Historia de México

estudio de los acontecimientos pasados comprobables de México

La historia de México es la narración cronológica y demostrable de los acontecimientos del pasado relacionados con los seres humanos habitantes en el actual territorio de México, país ubicado en América del Norte.

Historia de México
México prehispánico
Etapa lítica
Aridoamérica, Oasisamérica y Mesoamérica
México español
Conquista de México (1519-¿?)
México virreinal (1535-1821)
México independista (1810-1821)
México independiente
Primer Imperio (1821-1824)
Primera República Federal (1824-1835)
República Centralista (1835-1846)
Segunda República Federal (1846-1863)
Segundo Imperio (1863-1867)
República Restaurada (1867-1876)
Porfiriato (1876-1911)
México Revolucionario (1910-c. 1917-21)
México Posrevolucionario (ut supra.-1940)
México Contemporáneo (desde 1940)
Historia de México por temas
Historia social
Historia cultural
Historia política
Historia económica
Historia de México por entidad federativa

Dicha narración puede dividirse de distintas maneras según la perspectiva historiográfica para abordar los hechos y de sus criterios.[1]​Una división propia del país en tres grandes periodos es la siguiente: época prehispánica, española e independiente.[2]

El periodo prehispánico se refiere a todo lo acontecido antes de la llegada de los españoles en 1519. En dicho periodo ocurrió el poblamiento del territorio, el inicio de la agricultura y la conformación del sedentarismo en tres grandes áreas culturales: Aridoamérica, Oasisamérica y Mesoamérica. La última mencionada fue en la que se desarrollaron más civilizaciones, debido a sus condiciones geográficas.

El periodo español sucede al prehispánico y abarca hasta la consumación de la guerra de Independencia en 1821, lapso que duró tres siglos. Se caracterizó por el dominio de la monarquía española iniciado con la Conquista y formalizado política y territorialmente en el Virreinato de Nueva España.

Finalmente, el periodo independiente que actualmente en curso inició con la conformación del Primer Imperio Mexicano y su máxima característica es la existencia del Estado mexicano propiamente dicho que se ha conformado por ambas formas de gobiernos (monarquía y república). Ha sufrido el desarrollo y transformaciones del país.

Una perspectiva historiográfica alterna es la periodización tradicional de la historia universal:[1]​ la prehistoria (conformada por la edad de piedra, de los metales), la protohistoria y la historia (divida en la antigüedad, medioevo, modernidad y contemporaneidad). Sin embargo, dicha perspectiva no es muy utilizada ya que suele ser complicado determinar los respectivos periodos en México sin recurrir a explicaciones eurocentristas.[3]

PeriodizaciónEditar

Mapa de la división territorial y topográfico del territorio mexicano.

Por duracionesEditar

  • México prehispánico:

Existen muchas hipótesis que explican el poblamiento de América, y que a su vez explican el poblamiento del país. Estas teorías se suelen concentrar en la teoría del poblamiento temprano y el consenso de Clovis que propone que la cultura Clovis se desarrolló entre hace 14.000 y 13.500 años.[4]​ La teoría de Clovis fue popular durante el siglo XX hasta que se encontraron diversos yacimientos con vestigios humanos más antiguos. Una de las pruebas de vida humana con la fecha más antigua son las pinturas rupestres de Piedra Furada, en São Raimundo Nonato, Brasil, datadas con una antigüedad de hasta 59.000 años.[5][6]

A diferencia de la historiografía tradicional europea, la prehistoria en América es usualmente dividida en tres periodos: el Arqueolítico —que aproximadamente va del año 30000 a. C. al 9500 a. C.—, el Cenolitíco —que va del del 9500 al 5000 a. C.— y finalmente el Protoneolítico —que va del 5000 al 2500 a. C.—.[7]

Lo que ahora es México fue habitado por diversas civilizaciones que interactuaron en diversos grados a través del tiempo y sus territorios, considerado así como un mosaico de diversas culturas. Cabe también señalar que el territorio que actualmente comprende México ha dividido para su estudio prehispánico en tres áreas culturales (Mesoamérica, Oasisamérica y Aridoamérica), siendo la primera donde se asentaron las sociedades más complejas y la última como una zona habitada principalmente por tribus nómadas.

Por la complejidad de la historia de Mesoamérica, al mismo tiempo se divide en tres periodos: preclásico (del 2500 a. C. al 200 d. C.), clásico (del 200 al 900) y posclásico (del 900 a 1521). De aquella época sobresalen distinguidas civilizaciones tales como la olmeca, maya, teotihuacana, totonaca, zapoteca, mixteca, tarasca, tolteca, mexica, entre otras.[8]

Todo lo anterior terminó con el inicio de la conquista a manos de los españoles en el siglo XVI.

  • Colonia:

La época virreinal fue en el territorio mexicano estuvo unido a la Corona española, parte del Imperio Español. Comprendió de 1521 a 1821, fecha en que se consumó la independencia. Fue en 1810 con la iniciación de la guerra de independencia cuando transcurrió la última y la más caótica etapa del periodo virreinal que consolidó los antecedentes de México como nación independiente.

  • México Independiente:

El México Independiente abarca desde la consumación de la independencia hasta nuestros días. En esta época fue cuando por primera vez se puede hablar de un Estado mexicano ya como una nación separada de España. El país se vio envuelto en diferentes conflictos —tanto internos como externos—. Cambió de forma de gobierno cuatro veces en la que transcurrió (en orden cronológico) el Primer imperio, al Primera República Federal, la República Centralista, la Segunda República Federal y el Segundo Imperio; con el triunfo liberal en 1867 y llamada República Restaurada (que abarcó hasta 1876) se adaptó la forma de gobierno que actualmente posee: república federal. Después de ello, el ascenso de Porfirio Díaz al poder en 1876 empezó un periodo conocido como el Porfiriato, mismo que duró hasta 1911 con el exilio de este; durante su desarrollo se alcanzó un gran esplendor económico, artístico, social pero también vio un retraso en la libertad política y militar destacable por la opresión de ciertos grupos que se oponían en su contra.[9]​ En 1910 inició la Revolución Mexicana, un periodo de grandes conflictos entres múltiples facciones y con distintos principios durante el transcurso de la misma: su fecha de terminación es actualmente objeto de debate entre distintos historiadores, pues la sitúan en 1917,[10][11]1920[12]​ o 1924.[13]​ De cualquier forma, se conoce como periodo postrevolucionario al que se considera después de la Revolución y antes del México Contemporáneo; le dio al País aspectos vigente como el fin de los caudillos militares-jefes de Gobierno, la consolidación del presidencialismo (y los sexenios), así como la estabilidad de los partidos políticos. Se le denomina México Contemporáneo desde el fin de la época postrevolucionario —que en su mayoría es situada en 1940 con el fin del gobierno de Lázaro Cárdenas[14][15]​ hasta la actualidad; abarcando más de ochenta años a los distintos, ha sido protagonista de los últimos procesos recientes o actuales.

TradicionalEditar

Siguiendo la lógica de la periodización tradicional o historicista de la historia:

  • La prehistoria en América empieza hace 59.000 años, con el poblamiento temprano de América, y terminaría alrededor del año 292 d.C., que coincide con el inicio del periodo clásico.
  • Empezando con las complejidades y distancias de la periodización tradicional en México, la división entre edad de piedra y las edades de los metales no tiene relevancia para dividir la historia mexicana en estratos históricos, ya que no hubo una repercusión radical a causa del uso de diferentes metales en Mesoamérica. Sin embargo, ya existía la minería y la fundición en la época prehispánica. Se tiene registro de que existió la recolección indígena de pepitas de oro en la región de Zacatula, Guerrero, mediante la recolección y el colado del sedimento de los ríos cercanos. Asimismo, se desarrolló en el estado de Michoacán el oficio de la minería, extrayendo las vetas de cobre que salían a la superficie, y la fundición, llegando a crear lingotes de cobre del largo y ancho de una mano y el espesor de dos dedos, actividades que fueron parte de la economía al alternarse con la agricultura como actividad complementaria en las temporadas de sequía. Por otro lado, también se desarrolló la extracción subterránea horizontal de cinabrio en las minas de Querétaro, como la galería de Tepalcatepec.[16]​ Otros análisis de escorias en las minas de Querétaro indican que los nativos también conocían y utilizaban la reducción de minerales sulfurados mixtos. Mientras que varias investigaciones encontraron el uso de aleaciones de bronce en la huasteca potosina y en la región purépecha, destinadas a la creación de herramientas. También, se encontraron trozos de alambre provenientes de las excavaciones en Tzin-Tzun-Tzan fabricados con una aleación de latón. Por lo tanto, se especula que en Mesoamérica se conocían y hacían aleaciones binarias de plata-cobre, cobre-estaño (bronces al estaño), cobre-arsénico (bronces arsenicales), cobre-antimonio (bronces al antimonio), cobre-plomo (cobre al plomo) y cobre-cinc (latón), mientras que la aleación de oro-plata es una aleación que se encuentra en estado nativo. De las aleaciones ternarias, conocían las de oro-plata-cobre (tumbagas) y de cobre-estaño-arsénico.[16]
  • El periodo formativo sería el equivalente a la protohistoria. Este periodo es comprendido entre el 1,500 a.C. y el 292 d. C., descrito por Gordon Willey y Philip Phillips, antes del periodo clásico en el que se desarrolló el primer sistema de escritura americano por el pueblo Olmeca.[17]
  • Es difícil delimitar lo que es la Edad Antigua y la Edad Media en Mesoamérica, ya que la esclavitud era común, pero no era la base de la economía,[18]​ y tampoco se desarrolló un feudalismo precolombino, sino algo similar al modo de producción asiático. Las sociedades de la región desarrollaron características del despotismo tributario, con figuras como el esclavo (tlacotli), que solía ser un prisionero de guerra, y el siervo (mayeque) coexistiendo en el mismo estrato social.[19][20][21]
  • Por otro lado, parece que se hubiera podido desarrollar la modernidad sin interferencia europea por el peso político que artesanos y mercaderes (pochtecas) llegaron a tener respecto a otras clases sociales, siendo un posible germen de lo que habría sido el capitalista y el burgués mesoamericano. Los artesanos y los comerciantes no pagaban tributo con trabajo, pero sí en especie, los últimos no tenían la obligación de ir a la guerra y actuaban en muchas ocasiones como embajadores, diplomáticos o espías por la red de contactos que tenían a lo largo del imperio. Los pochtecas originarios de Tlatelolco contaban con ritos, ceremonias y un código jurídico y económico propio.[21]​ Sin embargo, este proceso de creación de la burguesía mesoamericana fue interrumpido por la conquista.
  • A partir de la institución del virreinato, entre 1521 y 1535 en distintas zonas de México, empezaría una Edad Media con una mezcla de feudalismo con despotismo tributario. En sus inicios, este feudalismo se caracterizaría como una copia del español peninsular a través de la figura de la encomienda indiana. Luego, seguiría bajo la forma del latifundismo. Es por eso, que algunos autores proponen que la sociedad y la economía mexicana dejaron de ser feudales en el siglo XVIII, con la formación de un capitalismo preindustrial,[22]​ o que la economía dejó de ser predominantemente feudal tras la revolución de 1910 y la reforma agraria.[23]
  • La modernidad igualmente llegaría paulatinamente, a través de ideólogos que desde el siglo XVIII proponían ideas transformadoras: el reformismo juarista, intentos de reforma en 1892 y 1903 por parte de los "científicos" del Porfiriato,[24]​ la revolución de 1910 y la Constitución de 1917. Al menos entre las élites porfiristas se identifica plenamente la intención de vivir y pensar de un modo secularista, copiando rasgos de Europa.[24]​ Tampoco el fin de la modernidad está bien definido, pudiendo abarcar desde el fin del Maximato, con el que se estabiliza y establece el Estado mexicano, haciendo efectiva la reforma agraria.
  • La edad contemporánea se desarrollaría simultáneamente con el fin de la modernidad, siendo la revolución de 1910 el primer hecho histórico de este periodo, la constitución de 1917 su fundamento ideológico, el Maximato permitiría su implementación y la industrialización impulsada por Lázaro Cárdenas desde 1940 su consolidación como etapa histórica que continuaría hasta la actualidad.

Etapa líticaEditar

Este periodo corresponde al Paleoamericano, periodo historiográfico de la historia de América. El territorio de lo que actualmente conforma México fue descubierto y habitado por grupos de cazadores y recolectores nómadas hace más de 20.000 años. Por miles de años, los habitantes de esta región de América se dedicaron a la cacería y la recolección, hasta que se descubrió la agricultura.

En Guilá Naquitz se encontraron los más antiguos restos de la domesticación de varios cultivos;[nota 1]​ aunque la agricultura se desarrolló también en sitios como el valle de Tehuacán y la sierra de Tamaulipas. La domesticación del maíz tuvo lugar alrededor del quinto siglodel milenio antes de Cristo. A partir de entonces los grupos humanos dependieron cada vez más de los cultivos, hasta que se establecieron las aldeas agrícolas y sedentarias en Mesoamérica.[26]​ Mientras que en Mesoamérica la agricultura prosperaba, los pueblos de Oasisamérica y Aridoamérica seguían siendo completamente dependientes de la cacería y la recolección.

