Mapa de la situación legal del aborto en los estados de México a 1 de enero de 2010:     Estados que consideran el feto como sujeto de derechos con protección jurídica.     Ciudad de México y Oaxaca, está despenalizado el aborto a petición de la mujer hasta las doce semanas de embarazo.

El aborto en México, referido al aborto inducido, se considera legal en todos los códigos penales estatales en casos de violación y todos salvo los códigos de Guanajuato, Guerrero, Querétaro, lo permiten cuando hay riesgo para la vida de la mujer; catorce de los treinta y dos extienden estos casos para incluir deformidades fetales graves; y el estado de Yucatán desde 1922 incluye factores económicos cuando la mujer ya ha dado a luz a tres o más niños.[1]

Sin embargo, según Jo Tuckman del periódico The Guardian, en la práctica hay pocos estados que faciliten el aborto inducido en estos casos, aunque tampoco procesan a los médicos que ofrecen abortos seguros ilegales ni a los médicos clandestinos. [2]

En la Ciudad de México y Oaxaca está despenalizado desde 2007 y 2019 respectivamente, a petición de asociaciones pro-aborto hasta las doce semanas de embarazo.[3][4][5][6][7]

la despenalización del delito de aborto ha venido a revivir en días recientes, uno de los más álgidos debates de la sociedad mexicana. El tema confronta a distintos puntos de vista que con frecuencia son defendidos con gran vehemencia entre dos bandos, como si fueran enemigos acérrimos irreconciliables. Ambas posturas, radican en las diferencias tan profundas e históricas, similares a las que se vivieron en la época de la Reforma, suscitada entre liberales vs. conservadores. Tal parece que, todo el debate quisiera simplificarse en una falsa pugna entre quienes están a favor de la vida y quienes están en contra de ella. Tratar de reducirlo a ello, es un falso debate. El verdadero problema cuando se aborda el aborto es la ausencia de una visión integral para tratar de entender la situación, como un derecho humano de salud reproductiva de la mujer, pues su defensa, en ningún momento significa anular o violentar el derecho a la vida. El centro de la controversia debería focalizarse en la criminalización de la mujer embarazada, cuya decisión personal de practicarse un aborto le provoca graves consecuencias y no solamente jurídicas. De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud, cada año 22 millones de mujeres se someten a abortos inseguros, lo que deriva en cerca de 50 mil muertes y por lo menos en cinco millones de complicaciones. En México 7.3% de las muertes maternas se deben a abortos inseguros. Según a datos proporcionados por el Grupo de Información en Reproducción Elegida (G.I.R.E.) en nuestro país se practican más de un millón de abortos al año, la mayoría de ellos en forma clandestina e insalubre, provocando diversos problemas de salud a las mujeres, en una década más de 4,200 mujeres fueron denunciados por el delito de aborto en México. Solo una de las 32 entidades que componen la República Mexicana permite el aborto libre hasta la duodécima semana de gestación: la Ciudad de México desde el año 2007. Las diferencias con el resto de los Estados son abismales. La única causa de interrupción legal del embarazo en todo el país es la violación; 24 Estados recogen como causa el riesgo de muerte para la madre; 16, alteraciones genéticas graves; otros 15 contemplan el riesgo a la salud y la inseminación artificial no consentida; y solo dos aceptan razones socioeconómicas. El propio ministro Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación sostuvo en un proyecto de juicio de amparo que “ni la Constitución ni los tratados internacionales han reconocido al concebido como una persona en el sentido jurídico, por lo que éste no es titular de derechos fundamentales. No obstante, se reconoció que tiene un valor intrínseco muy relevante, el cual incrementa en la medida en la que se acerca a su nacimiento. Frente a ese interés, sin embargo, se ubican los derechos de la mujer, quien verá modificada su vida y salud de manera trascendental si se le impone la decisión de llevar a buen término el embarazo”. Asumir posturas absurdas y radicales como el señalar que “quien decide interrumpir un embarazo es equivalente a ser un sicario” no abona de ninguna manera a la reflexión científica y seria del tema, pues solamente polariza originando cerrazón para la discusión y debate. Esperamos que por el bienestar de las mujeres, los Legisladores poblanos asuman una postura congruente con los derechos humanos de salud reproductiva, del libre desarrollo de la personalidad y de seguridad jurídica. https://www.milenio.com/opinion/varios-autores/escuela-libre-de-derecho-de-puebla/el-aborto-en-mexico-derecho-o-delito

