infusión de las hojas y brotes de la planta del té
(Redirigido desde «Té (bebida)»)

El es la infusión de las hojas y brotes de la planta del té (Camellia sinensis).[1]​ La popularidad de esta bebida es solamente sobrepasada por el agua.[2]​ Su sabor es fresco, ligeramente amargo y astringente; este gusto es agradable para mucha gente.[3]

Tea remix.png
Servicio de té (arriba) y hebras a granel (abajo).
Valor nutricional por cada 100 g de té negro
Energía 1 kcal 4 kJ
Carbohidratos 0.3 g
 • Azúcares 0 g
Grasas 0 g
   • grasas omega-3 3 mg
   • grasas omega-6 1 mg
Proteínas 0
Agua 96.7 g
Cafeína 3 g
Magnesio 1 mg (0%)
Manganeso 0.2 mg (10%)
Fósforo 1 mg (0%)
Potasio 21 mg (0%)
% de la cantidad diaria recomendada para adultos.
Fuente: Base de datos de nutrientes de USDA.

El término «té herbal» se refiere comúnmente a infusiones de frutas o hierbas que no incluyen a la planta de té, tales como el mate, la manzanilla y la tila entre otros. En este último caso se prefiere la denominación «tisana» para nombrarlas y evitar confusión con el auténtico té.

La planta de téEditar

El té es la infusión preparada con las hojas secas molidas o brotes del arbusto Camellia sinensis en agua caliente.

El arbusto tiene muchas ramificaciones, de entre 1 y 2 metros de altura, y puede alcanzar, aunque muy raramente, incluso los 12 metros. Las hojas son siempre verdes, lanceoladas hacia adelante e incluso del revés u oblongo-ovadas, de unos 4 cm de ancho y entre 3 y 12 cm de largo, sobre las que destaca una fuerte nerviación. Las flores están en grupos de dos o tres o bien aisladas, de color blanco, inclinadas hacia abajo, y son aromáticas. Las flores de Camellia japonica son erguidas.

El arbusto ha crecido silvestre a lo largo de la historia en Extremo Oriente, aunque actualmente se cultiva en muchos otros lugares, incluso sobre terreno poco fértil utilizando terrazas.

Valor nutricionalEditar

Las sales minerales en el té son de sodio, potasio, y níquel. También contiene hierro, cobre, silicio, aluminio, magnesio, fósforo y calcio, aunque algunas de ellas pierden su solubilidad con el envejecimiento de las hojas.

Otro de los contenidos importantes del té es el flúor, conocido protector de los dientes. El aceite esencial destilado del té es de color amarillo y posee un fuerte olor, que es la causa de los aromas del té. Contiene el té derivados polifenólicos, como los flavonoides miricetina, quercetina y kaempferol[4]​ y taninos catéquicos.

Los componentes más conocidos del té, y los más apreciados por su efecto, son sin duda las bases xánticas, la principal de las cuales es la cafeína, aunque también contiene teofilina y teobromina. La presencia de vitaminas en el té es mínima, pero constituyen un enriquecimiento de la bebida, dado que contiene vitaminas A, B, C, E y P.

Se considera que el té con mayor cantidad de principios activos altamente benéficos para la salud humana es el té verde.

La cafeína constituye aproximadamente el 3% del peso seco del té, que se traduce en entre 30 mg y 90 mg por taza de 250 ml, dependiendo del tipo, marca, [5]​ y método de elaboración [6]​. Un estudio encontró que el contenido de cafeína de 1 g de té negro varió de 22 a 28 mg, mientras que el contenido de cafeína de 1 gramo de té verde varió de 11 a 20 mg, lo que refleja una diferencia significativa. [7]​ La astringencia en el té se puede atribuir a la presencia de polifenoles. Estos son los compuestos más abundantes en las hojas de té, que componen el 30-40% de su composición. [8]​ El té también contiene pequeñas cantidades de teobromina y teofilina, que son estimulantes, y xantinas similares a la cafeína. [9]

Debido a la contaminación ambiental moderna, el fluoruro y el aluminio también a veces se producen en el té.[10]​ Ciertos tipos de té de ladrillo hechos de hojas viejas y hojas caídas tienen los niveles más altos.[11]

El té negro no contiene nutrientes esenciales en contenido significativo, con la excepción del mineral dietético manganeso a 0.5 mg por taza o 26 % del valor diario.[12]​ Las hojas de té contienen diversos polifenoles, incluidos flavonoides, galato de epigalocatequina (comúnmente conocido como EGCG) y otras catequinas.[13][14]

Se ha sugerido que el té verde y negro puede proteger contra el cáncer[15]​ u otras enfermedades como la obesidad[16]​ o la enfermedad de Alzheimer,[17]​ pero no se ha demostrado de manera concluyente que los compuestos encontrados en el té verde tengan algún efecto en enfermedades humanas[18][19]​ Un estudio en humanos demostró que el consumo regular de té negro durante cuatro semanas no tuvo ningún efecto beneficioso en la reducción de los niveles de colesterol en la sangre.[20]

Físicamente hablando, el té tiene propiedades tanto de solución como de suspensión. Es una solución de todos los compuestos solubles en agua que se han extraído de las hojas de té, como los polifenoles y los aminoácidos, pero es una suspensión cuando se consideran todos los componentes insolubles, como la celulosa en las hojas de té.[21]

ProducciónEditar

 
Plantación de té en Malasia.

CultivoEditar

El té proviene principalmente de China continental, India, Sri Lanka, Taiwán, Japón, Nepal, Australia, Argentina y Kenia.

La planta de té se adapta mejor en climas tropicales y subtropicales, además necesita de lluvia aproximadamente 1250 mm por año, varios de los mejores sembradíos de té se encuentran a más de 1500 metros de altura, este factor hace que crezca más lento y las hojas intensifiquen su sabor.

Los cuatro tipos principales de té se distinguen según su procesamiento.

Las hojas del arbusto Camellia sinensis, si no son secadas apenas se recolectan, comienzan a oxidarse. Para prevenir este proceso de oxidación, se calientan con el objetivo de quitarles la humedad.

El arbusto es podado para que no supere los 2 metros de altura facilitando así la labor de recolección. A partir del tercer año, las hojas pueden cosecharse con rendimiento.