La historia prehispánica de lo que actualmente es el norte de México está poco documentada debido a que los pueblos que ocuparon la región dejaron pocos registros físicos. La cueva de la Perra (Tamaulipas) vio la invención de la agricultura en América y contó con presencia humana desde el año 12000 a. C.[27]

Hay testimonios de los pueblos nómadas en sitios como Cueva de la Candelaria (Coahuila; 8000 a. C.)[28]​ o El Conchalito (Baja California Sur).[29]​ También en Baja California se encuentran las pinturas rupestres de la Sierra de San Francisco que continuaron en funciones hasta el siglo XIX, cuando desaparecieron los últimos indígenas de esa región.

Horizontes culturalesEditar

OasisaméricaEditar

 
Sitio de Mesa Verde (Colorado), perteneciente a la cultura anasazi. Anasazi es una palabra que en idioma navajo significa los ancestros. Se supone que los actuales indios pueblo serían descendientes de los portadores de esta cultura.

Oasisamérica fue la última de las superáreas culturales del México precolombino en desarrollarse. Es resultado de un lento proceso de introducción de las técnicas agrícolas de sus vecinos del sur los mesoamericanos. La antigüedad de la agricultura oasisamericana es debatida, pues los indicios más antiguos, encontrados en Bat Cave, Nuevo México, parecen tener entre 5000 y 3500 años de antigüedad.

Uno de los factores del tardío desarrollo de la agricultura en esta región es la carencia de agua. De hecho, nace en el corazón desértico de Aridoamérica, en los extensos territorios de Chihuahua y Sonora (México), y en Arizona, Nuevo México, Nevada, Colorado y Utah, en el suroeste de los Estados Unidos.

Fueron muchos los pueblos que habitaron la región. Por su origen lingüístico pueden ser agrupados en hablantes de taracahita, tanoano, hokano y yuto-nahua. Con base en esta diferencia lingüística y ciertas características culturales, Kirchoff estableció una división en siete áreas culturales. Con el avance de las indagaciones arqueológicas en Oasisamérica, en la actualidad se suelen considerar cinco áreas diferenciadas: Fremont, Patayana, Anasazi, Hohokam y Mogollón. De estas, las más importantes son las últimas tres, y las otras dos son periféricas y más tardías.

AridoaméricaEditar

A la derecha: figurilla femenina (Zacatecas), relacionada con la Tradición de las tumbas de tiro. A la izquierda: detalle de un cráneo encontrado en la cueva de La Candelaria.

Los habitantes de la región aridoamericana continuaron con su cultura nómada, pues las condiciones en las que vivían les impedía hacer otras cosas. Si bien, en algunos casos se cree que nunca descubrieron la agricultura, en otros casos hay registro de agricultura en menor grado por las condiciones climáticas. Cabe destacar que, sí hay registros de que mantuvieron contacto con los pueblos mesoamericanos.

Hay culturas de las que sí se han encontrado un vestigio de ellas, pero estos han sido tan pocos que ha sido difícil clasificarlas y su registro es muy nulo. Un ejemplo de ello es la Tradición de las tumbas de tiro, de la que se cree que fue un rasgo que compartió una cultura en común que habitó en el sur de Aridoamérica (Jalisco, Nayarit, Michoacán y Colima); en la antigüedad se creía que estaban esta tradición se emparentaba con los tarascos debido a su cercanía geográfica, pero en la actualidad se sabe que no es así, sino que eran una cultura aparte aridoamericana.

Sin embargo, hay otras culturas de las que su registro se conserva con mayor exactitud, como la cultura mogollón (que también habitó en Oasisamérica), los acaxees (que resultaron exterminados con la conquista española), los caxcanes (aunque su origen ciertamente es algo controvertido), los guaicuras, etc.

Aunque, cabe destacar que, al igual que pueblos mesoamericanos, hubo algunos pueblos aridoamericanos que no se terminaron de extinguir pues sus costumbres y tradiciones sobrevivieron en sus actuales descendientes y que son considerados como etnias del país. Algunos ejemplos de ello son los cuapás, cochimíes, mayos, ópatas, paipais, etc.

Paul Kirchhoff, que fue el mismo científico que creó la división de las áreas culturales, también propuso una subdivisión de Aridoamérica en varias áreas culturas, las cuales son las siguientes: Centro y Sur de California, Gran Cuenca, Noroeste de Arizona, Sur de Texas, Apachería, Norte de México, Baja California y Costa de Sonora.

Pueblos chichimecasEditar

MesoaméricaEditar

 
Pirámide de La Venta (Tabasco). Se considera la pirámide más antigua de Mesoamérica.

Algunos historiadores y arquélogos —como Alfredo López Austin y Leonardo López Luján— toman como marcador del inicio de la civilización mesoamericana la controvertida Cerámica Pox de Puerto Marqués[nota 2]​, fechada alrededor del siglo XXIV a. C. El descubrimiento de la cerámica Pox se debe a Charles Francis Brush.[30]​ La cerámica mesoamericana podría tener origen en el contacto entre la costa sudamericana del Pacífico y el Occidente de Mesoamérica.

Los nuevos adelantos técnicos se difundieron por toda la región, de modo que algunos siglos después se produjo cerámica en otras aldeas del Preclásico Temprano (2500 a. C.-1500 a. C.) como Chupícuaro y Tlatilco. Durante el Preclásico Medio (siglo XIV a. C.-siglo IV a. C.) en toda Mesoamérica se difundió la cultura olmeca[nota 3]​, floreciendo lugares como La Venta en Tabasco, que fue el centro ceremonial olmeca más importante.

Después del ocaso olmeca tuvo lugar un florecimiento simultáneo de varios pueblos. Destacan: la tradición de las tumbas de tiro de probable influencia sudamericana[nota 4]​; la cultura epiolmeca en Tres Zapotes; el florecimiento de Izapa; y el desarrollo de la cuenta larga[nota 5]​.

Al final de esta etapa, Teotihuacán se había convertido en la urbe más importante del valle de México. Durante el Clásico Temprano, su influencia se dejó sentir en toda Mesoamérica, apoyada por su poder político y comercial.[31]​ Tuvo importantes aliados, como Monte Albán en los Valles Centrales de Oaxaca. La civilización mesoamericana se extendió hacia el norte en sitios como La Quemada.

Del norte también llegaron influencias culturales, visibles en la cultura huasteca. El clásico fue también la época de la consolidación de la cultura maya en la península de Yucatán, la planicie de Tabasco y las tierras altas de Chiapas. Por otro lado, en los valles y montañas al norte de la sierra Madre Occidental se desarrolló la cultura Paquimé, resultado de la consolidación de la agricultura en el noroeste y del intercambio entre Mesoamérica y Oasisamérica.

Del siglo X al siglo XII, el Valle de México fue dominado por Tollan-Xicocotitlan, la capital de los toltecas. Esta ciudad estableció vínculos muy fuertes con varias regiones de Mesoamérica, pero particularmente con la península de Yucatán, donde se ubica la ciudad maya de Chichén Itzá[nota 6]​. En Oaxaca, mientras tanto, los mixtecos iniciaron un proceso expansionista que los llevó a ocupar los Valles Centrales donde habitaban los zapotecos.

En 1325 los mexicas fundaron México-Tenochtitlan[nota 7]​, capital de los mexicas. Debido a sus alianzas políticas —unión conocida como la Tripe Alianza—, los mexicas formaron el estado más extenso que conoció la Mesoamérica; sólo rivalizó con pocos pueblos como los purépechas de Tzintzuntzan o los tlaxcaltecas.

El fin de las distintas mesoamericanas se dio con el descubrimiento de América en 1492 y la llegada de los españoles a territorio mexicano en 1519. Conquistaron varios territorios desde la caída de México-Tenochtitlan en 1521; en 1535 fundaron el Virreinato de la Nueva España, que provocó el fin definitivo del México prehispánico[nota 8]​.

CronologíaEditar

Cronología de los grandes grupos culturales mesoamericanos de la época precolombina (las fechas son aproximadas y distintos autores discrepan en torno a ellas) hasta la conquista española.

Civilización olmecaEditar

 
Los Olmecas se asentaron en la región tropical del sur de Veracruz y Tabasco. Los vestigios de la cultura Olmeca son posiblemente los más Mesoamérica, como la cabeza olmeca encontrada en el yacimiento de La Venta, Tabasco.

La cultura olmeca, también conocida como cultura madre, tuvo su desarrollo entre los años 1200 a. C. y 500 a. C. en la región costera del Golfo de México (actualmente comprende los estados de Veracruz y Tabasco); dicha civilización se ubicó en el área central de los llamados Habitantes del país del hule.

La economía de los olmecas tuvo como base la agricultura de roza, la cual consiste en talar grandes extensiones de árboles para despejar la tierra y después sembrar; practicaban la caza y la pesca, así como, en menor medida, la recolección de frutos.[32]

Los sitios arqueológicos más sobresalientes son La Venta, en el estado de Tabasco; la San Lorenzo y Tres Zapotes. En La Venta la construcción de sus edificios es simétrica, dispuestos en un eje largo que va de norte a sur; los monumentos están colocados a los lados. Este centro ceremonial sirvió de ejemplo para el resto de las culturas mesoamericanas, pues diseños similares los percibimos en otros centros urbanos.[7]

Los sacerdotes, quienes poseían conocimientos astronómicos sobre los períodos de lluvia y los idóneos para la siembra, eran, probablemente, la clase dirigente. Algunos investigadores mexicanos han supuesto la existencia de un gobierno teocrático apoyado por la clase militar.[33]

Existen pruebas de que los olmecas utilizaban una escritura jeroglífica y desarrollaron la Rueda Calendárica, evidencia de su progreso, la cual contaba con 365 días. Realizaron diversos monumentos, como las famosas cabezas olmecas, que probablemente eran retratos de guerreros prominentes en batalla o de personajes de alta jerarquía.[8]

Esta cultura desapareció en el año 500 a. C., debido, probablemente, a un desastre natural que los obligó a dejar sus centros urbanos y, como consecuencia, desaparecer de los registros históricos. "La cultura olmeca se puede definir como la Cultura Madre de la América Pre-Colombina", según Mohd Ateeque.[33]

Civilización mayaEditar

El territorio que ocuparon los mayas fue muy grande; comprende los actuales estados de Yucatán, Campeche, Quintana Roo, parte de Chiapas y Tabasco en México; y Belice, Guatemala y Honduras en Centroamérica.

HistoriaEditar
PreclásicoEditar
 
Escalitana en Takalik Abaj, ciudad con ocupación maya a partir del Preclásico Tardío.

Se considera que la civilización maya surgió en el periodo preclásico. Uno de sus primeros asentamientos fue Cuello (Belice), fechado de alrededor del siglo XXVI a. C.[34]

Los asentamientos complejos se establecieron alrededor de 1800 a. C. en la región del Soconusco (Chiapas)[nota 9]​. Este período se caracterizó por la existencia de comunidades sedentarias y la introducción de la cerámica y figurillas de barro cocido[36]​.

Ya en el Preclásico Medio, los pequeños asentamientos se convirtieron en ciudades. Nakbé (Guatemala), fue la ciudad más antigua documentada en las tierras bajas maya; estructuras de la ciudad han sido datados en torno a 750 a. C.[37]​ Para esas épocas también ya se registra el poblamiento maya de la Península de Yucatán. Una escritura desarrollada ya estaba siendo utilizado en el Petén hacia el siglo siglo III a. C.[38]

En el Preclásico Tardío surgieron más ciudades importantes como Kaminaljuyú (Guatemala) o El Mirador (Guatemala); también ciudades más pequeñas tuvieron su esplendor como Tikal (Guatemala) o Komchén (Yucatán). Para el siglo I a. C., la civilización maya sufrió un retroceso, pues varias ciudades mayas fueron abandonadas; se desconoce la causa[39]​.

ClásicoEditar
Palenque, Calakmul y Tikal (de arriba a bajo, respectivamente) fueron los tres ciudades más importantes del periodo clásico.

El periodo clásico mesoamericano fue el de mayor apogeo para la civilización maya. El panorama político-administrativo de la región, caracterizado por múltiples ciudades-estado involucradas en una compleja red de alianzas y enemistades, puede ser comprado con el de la Grecia clásica[40]​. Las ciudades mayores tenían una población de 50 000 a 120 000 habitantes y estaban conectadas por redes de ciudades subsidiarias[41]​.

Las ciudades mayas fueron influenciadas por diversas ciudades de otras regiones como Teotihuacán (en el Valle de México)[42]​. Un ejemplo de ello, ocurrió en 378 d. C.: Siyaj K'ak', proveniente de Teotihuacán, llegó a Tikal a inicios de aquel año con el fin de imponer a un nuevo rey que fuera de una dinastía obediente[43][44]​; se tiene registro que Chak Tok Ich'aak I, rey de Tikal en aquel entonces, murió el día de su llegada, por lo que se piensa que hubo una violenta toma de poder[45][46]​; al año siguiente, se impuso al nuevo rey, Yax Nuun Ayiin I. La instalación de la nueva dinastía en Tikal provocó que se convirtiera en la mayor urbe en poder de las tierras bajas centrales.[47]

Otras ciudades además que tuvieron gran influencia en el periodo fueron:

El evento caracterizado por el abandono de múltiples ciudades mayas y la migración de sus habitantes a diversos puntos del territorio —especialmente a regiones en el norte de éste— es conocido como el «Colapso maya», suceso que se estima que ocurrió en el transcurso del siglo iv[42]​. Las hipótesis sobre su causa son múltiples y siguen siendo discutidas en la actualidad, aunque diversos autores (como Coe) han señalado que lo más probable fuera la multicausalidad de lo siguiente:[48]​ conflictos internos entre los diversos entes políticos que conformaban la zona en aquellos años y la sobrepoblación, que así mismo trajo consigo degradación de la tierra por sequías y tala rasa de zonas silvestres para la agricultura. La zona maya central quedó casi deshabitada[49]​, pues, en general, las capitales y centros ceremoniales secundarios fueron abandonados en un plazo de entre cincuenta y cien años[41]​. Los registros de los monumentos fechados de las antiguas grandes ciudades dejaron de esculpirse. Inclusive, diversos ocupantes ocuparon los antiguos palacios reales abandonados debido al fin de varias dinastías locales.

