El séptimo día

película de 2004 dirigida por Carlos Saura

El séptimo día es una película española de 2004 dirigida por Carlos Saura inspirada en la masacre de Puerto Hurraco (26 de abril de 1990),[1]​ en el que fallecieron nueve personas a manos de dos hermanos, Emilio y Antonio Izquierdo, y otras muchas quedaron heridas.

Índice

SinopsisEditar

Isabel Jiménez (Yohana Cobo) recuerda la historia de su tío (Juan Sanz), asesinado por Jerónimo Fuentes (Ramon Fontserè) por abandonar a su hermana Luciana (Victoria Abril). Jerónimo es encarcelado y la familia Jiménez incendia, con la complicidad del cuerpo, la casa de los Fuentes, cobrándose la vida de la madre. Los Fuentes abandonan Puerto Hurraco durante un tiempo y regresan con afán de vengarse.

ComentarioEditar

Inspirada en la masacre de Puerto Hurraco (domingo 26 de agosto de 1990), El séptimo día fue una película que pretendió hablar de una España ancestral, cuya tierra reclama la sangre de sus habitantes. Al evocar los terribles hechos que azotaron la vida de este pueblo extremeño, el presidente autonómico Juan Carlos Rodríguez Ibarra protestó considerando que la imagen negativa ofrecida en el filme podría perjudicar el turismo.

Carlos Saura reconstruye, basándose en un guion de Ray Loriga, la vida del pueblo: las ancianas que chismorrean en la plaza principal, el tabernero cuya hermosa mujer se acuesta con todo hombre que le pase por delante, el "tarado" que comprende mejor que nadie lo que ocurre a su alrededor, los golfos que trapichean con la droga... De esta manera el realizador pretende crear cierta atmósfera que prepare al espectador para el final demoledor; una matanza, filmada a ritmo coreográfico, cuya sordidez contrasta con el marco en el que tiene lugar: los vecinos de Puerto Hurraco ven en el bar los Juegos Olímpicos de Barcelona que ofrecen una imagen de modernidad que en nada se relaciona con su propia idiosincrasia (aunque aquí la película se toma una licencia histórica, dado que los sucesos de Puerto Hurraco fueron en 1990 y los Juegos de Barcelona en 1992).[1]

Sin embargo, todo lo anteriormente indicado queda contrastado con la inocencia y naturalidad con que viven su vida las tres hermanas (salvo la mayor, que aun así nunca descuida a las otras), siempre dispuestas a divertirse inocentemente o bailar juntas. Otro tanto puede decirse de los padres de las mismas y otros vecinos. Los mismos asesinos son mostrados como personas normales (véase la enorme ternura de uno de los hermanos Izquierdo con un cochinillo). En definitiva el director muestra a gente normal, más o menos satisfecha, que sin previo aviso se encuentran inmersos en una tragedia sangrienta.

Premios y candidaturasEditar

ReferenciasEditar

  1. Antonio Martínez Puche (2012). Territorios de cine: desarrollo local, tipologías turísticas y promoción, Universidad de Alicante, pág. 194