conspiradores leales?

Algunas de estas pruebas pueden tener lados negativos también. Por ejemplo, una aplicación excesiva de la «navaja de Occam» puede llevar a la aceptación de visiones de la historia «sobresimplificadas».

También, como ejemplo de los «delatores», puede argumentarse en contra de la teoría de que «el cáncer es un hongo fácilmente curable» que «sería necesario mantener bajo control las investigaciones de un número demasiado elevado de médicos y oncólogos, por lo que tarde o temprano alguno de ellos revelaría la verdad».

A menudo se objeta la aserción de que la no existencia de conspiración alguna se demuestra con la falta de filtraciones o delatores. Dado el éxito del gobierno estadounidense en hacer que miles de personas mantuvieran la Operación MK Ultra en secreto (y así asegurar que no pudiera publicarse ninguna historia confiable de la Segunda Guerra Mundial hasta la década de 1970), es obvio que esto no es un indicador fiable. Además, la existencia de delatores no se suele exigir en teorías conspirativas oficiales. Tampoco hubo casi delatores en conspiraciones tales como el Holocausto o los desaparecidos del Proceso de Reorganización Nacional.

David Robert Grimes publicó un artículo titulado «On the Viability of Conspiratorial Beliefs» («Sobre la viabilidad de las creencias conspiratorias»)[35]​ donde usa un modelo matemático para calcular cuánto tiempo puede permanecer secreta una conspiración. Varios han señalado que su artículo tiene notables fallos y rechazan sus conclusiones.[36][37][38][39]​ Un sacerdote citó el artículo de Grimes para demostrar que la resurrección de Jesucristo ocurrió realmente.[40]

Conspiraciones verificadas editar

  • La Ojrana (policía secreta del Imperio ruso) fomentó el antisemitismo presentando Los protocolos de los sabios de Sion como texto auténtico.[41]
  • El asesinato de León Trotski en México, ejecutado por Ramón Mercader, un agente español de la NKVD soviética.[42]
  • ODESSA (del alemán Organisation der ehemaligen SS-Angehörigen, Organización de Antiguos Miembros de la SS) fue una presunta red de colaboración secreta desarrollada por grupos nazis para ayudar a escapar a miembros de la SS desde Alemania a otros países donde estuviesen a salvo, particularmente a Latinoamérica. La organización fue utilizada por el novelista Frederick Forsyth en su obra de 1972 The Odessa File, basada en hechos reales, lo que le dio una gran repercusión mediática. Por otro lado, el mayor investigador, perseguidor y encargado de informar sobre la existencia y misión de esta organización fue Simon Wiesenthal, un judío austríaco superviviente al Holocausto, quien se dedicó a localizar exnazis para llevarlos a juicio. La historiadora Gitta Sereny escribió en su libro Into That Darkness (1974), basado en entrevistas con el excomandante del campo de exterminio de Treblinka, Franz Stangl, que ODESSA nunca existió. Escribió: «Los fiscales en la Autoridad Central de Ludwigsburg para la investigación de crímenes nazis, que sabían precisamente cómo han sido financiada en la postguerra las vidas de ciertos individuos actualmente en Sudamérica, han buscado entre miles de documentos desde el principio hasta el final, pero afirman que son totalmente incapaces de autentificar la existencia de ‘Odessa’. No es que esto importe: ciertamente existieron varios tipos de organizaciones de ayuda a los nazis después de la guerra — habría sido sorprendente que no las hubiese habido».[43]
  • El proyecto MK Ultra —a veces también conocido como programa de control mental de la CIA— fue el nombre en clave dado a un programa secreto e ilegal diseñado y ejecutado por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos para la experimentación en seres humanos. Estos ensayos en humanos estaban destinados a identificar y desarrollar nuevas sustancias y procedimientos para utilizarlos en interrogatorios y torturas, con el fin de debilitar al individuo y forzarlo a confesar a partir de técnicas de control mental. Fue organizado por la División de Inteligencia Científica de la CIA en coordinación con el Cuerpo Químico de la Dirección de Operaciones Especiales del Ejército de Estados Unidos.[44]
  • La CIA ha estado involucrada en varias operaciones de tráfico de drogas. Algunos de estos informes afirman que la evidencia del Congreso que indica que la CIA trabajó con grupos que se sabía que estaban involucrados en el tráfico de drogas, por lo que estos grupos se les proporcionó información útil y de apoyo material, a cambio de permitir que sus actividades criminales continuaran,[45]​ y de obstaculizar o impedir su arresto, acusación y encarcelamiento por las agencias policiales estadounidenses.[46]
  • En la década de 1980, el gobierno de los Estados Unidos se vio envuelto en una conspiración para derrocar al gobierno nicaragüense, mediante la financiación, a través de la venta de armas a Irán y de drogas en las calles de los Estados Unidos, de una guerrilla contrarrevolucionaria. Estos hechos, conocidos como "Escándalo Irán-Contra" o "Irangate", implicaron a varios miembros de la administración de Ronald Reagan, incluido el presidente, y fueron, incluso, judicializados y juzgados, lo que demuestra su veracidad.
 
Informe del Senado estadounidense de 1977 sobre la existencia del programa MK Ultra

Teorías conspirativas populares editar

 
Hay quienes sostienen que Elvis Presley fingió su propia muerte y que ha sido visto luego del día de su fallecimiento, el 16 de agosto de 1977, en diversos lugares.

Teorías conspirativas en la ficción editar

Dado su potencial dramático, las conspiraciones son un tema popular en novelas o películas de acción y ciencia ficción. Una historia compleja se rearregla como obra moral en la que gente malvada produce acontecimientos malos y gente buena identifica a aquellas personas y las vence. Estas teorías conspirativas ficticias ofrecen narraciones claras e intuitivas en las cuales el complot de los conspiradores encaja estrechamente en las necesidades dramáticas del complot de la historia. Como se mencionó anteriormente, el aspecto cui bono de las teorías conspirativas semeja un elemento de historias de misterio: la búsqueda de un posible motivo escondido.

  • Dr. Strangelove es una comedia de 1964 sobre la incredulidad hacia el conflicto nuclear moderno. El fin del mundo se precipita por los engaños del general Jack D. Ripper, quien está al mando de un ala aérea nuclear del Mando Aéreo Estratégico. El general Ripper cree que hay una conspiración comunista que amenaza con «minar y purificar» los «preciosos fluidos corporales» de los estadounidenses con agua fluorada.
  • Conspiracy Theory es una película de suspense de 1997 sobre un taxista (interpretado por Mel Gibson) que publica un boletín de noticias en el que discute lo que él sospecha ser conspiraciones del gobierno, resultando que una de ellas es cierta (posiblemente inspirada en el proyecto MK ultra).
  • The X-Files es una popular serie de televisión emitida durante la década de 1990 y los primeros años de la década de 2000, la cual presenta las investigaciones de dos agentes del FBI, Fox Mulder y Dana Scully, quienes son en ocasiones ayudados por un grupo de teorizadores conspirativos conocidos como Los pistoleros solitarios. Muchos de los episodios tratan de un complot de colonización extraterrestre supervisada por elementos como el Gobierno de Estados Unidos, liderados por un individuo conocido como El Fumador y un todavía más misterioso «Sindicato». El famoso eslogan de la serie, «la verdad está ahí afuera», puede interpretarse como referencia a la naturaleza psicológica de búsqueda de significado discutida abajo.
  • La novela de Umberto Eco El péndulo de Foucault es una amplia y embrollada sátira sobre el conspiracionismo en la que los personajes intentan construir una conspiración que abarca todo, comenzando con los templarios e incluyendo a los bávaros Illuminati, los Rosacruces, los entusiastas de la Tierra hueca, los cátaros e incluso los jesuitas.
  • También de Umberto Eco, la novela El cementerio de Praga trata de las orígenes de Los protocolos de los sabios de Sion y de sus consecuencias.
  • El código Da Vinci es una novela de Dan Brown que explora un tema similar, sin la sátira, con la religión como foco: una conspiración de la Iglesia católica ha intentado encubrir la «verdadera» historia de Jesús.
  • En Bones, serie de la cadena estadounidense Fox, el personaje de Jack Hodgins muestra en repetidas ocasiones ser seguidor de la teoría conspirativa.
  • En la serie de cómic The Men in Black, creada por Lowell Cunningham y Sandy Carruthiers, que serviría de base a la famosa franquicia cinematográfica, se afirma que los agentes del MIB no solo combaten contra todo tipo de seres extraños, sino que, además, gobiernan el mundo de forma secreta, siendo todos los gobiernos mundiales una fantasía. En la posterior adaptación cinematográfica de esta serie, dado el tono de comedia ligera que se le imprimió, esta idea se cambió, pasado el MIB, a ser un departamento secreto del gobierno de EE. UU.
  • En el episodio "El ordenador que acabó con Homer", perteneciente a la duodécima temporada de la sitcom estadounidense Los Simpson, Homer Simpson crea una página web a través de la que comienza a difundir bulos, teorías conspirativas y chismes delìberadamente falsos con el fin de atraer visitas, resultando que, al final, uno de los bulos acaba siendo cierto.