PosclásicoEditar

Tras el fin del esplendor del periodo clásico con el abandono de varias ciudades mayas, tardaron muchos años en que nuevos grupos se organizaran para la fundación de nuevas ciudades. De las primeras ciudades que brillaron en el posclásico fue Mayapán, que posteriormente se convertiría en la sede de la Liga de Mayapán, una alianza entre distintos estados mayas.

El primer contacto que tuvieron los mayas con los españoles ocurrió en 1517. De 1517 a 1519 ocurrieron contactos esporádicos entre ambos debido a tres expediciones para explorar la Península de Yucatán. Destaca de aquel periodo la Batalla de Centla ocurrida en marzo de 1519.

TeotihuacánEditar

 
Enclavado a unos 50 km al noroeste de la Ciudad de México, Teotihuacan, «lugar donde los hombres se convierten en dioses», fue el enclave político y religioso más extenso de América Precolombina y la capital de la civilización que lleva su nombre.

La civilización teotihuacana se desarrolló al noreste del Valle de México entre los años 200 y 650 d.C. Estaban concentrados en una sola ciudad, alcanzando gran mérito de construcciones y también en la cultura. Los orígenes de Teotihuacán son todavía objeto de investigación entre los especialistas. Alrededor del inicio de la era cristiana, Teotihuacán era una aldea que cobraba importancia como centro de culto en la cuenca del Anáhuac. Las primeras construcciones de envergadura proceden de esa época, como muestran las excavaciones en la Pirámide de la Luna. El apogeo de la ciudad tuvo lugar durante el Periodo Clásico. En esa etapa, la ciudad fue un importante nodo comercial y político que llegó a tener una superficie de casi 21 km², con una población de 100 000 a 200 000 habitantes. La influencia de Teotihuacán se dejó sentir por todos los rumbos de Mesoamérica, como muestran los descubrimientos en ciudades como Tikal y Monte Albán, entre otros sitios que tuvieron una importante relación con los teotihuacanos. El declive de la ciudad ocurrió en el siglo VII, en un contexto marcado por inestabilidad política, rebeliones internas y cambios climatológicos que causaron un colapso en el Norte de Mesoamérica. La mayor parte de la población de la ciudad se dispersó por diversas localidades en la cuenca de México.

Se desconoce cuál era la identidad étnica de los primeros habitantes de Teotihuacán. Entre los candidatos se encuentran los totonacos, los nahuas y los pueblos de idioma otomangue, particularmente los otomíes. Las hipótesis más recientes apuntan a que Teotihuacán fue una urbe cosmopolita en cuyo florecimiento se vieron involucrados grupos de diverso origen étnico, como muestran los descubrimientos en el barrio zapoteco de la ciudad y la presencia de objetos provenientes de otras regiones de Mesoamérica, sobre todo de la región del Golfo y del área maya.

Teotihuacán ha sido motivo de interés para las sociedades posteriores al declive de la cultura teotihuacana en Mesoamérica. Sus ruinas han sido exploradas desde la época prehispánica, entre otros, por los toltecas y los mexicas. El descubrimiento de objetos teotihuacanos en los yacimientos arqueológicos de Tula y el Templo Mayor de México-Tenochtitlan así lo confirma. En la mitología nahua posclásica, la ciudad aparece como el escenario de mitos fundamentales como la leyenda de los Soles de los mexicas.

Actualmente, los restos de Teotihuacán constituyen la zona de monumentos arqueológicos con mayor afluencia de turistas en México, por encima de Chichén Itzá, El Tajín y Monte Albán. Las excavaciones arqueológicas en Teotihuacán continúan hasta nuestros días, y han dado como resultado un paulatino incremento en la calidad y cantidad del conocimiento que se tiene sobre esta ciudad.

Civilización zapotecaEditar

Civilización huastecaEditar

Civilización totonacaEditar

Arriba: Pirámide de los nichos en El Tajín. Abajo: vista de Cempoala, ciudad originalmente habitada por totonacas.

La cultura totonaca prosperó simultáneamente —y por la influencia— de Teotihuacán, por lo que tuvo fuerte influencia durante el Clásico y se extendió hasta la llegada de los españoles, pero ya en una temporada de declive. Se desarrolló en el centro del actual estado de Veracruz. El Tajín fue por excelencia la capital y mayor centro poblacional de la civilización, que se fundó en el siglo iv y alcanzó su máximo esplendor entre el 800 y 1200[50]​ abarcando los periodos del Clásico Tardío y principios del Posclásico Temprano.[51]

Su origen es todavía un misterio; sin embargo, debido a que su lengua está agrupada en la Familia totonaca-tepehuas, ha habido una hipótesis en la que su familia lingüística proveniente es emparentada con las lenguas mixezoqueanas debido a sus semejanzas formando la «familia totozoqueanas»), por lo que se podría afirmar que su origen pudo ser de migrantes provenientes de la región del Istmo de Tehuantepec. Ha habido otras hipótesis, un cuanto más controversiales, que apuntan que su origen étnico está emparentado con los mayas[52]​.

Por la situación geográfica donde se asentaron, la prosperidad económica de la civilización fue grande debido a la fertilidad de sus tierras.

Debido a la situación anterior, entre otros pueblos de Mesoamérica tuvieron la fama de ser «libertinos» y propensos a la bebida[52]​.

Sus prácticas y creencias religiosas siguen siendo un misterio. La arqueología revela que hacían entierros en tumbas llamadas montículos funerarios. También sabemos que rendían culto al Sol, a la Luna y al viento.[52]

Civilización mixtecaEditar

Civilización toltecaEditar

 
Atlantes del Templo de Tlahuizcalpantecuhtli en Tollan-Xicocotitlan.

En el siglo VIII comenzó la decadencia de Teotihuacan, que cedió su lugar a numerosos estados hostiles entre sí que dominaron cada uno regiones clave para la economía mesoamericana. Por el siglo X d. C., estos estados habían perdido su fuerza, al mismo tiempo en que llegaron del desierto las primeras tribus chichimecas. En el noroeste, los pueblos oasisamericanos se diferenciaron definitivamente del conjunto de Aridoamérica, y crearon una civilización propia cuyos vestigios más importantes en territorio mexicano se localizan en Paquimé.

Durante los siglos X al XII, el centro de México fue dominado por Tula, la capital de los toltecas. Esta ciudad estableció vínculos muy fuertes con varias regiones de Mesoamérica, pero particularmente con la península de Yucatán, donde se ubica la ciudad maya de Chichén Itzá. En Oaxaca, mientras tanto, los mixtecos iniciaron un proceso expansionista que los llevó a ocupar los Valles Centrales donde habitaban los zapotecos. En 1325 los mexicas fundaron Tenochtitlán, la capital del estado más extenso que conoció la Mesoamérica prehispánica, que sólo rivalizó con los purépechas de Tzintzuntzan.

Civilización purépecha o tarascaEditar

 
Lago de Pátzcuaro, zona de asentamiento tarasco.

La cultura que se desarrolló en lo que hoy es el estado de Michoacán y partes de Guanajuato, Jalisco e inclusive Guerrero se le conoce tanto tarasca como purépecha[nota 10]​.

Aún en la actualidad su origen sigue siendo un misterio[54][55]​; además, algunas de sus características distan de otros pueblos mesoamericanos —por lo que contribuye con la incertidumbre de su origen—: su lengua no está emparentada con ninguna otra lengua (por lo que se considera una lengua aislada), fueron los únicos que produjeron armas metálicas y desarrollaron un sistema de numeración único quinario (con base en el cinco); las hipótesis sobre su origen afirman que pudo provenir de la América andina, pero lo cierto es que todo es muy incierto.

HistoriaEditar
 
Pirámide en Tzintzuntzan, capital del Imperio tarasco.

Los primeros tarascos se asentaron en el lago de Pátzcuaro a principios del siglo xii y se combinaron con las etnias que ahí ya estaban habitadas; cabe destacar que los españoles con los primeros contactos de estos pueblos utilizaron el término «uacúsecha» para referirse a los primeros habitantes de la región[56]​.[54]​ Poco a poco se sincretizaron sus costumbres en una sola civilización que fue la homogeneizadora de la región.

Alrededor de 1400 Tariácuri consiguió la unificación política de todos los pueblos de alrededor del lago de Pátzcuaro fundando el Imperio tarasco. Tras su muerte, se dividió administrativamente en tres[nota 11]​: Pátzcuaro (al mando de Hiquingare, hijo de Tariácuri), Ihuatzio y Tzintzuntzan (al mendo de Hiripan y Tangaxoan respectivamente, ambos primos del anterior)[55]​.

En los siguientes años Tzintzuntzan se fue concentrando como la ciudad de mayor poderío tarasco y Tzitzipandácuri, hijo de Tangaxoan, adquirió pleno control sobre las otras dos regiones. De este episodio cabe destacar un intento de conquista por parte del Imperio mexica a manos del huei tlatoani Axayácatl; en los siguientes años su rivalidad se fue agudizando, especialmente por el hecho de que ambos tenían el poder militar mutuo de no conquistarse el uno al otro y que terminaría hasta la conquista por parte de los españoles muchos años después.

Por causas que se desconocen, hubo un proceso de división del Imperio, provocando cacicazgos que eran gobernados de una forma aún más independientes (como lo había sido en sus orígenes) causando una fragmentación del gran poderío unificador[57]​. Precisamente con la llegada de los españoles a aquellos territorios a partir 1521[54]​ fue una de las causas que contribuyeron a su rápida conquista.

Derecha: glifo de «Michhuahcan» (‘tierra del pescado’), nombre de la región denominada por los mexicas. Izquierda: deidad tarasca sin identificar.
SociedadEditar

El Imperio tarasco obtuvo su máximo esplendor en los años siguientes bajo este sistema:

  • Se considera que durante aquel periodo el gobierno estaba encabezado por el Caltzonzin, o sea, el emperador (cuya sucesión era hereditaria y vitalicia) que además tenía deberes religiosos como el máximo sacerdote y se consideraba la encarnación del dios Curicaueri.
  • La nobleza era quien auxiliaba al emperador (pues su sistema tenía ciertas semejanzas, hasta cierto punto, con el federalismo) en índoles militares, religiosas y económicas, principalmente la administración comercial.
  • La clase media estaba conformada por los campesinos, cazadores, y artesanos, cuyo trabajo constituía propiamente los pilares de la sociedad.
  • Al final de la estructura social se encontraba el grupo de los esclavos, conformado por los habitantes de todas las regiones conquistadas.[nota 12]
ReligiónEditar

Su religión —al igual que el resto de los pueblos mesoamericanos— era politeísta. Su principal dios era Curicaueri (que significa ‘Gran Fuego’), el cual era el dios del fuego. Otras deidades fueron:

  • Tirípeme, dios de la lluvia;
  • Cuerauáperi (‘La que hace nacer’), diosa de la luna y la fertilidad considerada la «madre creadora» y con diversas advocaciones como la de la «Luna Nueva»;
  • Thiuime, dios de la muerte;
  • Tzintzuni, dios de la guerra; y Tacúcpacha, dios del cielo.[53]
ArquitecturaEditar
 
Yácatas en Tzintzuntzan.

Su arquitectura, sin embargo, tiene pocos vestigios en la actualidad, además de que el número de edificaciones fue muchísimo menor que otras civilizaciones; de cualquier forma, cabe destacar que aunque sus registros materiales no son tan numerosos su extensión sí fue grande, pues se han encontrado vestigios de su civilización en lugares muy alejados del área de influencia michoacana como en lo que hoy es Celaya y Yuriria,[53]​ ambas en Guanajuato.

Se destacó principalmente por las «yácatas» como basamento de sus templos, estas se construían con núcleos de tierra y tenían hasta cinco muros superpuestos con lajas de piedra; también se cree que pudieron servir también para viviendas o entierros[57]​.

ArteEditar
 
Lanzas de bronce y objetos varios metálicos.

En el ámbito cultural, destacaron tanto por sus artesanías (principalmente por sus cerámicas) y en la alfarería decorada al negativo, es decir, la aplicación de diferentes dibujos pintados que se delimitaban con cera, la cual era posteriormente derretida. Los metales que más utilizaron fueron la plata, oro, cobre o aleaciones de estos dos últimos[57]​; no solo fabricaron no solo objetos ornamentales con los materiales —a diferencia de las otras culturas—, sino también todo tipo de armas, cinceles, anzuelos y hachas.

