Cannabis en España

Situación del cánnabis en España
(Redirigido desde «Cannabis terapéutico en España»)

El cannabis en España es ilegal para fines comerciales (de lucro), aunque está descriminalizado para el cultivo y uso personal, así como para otros fines que no sean su compraventa. El único fármaco de cannabis legal en España es el nabiximols (o Sativex), un analgésico para los dolores provocados por la esclerosis múltiple.[1]​ Según el OEDCM, hay entre 50.000 y 100.000 consumidores de cannabis medicinal en España.[2]

Consumo de cannabis en España por comunidad autónoma.
Manifestación en Madrid por la legalización del cannabis (mayo de 2004)
Graffiti en Vitoria-Gasteiz: Maria Askatu Legalizazioa (en euskera, «legalización de la maría»)
Feria anual de la marihuana Spannabis (Cornellà del Llobregat, 2014)

Se trata de la droga ilegal más consumida en España; en el informe EDADES de 2017, un 9.1% de los encuestados entre 15 y 64 años dijo haber fumado cannabis en los últimos 12 meses, y un 1.9% lo fumaba diario,[3]​ siendo en su mayoría hombres (70%) y la media de edad ~34 años;[4]​ El 35% de los encuestados dijo haber probado alguna vez esta droga. Existe una fuerte tolerancia social con la marihuana; en una encuesta del CIS de 2018, un 84% de los encuestados estaba a favor del cannabis medicinal, y un 47% a favor de ambos, medicinal y recreativo (el 41% lo rechazó).[5]​ En el informe europeo ESPAD 2019, el 23% de los estudiantes españoles dijo haber probado la marihuana alguna vez en su vida.[6]​ El 12% consumió en los últimos 30 días, siendo el tercer país de la UE en el ránking, tras Italia y Francia (media europea 15%).[7]

El «cultivo, elaboración, tráfico y posesión ilícita», así como «las actividades que promuevan, favorezcan o faciliten el consumo de drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas» están castigados por el artículo 368 del Código Penal. No se considera delito el consumo, la posesión y el cultivo de cannabis siempre que sea para el propio consumo y no esté destinado al narcotráfico (máx. 100 g). Sí se considera una infracción grave el consumo en el espacio público, que conlleva la incautación y una multa que varía de los 601€ a los 30.000€.[8]​ La ley española no diferencia entre el uso medicinal y el uso recreativo.[9]

Sin embargo, la situación legal del cannabis varía dependiendo de la comunidad autónoma. Por ejemplo, en la Comunidad Valenciana, las Cortes aprobaron la legalización controlada del cannabis en junio de 2018.[2]​ Mientras, en Cataluña se da desde 1993 una situación de semilegalización, ya que se emiten licencias que permiten cultivar hasta 150 kg anuales de cannabis en clubes (associacions) privados, y a sus miembros el consumo de hasta 60 g mensuales (mayores de 21 años).[10]

En definitiva, la situación legal del cannabis en España se encuentra en revisión desde hace unos años. También desde los años 90 se ha acrecentado la investigación médica de los cannabinoides, su capacidad de interactuar con el sistema endocannabinoide recientemente descubierto, principalmente por las posibilidades de modular la respuesta del sistema inmunitario a través de ciertos receptores situados en la membrana de los linfocitos. Paralelamente existe un auge en el desarrollo y la comercialización de la marihuana y sus derivados, como el hachís, el kif, el aceite de cannabis o los comestibles de cannabis, así como de ferias dedicadas a estos productos, como la feria anual Spannabis.