Igualmente, se han sugerido teorías conspirativas o hipótesis de conspiración en pos de develar el enigma de la anónima identidad del homicida en serie Jack el Destripador. La más difundida de estas se debió al escritor inglés Stephen Knight, y fue postulada en el ensayo Jack the Ripper. The final solution,[47]​ que vio la luz pública en 1976. Aquí se propugnó que el cirujano de la Corona, William Gull, fungió de ejecutor, secundado por un elenco de masones prominentes. En dicha versión, las prostitutas víctimas del verdugo serial habrían chantajeado a la monarquía, amenazando divulgar que (como fruto de los amoríos entre una plebeya y el príncipe Albert Víctor) había nacido una niña bastarda con derechos al trono británico. Al médico imperial se le habría encargado asustar a las chantajistas, pero no asesinarlas. No obstante, un exceso de celo, aunado al brote de una enfermedad mental, terminó convirtiendo al insigne galeno en el monstruo que la posteridad conoce con el mote de Jack the Ripper. Tal constituye, en síntesis, la denominada: "teoría de la conspiración monárquico-masónica".[47][48]

Uso de Karl Popper del término «teoría conspirativa» editar

En su trabajo de dos volúmenes «Las sociedades abiertas y sus enemigos, 1938-1943», Karl Popper usa la expresión «teorías de conspiración». Argumenta que el totalitarismo del siglo XX estuvo fundado en tales teorías, que recurrían a complots imaginarios conducidos por escenarios paranoicos predicados en el tribalismo o el racismo. No argumenta contra la existencia de conspiraciones cotidianas, como se sugiere incorrectamente en mucha de la literatura posterior. Incluso, usa el término «conspiración» para describir la actividad política ordinaria en la Atenas clásica de Platón, quien es el principal objetivo de ataque en la obra. También escribe: «No deseo dar a entender que las conspiraciones nunca ocurren. Al contrario, son fenómenos sociales típicos».[49]

Falsabilidad editar

Popper propone la expresión «teoría conspirativa de la sociedad» para criticar la metodología de los que considera engañados por el «historicismo» (la reducción de la historia a una evidente e ingenua distorsión a través de un análisis crudamente formulado, predicado en una agenda repleta de suposiciones insensatas).[50]

Karl Popper argumenta que la ciencia se escribe como un conjunto de hipótesis falsables; aquellas teorías y aseveraciones que no admiten ninguna posibilidad de falsación son consideradas metafísicas o no científicas. Críticos de teorías conspirativas argumentan en ocasiones que muchas de ellas no son falsables y por ello no pueden ser científicas. Esta acusación es a menudo correcta, y es consecuencia de la estructura lógica de ciertas clases de teorías conspirativas. Estas toman la forma de aserciones existenciales, alegando la existencia de alguna acción u objeto sin especificar el sitio o momento en el que puede observarse. La falta de observación del fenómeno es el resultado de buscar en el lugar equivocado (esto es, de haber sido engañado por la conspiración), lo cual hace imposible cualquier demostración de que la conspiración no existe.

Sin embargo, el uso de la falsabilidad como criterio para distinguir entre ciencia y no ciencia ha sido criticado por un buen número de académicos. Entre ellos destacan los una vez estudiantes de Popper: Thomas Kuhn, Paul Feyerabend e Imre Lakatos, que argumentan que ninguna teoría es falsable en el sentido de Popper, y que como consecuencia Popper representa erróneamente el proceso real de descubrimiento científico.[51]

Conspiracionismo editar

Las teorías conspirativas a menudo no se toman seriamente debido a que muchas de ellas, casi por definición, carecen de evidencia verificable. Esto lleva a la pregunta de qué mecanismos podrían existir en la cultura popular que lleven a la invención y diseminación subsiguiente de teorías sin fundamento.

En búsqueda de respuestas a esta pregunta, la teoría conspirativa se ha vuelto un tema de interés para filósofos, sociólogos, psicólogos y expertos en folclore desde al menos la década de 1960, cuando el asesinato del presidente de Estados Unidos John F. Kennedy provocó una respuesta del público sin precedentes dirigida contra la versión oficial del caso según lo expuso el Reporte de la Comisión Warren. El informe de dicha comisión ha sido contradicho por el Comité Selecto de la Cámara sobre Asesinatos, establecido en 1976, que en su informe final concluye que el presidente John F. Kennedy fue probablemente asesinado como resultado de una conspiración. Así pues, resulta que, en este caso concreto, fueron los que rechazaron el informe de la Comisión Warren los que tenían razón.

Una visión del mundo que tiene como centro teorías conspirativas en el desarrollo de la historia se denomina en ocasiones como «conspiracionismo». El historiador Richard Hofstadter indicó el papel de la paranoia y el conspiracionismo a lo largo de la historia de Estados Unidos en su ensayo The Paranoid Style in American Politics, publicado en 1964. El clásico de Bernard Bailyn The Ideological Origins of the American Revolution (1967) hace notar que en Estados Unidos puede encontrarse un fenómeno similar durante el tiempo que precedió a la independencia estadounidense.[52]

El término «conspiracionismo» fue popularizado por el académico Frank P. Mintz en la década de 1980. El trabajo académico en teorías conspirativas y conspiracionismo presenta un rango de hipótesis como base de estudio del género. Entre los principales académicos del conspiracionismo se encuentran: Richard Hofstadter, Karl Popper, Michael Barkun, Robert Alan Goldberg, Daniel Pipes, Mark Fenster, Frank P. Mintz, Carl Sagan, George Johnson y Gerald Posner.

De acuerdo con Mintz, el conspiracionismo denota «creencia en la primacía de conspiraciones en el desarrollo de la historia»:[53]

El conspiracionismo satisface las necesidades de diversos grupos políticos y sociales en Estados Unidos y otras regiones. Identifica élites, las culpa por las catástrofes económicas y sociales, y asume que las cosas serán mejores una vez la acción popular las pueda remover de las posiciones de poder. Como tales, las teorías conspirativas no tipifican una época o ideología particular.[54]
Frank P. Mintz

A lo largo de la historia humana, algunos líderes políticos y económicos «han sido» genuinamente la causa de enormes cantidades de muerte y miseria, y en algunas ocasiones se vieron involucrados en conspiraciones, al tiempo que ahora promueven teorías conspirativas sobre sus objetivos. Hitler y Stalin serían meramente los ejemplos más prominentes; ha habido numerosos más.[55]

En algunos casos ha habido aseveraciones acusadas de ser teorías conspirativas que luego mostraron tener alguna base en los hechos (para ejemplos, ver abajo «Conspiraciones verificadas»).[56][57]

La idea de que la historia misma está controlada por grandes y duraderas conspiraciones es desestimada por el historiador Bruce Cumings:

Pero si las conspiraciones existen, ellas raramente mueven la historia; producen una diferencia al margen de cuando en cuando pero con las consecuencias imprevistas de una lógica fuera del control de sus autores: y este es el error de la «teoría conspirativa». La historia se mueve por las amplias fuerzas y grandes estructuras de las colectividades humanas.[58]

El término «conspiracionismo» se usa en el trabajo de Michael Kelly, Chip Berlet y Matthew N. Lyons.