Civilización mexica y la Triple AlianzaEditar

 
Mapa de los reinos y señoríos en México antes de la conquista española. Ampliar para ver.
HistoriaEditar

Según el mito de fundación de Tenochtitlán ocurre en el año de 1325, cuando los mexicas provenientes de Aztlán (‘Lugar de Garzas’) emigran hacia el sur de América en busca de la tierra prometida por su dios Huitzilopochtli quien les ordenó fundar una ciudad en donde encontraran un águila posada sobre un nopal devorando una serpiente.[7]

El 13 de marzo de 1325 los aztecas llegaron a lo que hoy se conoce como el Valle de México, (algunos historiadores dicen que vieron la señal y fundaron México-Tenochtitlan). Entraron al Valle de México llegaron en lo que actualmente es el Bosque de Chapultepec, donde residieron hasta que en una nueva expedición al centro del valle encontraron, el 18 de julio de 1325, en un islote rodeado de agua, una penca donde se encontraba un nopal y sobre el nopal un águila devorando una serpiente. Fue allí donde fundaron la Gran Tenochtitlan, ciudad y capital del imperio mexica.

A la víspera de la llegada de los conquistadores españoles a Tenochtitlan en 1519, el también llamado imperio mexica se extendía desde el Valle de México hacia las costas del Pacífico y del Golfo de México y desde Querétaro en el norte hasta Oaxaca en el Sur, incluyendo áreas de influencia en Chiapas y Guatemala. Este dominio sobre una gran extensión territorial se apoyaba en el poder militar y económico que los mexicas ejercían por medio de sus ejércitos y los tributos que exigían a los pueblos y señoríos conquistados. No obstante, los mexicas no lograron someter del todo a los pueblos huasteco, totonaca y tlaxcalteca.

A la postre estos pueblos en alianza con los conquistadores españoles y otros pueblos sometidos lograrían doblegar el poderío militar del Imperio Mexica durante el sitio y toma de Tenochtitlan en 1521. Victoria militar que abrió paso a un nuevo orden económico y social durante el largo periodo de conquista de México.

SociedadEditar

El mayor gobernante dentro de los mexicas era llamado huey tlatoani (que significa ‘el que habla’). Los calpulli era un grupo social que relacionaba a varias familias a través de algún ancestro común.

La educación se consideraba obligatoria durante la infancia y parte de la adolescencia. Había dos tipos de escuela: telpochcalli (para los de estratos menores, donde se concentraba en estudios principalmente prácticos y militares) y calmécac (para los de etsratos mayores, en los que se eseñanban conocimientos más especializados como escritura, astronomía, teología y liderazgo).

ConquistaEditar

Esta sección del artículo trata sobre el sometimiento de los diversos pueblos indígenas por parte de los españoles, ya que en las respectivas secciones de las civilizaciones mesoamericanas no se indagó a profundidad. Pasaron catorce años desde la caída de Tenochtitlan hasta el establecimiento del virreinato de Nueva España. Además, cabe destacar que incluso con la fundación del Virreinato había muchos territorios que faltaban aún por anexarse, territorios que no habían sido totalmente sometidos (especialmente por su geografía) y zonas reclamadas en las que de facto no se ejercía un verdadero control, situación contribuida por los primeros dos puntos.

En ese tiempo, el gobierno quedó primero a cargo de Hernán Cortés, que se autoproclamó Capitán General de Nueva España. Luego fueron nombradas las Reales Audiencias de México, dependientes de la Corona de Castilla, con el propósito de realizar una mejor administración del virreinato.

Virreinato de Nueva EspañaEditar

Bandera (Cruz de Borgoña) y escudo de Nueva España: izquierda y derecha, respectivamente.

El virreinato fue establecido en 1535 y terminó en 1821 con la independencia por parte de España. Debido a que fue un periodo que abarcó alrededor de tres siglos en las que las características de éste fueron poco cambiantes alrededor del tiempo, la sección se desarrollará divida en distintos ámbitos donde se exploraran todas las índoles de este ente.

PolíticaEditar

Su primer virrey fue Antonio de Mendoza y Pacheco. En su historia, la Nueva España fue regida por 62 virreyes de diferente importancia histórica, entre los que destacan Antonio María de Bucareli (1771-1779) y Fray Payo Enríquez de Rivera (1672-1680).

SociedadEditar

CastasEditar

 
De espanol y India mujer, mestiza. Miguel Cabrera, 1763

La sociedad novohispana estaba fuertemente segmentada: estaba dividida en vasallos del rey y castas. Los primeros eran los españoles, los criollos y los indios. Las castas estaban formadas a partir de la codificación acerca de las relaciones entre los grupos étnicos. se permitió el intercambio cultural y el mestizaje biológico, sí había una definición de la posición que una persona ocupaba en la escala social de acuerdo con una supuesta mezcla de sangres. Mientras más sangre española, mejor posición, sobre todo si los hijos eran de matrimonio. Los españoles peninsulares, o sea los venidos de la península, llamados despectivamente gachupines, ocupaban las posiciones de privilegio.

México también fue el punto de origen de la inmigración y colonización de Filipinas. La migración no fue solo de españoles, mexicanos y peruanos a Filipinas, sino también de filipinos hacia México; Guerrero, que es un estado en el oeste de México, tiene una alta concentración de filipinos. El comercio coadyuvó al florecimiento de estos puertos, de la Ciudad de México y de las regiones intermedias entre ambos.

El imperio español introdujo esclavos africanos para explotar en industrias diversas.[58]

ReligiónEditar

El proceso de evangelización consistió en la imposición de las creencias de la Iglesia católica sobre las distintas regiones originarias del territorio. Se puede considerar que hubo órdenes religiosas que se introdujeron a Nueva España: franciscanos, jesuitas, carmelitas, agustinos y dominicos. El proceso de sincretízación fue primordial para formar la identidad novohispana y se obtuvo a través del sometimiento (en sus orígenes) y posteriormente a voluntad (con el paso del tiempo y respetando ciertos privilegios entre los primeros que se adoptaron al nuevo orden).

EconomíaEditar

Entre las principales actividades económicas se puede identificar la agricultura, ganadería, comercio y minería, siendo esta última una de las más importantes debido a las grandes proporciones de dinero que se manejaban.

Agricultura y ganaderíaEditar

 
Indio que recoge la Cochinilla con una colita de Venado, dibujo coloreado sobre vitela.

La agricultura no era considerada la principal actividad en Nueva España, pues con el descubrimiento de numerosos yacimientos minerales, lo era la minería. Se podría considerar que la demanda de producción era únicamente para satisfacer las necesidades alimenticias de la población. Ocurrió un proceso de sometimiento de las poblaciones indígenas, en las que los peninsulares explotaron a los indígenas a trabajar en las secciones de tierras que confiscaban para su beneficio.

La agricultura tradicional sufrió una serie de cambios:

  • Durante los primeros años de la colonia, los indígenas siguieron sembrando de manera tradicional sus antiquísimas plantas (principalmente maíz, frijol, calabaza y chile). Poco después, los españoles introdujeron nuevas especies para entonces desconocidas en América, tales como el arroz, la caña de azúcar, trigo, árboles frutales (principalmente de manzana, peras y naranjas), cebolla y ajo.
  • Además, los nativos no estaban acostumbrados a la ganadería (debido a la ausencia de tales especies en el territorio) y se tuvieron que adoptar a las nuevas técnicas —incluso de agricultura— como el uso de la rueda, el arado con punta de acero y los animales de tiro (buey) y carga (caballo y asno, principalmente).

Con el tiempo también se implementó el monocultivo, es decir, en territorios donde antiguamente había cierta diversidad en las plantaciones, se restringió a únicamente una especie bajo ciertas secciones. En la actualidad —como producto de aquella herencia— se han producido daños ecológicos debido a las afecciones ambientales por tales prácticas; un ejemplo de ello es la producción de palma de aceite en Chiapas.[59]

MineríaEditar

El descubrimiento de nuevos yacimientos de distintos minerales en el centro y norte del territorio (desde Sonora hasta el sur de la provincia de México) permitió que gradualmente la Nueva España ocupara el lugar de privilegio, especialmente en la extracción de plata. La minería permitió el desarrollo de otras actividades asociadas, especialmente los obrajes y la agricultura, que convirtieron a las regiones del Bajío o los valles de México y Puebla en prósperas regiones agrícolas y de actividad industrial incipiente.

ComercioEditar

El comercio del virreinato era realizado a través de dos puertos, Veracruz en el golfo; y Acapulco en el Pacífico, a este llegaba la Nao de China, una nave que transportaba productos de las islas Filipinas a la Nueva España y de ahí a la metrópoli. Filipinas dependía particularmente de México para su sustento y, por lo tanto, la mayoría de los colonos enviados a Filipinas eran mexicanos, no españoles[nota 13]​. Su colonización tampoco era rentable debido a las guerras, por lo que el territorio estaba subsidiado por plata mexicana.

Hay que señalar que hasta finales del siglo XVIII, con la introducción de las reformas borbónicas, el comercio entre los virreinatos no estaba permitido.

Guerra de IndependenciaEditar

AntecedentesEditar

Uno de los pretextos tomados por los criollos para reclamar la independencia de los virreinatos fue la ocupación de España por Napoleón Bonaparte y las tropas francesas en 1808. En varias partes de América Latina tuvieron lugar rebeliones independentistas, algunas más exitosas que otras. México no fue la excepción. Los primeros intentos separatistas de Nueva España corresponden los hechos ocurridos durante la Crisis política de 1808 en México, se formó una Junta de Gobierno la cual contaba con cierta simpatía del virrey José de Iturrigaray, pero un golpe de Estado realizado por Gabriel de Yermo depuso al virrey y a consecuencia se encarceló a los promotores de la junta: Melchor de Talamantes, Juan Francisco Azcárate y Lezama, Francisco Primo de Verdad y Ramos y José Antonio de Cristo. La Real Audiencia, que favorecía a los golpistas, nombró a Pedro de Garibay como virrey interino y toda idea de separatismo fue sofocada. Las reuniones entre criollos continuaron, pues la inconformidad con su situación secundaria en la sociedad novohispana y la ocupación francesa de la metrópoli eran la oportunidad para conseguir un gobierno local. El siguiente intento por establecer un congreso independiente y autónomo fue la Conjura de Valladolid en 1809, pero fue descubierta y sus miembros fueron procesados.

La conspiración de Querétaro sería finalmente la que desataría la revolución de Independencia de México. En la conspiración participaron, entre otros, los corregidores de la ciudad de Querétaro, Josefa Ortiz de Domínguez y Miguel Domínguez; Ignacio Allende y Juan Aldama y el cura Miguel Hidalgo.

IniciaciónEditar

 
Miguel Hidalgo y Costilla. Iniciador de la Independencia, es considerado Padre de la Patria en México.

Hidalgo dio el llamado Grito en el que promovía la insurrección en el pueblo de Dolores, Guanajuato, el 16 de septiembre de 1810.

El 16 de septiembre de 1810 es la fecha que marca el inicio del movimiento armado, dirigido por Miguel Hidalgo y Costilla; quien fuera un simple sacerdote, logró movilizar a una gran parte del pueblo mexicano con lo que se conoce como El Grito de Dolores, ya que hizo un llamado a los habitantes de La Nueva España en el atrio de la parroquia de Dolores. Cabe especificar que, ya que ningún testigo directo llegó a escribir las palabras textuales proclamadas aquel día, hay muchas versiones que rondan entre cosas diferentes; sin embargo, entre las más antiguas se encuentran las siguientes:

¡Viva nuestra madre santísima de Guadalupe!, ¡viva Fernando VII y muera el mal gobierno!
¡Viva la América!, ¡viva Fernando VII!, ¡viva la religión y mueran los gachupines!
Versiones de Manuel Abad y Queipo (derecha) y Diego de Bringas (izquierda), ambos en 1810

En 1811, tras varias victorias, entre las que destacan la toma de Guanajuato, Valladolid, y la derrota que propinaron a las tropas realistas en Cerro de las Cruces, a tiro de piedra de la Ciudad de México, el ejército insurgente se retiró hacia occidente. Fue derrotado en la Batalla del Puente de Calderón por Félix María Calleja, a la postre virrey novohispano. Las tropas realistas persiguieron a las de la insurgencia hasta apresarlas en Acatita de Baján, Coahuila. Los líderes fueron fusilados en la ciudad de Chihuahua y sus cabezas trasladadas a Guanajuato para exhibidas en las cuatro esquinas de la Alhóndiga de Granaditas.


OrganizaciónEditar

Para este tiempo, la insurgencia se había hecho fuerte en el sur de la intendencia de México. Al frente de la tropa se hallaba el cura y Generalísimo José María Morelos y Pavón, quien había recibido la orden directa de Hidalgo de encabezar la revolución en la Sierra Madre del Sur. Entre los triunfos más sonados de Morelos y su ejército, del que formaban parte, entre otros, Mariano Matamoros, los hermanos Galeana y los hermanos Bravo), se encuentra el sitio de Cuautla, que fue roto tras casi un año de asedio realista. Morelos convocó al primer congreso americano en 1813, en Chilpancingo, al que acudieron diputados de las diferentes provincias, los cuales firmaron el Acta de Independencia de la América Septentrional y promulgaron la Constitución de Apatzingán un año más tarde, sobre la base del documento escrito por Morelos, intitulado Sentimientos de la Nación, el Generalísimo, que había rechazado ese título, se hizo llamar Siervo de la Nación.