Las hojas de té se procesan para producir el té verde o negro. La fabricación del té negro comienza con el proceso de "desecado" de las hojas, sea en forma natural o con aire caliente. Luego del desecado, se hace pasar el material entre rodillos para exprimir los jugos y se golpea para romper las hojas. Después se ciernen y se fermentan para lograr la calidad del producto final. Entonces se seca, gradúa y clasifica el té fermentado para empaquetarlo. El té verde se prepara calentando las hojas, sea en platos calientes o con vapor. Las hojas se apisonan con el rodillo, se calientan y se apisonan otra vez, para lograr la calidad deseada.

La producción del té puede causar algunos desechos gaseosos de la operación de desecado. Estas emisiones tienen poca importancia, comparadas con las descargas de las calderas a carbón o petróleo que se utilizan para producir el vapor. Los desechos líquidos procedentes de las operaciones de limpieza son, igualmente, de poca importancia.

Variedades de téEditar

El método original para preparar bebidas de té es usar hojas de té frescas en agua caliente que se arrancan directamente del arbusto. El sabor del té cambia mucho dependiendo del tipo. Las hojas de té frescas no se pueden almacenar por mucho tiempo, ya que fermentan o se estropean por la acción de microorganismos no deseados. Por lo tanto, la fermentación y el secado dirigidos se desarrollaron para que el té sea almacenable. Dependiendo del procedimiento y del material de partida, se crean numerosas cualidades de sabor diferentes. Hoy en día, se distinguen cuatro formas tradicionales que se diferencian en el grado de oxidación:

  • Té blanco - llamado así porque los pelos en la parte inferior de las hojas dan a las hojas de té secas un color blanco plateado. Son hojas jóvenes (brotes nuevos del arbusto) que no se han oxidado; los brotes pueden haber sido protegidos del sol para evitar la formación de clorofila. Los brotes jóvenes se cosechan y secan (como el heno) y en muchos casos solo las mejores plantas son adecuadas para la producción de té blanco.
  • Té verde - sin oxidación. Un favorito en Asia, es así denominado porque las hojas se secan y son fragmentadas rápidamente después de ser recogidas. En la producción tradicional, después de la cosecha, el té se empapa en sartenes de hierro sobre el fuego y luego se seca. En la producción industrial, esto ocurre en grandes contenedores. El té hecho de estas hojas presenta un sabor más fresco que otros tipos de té. A causa de esto, el té verde generalmente no se sirve con leche ni azúcar. Algunos tipos de té verde son Zhū chá, Sencha y Gyokuro cuyo nombre (literalmente "rocío de jade") se refiere al color verde pálido de la infusión.
  • Oolong (烏龍茶), también llamado té azul. Tiene un grado de oxidación media entre los tés negros y los tés verdes. Sus hojas son fermentadas cerca de la mitad del tiempo empleado en el té negro. Los oolong son marchitados muy lentamente, y su proceso de oxidación es lento y sutil. Luego del cuarteado, el té desarrolla muchísimos compuestos aromáticos a flores y frutas que se verán reflejados en la taza[22]​ 紅茶, chino Hóngchá, Kōcha japonés
  • Té negro se conoce en Asia como té rojo.(紅茶, chino Hóngchá, Kōcha japonés)- oxidación completa. Da lugar a una infusión rojiza y oscura; el té negro es muy popular en los países occidentales.[23]

Es un té muy procesado y el que más contenido en teína posee. Después de que las hojas se escogen, se fermentan y se secan. Al igual que el té oolong, el proceso de oxidación no se detiene. Solo después de un tiempo prolongado, el té se termina de secar. El tamaño de las hojas determina la graduación de té negro. Las variedades comunes del té negro incluyen Ceilán, Assam, Darjeeling y Sikkim, considerados estos últimos por muchos los dos tés negros más finos.

Además de estos cuatro métodos de producción clásicos, hay otras especialidades menos comunes:

  • Té amarillo. Té semifermentado o fermentado parcialmente comparable al té azul o té oolong. Su sabor es similar al del té blanco y el verde. Es una especialidad producida solo en China en algunas regiones como la montaña Jun Shan en el lago Dongting, en la provincia de Hunan, y también en Huand Mountain en la provincia de Anhui. Es un té que se cosecha como el té blanco pero no se procesa inmediatamente después de la cosecha. Entonces hay una oxidación mínima. Es una de las especialidades de té más caras disponibles. A veces se asocia con el té verde.
  • Pu-erh (普洱茶), también llamado té rojo, es conocido en Asia como el té negro (黑茶, Heicha) y es de hecho también mucho más oscuro que el color del té negro europeo - en la copa, se parece más a colores como el café. Es un antiguo té verde que ha madurado desde varios meses a varios años. A diferencia de otros tés, que suelen tomarse tras su recolección, el proceso de fermentación de esta variedad puede durar de 2 a 60 años en barricas de roble, lo que hace que las hojas obtengan un color cobrizo y, por lo tanto, también la infusión.
  • Kukicha (茎茶), literalmente ‘té en rama’, también llamado «bōcha» (棒茶) o también conocido como «té de invierno», es una mezcla de tés hecha de peciolos, tallos y ramitas de té bancha (variedad común japonesa de té verde). Está disponible como té verde o en versiones más oxidadas. El «kukicha» tiene un sabor y aroma únicos, debido a incluir en su composición partes de la planta de té que se excluyen en otras mezclas. Es de color muy claro amarillo-verdoso.
  • Lapsang Souchong (正 山 小 种 o 烟 小 种). De origen de Fujian, China, Lapsang Souchong es un té negro que se seca sobre pino ardiendo, desarrollando así un fuerte sabor ahumado.
  • Té matcha (抹茶). Es un té verde molido empleado en la ceremonia japonesa del té.
  • Té turco. Es una forma de té negro, se produce principalmente al este de la costa del mar Negro. Es común beberlo muy caliente, se suele verter algo de azúcar de remolacha.
  • Té Darjeeling. Té que ha sido cultivado, desarrollado, producido, manufacturado y procesado en jardines de té de las áreas montañosas de la subdivisión de Sadar, solo áreas montañosas de la subdivisión de Kalimpong. Darjeeling es una denominación de origen.