HistoriaEditar

Al-Ándalus: introducción del cannabis en la penínsulaEditar

Aparentemente fue tras la conquista musulmana de la península ibérica cuando se introdujo el cannabis en España. Los árabes conocieron la planta en Asia meridional (Persia e India) y extendieron una cultura cannábica a todo sus territorios, desde el Mashreq hasta el Magreb y Al-Ándalus. No solamente usaban el cannabis; también le descubrieron muchas utilidades a su «hermano no-psicoactivo», el cáñamo, muy apreciado por su resistente fibra. Alrededor del 1150 se establecen molinos de cáñamo en Xátiva (Valencia).[11]​ De hecho la cultura del cáñamo ha permanecido viva hasta nuestros días en Callosa del Segura (Alicante).[12]​ En los siglos X y XI el consumo de cannabis fumado en pipa (sebse) era normal en Al-Ándalus. Esta fue la conclusión tras el estudio de varias pipas procedentes de Medina Azahara y de la Alcazaba de Badajoz. Se han descubierto pipas en yacimientos datados en esa época, en Zaragoza y Córdoba, cuando aún no se conocía el tabaco en Europa.[13]

Siglo XX: protectorado de MarruecosEditar

La presencia española en el Magreb se haría notar ya en el siglo XIX, sin embargo fue en 1912, tras el tratado franco-español de Fez, que España ocuparía militarmente el norte de Marruecos. Allí los tercios de la legión probarían la marihuana en forma de kif y hachís, y llamarían grifa. A partir de entonces, incluso durante el franquismo, se daría un incesante tráfico desde Marruecos,[14]​ que perdura hasta la actualidad.

En 1937, Estados Unidos prohibió definitivamente el cannabis, e influyó en otros países para que criminalizasen la marihuana y todos sus derivados. España se sumó a la Convención Única sobre Estupefacientes de 1961 en Nueva York, prohibiendo desde entonces el uso recreativo y medicinal del cannabis.

Años 1990: iniciosEditar

A finales de los años 1990, empezó a crecer en España el movimiento asociativo a fin de reivindicar la despenalización del cannabis. En diciembre de 1999, el gobierno de la comunidad autónoma de Andalucía anunció la autorización para la investigación sobre los efectos terapéuticos del cannabis entre pacientes de sida, cáncer o asma.

1999: primer consumidor de cannabis medicinalEditar

En diciembre de 1999, por primera vez, un tribunal español admite el cannabis como utilización terapéutica. En efecto, Roland H. lo detienen en julio de 1999 en el aeropuerto de Barcelona en posesión de dos kilogramos de hachís luego fue penado por la juez Araceli Aiguaviva. Mientras que los tribunales españoles consideraban que una posesión de más de un kilogramo se consideraba tráfico de droga, está admitido en el juicio que el acusado no tenía ninguna intención de vender el producto sino que la utilizaba con el fin de contrarrestar los efectos secundarios de una terapia del cáncer. La juez añadió por otro lado: «hay numerosas pruebas científicas que muestran que el hachís puede tener efectos positivos entre las personas que tienen cáncer (...) Es para luchar contra los efectos secundarios de la quimioterapia, como vómitos, vértigos y malestares». El acusado inmediatamente fue liberado después de que este juicio lo considerara como reseña histórica.[15]

La opinión pública española parece volverse poco a poco favorable para una modificación de las leyes que concierne al uso terapéutico de este producto. Por ejemplo, en abril de 2000, un sondeo mostraba que 2/3 españoles estaban a favor del acceso terapéutico del cannabis para las personas enfermas mientras que el solamente el 6% se oponían[16]

Durante este tiempo, la comunidad científica deseosa de hacer investigaciones más amplias en este campo parece tener dificultades financieras. Un grupo de investigadores de la Universidad Complutense de Madrid no pudo llevar a buen término sus búsquedas sobre la eficacia del THC (principal sustancia psicotrópica contenida en el cannabis) contra un tipo mortal de tumor cerebral. En efecto al principio del mismo año, el equipo de investigadores españoles liderado por el doctor Manuel Guzmán mostró que el THC inducía una regresión notable del efecto del tumor estudiado sobre ratas de laboratorio. El equipo de investigadores trató de obtener en vano una ayuda financiera para llevar ensayos clínicos en casa del doctor[17][18]

En febrero de 2001 la sociedad Celltech Pharma, especializada en biotecnologías, anuncia que tiene la intención de introducir el Nabilone, medicina fabricada a partir de THC sintético, sobre el mercado farmacéutico español. Este día, el nabilone es utilizado solo por hospitales y es muy costoso (20 cápsulas cuestan cerca de 130€). El registro nacional de esta medicina permitiría según Celltech bajar el 20% del precio[19]