De acuerdo con Berlet y Lyons, «El conspiracionismo es una forma narrativa particular de articular un chivo expiatorio, la cual enmarca enemigos satanizados como parte de un vasto e incisivo argumento contra el bien común, mientras que valora el chivo expiatorio como un héroe para la alarma resonante».[59]

Argumentos generales contra el conspiracionismo editar

Los argumentos contra el conspiracionismo no suelen dirigirse a demostrar que está siempre equivocado ni a analizar si es posible que acierte al menos algunas veces, sino a, supuestamente, analizar los mecanismos psicológicos por los que aparece. Esto, a juicio de algunos, quita legitimidad al mismo concepto de «conspiracionismo» y a los argumentos «contra el conspiracionismo».

Muchas personas tienden a responder a acontecimientos o situaciones que han tenido un impacto emocional en ellos tratando de darles sentido, típicamente en términos espirituales, morales, políticos o científicos. Acontecimientos que parecen resistirse a tales interpretaciones pueden provocar que el sujeto busque con más premura un significado, hasta que alcance uno que sea capaz de ofrecerle al sujeto inquisidor la satisfacción emocional requerida.

En otras ocasiones, el desarrollo de secuencias complejas de acontecimientos, tales como fenómenos políticos, son explicables, pero no en términos simples. Las teorías conspirativas son a menudo preferidas por las personas como modo de entender lo que está pasando a su alrededor sin tener que lidiar con las complejidades de la historia o interacción política.

Como historiador sociológico, Holger Herwig encontró, estudiando explicaciones alemanas para el origen de la Primera Guerra Mundial, que «aquellos acontecimientos que son más importantes son más difíciles de entender porque atraen la mayor atención de inventores de mitos y charlatanes».

Este proceso normal de búsqueda de una explicación satisfactoria podría desviarse por diversas influencias. Al nivel del individuo, las necesidades psicológicas apremiantes pueden influir el proceso de tal forma que algunas de nuestras herramientas mentales universales pueden imponer 'puntos ciegos' epistémicos. A nivel de grupo o sociológico, los factores históricos pueden realizar el proceso de asignar significados satisfactorios más o menos problemáticos.

Alternativamente, las teorías conspirativas pueden surgir cuando la evidencia disponible en el registro público no se corresponde con la versión común u oficial de los acontecimientos. En este sentido, las teorías conspirativas pueden servir en ocasiones para resaltar 'puntos ciegos' en las interpretaciones comunes u oficiales de los acontecimientos.[60]

Orígenes psicológicos editar

De acuerdo con algunos psicólogos, una persona que cree en una teoría conspirativa tiende a creer en otras; una persona que no cree en una teoría conspirativa tiende a no creer en otra.[61]​ Esto puede deberse a diferencias en la información en que se basan las partes para formular sus conclusiones.

Existen psicólogos que creen que la búsqueda de significado es común en el conspiracionismo y en el desarrollo de teorías conspirativas, y que puede ser suficientemente fuerte como para llevar ella sola a la primera formulación de la idea[cita requerida]. Una vez concebida, el sesgo de confirmación y la evasión de disonancia cognitiva pueden reforzar la creencia. En un contexto donde una teoría conspirativa se ha vuelto popular dentro de un grupo social, el reforzamiento comunal puede igualmente desempeñar un papel.

Investigaciones llevadas a cabo en la Universidad de Kent sugieren que las personas pueden ser influenciadas por teorías conspirativas sin ser conscientes de que sus actitudes han cambiado. Tras leer teorías conspirativas populares sobre la muerte de Diana de Gales, participantes en este estudio estimaron correctamente qué tanto las actitudes de sus pares habían cambiado, pero subestimaron significativamente qué tanto sus propias actitudes habían cambiado para volverse más a favor de las teorías conspirativas. Los autores concluyen que las teorías conspirativas pueden por tanto tener un 'poder escondido' para influir las creencias de las personas.[62]

Psicólogos humanistas sostienen que, a pesar de que el conciliábulo detrás de la conspiración es casi siempre percibido como hostil, a menudo la idea de la teoría conspirativa tiene un elemento de tranquilidad para sus creyentes. Esto se debe, en parte, a que es más consolador pensar que las complicaciones y trastornos en los asuntos humanos son creados por los seres humanos mismos en lugar de por factores que escapan al control humano. La creencia en una conspiración es un dispositivo mental que el creyente usa para asegurar a sí mismo que ciertos hechos y circunstancias no son producto del azar, sino originados por una inteligencia humana. Si un conciliábulo está implicado en una secuencia de acontecimientos, siempre existe la esperanza, aunque débil, de ser capaz de interferir en los actos del grupo conspirador, o bien de unirse al grupo y ejercer un poco de ese mismo poder. Por último, la creencia en el poder de una conspiración es una afirmación implícita de la dignidad humana —una afirmación, a menudo inconsciente, pero necesaria, de que el hombre no es un ser totalmente indefenso, sino que es responsable, al menos en cierta medida, de su propio destino.[63]

Proyección editar

Algunos historiadores han señalado el elemento de proyección psicológica en el conspiracionismo; es decir, la atribución a los supuestos «conspiradores» de características indeseables del ser. Richard Hofstadter, en su ensayo The Paranoid Style in American Politics, afirma que:

...es difícil resistirse a la conclusión de que este enemigo es en muchos aspectos la proyección del ser; los aspectos tanto ideales como inaceptables del ser se le atribuyen a él. El enemigo puede ser el intelectual cosmopolita, pero el paranoico lo excederá en el aparato de la erudición... el Ku Klux Klan imitó al catolicismo al punto de usar prendas sacerdotales, desarrollando un ritual elaborado y una jerarquía igualmente elaborada. La John Birch Society simula células comunistas y operación cuasi-secreta a través de grupos «frontales», y realiza una persecución sin piedad de la guerra ideológica a lo largo de líneas muy similares a las que encuentra en el enemigo comunista. Portavoces de varios «cruzados» anticomunistas fundamentalistas expresan abiertamente su admiración por la dedicación y disciplina que clama la causa comunista.
Richard Hofstadter

Hofstadter también notó que la «libertad sexual» es un vicio frecuentemente atribuido al grupo objetivo del conspiracionista, apreciando que «muy a menudo las fantasías de verdaderos creyentes revelan fuertes escapes sadomasoquistas, vivamente expresados, por ejemplo, en el deleite de antimasones con la crueldad de castigos masónicos».[64]

¿Sesgo epistémico? editar

Es posible que ciertos sesgos epistémicos humanos básicos se proyecten en el material bajo escrutinio. De acuerdo a un estudio, las personas aplican una regla general por medio de la cual esperan que un acontecimiento significativo tenga una causa significativa (esto puede reemplazarse por: la gente espera, para algo extraordinario, una explicación extraordinaria).[65]​ El estudio ofreció a tres sujetos cuatro versiones de acontecimientos en los cuales un presidente extranjero (a) fue asesinado, (b) fue herido pero sobrevivió, (c) sobrevivió con heridas pero luego murió de un ataque cardíaco, y (d) salió ileso. Los sujetos tendieron en mayor medida a sospechar conspiración en los casos de los 'acontecimientos importantes' (en los que el presidente muere) en comparación a los otros casos a pesar de que toda la demás evidencia disponible para ellos fue la misma.

Otra regla epistémica general que puede aplicarse equívocamente a un misterio que involucra otras personas es cui bono («¿quién se beneficia?»). Esta sensibilidad a motivos ocultos de las demás personas podría ser un aspecto ya sea evolucionado o enculturado de la conciencia humana, pero, en cualquier caso, parece ser universal. Si el inquisidor carece de acceso a los hechos relevantes del caso, o si hay intereses estructurales más que motivos personales involucrados, este método de inquisición tenderá a producir un reporte falsamente conspirativo de un acontecimiento impersonal[cita requerida]. El corolario directo de este sesgo epistémico en culturas precientíficas es la tendencia a imaginar el mundo en términos de animismo. Objetos inanimados o sustancias de significancia para las personas reciben un carácter fetichista y se suponen abrigar espíritus malignos o benignos.

Lo contrario de cui bono, y una posición generalmente útil cuando está evaluándose una teoría conspirativa, es un corolario de la navaja de Occam. «Nunca atribuya a conspiración lo que puede deberse a incompetencia». Es decir, acontecimientos importantes tienen una mayor probabilidad de deberse a fallos o descuidos de una persona o grupo que a sus planes y esfuerzos.