Supuestos contemplados en los distintos estados de MéxicoEditar

En algunos estados, como Guanajuato, la práctica del aborto se castiga con penas de prisión de hasta 30 años.[4][5]

Endurecimiento de las penas en numerosos EstadosEditar

Más de la mitad de las constituciones estatales han sido enmendadas, las cuales ahora definen la vida desde la concepción hasta la muerte natural siendo una persona con el derecho a la protección legal.[8]​ Desde el 15 de octubre de 2009, ningunos de esos estados ha removido sus excepciones al aborto para reflejar los cambios en su constitución,[1]​ pero según Human Rights Watch y una ONG local, durante los últimos ocho años el estado de Guanajuato "ha negado cada petición por una víctima de una violación embarazada para los servicios del aborto" y aproximadamente 130 de sus residentes han sido condenados por buscar o proveer el aborto ilegal.[9][10]

En septiembre de 2011 se intentó detener en la Suprema Corte de Justicia el blindaje constitucional a la vida prenatal en los estados de Baja California y San Luis Potosí, pero los proelección perdieron por cerrada votación.[cita requerida]

En septiembre de 2018 el Congreso de Sinaloa aprobó con mayoría del PRI, PAN y Partido Sinaloense una reforma al artículo 4 Bis, fracción I, de la constitución local, en la que el estado está obligado a defender el derecho a la vida desde su concepción, sin tener aun alguna modificación al código penal, pero niega la posibilidad de aborto inducido legal de 12 semanas como en la Ciudad de Mexico.[11]

Historia de la despenalización del aborto inducido en MéxicoEditar

Los hitos más relevantes en la historia de la despenalización del aborto en México son los siguientes:[12]

  • 1936 - 1920 - En el año 1936 un grupo de feministas presentaron el documento "El aborto por causas sociales y económicas" que fue la primera propuesta sobre la despenalización completa del aborto con primeras propuestas en 1920 en el Código Penal Federal y del Distrito Federal.[12]
  • 1972 - 1974 - Una convención de 100 mujeres se explora esta posibilidad. En 1974 se reconoce a la mujer en su derecho político y en su derecho a la procreación.
  • 1976 - En 1976 se inicia la primera jornada para que las mujeres pudieran acudir a cualquier institución pública de salud a realizarse un aborto seguro exigiendo información y dación de métodos anticonceptivos a toda la población femenina.
  • 1979 - En 1979 se efectúa una marcha fúnebre en memoria de todas las muertas por abortos clandestinos. El 10 de mayo de este mismo año se reconoce el día de la maternidad libre y voluntaria.
  • 1988 - El 28 de mayo de 1988 se instituye el Día Mundial contra la Mortalidad Materna.
  • 1996 - En el año 1996, en Chiapas, el gobernador Patrocinio González promueve legalizar el aborto por motivos económicos solo en casos de planificación familiar cuando la pareja lo busca de común acuerdo o en madres solteras que no pudieran hacerse cargo económicamente de su hijo. Sin embargo, la Iglesia Católica, la organización Pro-vida y el PAN se opusieron a esto logrando la suspensión de la reforma.
  • 1997 - En 1997 se logra la legalización del aborto en 21 de las 32 entidades federativas de la República Mexicana sólo en los siguientes casos:
    • Cuando el embarazo es producto de una violación.
    • Cuando hay peligro de muerte para la madre.
    • Inseminación artificial no deseada.
    • Grave daño a la salud de la mujer.
  • 2007 - El 24 de abril de 2007 la Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprueba las reformas necesarias a la Ley de Salud y al Código Penal donde se permite la interrupción de la gestación no mayor a las doce semanas.[12]
  • 2008 - El 28 de agosto de 2008 la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó la constitucionalidad de las reformas que despenalizan la interrupción del embarazo en el Distrito Federal antes de la semana 12 de embarazo. Esto significa que en el D.F., interrumpir un embarazo a libre demanda de la mujer es legal bajo el amparo de la Constitución mexicana.
  • 2019 - El 25 de septiembre de 2019, el congreso del estado de Oaxaca votó por despenalizar el aborto en la entidad, convirtiéndose así en el segundo estado del país en hacerlo.