Entre las variedades de té, las más conocidas son:

  • Té negro, té Darjeeling, té dianhong
  • Té verde, té gunpowder, té sencha, té li zi xiang, "rolling clouds special" de Yunnan Yunyin
  • Té blanco, té pai mu dan (té pai mudan o té bai mudan), té mi sum, té moli yinzhen (‘aguja de plata jazmín’).
  • Té oolong, té dongding oolong, té tieguanyin o té tikuanyin.
  • Té pu erh, té pu'erh tuocha, té del Palacio de Pu'erh
  • Té amarillo, té jun shan yin zhen, té meng ding huang cha, té hou shan huang cha, té huang cha mao jien, té huangshan mao feng.

Graduación de las hojasEditar

 
Dibujo de la planta del té.

Tanto en el té negro como en el verde, la graduación no tiene en cuenta la calidad del té sino el tamaño de las hojas.

  • leaf: té de hojas enteras.
  • broken: té de hojas rotas, es más sustancioso y fuerte que el «leaf» debido a los numerosos puntos de rotura. Se designa con la letra B. A este grado pertenecen BOP (broken orange pekoe) y FBOP (flowery broken orange pekoe).
  • fannings: trocitos que se obtienen luego de tamizar las hojas mecánicamente.
  • dust: es el té de molienda más fina. Se designa con la letra D. A este grado pertenecen D (dust) y PD (pekoe dust). Se usa para elaborar bolsitas de té.

TérminosEditar

  • OP (orange pekoe): noble, de hojas enteras
  • P (pekoe): vello blanco, de hojas pequeñas, más ordinarias que OP.
  • F (flowery): floral; gran contenido de brotes
  • Fluff: polvo de té; es amarillo y se obtiene aspirándolo durante la producción.
  • G (golden): gran contenido de brotes dorados de alta calidad
  • Tip: hojas que por su alto nivel de taninos se oxidan con un color claro o que, por su vello blanco, tiene un brillo plateado.
  • Tippy: té con una proporción elevada de puntas blancas o doradas
  • 1 (One): se usa para describir un tamaño diferente de las hojas del mismo grado.
  • F (fitness, cuando es la segunda F en la sigla): el mejor té.
  • S (special): cosecha antigua o muy especial
  • B (broken): hojas partidas

Ejemplo: FTGFOP (Fitnes Tippy Golden Flowery Orange Pekoe).[24]

Países con mayor producciónEditar

 
2017 producción

Datos en toneladas.[25]

Pais 2011 2012 2013 2014
  China 1 274 984 1 375 780 1 467 467 1 744 431
  India 987 000 972 700 991 180 1 028 098
  Kenia 345 800 314 100 399 000 401 900
  Sri Lanka 318 700 290 000 282 300 348 288
  Turquía 198 046 198 601 235 000 235 666
  Vietnam 173 500 185 700 198 466 219 714
  Irán 165 717 165 717 165 717 165 717
  Indonesia 150 851 146 440 150 000 142 400
  Argentina 80 142 71 715 88 574 96 572
  Japón 96 500 86 000 85 000 95 012

Otras infusiones llamadas téEditar

Existen diversas mezclas de algún tipo de té con otros elementos, ya sean especias, frutos u otros ingredientes. Ejemplos de esto son el té con hierbabuena y el té tailandés.

Existen también infusiones que no contienen entre sus componentes a la planta del té, que sin embargo llevan el nombre. Un ejemplo de estos casos es el té rooibos que es una infusión de la planta rooibos (Aspalathus linearis), de origen sudafricano y el mate, infusión popular en Sudamérica.

El Chong cha (虫茶) - literalmente té gusano,[cita requerida] se obtiene de los excrementos de las orugas Aglossa dimidiata y se usa como producto medicinal en China.[26]

Preparación del téEditar

Al preparar la bebida de té, existen variantes regionales muy diferentes, que producen diferencias claras en el sabor. El método preferido depende del tipo de té disponible y de los hábitos tradicionales y gustos de la población, que se difundieron con el comercio o la fabricación. Al igual que el cacao y el café, la Europa continental a menudo adoptó las costumbres de las naciones que trajeron estos productos mediante el comercio. En Europa occidental y central se suele usar casi exclusivamente la llamada preparación inglesa, un método que se distribuyó durante la época colonial británica junto con el té comercializado. En el sur y el este de Europa, la preparación inglesa es complementada o reemplazada por influencias orientales. En los antiguos países coloniales, incluida América del Norte, la preparación al modo inglés también es común. Las culturas sin un pasado colonial o con su propio cultivo de té generalmente tienen sus propias formas de preparación.

Proceso de escaldadoEditar

Los tés negros fuertes casi siempre se preparan con agua hirviendo; para los tés verdes y los tés semifermentados así como para los tés negros finos pueden ser preferidas temperaturas de 65 a 90 °C, por lo cual se preservan mejor las sustancias contenidas y el sabor. Algunos tés verdes japoneses se preparan a 50 °C o menos. En la preparación inglesa siempre se usa agua caliente, nunca agua hirviente. Sin embargo, el té también libera muchas de sus sustancias en agua fría y en alcohol, pero en este caso los procesos químicos tienen lugar más lentamente y conducen a un resultado que diverge significativamente de los sabores familiares. La medicina china conoce numerosos usos para té preparado de este modo cuya utilidad no está confirmado. De acuerdo con la opinión que prevalece, independientemente de la temperatura de elaboración, únicamente se producen bebidas de té ordinarias que difieren en el sabor. También las recetas tradicionales de té helado preparan primero té caliente para enfriarlo más tarde.

Cuánto tiempo las hojas de té se dejan reposar en el agua no puede especificarse de manera uniforme y fluctúa, dependiendo de la variedad de té, entre 20 segundos y 5 minutos. Dependiendo de esta duración, el efecto estimulante del té varía, y hay diferentes teorías sobre los efectos en el ser humano en función del tiempo en el que se deja reposar el té. Existe una sólida evidencia que la cafeína entra en la solución desde el principio, pero varias otras sustancias solamente después de 2 o 3 minutos. Aún no se ha aclarado completamente si un té que se deja reposar más de dos minutos tiene un efecto calmante o solamente un efecto estimulante menos pronunciado, ya que aquí varios efectos se complementan. Los polifenoles, que se disuelven lentamente, convierten la cafeína en una forma insoluble en agua, por lo que al aumentar el tiempo de infusión la proporción de cafeína fisiológicamente activa disminuye. Pero también el aminoácido teanina, que tiene un efecto calmante, se disuelve en el té solamente después de unos minutos[27]​. Cuál de los efectos predomina todavía no ha sido investigado suficientemente. En una jarra de vidrio se pueden observar los cambios del té: algunas hojas flotan en el suelo, otras en la superficie. Finalmente, las hojas superiores comienzan a hundirse, mientras que las inferiores suben. Algunos autores afirman que éste es un buen momento para quitar las hojas.