Psicología clínica editar

Para individuos relativamente poco comunes, una compulsión obsesiva a creer, probar o repetir una teoría puede indicar una o más de varias enfermedades psicológicas bien comprendidas y otras hipotéticas: paranoia, negación, esquizofrenia, síndrome del mundo mezquino.[66]

Orígenes sociopolíticos editar

Christopher Hitchens representa las teorías conspirativas como 'humos exhaustos de la democracia', el resultado ineludible de una gran cantidad de información circulante entre un gran número de personas. Otros autores sociales y sociólogos argumentan que las teorías conspirativas se producen de acuerdo a variables que pueden cambiar dentro de una sociedad democrática (o de otro tipo).

Reportes conspirativos pueden ser satisfactorios emocionalmente cuando ubican acontecimientos en un contexto moral entendible. El partidario de la teoría es capaz de asignar responsabilidad moral por un acontecimiento o situación emocionalmente perturbadora a un grupo de individuos claramente concebido. Crucialmente, tal grupo no incluye al creyente. El creyente puede entonces sentirse excusado de cualquier responsabilidad moral o política pues remediar cualquier falla institucional o social podría ser la fuente efectiva de la disonancia.[67]

Donde un comportamiento responsable se previene por las condiciones sociales o simplemente va más allá de las habilidades de un individuo, la teoría conspirativa facilita la descarga emocional o duelo que requieren tales retos emocionales (según Erving Goffman).[cita requerida] Como los pánicos morales, las teorías conspirativas ocurren así más frecuentemente dentro de comunidades que están experimentando aislamiento social o pérdida de poder político.

Mark Fenster argumenta que «sólo porque teorías conspirativas de amplio espectro estén erradas no significa que estas no den con algo. Específicamente, dichas teorías se dirigen ideológicamente a inequidades estructurales reales y constituyen una respuesta a una sociedad civil fulminante y a la concentración de propiedad de los medios de producción que, juntos, dejan al sujeto político sin la habilidad de ser reconocido o de significar algo en el reino público».[68]

Por ejemplo, la forma contemporánea de antisemitismo se identifica en la Enciclopedia Britannica de 1911 como una teoría conspirativa sirviendo al autoentendimiento de la aristocracia europea, cuyo poder social declinó con el ascenso de la sociedad burguesa.[69]

A lo largo de la historia, el antisemitismo es prominente en las teorías conspirativas. De acuerdo con Kenneth S. Stern,

Históricamente, los judíos no se han llevado bien con las teorías conspirativas. Tales ideas alimentan el antisemitismo. Los mitos en que judíos mataron a Cristo, o envenaron pozos, o mataron niños cristianos para cocer matzo, o se inventaron el Holocausto, o traman el control del mundo, no se suceden unos a otros; en cambio, la lista de bulos antisemíticos se alarga. El movimiento de milicia hoy cree en la teoría conspirativa de los Protocolos, incluso si algunos la llaman de otra manera y nunca mencionan a los judíos. Desde la perspectiva de la historia, sabemos que este es el tipo de clima en que el antisemitismo puede crecer.[70]
Desilusión editar

A finales del siglo XX, varios observadores notaron descensos en la participación electoral y en otras medidas centrales del compromiso social. Como ejemplo prominente, véase la tesis de Robert Putnam Bowling Alone. Quienes fueron más influenciados por este período, la llamada «generación X», se caracterizan por su cinismo hacia las instituciones y autoridades tradicionales, lo cual constituye un ejemplo del contexto de pérdida de poder político mencionado anteriormente.

En ese contexto, un individuo típico tenderá a estar más aislado de los tipos de redes de pares que confieren acceso a amplias fuentes de información, y puede desconfiar intuitivamente de cualquier aseveración hecha por ciertas personas, medios u otras instituciones autorizadas. Para algunos individuos, la consecuencia puede ser una tendencia a atribuir cualquier cosa negativa que ocurra a la autoridad de la que se desconfía. Por ejemplo, algunos atribuyen los atentados del 11 de septiembre de 2001 a una conspiración que involucra al gobierno de Estados Unidos (o políticos desaprobados) en lugar de o junto con terroristas islámicos asociados con Al Qaeda (véase conspiraciones del 11-S). Tales cargos pueden también colorearse con motivación política. Se hicieron cargos similares (en algunos círculos) según los cuales la administración de Franklin D. Roosevelt del gobierno de Estados Unidos fue de alguna manera culpable del ataque a Pearl Harbor en 1941.

El «teorema de la racionalidad» editar

Otra crítica de las teorías conspirativas es que se basan en cierta visión del mundo que puede o no ser correcta. Graham Allison, politólogo, desarrolló este argumento en su libro, Essence of Decision, y lo llamó informalmente el «teorema de la racionalidad».

Básicamente, Allison argumentó:

  • Muchas teorías (incluyendo teorías conspirativas) se basan en el supuesto de expectativas racionales. Bajo este supuesto, los acontecimientos y decisiones se explican con las respuestas racionales de grupos e individuos.
  • Sin embargo, grupos e individuos no siempre actúan de manera racional.
  • Usando un pensamiento racional, los individuos toman automáticamente un enfoque de «caja negra» hacia los problemas, lo que significa que se concentran en los datos que estaban disponibles y en los resultados pero fallan en no considerar otros factores tales como burocracia, malentendidos, desacuerdos, etc.
  • El pensamiento racional viola en general la ley científica de falsabilidad, pues, de acuerdo con el teorema de la racionalidad, no hay acontecimiento o grupo de acontecimiento que no puedan explicarse de una manera racional y decidida.

Aunque Allison estudió principalmente la crisis de los misiles de Cuba, en esencia ilustró el teorema de la racionalidad haciendo referencia al ataque a Pearl Harbor, específicamente la teoría de que las autoridades estadounidenses permitieron intencionalmente que comenzara el ataque.

Allison argumentó que, para que esta teoría conspirativa específica se cumpliese, los análisis primero tenían que suponer que los oficiales actuaron de una manera racional y que tuvieron completo acceso a toda la información que indicaba que el ataque era inminente.

Sin embargo, al examinar evidencias internas adicionales, Allison argumentó que, mientras desde una perspectiva de caja negra, Estados Unidos tenía suficientes evidencias del ataque a Pearl Harbor, una combinación de burocracia y malentendidos fue la razón real de por qué sucedió el ataque. Por ejemplo, Allison notó que evidencias del ataque venidero estaban dispersas en diferentes departamentos gubernamentales, y no se combinó inmediatamente para crear una imagen entera. Similarmente, algunas autoridades interpretaron erróneamente los datos disponibles: el 7 de diciembre de 1941 la base en Pearl Harbor estaba de hecho en alerta, pero la alerta era por posible sabotaje japonés, no por un ataque aéreo general.

Tropos de los medios editar

Comentaristas de los medios notan regularmente una tendencia en los medios de noticias y de cultura popular a entender acontecimientos a través del prisma de agentes individuales, en contraposición a reportes estructurales o institucionales más complejos.[71]​ Si esta es una observación correcta, puede esperarse que la audiencia que demanda y consume este énfasis sea más receptiva a informes personalizados y dramáticos de fenómenos sociales.

Un segundo tropo de los medios, tal vez relacionado, es el esfuerzo por destinar responsabilidades individuales a acontecimientos negativos. Los medios tienden a comenzar a buscar culpables si un acontecimiento es de tal importancia que no deja de estar al orden del día durante varios días. En esta misma línea, se ha dicho que el concepto de accidente puro ya no se permite en un artículo de noticias.[72]​ Nuevamente, si esta es una observación correcta, esta puede reflejar un cambio real en cómo el consumidor de medios percibe los acontecimientos negativos.

Controversia editar

Aparte de las controversias sobre los méritos de aseveraciones conspirativas particulares y de las diversas opiniones académicas discrepantes, la categoría general de teoría conspirativa es en sí misma una materia controvertida.

El término «teoría conspirativa» está considerado por diferentes observadores como una descripción neutral de una aseveración conspirativa, un término peyorativo usado para desestimar tal aseveración sin más examen,[73]​ y un término que puede acogerse positivamente por los proponentes de tal aseveración.

