Abrir menú principal

Condado de Canalejas

El condado de Canalejas es un título nobiliario español, de Castilla. Fue concedido por el rey Carlos II, mediante Real Cédula del 4 de noviembre de 1675, en favor de Gabriel Menéndez de Avilés y Porres, VI adelantado mayor de la Florida, castellano perpetuo del de San Juan de Nieva y de la Torre de la Plaza de Avilés, regidor perpetuo de esta villa y de la ciudad de Oviedo, comendador de la Orden de Alcántara, colegial del Mayor de San Bartolomé en Salamanca, oidor de la Real Chancillería de Granada, consejero de Órdenes y camarista de Indias.

Condado de Canalejas
Corona de conde.svg
Corona condal
Primer titular Gabriel Menéndez de Avilés y Porres
Concesión Carlos II de España
4 de noviembre de 1675
Linajes • Menéndez de Avilés (adelantados de la Florida)
• Suárez de Góngora (marqueses de Almodóvar)
Luján (línea menor de la casa de Castroponce)
Catalá de Valeriola (casa de Nules)
• Inclán
Valdés
(de Gijón)
• Armada (casa de Rivadulla)
• Pérez (propietarios del Banco Gallego)
• Bela (húngaro)

Actual titular María Paloma Bela y Rodríguez de Zabaleta (XVI condesa desde 1999)

El concesionario era quinto poseedor de un mayorazgo fundado en 1574 por Pedro Menéndez de Avilés, su tío-bisabuelo, conquistador y primer adelantado mayor perpetuo de la Florida. A este mayorazgo, que incluía el citado adelantamiento, quedó agregado también el condado.

El título toma denominación de la villa y municipio de Canalejas de Peñafiel, provincia de Valladolid, que era de señorío del concesionario por derecho de Juana de Luján Osorio Acuña y Rivadeneira, su segunda mujer, hermana del primer conde de Castroponce y dama de la reina Mariana de Austria.[1]

Lista de los condes de CanalejasEditar

Historia genealógicaEditar

Antecesores: adelantados de la FloridaEditar

Fundó este mayorazgo Pedro Menéndez de Avilés, conquistador y I adelantado perpetuo de la Florida, por su testamento otorgado el 7 de enero de 1574 en Sanlúcar de Barrameda y legalizado posteriormente en Santander, donde murió el 19 de mayo del mismo año. Incluía el adelantamiento de dicha provincia, concedido al fundador por el rey Felipe II en las Capitulaciones otorgadas en Madrid el 20 de marzo de 1565.

Origen de los Menéndez de AvilésEditar

El historiador y genealogista Francisco Mellén Blanco, minucioso investigador de la figura y familia de Pedro Menéndez de Avilés, apunta como origen de su varonía al linaje de Valdés. En el actual estado de la cuestión esto no pasa de ser una hipótesis, pero merece consignarse aquí con los indicios que la abonan:

  • Tanto Pedro Menéndez como su hermano mayor, Álvaro Sánchez, figuran con frecuencia en su juventud con el apellido Valdés (precedido del respectivo patronímico).[2]​ Y otro hermano entero, Bartolomé, lo usó toda su vida.
  • Consta también que la familia del Adelantado utilizaba las armas de Valdés.[3]
  • El genealogista José Manuel Trelles Villademoros, al escribir sobre los Valdés, señala que Pedro Menéndez provenía de la casa de Valdés de Manzaneda.[4]

El abuelo del primer adelantado fue

Álvaro Sánchez de Avilés.

Casó con María González Cascos y procrearon a

Alonso Álvarez de Avilés o Juan Alfonso Sánchez (o Álvarez) de Avilés (-c.1527), poseedor de la citada casa de Doñapalla. Sirvió a los Reyes Católicos en la Guerra de Granada[5]​ y murió prematuramente hacia 1527.[6]

Fue su mujer María Alonso de Arango, natural del concejo de Pravia, que tras enviudar casó en segundas nupcias con Juan Martínez de Cudillero el Viejo (de quien tuvo también descendencia, que se expondrá más abajo).[7]​ Era hija de Juan Alonso de la Campa y de Elvira Menéndez de Arango, naturales también del concejo de Pravia.[8]​ De este matrimonio nacieron los siguientes hijos:

  1. Álvaro Sánchez de Avilés, el primogénito, de quien se hablará más abajo. Originó la línea en que recayó el adelantamiento de la Florida al extinguirse la descendencia del primer adelantado, y que fue agraciada con el condado de Canalejas.
  2. Bartolomé Menéndez de Valdés o de Arango, que acompañó a su hermano Pedro en sus expediciones y estuvo preso con él en Sevilla año de 1565.[9][10]​ Fue gobernador y alcalde de la ciudad y fuerte de San Agustín de la Florida.[9]​ Por Real Cédula dada en Laredo el 9 de septiembre de 1559, Felipe II le nombró capitán ordinario de mar, con sueldo de 30.000 maravedís.[9]​ Y por otra del 20 de abril de 1574, el mismo rey le mandó hacer una leva de 150 a 200 hombres en la villa de Avilés, ciudad de Oviedo y demás pueblos del Principado para la armada que estaba reuniendo el Adelantado en la villa de Santander, nombrándole capitán de la gente que juntase.[9]​ A principios de la última década del siglo XVI, residía en el lugar de Heros (arrabal de la villa de Avilés, hoy perteneciente a la parroquia de Miranda), y estaba casado con María de Alvarado, de la que tuvo tres hijos:[11]
    1. Pedro Menéndez de Alvarado,
    2. Diego Menéndez de Alvarado,
    3. y María de Alvarado o de Valdés. En 1593, los tres eran vecinos del concejo de Pravia y residentes en la corte.

  3. Diego Menéndez de Avilés, que murió al servicio de S.M. en las guerras de Flandes.[9]
  4. María Alonso de Arango la Moza, natural de San Juan de Piñera en el actual concejo de Cudillero (entonces, Pravia). Casó con Alonso Menéndez Marques el Mozo, mercader de vinos y pescados, hijo de Alonso Menéndez Marques el Viejo, escribano del concejo de Pravia, y de Elvira Rodríguez, naturales los tres de la villa de Cudillero.[12]​ Tuvieron por hijos a
    1. Pedro Menéndez Marques, natural de Cudillero, general de la Armada de Indias, caballero de Santiago,[13]​ gobernador de la Florida, donde murió en 1600. Casó en Avilés con María de Solís, sobrina de la mujer de su tío el Adelantado.
    2. Alonso Menéndez Marques,
    3. Juan Menéndez Marques, natural de Cudillero, tesorero en la Florida y gobernador de Popayán en el Nuevo Reino de Granada, que testó en La Habana el 27 de agosto de 1620. Casó en San Agustín de la Florida en 1596 con María Menéndez de Posada, su sobrina carnal, nacida en esta ciudad y que otorgó poder para testar en Valladolid el 28 de abril de 1638, hija de su hermana Catalina, que sigue. Con posteridad.[14]
    4. Catalina Menéndez Marques, natural de Cudillero, casó sucesivamente con el capitán Juan Lodeño y con el capitán Juan de Posada. De uno y otro se le conocen sendos hijos:
      1. el capitán Pedro Lodeño Menéndez, que murió sin prole, y
      2. María Menéndez de Posada, bautizada en San Agustín de la Florida el 28 de mayo de 1612. Ya citada como mujer de su tío Juan Menéndez Marques.
    5. Y Elvira Menéndez Marques.

  5. Juan Menéndez de Avilés, que murió como Diego sirviendo a S.M. en Flandes.[9][15]
  6. Y Pedro Menéndez de Avilés, que sigue.


El primer adelantado y su descendencia (extinta)Editar

El oficio de adelantado mayor perpetuo de la Florida fue concedido a

Pedro Menéndez de Avilés, conquistador, capitán general y I adelantado mayor de la Florida, gobernador de la isla de Cuba, general de la Armada de la Carrera de Indias, caballero de Santiago y comendador de Santa Cruz de Zarza,[16]​ Nunca tuvo tratamiento de Don[17]

Nació en la villa de Avilés el 15 de febrero de 1519.[18]

A los catorce o quince años debió de enrolarse por primera vez como grumete de un barco de guerra en algún puerto del Cantábrico.[19]

Atravesó trece veces el Atlántico —ida y vuelta—, siendo el segundo marino que más veces lo hizo en el siglo XVI (después de Juan Gutiérrez Garibay, también general de la Carrera de Indias, con dieciséis travesías).[19][20]

En 1565 estuvo preso en Sevilla, junto con su hermano Bartolomé.[9][10]

Últimas disposicionesEditar

En 1568 otorgó testamento cerrado en Cádiz, en poder y casa de Pedro del Castillo, por el que fundaba mayorazgo con Facultad Real del mismo año,[21]​ y llamaba en primer lugar a gozarlo a su hija Ana, casada con don Pedro de Valdés. Imponía la condición de que los poseedores se apellidarían alternativamente Menéndez de Avilés y Menéndez de Valdés. Y en segundo lugar llamaba a su hermano Álvaro Sánchez de Avilés. Por entonces ya había muerto su primogénito y había entrado monja su hija María, y a Catalina la desheredaba por haber casado sin su consentimiento. De este testamento tenemos noticias por declaraciones de testigos pero no apareció nunca, pues Pedro del Castillo lo destruyó por orden del Adelantado cuando éste le otorgó poder para testar en 1574.

Otorgó escritura de poder para testar en Sanlúcar de Barrameda el 7 de enero de 1574,[22]​ ocho meses antes de su muerte, por la que apoderaba para hacerlo a Pedro del Castillo, vecino de Cádiz. Por esta escritura fundaba mayorazgo con la misma Facultad Real.[21]​ Llamaba en primer lugar a poseerlo a su hija Catalina, y en segundo lugar a su sobrino nieto Pedro Menéndez de Avilés (nieto de su difunto hermano Álvaro Sánchez), y señalaba para integrarlo el grueso de sus bienes «con inclusión de las mercedes que le hiciera S.M. en las provincias de la Florida, anejas a su descubrimiento y población, exceptuando las veinte y cinco leguas en cuadro concedidas por el mismo asiento, y el título ofrecido de Marqués, que debía disfrutarlos su hija [natural] doña María, mujer de D. Diego Velasco, llamada en tercer lugar, con la cláusula de pasar a vivir con su marido a la Florida».[23]​ Por entonces ya había muerto trágicamente su hija Ana.

Y testó de nuevo en Santander ante Pedro Ceballos, ratificando el anterior, el 15 de septiembre de 1574, dos días antes de su muerte, siendo capitán general de la armada que allí se juntaba. En este documento cometió un grave error el testador, pues se remitía a su anterior testamento cerrado hecho en Cádiz y en poder de Pedro del Castillo, aunque parece claro que su intención era referirse al poder para testar hecho en Sanlúcar a favor de dicho Pedro del Castillo. Esto daría pie a que más tarde su hija Catalina impugnase todas las disposiciones del Adelantado.[24]

Matrimonio e hijosEditar

En 1528 se capituló casarle con María de Solís y Cascos, su pariente en 4.º grado, que tenía entonces once años de edad —dos más que él— y que trajo en dote la hacienda de Illas, un prado junto a Avilés y la llosa del Barancel.[25]​ El matrimonio se celebró unos diez años después. Esta señora hizo un testamento el 19 de octubre de 1570[26]​ y volvió a testar siendo viuda el 13 de noviembre de 1594 en Molleda, concejo de Corvera, ante Diego Flórez.[27]​ En éste fundaba un aniversario perpetuo de una misa cantada con vísperas en el convento de San Francisco de Avilés, día de Nuestra Señora de septiembre; pedía ser enterrada —si la justicia y regimiento de dicha villa accediese a ello— debajo de donde lo estaba su marido, en el coro de la parroquial de San Nicolás; en tal caso mandaba a la fábrica de dicha iglesia cuatro ducados de renta anual situados sobre la hacienda de Illas, y nombraba por única y universal heredera a su hija Catalina. En 1571 pasó a la Florida junto con María Menéndez, su hijastra, y el marido de ésta, para instalarse allí definitivamente, pero al morir el Adelantado regresó a España para cobrar y litigar su herencia. Sobre esta partición tuvo un pleito con Hernando de Miranda, su yerno, en el que se dictó ejecutoria el 20 de diciembre de 1581.[28]​ Era hija de Juan González de Avilés y de Catalina de Solís... nieta materna de Boiso Suárez de Solís y de Catalina de Quirós.

De este matrimonio nacieron:

  1. Juan Menéndez de Avilés, gentilhombre de S.M. Fue el único hijo varón y por tanto inmediato sucesor del Adelantado, a quien acompañó desde muy joven en sus viajes. Murió mozo en 1563, víctima de un naufragio en aguas de las Bermudas,[29]​ cuando volvía de la Nueva España al mando de una flota. El dolor por esta pérdida ensombreció a su padre durante el resto de su vida, sin que perdiera la esperanza de encontrarle con vida en poder de alguna tribu indígena.
  2. Ana María Menéndez de Avilés, que por muerte del varón se convirtió en inmediata sucesora del Adelantado. Casó en 1568, con Real Licencia del año anterior[30]​ y previas capitulaciones del 24 de marzo de 1565,[31]​ con el general don Pedro de Valdés, caballero principal del concejo de Gijón. El Adelantado apreciaba mucho a este militar que servía a sus órdenes: en 1565 le dejó por lugarteniente suyo en la Florida,[32]​ y a raíz de la boda fundó mayorazgo en cabeza del nuevo matrimonio, con la condición de que los poseedores se apellidarían alternativamente Menéndez de Avilés y Menéndez de Valdés. Pero a los dos meses y medio de casados, y habiéndose ausentado ya el marido al servicio de S.M., esta señora fue muerta violentamente «por zelo de su honra». Por este crimen se condenó a su suegro y a un cuñado[33]​ a morir decapitados y perder la mitad de sus bienes. La tragedia se abatía de nuevo sobre el Adelantado y volvía a truncar sus planes de sucesión para la casa y mayorazgo que pretendía fundar. Don Pedro de Valdés fue señor de la casa de su apellido del lugar de Contrueces y parroquia de San Julián de Roces, concejo de Gijón, donde nació en 1541 y testó el 9 de marzo de 1615.[34]​ Vistió el hábito de Santiago desde 1566 y fue comendador de Oreja, maestre de campo en La Florida, almirante de la Carrera de Indias, gobernador de la isla de Cuba, y general de la escuadra de Andalucía, una de las diez que formaban la Armada Invencible en la Jornada de Inglaterra (1588). Allí fue capturado y estuvo siete años preso en la Torre de Londres. Era hijo y sucesor de Juan de Valdés de Villar el Mozo, natural de Gijón, familiar del Santo Oficio, condenado por el asesinato de su nuera y ejecutado en Oviedo, y de Teresa Menéndez de Labandera, nacida en la parroquia de Roces, que otorgaron testamento mancomunado el 29 de enero de 1564 en su casa de Contrueces, por el que fundaban vínculo de sus bienes con Real Facultad dada el 1.º de enero de 1562. El inventario de estos bienes se hizo en 1572. Curiosamente, andando el tiempo la casa de Avilés Canalejas recaería en los Valdés de Gijón, descendientes de don Pedro, como se expondrá más abajo.
  3. Catalina Menéndez de Avilés, que sigue,
  4. Y María Menéndez de Avilés, que entró monja antes de 1568 en el monasterio de las Huelgas Reales de Avilés, habiendo renunciado a sus legítimas. Después de los días del Adelantado, este monasterio también pleiteó por su herencia en representación de esta señora.

    Además, fruto de su relación con una moza de Avilés cuyo nombre se ignora, el Adelantado tuvo por hija natural a otra

  5. María Menéndez de Avilés, que era la mayor de sus hijos pues nació antes del casamiento de su padre. En 1571 pasó a la Florida en compañía de su marido y madrastra, con intención de instalarse allí definitivamente.


Descendencia de su hija CatalinaEditar

Como queda dicho al tratar del I adelantado, por haberle premuerto sin descendencia su único hijo varón y la mayor de sus hijas legítimas, dejó por sucesora a su siguiente hija legítima, que fue:

Catalina Menéndez de Avilés, nacida hacia 1547.[35]​ Esta señora contrajo su primer matrimonio hacia 1565[36]​ sin permiso de su padre, quien por ello la desheredaba en su testamento de 1568. Pero tras la muerte de su hermana Ana, y habiéndose reconciliado con el Adelantado, éste la llamaba en primer lugar a poseer el mayorazgo y adelantamiento en sus disposiciones de 1574. Ese mismo año entró a poseerlo por muerte de su padre, y Hernando de Miranda, su marido, se convertía en II adelantado. Al mando de la casa, este hombre codicioso y destemplado actuó con despotismo y rapacidad en el gobierno de la Florida e inició numerosos pleitos sobre la herencia de Pedro Menéndez de Avilés.

Su primer marido fue, como se ha dicho, Hernando de Miranda, natural de San Tirso de Candamo, factor de S.M. en la Florida,[37]​ hijo de Sancho de Miranda, señor de Valdecarzana y más vasallos en el Principado, que sirvió al Emperador en las guerras de Francia y otras campañas, y de Leonor de las Alas, enterrados en la Colegiata de San Pedro de Teverga; nieto de Lope (Fernández) de Miranda el Viejo, señor de Valdecarzana, que «sirvió con su persona y mucho número de parientes y vassallos a los Señores Reyes Católicos en la Guerra de Granada»,[38]​ y de Urraca de Ron e Ibias, su primera mujer, señora del coto de Sena en el concejo de Ibias, y materno de Hernando de las Alas el Viejo, continuo de la casa de los Reyes Católicos, señor de la casa de su apellido en Avilés, alférez mayor de esta villa y alcaide del castillo de San Juan de Nieva,[39]​ que sirvió al Emperador con dos naves propias para pasar a Italia y a la Jornada de Túnez, y de Capitán en las guerras con Francia,[40]​ y de Catalina de Quirós, su mujer, fundadores del monasterio de Nuestra Señora de la Merced de Raíces en el concejo de Castrillón, donde recibieron sepultura.[39]

Catalina enviudó en 1593[41]​ y casó en segundas nupcias hacia 1600 con Hernando de las Alas, regidor perpetuo de Avilés, primo carnal del primero y que también se tituló adelantado de la Florida. Este señor pretendió sin éxito el gobierno de dicha provincia, y siguió con los pleitos. Era hermano de Alonso y Pedro Estébanez de las Alas, capitanes los tres de la Carrera de Indias, e hijos de Fernando Manso de Avilés y de Isabel de las Alas, que era hermana de Leonor de las Alas, ya citada, y del general de la Carrera de Indias Martín de las Alas, señor de esta casa, alférez mayor de Avilés, gobernador y capitán general de Santa Marta y de Cartagena de Indias, donde murió. Nieto materno de Hernando de las Alas el Viejo y de Catalina de Quirós, ya citados. El segundo matrimonio de Catalina fue infecundo. Del primero tuvo por hija única a

Toribia Menéndez Valdés o Menéndez de Miranda, que murió en vida de su madre antes de enero de 1601, siendo de poco más de treinta años de edad. Casó con el capitán Álvaro Pérez de Navia y Arango, señor de la casa de Navia de Luarca y de la torre de Arango y coto de Villavaler en el concejo de Pravia, el cual volvió a casar con María de Malleza y Bernardo de Quirós. Era hijo de Juan Alonso de Navia, señor de la casa de Navia de Luarca, alférez mayor de esta villa y regidor también de Pravia, y de María de Arango, señora de Villavaler y de la casa de su apellido; nieta del licenciado Álvaro Pérez de Navia el Mozo, primer poseedor de la casa, señor del valle de Oselle en Galicia, y de Mencía de Valdés Llano, de la casa de Salas, y materno de Diego de Arango, Señor de esta casa, y de Magdalena de Valdés, que era hermana de la dicha Mencía y del arzobispo de Sevilla Fernando de Valdés, inquisidor general y presidente del Consejo de Castilla. De esta unión fue unigénita:

Mencía de Valdés,[42]​ que nació hacia 1590 y murió niña en vida de su abuela materna, Catalina, de la que era inmediata sucesora. Estuvo capitulado casarla con su primo Pedro Menéndez de Avilés, tercero del nombre, caballero de Santiago, opositor de su citada abuela en los pleitos referidos, pero el matrimonio no se llevó a efecto por la temprana muerte de Mencía. De este señor trataremos en la línea de Álvaro Sánchez.

Habiéndole premuerto su hija y su nieta únicas, al morir Catalina Menéndez de Avilés quedaba extinguida la descendencia legítima del I adelantado.