Bajo el impulso de Agata, una asociación catalana que ayuda a los enfermos de cáncer de mama intenta que haya un acceso legal al cannabis para los enfermos que sufren efectos secundarios de quimioterapias, todos los partidos políticos de Cataluña así como el Consejo Catalán para la Salud dejaron una demanda cerca del gobierno español. Un representante de Agata declara después haber encontrado en el Instituto Catalán del Cáncer y diferentes hospitales públicos de Cataluña dónde «La inmensa mayoría de los médicos son conscientes de los efectos del cannabis y no se oponen a su consumo, si los pacientes lo hacen con un uso personal». Mientras que hasta este día la venta de marihuana está prohibida en España (recreativa o terapéutica) pero el uso personal es aceptado, Agata intenta hacer presión sobre las fuerzas política con el fin de que la venta también se legalice y de evitar que «el uso terapéutico sea el privilegio de mujeres informadas, pero más bien que el progreso terapéutico sea accesible para todos»[20][21]

2001: el parlamento catalán aprueba el uso terapéutico del cannabisEditar

Poco después, por primera vez en España, un parlamento aprobó el uso terapéutico del cannabis. Efectivamente en la reunión parlamentaria del 25 de abril, el parlamento de Cataluña unánimemente decidió pedirle al gobierno central de Madrid legalizar el uso terapéutico del cannabis. La resolución del parlamento precisa que se debería «tomar todas las medidas administrativas necesarias para autorizar el uso terapéutico del cannabis», además añade que las propiedades medicinales del cannabis «son conocidas desde hace millares de años» y que varios estudios científicos mostraron beneficios en varias enfermedades entre las que están el cáncer, la esclerosis múltiple y la epilepsia.

La decisión del parlamento fue unánime, todos los partidos representados en el parlamento de Cataluña hicieron una petición al Congreso de Madrid con el fin de que adoptara el mismo consenso político que en Cataluña. Caterina Mieras, (PSC) particularmente declaró que los estudios científicos habían mostrado que el cannabis era una medicina inofensiva y que «El margen de tolerancia es elevado».[22][23]

Proyectos similares son lanzados durante la mismo período en otras regiones de España como Andalucía.[24]​ Poco después, esto se procesan en los parlamentos regionales de Aragón[25]​ y en las Islas Baleares[26]​ votado unánimemente para una ley a favor de la legalización de la venta de cannabis terapéutico con el fin de incitar el gobierno central de Madrid a hacerlo también.

El 24 de octubre de 2001, el Ministerio de Sanidad anuncia haber dado su acuerdo para realizar ensayos clínicos con sustancias del cannabis sobre enfermos. Estos ensayos examinan entre otras cosas los efectos del THC sobre los pacientes enfermos de glioblastoma, un tipo de tumor cerebral agresivo para el cual no existe tratamiento eficaz. Este estudio es el primero en estudiar la aplicación intercraneana del THC, la aplicación directa en el cerebro.[27]​ Este estudio, empezado en marzo de 2002 en el Hospital Universitario de Canarias (en La Laguna, Tenerife), es dirigida por el doctor neurocirujano Luis González Feria y vuelve a la continuación lógica de los estudios llevados a cabo dos años antes por el doctor Manuel Guzmán.[28]

2003: venta en farmacias catalanasEditar

En diciembre del 2003, es el turno de los farmacéuticos de Barcelona de informar acerca de la legalización del cannabis terapéutico. Según Rafael Borràs, un representante de la Asociación de los farmacéuticos de Barcelona,[29]​Una encuesta llevada sobre más de 100 pacientes organizada por esta asociación está en proceso con el fin de evaluar la eficacia de la automedicación con cannabis, examinar las razones del uso terapéutico del cannabis, sus efectos y el modo en el que los participantes de la encuesta se proporcionan este producto[30]