Si se desea preparar un té muy estimulante, se puede usar una gran cantidad de hojas de té que se dejan reposar solamente durante un periodo corto. Las típicas mezclas fuertes de desayuno con hojas pequeñas (gran superficie) están diseñadas para este uso. Durante la producción de una bebida de té en cafeteras convertidas (teteras eléctricas, especialmente en América del Norte) el escaldado disuelve sobre todo la cafeína. Por varias razones, la preparación en tetera eléctrica provoca una fuerte modificación del sabor, entre otros por el uso simultáneo de diferentes variedades de té en la misma máquina, así como por problemas técnicos en la limpieza.

Variantes de preparaciónEditar

El té verde generalmente se bebe solo; una excepción bien conocida es el té de menta marroquí basado en el té verde gunpowder, al que se agrega mucho azúcar. En diferentes regiones se añaden tradicionalmente diversos aditivos al té negro, como en Inglaterra y la India la leche (especialmente en tés aromatizados como Earl Grey o el té chai de India), en la Frisia Oriental, crema, en Mongolia y el Tíbet, mantequilla, en Rusia y Georgia, mermelada, jaleas o frutas en almíbar. La costumbre de añadír jugo de limón o un poco de ralladura de cáscara de limón proviene de Rusia y también se aprecia por algunos aficionados del té en Europa occidental. La más común es la adición de los edulcorantes azúcar y miel. El azúcar candi blanco o el azúcar de caña moreno, también el azúcar candi moreno se consideran particularmente adecuados. Estos últimos se utilizan principalmente para infusiones de hierbas o tés aromatizados.

Con la tetera de dos piezas (çaydanlık), que es común en Turquía, el té se puede servir como té flojo (açık çay) o té fuerte (demli çay), dependiendo del gusto.

En Alemania, solo en Frisia Oriental se formó una propia cultura del té. Aquí se bebe tradicionalmente té fuerte (sobre todo el Ostfriesentee empaqueteado en Frisia Oriental) con crema líquida y Kluntjes (azúcar candi). Tradicionalmente, éste no se remueve, por lo que el sabor cambia de amargo a dulce y cremoso.

Té cristalizadoEditar

Es una variante en la preparación del té en el que se consiguen cristales de té que luego se disuelven para poder beberlo. «Para esto se cogen las hojas de té y se preparan en frío durante 8 o 10 horas. Una vez que se obtiene la infusión, se filtran las hojas y se someten a un proceso de deshidratación muy suave para reducir el té a un cristal. Luego, solo hay que disolver los cristales en agua fría o caliente.»[28]

Dureza del aguaEditar

Generalmente, se prefiere agua blanda. Con los altos estándares actuales de agua, el agua del grifo se puede utilizar en casi todas las partes en Alemania. Cuando se ve afectado por la cal o el cloro a veces se utilizan filtros de agua. También se usa agua comercial embotellada. El agua que contiene minerales conduce a una turbidez más rápida y a un cambio en el sabor de la bebida. La cantidad de hojas de té que se necesita para la preparación aumenta con la dureza del agua, aunque el uso más generoso de hojas no puede compensar los cambios que el sabor sufre por los minerales disueltos. En regiones con agua muy calcárea, se forma una película en el té y el sabor a veces se percibe como inferior. Esto vale especialmente para tés con menos ácido tánico como el té Darjeeling, mientras que, por ejemplo, los tés Assam o Ceylón son menos sensibles al agua dura.

Juegos de téEditar

En casi todas las culturas, el té se prepara en recipientes especiales, en jarras, ollas, vasijas de cerámica o madera, que a menudo tienen formas típicas de la cultura y se consideran artesanía en muchos lugares. El té se bebe en recipientes más pequeños, como cuencos, tazas y vasos. En la preparación inglesa generalmente se usan una tetera y tazas de té que son parte de un juego, pero también es común la preparación directemante en la taza y o el vaso sin usar una tetera, forma de preparación que domina, entre otros, en la gastronomía. En el ejército o en expediciones, el té a menudo se prepara con vajilla más liviana de metal o plástico.

En cualquier caso, para cualquier bebida de té, el enfriamiento dará como resultado cambios en el sabor y un enturbiamiento que no se pueden revertir al recalentar. El enturbiamiento se debe a minerales, taninos, aceites, cafeína y otras sustancias, que sufren reacciones químicas complejas entre sí y provocan un cambio masivo en la composición de la bebida. En té que se mantiene caliente, el enturbiamiento aparece más tarde y siguiendo otros órdenes, pero a más tardar después de dos a seis horas conduce a cambios significativos. Mantener el calor es más fácil con teteras de gran volumen con tapas, que a menudo se precalientan con agua hirviendo. Igual que las cafeteras, las teteras son de porcelana u otros materiales cerámicos o de vidrio; también están extendidos acero inoxidable, hierro fundido, chapa esmaltada o latón. Para mantener el calor, a menudo se usan envolturas para teteras, velas de té o un calentador para teteras.

Para el suministro masivo, el té se puede cocinar en grandes ollas, que se enfrían más lentamente debido a su gran volumen. El té preparado directamente en la taza (ver bolsita de té) es el más sensible al enfriamiento y se consume inmediatamente después de alcanzar la temperatura de consumo aconsejada.

El té es una bebida aromática y deja huellas de su sabor en el recipiente. En particular, los recipientes de material poroso (vajilla de barro sin vidriar) pueden absorber sabores y luego volver a emitirlos a sus contenidos. Por lo tanto, tales contenedores se usan a menudo exclusivamente para la preparación de té, a veces solo para la preparación de una variedad especial. A veces este efecto es deseado y se recomienda limpiar la tetera solo esporádicamente. Las superficies lisas tales como las tienen los juegos de té de porcelana permiten una limpieza mejor, de modo que este efecto no se produce. Los recipientes hechos de metal pueden emitir un sabor "metálico" al té[29]​.