Sus hermanos uterinos y prole de ellosEditar

Como queda dicho, María Alonso de Arango, la madre de Pedro Menéndez de Avilés, casó en segundas nupcias con Juan Martínez de Cudillero, llamado el Viejo, vecino de Sabugo y que también poseía varias casas en Cudillero. Fruto de este matrimonio, el Adelantado tuvo los siguientes hermanos uterinos:[7][43]

  • Catalina González de Arango, casada hacia 1542 con Martín de Quirós, natural de Pravia, señor de la casa de Cuervo de San Román de Candamo, que falleció a finales de 1572. Era hijo y sucesor de Fernando Menéndez de Arango y de Aldonza de Omaña, y provenía por línea agnada y sacrílega de los Cuervo Arango de Pravia.[44]​ Tuvieron once hijos:[45]
  1. Martín de Quirós, que como primogénito sucedió en la casa. Acompañó a su tío el Adelantado en la conquista de la Florida, donde fue tesorero real. El 9 de febrero de 1580 elevó memorial solicitando a S.M. la plaza de capitán de su galera capitana o el oficio de tesorero o proveedor de las galeras.[46]​ Debió de morir mozo poco después, y tras él poseyeron la casa sucesivamente los cuatro siguientes:
  2. Luis Cuervo,
  3. Juan de Quirós, que también fue con su tío a la Florida, y
  4. Arias de Omaña, que murieron los tres sin descendencia,
  5. y Pedro de Quirós, señor de la casa de San Román de Candamo, que casó en primeras nupcias con Leonor de Miranda y en segundas con María de Quirós. De esta tuvo por primogénito y sucesor a
    Martín de Quirós, que casó con María de Carreño Falcón. Tuvieron descendencia en que siguieron la casa de San Román y un mayorazgo de Carreño que tocaba a esta señora, recayendo en la segunda casa de Valdés de Cangas de Tineo.[47]​ Los Valdés de esta línea litigaron por la casa de Canalejas a principios del siglo XIX, y después fueron marqueses de Casa Valdés.[48]

  6. Fernando Cuervo,
  7. Catalina de Quirós, mujer de Juan Martínez de Ponte. Tuvo una hija llamada María de Quirós.
  8. María de Arango,
  9. Francisca de Quirós, que casó en 1565 o poco antes con el doctor Gonzalo de Solís de Merás, compañero y cronista del Adelantado en la conquista de la Florida, autor del Memorial que se cita en la bibliografía como fuente principal sobre aquella gesta. Nació en Tineo hacia 1545 y murió entre 1587 y 1593, hijo de Pedro de Merás el Viejo y de María González de Solís. Su madre era hermana de Catalina de Solís, la suegra del Adelantado, hijas ambas de Boiso Suárez de Solís y de Catalina de Quirós.[49]​ Tuvieron una hija llamada
    María de Merás y Quirós, que casó con Francisco de Solís y Bernardo de Quirós, alférez mayor de Oviedo, señor de la torre de la Quintana de Ciaño, hijo de Pedro de Solís y la Rúa, poseedor de la misma casa y oficio, y de Leonor Bernardo de Quirós. Con posteridad en que siguió esta casa, recayendo en el siglo XIX en la de Carreño de Valdesoto y en los Vereterra, marqueses de Gastañaga.

  10. María de Quirós, mujer de Juan de Arango,
  11. y Aldonza de Omaña, que casó con Alonso López de Tuña. Procrearon a
    1. Fernando Cuervo y a
    2. Pedro Menéndez.


  • Marina Alfonso de Arango, que fue la segunda mujer de Simón de León, regidor de Avilés y del concejo de Gozón, patrono del Hospital[50]​ y de la capilla de San Juan de dicha villa, viudo de Marquesa de Carreño[51]​ e hijo de Pedro Rodríguez de León y de Leonor de Quirós Valdés, su primera mujer. Estos León descendían por mujer de los Rodríguez (o Alonso) de León de la casa de Trasona, pero tenían varonía González de Oviedo. De este matrimonio nacieron ocho hijos:[52]
  1. El capitán Bartolomé de León y Menéndez de Avilés, fundador del mayorazgo de Ferrera, «que sirvió en las guerras de Indias y en otras partes» y aunque dejó dos hijas naturales, en su testamento dispuso que con sus bienes se comprasen 1.100 ducados de juro, y los legaba con vínculo a su hermano Simón. También quedó agregado a este mayorazgo el patronato del Hospital de Avilés y de la capilla de San Juan, y los oficios perpetuos de regidor de Avilés y Depositario de Gozón (con vara de regidor).
  2. Simón de León Quirós, primer poseedor del mayorazgo, que también sirvió a S.M. en Indias como capitán. Parece que casó con Leonor de Peramoto,[53]​ o con Leonor de Valdés, de los señores de Aguino y Perlunes.[54]​ Pero murió sin hijos legítimos, dejando por heredero y sucesor a su hermano siguiente:
  3. Pedro Alonso de León y Menéndez de Avilés, segundo poseedor del vínculo. Fue como los anteriores capitán de la Carrera de Indias y sirvió en la Florida y en la Jornada de Inglaterra, donde se halló al mando de 108 soldados en la nave capitana del general don Pedro de Valdés, yerno del Adelantado. Y obtuvo otros cargos y oficios durante el reinado de Felipe II. «En 1605 practicó con su hermana doña Catalina la partición de la herencia de su padre y de la legítima de otros hermanos suyos». Casó con Mayor de Hevia y Estrada, hija de Diego de Hevia el Peco, mayorazgo de la casa principal de su apellido en Villaviciosa y señor del coto de Poreño en el mismo concejo, y de Sancha de Estrada. Con prole. Su hijo
    Pedro de León y Menéndez de Avilés fue tercer posedor del mayorazgo fundado por su tío Sebastián y patrono del Hospital y Capilla de San Juan de Avilés. A mediados del XVII edificó en esta villa el palacio de Ferrera, que siguió en su descendencia recayendo en los Navia Arango, después marqueses de Ferrera.

  4. Sebastián de León,
  5. Catalina Alonso de León, mujer de Juan González Cascos, con posteridad.
  6. Esteban de León,
  7. Leonor de Quirós
  8. y María de Arango, monjas ambas en las Huelgas de Avilés.


  • Juan Martínez de Cudillero, el Mozo, que casó dos veces. Su primera mujer fue Magdalena del Busto,[55]​ y la segunda Ana de León, de quien tuvo cinco hijos:[56]
  1. Pedro Martínez de León,
  2. Domingo Martínez de León,
  3. Juan Martínez de León,
  4. María Martínez de León y
  5. Eulalia Martínez de León, que ya era viuda en 1609 y aún vivía en 1627.[57]


  • Y María de Arango, que casó con Rodrigo de las Alas el Viejo, señor de la primitiva casa de las Alas de Avilés y 9.º patrono o padronero de la Capilla de Santa María o de las Alas,[58]​ aneja a la antigua iglesia parroquial de San Nicolás de Avilés (hoy de los PP. Franciscanos), regidor y depositario general de dicha villa, que falleció en 1573, hijo de Nicolás de las Alas, poseedor de la misma casa y patronato, y de Sancha de Miranda, su primera mujer. Tuvieron por hijo a[59]
Nicolás de las Alas el Menor, 10.º padronero de la Capilla, marido de Estébana de Cienfuegos, hija de Gutierre González de Cienfuegos, señor de Allande, caballero de Santiago, corregidor de Salamanca, Medina del Campo, Granada y Burgos, y de María de Miranda y Alas, su segunda mujer, de los señores de Valdecarzana. De este matrimonio nacieron cinco hijos:[60]
  1. Gutierre de las Alas, el primogénito, que en 1603 pasó a la Nueva España como criado del licenciado Pedro Juan de Longoria.
  2. Rodrigo de las Alas, que con el nombre de Jerónimo entró monje benedictino en el monasterio de San Salvador de Oña. Testó el 25 de agosto de 1614 disponiendo que el patonato de la Capilla de las Alas quedase en su monasterio después de los días de sus hermanas Leonor y Escolástica.
  3. Leonor de las Alas Miranda, que murió el 4 de noviembre de 1648 y fue enterrada en la Capilla de las Alas, de la que era padronera. Casó dos veces: primera en 1621 con Rodrigo Ponce de Miranda, regidor y depositario general del concejo de Babia, procurador en la Junta General del Principado por los de Somiedo y Miranda; y segunda vez casó en 1628 con Bartolomé de Miranda, regidor de Avilés, que también era viudo y la sobrevivió hasta el 10 de enero de 1678. Con prole del primero.[61]
  4. Esteban de las Alas, patrono de la capilla en 1626-27, colegial de San Pelayo en Salamanca y del Mayor de Santa Cruz en Valladolid, catedrático de esta Universidad.
  5. Y Sancha de las Alas, que con el nombre de Escolástica entró monja en San Pelayo de Oviedo.[62]

    Además, Nicolás de las Alas el Menor tuvo dos hijos naturales, llamados:
  6. Nicolás de las Alas, que pasó a Indias,
  7. y Juan de las Alas, que murió el 20 de junio de 1640. Casó en San Nicolás de Avilés el 28 de noviembre de 1625 con Inés Martínez de Camina, con quien tuvo posteridad.


Línea de Álvaro Sánchez de AvilésEditar

Extinguida la descendencia de Pedro Menéndez de Avilés, su mayorazgo y el adelantamiento de la Florida recayeron en la de su hermano mayor, que fue

Álvaro Sánchez de Avilés (-1559), señor de la casa de Doñapalla. Testó en Valladolid el 9 de octubre de 1558 ante Francisco Cerón, murió al año siguiente y fue enterrado en Avilés.[6]

Su hijo primogénito fue

Pedro Menéndez de Avilés, que figura con frecuencia en la literatura con los apellidos Menéndez Marques de Avilés por confusión con su primo Pedro Menéndez Marques...

Casó en Oviedo el 26 de mayo de 1565 con Mayor de Arango, la cual volvió a casar en 1587 con Juan Falcón de Ponte, señor de la casa de Falcón de Avilés, con quien también tuvo descendencia.[63]​ Era esta señora natural de Oviedo, hija de

El padre del primer conde fue

Pedro Menéndez de Avilés († 1619), gobernador, capitán general y IV adelantado perpetuo de la Florida,[64]​ III poseedor de la casa, regidor perpetuo de Avilés, caballero de Santiago.[65]​ Testó en Valladolid el 18 de diciembre de 1618 ante Juan Bautista Guillén, agregando tercio y quinto al mayorazgo, y se mandó enterrar en la parroquial de San Nicolás de la villa de Avilés, con cuyo ayuntamiento andaba en pleitos sobre el derecho de sepultura en la capilla mayor de dicha iglesia. En 1619 se hizo inventario de sus bienes.

Casó en 1607 con Isabel de Porres y de la Peña, que testó en Oviedo a fe de Gabriel González del Valle, murió en 1623[66]​ y fue enterrada en la iglesia de la Compañía de Jesús de dicha ciudad. Era hermana de Felipe de Porres, señor de la casa de Porres del lugar del Condado en el valle y merindad de Valdivielso y de la torre de Termiñón en la de Bureba, todo en la actual provincia de Burgos, comendador de Adelfa en la Orden de Alcántara, alcalde mayor perpetuo de la ciudad de Burgos, corregidor de las de Murcia, Lorca y Cartagena, del Consejo de Hacienda de S.M. y su gentilhombre de boca, el cual quedó por tutor de los hijos de su hermana.[66]​ Hija de Martín de Porres, señor de esta casa, corregidor de Cuenca y del Consejo de S.M. en la Contaduría Mayor de Hacienda, y de Isabel de la Peña; nieta de Juan de Porres, Acroy del Emperador y tesorero mayor de Vizcaya,[67]​ y de Ana Manrique de Almotar, de los señores de Estepar, y materna de Andrés de la Peña, señor de la casa y torre de Termiñón, y de María Meléndez de Lerma.[68]​ Fueron padres de

  1. Álvaro Menéndez de Avilés y Porres, que sucedió a su padre en el mayorazgo pero no llegó a ser adelantado pues murió de edad de dieciséis años el 17 de agosto de 1624. Su testamento se abrió el mismo día a testimonio de Gabriel González del Valle,[66]​ y fue enterrado en la iglesia de los Jesuitas de Oviedo, en la sepultura de su madre.
  2. Martín Menéndez de Avilés y Porres, que sigue,
  3. y Gabriel Menéndez de Avilés y Porres, el I conde de Canalejas, que seguirá.


En la casa sucedió el primogénito:

Martín Menéndez de Avilés y Porres (c.1610/15-1660), V adelantado de la Florida, castellano de San Juan de Nieva y de la Torre de la Plaza de Avilés,[69]​ alcalde mayor de esta villa, regidor de la ciudad de Oviedo y del concejo de Lena, caballero de Alcántara, capitán de caballos en Milán y gobernador de varias plazas en Flandes, menino de la infanta Isabel Clara Eugenia. En 1632, tras largos pleitos con el ayuntamiento, se le perpetuó la sepultura donde yacía el primer adelantado en la parroquial de San Nicolás de Avilés.[70]​ Murió sin descendencia año de 1660 bajo testamento hecho en Avilés el 30 de noviembre de 1659 ante Toribio Falcón, por el que agregaba sus bienes libres al mayorazgo de la casa de Porres del Condado en cabeza de Martín Antonio de Porres, su primo.[71]

Casó con Leonor de Miranda Ponce de León, que murió viuda en Grado año de 1662. Era hermana de Sancho, el I marqués de Valdecarzana, e hija de Diego Fernández de Miranda y Ponce de León, señor de Valdecarzana y de otros cotos en Asturias, caballero de Santiago, y de Juana Osorio de Valdés y Estrada (hermana del almirante Juan Pardo y Osorio, caballero de Santiago, «muerto en Guetaria cuando el Francés quemó la Armada»);[72]​ nieta de Lope de Miranda y Valdés, señor de Valdecarzana, corregidor de Granada, y de Leonor Ponce de León y Miranda, su mujer y prima carnal, señora del coto de Muros, y materna del general Sancho Pardo de Donlebún Osorio y Lanzós, señor de la villa de las Figueras y casa de Donlebún en el concejo de Castropol, caballero de Santiago, y de Juana Manrique de Estrada, de los señores de la Vega del Sella.

Condes de la línea directaEditar

El condado de Canalejas fue creado en favor de

Gabriel Menéndez de Avilés y Porres (c.1620-1692), I conde de Canalejas, VI adelantado de la Florida, castellano de San Juan de Nieva y de Avilés, regidor perpetuo de esta villa y de la ciudad de Oviedo, comendador de la Orden de Alcántara, colegial del Mayor de San Bartolomé en Salamanca, oidor en Granada, consejero de Órdenes y camarista de Indias. Nació hacia 1620, testó el 24 de abril de 1679,[73]​ murió siendo dos veces viudo el 10 de julio de 1692 en sus casas de la calle Atocha de Madrid, y fue enterrado en la capilla de los Lujanes del convento franciscano de San Pedro el Viejo.[74]

Casó primera vez el 16 de septiembre de 1655 en Madrid, parroquia de San Sebastián,[75]​ con Isabel Antonia de Porres Villela y Manrique, su sobrina segunda, señora de las casas del Condado y Termiñón, natural de Madrid, que fue bautizada en dicha iglesia el 17 de julio de 1640, falleció el 1.º de marzo de 1674 en su casa de la calle de Atocha, de la misma feligresía, y fue enterrada en la Merced.[76]​ Era hija y sucesora de Martín Antonio de Porres y Zorrilla, señor de dichas casas, caballero de Alcántara y corregidor de Ávila (arriba citado como heredero de los bienes libres del V adelantado), y de Luisa de Villela y Manrique, su mujer y prima carnal, que era hermana del I conde de Lences; nieta de Felipe de Porres, tío y tutor de Gabriel (de quien se hizo mérito al tratar del IV adelantado), y de Antonia de Zorrilla y Arce, su primera mujer, y materna de Pedro de Villela y Murga, señor de la casa de su apellido en Munguía (Vizcaya), caballero de Santiago, gentilhombre de boca de S.M.,[77]​ y de Isabel de Zorrilla Arce y Manrique, su segunda mujer (hermana de la Antonia antes citada), señora de las casas de San Martín y la Gándara, ambas en el valle de Soba, y de las de Villerías en tierra de Campos y Comunión de Basave en Álava.[78]​ Isabel de Porres sacó Licencia Apostólica para tener oratorio en su casa de Madrid, y adquirió valiosas reliquias;[79]​ era la propietaria de la alcaidía —que ejerció su marido— de la Torre de la Plaza de Avilés (oficio que antes tuvo su padre por herencia del V adelantado y Real Despacho de 1669), y gozó por sus días de las rentas de la encomienda de Adelfa de la Orden de Alcántara, en sucesión de Ana María Manrique y Villela, su abuelastra y tía abuela (2.ª mujer de Felipe de Porres, su abuelo, y hermana del materno), a quien S.M. hizo merced de esta regalía por dos vidas mediante Real Cédula del 5 de noviembre de 1651.[80]

Gabriel Menéndez contrajo segundas nupcias en el Palacio Real de Madrid el 8 de octubre de 1675,[81]​ previas capitulaciones otorgadas el mismo día,[82]​ con Juana de Luján Osorio Acuña y Rivadeneira, señora de la villa de Canalejas y del mayorazgo de Rivadeneira,[83]dama de la reina Mariana de Austria,[1]​ que falleció sin hijos el 7 de junio de 1679 en su casa de Madrid, calle de Atocha, habiendo otorgado poder para testar, y fue enterrada en la capilla de los Lujanes de San Pedro el Viejo.[84]​ Después de sus días, se hizo su testamento en Madrid el 2 de marzo de 1682 a fe de Prudencio de Cabezón, por el que agregaba sus bienes libres y la jurisdicción de Canalejas al mayorazgo de su marido.[73]​ Era hermana entera de Fernando de Luján Guzmán y Robles, I conde de Castroponce, caballero de Alcántara, e hija de Diego de Luján y Robles, señor del Valle de Trigueros y de la casa y Torre de los Lujanes de Madrid, caballero de Santiago, gentilhombre de boca del rey Felipe IV, y de Leonor Osorio de Guzmán y Sarmiento, dama de la misma reina; nieta de Fernando de Luján y Castilla, señor de la casa de Madrid, comendador de Ocaña en la Orden de Santiago, gentilhombre de boca de Felipe III, y de Juana de Guzmán y Robles, señora de Trigueros, y materna de Luis Álvarez Osorio y Guzmán, señor de Abarca y Villarramiro, gentilhombre de boca del mismo rey, y de Francisca Sarmiento de Luna, de los condes de Rivadavia.[85]

Del primer matrimonio nacieron:

  1. Pedro José Menéndez de Avilés Porres y Villela, que sigue,
  2. Francisco Menéndez de Avilés y Porres, Maestre de Campo de Infantería Española, caballero de Alcántara y comendador de Adelfa, menino de la reina Mariana de Austria, que murió prematuramente y sin prole poco después que su padre. En 1690 le dio S.M. el mando del Tercio de Asturias, nuevamente creado entonces,[86]​ con el que al año siguiente expulsó al ejército francés que había invadido Cataluña.[87]
  3. Catalina Menéndez de Avilés y Porres, que estuvo capitulada para casar con el marqués de Campotéjar, pero el matrimonio no se llevó a efecto y entró religiosa en el Convento de la Encarnación de Madrid, donde murió siendo subpriora.
  4. Alfonsa María Menéndez de Avilés y Porres, que nació en Madrid el 1.º de enero de 1662 y fue bautizada en San Sebastián.[88]
  5. Y Ángela María Menéndez de Avilés y Porres, natural de Sevilla, que fue bautizada el 18 de marzo de 1665 y murió en 1690. Casó dos veces: primera en Madrid, parroquial de San Sebastián, el 1.º de febrero de 1683 con Silverio Florentino de Villavicencio, veinticuatro de Jerez, corregidor de Alcalá la Real y de Valladolid, donde murió sin hijos en 1684. Había estado antes casado con Teresa de Villavicencio, su deuda, y era hijo de Diego Tiburcio de Villavicencio, caballero de Alcántara, veinticuatro de Jerez, y de Estefanía de Villavicencio, su mujer y prima segunda.[89]​ Ángela volvió a casar en 1686 con Diego Ramiro Osorio y Rubín de Celis, señor del Villar de Mestages en la Vega del Tuerto, obispado de Astorga, y de la torre de Rubín de Celis en Obeso, valle de Rionansa,[90]​ regidor perpetuo de León y caballero de Santiago, fallecido en 1702, de quien tuvo por hijo a
    Casimiro José Osorio y Menéndez de Avilés, señor de Mestages y de la torre de Rubín de Celis, regidor perpetuo de León, procurador de este reino en las Cortes de Castilla, del Consejo de Hacienda y decano del de Indias, gentilhombre de Cámara de S.M., que nació el 4 de marzo de 1689 y falleció en Madrid el 29 de noviembre de 1778.[91]​ Figura entre los herederos del I conde de Canalejas, su abuelo materno, pues su madre ya era difunta cuando este murió.


En 1692 sucedió su hijo[92]

Pedro José Menéndez de Avilés Porres y Villela (c.1656-c.1715), II conde de Canalejas, VII adelantado de la Florida, señor de las casas de Avilés, Condado y Termiñón, caballero de Alcántara.[93]​ Testó junto con su mujer en Valladolid el 18 de enero de 1709 ante Isidro Calderón, nombrando por heredera universal a Catalina, su única hija supérstite, y murió en los años siguientes. El inventario de sus bienes se hizo en 1720, después de los días de su mujer.[94]

Casó el 17 de abril de 1678 en Madrid, parroquia de la Santa Cruz, velándose el 17 de octubre siguiente en el oratorio de su casa de dicha corte, parroquia de San Sebastián,[95]​ con María Manuela de Bañuelos y Sandoval, que al final de su vida fue III marquesa de Ontiveros y señora de las villas de Fontiveros, Cantiveros, Vita y Malaguilla, del lugar de Herreros de Suso y de la torre y mayorazgo de Lastras del Pozo,[96]patrona del Convento de Carmelitas Descalzos de Segovia[97]​ y del monasterio de Dominicas de San Pedro de las Dueñas,[98]​ y poseedora de los mayorazgos y cortijos de Peralta, Peraltilla, Las Pinedas y Estebanía Baja en el reino de Córdoba. Sucedió en dichas casas y estados por muerte de su hermana María Teresa de Bañuelos y Sandoval, y murió viuda acabando el año de 1718 en Llerena, donde otorgó poder para testar el 4 de diciembre a Juan Manuel de Aguilera, su yerno,[66]​ remitiéndose al mancomunado de 1709. Su citado yerno otorgó el testamento en Madrid el 3 de marzo de 1719 a fe de Marcelino de Losada, y ese mismo año hizo inventario de sus bienes. Era hija de Manuel de Bañuelos y Velasco, I marqués de Ontiveros, caballero de Calatrava, capitán general de la Armada del Océano, comisario general de la Infantería y la Caballería de España, del Consejo de Guerra de S.M., segundo mayordomo de la reina Mariana de Austria, natural y señor de la casa de su apellido en Córdoba, poseedor de aquellos mayorazgos y de la torre de Lastras del Pozo, y de María Catalina Gómez de Sandoval y Rojas, señora de las mismas villas, quien le fundó vínculo de mejora;[99]​ nieta de Luis de Bañuelos y Velasco, caballero de Calatrava, natural de Córdoba, y de María de Peñalosa y Vivero, que lo era de Segovia, de la casa de Lastras del Pozo, y materna del general Jerónimo Gómez de Sandoval, señor de las jurisdicciones de su hija y nieta y de las villas de Bahabón de Esgueva, Oquillas y Cilleruelo, caballero de Santiago, y de Mariana de la Cerda y Ocáriz, de los marqueses de la Rosa y de Mota de Trejo.