Algunos usan el término para argumentos que pueden no creer completamente pero que consideran radicales y emocionantes. El significado del término más ampliamente aceptado es el que se comparte en el uso en cultura popular y en el académico, que, de hecho, tiene implicaciones negativas para el valor de verdad probable de un relato.

Dado este entendimiento popular del término, es concebible que este pueda ser usado ilegítima e inapropiadamente como medio de desestimación de lo que de hecho son acusaciones sustanciales y bien evidenciadas. La legitimidad de cada uno de tales usos será por tanto un asunto de controversia. Observadores desinteresados compararán los rasgos de una alegación con los de la categoría mencionada anteriormente, para efectos de determinar si un uso dado es legítimo o perjudicial. En relación con esto, Michael Parenti ha usado el término conspirafobia (conspiracy phobia).[74]​ Este autor, asimismo, en uno de sus artículos, llama a la CIA «una conspiración institucionalizada».[75]

Ciertos proponentes de aseveraciones conspirativas y sus partidarios argumentan que el término es completamente ilegítimo y que debe considerarse precisamente tan manipulador políticamente como la práctica soviética de tratar disidentes políticos como dementes clínicos.[76]​ Críticos de esta visión afirman que el argumento tiene poco peso y que la afirmación misma sirve para exponer la paranoia común entre los teorizadores conspirativos. Por otra parte, Daniel Pipes, uno de los que usan el término frecuentemente,[77]​ incluso reconoce que algunos informes los hizo por encargo de la CIA.[78]​ Además, los críticos del conspiracionismo suelen mencionar solo las teorías conspirativas más ridículas sin mencionar las conspiraciones que están históricamente demostradas.

Algunos teóricos, como Charles Pigden, argumentan que la realidad de tales conspiraciones históricamente comprobadas debería prevenirnos contra cualquier rechazo apresurado de teorías conspirativas. Pigden, en su artículo «Conspiracy Theories and the Conventional Wisdom»[79]​ («Teorías de conspiración y la sabiduría convencional») arguye que no solo ocurren conspiraciones, sino que cualquier miembro educado de la sociedad cree en varias de ellas; por tanto, todos somos, de hecho, teóricos de la conspiración, se reconozca o no:

Ahora bien, si una teoría de la conspiración es simplemente una teoría que postula una conspiración, entonces toda persona política e históricamente alfabetizada es un gran teórico de la conspiración, ya que cada una de esas personas suscribe una amplia gama de teorías de la conspiración. Es decir, las personas históricamente alfabetizadas creen en conjuntos organizados de proposiciones que explican supuestos hechos planteando conspiraciones. Porque hay muchos hechos que no admiten explicación no conspirativa y muchas teorías de conspiración que están lo suficientemente bien establecidas como para ser consideradas conocimiento.
Es difícil, si no imposible, dar un golpe de estado sin conspirar, un punto que es evidente para todos. Por lo tanto, cualquiera que crea que existen golpes de estado debe suscribirse a un conjunto de teorías de conspiración, por vagas que sean.
Charles Pigden. «Conspiracy Theories and the Conventional Wisdom» pp. 5 y 6

En cualquier caso, vale la pena considerar que el mismo término «conspiración» es muy anterior al término «teoría conspirativa», y está muy bien caracterizado en la historia, el derecho penal, las leyes penales y las sentencias de los tribunales. Esto ilustra el hecho de que la conspiración es y ha sido desde antaño un comportamiento humano muy real y muy frecuente, mientras que la legitimidad del muy reciente concepto de «teoría conspirativa» continúa abierta al debate.

En el derecho penal está bien caracterizado el concepto de «conspiración», aparte del hecho de que muchas personas han sido condenadas por los tribunales por tal motivo. El actual Código Penal de España, de 1995, en su artículo 17.1 dice: «La conspiración existe cuando dos o más personas se conciertan para la ejecución de un delito y resuelven ejecutarlo».[80]​ Los anteriores códigos penales españoles también definían y castigaban la conspiración.[81]​ En la legislación penal de otros países también se castiga la conspiración.

El término «teoría conspirativa» es en sí mismo el objeto de un tipo de teoría conspirativa que argumenta que quienes usan el término están manipulando a la audiencia para desestimar el tema en discusión, ya sea en un intento deliberado de ocultar la verdad o como engaño para conspiradores más pausados.[cita requerida]

Cuando se ofrecen teorías conspirativas como aseveraciones oficiales (por ejemplo, proviniendo de una autoridad gubernamental, tal como una agencia de inteligencia), estas no se consideran usualmente como teorías conspirativas. Por ejemplo, ciertas actividades del Comité de Actividades Antiestadounidenses de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos pueden considerarse como un intento oficial de promover una teoría conspirativa, aunque sus aseveraciones son raramente referidas como tales. Se ha llegado a decir: «¿Cuándo una teoría conspirativa no es una teoría conspirativa? Cuando es tu propia teoría».[73]​ Se ha señalado que muchas veces las versiones oficiales son también teorías conspirativas[82]​ aunque no se reconozcan como tales. A tal efecto, se ha acuñado la expresión «teoría conspirativa oficial».

Surgen más dificultades de la ambigüedad del término teoría. En el uso popular, este término se usa a menudo para referirse a especulaciones sin fundamento o con bases débiles, lo que lleva a la idea de que «no es una teoría conspirativa si es de hecho cierta».

Por otra parte, el uso del concepto peyorativo de «teoría conspirativa» supone una preocupación exclusiva o preponderante por los «falsos positivos» (creer en una conspiración que no existe) sin prestar atención a la posibilidad de un «falso negativo» (negar una conspiración que sí existe). Los que se ocupan del fenómeno del conspiracionismo no se preocupan de si dichas teorías aciertan a veces o no.

Generalismo y particularismo editar

En relación con esta controversia sobre las teorías de conspiración, algunos intelectuales han acuñado las palabras «generalismo» y «particularismo»:[83]

Sin embargo, cuando se trata de definir lo que se considera una “teoría de la conspiración”, encontramos que hay dos definiciones que compiten en la literatura. Se añade que normalmente son teorías injustificadas, y esto se debe a que la creencia en la existencia de las conspiraciones que plantean es sospechosa por razones epistemológicas o psicológicas. La otra definición postula que son meras teorías sobre conspiraciones y, por tanto, deben juzgarse en función de la evidencia.
El argumento que dice que tenemos una sospecha justificada y prima facie de las teorías de la conspiración se conoce en la literatura filosófica como "generalismo", y ha habido un descontento creciente de los filósofos con ese enfoque de la teoría de conspiración. Han argumentado que no podemos descartar de plano las teorías de la conspiración simplemente porque son teorías de la conspiración. Más bien, han argumentado que deberíamos evaluar teorías de conspiración particulares según la naturaleza de la evidencia a favor o en contra de ellas. Esto se conoce como “particularismo”.[84]
M R. X. Dentith. «Debunking conspiracy theories». Synthese 198 (10):9897-9911 (2021)
A la luz del hecho de que algunas teorías de la conspiración resultan ser ciertas, varios filósofos han adoptado la posición de que cada teoría de la conspiración debe juzgarse por sus propios méritos particulares, una posición que se ha denominado “particularismo”. Esta visión, que puede parecer obvia tan pronto como se piensa en ella, se ha convertido en la posición dominante en la literatura filosófica sobre las teorías de la conspiración.
Hagen, Kurtis (2018). Conspiracy Theory: A Philosophical Defense (en inglés). Fomite. p. 7. ISBN 978-1944388638. 