Número de abortos en MéxicoEditar

En cuanto al número total de abortos realizados dentro del país, un estudio realizado en 2008 y fundado por CONAPO, El Colegio de México y el Instituto Guttmacher[4]​ estimó que se realizaron 880 000 abortos anualmente, con un promedio de 33 abortos cada año para cada 1000 mujeres entre las edades de 15 y 44.[13]​Según el Instituto Guttmacher, y a pesar de las restricciones legales, de 1990 a 2006 hubo un incremento de casi 33 % en el número de abortos realizados en todo México (de 533 000 a 875 000), si bien las cifras sobre mortalidad materna están en discusión ya que los datos son incompletos -sanidad pública pero no privada- o parciales.[14]​ En un estudio de 2013 realizado por la demógrafa Fátima Juárez la mitad de los embarazos en México son embarazos no planeados, de los cuales la mayoría terminan en aborto, una tercera parte en nacimientos no planeados y cerca de 10 por ciento en abortos espontáneos.[15]

Mortalidad Materna y aborto inseguroEditar

Debido a que la mayoría de las muertes que se presentan bajo las circunstancias antes descritas son atribuibles a causas prevenibles, la mortalidad es un asunto derechos humanos y así ha sido reconocido por varios mecanismos internacionales. En 2009, el Consejo de Derechos Humanos de la Naciones Unidades reafirmó que la muerte materna es un asunto de derechos humanos y expresó su preocupación por alta RMM en el mundo. Asimismo,solicitó a los Estados renovar su compromiso de eliminar los casos de mortalidad y morbilidad materna prevenibles en cumplimiento de sus obligaciones adquiridas en materia de derechos humanos.

En 2011 el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (comité CEDAW) decidió sobre el primer caso de este tipo presentado a nivel internacional, en el cual condenó al Estado de Brasil por la falta de medidas efectivas para prevenir la muerte materna de una joven afrobrasileña.

Por otra parte, la reducción de la RMM en 75 % entre 1990 y 2015 fue incluida como parte de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Dicha inclusión representa el compromiso de los Estados para reducir la muerte materna y mejorar los servicios de salud, reiterando sus compromisos internacionales en el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo - El Cairo 1994 y la Declaración de Beijing y su plataforma de acción de 1995.

De acuerdo con la Organización Mundial de Salud (OMS), todos los días mueren en el mundo 800 mujeres por causas relacionadas con el embarazo y el parto. La mayor parte de esas muertes son prevenibles y un porcentaje muy grande corresponde a mujeres en situación de vulnerabilidad: rurales, indígenas, afro descendientes y pobres. Las causas directas de la mortalidad materna incluyen la eclampsia y preclamsia, las hemorragias, las infecciones y los abortos inseguros. Muchas de estas causas se relacionan con la falta de acceso a servicios de salud de calidad, que se asocian con costos elevados de la atención médica, deficiencias en los insumos y equipos, y la falta de personal capacitado. Asimismo , existen barreras estructurales como las leyes, políticas y prácticas que perpetúan la discriminación contra las mujeres en el ámbito social, económico y familiar.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha reiterado la falta de acceso a servicios adecuados de salud materna constituye una violación de los Derechos Humanos de las mujeres, especialmente a su integridad personal, a la salud reproductiva y a la discriminación. Asimismo, ha señalado que es imprescindible que los Estados cumplan con sus internacionales en esta materia y que se "requieren medidas prioritarias inmediatas" para atender la mortalidad materna. Dentro de las recomendaciones emitidas por la CIDH a los Estados miembros de la Organización de Estados Americanos para el cumplimiento de sus obligaciones se encuentra el acceso oportuno a recursos judiciales efectivos para las mujeres que consideren que el Estado no ha observado sus obligaciones en esta materia. Por ello, aunado a las acciones de los Estados para evitar la muerte materna en el sector salud, es indispensable que se promueva el acceso a la justicia tanto en casos de muerte materna como de complicaciones severas e incapacitantes.