Hasta este día, solo el nabilone, un derivado sintético del THC importado por el Reino unido, puede ser prescrito por los médicos españoles. Rafael Borràs le propone al gobierno de Cataluña hacer disponible en farmacias el cannabis «con un control estricto y una prescripción médica», según el modelo de los Países Bajos que allí está desde 2003, el primer país que ha legalizado la venta de cannabis en farmacias. La presidenta de la Federación de las Farmacias Españolas, Isabel Valleja sostiene el proyecto piloto lanzado por la asociación barcelonesa. Añade que a partir del momento en que una sustancia presenta un interés terapéutico y puede revelarse benéfica para la salud de los pacientes, entonces «debe ser estudiado seriamente».[31][32]

Poco después en enero de 2004, el gobierno catalán anuncia que no esperará más la luz verde del gobierno central y que autorizará la cultura del cannabis para la investigaciones científicas. Marina Geli, consejera de salud catalana, añade que esta autorización será librada sólo para proyectos científicos, citando por ejemplo a investigadores de la Universidad de Barcelona interesados en la realización de un estudio clínico sobre el cannabis.[33]​ El mismo gobierno anuncia un año más tarde, en febrero de 2005, que preve hacer disponible el cannabis para pacientes gravemente enfermos en el marco de un estudio piloto llevado a cabo por 4 hospitales y 60 farmacias catalanas.[34]

Según un sondeo realizado en mayo del 2005 por la Unión española de las Farmacias (Club de Farmacias), una mayoría de las farmacias españolas sostiene que la distribución de cannabis terapéutico a través de las farmacias. Solo el 11% de las farmacias implantadas en España no distribuyen en ningún caso el producto.[35][36]

2005: SativexEditar

En respuesta a la reciente comercialización en Canadá del Sativex, la primera medicina creada a partir del cannabis en venta, por la compañía GW Pharmaceuticals, estudios fuera de clínicas son lanzados en España, cerca de 600 pacientes entonces están implicados en estudios clínicos que pretenden tratar diferentes patologías por medio del extracto de cannabis Sativex. Los pacientes que sufren de cáncer, de trastornos neurológicos o de sida son incluidos en los estudios llevados por seis hospitales catalanes que participan en este programa.[37]​ El 8 de noviembre, la misma empresa declara haber obtenido un acuerdo con los servicios sanitarios del gobierno regional de Cataluña con el fin de distribuir Sativex en el marco de este estudio fuera de una clínica. Este programa es financiado por la consejería de la salud catalana y coordinado por el Instituto Catalán de Farmacología[38]​ y seis hospitales de la región.

En junio de 2006, el British Journal of Cancer publicó los resultados de un estudio que acababa de acabar el hospital de Tenerife sobre nueve pacientes con un tumor severo y cerebral (glioblastoma). Una terapia a base de THC fue efectuada[39]​ después de que los pacientes hubieran intentado en vano otras terapias convencionales como intervenciones quirúrgicas o radioterapias. Los investigadores concluyeron que el THC «no había favorecido la evolución tumoral ni reducía el tiempo de supervivencia de los pacientes», sin embargo el estudio no fue bastante completo, según estos investigadores, con el fin de determinar si la utilización del THC alargó el tiempo de supervivencia de los pacientes.[40]

Poco después, en agosto de 2006 la empresa GW Pharmaceuticals anuncia dos nuevos estudios clínicos (fase III) realizados conjuntamente de en América del Norte, Gran Bretaña, en Canadá, Francia, República Checa y España. El primer estudio es realizado con el fin de conocer los efectos del cannabis sobre pacientes con un cáncer adelantado, en su casa con tratamientos a base de opiáceos, como la morfina, ya que no podían aliviar los dolores. El segundo estudio concierne a personas con esclerosis múltiple y quienes sufren de dolores neuroparicos centrales. En ese mismo instante, los resultados prometedores de un estudio precedente sobre Sativex como tratamiento de la esclerosis múltiple son publicados en la revista Neurology.[41][42][43]