Véase también editar

Referencias editar

  1. «Conspiranoia, término válido» Fundéu.
  2. Patán, Julio (2009): «Las “teorías de la conspiración”, por otro lado, son de una naturaleza diametralmente opuesta. A diferencia de las conspiraciones reales, falibles y perecederas, las “teorías de la conspiración” plantean la existencia de complots perfectos, universales y sin límites en el tiempo y el espacio. Las “teorías de la conspiración” involucran a múltiples participantes de todos los estratos y esferas, como políticos, policías, empresarios, militares, intereses extranjeros, medios de comunicación, alienígenas, en fin, todo lo que se pueda imaginar. Los conspiradores son tan poderosos y hábiles para proceder en secreto que su capacidad de infiltración es casi infinita. Las “teorías de la conspiración” involucran maquinaciones perfectas concebidas desde hace décadas, siglos e incluso milenios. No se trazan una meta humilde o concreta, sino que presuponen confabulaciones absolutas cuya meta es alterar por completo el orden establecido y poner al planeta entero en manos de los complotistas». En «Conspiraciones: entre el mito y la paranoia», unperdidoenelsiglo.wordpress.com. Consultado el 8 de septiembre de 2012.
  3. Pérez Hernáiz, H. A. (2009): «Lo que se entiende en este ensayo por “teorías de la conspiración” son las que otros han llamado las “grandes teorías de la conspiración”, o sea aquellas que consideran que la mayoría de los acontecimientos sociales son la consecuencia de la maquinación de una fuerza superior y, a menudo, secreta. Las teorías de la conspiración no se refieren a las pequeñas tramas conspirativas que todos construimos, y descubrimos que otros construyen, en nuestras interacciones diarias, y que podríamos presumir como parte normal de nuestra convivencia (el amante que conspira, el compañero de trabajo que nos pone trampas, el jefe de departamento que no nos dice toda la verdad, etc.), sino a los grandes acontecimientos sociales que afectan a muchos». En «Teorías de la conspiración: Entre la Magia, el Sentido Común, y la Ciencia», pp. 7-8. Consultado el 8 de septiembre de 2012.
  4. Howard, Michael (1990). La conspiración oculta: misterios de templarios, masones y sociedades secretas. EDAF. 
  5. «Área 51: qué es el misterioso lugar que inspira teorías de la conspiración (y por qué algunos creen que alberga extraterrestres)». BBC. 20 de septiembre de 2019. 
  6. Fuentes, Juan Francisco (2020). 23 de febrero de 1981. El golpe que acabó con todos los golpes. Col. “La España del siglo XX en 7 días”. Barceolona: Taurus. p. 163. ISBN 978-84-306-2273-3. 
  7. Martín, Azucena (18 de febrero de 2018). «Ocho teorías de la conspiración que resultaron ser ciertas». El Español. 
  8. a b Bravo, Andrea (mayo de 2011). «La Teoría de la Conspiración». Jot Down. 
  9. Patán, Julio: «En términos generales, una conspiración es el intento de un grupo por acceder al poder desde las sombras, mediante la intriga y la cavilación. La definición es muy amplia, porque ese poder puede ser político, empresarial, mediático, económico, o social. Las conspiraciones, reales e inevitables, han sido parte integral de la historia humana: desde los griegos a los viejos fraudes electorales del PRI, pasando por Shakespeare, los golpes militares latinoamericanos, y las “adquisiciones hostiles” de las grandes corporaciones.» op. cit
  10. FAQ del Movimiento Zeitgeist: «¿Respalda el movimiento Zeitgeist Teorías de conspiración Consultado el 8 de septiembre de 2012.
  11. «Entrevista a Michel Butter. Teorías de conspiración». Semana. 21 de junio de 2019. 
  12. Avilés Farré, Juan (2007): «Desde la perspectiva epistemológica, el tratamiento más serio del tema se halla, a mi juicio, en un artículo del filósofo estadounidense Brian L. Keeley (“Of Conspiracy Theories”, The Journal of Philosophy, XCVI, 3, 1999, pp. 109-12), que por cierto toma como ejemplo las teorías surgidas en torno a un atentado terrorista, el de Oklahoma City en 1995. De acuerdo con Keeley, las teorías de la conspiración injustificadas se caracterizan por negar la interpretación oficial u obvia de los hechos considerados, pretenden revelar secretos bien guardados, y se apoyan en datos que no quedan suficientemente explicados en la versión oficial, o que incluso la contradicen, pero ninguno de estos rasgos implica que sean necesariamente injustificadas». En «Terrorismo y teorías de la conspiración: el caso del 11-M (ARI)», en www.realinstitutoelcano.org. 6 de julio de 2007. Consultado el 8 de septiembre de 2012.
  13. a b «Another problematic way of defining “conspiracy theories,” this one favored by those who are dismissive of conspiracy theories, is the question-begging strategy of defining conspiracy theories as false (unreal/imaginary), unwarranted, or implausible.» Hagen, Kurtis (2022). Conspiracy Theories and the Failure of Intellectual Critique (en inglés). Ann Arbor: The University of Michigan Press. p. 19. ISBN 978-0472133109. 
  14. Alemany Oliver, Mathieu (14 de septiembre de 2020). «Navigating Between the Plots: A Narratological and Ethical Analysis of Business-Related Conspiracy Theories (BrCTs)». Journal of Business Ethics (en inglés). ISSN 1573-0697. PMID 32952244. doi:10.1007/s10551-020-04612-3. Consultado el 14 de mayo de 2021. 
  15. Tangherlini, Timothy R.; Shahsavari, Shadi; Shahbazi, Behnam; Ebrahimzadeh, Ehsan; Roychowdhury, Vwani (16 de junio de 2020). «An automated pipeline for the discovery of conspiracy and conspiracy theory narrative frameworks: Bridgegate, Pizzagate and storytelling on the web». PLOS ONE 15 (6): e0233879. ISSN 1932-6203. PMID 32544200. doi:10.1371/journal.pone.0233879. Consultado el 14 de mayo de 2021. 
  16. Achille Lemot para Le Pèlerin, n° del 31 de agosto de 1902.
  17. Traducido de Webster's New Collegiate Dictionary, p. 243 (8th ed. 1976).
  18. «Conspirar». Diccionario de la Real Academia Española. 
  19. «20th Century Words» (1999) John Ayto, Oxford University Press, p. 15.
  20. Knight, Peter: «Plots, paranoia and blame», BBC News (news.bbc.co.uk), 7 de diciembre de 2006. Consultado el 8 de septiembre de 2012.
  21. «I do not attempt to answer Pigden’s challenge, for I agree with what it implies. I don’t think a definition or interpretation of the term that fits the bill is possible. I discuss several attempts at defining the phrase, and ultimately provide my own suggestion for a definition (which is strongly influenced by Pigden and by David Coady). This is, at least roughly, the sense of “conspiracy theory” that I have in mind when, throughout this book, I argue, in essence, that Pigden is right to reject the “conventional wisdom” regarding conspiracy theories. (...) I start with a critique of two proposed definitions: a simple and highly inclusive “constituent parts” definition preferred by a number of philosophers who (like me) are inclined to defend conspiracy theories as potentially true and important, and also a question-begging definition preferred by some dismissive critics. Then I explore difficulties with some seemingly innocuous descriptive definitions.» Hagen, Kurtis (2022). Conspiracy Theories and the Failure of Intellectual Critique (en inglés). Ann Arbor: The University of Michigan Press. pp. 15 y 16. ISBN 978-0472133109. 
  22. Pipes, Daniel (2006). «Las viñetas danesas y yo». es.danielpipes.org. 
  23. Pipes, D. (invierno de 1992): «Dealing with Middle Eastern Conspiracy Theories», en es.danielpipes.org. Consultado el 8 de septiembre de 2012.
  24. Johnson, 1983
  25. Kurtis Hagen (University of Hawaii (PhD)) - PhilPeople
  26. Charles R. Pigden (University of Otago) - PhilPeople
  27. Dr. Lee Basham (University of Texas-Pan American) - PhilPeople
  28. David Coady (University of Tasmania) - PhilPeople
  29. M R. X. Dentith (Beijing Normal University) - PhilPeople
  30. M. R. X. Dentith, In defence of conspiracy theories (tesis doctoral) - PhilArchive
  31. Alejandro Romero Reche, Türkay Salim Nefes. (PDF) «Racionalidad de las teorías conspirativas. Una aproximación desde Max Weber y Raymond Boudon» Revista CENTRA de Ciencias Sociales 1(2). Octubre 2022. DOI:10.54790/rccs.24. Páginas 2 y 3
  32. Chomsky, Noam (6 de octubre de 2006). «9-11: Institutional Analysis vs. Conspiracy Theory». Z Communications. Archivado desde el original el 28 de agosto de 2012. Consultado el 8 de septiembre de 2012. 