Cuando Bonaparte y los franceses se retiraron de España y regresó el rey Fernando VII, envió refuerzos a Nueva España y los realistas terminaron por minar la capacidad bélica del ejército insurgente. Morelos fue derrotado en la Batalla de Temalaca, Puebla y conducido a la Ciudad de México, donde fue enjuiciado, degradado y excomulgado. Finalmente, fue fusilado en San Cristóbal Ecatepec, que hoy se llama Ecatepec de Morelos en su memoria, el 22 de diciembre de 1815.

ResistenciaEditar

A esas alturas, el ejército insurgente había entrado en una fase francamente defensiva. Habían sido fusilados Matamoros y Morelos, muertos en combate fueron algunos de los Galeana (no todos: Pablo siguió combatiendo a los realistas en Zacatula, hasta 1822, cuando Vicente Guerrero le mandó a avisar que la guerra había terminado un año antes). Los únicos frentes fuertes eran el veracruzano, al mando de Guadalupe Victoria, y el de Vicente Guerrero, en el sur de México. Vicente Guerrero tenía entre sus formidables fuerzas, filipinos, entre los cuales se encontraba General Isidoro Montes de Oca, quien en la batalla de Tamo Hacienda derrotó a las fuerzas realistas cuatro veces su tamaño. La participación filipina tuvo precursores anteriores cuando Ramón Fabié, nacido en Manila, apoyó al padre Manuel Hidalgo en su revuelta contra España. En el norte, la campaña relámpago de Pedro Moreno y Francisco Xavier Mina, joven español de ideas liberales, había concluido desastrosamente, a pesar de sus triunfos iniciales.

De esta manera, la revolución popular de independencia mexicana se hallaba muy lejos del triunfo. El virrey Apodaca había ofrecido indulto a los insurgentes, lo que minó el ejército en resistencia. La oferta llegó a Guerrero por conducto de su padre, y la rechazó con la famosa frase la Patria es primero, que hoy está escrita con letras de oro en el Palacio Legislativo de San Lázaro.

ConsumaciónEditar

 
Entrada del Ejército Trigarante en la Ciudad de México.

Mientras tanto, en España, en 1820 un pronunciamiento militar dio inicio al llamado trienio liberal, durante el cual se restablecieron la Constitución y los decretos de Cádiz. La élite novohispana estaba en contra de esa ideología por lo que se decidió por la Independencia.

En las Conspiraciones de la Profesa se encargó a Agustín de Iturbide encabezar la tarea. Este selló un pacto con Guerrero, jefe de los insurgentes surianos, en compañía de quien promulgó el Plan de Iguala en 1821.

Poco tiempo después, llegó Juan O'Donojú el nuevo Jefe político superior y Capitán general de Nueva España, mal denominado el último virrey, quien firmó con Iturbide los Tratados de Córdoba en agosto y aceptó firmar el acta de independencia de México el 27 de septiembre de 1821.

Primer ImperioEditar

Primera y segunda regenciasEditar

 
Sello utilizado por las regencias del Primer Imperio.

El 28 de septiembre de 1821 se formó la primera Regencia del Imperio Mexicano para suplir el poder ejecutivo de la nueva nación; estaba conformada por un presidente y cuatro consejeros: Agustín de Iturbide (presidente), Juan O'Donojú, Manuel de la Bárcena, José Isidro Yáñez y Manuel Velázquez de León y Pérez . También el mismo día, se formó la Junta Provisional Gubernativa para servir como sede del legislativo; su presidente era José María Fagoaga. Pocos días después, el 8 de octubre, O'Donojú falleció y fue suplido por Antonio Pérez Martínez y Robles.

El 13 de febrero de 1822, España rechazó los Tratados de Córdoba y por consiguiente, se negó a aceptar la independencia del nuevo país y mandar a un monarca para gobernar México.[61]​ El 24 de febrero de 1822 se instaló «Congreso Constituyente del Imperio», aún sin saber de las noticias anteriores, que consistía de ciento un diputados; nombraron como presidente del Congreso a Carlos María de Bustamante.[62]

Cuando llegaron las noticias a la capital del país, el Congreso y la Regencia entraron en conflicto casi de inmediato, pues el primero se había proclamado «único representante de la soberanía nacional». Luego de un conflicto interno breve, se relegaron los poderes del gobierno provisional: el poder ejecutivo a la Regencia, el legislativo al Congreso y el poder a los tribunales del Imperio.

A principios de marzo de 1822 las tensiones entre el Congreso y la Regencia (liderada por Agustín de Iturbide) se volvieron cada vez más evidentes cuando estos discutían sobre el número apropiado de efectivos del Ejército Imperial y la acusación de Iturbide sobre ser un traidor; al final, se solucionaron ambos asuntos después de varias discusiones.

Mientras hubo discusiones políticas, una contrarrevolución española había iniciado al sureste de la capital. Sin embargo, se nombró a Anastasio Bustamante al mando de cuatrocientos hombres para apagar ese levantamiento. Esta pudo ser apagada cuando los hombres de Bustamante contuvieron el movimiento español en Cuatla que había salido de Texcoco.

Cuando resultaron victoriosos, el Congreso felicitó a la Regencia, sin embargo, se llegó al consenso de reformar esta última con el cambio de tres de sus integrantes. El 11 de abril del mismo año se disolvió la regencia y se transformó en la «Segunda Regencia del Imperio». Los miembros fueron Agustín de Iturbide (presidente), José Isidro Yáñez, Miguel Valentín y Tamayo, Manuel de Heras Soto y Nicolás Bravo, siendo integrados estos últimos tres en reemplazo de los anteriores.

A principios de mayo de 1822 las tensiones entre el Congreso y la Regencia se habían vuelto a presentar. Durante una lectura de un documento en una sesión del Congreso, se había filtrado en el mismo un enunciado donde se mencionaba que se debía de adoptar un «sistema republicano parecido a la de otros países que habían logrado su independencia de España»;[63]​ esto rompía con lo acordado en los Tratados de Córdoba que establecía que en el caso de que los aspirantes españoles a la corona mexicana la rechazaran (cosa que había ocurrido hacía unos meses), el congreso debía de nombrar a un nuevo monarca, sin especificar si este podía ser europeo o mexicano; los diputados sospecharon que esto había sido causado por Bravo, por lo que se hizo evidente que ya no apoyaba a Iturbide.

Además, la división del Ejército Imperial también se había hecho evidente: entre los generales que apoyaban a Iturbide se encontraban Anastasio Bustamante, Antonio López de Santa Anna y Luis Quintanar; entre los generales que estaban en contra de este destacaban Miguel Barragán, Guadalupe Victoria, Pedro Celestino Negrete, Nicolás Bravo y Vicente Guerrero.[64]

Durante los siguientes días, la división tanto política como militar se había hecho más que evidente en el país. Todos estaban divididos entre los monárquicos, que seguían aspirando que se cumpliera lo acordado en los Tratados de Córdoba, los que sospechaban que apoyaban a Iturbide para ser el nuevo emperador, y los republicanos, que simpatizaban con la idea de adoptar la otra forma de gobierno para tener el poder de decidir a sus gobernantes. Cabe destacar que, la mayoría de los republicanos formaban parte de una secta masónica; en una reunión de la misma, se había explorado la idea de levantarse en armas en contra de Iturbide para impedir su posible ascenso al trono: mismos noticias que luego llegaron a Iturbide.

Arriba: proclamación de Iturbide en la noche del 18 de mayo de 1822. Abajo: alegoría de la coronación de Agustín I.

En la noche del 18 de mayo de 1822, un grupo de soldados simpatizantes de Iturbide comenzaron a vitorear en la capital del país; el sargento Pío Marcha hizo tomar lar armas a la tropa de su cuartel. El grupo se lanzó a la calle proclamando a Iturbide como «Agustín I»; parte de la población se unió al grupo. El coronel Rivero irrumpió en el teatro e Iturbide proclamó que el pueblo y guarnición lo habían «nombrado emperador»: misma afirmación que tuvo un gran recibimiento entre los habitantes de la ciudad, pues a nadie le había disgustado la idea.[65]​ A la mañana siguiente, el 19 de mayo, Iturbide declaró que el pueblo y ejército de la capital ya habían «tomado partido» y que correspondía al resto de la nación aprobarlo o no; aunque, también llamó a la calma para que nadie se levantara en armas pues le correspondía al Congreso la elección la representación legal de la nación.

Ante tal situación, el Congreso se vio obligado a tener una sesión extraordinaria instantánea. Junto a un séquito de seguidores suyos de diversas índoles, Iturbide se presentó a ésta, cuando fue llamado; aquello obligó al Congreso a hacer una «reunión pública». Los diputados recurrieron a discutir el asunto en medio de gritos donde expresaban sus opiniones, pero al final decidieron votar una vez que habían acordado que serían los futuros resultados serían definitivos y que no se ocupaba la notificación a las provincias. Votaron, e Iturbide ganó con 67 sufragios contra 15: tal decisión no había sido definitiva, pues ocupaba el total de votos de los diputados (pues no había asistido todo el Congreso por la falta de anticipación); sin embargo, al día siguiente votaron los restantes y fue ratificada su victoria.

Gobierno de Agustín de IturbideEditar

Antes del Plan de Casa MataEditar

Se organizaron los preparativos para la administración del nuevo imperio: el discurso que proclamaría en su coronación, el orden de sucesión del trono, los miembros y tratamientos de la Familia Real, las condecoraciones, grados y títulos que podría nombrar el emperador, etc.[66]​ El 21 de julio de 1822 Agustín de Iturbide fue coronado en la Catedral Metropolitana como «emperador constitucional de México» bajo el título de «Agustín I».

Después de su proclamación como emperador las situación interna no se sosegó: algunos antiguos partidarios de los Tratados de Córdoba se sintieron defraudados por no tener a un príncipe europeo como emperador; y dentro del Congreso seguía habiendo la inquietud de la posibilidad de establecer una república.

 
División administrativa: mayor extensión territorial que poseyó el país como nación independiente. Dar clic para ampliarlo.

El 26 de agosto de 1822 Iturbide mandó a arrestar alrededor de veinte diputados, pues estos conspiraban en su contra; el Congreso le reclamó por ello, sin embargo, pidió calma y dijo que el arresto había sido legal a cusa de conspiración y que esperaría la resolución de los tribunales.

Además, al día siguiente, Iturbide recibió una misiva del general De la Garza junto a autoridades políticas y clericales locales de la provincia de Nuevo Santander en la que apoyaban las quejas del Congreso: Iturbide lo consideró como sublevación, mandó al general Zenón Fernández a abatir el movimiento y le dio Manuel Gómez Pedraza el mando de la región; se arrestó a De la Garza, al mismo tiempo en la que varios exdiputados estaban arrestados.

El 27 de septiembre de 1822, Lorenzo de Zavala propuso reformar al Congreso debido a la poca equidad en la representación de las provincias; sin embargo, tal propuesto fue rechazada poco después.

Ya para esas fechas se habían unido como provincias gran parte de los antiguos territorios que se habían independizado de España simultáneamente que México. Estas anexiones se habían hecho a voluntad desde finales de 1821 por lo atractivo que resultaba para ellas una monarquía moderada en América y lo conveniente que era unirse a la nueva nación. En total se unieron cinco países centroamericanos como provincias: Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica.

De arriba abajo: bandera y escudo utilizados durante el Primer Imperio.[nota 14]

El 31 de octubre de 1822 Iturbide decretó la anulación del Congreso considerando su labor únicamente como «utópica»; esto se consideró muy impopular entre los diputados republicanismos. Dos días después, el 2 de noviembre de 1822 se creó la Junta Nacional Instituyente como reemplazo del poder legislativo que había sido revocado con el Congreso; estaba conformada por cuarenta y siete hombres que apoyaban Iturbide, esto como representación de las provincias del imperio[67]​. El objetivo de la nueva Junta Nacional era diseñar un nuevo método efectivo para nombrar los miembros de un nuevo Congreso Imperial.

La situación económica era un asunto urgente que le incumbió a la Junta Nacional. El erario público estaba devastado por las bajas en las actividades económicas (especialmente el comercio y la minería). Se hizo una revisión del tesoro imperial. El Imperio negoció un préstamo con Reino Unido, el cual nunca llegó, y otro más con Diego Berry, pero tampoco pudo concretarse. Ante la difícil situación económica, se impuso un préstamo de 2 800 000 de pesos con la hipoteca de una contribución general de todos los habitantes del imperio. También se prohibió la exportación de dinero a los españoles que querían migrar, y solamente se les permitió viajar con la ropa de uso y muebles necesarios. Además, la Junta Nacional decretó otras medidas como la restricción de la libertad de prensa y penas contra conspiradores. Otra medida de Iturbide fue la autorización expedida a Stephen Austin, el 3 de enero de 1823, para colonizar Texas[68]​.

Durante todo ese tiempo, Iturbide había nombrado a Antonio López de Santa Anna como encargado militar de la provincia de Veracruz y se habían llevado bastante bien hasta el punto de escribirse cartas personales. Sin embargo, el 16 de noviembre del mismo año Iturbide visitó Xalapa diciendo que necesitaba supervisar una acción política que se realizaría, sin embargo, se cree que en realidad quería proclamar la destitución de Santa Anna de su puesto. Poco a poco las relaciones entre ambos se fueron tensando, a tal punto que Santa Anna se negó a ir a la Ciudad de México cuando Iturbide se lo había solicitado[69]​.