Tuvieron por hijos a

  1. María Catalina Menéndez de Avilés y Bañuelos, que sigue,
  2. a María Francisca Menéndez de Avilés y Bañuelos, que nació en la casa de la calle Atocha el 2 de mayo de 1685, fue bautizada en San Sebastián[100]​ y murió niña,
  3. y a José Julián Menéndez de Avilés y Bañuelos, que nació el 28 de enero de 1691 en la misma casa y feligresía[101]​ y también murió en la infancia.


Hacia 1715 sucedió su hija

María Catalina Menéndez de Avilés y Bañuelos (1680-1747), III condesa de Canalejas, IV marquesa de Ontiveros, señora de las villas de Canalejas, Fontiveros, Cantiveros, Vita y Malaguilla y de los lugares de Herreros de Suso y San Miguel de Pedroso; de las casas del Condado, Termiñón, Lastras del Pozo y agregadas, y de los mayorazgos de Córdoba; patrona del Carmen Descalzo de Segovia y de San Pedro de las Dueñas; VIII poseedora del adelantamiento de la Florida, de las alcaidías de Avilés y San Juan de Nieva y de otros oficios perpetuos. Nació en su casa de la calle Atocha de Madrid el 16 de octubre de 1680, fue bautizada el 23 en la parroquial de San Sebastián,[102]​ y testó en la misma villa el 4 de septiembre de 1747 a fe de Alejandrino de Artaza Llanos.

Fundó mayorazgo para los segundogénitos de su casa por vía de donación propter nuptias en favor de su hija Josefa y mediante escritura hecha el 3 de mayo de 1735. En 1745 apoderó al marqués de Ferrera para que tomase posesión a su nombre de las castellanías de San Juan de Nieva y de la villa de Avilés, que le habían sido confirmadas por Real Despacho del mismo año. En 1746 obtuvo del obispo de Lugo ciertas indulgencias para quien rezare ante un Niño Jesús y una Inmaculada que tenía en su casa de Madrid.[103]

Contrajo primer matrimonio en su parroquia natal el 2 de junio de 1697, previa información genealógica[104]​ y celebrándose las velaciones el 8 de septiembre en el oratorio de su casa,[105]​con Pedro Suárez de Góngora y Gutiérrez de los Ríos (1628-c.1680), IV marqués de Almodóvar del Río, señor de las villas de la Rambla y Espiel y de los lugares de la Zarza, Torre del Cañaveral[106]​ y Santa María de Trassierra, todo en el reino de Córdoba, natural y veinticuatro de esta ciudad, VIII adelantado de la Florida, alcaide del castillo de San Juan de Nieva y de la torre de Avilés,[107]​ caballero de Calatrava,[108]​ que nació en 1628 y testó en Córdoba el 12 de diciembre de 1679 ante Juan Laínez Calatrava. Hijo de Antonio Suárez de Góngora, III marqués de Almodóvar,[109]​ señor de la Zarza y de la Torre del Cañaveral, veinticuatro de Córdoba y caballero del mismo hábito, paje de Felipe IV, y de Mariana de los Ríos y Cerón, hermana del I conde de Gavia; nieto de Pedro Suárez de Góngora, señor de la Zarza y Cañaveral, también calatravo y veinticuatro, y de Urraca Venegas de Sandoval (hija de Antonio Ruiz de las Infantas y de otra Urraca Venegas de Sandoval); y materno de Martín de los Ríos Corral y Guzmán, señor de Torreblanca, veinticuatro de Córdoba, y de Luisa Cerón y Velasco, de los señores de la Herradura y de los Castellones.[110]

Y su segundo marido fue Juan Manuel de Aguilera y de los Ríos, capitán de Granaderos de Guardias Reales, gobernador de Llerena, caballero de Santiago[111]​ y comendador de la villa de los Santos de esta Orden, natural de Ciudad Real, que fue bautizado en la parroquial de Santiago el 5 de octubre de 1681 y murió sin prole en Madrid el 24 de enero de 1733,[112]​ bajo disposición por la que nombraba a su mujer heredera universal y la apoderaba para otorgar su testamento, lo que ella cumplió el 27 de octubre del mismo año a fe del escribano Antonio Pérez.[94]​ Fue enterrado en el Colegio Imperial.[112]​ En 1719 hizo el testamento de su suegra, con poder que ésta le había dado antes de morir, como queda dicho; ese mismo año tomó posesión a nombre de su mujer del vínculo fundado por la abuela materna de ésta,[99]​ y al siguiente hizo inventario de los bienes relictos de sus suegros.[94]​ Era hermano de Tomás de Aguilera y de los Ríos, que casó con la III marquesa de Peñafuente, y de Vicente y Fernando, ambos sanjuanistas, y de varias comendadoras de Calatrava, e hijo segundo de Gómez de Aguilera y Guevara, de igual naturaleza, y de Leonor Teresa de los Ríos y Argote, nacida en la ciudad de Córdoba; nieto de Juan de Aguilera y Ladrón de Guevara y de Juana Treviño y Bermúdez, naturales de Ciudad Real, y materno de Fernando José de los Ríos y Argote, I vizconde de Sancho-Miranda, natural y veinticuatro de Córdoba, y de Catalina de Argote y Aguayo, también cordobesa y mayorazga.[113]

Del primer matrimonio nacieron:

  1. Ana Antonia Suárez de Góngora y Menéndez de Avilés, que sigue,
  2. María Josefa Suárez de Góngora y de los Ríos, que casó con José María de Oviedo Monroy Portocarrero y Squarzafigo, marqués de Buscayolo, y no tuvieron posteridad. El marqués nació en Madrid el 14 de septiembre de 1705 y murió el 14 de diciembre de 1771, y estuvo también casado con Ana María de Aguilar y Mesía de la Cerda, de quien sí la tuvo.[114]​ Era hijo de Juan de Oviedo Monroy y Portocarrero, gentilhombre de la Casa Real, consejero de Hacienda, natural de Trujillo, y de Isabel María Squarzafigo y Centurión, su mujer, de los marqueses de Buscayolo, nacida en Barcelona.[115]
  3. María Manuela Suárez de Góngora,
  4. Joaquín Suárez de Góngora, el primogénito,
  5. e Isidra Suárez de Góngora, que murieron los tres en la infancia.


En 1748[116]​ sucedió su hija

Ana Antonia Suárez de Góngora y Menéndez de Avilés (c.1700-1776), IV condesa de Canalejas, V marquesa de Almodovar del Río y V de Ontiveros, IX poseedora del adelantamiento de la Florida, señora de los estados de sus padres, que nació hacia 1712 y falleció en Valencia en 1776. Fue protectora del poeta José Pérez de Montoro, y en 1736 patrocinó la publicación de sus Obras póstumas líricas.[117]

Casó dos veces: primera hacia 1717 con Fernando Lázaro de Luján y Silva, señor del mayorazgo de Rivadeneira,[83]caballero de Alcántara, colegial en el Mayor de San Bartolomé de Salamanca, oidor en Valladolid, ministro de los Consejos de Órdenes e Indias,[118]procurador en las Cortes de Castilla de 1712, mayordomo del rey Felipe V y de los príncipes de Asturias Don Luis y Don Fernando y aposentador mayor de palacio.[119]​ Nacido en 1682 y finado en la corte el 7 de julio de 1736, era hijo segundo de Fernando de Luján Guzmán y Robles, I conde de Castroponce, señor del Valle de Trigueros y de la casa y Torre de los Lujanes de Madrid, caballero de Alcántara y comendador del Esparragal, gentilhombre de boca de S.M., y de Antonia de Silva Toledo y Vicentelo, su mujer (que antes estuvo casada con Pedro Manrique de Lara, de quien también hubo prole);[120]​ sobrino carnal de Juana de Luján Osorio Acuña y Rivadeneira, poseedora de este mayorazgo,[83]​ señora de la villa de Canalejas, ya citada y filiada como segunda mujer del I conde de este título; y nieto materno de Juan Francisco de Silva y Ribera, V marqués de Montemayor y I del Águila, señor de Villaseca, Lagunilla, Villaluenga y Magán, alcalde mayor de la Mesta, notario mayor del Reino de Toledo, y de María de Toledo Vicentelo, de los condes de Cantillana, dama de la reina Doña Isabel.[121]

Y segunda vez casó con José Antonio de Chaves y Osorio, teniente general de los Reales Ejércitos, corregidor de Alcoy, decano del Consejo Supremo de Guerra, capitán general de las Canarias y de Mallorca, de quien no tuvo descendencia.

Del primer matrimonio nacieron:[122]

  1. Antonia Tiburcia, que nació en Madrid el 24 de abril de 1718[123]​ y murió niña.[124]
  2. Fernando, que nació primogénito hacia 1720 y murió niño,
  3. Juan Antonio de Luján y Góngora, que nació en Madrid en 1721 y también finó de edad pupilar,[125]
  4. Mariana Leonor, que nació en Madrid el 28 de junio de 1722 y también murió de tierna edad,[123]
  5. Antonio Leonardo de Luján y Góngora, sacerdote oratoriano en Madrid, que nació hacia 1725 y expiró en 1762,
  6. Bernarda, también fallecida en la infancia,
  7. Pedro Francisco de Luján y Góngora, que sigue,
  8. y María Rafaela de Góngora y Luján, que seguirá.


En 1776 sucedió su hijo

Pedro Francisco de Luján y Góngora (1727-1794), que indistintamente usaba en primer lugar el apellido Góngora (precedido o no del patronímico Jiménez o Suárez), V conde de Canalejas, VI marqués y I duque de Almodóvar del Río, Grande de España de 2.ª clase (desde el 2 de septiembre de 1779, antes de recibir el título ducal), VI marqués de Ontiveros, X adelantado de la Florida, señor de las villas de Canalejas, Fontiveros, Cantiveros, Vita, Malaguilla, la Rambla y Espiel, de los lugares de Herreros de Suso, San Miguel de Pedroso, Santa María de Trassierra, la Zarza y Torre del Cañaveral, y de las casas de Avilés, Góngora, Porres, Termiñón, Bañuelos, etc., alcaide del castillo de San Juan de Nieva y de la Torre de la villa de Avilés.[126]​ Nació en Madrid el 17 de septiembre de 1727 y falleció en misma corte el 14 de mayo de 1794.

Fue ministro plenipotenciario de S.M.C. en San Petersburgo (1760-1763),[127]​ y su embajador en Lisboa (1763-1778) y en Londres (1778-1779),[128]​ escritor ilustrado,[129]​ académico de la Española, consiliario de la de San Fernando, director de la de la Historia[130]​ y miembro honorario de la de Artes y Ciencias de Boston,[131]consejero de Estado, caballero del Toisón de Oro,[132]​ de la Concepción portuguesa y gran cruz de Carlos III, mayordomo del rey Felipe V, gentilhombre de cámara de Carlos III y mayordomo mayor de la infanta Mariana Victoria.

Casó dos veces: primera con Francisca Javiera Fernández de Miranda Ponce de León y Villacís, de la que no hubo prole, hija de Sancho Fernández de Miranda Ponce de León y Saavedra, IV marqués de Valdecarzana y de Rucandio, conde de Tahalú y de Escalante, príncipe de Bonanaro en Cerdeña, gentilhombre de Cámara de S.M. con ejercicio y servidumbre, natural de Oviedo, y de Ana Catalina de Villacís y de la Cueva, VIII condesa de las Amayuelas y VII de Peñaflor de Argamasilla, VIII marquesa de Taracena, vizcondesa de Centenera, concesionaria de la grandeza de España de 1.ª clase agregada a la casa de las Amayuelas, natural de Madrid.[133]

Y en segundas nupcias casó el 12 de abril de 1773 con María de los Desamparados Joaquina de Montserrat y Acuña, natural de Madrid, que fue bautizada en San Martín el 10 de julio de 1751 y murió en 1807, hija del teniente general Joaquín Juan de Montserrat y Cruillas, I marqués de Cruillas, señor de las baronías de Patraix, Benialfaquí, Planes, Almudaina, Catamarruch, Llombo y otras en el reino de Valencia, virrey de la Nueva España, bailío gran cruz y clavero de la Orden de Montesa, comendador de Montroy y Burriana, natural de Valencia, y de María Josefa de Acuña y Prado, su mujer, que lo era de Madrid; nieta de Vicente de Montserrat y Crespí de Valldaura, bailío del mismo hábito, oidor de la Real Audiencia de Valencia, y de María Vicenta de Cruillas y Alfonso, de los señores de Guadasequies, naturales ambos de Valencia, y materna de Juan Manuel de Acuña y Vázquez Coronado, III marqués de Escalona y III de Casa Fuerte, y de María Micaela de Prado y Ronquillo Briceño, condesa de Gramedo, de los condes de Óbedos, marqueses de Prado y de Villanueva de las Torres.[134]​ Al enviudar del duque en 1794, esta señora solicitó una pensión a S.M.[135]

Fueron sus hijos, nacidos del segundo matrimonio:

  1. Carlota María de Luján y Montserrat, que nació hacia 1771 en Lisboa y murió siete años después en Londres, estando su padre de embajador en una y otra corte. Su cuerpo fue embalsamado y, en el verano de 1779,[136]​ se trajo a Avilés y fue depositado con gran pompa el 7 de septiembre en el panteón familiar de la iglesia parroquial de San Nicolás.[137][138]
  2. Y Fernando María de Góngora Luján y Montserrat, primogénito, que vivía en 1780 pero también murió niño.[139]


En 1794 sucedió su hermana

María Rafaela de Góngora y Luján (1728-1794), VI condesa de Canalejas, II duquesa de Almodóvar del Río, Grande de España, XI poseedora del adelantamiento de La Florida.

Casó con Gilberto Carroz de Centelles, olim Vicente Catalá de Valeriola y Castellví (c.1725-1766), V marqués de Nules y VIII de Quirra (título de Cerdeña), poseedor del palacio de su familia en Valencia y de varios mayorazgos en este reino,[140]​ nacido en 1717 y finado en 1766, hijo de Gilberto Carroz de Centelles, olim Joaquín Catalá de Valeriola y Cardona, VII marqués de Nules y de Quirra, y de María Ana de Castellví y Escrivá de Híjar, su primera mujer, que casaron en 1722; nieto de Gilberto Carroz de Centelles, olim José Catalá de Valeriola y Sanchís, VI marqués de Nules y de Quirra, y de Francisca de Cardona y Pertusa, su primera mujer,[141]​ que era hermana del famoso arquitecto José de Cardona y Pertusa, caballero de Montesa; nieto materno de Felipe Lino de Castellví y Ximénez de Urrea, IV conde de Carlet, natural de Zaragoza, y de Mariana Escrivá de Híjar y Monsoriu, natural de Valencia y transitoriamente[142]condesa de la Alcudia y de Gestalgar, señora de la baronía de Estivella; y biznieto de Otger Catalá de Valeriola y Mompalau, caballero de Montesa,[143]​ comendador, albacea y tesorero general de esta Orden, y de Hermenegilda Sanchís. Este Otger Catalá de Valeriola fue el primero de su linaje que se llamó también Gilberto Carroz de Centelles, por haber sucedido en los marquesados de Quirra (en 1670) y Nules (en 1695, tras ganárselo en pleito al duque de Gandía), cuyas vinculaciones imponían dicho nombre y apellidos a los poseedores de la casa.[144]

Tuvieron por hija única y sucesora a

Gilaberta Carroz de Centelles, olim Josefa Dominga Catalá de Valeriola Luján y Góngora (1764-1814), VII condesa de Canalejas, III duquesa de Almodóvar del Río, grande de España, VII marquesa de Ontiveros, VI de Nules y IX de Quirra, XII poseedora del adelantamiento de La Florida, señora de numerosas villas y de la baronía de Estivella. Nació en 1764, testó en Valencia el 19 de octubre de 1804 a fe de José de Velasco, y expiró el 6 de febrero de 1814.[145]

En 1794, por muerte de su madre, tomó posesión del mayorazgo de la casa de Avilés y condado de Canalejas. En 1806 fue confirmada en la castellanía perpetua del de San Juan de Nieva y de la Torre de la villa de Avilés, cuyo título se le había despachado el 6 de mayo de 1795.[146]

En 1793 fue designada para suceder en los vínculos de los Castellví[147]​ por Joaquín Antonio de Castellví e Idiáquez, su tío segundo,[148]​ VI conde de Carlet, de la Alcudia y de Gestalgar. Y en efecto entró en posesión de los mayorazgos en 1800, al fallecer el conde sin hijos, pero a raíz de ello se entablaron una serie de pleitos en los que la duquesa de Almodóvar perdió buena parte de este patrimonio en favor de otros parientes.[149]

Casó con Benito Osorio y Lasso de la Vega (1761-1819), IX duque de Ciudad Real, VII marqués de Mortara, VI de Zarreal, VI de Olías y IX de San Damián, X conde de Triviana, VIII de Aramayona, VIII de Lences y IX de Biandrina, dos veces grande de España, que estaba viudo de Paula de Mena y Benavides. Hijo de Joaquín Antonio Osorio y de Orozco, anterior poseedor de los mismos títulos, y de Rafaela Lasso de la Vega y Sarmiento; nieto del coronel Vicente Osorio y Vega, de los condes de Grajal y de Fuensaldaña, marqueses de Montaos, y de Francisca Sarmiento de Sotomayor y Dávila Zúñiga, de los condes de Salvatierra, y materno de Luis Lasso de la Vega y Córdoba, II duque del Arco, conde de Puertollano y de Montehermoso, marqués de Miranda de Anta, caballero del Toisón de Oro, y de Ana María de Orozco y Villela, VII duquesa de Ciudad Real, V marquesa de Mortara, VII de Aramayona, IV de Zarreal, IV de Olías, VII de San Damián, VIII condesa de Triviana, VI de Lences, de Barrica y VII de Biandrina, vizcondesa de Olías y de Villerías.[150]

Este matrimonio fue rato pero no se llegó a consumar.[151]​ Josefa Dominga Catalá de Valeriola murió sin descendencia en 1814, extinguiéndose la línea directa de los condes de Canalejas. El ducado de Almodóvar del Río recayó en Francisco de Paula Fernández de Córdoba y Álvarez de las Asturias-Bohorques, descendiente de la línea en que se venía sucediendo el marquesado de igual denominación; el marquesado de Ontiveros, en José de Cabrera y Bernuy, y los de Nules y Quirra, en Felipe Carlos Osorio y de Castellví.

Pleito por la sucesiónEditar

LitigantesEditar

  • José de Valdés y Flórez (1761-1823), jefe de escuadra y caballero de Santiago, que poseía —entre otros mayorazgos— la segunda casa de Valdés de la villa de Cangas de Tineo,[47]​ la del mismo apellido de la villa de Grado, la de Cuervo de San Román de Candamo, y otras en la villa de Pravia, en el lugar de las Riberas del mismo concejo, en Vega de los Viejos (Babia) y en Fuenmayor (la Rioja). Pretendía la casa de Canalejas como descendiente de una hermana uterina del I adelantado. Como arriba se dijo, María Alonso de Arango, la madre de Pedro Menéndez de Avilés, casó en segundas nupcias con Juan Martínez de Cudillero el Viejo y tuvieron por hija a Catalina González de Arango, que casó con Martín de Quirós, señor de la casa de San Román. Y su nieto primogénito fue Martín de Quirós, señor de la misma casa y marido de María de Carreño, de quienes provenía este pretendiente por la línea que se expone en la nota ( [48]). José de Valdés Flórez casó con María Luisa de los Ríos Muñoz y Velasco, y fueron padres del I marqués de Casa Valdés.
  • María Teresa de Navia Osorio y Menéndez de Avilés (n.c.1743), tía abuela del anterior y proveniente de la misma línea. Casada con Jacinto de Herrera Navia y Lorenzana, su deudo, I marqués de Villadangos, natural, vecino y regidor perpetuo de León.
  • El coronel Menendo de Llanes Campomanes,
  • Matías Menéndez de Luarca Tineo y Abella (n. 1755), señor de los solares de su apellido de la villa de Luarca y del lugar de Setienes, ambos en el concejo de Valdés, diputado por este a la Junta General del Principado de 1792 a 1815, y procurador general de la misma. Aducía los derechos de Gregoria de Avilés y Flórez, su bisabuela, hija de los señores de las casas de Bolgues y las Morteras, línea que se expone en el apéndice y que provenía de .[152]​ Estaba casado con María del Carmen del Riego Lamas Valdés y Heredia, señora del coto de Sangoñedo en el concejo de Tineo y de la villa de Lamas de Moreira en el de Burón, hoy de la provincia de Lugo, con sus vínculos y patronatos.

Condes de la segunda líneaEditar

La sentencia fue favorable a

Benita de Inclán Valdés y Mier (1751-c.1829), VIII condesa de Canalejas, XIII poseedora del adelantamiento de La Florida, así como de numerosos mayorazgos en Asturias, cuya filiación se expondrá en el apéndice. Natural de Oviedo, fue bautizada el 23 de marzo de 1751 en San Isidoro el Real, y falleció poco antes de 1830.