Tipos de teteras más comunesEditar

Tetera Yixing

Tetera de cerámica

Tetera de Porcelana

Tetera Japonesa

Tetera de hierro

Tetera de Plata

Tetera de Vidrio

Tazas más comunesEditar

Gaiwan

Gong Fu

Chawan

Kulhar

Almacenamiento del téEditar

El aroma del té es sensible, cambia en un almacenamiento inadecuado y el té absorbe los olores extraños rápidamente. Por lo tanto, las hojas de té a menudo se almacenan en contenedores cerrados en un lugar fresco, oscuro y seco. Óptimas (porque son pobre en depósitos de aire), aunque no tan estéticas como las latas finas, son bolsas de té bien enrolladas. Al usar latas, los efectos del envejecimiento llegan más rápidamente: los aceites esenciales responsables del aroma van disminuyendo y el sabor del té parece enmohecido. Después de abrir el paquete, el té debe consumirse en aproximadamente diez semanas. Sin embargo, en los paquetes todavía cerrados, se considera fresco por hasta tres años después de la cosecha. El té seco se puede almacenar casi indefinidamente, siempre que se toleren los cambios de sabor relacionados con la edad. El contenido de cafeína prácticamente no cambia por el almacenamiento.

El té a menudo se mantiene separado de todo tipo de especias, aromas y olores de cocina, ocasionalmente en pequeños armarios o en un cofre. El vapor subiendo desde la cocina o del fregadero también daña el aroma del té.

HistoriaEditar

 
Servicio de té de oro y esmalte.

El té en sus múltiples presentaciones es la tercera bebida más popular del mundo después del agua y el café. La costumbre de servir hojas de la planta del té (Camellia sinensis) para conferir un buen sabor al agua hervida se utilizó por primera vez en China hacia el año 250 a. C. y desde ese momento se ha expandido a casi todas las regiones del mundo con una gran aceptación de los consumidores.

Consumido inicialmente como un tónico medicinal, la popularidad del té fue creciendo hasta convertirse en una bebida mística que desarrolló nuevas tradiciones y rituales para su consumo. El té fue tan importante para la cultura china que incluso tuvo su Edad de Oro -durante la dinastía Tang- y su libro sagrado, el Cha Sing o Arte Clásico del Té,[30]​ en el que se detallan de manera poética las diferentes técnicas y formas de prepararlo. Otra contribución del té fue el desarrollo de la cerámica en China, con el propósito de desarrollar utensilios para su consumo que caracterizaran y diferenciaran la riqueza de la gente que los poseía.

Leyendas sobre el origen de la bebidaEditar

Según la leyenda popular china, el descubrimiento del té fue una maravillosa coincidencia. Su descubrimiento se atribuye al erudito emperador chino Shen Nung, quien durante su mandato ordenó como obligatorio hervir toda el agua destinada para el consumo humano. Un día, mientras descansaba a la sombra de un árbol de té silvestre, una ligera brisa de verano agitó las ramas del árbol, desprendiendo varias hojas de sus ramas. Por buena fortuna, las hojas cayeron en el agua que estaba hirviendo. La infusión adquirió entonces un aroma agradable, que despertó la curiosidad del monarca por probar tal mezcla. La bebida, deliciosamente refrescante y reconstituyente, le cautivó instantáneamente.

La religión budista por su parte, atribuyó el descubrimiento del té al monje Bodhidharma ―fundador de la forma de budismo Zen―, quien lo usaba como tónico medicinal y reconfortante durante sus viajes. Hoy en día, India es el segundo mayor productor de té a nivel mundial, a la vez que los tés de las regiones indias de Darjeeling y Assam son reconocidos como los más finos del mundo.

La ruta del té y los caballosEditar

La ruta del té y los caballos fue una ruta comercial entre Lhasa (en el Tíbet) y la zona productora de té en Sichuan (en China).[31]​ Esta ruta que cruza la meseta del Tíbet, supera en algunos pasos alturas de 5000 metros sobre el nivel del mar. La ruta transportaba el té hacia Lhasa. En el sentido contrario la realizaban con caballos. Estuvo activa hasta mediados del siglo XX. El primer tramo de la ruta entre Ya'an y Kangding en China, donde el té era transportado por porteadores, requería unos 20 días. Las cargas transportadas superaban frecuentemente el peso del propio porteador. Hombres y mujeres llevaban hasta 135 kilogramos. Ancestralmente cada kilogramo de té transportado era recompensado con un kilogramo de arroz.

En Kangding, a unos 2550 metros sobre el nivel del mar, el té era cocido y envuelto en paquetes impermeables, protegidos con piel de yak, cargados en caravanas que demoraban tres meses en llegar a Lhasa.

Según antiguas tradiciones, la afición de los tibetanos por el té se remonta al siglo VII de nuestra era, introducido por la esposa china del monarca tibetano. El té utilizado en el Tíbet es la variedad más rústica de la planta del té. En efecto los bloques de té enviados se preparan, hasta nuestros días, con los tallos, las ramas y las hojas más grandes, lo que lo hace más amargo.

A partir del siglo XVIII los ladrillos de té se convirtieron en moneda de cambio, en el siglo XII el comercio alcanzaba anualmente millones de kilos para cambiarlos por unos 25.000 caballos para el ejército chino.

Popularización de la bebida en OccidenteEditar

 
Puesto de venta de té en una feria en Navarcles, España.

El té entró en contacto con los europeos por primera vez en la India, cuando los portugueses llegaron a ella en 1497, ya que en la India el uso del té estaba muy extendido.[cita requerida] El primer cargamento de té debió llegar a Ámsterdam (Países Bajos) hacia 1610, por iniciativa de la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales. En Francia no apareció la nueva bebida hasta 1635 o 1636. En Inglaterra, el té negro llegó a través de Países Bajos y de los cafeteros de Londres que lo pusieron de moda hacia 1657. El consumo de té solo adquirió notoriedad, en Europa, en los años 1720-1730. Empieza entonces un tráfico directo entre China y Europa. Para este momento, aún el consumo en Europa era mínimo y casi exclusivo de los Países Bajos e Inglaterra. Francia consumía muy poco, Alemania prefería el café y España era aún menos aficionada. Pero, con el tiempo y con la ayuda de los comerciantes europeos, el té llegó a todo el mundo, tanto para su cultivo como para su consumo.