Rebelión del Plan de Casa MataEditar

 
Antonio López de Santa Anna fue el artífice de múltiples movimientos armados a lo largo de la historia del país.

Ya para el 2 de febrero, Santa Anna, con apoyo de Victoria, se opuso públicamente a Iturbide proclamando el Plan de Veracruz en el que invitaba al Ejército a una sublevación para ponerle fin al imperio y volver a instalar el Congreso con una nueva forma de gobierno que posteriormente se decidiría:

Se creará un ejército libertador, y se compondrá de los cuerpos ya formados que se adhieran al sistema de la verdadera libertad. […] Que se observen inviolablemente las tres garantías publicadas en Iguala. […] ¡Viva la Nación! ¡Viva el soberano Congreso libre! ¡Viva la verdadera libertad de la patria! ¡Sin admitir ni reconocer jamás las ordenes de don Agustín de Iturbide![70]

Desde que le llegó a Iturbide la información sobre la sublevación, mandó una contradefensa a manos de los generales José Antonio de Echávarri, Luis Cortazar y Rábago y José María Lobato[71]​. Francisco Lemaur, un español a favor de Fernando VII[nota 15]​, se comunicó con Santa Anna debido al interés de la rebelión y firmaron un armisticio a favor de la mutua convivencia; Echávarri y Lobato consideraron que realizar aquel acto —debido que pactó un acuerdo con alguien en contra de la soberanía del Estado mexicano— era traición a la patria[72]​. Posteriormente Santa Anna le propuso a Echávarri unirse a la rebelión; sin embargo, el 16 de diciembre se negó públicamente.

El 21 de diciembre Echávarri pudo replegar el ejército de Santa Anna que marchaba para Ciudad de México; aunque, poco después (debido a Iturbide no estuvo concentrado en la estrategia militar por unos días) Victoria pudo reorganizar el Ejército y conseguir nuevos soldados[73]​. El 13 de enero de 1823 ocurrió la Batalla de Almolonga (en el actual estado de Guerrero) entre las fuerzas de Nicolás Bravo y Vicente Guerrero (que se habían unido al plan) y Epitacio Sánchez y Gabriel de Armijo; el resultado fue una victoria pírrica por parte de los realistas, ya que Sánchez murió en batalla.

El 1 de febrero de 1823 Santa Anna proclamó el Plan de Casa Mata cuya función principal era ratificar sus intenciones de la sustitución de Iturbide y dotarle de organización al movimiento (como el nombramiento de los próximos diputados para el nuevo congreso y la conservación de los rangos militares y puestos de trabajos por parte de civiles)[74]​:

Siendo inconcuso que la soberanía reside esencialmente en la Nación, se instalará el Congreso a la mayor posible brevedad. […] Se nombrará una comisión que con copias del acta, marche a la capital del Imperio a ponerla en manos de S.M. el emperador. [75]

Las pérdidas y fracasos militares del movimiento rebelde indicaban la posibilidad del fracaso; sin embargo, aquel mismo día ocurrió un giro inesperado: Echávarri, Lobato y Cortázar se adhirieron al Plan de Casa Mata, poniendo fin a la mayor resistencia imperialista. Las hipótesis sobre el cambio de ideología de los tres generales iturbidistas son varias: según el mismo Santa Anna, se debió al apoyo de Lemaur[76]​; sin embargo, Alamán señaló la posibilidad de que se debiera a la influencia de las diversas logias masónicas [71]​; además, según Nettie Lee Benson, historiadora estadounidense del siglo xx, Miguel Ramos Arizpe y José Mariano de Michelena habían influenciado a los tres de aceptar[77]​.

En los días siguientes de la publicación del Plan de Casa Mata, antiguos aliados de Iturbide se fueron uniendo debido a lo atractivo que resultaban las propuestas. El 4 de marzo de 1823 Iturbide decretó la reinstalación del Congreso, mismo que se reunió el 7 de marzo, y en el que Iturbide se reservó a proclamar un discurso en son de paz[78]​.

En la tercera sesión desde la reinstalación del Congreso, el 19 de marzo un ministro de Iturbide presentó su carta de abdicación:

La corona la admití con suma repugnancia, sólo para servir a la patria; pero desde el momento en que entreví que su conservación podría servir si no de causa, al menos de pretexto para una guerra intestina, me resolví dejarla. No hice yo abdicación de ella, porque no había representación nacional reconocida generalmente y por lo mismo era inútil toda gestión sobre la materia, y aún habría sido tal vez perjudicial; hay ya el reconocimiento, y hago por tanto la abdicación absoluta.[79]

Al día siguiente, debido a la falta de la totalidad los diputados, se realizó una revisión de la misma,[79]​ en donde se avaló y se confirmó su autenticad, dando fin oficial al Primer Imperio Mexicano.

Gobierno ProvisionalEditar

 
Bandera utilizada según el decreto del 14 de abril de 1823.
 
Pedro Celestino Negrete fue el primer presidente del Gobierno provisional.
 
Organización territorial de las provincias durante el Gobierno provicional.

Con gobierno provisional de México se refiere al periodo entre el fin del Primer Imperio el 19 de marzo de 1823 y el inicio de la Primera República Federal el 10 de octubre de 1824. Es considerado un gobierno de transición que fue denominado oficialmente «Supremo Poder Ejecutivo de la Nación Mexicana» y que fue decretado por el Congreso el 31 de marzo de 1923, doce días después de la disolución del Imperio, lo que constituyó una vacante en la titularidad del Ejecutivo.[80]

La situación del país era difícil económicamente hablando. La producción de cualquier tipo de bien estaba paralizada. La agricultura —que fue una de las que más sufrió— decayó por falta de mano de obra y el descuido de los centros agrícolas. La minería que había sido uno de los fuertes en la Colonia estaba casi abandonada. En el aspecto del comercio, el hecho de los caminos fueran poco transitables provocaba gran inseguridad que era alimentada con el hecho de que medios de transporte eran ineficientes.[81]

El endeudamiento del gobierno desde la consumación zozobró las finanzas públicas y la entorpeció por la deuda pública; incluso en la actualidad es una situación constante que no ha podido ser remediada.[82]​ Entre los principales factores que participaron en la creación de una creciente deuda externa tan solo en los primeros años de vida independiente se encuentran, además del estancamiento por la Guerra, el mantenimiento de un ejército meramente inútil y una pésima administración gubernamental provocaba por corrupción política.[81]

En el aspecto social se conservaron muchas de las costumbres y relaciones vigentes en el Virreinato, situación que se fortaleció durante el breve periodo del Imperio. En realidad del poder del Clero no terminó si no hasta muchos años después. Mientras tanto su influencia en la sociedad era hegemonizante, pues seguían siendo dueños de grandes tierras y sus ingresos procedían de ofrendas, limosnas, diezmos, servicios, créditos, hipotecas y usura.[83]​ Los terratenientes eran un su mayoría criollos y por consiguiente un pequeño grupo de herederos de españoles que conservaban la tradición nobiliaria —incluso después de la caída del Imperio— y que en años anteriores habían sido dueños de esclavos. Contrastado a lo anterior, las clases bajas eran los que antiguamente habían sido esclavos de varias castas y que habían sido liberados ya en 1821. Trabajaban en el pequeño comercio (como artesanías), eran la servidumbre o laboraban en otros medios difíciles (como el campo) en los que vivían en una situación precaria.[83]​ Pasarían más de cincuenta años hasta la introducción de las industrias en el país.

Volviendo a la situación política el gobierno provisional era dirigido por un triunvirato que a su vez tenía un presidente que era rotado constantemente. Los tres miembros fueron Pedro Celestino Negrete —que fungió como primer presidente— y los exinsurgentes Nicolás Bravo y Guadalupe Victoria, que por no encontrarse en Ciudad de México nombraron como suplementes a José Mariano Michelena y Miguel Domínguez, respectivamente; aunque tiempo después tuvo que nombrarse a Vicente Guerrero por la falta de los titulares y sus suplentes.[84]

Aunque no era formal que no existiera la posibilidad de reinstaurar la monarquía, sí lo era de facto debido a las consignas de la Revolución de Casa Mata; así que quedaba propiamente el bando republicano, pero que estaba fragmentado en distintas ramas que se concentraban en los dos modos políticos republicanos: centralismo y federalismo. Propiamente el Virreinato había sido centralista, por lo que el federalismo era partidario de cambios en la sociedad, que aún estaba bajo la influencia colonial. Asimismo, se planteó la necesidad de que el individuo de la calle participara más en las actividades económicas y políticas. Servando Teresa de Mier fue uno de los partidarios del federalismo, pero de un muy moderado.[85]

Finalmente el Congreso Constituyente promulgó la Constitución de 1824, considerada como la primera carta magna de la nación. El documento asentaba que la nación adoptaba como forma de gobierno la república federal con la división de los tres poderes en El espíritu de las leyes de Montesquieu, que en próximos años serían llamados en la país como los Poderes de la Unión. Estaba inspirada en las constituciones de Estados Unidos y de Cádiz.[86]​ Su base ideológica, debido a las características que optó fue, por lo tanto, obra de la Ilustración.

 
Organización territorial tras la promulgación de la Constitución de 1824.

El 31 de enero de 1824 se proclamó el Acta Constitutiva de la Federación Mexicana en las entidades federativas que integraban el país en aquel entonces formalizaron su unión bajo una futura república federal.[87]​ Las quince provincias en las que se dividió el país durante el gobierno provisional se convirtieron en dos tipos de entidad federativa: estados libres y soberanos —caracterizados por poseer un gobernador y congreso propio, así como la facultad, por consiguiente, de tener una constitución interna— y territorios federales —caracterizados por su baja población y ser gobernados directamente por el gobierno federal, además de no tener una constitución interna—. Cada provincia territorial que no tenía la denominación de «Interno» se constituyó prácticamente igual como estado, por excepción de Xalisco de donde salió, además del Estado de Jalisco, el territorio de Colima. Mientras que, las provincias provisionales con la denominación de «Interno», debido a sus grandes territorios, se dividieron en varias entidades: Interno de Occidente se dividió en el Estado de Sonora y Sinaloa y en los territorios de Alta California y Baja California, Interno del Norte se dividió en los estados de Chihuahua y Durango y en el territorio de Nuevo México y, por último, Interno de Occidente se dividió en los estados de Nuevo León, Coahuila y Texas y Tamaulipas. Finalmente cabe mencionar que Chiapas —que formaba parte de Guatemala— decidió volver a unirse a México como un estado más.

Agustín de Iturbide regresó al país sin conocimiento de que el Congreso lo había declarado fuera de la ley y traidor. En Soto La Marina (Tamaulipas) fue capturado y fusilado en Padilla (Tamaulipas) el 19 de julio de 1824.

Primera República FederalEditar

Gobierno de VictoriaEditar

 
Guadalupe Victoria, primer presidente; anteriormente había servido como miembro y presidente del Poder Ejecutivo durante el gobierno provisional.

El Congreso convocó a las elecciones federales de 1824 en las que salió electo Guadalupe Victoria como presidente para el período de 1824 y 1828 y Nicolás Bravo como su vicepresidente. Cabe mencionar que fue el único periodo presidencial que se completó enteramente durante el periodo.

A partir de la conclusión del período de Victoria, la vida política mexicana se tornó inestable, debido a las pugnas entre la antigua aristocracia y el pequeño grupo de burgueses liberales del país.

Gobiernos posterioresEditar

República centralistaEditar

En 1833 tuvo lugar el primer intento de reforma liberal profunda del Estado, encabezada por Valentín Gómez Farías a la sazón presidente interino, y José María Luis Mora. La reforma fracasó por el regreso de Santa Anna a la presidencia, con el apoyo de los conservadores. En 1835 fueron promulgadas las Siete Leyes, una constitución de corte centralista, que ocasionó la declaratoria de independencia de Zacatecas (rebelión reprimida brutalmente por el general Cos) y Texas. Este último territorio, perteneciente al estado de Coahuila y Texas, se separó de México en 1836. Cinco años más tarde la República de Yucatán declaró su independencia, y no se reincorporaría a México hasta 1848. Ese mismo año de 1841, el estado de Tabasco decretó su separación de México en protesta por el centralismo imperante en el país. El estado se reincorporó oficialmente en 1842.

Durante esa misma época, Santa Anna promulgó el 20 de octubre de 1842 un decreto, el cual declaró la educación obligatoria entre los siete y quince años; sin embargo, fue depuesto como presidente ese mismo día. Este hecho es uno de los pocos relevantes en el ámbito educativo.

El 6 de enero de 1843, fue proclamada la segunda república centralista de México, encabezada por Santa Anna. La vida de la república sería muy corta, pues tres años más tarde fue incapaz de enfrentar la invasión estadounidense, hecho que los liberales aprovecharon y terminaron por rehabilitar la constitución de 1824 el 22 de agosto de 1846.

Segunda República FederalEditar

Intervención estadounidense en MéxicoEditar

 
Ocupación de las tropas estadounidenses a la capital tras la Batalla de la Ciudad de México.

Entre 1846 y 1848 México fue parte del conflicto conocido como la intervención estadounidense en México o la guerra Estados Unidos-México. El 29 de diciembre de 1845 el Congreso estadounidense oficialmente admitió Texas como un estado constituyente de la nación. En 1846 EE. UU. reclamó a México la posesión de la franja de tierra comprendida entre el río Bravo y el río de las Nueces. El límite de la provincia texana históricamente había sido el río de las Nueces, unos 300 km más al norte del Bravo, por lo que las reclamaciones eran infundadas. Las tropas mexicanas cruzaron el río Bravo y atacaron a los estadounidenses que se habían desplegado en el territorio en disputa. Tras ello el gobierno estadounidense declaró guerra y acometió contra México.