  33. Michael Albert, en Zmagazine. «Conspiracy Theory». Archivado desde el original el 9 de diciembre de 2012. Consultado el 8 de septiembre de 2012. 
  34. Noam Chomsky entrevistado por Kirk W. Johnson. «On Historical Amnesia, Foreign Policy, and Iraq». American Amnesia, 17 febrero 2004
  35. David Robert Grimes. «On the Viability of Conspiratorial Beliefs.» Plos One. 26 de enero de 2016.
  36. Martin Robbins. «The maths of the paper disproving conspiracy theories don't add up.» Little Atoms.
  37. Kurtis Hagen. «Do Conspiracies Tend to Fail? Philosophical Reflections on a Poorly Supported Academic Meme.»
  38. Iván Rivera. «Conspiraciones y ciencia defectuosa» — Cuaderno de Cultura Científica.
  39. Ryan Ross. «Can You Keep a Secret? BS Conspiracy Theories and the Argument from Loose Lips» - PhilArchive
  40. Carey Nieuwhof. «The 24 Day Devotion Day 1 – Is the New Testament a Lie?»
  41. «Jews and Politics in the Twentieth Century: From the Bund to the Rise of the Nazis». Judaica in the Collections of the Hoover Institution Archives. Hoover Institution, Stanford University. 2004. Archivado desde el original el 13 de junio de 2006. Consultado el 8 de septiembre de 2012. 
  42. Cf. Stanley G. Payne, «La revolución permanente: Trotski y el trotskismo», Revista de Libros, 161, mayo de 2010, pág. 5.
  43. Gitta Sereny, Into That Darkness (Pimlico 1974), 274
  44. «Advisory on Human Radiation Experiments». National Security Archives (en inglés). Agencia de Seguridad Nacional (NSA). 5 de julio de 1954. Archivado desde el original el 11 de octubre de 2015. Consultado el 11 de septiembre de 2011. 
  45. Coletta Youngers, Eileen Rosin, ed. (2005). Drugs and democracy in Latin America: the impact of U.S. policy. Lynne Rienner Publishers. p. 206. ISBN 978-1-58826-254-7. 
  46. Rodney Stich (30 de enero de 2007). Drugging America: A Trojan Horse. Silverpeak Enterprises. pp. 433-434. ISBN 978-0-932438-11-9. Consultado el 11 de marzo de 2012. 
  47. a b Stephen Knight, Jack the Ripper: the final solution, editor 'Harrap', 1976, ISBN 0245527249 y 9780245527241.
  48. Jack el Destripador y la conspiración monárquico masónica: La teoría de la conspiración, sitio digital 'Pombo & Pombo', 2 de febrero de 2012.
  49. «Extracts from “The Open Society and Its Enemies Volume 2: The High Tide of Prophecy: Hegel, Marx and the Aftermath” by Karl Raimund Popper (Originally published 1945). Psychoychologism, Historicism and Conspiricy theories: Marx's Method: Chapter 14: The Automony of Sociology.». Lachlan Cranswick, citando a Karl Raimund Popper. Archivado desde el original el 3 de septiembre de 2006. Consultado el 8 de septiembre de 2012. 
  50. Popper, Karl (1966). The Open Society and Its Enemies. Princeton University Press. 
  51. Kuhn, Thomas (1996). The Structure of Scientific Revolutions. Chicago University Press. p. 146-147.  Lakatos, Imre (1970). Criticism and the Growth of Knowledge. Cambridge University Press. 
  52. Bailyn, Bernard. The Ideological Origins of the American Revolution:. Cambridge: Harvard University Press. ISBN 978-0-674-44302-0. ASIN: B000NUF6FQ. 
  53. Mintz, Frank P. The Liberty Lobby and the American Right: Race, Conspiracy, and Culture. Westport, CT: Greenwood. p. 4. ISBN 0-313-24393-X. 
  54. Mintz, Frank P. The Liberty Lobby and the American Right: Race, Conspiracy, and Culture. Westport, CT: Greenwood. p. 199. ISBN 0-313-24393-X. 
  55. Arendt, Hannah (1973) [1953]. The Origins of Totalitarianism. New York: Harcourt Brace Jovanovich. 
  56. Fenster, Mark. Conspiracy Theories: Secrecy and Power in American Culture. Minneapolis: University of Minnesota Press. 
  57. Dean, Jodi. Aliens in America: Conspiracy Cultures from Outerspace to Cyberspace. Ithaca, NY: Cornell University Press. 
  58. Cumings, Bruce. The Origins of the Korean War, Vol. II, The Roaring of the Cataract, 1947-1950. Princeton, NJ: Princeton University Press. 
  59. Berlet, Chip; Lyons, Matthew N. Right-Wing Populism in America: Too Close for Comfort. New York: Guilford Press. 
  60. Fentster, 1999
  61. Goertzel (1994). «Belief in Conspiracy Theories». Political Psychology 15: 733-744. Archivado desde el original el 31 de agosto de 2006. Consultado el 7 de agosto de 2006. 
  62. Karen Douglas y Robbie Sutton (in press). «The hidden impact of conspiracy theories: Perceived and actual influence of theories surrounding the death of Princess Diana». Journal of Social Psychology. 
  63. Baigent, Michael; Leigh, Richard; Lincoln, Henry (1987). The Messianic Legacy. Henry Holt & Co. ISBN 0-8050-0568-4. 
  64. Hofstadter, Richard (noviembre de 1964). «The Paranoid Style in American Politics». Harper's Magazine: 77-86. 
  65. «Who shot the president?» Archivado el 15 de noviembre de 2012 en Wayback Machine., The British Psychological Society, 18 de marzo de 2003 (visitada el 8 de septiembre de 2012).
  66. «Top 5 New Diseases: Media Induced Post-traumatic Stress Disorder (MIPTSD)», en The New Disease: A Journal of Narrative Pathology 2 (2004), consultado el 8 de septiembre de 2012.
  67. Vedantam, Shankar (5 de junio de 2006). «Born With the Desire to Know the Unknown». The Washington Post (The Washington Post): A02. Consultado el 7 de junio de 2006.  «“Teorías conspirativas explican acontecimientos o fenómenos sociales perturbadores en términos de acciones de individuos poderosos específicos”, dijo el sociólogo Theodore Sasson en el Middlebury College en Vermont, EE.UU. Proporcionando explicaciones simples de acontecimientos inquietantes —la teoría conspirativa en el mundo árabe, por ejemplo, en que los ataques del 11 de septiembre de 2001 fueron planeados por el israelí Mossad—, estas desvían la responsabilidad o previenen que las personas reconozcan que acontecimientos trágicos en ocasiones ocurren inexplicablemente».
  68. [Fenster, Mark (1999: 67).
  69. «Anti-Semitism», The 1911 Classic Encyclopedia (visitada el 8 de septiembre de 2012).
  70. Kenneth Stern (1997): A Force upon the Plain: The American Militia Movement and the Politics of Hate (p. 247). University of Oklahoma Press.
  71. Emke, Ivan (2000): "«Agents and Structures: Journalists and the Constraints on AIDS Coverage», Canadian Journal of Communication 25, n.º 3. Consultado el 8 de septiembre de 2012.
  72. The Blame Game. 6 de septiembre de 2005. Consultado el 8 de septiembre de 2012. 
  73. a b Gowans, Stephen: «When's a conspiracy theory not a conspiracy theory? When it's your own» Archivado el 6 de diciembre de 2017 en Wayback Machine., en What's Left (www3.sympatico.ca). Consultado el 9 de septiembre de 2012.
  74. Parenti, Michael: «Dirty Truths». Consultado el 9 de septiembre de 2012.
  75. «At the same time, the CIA is an institution, a structural part of the national security state. In sum the agency is an institutionalized conspiracy». Parenti, Michael (1996): Dirty Truths. «The JFK Assassination II: Conspiracy Phobia on the Left», pp. 186. Consultado el 9 de septiembre de 2012.
  76. Baker, Carolyn: «Pathologizing protest: An exploration of “conspiracy phobia”» Archivado el 31 de enero de 2009 en Wayback Machine., en bottleofbits.info. Consultado el 9 de septiembre de 2012.
  77. Pipes, Daniel: Teorías Conspiratorias, en es.danielpipes.org. Consultado el 9 de septiembre de 2012.
  78. Pipes, Daniel (21 de febrero de 2006): «Las viñetas danesas y yo», en es.danielpipes.org. Consultado el 9 de septiembre de 2012.
  79. Pigden, Charles (1956): «Conspiracy Theories and the Conventional Wisdom» Episteme: A Journal of Social Epistemology. Vol. 4, n. 2. 2007. Consultado el 11 de septiembre de 2023.
  80. BOE (España). LEY ORGÁNICA 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal. Archivado el 4 de diciembre de 2010 en Wayback Machine. Consultado el 9 de septiembre de 2012.
  81. «BOE (España) Decreto 691/1963, de 28 de marzo, por el que se aprueba el «Texto revisado de 1963» del Código Penal.». Archivado desde el original el 19 de noviembre de 2011. Consultado el 11 de septiembre de 2010. 
  82. «Diferencias entre “Teorías Conspirativas” compulsivas y científicas en el 11-9». Red Voltaire. 15 de mayo de 2008. Consultado el 9 de septiembre de 2012.
  83. El caso Snowden como ejemplo práctico a favor del particularismo en epistemología de las teorías de las conspiraciones - Dialnet
  84. M R. X. Dentith. «Debunking conspiracy theories». p 10. - PhilArchive.