Casó en dicha iglesia el 2 de febrero de 1770 con Fernando de Valdés y Bernaldo de Quirós, natural y mayorazgo de la casa de Valdés de Gijón, señor de los cotos de Granda y Tresali, y poseedor también de las casas de Solís, Figaredo, Carvajal y Ania, regidor perpetuo de Oviedo y de Gijón, maestrante de Granada y teniente coronel del Regimiento Provincial de Oviedo, que fue bautizado en San Pedro el 11 de noviembre de 1747, testó con su mujer en Oviedo el 10 de septiembre de 1797, murió en esta ciudad el 7 de noviembre de 1808 y fue sepultado en el convento de Nuestra Señora del Rosario. Hijo de Pedro de Valdés y Solís de Carvajal, señor de las mismas casas y jurisdicciones, natural de Gijón, y de Rosa Bernaldo de Quirós y Cienfuegos, su primera mujer, de los marqueses de Campo Sagrado, nacida en Oviedo.

Tuvieron por hijos[153]​ a

  1. Álvaro de Valdés e Inclán, que sigue,
  2. José Gregorio de Valdés e Inclán, gemelo del anterior y como él bautizado el 27 de abril de 1771 en San Isidoro de Oviedo e hidalgo en esta ciudad en 1780. Ingresó en la Real Compañía de Guardias Marinas el 10 de junio de 1788, previa información de nobleza de sus cuatro costados.[154]​ Alcanzó el empleo de alférez de fragata y murió célibe a bordo del navío Intrépido en 1792, volviendo de Cádiz.
  3. María Escolástica de Valdés e Inclán, nacida probablemente en 1772, que casó en 1792 con Francisco Bernaldo de Quirós y Mariño de Lobera, su tío 2.º, V marqués de Campo Sagrado, señor de Viñayo y de Villoria, alguacil mayor de Oviedo, notario mayor del Tribunal de la Santa Cruzada de esta ciudad y obispado, caballero gran cruz de Carlos III.[155]​ Militar de Artillería, combatió en los sitios de Menorca y Gibraltar y en la Guerra del Rosellón, fue coronel del Regimiento de Nobles Asturianos, y con el empleo de teniente general tuvo un destacado papel en la Guerra de la Independencia. Fue miembro de la Junta Central, diputado a Cortes en las de Cádiz, ministro de la Guerra y capitán general de Cataluña y de Castilla la Nueva. Nacido en su palacio de Oviedo, fue bautizado en San Juan el 28 de abril de 1763 y murió sin descendencia en Madrid el 5 de febrero de 1837. Hijo de Francisco Antonio Bernaldo de Quirós y Cienfuegos, IV marqués de Campo Sagrado, natural de Oviedo, y de Francisca de Sales Mariño de Lobera y Pardo de Figueroa, de los marqueses de la Sierra, que lo era de Pontevedra. Escolástica murió pronto sin sucesión, y el marqués contrajo nuevas nupcias con su hermana Jacoba, como en seguida se dirá.
  4. Casimiro de Valdés e Inclán, coronel de Artillería, inscrito en el mismo padrón de 1780,
  5. Plácida de Valdés e Inclán, monja benedictina de velo negro en San Pelayo de Oviedo,
  6. Juan de Valdés e Inclán, bautizado en San Tirso el Real de Oviedo el 13 de julio de 1777. Después de ser abad de San Juan de Cenero,[156]​ el 22 de febrero de 1793 sentó plaza de Guardia Marina,[157]​ como su ya difunto hermano José. En 1814 renunció a su legítima y murió soltero en 1820 en Perpiñán, con el empleo de coronel.
  7. María Luisa de Valdés e Inclán, que fue, como Plácida, monja en San Pelayo de Oviedo;
  8. Jacoba de Valdés e Inclán, dama noble de María Luisa,[158]​ que nació en Gijón en 1784, falleció en Oviedo en 1859 y está sepultada en la iglesia de San Nicolás de Villoria, concejo de Laviana. Casó en 1801, previas capitulaciones y Real Licencia,[159]​ con su cuñado Francisco Bernaldo de Quirós y Mariño de Lobera, V marqués de Campo Sagrado, viudo de su hermana Escolástica. Tampoco de este matrimonio tuvo descendencia el marqués.
  9. Segundo de Valdés e Inclán, que fue abad de Cenero después que su hermano Juan.[156]​ Renunció a su legítima en 1809 y testó en 1833.
  10. Fernando de Valdés e Inclán, nacido en 1785, que murió en Alba de Tormes en 1809, combatiendo a los franceses con empleo de teniente. Éste y el anterior se educaron en el Colegio de Villacarriedo.
  11. Y María Antonia de Valdés e Inclán, que nació en Oviedo el 17 de enero de 1793, fue bautizada el mismo día en San Isidoro el Real, testó en el palacio de Heredia de esta ciudad el 14 de marzo de 1836 a fe de Nicolás Trabanco, y murió el 8 de junio siguiente. Su boda se celebró en Oviedo el 11 de octubre de 1815 en el oratorio del palacio de Inclán, propiedad a la sazón de su hermano Álvaro, y previas capitulaciones matrimoniales otorgadas el 9 a fe de Benito Rodríguez, escribano de dicha ciudad, por las que ambos contrayentes agregaban tercio y quinto al mayorazgo de Heredia. Fue su marido Francisco José de Heredia y Tineo, señor de las casas de Heredia de Oviedo y Villarejo y de las de Doriga y Faes de Hevia, VIII castellano perpetuo de la Real Fortaleza de Oviedo, regidor perpetuo de esta ciudad y de los concejos de Siero, Salas, Lena y Aller, caballero de la Orden de San Juan de Jerusalén,[160]​ patrono del Colegio de San Pedro de los Verdes de la Universidad de Oviedo y de la capilla del Cristo del convento de Santo Domingo, hijo de Antonio de Heredia y Velarde, señor de las mismas casas, natural y castellano de Oviedo, y de María Juana de Tineo y Ulloa, natural de Astorga, de los señores de Lagunas de Somoza. Con descendencia que volveremos a citar.


En 1830 sucedió su hijo

Álvaro de Valdés e Inclán (1771-1832), IX conde de Canalejas, XIV adelantado de la Florida, coronel de Artillería, que nació en Oviedo el 26 de abril de 1771 y fue bautizado en San Isidoro al día siguiente. Testó a fe de Carlos Rodríguez el 6 de noviembre de 1832 en Madrid, donde murió el 7 de mayo de 1840. Sucedió en las casas de sus padres, poseyendo entre otros oficios perpetuos los de regidor de Oviedo y alférez mayor de Pravia y Miranda. Fue alcalde mayor de ronda de dicha ciudad, donde figura empadronado como noble en 1773 y 1780. Desde su boda y hasta el año 1830 en que tituló como conde de Canalejas, fue conocido por vizconde de la Peña de Francia (consorte y viudo). Fue amigo de Jovellanos, quien le llamaba Alvarín.

Otorgó capitulaciones matrimoniales en Gijón el 1.º de septiembre de 1793 y casó el siguiente día 6 en la capilla de San Juan Bautista de la parroquia de San Pedro, con María del Carmen Ramírez de Jove y Cienfuegos, llamada vizcondesa de la Peña de Francia, que nació en Gijón el 9 de julio de 1772, fue bautizada el 11 en San Pedro y falleció prematuramente en 1795. Era hija e inmediata sucesora de Manuel María Ramírez de Jove, III marqués de San Esteban del Mar, al que premurió, señor del coto de Natahoyo y de la casa de Ramírez de Gijón, nacido el 8 de agosto de 1848 en dicha villa, donde murió el 17 de mayo de 1798, y de Nicolasa María González de Cienfuegos y Velarde, su primera mujer, de los condes de Marcel de Peñalba, nacida en Oviedo y bautizada el 7 de diciembre de 1784 en San Isidoro, donde casaron el 17 de mayo de 1770. Tuvieron dos hijas:[161]

  1. María del Rosario de Valdés y Ramírez de Jove, que sigue, y
  2. Nicolasa Gala de Valdés y Ramírez de Jove, a la que en 1818 capitularon casar con Antonio María de Faes y Valdés Sorribas, señor de la casas de Carabanzo en el concejo de Lena y Coviella en el de Cangas de Onís, hijo y sucesor de Antonio de Faes Argandona y Miranda y de Ramona de Valdés Sorribas y Antayo, de los señores del coto de Lodeña en el concejo de Piloña y de la casa de Sorribas en el de Villaviciosa.[162]​ Sin posteridad. En los vínculos del marido sucedió su hermano Matías de Faes.


Sucedió su hija

María del Rosario de Valdés y Ramírez de Jove (1794-1850), X condesa de Canalejas, IV marquesa de San Esteban, XV poseedora del adelantamiento de La Florida, señora de las casas de Avilés, Valdés, Ramírez y agregadas, etc., dama de la Orden de María Luisa.[163]​ Nació en Gijón el 5 de octubre de 1794, fue bautizada en San Pedro al día siguiente y murió en Santiago de Compostela en 1850, bajo testamento cerrado hecho en Gijón el 26 de septiembre de 1844, que fue protocolizado por el notario Benito Rodríguez Llanos, en el que pedía ser enterrada en el convento de Santo Domingo de Oviedo, donde lo estaban sus padres y abuelos.

Previas capitulaciones, casó el 6 de enero de 1816 en el oratorio de su casa de Oviedo, parroquia de San Isidoro el Real, ante el presbítero Juan Valera (académico de la Historia, catedrático de la Universidad de Santiago y abad de Santa Cruz de Rivadulla), con Juan Antonio de Armada Ibáñez de Mondragón y Guerra, VI marqués de Santa Cruz de Rivadulla, brigadier de los Reales Ejércitos, coronel honorario de Artillería, regidor perpetuo de Orense y alguacil mayor de Millones por S.M. de esta ciudad y provincia, señor de varias casas y jurisdicciones en Galicia, prócer y senador vitalicio del Reino, que fue por su mujer adelantado de la Florida y regidor perpetuo de Oviedo, nacido en Maracaibo (Venezuela) el 13 de enero de 1796 y fallecido en Madrid el 15 de abril de 1871, hijo del brigadier Juan Ignacio de Armada Ibáñez de Mondragón y Caamaño, V marqués de Santa Cruz de Rivadulla, regidor perpetuo de Orense, coronel del Batallón de Literarios, caballero de Carlos III, natural de Santiago, y de Petra Guerra y Briones, nacida en Pezuela de las Torres, que casaron en Madrid, parroquia de San Sebastián, el 8 de enero de 1793.

Fueron padres de[164]

  1. Álvaro José de Armada y Valdés, que sigue,
  2. Pedro de Armada y Valdés, que seguirá,
  3. Sabino María de Armada y Valdés, abogado,[165]​ catedrático de Filosofía del Derecho del Ateneo de Madrid,[166]​ autor de notables artículos publicados en el periódico ovetense El Nalón. Casó con María de Herrera.
  4. María de la Paz de Armada y Valdés (Paz Armada), que nació en Oviedo en enero de 1822 y falleció el 9 de diciembre de 1859. Casó en 1841 con Francisco de Paula Juan Clímaco de Chaves y Centurión, V marqués de Quintanar, concesionario de la grandeza de España, IX conde de Santibáñez del Río, maestrante de Sevilla, gentilhombre de Cámara de la reina Isabel II con ejercicicio y servidumbre, nacido el 30 de marzo de 1821 y finado el 5 de junio de 1854, hijo Francisco de Paula de Chaves y Artacho, VIII conde de Santibáñez, y de María Teresa Centurión y Orovio, de los marqueses de Paredes. Con descendencia en que siguen sus títulos.
  5. Juan Bautista María Vicente de Ávila de Armada y Valdés, caballero de Santiago,[167]​ capitán de Artillería, que nació en Deva el 27 de octubre de 1823 y casó, con Real Licencia del 9 de noviembre de 1858, con Ramona de Losada y Miranda (1824-1880), XI marquesa de Figueroa, hija del teniente general Francisco Javier de Losada y Pardo de Figueroa, X conde de Maceda, grande de España, VIII marqués de Figueroa, VIII de la Atalaya, VIII vizconde de Fefiñanes, llamado también vizconde de Layosa, caballero de Carlos III, y de María Joaquina de Miranda y Gayoso, VI condesa de San Román, V marquesa de Santa María del Villar, natural de La Coruña, dama de la reina. Con posteridad.[168]
  6. María del Carmen de Armada y Valdés, que murió niña.
  7. Felisa de Armada y Valdés, que casó en la madrileña iglesia de los Santos Justo y Pastor el 10 de mayo de 1852 (despachándose la Real Licencia el día 16 siguiente) con Francisco de Valdés y Mon, II barón de Covadonga, maestrante de Sevilla, que era su tío abuelo 2.º (hijo de un hermano consanguíneo de Fernando de Valdés y Bermaldo de Quirós, su bisabuelo, arriba citado como marido de la VIII condesa de Canalejas). Natural de Barcelona y bautizado en Santa María del Mar el 8 de agosto de 1827, era hijo del coronel Ramón María de Valdés y del Busto, I barón de Covadonga, caballero de Carlos III, mayordomo de semana de S.M., natural de Avilés, y de Ángela de Mon y del Hierro, de los condes del Pinar; nieto de Pedro de Valdés y Solís de Carvajal, ya citado, y de Josefa del Busto Solís y León, su segunda mujer. Con sucesión en que siguen dichos títulos.
  8. María del Rosario de Armada y Valdés, que nació el 21 de septiembre de 1831 en Madrid, calle de Atocha, fue bautizada en la parroquial de San Sebastián[169]​ y murió de tierna edad.


Sucedió «virtualmente» su hijo primogénito:

Álvaro José de Armada y Valdés (1817-1889), VI Marqués de Santa Cruz de Rivadulla y V de San Esteban del Mar de Natahoyo, XVI adelantado mayor de la Florida, llamado también «XI conde de Canalejas», caballero de las Órdenes de Montesa y Carlos III, coronel de Infantería, varias veces diputado a Cortes y senador del Reino.

Casó con María Manuela de la Paciencia Fernández de Córdoba y Güemes (1822-1871), V condesa de Revilla Gigedo y III de Güemes, V marquesa de Canillejas, grande de España, dama de la reina y de la banda de María Luisa.

Con sucesión en que siguieron todos estos títulos y el adelantamiento de la Florida.

En 1852, Álvaro de Armada y Valdés renunció sus derechos al condado de Canalejas en favor de su hermano Pedro, a la vez que le cedía «las haciendas de Valencia, la casa y bienes de Bolgues en el concejo de las Regueras y la casa de Ramírez de la calle de la Platería de Oviedo».[170]

En virtud de dicha renuncia, sucedió por Real Carta del 16 de julio de 1852 su hermano menor

Pedro de Armada y Valdés (1818-1864), XI conde de Canalejas, dueño del palacio de Bolgues, notable humanista, escritor y político tradicionalista, que nació en Oviedo en 1818 y murió en Valencia en 1864. Licenciado en Jurisprudencia por la Universidad de Santiago, se doctoró por la de Oviedo, donde fue catedrático de Historia, y desde 1847 su Vicerrector. Fue magistrado de la Real Audiencia de La Habana y diputado a Cortes electo dos veces por Oviedo. «Poeta de notable inspiración, prosista castizo, eruditísimo en materias históricas, principalmente en las referentes a su querida Asturias, filósofo, latinista y muy versado en Literatura clásica, como también en Teología y Cánones […]. El Señor Conde de Canalejas era de conciencia tan rígida, que consideraba nefasta la más ligera concesión a escuelas filosóficas incompatibles con el Catolicismo».[171]​ Formó en las filas de los «neos», fue amigo de Jaime Balmes, y como él propugnaba la reconciliación dinástica y nacional mediante el matrimonio de Isabel II con el Conde de Montemolín.[172]​ Al ser elegido diputado en 1850 trasladó su residencia a Madrid, donde sostuvo vivas polémicas en los debates de las Cortes y del Ateneo y en sus artículos publicados en El Pensamiento Español.

Casó con Lorenza Fernández de Heredia y Valdés, su tía segunda, con dispensa del 2.º con 3.er grado de consanguinidad. Las capitulaciones se otorgaron el 19 de junio de 1839,[173]​ y al día siguiente se despachó la Real Licencia. Lorenza era hermana de Antonio Fernández de Heredia y Valdés, vizconde consorte y viudo del Cerro, caballero de Montesa, e hija de Francisco José de Heredia y Tineo, señor de las casas de Heredia de Oviedo y Villarejo, y de las de Doriga y Faes de Hevia, castellano y regidor de Oviedo, caballero sanjuanista, y de María Antonia de Valdés e Inclán, ya citados entre los hijos de la VIII condesa de Canalejas.

Tuvieron al menos dos hijos varones:

  1. Pablo de Armada y Fernández de Heredia, primogénito, que heredó el palacio de Bolgues pero por su lealtad carlista no quiso solicitar de un rey «liberal» la sucesión en el condado de Canalejas. Murió prematuramente y sin prole hacia 1880.
  2. Y Ramón de Armada y Fernández de Heredia, que sigue.


Después de los días del primogénito y habiendo vacado el título casi veinte años, sucedió en 1883 por Real Carta de Alfonso XII[174]​ su hijo segundogénito:

Ramón de Armada y Fernández de Heredia (1859-1934), XII conde de Canalejas, que falleció viudo en Santiago de Compostela el 10 de enero de 1934, a los 75 de edad.[175]​ En 1895 fue nombrado gobernador de una provincia en las Filipinas, cargo que ejerció hasta la ocupación estadounidense en 1898. A raíz de su matrimonio se estableció en Santiago y fue teniente de alcalde de esta ciudad por el partido maurista.[175]

Casó con María del Carmen de Quiroga y Losada, que heredó de su padre los pazos de Vistalegre y de La Torre, sitos los dos en la parroquia de San Cibrán de Aldán y municipio de Cangas de Morrazo (Pontevedra). Nacida hacia 1860, era hermana de José María de Quiroga y Losada, coronel de Artillería, que casó con Joaquina de Losada y Torres, su prima carnal, XI marquesa de la Atalaya y X de Santa María del Villar,[176]​ e hija de Diego de Quiroga y Prieto, señor las citadas torres de Aldán y del pazo del Piñeiro en la parroquia de San Martín de Folgosa, del municipio lucense de Corgo, y de otros estados, y de María del Carmen de Losada y Miranda, VIII marquesa de Santa María del Villar; nieta de Francisco Javier de Quiroga y Ozores, señor de las mismas casas, y de María Elena Prieto Aranegui,[177]​ y materna de Francisco Javier de Losada y Pardo de Figueroa, XI conde de Maceda, grande de España, VIII marqués de Figueroa y VII de la Atalaya, IX vizconde de Fefiñanes, señor del castillo de Maceda y del pazo de Fefiñanes, y de Luisa de Miranda y Sebastián, VI condesa de San Román y V marquesa de Santa María del Villar.[168]

De este matrimonio quedaron cuatro hijos:[175]

  1. María del Carmen de Armada y Quiroga, que sigue,
  2. Ramón de Armada y Quiroga, que murió soltero poco después que su padre,
  3. Lorenza de Armada y Quiroga, mujer de Ricardo Meyer, sin sucesión,
  4. y María de los Dolores de Armada y Quiroga, que casó en agosto de 1918 con Jorge Bela y Levas, miembro de la nobleza austro-húngara. Fueron sus hijos:
    1. José Bela y Armada, secretario general del ayuntamiento de Orense, que falleció en dicha ciudad el 11 de abril de 1981.[178]​ Fue su mujer María Josefa Rodríguez de Zabaleta y Rodríguez, que falleció viuda en Madrid el 26 de febrero de 2010,[179]​ hija de Fernando Rodríguez de Zabaleta y Martínez y de Concepción Rodríguez Angosto. Tuvieron por hija única a
      María Paloma Bela y Rodríguez de Zabaleta, de quien se hablará más abajo, XVI condesa de Canalejas.

    2. Ramón Bela y Armada, que finó en Madrid el 12 de diciembre de 1988. Casó con María Teresa Kindelán y Romero, nacida en 1926, hija de Ultano Kindelán Duany, natural de Puerto Real, y de Magdalena Romero y Ponce de León, marquesa de Casinas, que lo era de Jerez. Con posteridad.[180]
    3. Enrique Bela y Armada,
    4. Olga Bela y Armada,
    5. Jorge Bela y Armada,
    6. María de Lourdes Bela y Armada,
    7. Javier Bela y Armada, que casó en Vitoria en junio de 1968 con María José Martínez de Pisón y Verástegui,[181]​ hija de Rafael Martínez de Pisón y Nebot y de Josefina Verástegui Zabala, de los marqueses de la Alameda.
    8. María del Carmen Bela y Armada
    9. y Antonio Bela y Armada.


Sucedió su hija

María del Carmen de Armada y Quiroga (c.1895-1955), XIII condesa de Canalejas, dueña de los pazos de Vistalegre y La Torre de Aldán.

Casó en julio de 1919 con Julián Pérez Esteso, abogado natural de Santiago de Compostela, quien la sobrevivió algunos años. Fue directivo de la Federación Católico-Agraria de la Coruña, y uno de los fundadores de la Liga Católica Gallega, después integrada en la CEDA. Pertenecía a la tercera generación de una dinastía de banqueros iniciada por el camerano Manuel Pérez Sáenz, su abuelo, que en 1845 fundó en Santiago la casa de banca familiar, y continuada por Olimpio Pérez Rodríguez, su padre. Entre 1959 y 1960 quedó al frente de la empresa, que por entonces se llamaba Banca Hijos de Olimpio Pérez y más tarde se convertiría en el Banco Gallego.[182]​ Procrearon a:

  1. Julián Pérez de Armada, que murió mozo en vida de sus padres,
  2. Antonio Pérez de Armada, que sigue,
  3. José María Pérez de Armada, que murió sin descendencia antes que Antonio,
  4. María del Carmen Pérez de Armada, que murió joven y soltera,
  5. y Ramón Pérez de Armada, que seguirá.


Sucedió por Carta del 21 de diciembre de 1956 su hijo

Antonio Pérez de Armada (1924-1989), XIV conde de Canalejas, que nació el 17 de enero de 1924. Heredó de su madre el pazo de la Torre de Aldán, donde expiró el 29 de mayo de 1989.