En Inglaterra llegó a todas las clases sociales, pobres y ricos lo bebían. Incluso se dice que reemplazó a la ginebra (muy requerida por las clases bajas inglesas). Hoy, tomar té es una de las características del Reino Unido.

El té helado es una de las formas más populares en que se consume la bebida. Se ha marcado como fecha de «invención» el año 1904, en la feria de San Luis. Esto fue escrito en un artículo de The New York Times de 1961. Sin embargo, Johann Georg Kohl ya había descrito este uso de la bebida en 1842 al escribir la manera en que los rusos conservaban hielo del invierno para utilizarlo durante el verano.[32]

En 1904, gracias a Thomas Sullivan se populariza la bolsa de té. Ésta pretendía solo indicar la dosis para una taza, requiriendo abrirla para usar su contenido. Sin embargo, los clientes vieron la conveniencia de utilizar las bolsas mismas como parte de la preparación del té. Al modo en que se acostumbra actualmente. Este simple producto sufrió diversas modificaciones y no fue sino hasta 1964 que aparece la bolsa de té que encontramos actualmente en venta.[33]

 
Casa de té en la ciudad de Mar del Plata (Argentina).

En la República Argentina «se iniciaron las plantaciones en el año 1923, en la zona de Tres Capones, Provincia de Misiones, con semillas traídas desde Georgia (nación perteneciente a la Unión Soviética hasta el año 1991). En la década de 1930, el cultivo se extendió a las localidades de Loreto y Puerto Bemberg en la provincia de Misiones y Playadito en la provincia de Corrientes»[34]​ y luego se sumaron las plantaciones de la provincia de Córdoba.

Cabe destacar que Argentina es la principal exportadora de té a los Estados Unidos de América.[35]

EtimologíaEditar

El carácter chino para té es y tiene pronunciaciones diferentes en distintas lenguas chinas. La mayoría de éstas lo pronuncian de modo cercano a «cha» (en chino mandarín se pronuncia [chá]), pero en chino min (hablado en la costa central de China y en el sureste asiático) se pronuncia . Son estas dos pronunciaciones de la palabra china para té las que han sido usadas en otros lenguajes alrededor del mundo y revelan dónde fue que estas naciones adquirieron la cultura del té.[36]

Derivados de Editar

Idioma Nombre Idioma Nombre Idioma Nombre Idioma Nombre Idioma Nombre
Afrikaans tee Armenio occidental թեյ [tey] Euskera te Catalán te Checo o thé (1)
Danés te Neerlandés thee Inglés tea Esperanto teo Estonio tee
Feroés te Finés tee Francés thé Frisio Occidental tee Gallego
Alemán Tee Griego τέϊον [téïon] Hebreo תה [teh] Húngaro tea Islandés te
Indonesio teh Irlandés tae Italiano , thè or the Javanés tèh Khmer តែ [tae]
Latín thea Letón tēja Leonés Limburgués tiè Bajo alemán Tee [tʰɛˑɪ] o Tei [tʰaˑɪ]
Malayo teh Malayalam തേയില [Thēyila] Maltés Noruego te Occitano
Polaco herbata(2) Canarés ಚಹಾ [Cahā] Gaélico escocés , teatha Cingalés තේ [] Español
Escocés tea [tiː] ~ [teː] Sondanés entèh Sueco te Tamil தேநீர் [theneer] (3) Télugu తేనీరు theneeru
Galés te Rumano Ceai Taiwanés / Ho-lo / Hokkien 茶 []

Notas:

  • (1) o thé, sin embargo esta expresión es un arcaísmo; desde el inicio del siglo veinte čaj es usado para en checo.
  • (2) Del latín herba thea.
  • (3) Neer significa agua; theyilai significa hoja de té (ilai = hoja).

Derivados de taEditar

Idioma Nombre Idioma Nombre
Japonés だ [da], た [ta] (1) Coreano 다 [da] (1)

Notas:

  • (1) Cha es una pronunciación alternativa para en japonés y coreano.

Derivados de chaEditar

Idioma Nombre Idioma Nombre Idioma Nombre Idioma Nombre Idioma Nombre
Asamés চাহ [sah] Bangla চা [cha] Kapampangan cha Cebuano tsa Inglés cha or char
Guyaratí ચા chā Japonés ちゃ [cha], さ [sa] (1) Canarés ಚಹಾ [chahā] Khasi sha Konkaní चा [chā]
Coreano [cha] (1) Kurdo ça Lao ຊາ [saa] Malayalam chāyā Maratí चहा [chahā]
Oriya ଚା [cha] Persa چا [chā] Punyabí ਚਾਹ [chāh] Portugués chá Sindhi چانهه [chahen]
Somalí shaah Sylheti sa Tagalog tsaa Tailandés ชา [cha] Tibetano ཇ་ [ja]
Vietnamita trà y chè (2)

Notas:

  • (1) Las pronunciaciones principales de en Corea y Japón son cha y ちゃ cha, respectivamente. (El japonés ocha (お茶) es honorífico.) Éstas están conectadas con las pronunciaciones en las capitales de las dinastías Song y Ming.
  • (2) Trà y chè son variantes para la pronunciación de ; la última es pronunciada mayormente en el norte de Vietnam y se usa para el té preparado con hojas recién cortadas.

Derivados de chayEditar

Idioma Nombre Idioma Nombre Idioma Nombre Idioma Nombre Idioma Nombre
Checheno чай [chay] Albanés (Tosk) çaj Amhárico ሻይ [shai] Árabe شاي [shāy] Arameo ܟ݈ܐܝ [chai]
Armenio oriental չայ [chāi] Azerí çay Bosnio čaj Búlgaro чай [chai] Croata čaj
Checo čaj Inglés chai Finés tsai, tsaiju, saiju o saikka Georgiano ჩაი [chai] Griego τσάι [tsái]
Hindi चाय [chāy] Kazajo шай [shai] Kirguís чай [chai] Kinyarwanda icyayi Ladino צ'יי [chai]
Macedonio чај [čaj] Malayalam ചായ [chaaya] Mongol цай [tsai] Nepalí चिया [chiyā] Pastún چای [chai]
Persa چای [chāī] (1) Rumano ceai Ruso чай [chai] Serbio чај [čaj] Eslovaco čaj
Esloveno čaj Suajili chai Tayiko чой [choy] Tártaro çäy Tlingit cháayu
Turco çay Turcomano çay Ucraniano чай [chai] Urdu چائے [chai] Uzbeko choy

Notas:

  • (1) Derivado de la pronunciación antigua چا cha.