El 14 de septiembre de 1847, los estadounidenses izaron su bandera en el Palacio Nacional, tomando antes el Castillo de Chapultepec, que era, por aquel entonces, colegio militar, y donde se encontraban sólo unos cuantos cadetes de guardia, ahora conocidos como "los Niños Héroes". La guerra concluyó con la firma del Tratado de Guadalupe-Hidalgo, en el que México reconocía la frontera texana en el río Bravo. Además EE.UU. recibió los territorios de California y Nuevo México (cerca de 2,000,000 de km² que hoy conforman los estados de California, Nuevo México, Arizona, Nevada, Utah, la mayor parte de Colorado y la región suroeste del Wyoming y Kansas, y el oeste de Oklahoma), cumpliendo así la llamada doctrina del destino manifiesto, según la cual Estados Unidos de América era una nación destinada a expandirse desde las costas del Atlántico hasta el Pacífico.

Gobierno dictatorial de Santa AnnaEditar

 
Antonio López de Santa Anna (1794–1876) fue un político y militar mexicano, en 11 ocasiones presidente de México.

Tras la guerra con Estados Unidos, fue elegido para la presidencia José Joaquín de Herrera. El gobierno de Herrera fue más o menos tranquilo, aunque las elecciones para relevarlo fueron presa de la división entre liberales y conservadores. Este nuevo conflicto se resolvió con la llegada de Santa Anna al poder, que gobernó por última ocasión la república entre 1853 y 1855. Santa Anna se autonombró dictador de México y gobernó con el título de "Su Alteza Serenísima" (el tratamiento fue elevado al rango de ley constitucional). Mientras tanto, la mayor parte del país seguía en la miseria. El colmo fue el aumento en el monto de los impuestos y la creciente corrupción del gobierno.

Guerra de ReformaEditar

 
Benito Juárez, entre mandatos ordinarios y extraordinarios (interinos y provisionales) se convirtió en el segundo presidente con más tiempo acumulado en el poder.

Por ello, en 1854 los liberales se fueron a la guerra, amparados en el Plan de Ayutla y encabezados por Juan Álvarez e Ignacio Comonfort. El movimiento, conocido como Revolución de Ayutla, concluyó con la renuncia y destierro de Santa Anna y la instalación de Álvarez como interino. Durante las presidencias de Álvarez y Comonfort, fueron promulgadas varias leyes de corte liberal, conocidas como Leyes de Reforma, que, entre otras cosas, establecieron la separación entre el Estado mexicano y la Iglesia católica y anularon los privilegios de las corporaciones (incluidas las comunidades indígenas). La puesta en marcha de estas leyes dio lugar a un nuevo conflicto entre liberales y conservadores, conocido como Guerra de los Tres Años o Reforma.

Benito Juárez ocupó la presidencia interina de la república tras la renuncia de Comonfort, y fue convocado un nuevo congreso constituyente que promulgó el 5 de febrero de 1857 la nueva constitución mexicana, de orientación liberal moderada. Sin embargo, las reformas contempladas por la nueva constitución fueron motivo de una nueva rebelión conservadora en Tacubaya y, desconociendo el gobierno de Juárez, nombraron un presidente provisional. Las huestes de ambos bandos se enfrascaron en una guerra que concluyó con la victoria de los liberales en enero de 1861.

Gobierno ordinario de JuárezEditar

En ese mismo año, el gobierno de la república decretó la suspensión de pagos de la deuda externa con la Ley de suspensión de pagos, pues carecía de medios para pagarla. Francia, uno de los principales acreedores, instó a España e Inglaterra a presionar por la vía militar al gobierno mexicano. La marina de los aliados llegó a Veracruz en febrero de 1862. El gobierno mexicano se aprestó a negociar por la vía diplomática, y logró el retiro de los ingleses y españoles.

Segundo imperioEditar

 
Maximilino de Habsburgo, emperador de México de 1863 a 1867.

Los franceses enviados por Napoleón III, al mando del Conde de Lorencez, dieron comienzo a las hostilidades militares. El primer enfrentamiento, la batalla de Puebla, fue ganado por el ejército de Ignacio Zaragoza y las milicias populares del estado. Ante la derrota, el emperador envió más tropas al mando de Frédéric Forey, quien obtuvo varias victorias para los franceses, que tomaron la capital en junio de 1863. Posteriormente, fue sustituido por François Achille Bazaine.

El gobierno republicano, con Juárez a la cabeza, se trasladó a San Luis Potosí el 31 de mayo. Fue perseguido por los franceses, y finalmente se estableció en Paso del Norte. Mientras tanto, en la capital, el 10 de julio la Asamblea de Notables nombró como emperador de México a Maximiliano de Habsburgo. El Segundo Imperio Mexicano duró hasta 1867, ya que a partir de 1865 el ejército francés empezó a sufrir derrotas a manos de las guerrillas mexicanas (que comenzaron a abastecerse de armamento estadounidense).

La guerra culminó con la retirada del ejército francés y con la rendición de los conservadores y el fusilamiento del emperador en el Cerro de las Campanas (Santiago de Querétaro) el 19 de junio de 1867.

El 15 de julio de 1867 Juárez entró a la Ciudad de México mercando el fin del Segundo Imperio:

El Gobierno nacional vuelve hoy a establecer su residencia en la Ciudad de México, de la que salió hace cuatro años. Llevó entonces la resolución de no abandonar jamás el cumplimiento de sus deberes [...]. Fue con la segura confianza de que el pueblo mexicano lucharía sin cesar contra la invasión extranjera, en defensa de sus derechos y de su libertad.
Manifiesto del Presidente al ocupar la Capital.[88]

República RestauradaEditar

Tras el fusilamiento de Maximiliano, el país entró a un periodo llamado la «República Restaurada» o «República triunfante» que se caracterizó por dos gobiernos presididos por los políticos liberales civiles Benito Juárez y Sebastián Lerdo de Tejada, quienes tenían en mente reconstruir un país diezmado por la guerra civil, impulsar la consolidación del país como un Estado fuerte y abatir las rezagos socioeconómicos poblacionales a través de posturas liberalistas.[89]

Gobiernos de Benito JuárezEditar

 
Benito Juárez, en este periodo, fue electo para dos periodos ordinarios: los cuatrienios de 1867-1871 y de 1871-1875; sin embargo, no pudo completar este último debido a su fallecimiento.

En julio de 1867, Juárez estableció su gobierno en la ciudad de México. La República se consolidó siendo la última vez en el que el Estado mexicano cambió de forma de gobierno. Se restableció el modelo político planteado en la Constitución de 1857 y las Leyes de Reforma.

En aquel entonces, la burguesía liberal representaba un gran poder y la economía y las finanzas nacionales se encontraban en ruina, por lo que Juárez consideraba que era necesario ordenar el gobierno y la economía. Con la restauración de la República inició la restructuración de las finanzas públicas y se buscó optimizar el aprovechamiento de los ingresos del gobierno para cubrir sus gastos de operación. Juárez realizó los siguientes cambios constitucionales:

  • Establecimiento del Senado al dividir el poder legislativo en la cámara alta y baja y restricción de las facultades de los diputados.
  • Permitió al poder ejecutivo vetar disposiciones del Congreso.
  • Debilitamiento del papel político de los militares. Se reorganizó el ejército a treinta mil efectivos bien disciplinados[90]​, el cual se destinaba el 70 % de la renta pública[91]​.
  • Establecimiento de una política de centralización administrativa y política para reducir la gran cantidad de proyectos locales y lograr la unidad nacional. La política encontró fuerte oposición entre los caciques y los caudillos, pues buscaba disminuir su poder.

Juárez había gobernado con facultades extraordinarias debido a la guerra de Reforma, la intervención francesa y el Imperio de Maximiliano; pero entonces, para regularizar la situación política convocó a las elecciones de 1867, que se llevaron a cabo el 22 de septiembre para presidenciales, en las que resultó electo él mismo con el 71.5 % de los votos, y el 7 de octubre para el presidente de la Suprema Corte de Justicia, en la que resultó electo Sebastián Lerdo de Tejada, y diputados.

Se apoyó a la empresa privada y sobre todo se buscó atraer inversión extranjera para poner en marcha sectores como la agricultura, mediante la introducción de nuevos cultivos, incorporar nuevas zonas productoras y aplicar nueva tecnología. Asimismo, se buscaba invertir en minería, industria y medios de comunicación para integrar al país y lograr la tan ansiada unidad nacional. El principal problema consistía en que no se podía atraer inversión extranjera sin el reconocimiento y confianza de los principales mercados internacionales. Las circunstancias políticas y económicas del país, así como el historial de endeudamiento y suspensión de pagos, no permitían que llegaran dichos capitales.[91]

Uno de los proyectos juaristas fue extender la educación pública en todo el territorio para modernizar al país. La intención de unificar los sistemas escolares tropezó con grandes obstáculos, como la inercia de un México católico y la gran diversidad cultural y regional. El liberalismo juarista defendía la educación como arma para contrarrestar la influencia de la Iglesia en la sociedad y, para ello, el 2 de diciembre de 1867 dictó la Ley Orgánica de Instrucción Pública, en la que se eliminó de la educación todo contenido religioso. La política benefició a las clases medias urbanas.

La filosofía predominante del gobierno federal era el positivismo, que se vinculó con la vida nacional; la filosofía de Auguste Comte llegó al país y se adoptó en el campo educativo y en la política[92]​. Gabino Barreda, discípulo de Comte, a solicitud del presidente creó en 1867 la Escuela Nacional Preparatoria, quien resumió en tres palabras el proyecto educativo: libertad, orden y progreso.[93]​ Además se creó la escuela para invidentes y la Biblioteca Nacional, ya que antes no existía ninguna de éstas.

Las facultades extraordinarias —aun en un periodo donde la presidencia no era extraordinaria— habían excedido los límites del poder. Juárez tenía la capacidad de vetar las decisiones de los otros dos poderes, por lo que su gobierno presentaba un carácter dictatorial y anticonstitucional[93]​; aquella situación fue criticada incluso por los mismos liberales y causó rebeliones en varios estados, que más tarde sería uno de los motivos que propiciaría levantamientos armados en su contra.

 
Miguel Negrete ya había sido ministro de Guerra y Marina de Juárez durante un mes de 1863; sin embargo, se levantó en armas contra Juárez en tres ocasiones.

El 20 de abril de 1869, Julio Chávez López proclamó en Chalco (Estado de México) el Manifiesto a todos los oprimidos y los pobres de México y del universo, en la que postulaba ideas socialistas para la nación y acusaba a Juárez por permitir el despojo de tierras comunales y las masacres que había ordenado.[94]​ El movimiento armado inició en Texcoco con el apoyo del general Miguel Negrete, que tomó los fuertes de Loreto y Guadalupe; pronto fue vencido, aprehendido, procesado por la ley y sentenciado a muerte; sin embargo, el general Porfirio Díaz le concedió su indulto por su pasado en la participación en el sitio de Puebla.

A la par de impulsar el progreso y permitir la libertad de expresión, el gobierno de Juárez tenía que lograr la pacificación del territorio. Numerosos levantamientos fueron ocasionados por la desamortización de las propiedades comunales indígenas; terratenientes y militares fueron los culpables de estas arbitrariedades, que originaron rebeliones, entre ellos, las que suscitaron en Yucatán, Nayarit, Sonora y Chiapas, de cualquier forma, el gobierno federal las calificaba como clericales y las reprimió en forma sangrienta.[95]

A finales de 1871 acabaría el primer cuatrienio de Juárez, por lo que se postuló para la reelección en las elecciones de 1871 y se efectuó el 27 de agosto de 1871. Los resultados fueron rebelados por el Congreso el 7 de octubre, en los que Juárez resultó con el 47.22 % rebasando al otro candidato, Porfirio Diaz; sin embargo, su victoria se vio opacada y acusada fuertemente de fraudulenta.

El 19 de octubre de 1871 ocurrió un intento de golpe de estado realizado por los generales Miguel Negrete, Aurelio Rivera y Jesús Toledo. Aquel levantamiento no duraría más que unas horas, pues los primeros tres generales lograron escapar gracias al efectivo contraataque realizado por el general Sóstenes Rocha siguiendo las órdenes del mismo Juárez; sin embargo, sí fue detenido un teniente que apoyaba el movimiento armado, por lo que fue fusilado junto a otros oficiales. Sin embargo, entre las bajas del bando federal se puede destacar a José María Castro, herido por un disparo de bala, quien era el gobernador del Distrito Federal (nombrado por Juárez tan solo desde septiembre del mismo año).[96]

 
Porfirio Díaz para aquel entonces ya era un destacado militar que había brillado en múltiples campañas militares.

Sin embargo, 8 de noviembre de 1871 Díaz, al meditar y negarse (a diferencia de Lerdo de Tejada) a aceptar los resultados electorales claramente fraudulentos, lanzó el Plan de la Noria, en la que se oponía al intento de reelección de Juárez e instaba al pueblo mexicano a levantarse en armas:

La reelección indefinida, forzosa y violenta, del Ejecutivo Federal, ha puesto en peligro las instituciones nacionales.