Casó tardíamente y dos veces: primera en 1978 con María de las Nieves Delicado y de la Cuesta,[183]​ que era hermana entera de Santiago de Nogales-Delicado, caballero de la Orden de Malta,[184]​ y de María de la Concepción Delicado, dama del Real Cuerpo de la Nobleza de Madrid.[185]​ Hija de Santiago Delicado y del Valle y de María de la Concepción de la Cuesta y Urquiza, su mujer; nieta de Nicasio Delicado y Braña de la Escosura y de María del Carmen del Valle y Larrínaga, y materna de Antonio de la Cuesta y Sáinz y de Santa de Urquiza y Amézaga.

Y contrajo segundas nupcias en Alcobendas el 28 de diciembre de 1985 con María de la Fuencisla Roca de Togores y Rodríguez de Mesa, que nació en Madrid el 26 de junio de 1940 y falleció viuda en Pontevedra el 21 de abril de 2014.[186]​ Hija de Ignacio Roca de Togores y Tordesillas, marqués de Gibraleón, y de María del Pilar Rodríguez de Mesa y Cervera, su mujer; sobrina carnal de Pedro de Alcántara Roca de Togores y Tordesillas, XIX duque de Béjar, y nieta de Luis Roca de Togores y Téllez-Girón, XV marqués de Peñafiel, de los duques de Béjar, y de María Victoria de Tordesillas y Fernández-Casargiego, de los condes de la Patilla.

No tuvo hijos de ninguna de ellas, pero durante su segundo matrimonio adoptó dos, llamados:

  1. Fuencisla Pérez y Roca de Togores
  2. y Rodrigo Pérez y Roca de Togores.


Sucedió por Real Carta del 5 de noviembre de 1991 su hermano

Ramón Pérez de Armada (c.1930-1999), XV conde de Canalejas. Heredó el pazo de Vistalegre de Aldán, donde falleció célibe el 1.º de marzo de 1993. A su muerte quedó extinguida la descendencia de sangre de sus padres. En sus últimas disposiciones, legó el pazo de Vistalegre a su pariente Ramón Gil González de Careaga,[187]​ de quien después lo heredó María del Mar (Myriam) Beristáin Díez, su viuda, que falleció sin prole en dicha casa en 2009.[188]

Sucedió por Orden del 8 de junio de 1999 (publicada en el BOE del 16 siguiente) su sobrina segunda (hija de José Bela y Armada, citado entre los nietos del XII conde)

María Paloma Bela y Rodríguez de Zabaleta, XVI y actual condesa de Canalejas.

Apéndice: Línea de la casa de las MorterasEditar

Bibliografía y enlaces externosEditar

  • Ciriaco Miguel Vigil. Noticias biográfico-genealógicas de Pedro Menéndez de Avilés, primer adelantado y conquistador de la Florida, continuadas con las de otros asturianos que figuraron en el descubrimiento y colonización de las Américas (Avilés, 1892, visible en Openlibrary, y parcialmente en Google Books). Hay una ed. reciente en Biblioteca de Autores Asturianos, 3 (Gijón, Auseva, 1987), en su mayor parte facsimilar pero con diferente paginación.
  • Eugenio Ruidíaz y Caravia. La Florida: Su conquista y colonización por Pedro Menéndez de Avilés, t. II (Madrid, 1893, visible en Openlibrary, pdf en Cervantesvirtual y ed. electrónica en Forgottenbooks (archivada en la Wayback Machine). Hay ed. reciente aumentada con varios anexos en Mundus Novus, 4 (Madrid, Istmo, 1989).
  • Francisco Mellén Blanco. Avilés: linajes y blasones (Madrid, 2003), pp. 121-148 y 213-236.
  • Francisco Mellén Blanco. Heráldica de Avilés (Madrid, 2009).
  • Francisco Mellén Blanco. Pedro Menéndez de Avilés, Adelantado de la Florida: Datos genealógicos y nuevos documentos (Madrid, 2011).
  • Elenco de grandezas y Títulos Nobiliarios Españoles (Instituto Salazar y Castro-CSIC, varios años)
  • Luis Ballesteros Robles. Diccionario biográfico matritense (Madrid, 1912), s.vv. «Luján y Silva (Fernando de)» y «Luján Silva y Góngora (Pedro Francisco)», pp. 402 y 403.
  • Pedro Ruiz Torres. «La nobleza en el País Valenciano durante la transición al capitalismo», en Manuscrits: Revista d'història moderna n.º 4-5 (1987), pp. 91-107.
  • Antonio Ramos. Descripción genealógica de la casa de Aguayo (Málaga, 1781), pp. 311-313.
  • José M.ª Patac de las Traviesas. «Árbol genealógico de la casa de Valdés de Gijón», publicado como apéndice IX en su ed. de los Linajes Asturianos de Luis Alfonso de Carvallo (Gijón, Auseva, 1987, en Monumenta Historica Asturiensia, XX), pp. 121-131.
  • Lucía Fernández Secades. Los Valdés: una casa nobiliaria en el Gijón de los siglos XVI y XVII (Oviedo, KRK, 2009).
  • Nicolás Hobbs. «Marqueses y duques de Almodóvar del Río», en Grandes de España (antigua web Grandesp.org.uk, visible en el espejo Archive.is).
  • Matías Fernández García. Parroquia madrileña de San Sebastián: algunos personajes de su archivo (Madrid, Caparrós, 1995), pp. 496-497.
  • Gabriel de Cárdenas y Cano [seudónimo de Andrés González de Barcia]. Ensayo cronológico para la historia general de la Florida, t. VIII de la Historia de la conquista del Nuevo Mundo (Madrid, 1829), tabla genealógica desplegable al final del volumen. Hemos hallado cuatro ejemplares en Google Books, y en todos ellos la hoja aparece plegada (1, 2, 3, 4); se ve correctamente en el de la Biblioteca Virtual de Andalucía (pero el pdf es muy pesado pues reproduce más de 500 pp., y en color).