Efectos sobre la saludEditar

Se argumenta que el consumo de té (especialmente verde) es benéfico para la salud por contener antioxidantes, flavanoles, flavonoides, catequinas y polifenoles.[2]​ Debido a sus catequinas, el té tiene propiedades anti-inflamatorias y neuroprotectoras; puede ayudar en la regulación del apetito y por su afinidad con los receptores canabinoides puede disminuir el dolor y la náusea, sirviendo también como calmante.[37]

El consumo del té verde está asociado con una disminución del riesgo de problemas de salud entre los adultos mayores tales como: infartos, deterioro cognitivo leve, osteoporosis[38]​y demencia[39]​.

El té contiene L-teanina, una sustancia relacionada con un estado mental calmado en humanos, un estado similar al que se encuentra entre los practicantes de meditación.[40]


MisceláneaEditar

ReferenciasEditar

  1. Martin, Laura C. (2007). Tea: The Drink that Changed the World. Tuttle Publishing. p. 8. 
  2. a b McKay, Diane L.; Blumberg, Jeffrey B. (2002). «The Role of Tea in Human Health: An Update». Journal of the American College of Nutrition (Hinsdale, Illinois: American College of Nutrition) 21 (1): 1-13. Archivado desde el original el 15 de enero de 2012. Consultado el 4 de marzo de 2012. 
  3. Ody, Penelope (2000). Complete Guide to Medicinal Herbs. New York, NY: Dorling Kindersley Publishing. p. 48. ISBN 0-7894-6785-2. 
  4. Moraes-de-Souza, R. A.; Oldoni, T. L. C.; Regitano-d'Arce, M. A. B.; Alencar, S. M. (2008). «Antioxidant activity and phenolic composition of herbal infusions consumed in Brazil». Ciencia y Tecnología Alimentaria 6 (1): 41-47. ISSN 1135-8122. Archivado desde el original el 12 de marzo de 2020. Consultado el 12 de marzo de 2020. 
  5. Weinberg, Bennett Alan; Bealer, Bonnie K. (2001). The World of Caffeine: The Science and Culture of the World's Most Popular Drug. Routledge. p. 228. ISBN 0-415-92722-6. 
  6. Hicks, M. B.; Hsieh, Y-H. P.; Bell, L. N. (1996). «Tea preparation and its influence on methylxanthine concentration». Food Research International 29 (3–4): 325-330. doi:10.1016/0963-9969(96)00038-5. Archivado desde el original el 3 de febrero de 2013. Consultado el 30 de octubre de 2017. 
  7. Chatterjee, A.; Saluja, M.; Agarwal, G.; Alam, M. (2012). «Green tea: A boon for periodontal and general health». Journal of Indian Society of Periodontology 16 (2): 161-7. PMC 3459493. PMID 23055579. doi:10.4103/0972-124X.99256. 
  8. Harbowy, Matthew E.; Balentine, Douglas A.; Davies, Alan P.; Cai, Ya (1997). «Tea Chemistry». Critical Reviews in Plant Science. doi:10.1080/713608154. 
  9. Graham, H. N. (1992). «Green tea composition, consumption, and polyphenol chemistry». Preventive medicine 21 (3): 334-50. 
  10. Ho, Mae-Wan (22 de enero de 2007). Institute of Science in Society, ed. «Fluoride in Tea» (en inglés). Archivado desde el original el 8 de julio de 2017. Consultado el 15 de marzo de 2020. 
  11. Fung, K. F.; Zhang, Z. Q.; Wong, J. W. C.; Wong, M. H. (1999). «Fluoride contents in tea and soil from tea plantations and the release of fluoride into tea liquor during infusion». Environmental Pollution 104 (2): 197-205. doi:10.1016/S0269-7491(98)00187-0. 
  12. Condé Nast / United States Department of Agriculture (ed.). «Tea, brewed, prepared with tap water [black tea] Nutrition Facts & Calories» (en inglés). Archivado desde el original el 11 de julio de 2010. Consultado el 15 de marzo de 2020. 
  13. Ferruzzi, M. G. (26 de abril de 2010). «The influence of beverage composition on delivery of phenolic compounds from coffee and tea». Physiology & Behavior 100 (1): 33-41. PMID 20138903. doi:10.1016/j.physbeh.2010.01.035. Consultado el 15 de marzo de 2020. 
  14. Williamson, G.; Dionisi, F.; Renouf, M. (2 de mayo de 2011). «Flavanols from green tea and phenolic acids from coffee: critical quantitative evaluation of the pharmacokinetic data in humans after consumption of single doses of beverages». Molecular nutrition & food research 55 (6): 864-73. PMID 21538847. doi:10.1002/mnfr.201000631. 
  15. Yang, Chung S.; Chen, Gang; Wu, Qing (2014). «Recent scientific studies of a traditional Chinese medicine, tea, on prevention of chronic diseases». Journal of traditional and complementary medicine 4 (1): 17-23. PMC 4032838. PMID 24872929. doi:10.4103/2225-4110.124326. 
  16. Meydani, M.; Hasan, S. T. (8 de julio de 2010). «Dietary polyphenols and obesity». Nutrients 2 (7): 737-51. ISSN 2072-6643. doi:10.3390/nu2070737. Archivado desde el original el 13 de mayo de 2012. Consultado el 15 de marzo de 2020. 
  17. Darvesh, A. S.; Carroll, R. T.; Bishayee, A.; Geldenhuys, W. J.; Van der Schyf, C. J. (2010). «Oxidative stress and Alzheimer's disease: dietary polyphenols as potential therapeutic agents». Expert review of neurotherapeutics 10 (5): 729-45. ISSN 1473-7175. OCLC 805100395. doi:10.1586/ern.10.42. 
  18. National Center for Complementary and Integrative Health, U.S. National Institutes of Health, ed. (2005). «Green Tea» (en inglés). Archivado desde el original el 2 de abril de 2015. Consultado el 25 de octubre de 2014. 