2006: clubs cannábicosEditar

Varios clubs de cannabis terapéutico con fines no lucrativos recientemente creados por asociaciones de personas que cultivan cannabis con el fin de revendérselo a precios de fábrica a sus miembros, son declarados inocente por los tribunales de Cataluña y del País Vasco en agosto de 2006. Un tribunal de Bilbao en el País Vasco declaró inocente a cuatro miembros de uno de estos clubs, antes acusados de haber cultivado ilegalmente 150 kg de cannabis sobre pie (correspondiente a 17,4 kg de cannabis secado).[44]

El ENCOD (Coalición Europea para una política más justa y eficaz en la lucha contra las drogas)[45]​ considera que otros países deberían tomar por modelo los clubs españoles de cannabis. Es lo que hizo poco después Bélgica de que vio nacer a la primera asociación de cultivadores de cannabis. Así como en España, la posesión de cannabis para uso personal es legal.

En septiembre de 2006, GW Pharmaceuticals anuncia que se hicieron peticiones que autorizaran la venta en el mercado de Sativex en cuatro países europeos (Gran Bretaña, España, Dinamarca y Países Bajos) para las personas con esclerosis múltiple.[46]

El 20 de octubre, el Comité de Sanidad Pública de Cataluña presentó los primeros resultados del estudio sobre la utilización terapéutica del extracto de cannabis Sativex entre pacientes que sufrían de enfermedades diversas y crónicas, entre las que estuvieron esclerosis múltiple, neuropatías, pérdida de peso y del apetito. Fue una de las pruebas efectuadas, sobre 123 participantes, el 65 % de pacientes observaron un mejoramiento de la calidad de vida y una reducción de los dolores. En cuanto a otro 35%, interrumpieron la terapia a causa de los efectos secundarios del tratamiento, particularmente los vértigos, de la sequedad de la boca y del cansancio.

Según los médicos que supervisaban estos experimentos, demostraron que el cannabis podía representar un tratamiento alternativo para «pacientes que sufren de enfermedades crónicas de orígenes diversos y que en su casa los tratamientos no son bastante eficaces y, por consiguiente, disminuía la calidad de vida».

LegalidadEditar

El Código Penal de España especifica qué actividades son legales o ilegales en lo referente al cannabis. En resumen, el cultivo y consumo personal están permitidos, pero cualquier forma de negocio o narcotráfico están estrictamente prohibidos, ya que suponen un delito contra la salud pública (según el artículo 368).[47]

En España, en el Código Penal se castigan como delitos: el cultivo, la elaboración y el tráfico ilícitos de drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas, la posesión ilegal de éstas con dichos fines, así como las actividades que promuevan, favorezcan o faciliten su consumo ilegal.
(...)
La mera posesión de drogas por sí sola no es constitutiva de delito siempre que no se destine al tráfico ilegal de estupefacientes. La Ley Orgánica 4/2015 de Protección de la Seguridad Ciudadana establece sanciones administrativas de carácter grave o muy grave con multas de 601 hasta 30.000 euros por:
  • El consumo o la tenencia ilícitos de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, aunque no estuvieran destinadas al tráfico, en lugares, vías, establecimientos públicos o transportes colectivos, así como el abandono de los instrumentos u otros efectos empleados para ello en los citados lugares. Cuando los infractores en materia de consumo o tenencia sean menores de edad, la sanción de multa podrá suspenderse, primero y extinguirse, después, si los mismos se someten voluntariamente y sin abandonarlo a tratamiento o rehabilitación, si lo precisan, o a actividades de reeducación.
  • El traslado de personas, con cualquier tipo de vehículo, con el objeto de facilitar a éstas el acceso a drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, siempre que no constituya delito.
  • La ejecución de actos de plantación y cultivo ilícitos de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas en lugares visibles al público, cuando no sean constitutivos de infracción penal.
  • La tolerancia del consumo ilegal o el tráfico de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas en locales o establecimientos públicos o la falta de diligencia en orden a impedirlos por parte de los propietarios, administradores o encargados de los mismo.
Plan Nacional sobre Drogas, Ministerio de Sanidad, Gobierno de España[48]