Referencias y notasEditar

  1. a b La privanza de que gozaba Juana de Luján cerca de la reina Mariana de Austria fue decisiva en la concesión del título nobiliario a su marido. Ciriaco Miguel Vigil cita el siguiente acuerdo del ayuntamiento de Oviedo en sesión del 7 de agosto de 1675: «Leyóse una carta del Sr. Adelantado de la Florida en que daba cuenta a S.S.ª cómo habiéndose tratado de casar con la Sra. Doña Juana de Luxán y Osorio, Dama de la Reina y hermana del Sr. Conde de Castroponce, S.M., Dios le guarde, le había hecho merced, en contemplación á dicho matrimonio, del título de Conde o Marqués de su villa de Canalejas, perpetuo para su casa, y asimismo de plaza de Oidor del Real Consejo de las Indias.» (Op. cit., p. 59, 53 de la ed. 1987).
  2. ... Y respecto al Adelantado: «lo mismo que escribí de su hermano Álvaro Sánchez de Valdés —respecto a su apellido Valdés— puede aplicarse a él.» (p. 49)
  3. «No es nada extraño que cuando trasladaron sus restos a la iglesia de San Nicolás estuvieran pintadas en la pared las armas de Valdés.» (p. 49).
  4. Si Trelles está en lo cierto, debía de haber ya un nexo de los Menéndez de Avilés con la casa de Manzaneda, antes de que Álvaro Sánchez, el hermano mayor de Pedro, contrajese matrimonio con Berenguela de Valdés, hija de dicha casa. F. Mellén, op. cit. 2011, p. 4.
  5. C. Miguel Vigil, op. cit., p. 41, 35 de la ed. 1987.
  6. a b Se lee en la obra de C. Miguel Vigil que Juan Alfonso Sánchez, padre del Adelantado, «otorgó testamento en Valladolid á 20 de Octubre de 1550» (op. cit., p. 41, 35 de la ed. 1987), lo cual es imposible pues había muerto más de 20 años antes. Tal vez el autor quiso decir 9 de octubre de 1558, que es la fecha del testamento de su hijo Álvaro. Parecido error figura también en el expediente de Santiago de Pedro Menéndez, el I adelantado, donde se data en 1599 la defunción de su padre. Francisco Mellén estima la fecha considerando que Pedro Menéndez nació en 1519 y que según Solís de Merás «salió de su tierra huérfano» de edad de ocho o nueve años (es decir: entre 1527 y 1528) «porque su padre era muerto y su madre se casó segunda vez». «Por tanto —concluye Mellén— no es correcta la fecha aportada en los documentos del AHN donde se dice que Juan Alonso, padre de Pedro Menéndez, fue enterrado en Avilés en 1559. Fechas que deben atribuirse al testamento, codicilo y muerte de su hijo Álvaro, hermano primogénito de Pedro Menéndez.» Op. cit. 2011, p. 18, con remisión al AHN, expte. de Santiago 5.213.
  7. a b «De ambos matrimonios, María Alonso tuvo —según Solís de Merás y Barrientos— veinte hijos, pero una vez estudiados bastantes documentos relacionados con testamentos, pleitos y herencias, creo que el número de hijos fue menor que el recogido por dichos autores.» F. Mellén, op. cit. 2011, p. 18, con remisión a B. Barrientos, op. cit., p. 59, y a G. Solís de Meras, op. cit., ed. 1990, p. 3.
  8. Estos cónyuges figuran como abuelos maternos de Pedro Menéndez de Avilés en su expediente de Santiago. F. Mellén, op, cit. 2011, p. 17.
  9. a b c d e f g C. Miguel Vigil, op. cit., p. 42, 36 de la ed. 1987.
  10. a b Los cargos eran sobre irregularidades «en el trayecto de la carrera de las Indias: haber parado más tiempo de lo acordado en tierra firme, contrabando y abuso de autoridad.» F. Mellén, op. cit. 2011, p. 45.
  11. F. Mellén, op. cit. 2011, p. 46. Hubo un pleito sobre su herencia entre sus hijos Pedro y María, en el que se dictó ejecutoria el 7 de noviembre de 1601. Los datos de matrimonio e hijos de Bartolomé Menéndez, los toma dicho autor de las investigaciones de Andrés Sánchez de Merás, pero también halla una referencia a Pedro Menéndez de Alvarado en el ACR, Canalejas, leg. 48, n.º 17.
  12. F. Mellén, op. cit. 2003, p. 123. Anota este autor que la suegra de María Alonso la Moza era del linaje de los Tembelinos de Cudillero y que algunas fuentes la llaman María García.
  13. Ingresó en esta Orden en el año 1589, siendo de unos 50 de edad. Su expediente es el n.º 5214 de los obrantes en el AHN.
  14. Francisco Mellén enumera once hijos de este matrimonio, todos nacidos en San Agustín de la Florida y bautizados en su iglesia parroquial (op. cit. 2003, pp. 134-135 y 144-146). Fueron a saber: Tomás (n. 1597), Juana (1599), Lorenzo (1600), Francisco (1601), Dionisio (1602), Pedro (1603), Catalina (1606), Antonio (1609), María (1612), Ana (1613) y Alonso Menéndez Marques y Posada (1619). Juana, Catalina y María profesaron clarisas en el convento de Santa María de Jesús, vulgo de las Gordillas, de Ávila. Francisco fue tesorero y gobernador de la Florida y testó en San Agustín el 17 de noviembre de 1649. Contrajo primeras nupcias en La Habana en 1631 con Antonia Pedroso y Ayllón, natural de esta ciudad, con la que tuvo entre otros hijos a Juan Menéndez Marques y Pedroso, natural de La Habana y caballero de Santiago desde 1685 (expte. 5215 del AHN). El menor de los once, Alonso Menéndez Marques y Posada, murió en 1687 en La Habana, donde había casado en 1655 con Luisa de Sotolongo y Figueroa, con posteridad. Para su descendencia véanse F. Mellén, loc. cit.; el Diccionario de los Carraffa, s.v. «Menéndez» (al t. LVI, pp. 128-139), y F.X. de Santa Cruz y Mallén, Conde de San Juan de Jaruco, Historia de familias cubanas, t. II (La Habana, 1940), pp. 266-274, notando bien la salvedad que se hace en la nota siguiente.
  15. Francisco Mellén señala un error del conde de San Juan de Jaruco (a quien siguen otros autores), según el cual Juan Menéndez de Avilés, hermano entero del Adelantado, casó con Josefa Márquez y Valdés y fue el padre de Juan Menéndez Marques y Valdés, natural de Cudillero, caballero de Santiago en 1685, tesorero en la Florida y gobernador de Popayán. En realidad, este santiaguista fue hijo de otro Juan Menéndez Marques y de María de Posada Menéndez, su mujer y sobrina segunda; nieto de Antonio Menéndez Marques y de María Alfonso de Inclán, y materno del capitán Juan de Posada y de Catalina Menéndez Marques, que era —ésta sí— sobrina carnal del Adelantado: hija de su hermana entera María Alonso la Moza. F. Mellén, op. cit. 2011, p. 47-48, con remisión al AHN, expte. de Santiago 5215 y al ACR, Canalejas, leg. 1, 11, y citando a F.X. de Santa Cruz y Mallén, Conde de San Juan de Jaruco, Historia de familias cubanas, t. II (La Habana, 1940), pp. 266-274.
  16. Fue V titular de esta encomienda santiaguista del reino de Castilla por merced de Felipe II, que le firmó el título en Madrid a 25 de enero de 1568. Luis de Salazar y Castro, Los comendadores de la Orden de Santiago (Madrid, 1949), t. I, p. 315.
  17. Aunque Ciriaco Miguel Vigil se lo da reiteradamente (op. cit., pássim), y también otros autores, la documentación lo desmiente.
  18. Así lo afirma Barrientos: «Nació en la villa de Avilés, juebes, a 15 de hebrero de 1519 años.» Pero el dato no está bien documentado, pues no se ha hallado su partida de bautismo. Señala Francisco Mellén (op. cit. 2011, p. 2) que «aunque su origen está respaldado por decenas de testigos, tanto en los interrogatorios de prueba para la Orden de Santiago como en diversos pleitos que lo citan como natural y vecino de Avilés, quedan resquicios para pensar que pudiera haber nacido no necesariamente en la villa de Avilés sino en su concejo. Respecto al año de su nacimiento, 1519, varios documentos de la Casa de Canalejas lo registran como 1523, con la agravante de que señalan a su vez que murió en 1574 a la edad de 55 años, lo que implica un error del redactor, pues el resultado de una simple resta de 1574 menos 55 es de 1519, como dice Barrientos.»
  19. a b F. Mellén, op. cit. 2011, p. 3.
  20. Exagera por tanto Diego de la Mota cuando le atribuye más de 30 viajes —por más que cuente dos por cada viaje de ida y vuelta— en un pasaje donde narra que en 1595 el Adelantado «partió de España con diez navíos a librar la tierra de la Florida de corsarios franceses, que habían sembrado la secta luterana, y los degolló y allanó la tierra y fortificóla, y las islas de Cuba y Santo Domingo, y fue de los más insignes capitanes de mar que la fama celebra. Y siendo General hizo más de treinta viajes a las Indias felicísimamente, limpiando toda aquella carrera de corsarios y alcanzando de ellos insignes victorias». Diego de la Mota, Catálogo de algunos cavalleros... incluido en su Libro del principio de la Orden de la cavallería de S. Tiago del Espada... (Valencia, 1599), p. 295, ápud Luis de Salazar y Castro, Los comendadores de la Orden de Santiago (Madrid, 1949), t. I, p. 315-316.
  21. a b Expedida en Madrid el 30 de abril de 1568 y de la que hay dos copias en el ACR: en las secciones de las casas de Valdés (leg. 25, n.º 48) y Canalejas (leg. 13, n.º 21), ápud F. Mellén, op. cit. 2011, p. 53.
  22. Obrante en el ACR, leg. 9, n.º 1.
  23. C. Miguel Vigil, op. cit., pp. 42-43, 36-37 de la ed. 1987.
  24. Se fundaba Catalina en el error que cometió el Adelantado en su último testamento, dos días antes de morir, donde se remitía a su anterior «testamento cerrado hecho en Cádiz y en poder de Pedro del Castillo», al parecer con intención de referirse al poder para testar hecho en Sanlúcar a favor del mismo. «Alegaba que el testamento verdadero que hizo su padre fue en Cádiz, cerrado y en poder y casa de Pedro del Castillo, y [...] por tanto, no apareciendo el testamento que hizo en Cádiz, todos los demás debían ser revocados». Sostenía «que los testigos que decían que Pedro Menéndez se equivocó al nombrar a Cádiz en vez de San Lúcar de Barrameda no probaban cosa alguna al respecto». Y tampoco en cuanto a «que en el presunto testamento [de 1568] hubiera fundación de mayorazgo, puesto que el mismo Adelantado [por la escritura de 1574] dio poder a Pedro del Castillo para cobrar todo lo que Su Magestad le debiere y otras personas [...] y pagadas todas mis deudas, de lo que quedare pueda comprar y compre tanta renta y posesiones, y pueda de lo que así comprare vincular un mayorazgo en virtud de una Cédula Real que para ello tengo, en el qual dicho mayorazgo pueda poner y ponga el dicho Pedro del Castillo los vínculos y gravámenes que le pareciere». Argumentaba «que el dicho Adelantado, condicionalmente, quiso que se hiciese el mayorazgo si después de pagar sus deudas hubiese dinero para comprar rentas o bienes raíces, y como Pedro del Castillo no había cobrado ni pagado las deudas, ni comprado las rentas y posesiones para fundar el mayorazgo, [...] la condición no se cumplió» y por tanto «no pudo hacer mayorazgo ni vínculo alguno». Y añadía subsidiariamente «que Pedro del Castillo no podía hacer mayorazgo en los bienes del Adelantado en virtud de la comisión que se le dio, porque la Facultad Real, según la Ley XXXI de Toro, era privilegio personal: que se concedía a la persona [...] y se acababa al morir dicha persona». De todo lo cual concluía que «no habiendo Pedro del Castillo hecho mayorazgo ni podido hacerlo [...], no le pudo el Adelantado poner en cabeza de nadie lo que no era.» En consecuencia, pedía Catalina «los bienes propios dotales de su madre», y «los que le tocaban por gananciales, que eran mitad de los que adquirió durante su vida el Adelantado, bienes que no estaban comprendidos en la renuncia de la hacienda paterna que hizo a favor de Álvaro Sánchez, y también «los gastos de las cobranzas y pleitos», que «se habían de descontar y sacar de la misma hacienda porque el cuerpo de ella consistía en las dichas cobranzas», y «los gastos de los funerales» y «los gastos propios de su alimentación». Sin embargo, la sentencia no estimó estas demandas. Francisco Mellén, op. cit. 2011, pp. 8-11.
  25. Bienes que equivalían a «siete u ocho fanegas de pan de renta». Esta corta hacienda fue todo lo que el Adelantado hubo de sus padres y suegros. A María de Solís le tocaba por gananciales la mitad de todo el patrimonio que dejara el Adelantado, ya que al casar ambos estaban «pobres» o «muy pobres», según declaran varios testigos en el Memorial del pleyto... obrante en el Archivo de Palacio (sig II/2382, ff. 462v y 466v), ápud F. Mellén, op. cit. 2011, pp. 3 y 50. Transcripción en las pp. ...
  26. AHPA, Protocolos de Oviedo, caja 57, a. 1570, ápud F. Mellén, op. cit. 2011, p. 50.
  27. A este testamento se remite algún otro documento fechándolo erróneamente en Avilés el 2 de marzo de 1594. F. Mellén, op. cit. 2011, p. 50, con remisión al ACR, C. Canalejas, leg. 9, n.º 26.
  28. ARChV, Registro de Ejecutorias, caja 1.455, n.º 65.
  29. F. Mellén, op. cit. 2011, p. 5. Este autor tiene por cierto que el mozo moriría a raíz del naufragio, y por tanto no da crédito a C. Miguel Vigil cuando dice que «se averiguó unos 20 años después que [Juan Menéndez y algunos náufragos a los que pudo salvar] habían sido apresados por un cacique de la Florida» (op. cit., p. 46, 40 de la ed. 1987).
  30. Licencia concedida por Felipe II el 23 de junio de 1567 (E. Martínez, op. cit. 1980, pp. 26-27). F. Mellén calcula que la boda se celebraría «hacia abril o mayo de 1568, puesto que en una carta del 12 de mayo el Adelantado le trata como «D. Pedro de Valdés mi hierno» (op. cit. 2011, p. 53).
  31. Otorgadas en Madrid ante Alonso Rodríguez, escribano de número de esta villa. Las suscribieron de una parte el Adelantado, padre de la novia, y de la otra Diego de Valdés, camarero del arzobispo de Sevilla don Fernando y tío carnal del novio, hermano de Juan de Valdés, su padre. El Adelantado mandaba a la novia 5.000 ducados, dote cuantiosa para la época, y prometía fundar vínculo de mejora a su favor si su hijo varón fuese muerto y no le diere Dios otro varón legítimo. Obran en el ACR, Valdés, leg. 14, n.º 1. Documento citado por F. Mellén (op. cit. 2011, p. 53) y transcrito parcialmente por L. Fernández Secades (op. cit., pp. 305-308).
  32. Pedro Menéndez de Avilés, en su carta del 11 de septiembre de 1565 en que da cuenta al rey Felipe II de los nombramientos que había hecho en la Florida, dice: «Tengo nombrado por mi Lugarteniente y Maestre de Campo a Pedro Menéndez Valdés, con quien tengo concertado casar una hija, a quien V.M. hizo merced del hábito de Santiago, que contra mi voluntad y ascondidamente se embarcó en Cádiz. Es soldado de Ytalia de cinco o seys años, criado en galeras, onbre de buen entendimiento y seso, con quien la gente tiene todo contentamiento.» Y vuelve a referirse a él en otra carta remitida al monarca después de la conquista, fechada en Santander el 12 de mayo de 1568: «...y Don Pedro de Valdés, mi hierno, ha muchos años que sirbe a V.M. en Italia, y sirvió de Maestre de Campo y mi Lugarteniente en La Florida y de Almirante de la armada que truxe contra corsarios todo el tiempo que en aquellas partes estube, hasta que a mi partida, que él vino conmigo...» Ápud E. Ruidíaz, op. cit. ed. 1989, pp. 309 y 364.
  33. Gonzalo de Tineo, regidor de Gijón y marido de María de Valdés, la hermana menor de don Pedro. Fue ejecutado junto con su suegro en Oviedo. Por ser ambos hidalgos, no podían ser ahorcados y se les dio muerte por decapitación.
  34. Su testamento, hecho en Contrueces, obra en el ACR, Valdés, leg. 15, n.º 19.
  35. F. Mellén, op. cit. 2011, p. 54.
  36. Año estimado por Francisco Mellén, op. cit. 2011, p. 13.
  37. Figura con este cargo en 1566. G. de Cárdenas [i.e.: A. González de Barcia], op. cit., p. 67.
  38. Felipe Bernardo de Quirós, Solar de Olloniego ([1689]), p. 35.
  39. a b Felipe Bernardo de Quirós, Solar de Olloniego ([1689]), p. 36.
  40. C. Miguel Vigil, op. cit., p. 134, 124 de la ed. 1987.
  41. G. de Cárdenas [i.e.: A. González de Barcia], op. cit., p. 167.
  42. Esta señora figura muchas veces en la documentación y en la bibliografía como María, probable resultado del uso de una abreviatura ambigua. Pero la tenemos con certeza por Mencía de Valdés, atendiendo a la antroponimia, porque así se llamó su bisabuela, citada en el texto, y también tuvo una tía de igual nombre y apellido, mujer del licenciado Juan de Llano de Cangas.
  43. Para los hijos de este matrimonio F. Mellén (op. cit. 2011, p. 19) remite al ARChV, Pleitos Civiles, escribanía de F. Pérez Alonso, caja 1783-5. Los cuatro que relaciona coinciden con los enunciados por C. Miguel Vigil (op. cit., p. 46, 40 de la ed. 1987).
  44. «Según las investigaciones de Andrés Sánchez de Merás, [Martín de Quirós] era hijo de Fernando Menéndez de Arango, fallecido en 1527, también llamado Fernán Cuervo de Pravia y nombrado de joven Ernandillo, que vivió a temporadas en San Román, Grado y Pravia, y de Aldonza de Omaña. Nieto por línea paterna de Luis Cuervo de Arango, capellán real y canónigo de Oviedo, beneficiado de las iglesias de Cuero, Murias, Inclán, Agones y Escoredo, que residió en Grado y falleció cerca de 1520, y de Catalina Fernández de Bandujo.» F. Mellén, op. cit. 2011, p. 73, con remisión al AGS, Registro General del Sello, 26 de septiembre de 1480, n.º 271, Beneficios de Luis Cuervo.
  45. La descendencia de Catalina González de Arango, en F. Mellén, op. cit. 2011, pp. 73-78.
  46. AGI, Patronato, 261, R.3, Méritos y servicios de Martín de Quirós, ápud F. Mellén, quien transcribe parte del documento (op. cit. 2011, p. 74).
  47. a b En la villa de de Cangas hubo otra casa de Valdés más antigua y principal, cuyos poseedores fueron señores y condes de Marcel de Peñalba. Ésta recayó en los Cienfuegos, señores de Allande.
    La segunda provenía al parecer de Tristán de Valdés, segundón de la casa de San Cucufate, y de Teresa de Solís, su mujer, de la casa de Solís en Corvera, que florecieron en el tercer cuarto del siglo XV. Debió de ser 4.º nieto suyo Alonso de Valdés de Cangas, que en la primera mitad del siglo XVII fundó vínculo de su casa de Cangas junto con María del Busto, su mujer. Y estos fueron bisabuelos del José Manuel de Valdés y Sierra de quien se hablará en la nota siguiente.
  48. a b Resumimos en esta nota la línea de la que provenía Rafael de Valdés y Flórez, que litigó por la casa de Canalejas en el siglo XIX. Una exposición más por menor se puede ver en el artículo sobre el Palacio de Valdés Bazán.
    Martín de Quirós y María de Carreño, citados en el texto, fueron padres de Diego de Quirós Carreño y Cuervo Arango, señor de la casa de San Román de Candamo, nacido en Avilés en 1632. Casó con María Ana de Valdés Rivera, señora de la casa de Valdés de la villa de Grado, y tuvieron por hija y sucesora a María Manuela de Quirós Carreño y Valdés, que nació en San Román en 1673. Casó con José Manuel de Valdés y Sierra, señor de la segunda casa de Valdés de la villa de Cangas de Tineo, donde nació en 1669, que fue regidor y juez de Avilés, ministro de los Reales Consejos, intendente general de los Ejércitos y corregidor de Burgos. Procrearon a Fernando Antonio de Valdés y Quirós, nacido en 1705 en su casa de Cangas, y poseedor también de las de San Román y Grado. Fue del Consejo de Hacienda, asistente y superintendente de Sevilla y corregidor de Burgos y de Córdoba. Casó en Fuenmayor (La Rioja) en 1732 con Rafaela Ventura Fernández Bazán y Ocio, mayorazga en dicha villa, y tuvieron entre otros hijos a Cayetano, que sigue, a Rafael y a Fernando, que fueron ambos caballeros de Alcántara y tenientes generales, y a Antonio de Valdés y Fernández Bazán, (1744-1816), capitán general de la Armada, bailío de la Orden de Malta, ministro de Marina, de la Junta Central Suprema y caballero del Toisón de Oro.
    En la casa sucedió Cayetano de Valdés Bazán y Quirós (1741-1770), Comisario de Guerra de los Reales Ejércitos, que casó con María Antonia Flórez de Peón, natural y señora de la casa de Flórez de Vega de los Viejos en Babia. Era también mayorazga en la villa de Pravia y en el lugar de las Riberas del mismo concejo (actual de Soto del Barco), y casó en segundas nupcias con el general Desmaissiéres, de quien tuvo otros dos hijos que casaron con la condesa de la Vega del Pozo y con la marquesa de la Motilla y dejaron prole en que siguen dichos títulos. Cayetano de Valdés y Antonia Flórez tuvieron entre otros hijos a José, que sigue, y a Cayetano de Valdés y Flórez (1767-1834), capitán general de la Armada que combatió en las batallas de Trafalgar y Cabo de San Vicente, y en la Guerra de la Independencia, mandando una división en la Batalla de Espinosa de los Monteros. Fue ministro de la Guerra en 1820, presidente de las Cortes, prócer del Reino, y su Regente en 1823. Poseyó las Grandes Cruces de las Órdenes de San Fernando, San Hermenegildo y San Juan de Jerusalén.
    José de Valdés y Flórez (1761-1823) sucedió como señor de las casas de San Román, Grado, Pravia, Cangas, las Riberas, Fuenmayor y Vega de los Viejos. Fue jefe de escuadra, caballero de Santiago y diputado a Cortes, y litigó por la casa de Avilés, condado de Canalejas y adelantamiento de la Florida cuando esta casa vacó por muerte de la III duquesa de Almodóvar. Casó con María Luisa de los Ríos Muñoz y Velasco, nacida en 1772 en Naveda, Hermandad de Campóo de Suso, hija de Antonio de los Ríos Enríquez, señor de la casa de los Ríos de Naveda, y de Juana Rosa Muñoz de Velasco y Fernández de Isla, de los marqueses de Pico de Velasco. Fueron padres del I marqués de Casa Valdés.
    C. Miguel Vigil, op. cit., pp. 85-87, 79-81 de la ed. 1987; J. M.ª Patac, «Árbol genealógico de los Valdés Bazán, Marqueses de Casa Valdés», publicado como apéndice X en su ed. cit. de los Linajes Asturianos del P. Carvallo, pp. 133-137.
  49. F. Mellén, op. cit. 2003, p. 136.
  50. El Hospital de Avilés fue una fundación pía del canónigo de Toledo y protonotario apostólico don Pedro de Solís, fundador también de la capilla de la Asunción en la parroquial de San Nicolás de Avilés, hijo de Pedro Rodríguez de León y de Juana González de Solís. Sobre la puerta del edificio del Hospital había una inscripción que Jovellanos transcribe así: «Este ospital mandó facer et dotar el protonotario don Pedro de Solís, arcediano de Madrid, et canónigo en la iglesia de Toledo, et deán de Mn.° (ha de ser Mondoñedo), maestrescuela de León, abad de Santa Marta de Astorga, et abad de Arbas, el cual dejó por heredero de sus bienes. Fallesció en Toledo a dos días del mes de abril del año 1516. Está enterrado en la iglesia de Toledo. Quedaron por sus testamentarios el venerable Luis de León, canónigo de Toledo, et los honrados Nicolás Alonso et Rodrigo Alonso de León, sus primos. El cual hospital comenzaron a edificar los dichos Nicolás Alonso et Rodrigo Alonso, vecinos de esta villa, primero día de marzo de 1515.» Gaspar Melchor de Jovellanos, Los viajes por Asturias (1790-1801) (Oviedo, Alsa, 2010), p. 110. El Nicolás Alonso citado en la inscripción casó con María González de Oviedo, su deuda, y fueron padres de Pedro Rodríguez y abuelos de Simón de León.
  51. La primera mujer de Simón de León era sobrina tercera suya: hija de Juan de Carrió (o de Carreño) y de Mencía de Hevia, hija a su vez de los fundadores del mayorazgo de Trasona. De este matrimonio tuvo Simón de León un hijo llamado Rodrigo de Carreño, que murió mozo.
  52. La descendencia de Marina Alfonso de Arango, en F. Mellén, op. cit. 2011, pp. 79-86.
  53. C. Miguel Vigil dice haber leído en un papel genealógico que casó en Sevilla con Leonor de Peramoto, señora principal, de la cual no tuvo sucesión; pero que en otro documento figuran tres hijos suyos llamados Simón, María y Leonor (op. cit., p. 90, 83 de la ed. 1987).
  54. Francisco Mellén menciona el matrimonio que le atribuye Vigil, pero cita un documento de la casa de las Morteras según el cual Simón de León Quirós «casó en 1574 con Leonor de Valdés, hermana de Diego Flórez de Valdés» (op. cit. 2011, p. 81, con remisión al ACR, C. Morteras, M. 4-2). Del general Diego Flórez se hablará en el apéndice, pues casó con una sobrina del Adelantado. El apellido Peramoto citado por Vigil podría ser corrupción de Perlunes, que era un lugar de señorío de los padres de esta señora en el concejo de Somiedo.
  55. F. Mellén, op. cit. 2011, p. 87, con remisión al ARChV, Ejecutorias, caja 1.201, n.º 28.
  56. C. Miguel Vigil, op. cit., p. 46, 40 de la ed. 1987.
  57. F. Mellén (ibíd.) la documenta en varios registros de la iglesia de Santo Tomás de Sabugo: primero como madrina en un bautizo, el 19 de julio de 1609 (t. 1.º de Bautizos, f. 8), y también en 1610, 1614 y 1627.
  58. Rodrigo de las Alas era hijo de los dichos en el texto, nieto de Rodrigo de las Alas el más Viejo y de Juana González, biznieto de Alonso Estébanez de las Alas el Mozo y de María Estébanez, 3.er nieto de otro Alonso Estébanez de las Alas, 4.º de Juan Estébanez, 5.º de Esteban Pérez y 6.º nieto de Pedro Juan de las Alas, que fundó la capilla por su testamento hecho en Avilés el 6 de septiembre de 1346. Todos ellos padroneros de dicha capilla. Esta casa y patronato siguió en los Alas hasta finales del XIX, agregándosele la de Carreño de los Carbayedos en el mismo concejo. No se la ha de confundir con la casa de los Alas de la sola Iglesia o Palacio de las Alas de la misma villa, que recayó en otra casa de Carreño: la de Prendes, y después en los Quirós, marqueses de Campo Sagrado. C. Miguel Vigil, op. cit., p. 46, 40 de la ed. 1987, y F. Mellén, op. cit. 2011, pp. 87-88.