El principal mecanismo para garantizar la debida investigación de estas violaciones y su sanción es asegurar que las víctimas y sus familiares tengan acceso a recursos efectivos y protección judicial. Asimismo, las investigaciones judiciales para determinar la atribución de la responsabilidad de los Estados resultan una medida necesaria para identificar y erradicar las prácticas discriminatorias que perpetúan la mortalidad materna, reparar el daño de las víctimas y promover medidas legislativas y de política pública para que dichos casos no se repitan.[cita requerida]

De los 4,4 millones de abortos realizados en la América Latina y el Caribe en 2008, el 95 % fueron calificados como inseguros. El aborto con medicamentos usualmente basado en misoprostol obtenido de una variedad de fuentes, es cada vez más común en toda la región y ha aumentado la seguridad de los procedimientos clandestinos. El uso de este método es particularmente común en Brasil, Colombia, Ecuador, México, Perú y la República Dominicana. Las mujeres sin recursos o con otras desventajas recurren a métodos inseguros y a lugares o personas inadecuadamente capacitados. Según la Organización Mundial de la Salud, en 2008, el 12 % de todas las muertes maternas en América Latina y el Caribe (1100 en total) se debieron a abortos inseguros. Cerca de un millón de mujeres en América Latina y el Caribe son hospitalizadas anualmente para ser tratadas por complicaciones derivadas de abortos inseguros.[16][17]

Debate sobre el abortoEditar

Desde una perspectiva de salud pública, se ha observado que en países donde no es legal se propicia que se incurran en métodos con alto riesgo para la salud de la mujer. Por lo que resulta que países con restricciones a abortos inducidos tienen alta incidencia en uso de métodos inseguros para la salud de la mujer, en comparación con países sin restricciones.[18]

La Organización Mundial de la Salud ha propuesto abordar el problema del aborto inducido con métodos inseguros para la mujer proponiendo la legalización del aborto, la capacitación del personal médico y asegurar el acceso a servicios de salud reproductiva y planificación familiar.[19]

En Estados Unidos se ha encontrado una relación estadística entre el comienzo de la libertad de la mujer sobre abortar y la disminución de la violencia criminal 20 años después.[20]​ Los defensores de la penalización del aborto sostienen que el feto y el embrión constituyen un ser humano con todos los derechos.

Interrupción legal del embarazo en la Ciudad de MéxicoEditar

En la Ciudad de México, a través de un decreto publicado en la Gaceta Oficial, se reforma el Código Penal y se agrega la Ley de Salud para esta entidad. En esta se establece que las instituciones públicas de salud «atenderán las solicitudes de interrupción del embarazo a las mujeres solicitantes aún cuando cuenten con algún otro servicio de salud público o privado». Esta ley señala que la interrupción del embarazo es legal si es practicada durante las primeras doce semanas. Si el procedimiento es llevado a cabo después de este periodo, es considerado aborto y es penado por la misma ley.[21][22]

A la vez, la ley de salud previene tres casos de exclusión de responsabilidad penal para la interrupción del embarazo:

  • En el caso de que el embarazo sea producto de una violación;
  • Cuando el embarazo ponga en peligro la vida de la mujer;
  • Cuando haya evidencia de que el producto de la gestación pueda presentar graves daños físicos o mentales.[22]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. a b «El aborto en los códigos penales de las entidades federativas 2009». Grupo de Información en Reproducción Elegida, A.C. 15 de octubre de 2009. Archivado desde el original el 31 de marzo de 2008. Consultado el 18 de octubre de 2009. 
  2. Tuckman, Jo (29 de agosto de 2008). «Judges uphold abortion rights in Mexico City». The Guardian. Consultado el 17 de octubre de 2009. 
  3. Marta lamas, La despenalización del aborto en México
  4. a b c Datos sobre el aborto inducido en México, Instituto Guttmacher - Colegio de México, 2008
  5. a b Malkin, Elisabeth (22 de septiembre de 2010). «Many States in Mexico Crack Down on Abortion». The New York Times. Consultado el 6 de febrero de 2011. 
  6. Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas gomez_2011
  7. Miller Llana, Sara (28 de agosto de 2008). «Mexico's Supreme Court upholds abortion law». Christian Science Monitor (México, D. F.). Consultado el 17 de octubre de 2009. 
  8. «Temen se extienda prohibición al aborto en el país». El Financiero en línea (México, D. F.). 13 de octubre de 2009. Archivado desde el original el 2 de octubre de 2018. Consultado el 19 de octubre de 2009. 
  9. «Mexico: Stop Blocking Abortions for Rape Victims». Nueva York: Human Rights Watch. 5 de marzo de 2009. Archivado desde el original el 9 de octubre de 2012. Consultado el 19 de octubre de 2009. 
  10. García, Carlos (9 de marzo de 2009). «Médicos de Guanajuato niegan abortos y denuncian a mujeres». La Jornada (Guanajuato, Mexico). Consultado el 18 de octubre de 2009. 
  11. «Congreso de Sinaloa aprueba reforma antiaborto | Animal Político». www.animalpolitico.com. Consultado el 2 de octubre de 2018. 
  12. a b c Marta Lamas, La despenalización del aborto en México, Nueva Sociedad No 220, marzo-abril de 2009
  13. Cevallos, Diego (22 de mayo de 2009). «Avalanche of Anti-Abortion Laws». Inter Press Service. Archivado desde el original el 26 de julio de 2009. Consultado el 18 de octubre de 2009. 
  14. El impacto de la legalización del aborto en México, BBC, 18 de diciembre de 2012
  15. Fátima Juárez (16 de noviembre de 2013). «De aborto, maternidad y abandono de hijos». Instituto Carlos Slim de la Salud. Archivado desde el original el 27 de julio de 2014. Consultado el 24 de julio de 2014. 
  16. Henry Espinoza, Lizbeth López-Carrillo, El embarazo no deseado y el aborto como problema de salud pública. Aborto inseguro en América Latina y el Caribe: definición del problema y su prevención, Gac Méd Méx Vol.139, Suplemento No. 1, 2003
  17. «Hechos sobre el aborto en América Latina y el Caribe, Instituto Guttmacher, enero de 2012». Archivado desde el original el 17 de abril de 2012. Consultado el 4 de mayo de 2013. 
  18. World Health Organization (2011). Unsafe abortion: Global and regional estimates of the incidence of unsafe abortion and associated mortality in 2003. 
  19. Berer, M. (2000). Bulleting World Health Organization 78 (5): 580-92. 
  20. Donohue III, J.; S. Levitt (2001). «The Impact of Legalized Abortions on Crime». Quarterly Journal of Economicss 116 (2): 379-420. 
  21. «Decreto por el que se reforma el Código Penal para el Distrito Federal y se adiciona la Ley de Salud para el Distrito Federal». Gaceta Oficial del Distrito Federal. 26 de abril de 2007. Archivado desde el original el 19 de julio de 2015. Consultado el 3 de septiembre de 2014. 
  22. a b «Acuerdo que reforma, adiciona y deroga diversos puntos de la Circular/GDF-SSDF-01/06 que contiene los Lineamientos Generales de Organización y Operación de los Servicios de Salud relacionados con la interrupción legal del embarazo en el Distrito Federal». Gaceta Oficial del Distrito Federal. 20 de junio de 2012. Archivado desde el original el 4 de septiembre de 2014. Consultado el 3 de septiembre de 2014. 

Enlaces externosEditar