Política favorableEditar

En la historia reciente de España (la etapa democrática) se han registrado casos de grupos políticos aislados que han defendido la total legalización de la marihuana. Por ejemplo, Izquierda Unida. Sin embargo, no fue hasta 2015, cuando dos partidos políticos españoles, Unidas Podemos y Ciudadanos propusieron una revisión de la ley referente al cannabis, la famosa y criticada Ley Mordaza.[49]​ El artículo 36.16 de la Ley Mordaza especifica que la plantación de marihuana, si no es visible en la vía pública, no habría razón para ser confiscada.[9]

Tolerancia socialEditar

En la encuesta EDADES del Ministerio de Sanidad de 2017, un 66'1% de la población pensaba que «el consumo de marihuana una vez al mes o menos puede producir muchos/bastantes problemas»,[4]​ siendo el menor porcentaje entre todo el resto de drogas, solo por detrás de los antidepresivos (62'1%) y «5/6 copas de alcohol en fin de semana» (49'1%), y muy por debajo de «5/6 copas de alcohol entresemana» (90'9%), el tabaco (93%), el MDMA (96'5%), la cocaína (97%), o los alucinógenos (97.8%).

Véase tambiénEditar

BibliografíaEditar

NotasEditar


ReferenciasEditar

  1. Teinteresa Mundo (25 de enero de 2014). «España admite un medicamento para uso terapéutico, el Sativex, que cuesta 400 euros». 
  2. a b Santiago Riesco Pérez (20 de octubre de 2018). «La marihuana en España: salud, ocio y negocio». Consultado el 5 de febrero de 2020. 
  3. Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. «Consumo, percepciones y opiniones ante las drogas». 
  4. a b Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Secretaría de Estado de Servicios Sociales, Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas. «Encuesta sobre Alcohol y Drogas y otras Adicciones en España (EDADES 2017-2018)». Consultado el 29 de febrero de 2020. 
  5. Daniel Sánchez Caballero (5 de diciembre de 2018). «El CIS retrata la disparidad entre la sociedad y los políticos con la legalización de la marihuana». El Diario. Consultado el 5 de febrero de 2020. 
  6. «ESPAD Report 2019». The European School Survey Project on Alcohol and Other Drugs (ESPAD) (en inglés) (Publications Office of the European Union). 2020. ISBN 978-92-9497-548-5. doi:10.2810/109790. Consultado el 28 de diciembre de 2020. 
  7. «Informe ESPAD 2019». Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas – Ministerio de Sanidad. Consultado el 28 de diciembre de 2020. 
  8. ABC Sociedad. «Así es la legislación sobre el cannabis en España». 
  9. a b Tu Vaporizador. «Marihuana y Cánnabis en España - ¿Qué dice la ley?». Consultado el 5 de febrero de 2020. 
  10. CannaConnection (02/10/2017 (actualizado el 12/10/2019)). «Situación legal de la marihuana en España». Consultado el 5 de febrero de 2020. 
  11. Josek Hellaven. «Historia de la Marihuana y situación actual de su legalización: Historia de la Marihuana en España». Consultado el 5 de febrero de 2020. 
  12. David Hurtado. «CALLOSA DEL SEGURA. EL PUEBLO CON MÁS HISTORIA EN CÁÑAMO TRADICIONAL DE TODA ESPAÑA». Cannabis Magazine. 
  13. Isidro Marín Gutiérrez. «LAS MIL Y UNA NOCHES Y EL CANNABIS EN AL-ANDALUS». 
  14. Moreno, Fidel (9 de julio de 2019). «Breve historia cannábica de España». ElDiario.es. Consultado el 28 de diciembre de 2020. 
  15. Absuelto por uso terapéutico del hachís: Artículo extraído del sitio web Asociación Internacional por el Cannabis Terapéutico,diciembre de 1999
  16. Artículo extraído de la revista española Cáñamo, agosto de 2000
  17. Telegrama de la agencia Europa Press, el 8 de octubre de 2000
  18. Galve-Roperph I, y al.: antitumoral action of cannabinoids: ERK activations involvement of sustained ceramide accumulation and. Nature Medicine 6, 313-319 (2000) (en inglés)