  59. Aunque no precisan si fue unigénito, este hijo es el único que nombran F. Mellén (op. cit. 2011, p. 88) y C. Miguel Vigil (op. cit., p. 47, 41 de la ed. 1987) al tratar de esta hermana uterina de Pedro Menéndez de Avilés. Pero Vigil, en otro lugar (op. cit., p. 120, 110 de la ed. 1987) filia como hijo de Rodrigo de las Alas el Viejo al marino Esteban de las Alas, que por orden del Adelantado condujo dos escuadras hasta la Florida en 1565 y 1569. La correcta filiación de Esteban de las Alas la establece Francisco Mellén en su artículo «Datos biográficos del capitán avilesino Esteban de las Alas», publicado en el Boletín del RIDEA n.º 140 (1992)
    • Archivado el 19 de agosto de 2014 en la Wayback Machine., pp. 607-623. Era hijo de Esteban Pérez de las Alas, proveedor general de los galeones de la Carrera de Indias, y de María de Valdés, mencionados también por Vigil (ibíd., a continuación). De hecho, Vigil le filia correctamente después de éstos como hijo suyo y sucesor en dicho oficio, llamándole también Esteban Pérez, de modo que la misma persona figura dos veces en su relación de «Otros asturianos que tomaron parte en el descubrimiento...»
  60. Estos cinco hijos legítimos y los dos naturales que tuvo Nicolás de las Alas el Menor están expuestos con su descendencia por Francisco Mellén Blanco, op. cit. 2011, pp. 88-91.
  61. Leonor de las Alas y Rodrigo Ponce procrearon a María Ana de Miranda, patrona de la Capilla. Fue su marido Pedro Estébanez de Valdés Alas (o de las Alas y Valdés), juez de la villa de Avilés, que finó en 1712, hijo del licenciado Alonso de Valdés Alas y de Antonia Bernardo de Miranda. Estos tuvieron por hijo a Esteban de las Alas Valdés, que falleció el 13 de febrero de 1738 y casó con Andrea Carreño y Alas, hija de Francisco Carreño Bernardo y de Ángela de las Alas Pumariño. Con posteridad. F. Mellén, op. cit. 2011, p. 90.
  62. Dice C. Miguel Vigil que esta religiosa «instituyó por heredera [del patronato de la capilla] a su prima doña Antonia de Argüelles Bandujo» (op. cit., p. 47, 41 de la ed. 1987), en lo cual parece haber error. Tal vez quiso decir a su sobrina doña María Ana de Miranda.
  63. Juan Falcón de Ponte había casado en primeras nupcias con María de Quirós. Del segundo matrimonio con Mayor de Arango nació Juan Falcón y Arango, que falleció en 1636 y casó con María de Valdés, con sucesión. F. Mellén, op. cit. 2003, pp. 132 y 141 (§ 5.1).
  64. Nombrado por Real Cédula del 14 de febrero de 1601, con haberes de 2.000 ducados. Otra del 27 de noviembre de 1610 mandaba que se le pagasen 5.000 ducados que aún se adeudaban de los 20.000 que gastó el primer adelantado en la construcción de ocho fragatas para la Armada de Indias. Y otra del 6 de noviembre de 1611 mandaba que se le diese una encomienda de indios vacos en la Nueva España que rentase 2.000 ducados y por tiempo de 20 años, con cláusula de comprar rentas y vincularlas al mayorazgo. La encomienda le fue expedida el 1.º de diciembre siguiente. C. Miguel Vigil, op. cit., p. 52-53, 46-47 de la ed. 1987. Estas Reales Cédulas obran en el ACR.
  65. Fue armado caballero de esta Orden por el conde de Oñate el 24 de enero de 1611 en la iglesia de Santiago de Madrid, y profesó año de 1614 en manos de frey Diego de Pereda, Prior de Uclés. Obtuvo Real Licencia para vestir ropas de color y preciosas; otra que le conmutaba el año de residencia en Uclés por treinta días en San Marcos de León, y otra que le relevaba del preceptivo servicio de seis meses en galeras, en consideración a haber navegado con su padre y tío en la Real Armada. Obran las tres en el ACR. C. Miguel Vigil, ibíd. Su expediente de pruebas, formado en, obra en el AHN.
  66. a b c d G. de Cárdenas [i.e. A. González de Barcia], loc. cit.
  67. Juan de Porres fue «Tesorero mayor de Vizcaya, i tuvo juntos los quatro officios que oi tiene su Magestad en su Contaduría, los dos de relaciones, i los dos de mercedes, como parece por cédula del Emperador, dada en Toledo à veinte i siete días del mes de Octubre de mil i quinientos i veinte i cinco años. [...] Murió en Madrid año 1546, i por dexar á su hijo don Martín de Porres niño de un año, se perdió el officio de thesorero mayor de Vizcaya, que le havían posseído sin intermissión quatro antecessores suyos, i hizo su Magestad merced del perpetuado al duque de Nájera, que oi lo posseen sus herederos.» Así lo refiere el licenciado Francisco Cascales al final de sus Discursos históricos de la ciudad de Murcia (1621), donde hace un panegírico de Felipe de Porres, corregidor de la ciudad a la sazón, con muchas noticias de su linaje (véase).
  68. «Torre de Termiñón» en Castillosdelolvido.es.
  69. Fue como sus predecesores castellano o alcaide perpetuo del castillo de San Juan de Nieva, que defendía la barra del puerto de Avilés. Y obtuvo además por merced regia la alcaidía de la Torre de la Plaza de la misma villa, con carácter de fortaleza real. Se le despachó título el 24 de abril de 1641, y obtuvo la perpetuación del oficio en 1644. C. Miguel Vigil, op. cit., p. 54, 48 de la ed. 1987. Dice este autor en el mismo lugar que Martín Menéndez fue juez de grados de la Real Audiencia de Sevilla, en lo que parece haber error. Si tuvo tal oficio, sería de capa y espada. Tal vez el dato corresponda a su hermano Gabriel, que sí fue togado y alguno de cuyos hijos nació en Sevilla.
  70. Hubo de ceder para ello a la fábrica de la iglesia algunos bienes que poseía en el concejo de Illas en equivalencia de los 3.000 maravedís de la primitiva dotación. C. Miguel Vigil, op. cit., p. 55, 49 de la ed. 1987.
  71. Fundaba una misa diaria rezada y nueve cantadas en la iglesia conventual de Nuestra Señora de la Merced de Raíces y otra misa rezada en la capilla y humilladero del Cristo de Rivero. Este testamento sustituía a otro hecho en Buitrago del Lozoya el 23 de octubre de 1630 ante Diego de Icaza y por el que también dejaba heredero universal a su primo Martín Antonio, hijo de Felipe de Porres. C. Miguel Vigil, ibíd. No deja de llamar la atención que teniendo un hermano y sobrinos carnales que habían de suceder en la casa de Avilés dejase por heredero a un primo. Pese a que al otorgar su segundo testamento ya estaba casado su sobrino (el futuro II conde) con la hija e inmediata sucesora de dicho primo, de la que tenía prole en que habían de quedar ambas casas.
  72. C. Miguel Vigil, op. cit., p. 56, 50 de la ed. 1987.
  73. a b C. Miguel Vigil, op. cit., p. 60, 54 de la ed. 1987.
  74. Mandó decir tres mil misas por su alma. Dejó por testamentarios a sus hijos Pedro y Francisco. Archivo Parroquial de San Sebastián (Madrid), lib. 16.º de Difuntos, f. 448, ápud Matías Fernández, loc. cit. Este autor llama a Francisco marqués de los Vélez, lo que parece error.
  75. Con dispensa del 3.er grado de consanguinidad. Lib. 9.º de Matrimonios de esta parroquia, f. 86v, ápud Matías Fernández, loc. cit.
  76. Archivo Parroquial de San Sebastián (Madrid), lib. 13.º de Difuntos, f. 539, ápud Matías Fernández, loc. cit. En cuanto a su lugar de enterramiento, consignado solo como «la Merced», había en la villa y corte numerosos conventos de esta Orden: entre otros el de las Góngoras y el de Don Juan de Alarcón, ambos femeninos y descalzos; el masculino y descalzo de Santa Bárbara, y el de los Remedios o Merced Calzada, cuyo emplazamiento se llama hoy plaza de Tirso de Molina en recuerdo de uno de sus frailes.
  77. Para la casa de Villela de Munguía, véase Luis de Salazar y Castro, Historia genealógica de la casa de Lara, t. I (Madrid, 1696), pp. 429-430.
  78. Las dos abuelas de Isabel de Porres fueron también hermanas de María de Zorrilla y Arce, la primogénita, señora de las casas de San Martín, la Gándara, Villerías y Comunión, que casó con Luis Ladrón de Guevara, conde de Tahalú y I de Escalante, caballero de Alcántara. Y de Ana de Zorrilla y Arce, que fue la segunda mujer del licenciado Luis de Salcedo, del Consejo y Cámara de Castilla y de los de Hacienda, Indias y la Suprema, caballero de Santiago. La condesa de Escalante tuvo descendencia que se extinguió, y sus mayorazgos recayeron en Isabel, citada en el texto, agregándose a la casa de Munguía. Y Ana de Zorrilla testó viuda y sin prole en Madrid el 7 de julio de 1630 ante Francisco de Benavides, fundando vínculo de sus bienes en cabeza de su sobrino Martín Antonio de Porres. En este mayorazgo sucedió Isabel de Porres a la muerte de su padre, quedando agregado a la casa de Canalejas (C. Miguel Vigil, op. cit., pp. 56-57, 50-51 de la ed 1987). Las cuatro eran hijas de Francisco de Zorrilla y Arce, señor de las casas de San Martín y la Gándara, familiar del Santo Oficio, y de Juliana de Arce y Manrique, señora de las casas de Villerías y Comunión de Basave. Véanse Luis Vilar y Pascual, Diccionario histórico genealógico y heráldico de las familias ilustres de la Monarquía Española, t. V (Madrid, 1860), pp. 10-16, y Valentín Dávila Jalón, «Extractos de varios expedientes de nobleza y limpieza de sangre incoados por caballeros burgaleses en solicitud de ingreso en las Órdenes Militares españolas [4.ª entrega]: Siglos XVI a XVIII», en Boletín de la Institución Fernán González n.º 98 (1.er trim. 1947), pp. 320-323, p. 321.
    Respecto a estas casas, conviene prevenir de dos frecuentes errores de toponimia, que uno es escindir en dos la casa de los Arce de Comunión de Basave, llamándolas la de Cormeñón y la de Basave, y el otro situar la casa de la Gándara en Espinosa de los Monteros (siendo que se hallaba en el valle de Soba, «a un tiro de escopeta» de la de San Martín), esto último por confusión con el palacio (hoy llamado de Chiloeches) edificado en dicha villa por una línea menor de los Zorrilla de San Martín, después agraciada con el marquesado de la Gándara Real (título de Nápoles). Ambos errores provienen de Salazar y Castro (Casa de Lara, I, p. 473) y se han propagado en la literatura genealógica.
  79. «Por Brebe de S.S.d se le autorizó [a don Gabriel Menéndez de Avilés], y a su primera mujer, para tener oratorio en su casa de la calle de Atocha de Madrid». El Prefecto del Sagrario Pontificio donó a la misma señora «diversas reliquias de huesos de los Santos Mártires Fortunato, Desiderio, Crescencio y Victoria, para que dispusiera de ellas según le dictase su mucha devoción». C. Miguel Vigil, op. cit., pp. 56 y 57, 50 y 51 de la ed. 1987.
  80. C. Miguel Vigil, op. cit., p. 58, 52 de la ed. 1987.
  81. Ofició la ceremonia Antonio Manrique de Guzmán, patriarca de las Indias y limosnero mayor de S.M., quien a continuación ratificó el matrimonio en la casa de morada del contrayente. Fueron testigos el duque de Sessa, el de Peñaranda, el conde de Miranda, y otros muchos nobles y miembros de la corte. Inscrito al f. 365 del lib. 11.º de Casados de la Parroquia de San Sebastián, ápud Matías Fernández, loc. cit.
  82. La escritura de capitulaciones fue otorgada por la misma novia y por el conde de Castroponce, su hermano, de una parte; y en nombre del novio la firmó Pedro de Villela Zorrilla y Arce, I conde de Lences, tío carnal de su difunta primera mujer. Obra una copia en el Archivo de la RAH, al tomo M-62 de la Colección Salazar y Castro, ff. 60v-61v, según el catálogo de Fondos americanistas de la misma (1979), p. 90, § 629.
  83. a b c Mayorazgo fundado en el siglo XVI por María de Castilla, mujer de Diego de Luján y Haro, para los segundogénitos de la casa de los Lujanes. La fundadora era hija de Juan de Rivadeneira y de Isabel de Castilla.
  84. Archivo parroquial de San Sebastián (Madrid), lib. 14.º de Difuntos, f. 380, ápud Matías Fernández, loc. cit.
  85. Luis de Salazar y Castro, Árboles de costados de gran parte de las primeras casas de estos reynos cuyos dueños vivían en el año de 1683 (Madrid, 1795) p. 97; Juan Feliz Francisco de Rivarola y Pineda, Monarquia Española, Blasón de su nobleza, parte II (Madrid, 1736), p. 381.
  86. El Tercio de Asturias fue primitivamente creado por acuerdo de la Junta General del Principado del 3 de febrero de 1663, en cumplimiento de una Real Cédula, por la que Felipe IV mandaba que ésta le sirviese con quinientos infantes «para la guerra contra el rebelde de Portugal». Al mando del Maestre de Campo Sancho de Miranda y Ponce de León, hijo del homónimo I marqués de Valdecarzana, permaneció de guarnición en Galicia hasta 1669 y después se disolvió.
  87. Historial del Regimiento Asturias 31, en la web del Ejército de Tierra.
  88. Padrino, el hermano Juan de los Reyes. Lib. 14.º de Bautismos de esta parroquia, f. 380v, ápud Matías Fernández, loc. cit.
  89. Luis de Salazar y Castro, Historia genealógica de la casa de Lara, t. III (Madrid, 1697), p. 285.
  90. Valentín Calderón de la Vara, «Torre de Obeso», de su serie «Torres de Cantabria», en Altamira: Revista del Centro de Estudios Montañeses, aa. 1968-1971, v. 1, pp. 215-220.
  91. Noticia del 18 de diciembre en la Gaceta de Madrid n.º 65 (1778), p. 632.
  92. Consta al menos que en dicho año, el mismo de la muerte de su padre, pagó los derechos de Media annata requeridos para la sucesión. C. Miguel Vigil, op. cit., ibíd.
  93. Hizo su profesión en la iglesia de Santa Ana de Madrid el 13 de octubre de 1687. C. Miguel Vigil, ibíd.
  94. a b c C. Miguel Vigil, op. cit., p. 63, 57 de la ed. 1987. Hay documentación en el ACR.
  95. El casamiento está inscrito en la de la Santa Cruz, al f. 410v; las velaciones, en la de San Sebastián, lib. 12.º de Casados, f. 54v., ápud Matías Fernández, loc. cit.
  96. Fundaron este mayorazgo el licenciado Pedro de Mercado e Inés de Peñalosa, su mujer, por su testamento del 26 de noviembre de 1506. Esta casa, a la que estaba vinculado el patronato del Carmen Descalzo de Segovia, siguió en la descendencia de los II condes de Canalejas pero fue objeto de varios pleitos. A fines del siglo XVIII recayó en Isabel Rafaela Ibáñez de Barnuevo y Peñalosa, marquesa de Zafra. Esta señora murió sin sucesión en 1805, entablándose un nuevo y complicado pleito que fue fallado en 1846 por la Audiencia de Madrid a favor de José María Bermúdez de Castro y Pardo, según refiere Carlos de Odriozola y Rico-Avello, «Los Aldao, Bermúdez de Aldao y Bermúdez de Castro, señores de la fortaleza de Gondar», en Anales de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía n.º IX (2005-2006, pp. 123-181), p. 165. Véase el estudio de Manuel Galicia Hernán sobre los Mercado (2012) en Cobosdesegovia.com. Puede verse también un estudio de Pantxike Contreras (muy parcial a favor de otra línea que pretendió la casa) en su blog Nuestros Escudos. Todos remiten al Nobiliario de Segovia de Jesús Larios Martín.
  97. Fundado a fines del siglo XVI por Ana de Mercado y Peñalosa, viuda de Juan de Guevara, a instancias de San Juan de la Cruz. El santo poeta de Fontiveros fue Prior de este convento, donde se veneran sus restos.
  98. Fundado en el siglo XIV por el inquisidor fray Lope de Barrientos, O.P., obispo de Segovia.
  99. a b Catalina Gómez de Sandoval y Rojas, señora de Fontiveros, fundó vínculo de tercio y quinto de sus bienes libres en favor de María Teresa de Bañuelos, su hija segundogénita, casada con el II conde de Canalejas y que al final de su vida sucedió también en las casas de sus padres al morir sin descendencia su hermana mayor. Después de los días de la primera poseedora, sucedió en esta mejora su hija la III condesa, a cuyo nombre tomó posesión de los bienes vinculados Juan Manuel de Aguilera y de los Ríos, su segundo marido, según acta de 1719 que obra en el ACR. C. Miguel Vigil, op. cit., p. 63, 57 de la ed. 1987.
  100. Apadrinada por Francisco Benítez de Ojeda. Archivo Parroquial de San Sebastián (Madrid), lib. 18.º de Bautismos, f. 526v, ápud Matías Fernández, loc. cit.
  101. Fue su padrino el P. fray Francisco de Ayete, custodio de la provincia franciscna de Méjico, procurador general de las Indias y comisario general del Santo Oficio. Archivo Parroquial de San Sebastián (Madrid), lib. 19.º de Bautismos, f. 452, ápud Matías Fernández, ibíd.
  102. Apadrinada por Antonio de Bañuelos y Velasco, presbítero. Archivo parroquial de San Sebastián (Madrid), lib. 18.º de Bautismos, f. 97v, ápud Matías Fernández, loc. cit.
  103. C. Miguel Vigil, op. cit., p. 61, 55 de la ed. 1987. Ambas escrituras y la carta de indulgencias obran en el ACR.
  104. En 1697 se practicó información genealógica de María Catalina para casar con el calatravo Pedro Suárez de Góngora. Obra en el AHN, Órdenes, Casamientos de Calatrava, exp. 446.
  105. Archivo parroquial de San Sebastián (Madrid), lib. 14.º de Casados, f. 113v, ápud Matías Fernández, ibíd.
  106. Fue XV señor jurisdiccional de los lugares y cotos de la Zarza y Torre del Cañaveral, en la actual provincia de Córdoba. Dichos estados fueron repartidos en 1236 por el rey san Fernando a favor de Pedro Ximénez Bandomes, caballero que le había acompañado en la conquista de Córdoba como caudillo de la gente de guerra de Navarra y que tomó el apellido de Góngora por ser oriundo del lugar de Góngora en el valle de Aranguren y merindad de Sangüesa de dicho reino (N. Hobbs, loc. cit.) Ambas jurisdicciones fueron vinculadas en 1453 por Pedro Ximénez de Góngora, cabeza del linaje a la sazón y antepasado del IV marqués por línea derecha y agnada (Antonio Ramos, op. cit., p. 310). La Zarza era una aldea próxima a la villa de La Rambla, y el Cañaveral o la Torre del Cañaveral una extensa dehesa radicada en el municipio de Porcuna y en la que se erguía una torre defensiva. El dominio útil de esta heredad pertenecía de tiempo atrás a la encomienda de Porcuna de la Orden de Calatrava, y después pasó a constituir la encomienda de la Torre del Cañaveral, al parecer independiente de la de Porcuna, aunque «es posible que se trate de la misma, bajo distintas denominaciones.» (Emma Solano Ruiz, «El señorío de la Orden de Calatrava en Andalucía al término de la Edad Media», en Andalucía, de la Edad Media a la Moderna, Madrid, 1977, en Anexos de la revista Hispania n.º 7, pp. 97-165, p. 120). Señorío y encomienda tomaban nombre del mismo lugar: los Góngora tenían la jurisdicción, y la Orden de Calatrava el aprovechamiento de la tierra.
  107. «El municipio de Avilés obtuvo permiso suyo para colocar un reloj en la Torre del castillo de la Plaza, que tanto éste como el de San Juan de Nieva restauraban los Castellanos con su peculio». C. Miguel Vigil, op. cit., p. 62, 56 de la ed. 1987.
  108. Su expediente de pruebas de nobleza, formado en 1686, obra en el AHN, Órdenes, Caballeros de Calatrava, exp. 2.534.
  109. Sucedió en el marquesado de Almodóvar del Río y en los señoríos de la Rambla, Espiel y Santa María de Trasierra por haberse extinguido la línea agnada directa de la casa el 4 de mayo de 1668, al morir sin descendencia Luis José Jiménez de Góngora, su lejano pariente, II marqués de Almodóvar del Río e hijo del concesionario, a quien solo sobrevivió cuatro meses. Dicho marquesado había sido otorgado en 1667 por el rey Carlos II a favor de Juan Francisco Ximénez de Góngora, concesionario también de los señoríos citados y padre del dicho Luis José. N. Hobbs, loc. cit.
  110. Antonio Ramos, op. cit., pp. 310 y 129.
  111. Su expediente de pruebas para ingresar en esta Orden, formado en 1718, obra en el AHN bajo la sig. 129 y está extractado por Vicente de Cadenas y Vicent, Caballeros de la Orden de Santiago: Siglo XVIII, tomo II, p. 166-167.
  112. a b Fueron testamentarios, entre otros, su viuda (que era también la otorgante del testamento y heredera universal) y Fernando de Luján y Silva, su yernastro. Archivo Parroquial de San Sebastián (Madrid), lib. 22.º de Difuntos, f. 336v, ápud Matías Fernández, loc. cit.
  113. Para la ascendencia de Juan Manuel de Aguilera y de los Ríos, véase Alfonso Porras de la Puente, Familias de XXIV de Córdoba, en cuyo tomo I ( Córdoba, 1993), enteramente dedicado a los Ríos, se le filia en la p. 124. Este autor se refiere a Gómez de Aguilera (padre de dicho conde consorte y suegro de la III condesa de Canalejas) como «señor de las jurisdicciones de Fuenvillezgo, Valderachas y Poblete», dictados que toma de Ciriaco Miguel Vigil (op. cit., p. 62, 56 de la ed. 1987) y que aluden sin duda a Villadiego, Valdarachas y Poblete, tres arrabales de Ciudad Real que daban nombre a otros tantos mayorazgos que se sucedieron en diversas líneas del linaje de Treviño, según refiere Ramón José Maldonado y Cocat en «La casa de Treviño en Cudad Real», artículo publicado en Hidalguía n.º 154-155 (1979), pp. 401-430 y (una versión abreviada) en Cuadernos de estudios manchegos n.º 10 (1980), pp. 73-108. No parece que Gómez de Aguilera poseyera ninguno de dichos mayorazgos, pero tal vez los pretendió por los derechos de su madre, que era hija a su vez de Juan Fernández Treviño de Salazar y Coca y de María Bermúdez, reseñados por Maldonado en la rama II de su estudio, § X (p. 416 en Hidalguía, 91 en Cuadernos). Este Juan Fernández era señor de la casa de Treviño de la calle de Caballeros de dicha ciudad y de la torre y dehesa de La Galiana en sus arrabales, bienes vinculados en 1510 por Cristóbal Treviño, «el gran Caballero de Ciudad Real», con facultad de la reina Doña Juana. La casa siguió en la descendencia de Cristóbal Treviño y Bermúdez, hermano de Juana, recayendo en los Maldonado. El mayorazgo de Valdarachas fue fundado en 1627 por Luis Fernández Treviño y —además de extensas tierras en dicho lugar— incluía la Casa de las Cabezas, que aún existe en la ciudarrealeña calle de la Paloma y debe su nombre a las tres cabezas de moro que ostenta su escudo de armas. El mayorazgo de Villadiego fue fundado en 1775 por Francisco Javier Treviño y Carvajal, caballero sanjuanista y oficial de la Real Armada. La tierras de La Galiana, Valdarachas y Villadiego, y otras que poseían los Treviño en los lugares vecinos de Benavente y Sancho Rey, habían pertenecido a este linaje desde los tiempos de la Reconquista, repoblación y fundación de Ciudad Real. La hacienda de Sancho Rey fue cabeza de un mayorazgo que se sucedió en la línea primogénita del linaje, agraciada en 1789 con el marquesado de Casa Treviño Gotor. El mayorazgo del lugar y linaje de Poblete, en cambio, debió de tocarles por el matrimonio de Ana de Poblete con Hernando Treviño de las Marcas, poseedor del vínculo de Valdarachas.
  114. Antonio Ramos, op. cit., p. 114.
  115. La filiación del marqués y sus fechas de nacimiento y defunción en N. Hobbs, loc. cit. Este autor atribuye a Josefa de Góngora la hija que tuvo con Ana de Aguilar, y expone su línea.
  116. En este año se le expidió carta de pago de la media annata tocante a esta sucesión, que obra en el ACR.
  117. Publicadas en dos tomos que corresponden a obras humanas y sagradas. En la portada de ambos figura la dedicatoria del editor «a la Muy Ilustre Señora D.ª Ana Antonia de Góngora Avilés Sandoval y Bañuelos, Marquesa de Almodóvar, Señora de la Villa de la Rambla y de Santa María de Trassierra, la Zarza, y Cañaveral, &c.»
  118. Pese a que el marqués de Almodóvar era hombre de toga, en el Consejo de Indias ocupaba plaza de ministro de capa y espada.
  119. Fue presidente de la Junta del Real Aposento de la Corte por título de Felipe V dado en Granada el 2 de abril de 1730 y refrendado por Francisco de Castejón. Este empleo, comúnmente designado por el nombre tradicional de aposentador mayor, vacaba desde fines de 1727 por muerte de Gaspar Girón Venegas de Córdoba, y el marqués de Almodóvar lo sirvió también hasta el fin de sus días, incluyendo el breve reinado de Luis I. José Bermúdez hace una amplia reseña de su persona y familia en su Regalía del Aposentamiento de Corte (Madrid, 1738) pp. 114-118, §§ 170-174. Al publicarse esta obra, el empleo vacaba precisamente por muerte de nuestro marqués y conde.
  120. Pedro Manrique de Lara y Luna, señor de la villa de Arquillo, era hermano e inmediato sucesor de Alonso de dichos apellidos, I conde de Montehermoso y V de Fuensaldaña. Fruto de este matrimonio, Antonia de Silva tuvo por hijos a Marcos Manrique de Lara, II conde de Montehermoso y VI de Fuensaldaña, X vizconde de Altamira, cuya prole se malogró, a Alonso Manrique de Lara, I duque del Arco, que también murió sin sucesión, y a María de Prado Manrique de Lara, que casó con Tomás Lasso de la Vega y Córdoba, IV conde de Puertollano, marqués de Miranda de Anta, en cuya descendencia siguieron todos dichos títulos, salvo los de la casa de Vivero (Fuensaldaña y Altamira) que pasaron a otra línea. Descripción genealógica y historial de la ilustre casa de Sousa (Madrid, 1770), p. 276.