  19. Food and Drug Administration, U.S. Department of Health and Human Services (ed.). «Summary of qualified health claims subject to enforcement discretion. Green tea and cancer» (en inglés). Archivado desde el original el 14 de diciembre de 2014. Consultado el 25 de octubre de 2014. 
  20. Troup, R.; Hayes, J. H.; Raatz, S. K.; Thyagarajan, B.; Khaliq, W.; Jacobs, D. R.; Key, N. S.; Morawski, B. M.; Kaiser, D.; Bank, A. J.; Gross, M. (2015). «Effects of black tea on blood cholesterol concentrations in individuals with mild hypercholeserolemia: A diet-controlled randomized trial». Journal of the Acadamy of Nutrition and Dietetics 115 (2): 264-271. PMC 4312726. PMID 25266246. doi:10.1016/j.jand.2014.07.021. Consultado el 15 de marzo de 2020. 
  21. «The Teatropolitan Times. Tea Chemistry» (en inglés). 21 de noviembre de 2008. Archivado desde el original el 21 de diciembre de 2016. Consultado el 16 de diciembre de 2016. 
  22. Bisogno, Victoria; Pettigrew, Jane (2014). «Capítulo 11: Té Oolong». Manual del Sommelier del Té. del Nuevo Extremo. ISBN 978-84-944268-0-3. 
  23. «Monografía sobre el té negro». http://es.globedia.com. Archivado desde el original el 4 de marzo de 2016. Consultado el 2 de septiembre de 2015. 
  24. Bisogno, Victoria (2014). «Capítulo 4: El té (conceptos técnicos)». Manual del Sommelier del Té. del Nuevo Extremo. p. 71. ISBN 978-84-944268-0-3. 
  25. Food and Agriculture Oraganization of the United Nations—Production en FAOSTAT
  26. Wen, Li-Zhang; Viejo Montesinos, José Luis; Cang, Xue-Bing; Shen, Zuo-Rui (2006). «Evaluación toxicológica del excremento de la oruga de Aglossa dimidiata (Haworth, 1809) (Insecta, Lepidoptera, Pyralidae) como bebida tradicional y medicinal en China». Boletín de la Real Sociedad Española de Historia Natural / Sección biológica 101 (1-4): 87-91. ISSN 0366-3272. Archivado desde el original el 5 de septiembre de 2011. Consultado el 5 de septiembre de 2011. 
  27. Schröder, Eva-Maria (mayo de 2011). «Die Wirkung von Coffein im Tee». Deutsches Tee-Institut (en alemán): 5. 
  28. Rizzo, C. «Té cristalizado, artículo del periódico digital 20 Minutos». Archivado desde el original el 20 de febrero de 2018. Consultado el 20 de febrero de 2018. 
  29. «Der Tee-Trip» (en alemán). 8 de septiembre de 2006. Archivado desde el original el 8 de septiembre de 2006. Consultado el 30 de octubre de 2017. 
  30. «Historia del té desde el año 500 hasta el 1000 d. C.», artículo publicado en el sitio web Té Innatia, archivado aquí.
    Un grupo de funcionarios y comerciantes chinos, contrataron al fino escritor Lu Yu (733-804) para que escribiera el primer libro sobre el té. Este famoso trabajo es conocido como Cha sing (‘arte clásico del té’) y se constituyó como el libro sagrado del té, recibe claras influencias de la filosofía zen, así como del taoísmo. Lu Yu describe poéticamente la forma de preparar el té y también propone un modelo de orden y armonía para la vida misma. Posteriormente esta filosofía sería introducida en Japón, por monjes budistas zen.
  31. Jenkins, Mark: artículo en la revista National Geographic en español, mayo de 2010.
  32. «When was iced tea invented?». Quezi.com. 11 de marzo de 2009. Archivado desde el original el 18 de junio de 2009. Consultado el 29 de junio de 2009. 
  33. Bloxham, Andy (13 de junio de 2008). «Tea bag to celebrate its century» (en inglés). Consultado el 19 de marzo de 2020. 
  34. Parra, Patricia. Ministerio de Economía y Producción [de Argentina]. Dirección Nacional de Alimentos, ed. «Te. Camellia sinensis L.». Archivado desde el original el 1 de junio de 2015. Consultado el 20 de abril de 2016. 
  35. «Té argentino al mundo, un negocio de empresas con sello familiar». http://prensa.cancilleria.gov.ar. Archivado desde el original el 27 de abril de 2017. Consultado el 26 de abril de 2017. 
  36. Dahl, Östen. «Chapter 138: Tea». Dryer, Matthew S.; Haspelmath, Martin, eds. The World Atlas of Language Structures Online. Archivado desde el original el 24 de mayo de 2011. Consultado el 4 de junio de 2008. 
  37. Korte, G.; Dreiseitel, A.; Schreier, P.; Oehme, A.; Locher, S.; Geiger, S.; Heilmann, J.; Sand, P. G. (2010). «Tea catechins’ affinity for human cannabinoid receptors». Phytomedicine: International Journal of Phytotherapy & Phytopharmacology 17. Consultado el 12 de marzo de 2020. 
  38. Tomata, Y.; Kakizaki, M.; Nakaya, N.; et al. (marzo de 2012). «Green tea consumption and the risk of incident functional disability in elderly Japanese: the Ohsaki Cohort 2006 Study». The American Journal of Clinical Nutrition 95 (3): 732-9. PMC 3278248. PMID 22277550. doi:10.3945/ajcn.111.023200. Consultado el 12 de marzo de 2020. 
  39. «Large-Scale, Long-Term Studies Support Roles of Physical Activity and Diet in Dementia and Cognitive Decline». Alzheimer's Association. 2010. Archivado desde el original el 30 de septiembre de 2010. Consultado el 24 de septiembre de 2010. 
  40. L-theanine, a natural constituent in tea, and its effect on mental state (acceso 4 de marzo de 2012) (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión). enlace irrecuperable

Enlaces externosEditar