  19. Matute, Marta (27 de febrero de 2001). «Celltech pretende comercializar en España Nabilone, el cannabis de uso terapéutico». Cinco Días (Madrid, España). Archivado desde el original el 18 de marzo de 2018. Consultado el 17 de marzo de 2018. 
  20. Artículo extraído del periódico catalan La Vanguardia Digital, 27 de enero de 2001
  21. Artículo extraído del diario barcelonés El Periódico de Barcelona, 27 de enero de 2001
  22. Artículo extraído del diario español El Mundo,el 26 de abril de 2001
  23. Artículo extraído del diario español El Correo,el 26 de abril de 2001
  24. Artículo extraído del diario andaluz ABC de Sevilla,el 25 de abril de 2001
  25. Artículo extraído del periódico medicinal español Diario Médico,el 31 de mayo de 2001
  26. Artículo extraído del periódico español Diario Médico,el 21 de mayo de 2001
  27. El País, el 25 de octubre de 2001
  28. Telegrama de la agencia Reuters Group, el 25 de marzo de 2002
  29. «sitio web de la Asociación de los farmacéuticos de Barcelona». Archivado desde el original el 3 de abril de 2007. Consultado el 30 de marzo de 2007. 
  30. Artículo extraído del diario gallego La Voz de Galicia,el 8 de diciembre de 2003
  31. Jano On-line,el 31 de marzo de 2004
  32. Diariomedico.com, el 1 de abril de 2004
  33. El Periódico de Catalunya, el 15 de enero de 2004
  34. Telegrama de la agencia Reuters, el 1 de febrero de 2005
  35. Sondeo realizado por Club de Farmacia cerca de 200 farmacias implantadas en toda España
  36. Telegrama de la agencia Europa Press, el 16 de mayo de 2005
  37. El País del 28 de julio de 2005
  38. Instituto Catalán de Farmacología Archivado el 22 de noviembre de 2007 en la Wayback Machine.
  39. En el momento de este estudio, el THC fue directamente administrado en la glioblastoma por medio de un pequeño catéter implantado quirúrgicamente. El tratamiento que duró entre 10 y 64 días, empezó con una dosis a de 20 a 40 microgramos de THC con un aumento diario que iba de 80 a 180 microgramos. Ha sido soportado bien por el conjunto de los pacientes
  40. Guzman M, Duarte MJ, Blazquez C, Ravina J, Rosa MC, Galve-Roperh I, Sanchez C, Velasco G, Gonzalez-Feria L. A pilot clinical study of Delta(9)-tetrahydrocannabinol in patients with recurrent glioblastoma multiforme. Br J Cancer, el 27 de junio de 2006 (en inglés)
  41. «Story not found - MLive.com». Archivado desde el original el 11 de agosto de 2010. Consultado el 2009. 
  42. Site de GW Pharmaceuticals
  43. Kalamazoo Gazette, 27 de agosto de 2006
  44. El Confidential.com, 7 de agosto de 2006
  45. Sitio de Internet del ENCOD
  46. [1] Rueda de prensa de GW Pharmaceuticals, el 5 de septiembre de 2006
  47. Cannabis Consulting Abogados. «Articulo 368». Consultado el 5 de febrero de 2020. «El artículo 368 del Código Penal, buscando evitar cualquier vacío legal, configura los delitos de tráfico de drogas con amplitud, dando cabida a muy distintas conductas.» 
  48. Ministerio de Sanidad, Gobierno de España. «Infracciones y sanciones por tráfico o consumo ilegales de drogas en España». Plan Nacional sobre Drogas. Consultado el 5 de febrero de 2020. 
  49. Aitor Riveiro, Raquel Ejerique, Carmen Moraga (5 de noviembre de 2015). «Ciudadanos y Podemos proponen legalizar la marihuana». El Diario. Consultado el 5 de febrero de 2020. 

Lectura complementariaEditar

Enlaces externosEditar

  • IACM: International Association for Cannabinoid Medicines (Asociación Internacional por los Medicamentos Cannabinoides) con representación en España.
  • Información sobre el uso terapéutico del cannabis Fundació Institut Català de Farmacologia
  • SEIC: Sociedad Española de Investigación sobre Cannabinoides.