Bibliografía editar

  • American Heritage Dictionary, "Conspiracy theory"
  • Barkun, Michael: A Culture of Conspiracy: Apocalyptic Visions in Contemporary America. Berkeley: University of California Press, 2003. ISBN 0-520-23805-2
  • Camacho, Santiago (2006). La conspiración de los Illuminati. La Esfera de los Libros. España: , ISBN 8497344405.
  • Chase, Alston: Harvard and the Unabomber: The Education of an American Terrorist. Nueva York: W. W. Norton & Company, 2003. ISBN 0-393-02002-9
  • Estulin, Daniel: La verdadera historia del Club Bilderberg. Barcelona: Planeta, 2005. ISBN 8484531570.
  • Estulin, Daniel (2007). Los Secretos del Club Bilderberg. Planeta. . Barcelona. ISBN 8484531686.
  • Fenster, Mark: Conspiracy Theories: Secrecy and Power in American Culture. Mineápolis (EE. UU.): University of Minnesota Press, 1999. ISBN 0-8166-3243-X
  • Goldberg, Robert Alan: Enemies Within: The Culture of Conspiracy in Modern America. New Haven & Londres: Yale University Press, 2001. ISBN 0-300-09000-5
  • Hofstadter, Richard: The Paranoid Style in American Politics and Other Essays. Nueva York: Alfred A. Knopf, 1965. ISBN 0-674-65461-7
  • Johnson, George: Architects of Fear: Conspiracy Theories and Paranoia in American Politics. Los Ángeles: Jeremy P. Tarcher, 1983. ISBN 0-87477-275-3
  • Koch, Paul H.: Illuminati: los secretos de la secta más temida por la iglesia Católica al descubierto. Barcelona: Planeta, 2005, ISBN 8408064533.
  • Koch, Paul H.: La historia oculta del mundo, Ediciones del Bronce, 2007, ISBN 8484531724.
  • Koch, Paul H.: Illuminati: los secretos y conspiraciones de los Illuminati al descubierto. Barcelona: Planeta, 2004, ISBN 8408055682.
  • Melley, Timothy: Empire of Conspiracy: The Culture of Paranoia in Postwar America. Ithaca (EE. UU.): Cornell University Press, 1999. ISBN 0-8014-8606-8
  • Mintz, Frank P.: The Liberty Lobby and the American Right: Race, Conspiracy, and Culture. Westport (EE. UU.): Greenwood, 1985. ISBN 0-313-24393-X
  • Pipes, Daniel: Conspiracy: How the Paranoid Style Flourishes and Where It Comes from. Nueva York: The Free Press, 1997. ISBN 0-684-87111-4
  • —: The Hidden Hand: Middle East Fears of Conspiracy. Nueva York: St. Martin's Press, 1998. ISBN 0-312-17688-0.
  • Popper, Karl R.: The Open Society and Its Enemies. Princeton (EE. UU.): Princeton University Press, 1945. ISBN 0-691-01968-1
  • Posner, Gerald. 1993. Case Closed: Lee Harvey Oswald and the Assassination of JFK. Nueva York: The Random House. ISBN 0-385-47446-6
  • Sagan, Carl: The Demon-Haunted World: Science as a Candle in the Dark. Nueva York: The Random House, 1996. ISBN 0-394-53512-X
  • Vankin, Jonathan y John Whalen: The 80 Greatest Conspiracies of All Time. Nueva York: Citadel Press, 2004. ISBN 0-8065-2531-2
  • Matthew R. X. Dentith (Editor). Taking Conspiracy Theories Seriously. (Collective Studies in Knowledge and Society). Washington, DC: Rowman & Littlefield Publishers, 2018. ISBN: 978-1786608284
  • Kurtis Hagen. Conspiracy Theories and the Failure of Intellectual Critique. Ann Arbor, 2022. ISBN: 978-0472133109

Lecturas adicionales editar

Literatura conspiracionista editar

  • Los protocolos de los sabios de Sion
  • Oriana Fallaci. La rabbia e l'orgoglio, 2001 (La rabia y el orgullo, Madrid, La Esfera de los Libros, 2002).
  • Cuello Contreras, Joaquín. Conspiración para cometer el delito: Interpretación del Art. 4, i d. Barcelona. 1978. Editorial Bosch, S.A. ISBN 978-84-7162-712-4
  • Orts Berenguer, Enrique. González Cussac, José Luis. Compendio de derecho penal: (parte general). Barcelona. 2008. Librería Tirant lo Blanch, S.L. ISBN 978-84-9876-344-7
  • Dentith, Matthew R. X. (Redactor) (2018). Taking Conspiracy Theories Seriously (en inglés). Rowman & Littlefield Publishers. ISBN 978-1786608284. 
  • Balsiger, David W. and Charles E. Sellier, Jr (1977). The Lincoln Conspiracy. Los Angeles: Schick Sun Classic Books. ISBN 1-56849-531-5
  • Bryan, Gerald B.; Talita Paolini, Kenneth Paolini (2000) [1940]. Psychic Dictatorship in America. Paolini International LLC. ISBN 0-9666213-1-X. 
  • Cooper, Milton William (1991). Behold a Pale Horse. Light Technology Publications. ISBN 0-929385-22-5. 
  • Icke, David (2004). And the Truth Shall Set You Free: The 21st Century Edition. Bridge of Love. ISBN 0-9538810-5-9. 
  • Levenda, Peter (2005). Sinister Forces: Trilogy. Trine Day. ISBN 0-9752906-2-2. 
  • Marrs, Texe (1996). Project L.U.C.I.D.: The Beast 666 Universal Human Control System. Living Truth Publishers. ISBN 1-884302-02-5. 
  • Tudge, Robin, and James McConnachie (2005). The Rough Guide to Conspiracy Theories. London: Rough Guides. ISBN 1-84353-445-2
  • Michel Bounan, Logique du terrorisme, Allia, Paris, 2003.
  • Pelley, William Dudley (1950). Star Guests: Design for Mortality. Noblesville, Indiana: Soulcraft Press. 
  • Robertson, Pat (1992). The New World Order. W Publishing Group. ISBN 0-8499-3394-3. 
  • Wilson, Robert Anton (2002). TSOG: The Thing That Ate the Constitution, Tempe, AZ: New Falcon Publications. ISBN 1-56184-169-2
  • Yallop, David A. (1984). In God's Name: An Investigation into the Murder of Pope John Paul I. New York: Bantam Dell Publishing Group. ISBN 0-553-05073-7
  • York, Byron (2005). The Vast Left Wing Conspiracy: The Untold Story of How Democratic Operatives, Eccentric Billionaires, Liberal Activists, and Assorted Celebrities Tried to Bring Down a President: and Why They'll Try Even Harder Next Time. New York: Crown Forum. ISBN 1-4000-8238-2
  • Conspiracies, Conspiracy Theories and the Secrets of 9/11, de Mathias Bröckers. Ve la conspiración como principio fundamental entre cooperación y competición. Propone una nueva ciencia de "conspirología".

Enlaces externos editar