  121. Luis de Salazar y Castro, Historia genealógica de la casa de Lara, t. I (Madrid, 1696), p. 686.
  122. A. Ramos, op. cit., p. 312; C. Miguel Vigil, op. cit., pp. 64-65, 58-59 de la ed. 1987.
  123. a b G. de Cárdenas [i.e. A. González de Barcia] (loc. cit.) y C. Miguel Vigil (op. cit., p. 65, 59 de la ed. 1987).
  124. Murió el 20 de julio de 1722 según Barcia (ibíd.), o el 17 de julio de 1719 según Vigil (ibíd., diciendo «del año siguiente»).
  125. Nació el 18 de junio de 1721, según Barcia (ibíd.); el 11 de junio según C. Miguel Vigil (ibíd.).
  126. Sucedió en esta castellanía, con el sueldo de 300 ducados, por Real Despacho de 1778 que obra en el ACR. C. Miguel Vigil, op. cit., p. 64, 58 de la ed. 1987.
  127. La misión del marqués de Almodóvar en la corte de los Zares ponía fin a un lapso de treinta años sin relaciones diplomáticas entre España y Rusia, que habían vuelto a ser potencias aliadas con motivo de la Guerra de los Siete Años (1756-1763). En 1762 asistió a la fastuosa coronación de la Emperatriz Catalina la Grande. El año anterior había informado a Madrid por primera vez del establecimiento de cazadores y comerciantes rusos en la Alta California, auspiciado secretamente por el gobierno zarista. Aunque sus informes subrayaban la precariedad de esta forma de colonización, causaron alarma en la corte española, acentuada por una imprecisa ubicación de los asentamientos rusos, que hizo temer que se hallasen cerca de las fronteras del virreinato de la Nueva España. Exploraciones posteriores demostraron que la región ocupada por los rusos estaba en el extremo noroccidental del continente, lejos del límite del imperio español. Martha Ortega Soto, «La compañía ruso-americana en Alta California (1812-1841)», en Calafia: revista de la Universidad de Baja California, vol. I, n.º 9, enero-junio 2005.
  128. La misión de Almodóvar en la corte de San Jaime estuvo marcada por la beligerancia entre Inglaterra y Francia en la Guerra de Independencia de los Estados Unidos y por la simultánea renovación del Tercer Pacto de Familia entre Carlos III y Luis XVI (1779). «El conde de Florida Blanca, luego que se rompieron las hostilidades entre la Inglaterra y Francia, no hallándose bastante representado el rey de España en Londres, trasladó á aquella corte desde Lisboa al marqués de Almodovar don Pedro Francisco Suárez de Góngora. Era el principal encargo del nuevo embajador preparar sagazmente las cosas de modo que el gobierno inglés reclamase la mediación de Carlos III; mediación que el gabinete francés estaba por su parte en aceptar y sobre lo cual se seguía una secretísima correspondencia entre Florida Blanca y el conde de Vergennes, ministro de negocios estrangeros de Luis XVI. Las instrucciones que se dieron á Almodovar el 29 de mayo ponen en claro las ideas de la corte de Madrid y la sagacidad del ministro español. Eran de dos clases: ostensibles las unas, estaba autorizado el embajador para mostrarlas á los ministros franceses á su paso por París; pero las otras eran tan secretas, que hasta del conde de Aranda se le mandaba reservarlas.» Alejandro del Cantilo, Tratados, Convenios y Declaraciones de Paz y de Comercio que han hecho con las potencias extranjeras los monarcas españoles de la Casa de Borbón desde el año 1700 hasta el día (Madrid, 1843), pp. 558 & seqq. Este autor analiza minuciosamente la embajada de Almodóvar, citando interesantes documentos secretos.
  129. Es autor de Apuntamientos históricos, Diálogos políticos, de un Ensayo histórico sobre la Poesía Castellana y de varios tomos de Cartas. Escribió una Década epistolar sobre el estado de las Letras en Francia, importante obra de crítica literaria filosófica que adopta la forma epistolar y de diario de viajes; terminada en París año de 1780 y publicada bajo el seudónimo de Francisco María de Silva (Madrid, Sancha, 1781). En 1789 se publicaron en volumen las Oraciones que en la Academia Española, en la de la Historia y en la de San Fernando... dixo el Excmo. Sr. Duque de Almodóvar. Tradujo del francés la Histoire des deux Indes (1770) del abate Raynal —adaptándola, corrigiéndola y ampliándola en gran medida— y la publicó como Historia política de los establecimientos ultramarinos de las naciones europeas (Madrid, 1784, en 5 tomos) bajo el seudónimo de Eduardo Malo de Luque, anagrama de su título ducal. En esta obra, sus aportaciones originales más importantes versan sobre la constitución inglesa, la Compañía Inglesa de las Indias Orientales, el estado actual de Francia, la historia y estado actual de Rusia y —con gran extensión— sobre las Filipinas. Según su plan, la Historia iba a llenar doce volúmenes, pero parece que el conde de Floridablanca prohibió su continuación por difundir información reservada. Véase Ovidio García Regueiro, "Ilustración" e intereses estamentales: Antagonismo entre sociedad tradicional y corrientes innovadoras en la versión española de la "Historia" de Raynal (Madrid, U. Complutense, 1982). El inquisidor e ilustrado Nicolás Rodríguez Laso trazó el retrato intelectual de su amigo el duque de Almodóvar al pronunciar su Elogio fúnebre en la Real Academia de la Historia. La recensión de este discurso incluida por Antonio Astorgano Abajo en su biografía de Laso puede verse en Cervantesvirtual.com.
  130. Perteneció como numerario a esta Real Academia desde el 4 de febrero de 1791 (posesión) y fue su IV director desde el 6 de enero de 1792 y hasta el fin de sus días. Catálogo de pinturas de la Real Academia de la Historia (Madrid, 2003), pp. 25-26.
  131. Electo en 1789. Members of the American Academy of Arts & Sciences: 1780-2012, p. 10.
  132. Desde 1789.
  133. José Miguel de Mayoralgo y Lodo, Conde de los Acevedos, «El linaje sevillano de Villacís», en Anales de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía, vol. IV (años 1996-97), pp. 7-51, p..
  134. La genealogía de esta duquesa de Almodóvar y condesa de Canalejas en Margarita Zabala Menéndez, Historia genealógica de los títulos rehabilitados durante el reinado de Don Alfonso XIII, t. VI (Logroño, San Martín, 2009), s.v. «San Petrillo, baronía de», pp. 323-328.
  135. AHN, Estado, leg. 3.475, n.º 8.
  136. Cuando ya era inminente el fin de la embajada del marqués de Almodóvar y aún la ruptura de relaciones diplomáticas entre ambas monarquías a causa de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos.
  137. C. Miguel Vigil, op. cit., p. 64-65, 58-59 de la ed. 1987. Este autor transcribe algunos documentos relativos al traslado obrantes en el ACR (pp. 199-211, 187-199 de la ed. 1987).
  138. Refiere el Diccionario de Madoz que en la iglesia parroquial de San Nicolás de Avilés, «al lado del Evangelio, se encuentran sepultos en un hermoso panteón incrustado en la pared, los restos del esclarecido Pedro Mendez [sic] de Avilés, adelantado de la Florida, y los blasones de su familia se ven esculpidos en el altar mayor. Encima de este panteón hay un arca de madera con otra interior de plomo que contiene el cadáver de una niña de 7 años, hija de los condes de Almodóvar y Canalejas, descendientes del adelantado de la Florida, cuyos restos fueron conducidos desde Londres, hallándose su padre de embajador en aquella cap.[ital]» Tomo de Oviedo o Principado de Asturias (Madrid, 1870), p. 61.
  139. Omitido por Ciriaco Miguel Vigil. Antonio Ramos le nombra por único hijo del duque que vivía al tiempo de escribir su obra (publicada en 1781).
  140. Entre otros, los fundados por María de Mompalau en 1664 y por Jacinto Roca en 1680. «El apellido Catalá se encontraba unido desde 1713 a la baronía de Alcazer y había emparentado con los Centelles (señores de las baronías de Torres Albes y Llombai en Valencia y de Centelles en Cataluña) y con los Valeriola (señores de Planes y Alcalá).» Pedro Ruiz Torres, op. cit., pp. 97 y 98, con remisión al ADV, sección Testamentaría de Almodóvar, sin catalogar.
    En el Archivo de la RAH, y al tomo D-27 de la Colección Salazar y Castro, fol. 152, obra una tabla genealógica de esta familia que empieza en Aymerico de Centelles y termina en Otger Catalá de Valeriola, comendador de la Orden de Montesa (citado en el texto), según consignan Baltasar Cuartero y Huerta y el Marqués de Siete Iglesias en su Índice, t. XIV, p. 355, § 24.710.
  141. En segundas nupcias, José Catalá de Valeriola casó con Luisa Ferrer, hija de Jerónimo Ferrer, señor de Daimuz y Cuartell, caballero de Santiago y comendador de Orcheta. Pedro Ruiz Torres, op.cit., p. 99. Para estos Ferrer, véase el trabajo de Francisco Pons Moncho «Diego Ferrer y Robles, V Senyor de Daimús», en el Llibre de Festes de Daimuz de 1987.
  142. La muerte de Baltasar Escrivá de Híjar y Monsoriu (1738) sin nombrar un heredero universal dejó a su hermana Mariana como depositaria temporal de la herencia.
  143. Su expediente de pruebas, formado en 1654, es el n.º 112 de los obrantes en el AHN.
  144. Frey don Otger Catalá de Valeriola y Mompalau (1634-1705) fue autor de un Libre de memories y calendaris de alte fets y fermats y en diferents persones en mon favor o de mes pares y para que quede memoria comensé io Don Otger Catalá segón deste nom, del habit de Montesa algunes coses antiges y altres modernes a 5 de Mars 1667 totsia a la machor onra y Gloria de Deu N. Sr. y la mare Santissima amen, manuscrito sin foliar que obra en el ADV, sección Testamentaría de Almodóvar.
    Según refiere Pedro Ruiz Torres, este opúsculo «proporciona una interesante información sobre el ascenso de esta familia en pleno siglo XVII. D. Otger Catalá fue nombrado caballero de las Órdenes Militares de Montesa y del Temple entre 1654 y 1658, albacea general de Montesa en 1664 y administrador del Común y carnicerías de la ciudad de Valencia en 1668. En 1653 se embarcó hacia Milán desde Alicante para formar parte del ejército de D. Vicente Monsoríu, general de Artillería, destinado a defender una ciudad sitiada en 1655 por los ejércitos de Francia, Saboya y Módena. El Marqués de Caracena, gobernador de Milán, le dio una compañía de Infantería en 1656, algunos de cuyos oficiales procedían de Alicante y Valencia. Previa licencia del Duque del Infantado regresó de Génova a Valencia en un viaje muy accidentado, casándose en octubre de 1656 con Dña. Ermenegilda Sanchís y heredando las administraciones de sus padres, con la importante herencia materna. No sólo reclamó los privilegios que le correspondían como caballero de Órdenes Militares y que su padre y abuelo habían obtenido, sino incluso el de Calificador del Santo Oficio, que había pertenecido a uno de sus abuelos. Se dedicó a comprar carnicerías del Común de la ciudad de Valencia, que luego arrendaba. Los cabreves hechos por estos años muestran que poseía bastantes tierras en dominio útil, sujetas a censos pagados principalmente al clero: al monasterio de San Miguel de los Reyes, al de Valldigna, etc. En 1670 pasó a su poder el marquesado de Quirra en Cerdeña, reclamado como herencia por su enlace con los Carroz de Centelles, y en 1695 el de Nules, disputado con éxito a los Duques de Gandía. Desde entonces D. Otger Catalá se llamó, al mismo tiempo, D. Gilaberto Carroz de Centelles.» Pedro Ruiz Torres, op. cit., pp. 98-99.
  145. C. Miguel Vigil, op. cit., p. 66, 60 de la ed. 1987.
  146. C. Miguel Vigil, ibíd. El real Despacho y el documento de 1806 obran en el ACR.
  147. El linaje de Castellví «se remontaba a D. Gaspar de Castellví, dueño de la villa de Carlet y de los lugares de Benimodo y Masalet, que en 1470 había otorgado capítulos matrimoniales con Dña. Magdalena de Vich y Juan, de otra antigua familia asentada en el País Valenciano durante la Reconquista. Uno de los descendientes, D. Jorge Castellví, consiguió en 1597 la sucesión por herencia de la baronía de Tous y del lugar de Terrabona, ostentando en 1600 el título de Conde de Carlet. La descendencia masculina de los Castellví emparentó con los Ximénez de Urrea (Condes de Aranda), con los Escrivá de Híjar y con los Idiáquez de Aragón, hasta que el título y los patrimonios acumulados pasaron al último varón sin descendencia directa, D. Joaquín Antonio Castellví, quien los transmitió a su sobrina la Duquesa de Almodóvar, nieta de una Castellví.» Pedro Ruiz Torres, op. cit., p. 98.
  148. Hijo de Joaquín de Castellví y Escrivá de Híjar, V conde de Carlet, y de Manuela Idiáquez. Su padre era hermano de la abuela de Josefa Dominga.
  149. «La duquesa murió en 1814 pero ya antes había ido perdiendo buena parte de los señoríos heredados de su tío el Conde de Carlet, aunque no todo este patrimonio, del que tanto ella como la testamentaría que fundó conservarían las propiedades poseídas en los términos realengos.» Pedro Ruiz Torres, op. cit., p. 106, n. 15.
    Este autor pone a la duquesa de Almodóvar como ejemplo de un sector de la nobleza valenciana que en el ocaso del Antiguo Régimen supo adaptarse «a las relaciones contractuales y mercantiles del primer capitalismo» y pudo así «diferenciar y salvar buena parte de su patrimonio agrario, separándolo del poder jurisdiccional en el proceso abolicionista» (p. 93-94). Se trataba de un sector nobiliario con escaso poder señorial (jurisdiccional), «con intereses frecuentemente opuestos a los grandes señores por su condición de oligarquía urbana, con una plataforma de poder y un patrimonio fundamentalmente localizado en los territorios realengos, y que experimentó una adaptación a la economía mercantil.» (p. 96).
  150. La genealogía del duque de Ciudad Real y de Almodóvar en Margarita Zabala Menéndez, Historia genealógica de los títulos rehabilitados durante el reinado de Don Alfonso XIII, t. VI (Logroño, San Martín, 2009), s.v. «San Damián, marquesado de» (pp. 160-167).
  151. Y en consideración de ello, fue «dispensado» (es decir: disuelto por el Tribunal de la Rota), según refiere C. Miguel Vigil, op. cit., p. 66, 60 de la ed. 1987. Probablemente por mal interpretar dicha palabra, algunas fuentes dicen que el matrimonio se contrajo con dispensa (de consanguinidad) o que el duque de Ciudad Real y la de Almodóvar eran primos, pero el lejano parentesco que tenían por la casa de Lences y por la del Arco no constituía impedimento.
  152. Nació el pretendiente el 2 de junio de 1755 en la casa de Llamas, de sus abuelos maternos, sita en la aldea de Casiellas y parroquia de San Miguel de Canero, concejo de Valdés. Hijo de Juan Matías Menéndez de Luarca Tineo y Queipo de Llano, señor de las mismas casas, natural de Luarca, y de Juana María Abella Fuertes y Castrillón, su mujer y prima 2.ª, natural de la citada casa de Llamas, hija de los señores de ella y de la torre de Brieves en la parroquia de Trevías, del mismo concejo, y de la casa de Abella en la villa capital del mismo. Nieto de Lope Matías Menéndez de Luarca y Tineo, natural y señor de la casa de Setienes, y de María Rosa Queipo de Llano y Sierra, de la casa de Santianes de Tuña, concejo de Tineo. Y biznieto de Juan Menéndez de Luarca y Tineo, señor de las casas de Luarca y Setienes, y de Gregoria de Navia Avilés y Flórez, hija de Diego de Avilés Hevia y Flórez, Señor de las casas de Bolgues y las Morteras y de Inés de Navia y Arango, su segunda mujer.
  153. Enunciados por el P. Patac (loc. cit.), quien además de los once nombrados en el texto menciona a Sancho, a Julián, a otra M.ª Luisa, a M.ª Amalia, a M.ª Gertrudis y a Pedro de Valdés e Inclán, que murieron niños.
  154. Se le formó asiento al fol. 336 del libro maestro de la Compañía del Ferrol. Expediente n.º 2.775 de los obrantes en el Museo Naval, n.º 3.370 del Catálogo de Válgoma.
  155. Creado caballero gran cruz por Decreto del 20 de febrero de 1816. Su expediente de pruebas de nobleza para ingresar en esta Orden fue aprobado el 28 de noviembre del mismo año y obra en el AHN, Estado, exp. 1667 de Carlos III. Extractado por Vicente de Cadenas y Vicent, Extracto de los expedientes de la Orden de Carlos 3.º (Madrid, Hidalguía, 1982), t. I, n.º 297, pp. 78-79.
  156. a b La abadía de San Juan de Cenero en el concejo de Gijón era un beneficio eclesiástico cuyo patronato y presentación estaba dividido en seis voces, pero desde el siglo XVII la casa de Valdés de Gijón había reunido la mitad y la ejercía en solitario. Para gozar del beneficio bastaba estar ordenado de menores, y con frecuencia se proveía a miembros muy jóvenes de la familia Valdés que, después de percibir las rentas durante unos años, renunciaban y obtenían dispensa para volver al estado laical y casarse (o ser militares). Cfr. Manuel Caballero Flórez, op. cit., ff. 60 r y v del ms., p. 55 de la ed. de Sanz.
  157. Se le formó asiento al fol. 489 del libro maestro de la Compañía del Ferrol; exp. n.º 2.908 del Museo Naval, n.º 3.522 del Catálogo de Válgoma.
  158. Pilar León Tello, Damas nobles de la reina María Luisa (Madrid, Dirección General de Archivos y Bibliotecas, 1965), p. 167. Su expediente de ingreso, sin fecha, obra en el AHN, Estado, leg. 7572, n.º 14. En la misma sección se conserva un expediente de 1759 sobre los sufragios y recogida de insignias de esta dama y de otras recientemente fallecidas (leg. 7.572, exp. 14).
  159. El 21 de febrero de 1801 el marqués elevó memorial a S.M. solicitando la preceptiva Real Licencia y adjuntando certificado de haberse otorgado capitulaciones matrimoniales. AHN, Consejos, leg. 10.025, a. 1801, exp. 5.
  160. Ingresó en esta Orden siendo niño: El 5 de mayo de 1787, según el Índice del Marqués del Rafal y el Conde de Vallellano, p. 71. Esta fecha corresponde con la de la Bula Pontificia de dispensa de edad. El nombramiento de «Caballero de Justicia de la Sagrada Religión de San Juan de Jerusalén» es del 16 de abril de 1789. Bula y título obran en el ACZ, sig. 327.5.
  161. Enunciadas por el P. Patac, ibíd., y por C. Miguel Vigil, op. cit., p. 81, 75 de la ed. 1987.
  162. C. Miguel Vigil, op. cit., p. 81, 75 de la ed. 1987.
  163. Nombrada el 19 de mayo de 1844. AHN, Estado, leg. 7567 n.º 22 y leg. 7572 n.º 1.
  164. Relacionan los hijos de este matrimonio el Marqués del Saltillo y el de Jaureguízar, op. cit., pp. 108-109.
  165. En 1858 era abogado del Colegio de Madrid en ejercicio con el n.º 439 y domicilio en la calle Lepanto n.º 4 de esta corte, según El indicador de Madrid, p. 130.
  166. Lista de los Sres. Socios del Ateneo Científico, Literario y Artístico de esta Corte en 20 de marzo de 1849, p. 7; Íd. íd. 1952, p. 9.
  167. S.M. le hizo merced de un hábito de esta Orden el 16 de enero de 1854 y le nombró caballero por título del 7 de agosto siguiente. Su expediente de pruebas es el n.º 303 de los obrantes en el AHN.
  168. a b Para estos Losadas, véase la Genealogía de la Torre fuerte de la Candaira en Candaira.es.
  169. Archivo Parroquial de San Sebastián (Madrid), lib. 70.º de Bautismos, f. 69v, ápud Matías Fernández, loc. cit.
  170. C. Miguel Vigil, op. cit., p. 82, 76 de la ed. 1987. El palacio de Bolgues, sito en la parroquia de Balduno, concejo de las Regueras, había sido cabeza del mayorazgo de Avilés Hevia, que comprendía además otros bienes en Santullano, Trasmonte, Morcín, Llanera y Biedes, varias casas en Oviedo y una capilla en el convento de Santo Domingo de esta ciudad. Lo fundaron por vía de mejora Gaspar de Avilés, regidor de Oviedo y alférez mayor del concejo de Miranda, y Catalina Alonso de Hevia, su mujer, mediante escrituras que otorgaron en Oviedo el 10 de agosto de 1547 y el 17 de abril de 1556. Los fundadores fueron padres del Canónigo Tirso de Avilés, autor de Armas y Linajes de Asturias. Los citados bienes de Valencia procedían del mayorazgo de Avilés-Canalejas, sin relación con las baronías de Ribarroja y Benilloba en el mismo reino, que pertenecieron a la suegra de Álvaro. El cesionario murió precisamente en Valencia cuando se encontraba visitando dichas propiedades.
  171. Marqués de Jaureguízar, op. cit. 1992, p. 108. Entre los libros del XI conde cabe citar Horas de Recreo, escrito en 1837-39 y El neófito y Ramiro el Joven, de 1843, pero la mayor parte de su obra permanece inédita.
  172. Desde una posición tradicionalista el XI conde de Canalejas intentó mantenerse leal a la reina. Es autor de una Composición a los días de nuestra legítima soberana Doña Isabel II de Borbón, publicada en Santiago de Compostela en 1836. Pero con el tiempo se hizo más desafecto a la causa isabelina.
  173. Obrantes en el ACZ, sig. 336.22.
  174. Cita esta Carta C. Miguel Vigil, op. cit., p. 84, 78 de la ed. 1987. Mientras vacaba el condado, en la GOE siguió figurando como titular el fallecido Pedro de Armada y Valdés (al menos hasta 1868).
  175. a b c José Miguel de Mayoralgo y Lodo, Conde de los Acevedos, Movimiento nobiliario de 1934.
  176. De este matrimonio nacieron Jesús de Quiroga y Losada, XII marqués de la Atalaya, también coronel de Artillería, y el famoso fotógrafo Diego de Quiroga y Losada, XI marqués de Santa María del Villar, mayordomo de semana del rey Alfonso XIII: sobrinos carnales de la condesa de Canalejas. Induce a confusión el hecho de que hubiera dos matrimonios Quiroga-Losada —y sendas familias de hermanos de estos apellidos— en dos generaciones inmediatas del mismo linaje. Varios genealogistas tienen a Carmen, la condesa de Canalejas, por hija de José María y de Joaquina, y hermana de Diego y de Jesús. Pero basta una sencilla estimación del tiempo en que nació para ver que no era hija, sino hermana, de José María: hija de Diego y de Carmen, como se indica en el texto.
  177. La genealogía de estos Quirogas, en Xenealoxia.org.
  178. Su esquela, en el ABC del 21, p. 95.
  179. Su esquela, en el ABC del 7 de marzo, p. 81.
  180. Descendientes de Edward Kindelan, 8.ª generación, § 189, en Reunionkindelan.16mb.com (la Wikipedia no enlaza a este sitio por considerarlo una web maliciosa).
  181. El diario ABC dio noticia de la petición de mano (en su número del 19 de abril, p. 78) y de la boda (el 26 de junio, p. 75).
  182. María Jesús Facal Rodríguez, «La integración de comerciantes mayoristas gallegos en redes financieras o bancarias en la segunda mitad del siglo XIX: Manuel Pérez Sáenz».
  183. Se celebró la boda en la parroquial de Nuestra Señora de la Paz del Soto de la Moraleja. Crónica en el ABC del 17 de febrero de 1978, p. 45.
  184. Falleció este señor el 6 de noviembre de 2009, siendo caballero en obediencia de dicha soberana Orden. Su esquela, en el ABC del 15, p. 87.
  185. La esquela de esta señora en el diario El Mundo del viernes 8 de marzo de 2013, p. 20.
  186. Su esquela en el ABC del 29 de mayo de 2014, p. 63.
  187. El legatario era primo tercero suyo tanto por Armada como por Losada, pero no descendía de los Quiroga, linaje del que provenía el pazo. En efecto, Ramón Gil González de Careaga era hijo segundo del fallecido Juan Gil y Armada, XIII marqués de Figueroa, alcalde de Santiago de Compostela, y de Pilar González de Careaga y Fontecha; nieto de Miguel Gil Casares y de Joaquina Armada y Losada, y biznieto de Juan de Armada y Valdés (citado entre los hijos de la X condesa de Canalejas), y de Ramona de Losada y Miranda, su mujer, XI marquesa de Figueroa, la cual era hermana de Carmen de Losada y Miranda, VIII marquesa de Santa María del Villar, bisabuela del causante (citada como suegra del XII conde de Canalejas). Además de esta doble consanguinidad, los Gil Casares habían enlazado repetidamente con los Pérez y los Armada. Un hermano del citado Miguel, Felipe Gil Casares (1877-1953), catedrático de Derecho, rector de la Universidad de Santiago y alcalde de la ciudad, diputado a Cortes y magistrado del Supremo, casó con Carmen Pérez Esteso, tía carnal de nuestro conde. Y un hijo de este matrimonio, el doctor José María Gil-Casares (1916-2009), casó con Carmen Rafaela Armada y Comyn, de los marqueses de Rivadulla.
    Legando el pazo de Vistalegre a un pariente lejano y ajeno a la línea por la que le tocaba este bien solariego, el XV conde de Canalejas pretería tanto a los hijos adoptivos de su hermano como a sus primos carnales y sobrinos segundos, a quienes había de pasar el título y que sí descendían de los Armada y Quiroga. Sobre el tipo sociológico del noble fin de race, véase Faustino Menéndez Pidal, La nobleza en España: ideas, estructuras, historia (Madrid, Fundación Cultural de la Nobleza Española, 2008), pp. 346 & seqq.
  188. Su esquela en Rememori.com. Sobre su fallecimiento y la historia del pazo, véase también «Luto en el Pazo de Vista Alegre», en el Faro de Vigo (14 de octubre de 2009). Este artículo sin firma está plagado de errores sobre la familia Canalejas (empezando por la denominación del título, pues habla de los «condes de Aldán»), pero parece fiable respecto a las transmisiones hereditarias.