En el Congreso una mayoría regimentada por medios reprobados y vergonzosos, ha hecho ineficaces los nobles esfuerzos de los diputados independientes y convertido á la Representación Nacional en una cámara cortesana, obsequiosa y resuelta á seguir siempre los impulsos del Ejecutivo.

En la Suprema Corte de Justicia, la minoría independiente que había salvado algunas veces los principios constitucionales de este cataclismo de perversión é inmoralidad, es hoy impotente por falta de dos de sus más dignos representantes. [..] Ninguna garantía ha tenido desde entonces el amparo; los Jueces y Magistrados pundonorosos de los Tribunales Electorales son sustituidos por agentes sumisos del Gobierno [...].[97]

Pronto se adhirieron al plan Manuel Gónzalez Flores (amigo de Díaz que en ese entonces había sido elegido diputado por Oaxaca) y los gobernadores de Oaxaca (Félix Díaz Mori, quien además era hermano de Díaz), Guerrero y Chiapas[nota 16]​, renunciando a sus respectivos cargos.

 
Sóstenes Rocha fue un destacado militar, siendo el autor de las victorias juaristas durante muchos años.

El 1 de diciembre de 1871 comenzó oficialmente el siguiente mandato presidencial de Juárez que cubriría el periodo de 1871-1875. Aunque Díaz pudo marchar triunfante hasta Toluca, no pudo completar sus planes de llegar hasta la toma de la Capital debido a la intervención federal a manos de Ignacio Mejía y Sóstenes Rocha; tuvieron una serie de derrotas hasta básicamente debilitarse y propiamente perder.

El 5 de diciembre de 1871 Donato Guerra, Jerónimo Treviño y Trinidad García de la Cadena (todos ellos adheridos al Plan de la Noria) tomaron Saltillo.

El 23 de enero de 1872, Díaz Mori fue capturado en Juchitán de Zaragoza (Oaxaca) cuando, junto a Díaz, intentaba huir hacia Panamá; sin embargo, Díaz Mori ahí mismo fue torturado (entre otras cosas, castrado) y ejecutado por los habitantes del pueblo.[nota 17]

A finales de abril Yucatán se unió a la causa porfirista, sin embargo, pronto fueron vencidos a manos

Entre el 2 de mayo y el 11 de junio se suscitó el Levatamiento de Tamaulipas, en la que una facción rebelde del estado que simpatizaba con Díaz se sublevó. El sitio de la batalla llegó a prolongarse durante muchísimos días; sin embargo, tras la victoria de los juaristas encabezada por Sóstenes Rocha y José Cevallos Cepeda, los simpatizantes de Díaz fueron pasados por las armas.

Los rebeldes pudieron tomar Monterrey y mantenerla por casi dos meses. Sin embargo, el 30 de mayo del mismo año ocurrió la Batalla de Monterrey, que fue decisiva en el Plan de la Noria ya que, debido a la pérdida del porfirista Diódoro Corella a manos del general juarista Jerónimo Treviño, marcó una pauta para que la victoria de Díaz en su plan se viera lejana a suceder.

Desde el 17 de julio de 1872 Juárez no se sentía bien: aquel día no quiso salir como acostumbraba, se limitó a tomar únicamente un atole y tuvo fuertes dolores y náuseas. Al día siguiente, Juárez llamó a su médico personal, Ignacio de Alvarado, para que lo revisara; sin embargo, éste lo diagnosticó con algo terminal. Posteriormente llamaron a los dos doctores más prestigiados de la época al Palacio Nacional: Gabino Barreda y Rafael Lucio; sin embargo, ellos tampoco pudieron hacer algo al respecto. A las 23:35 fue declarado muerto por angina de pecho.

Gobierno de Sebastián Lerdo de TejadaEditar

 
Sebastián Lerdo de Tejada, antes de asumir la presidencia interinamente, ya se había postulado en múltiples ocasiones.

Tras la muerte de Juárez, todos los adheridos al Plan de la Noria, una vez que vieron que el poder se había depositado conforme a la ley —y sin un motivo pues había muerto a quien intentaban combatir—, acordaron el cese al fuego cuando se enteraron que Lerdo de Tejada había expedido una amnistía. El 28 de julio de 1872 se publicó en el Diario Oficial las condiciones de la rendición (que incluía la pérdida de sus honores, empleos y pensiones) y Díaz se marchó de la vida pública.

Se realizaron las elecciones extraordinarias de 1872, en se erigiría los cargos de presidente y presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación para un nuevo cuatrienio (1872-1876); según la Constitución de 1857, tras la falta permanente de un presidente, el presidente de la Corte de Justicia de la Nación ascendería como presidente interino —tal y como ocurrió con Lerdo de Tejada— y se convocarían a elecciones extraordinarias donde no se tomaría a consideración el tiempo transcurrido del anterior cuatrienio incompleto.[98]​ Los únicos sufragios que se postularon para presidente fueron el mismo Lerdo de Tejada y Díaz ganando el primero con el 92.32 % de los votos, mientras que, para ocupar el puesto de presidente de la Corte de Justicia de la Nación, ganó José María Iglesias; no hubo mayor incidencia como en años anteriores.

Estableció una política fuertemente anticlerical; entre sus principales acciones en el ámbito se encuentran la prohibición de cualquier manifestación religiosa en público, la expulsión de los jesuitas del país y la disolución de la orden de las Hermanas de la Caridad[95]​; aquello provocó el descontento de la Iglesia y múltiples revueltas en Michoacán dirigidas por cristeros. Además, se integraron las Leyes de Reforma para que formaran parte, por sí mismas, de la Constitución de 1857.

Manuel Lozada se levantó en armas contra el gobierno en Tepic y exigió una «política progresista»; sin embargo, tomó decisiones que fueron tomadas por la opinión públicas como «contradictorias», ya que pidió concesiones a favor de la Iglesia y los conservadores. Sin embargo, el 14 de julio de 1873, fue capturado y posteriormente enjuiciado y pasado por las armas, así acabando en su totalidad con la rebelión.[93]

 
Fotografía de la época de un túnel y vía férrea en Veracruz, parte de la ruta México-Veracruz.

En materia económica, la administración de Lerdo siguió los mismos pasos juaristas. No existía una producción agraria que pudiera sostener al país; mexicanos y extranjeros fueron favorecidos con la creación de nuevos latifundios que dominaron el campo. Sin embargo, a pesar de estos intentos por impulsar la producción agrícola, ésta continuó siendo básicamente para el autoconsumo, por no mencionar que el desempleo estaba extendido y los peones y campesinos vendían, en ocasiones, sus tierras para poder sobrevivir[93]​.

En el ramo estrictamente industrial hubo algunos avances: se mecanizó la planta industrial en la rama textil y la línea de ferrocarril México-Veracruz, apodada el «potro de hierro», fue inaugurada en 1873 gracias a las concesiones otorgadas a los británicos (durante el gobierno de Juárez) que siguió apoyando Lerdo de Tejada.[99]

La postura liberal tomada por el gobierno federal fue atractiva para extranjeros, y así mismo, el gobierno quería atraerlos con las ventajas que podría atraer, especialmente con la posible mejora de la agricultura. Algunos extranjeros se asentaron en el país, sin embargo, cabe destacar que fue únicamente en las grandes ciudades y que se dedicaron, en su gran mayoría, únicamente al comercio.

Cabe mencionar que, debido a todo lo anterior, ocurrió un proceso de polarización: mientras que en los grandes centros urbanos se concentraron posturas más liberales (como el mismo liberalismo mexicano o socialismo) por la mayoría de su población, alejados de las grandes ciudades, se había tomado una postura acorde a las ideas conversadoras.[93]

Debido a la postura política del gobierno liberal, a favor de la libertad de reunión y prensa, ocurrieron dos cosas:

  • Se fundaron organizaciones laborales (debido al crecimiento del proletariado urbano por la industrialización) como el Círculo de Obreros Libres —que integraba además artesanos— y Sociedades Mutualistas, que promovieron el aumento de salarios, la formación de cooperativas y el emplazamiento a huelga[100]​; también cabe destacar que, en algunos de los miembros de aquellos grupos, se permearon ideas socialistas.[101]
  • Acaeció el esplendor de ciertos periódicos, que además de informar sobre eventos cotidianos a la población, también publicaban artículos de opinión donde criticaban diversos aspectos de la vida diaria, especialmente sobre política; ejemplo de ello fueron los periódicos liberales El Monitor Republicano y El Siglo XIX.
Ignacio Manuel Altamirano (izquierda, escritor) y Juventino Rosas (derecha, músico), artistas de la época conocidos por Clemencia y Sobre las olas,[102]​ respectivamente.

Además, en el país ocurrió un auge cultural gracias a varios hombre de la época considerados sobresalientes en ámbitos artísticos y científico: Manuel Payno (escritor), Manuel José Othón (poeta y dramaturgo), Ignacio Manuel Altamirano (novelista), José María Vigil (escritor, periodista, historiador y lingüista), Justo Sierra (escritor, historiador, periodista y poeta), Manuel Acuña (poeta), Ignacio Ramírez (escritor, poeta y periodista), Guillermo Prieto (poeta, escritor, periodista e historiador), Manuel María Flores (escritor y poeta), Juventino Rosas (músico), Francisco Zarco (periodista e historiador) y José María Iglesias (escritor e historiador); aunque los distintos artistas produjeron obras de distintos movimientos, hubo fuerte influencia del costumbrismo por aquellos años. En el ámbito científico, destacó Rafael Lucio Nájera (doctor y científico). Además, en el ámbito educativo, Gabino Barreda seguía ejerciendo una poderosa influencia en la educación del país; fue en esta época cuando se introdujo en el país lemas propios del positivismo como «Orden y progreso»[100]​.

Antes de 1875, Lerdo de Tejada había logrado mantener pacífico al país; sin embargo, para esas fechas, el descontento y división de la nación había florecido de nuevo:

  • Promulgó una ley para atraer colonos extranjeros con el fin de poblar algunas zonas deshabitadas del país; aunque, a pesar de las facilidades ofrecidas, no tuvo gran efecto. También en este periodo se agravó el problema de la tenencia de la tierra al intentar el establecimiento del minifundio, mediante el reparto de tierras comunales indígenas y más venta de terrenos baldíos. Numerosos campesinos con tierras despojadas emigraron a las ciudades[101]​.
  • El 19 de mayo del mismo año, Lerdo de Tejada promulgó un ley donde restringió algunas de las facultades de la Corte, lo que dejaba elegir a voluntad los jueces de distrito (dirigentes de un juzgado de distrito, órganos locales jurisdiccionales del poder judicial federal[103]​) y de circuito. Aquello molestó en gran medida a Iglesias, pues al ser presidente de la Corte consideraba que vulneraba el tercer poder de la federación.
  • Cambió su gabinete porque buscaba la reelección para las próximas elecciones. Aquello molestó y distanció a los juaristas y el Ejército.
 
José María Iglesias había proclamado que no tenía un mayor interés en ocupar la presidencia después de la revolución fuera concluida.

El 15 de enero de 1876 se volvió a dividir el país cuando Díaz lanzó el Plan de Tuxtepec donde, principalmente y entre otras cosas, desconocía a Lerdo de Tejada como presidente del país y a cualquiera que tuviera un puesto nombrado por lo que llamaba al pueblo a levantarse en armas:

[...] la República Mexicana está regida por un gobierno que ha hecho del abuso un sistema político, despreciando las instituciones y haciendo imposible el remedio de tantos males por la vía pacífica; [...] el sufragio político se ha convertido en una farsa, [...] el Presidente y sus amigos por todos los medios reprobados hacen llegar a los puestos públicos a los que llaman sus candidatos oficiales, rechazando a todo ciudadano independiente; [...] el poder municipal ha desaparecido completamente, pues los ayuntamientos son ya simples dependientes del Gobierno para hacer elecciones; que los protegidos del Presidente perciben tres y hasta cuatro sueldos por los empleos que sirven con agravio a la moral pública [...].[104]

El ejército rebelde se identificó como el «Ejército regenerador».[105]​ Díaz intentó pactar con Iglesias una alianza ya que éste también consideraba inmorales los actos de Tejada; lo llamaron el Convenio de Acatlán, sin embargo, tras varias negociaciones que iban en contra de la ética pacifista de Díaz, se negó a firmar un pacto con él.

Ya para el 26 de noviembre de 1876, Iglesias se había autoproclamado presidente por las facultades que le otorgaba ser el presidente de la Suprema Corte y su interpretación personal sobre las «capacidades de Lerdo». Fungió como presidente de iure una vez que Lerdo renunció oficialmente diez días después; sin embargo, no tuvo poder político verdadero debido a que Díaz se había autoproclamado presidente provisional de facto.[100]

PorfiriatoEditar

El porfiriato es la etapa histórica que transcurrió desde el primer ascenso a la presidencia de Porfirio Díaz (de forma interina y de facto) a finales de 1876 hasta su renuncia en mayo de 1911. Aunque hubo dos interrupciones en sus distintos mandatos —por lo que su presidencia no fue continua—, llegó a abarcar un periodo presencial sin precedentes en la historia del país y se convirtió en el presidente con más tiempo acumulado en el poder, gobernando un total de casi treinta y un años[nota 18]​.

Durante su gobierno México sufrió una serie de impactantes cambios: la estructura económica fue totalmente reformada, el poder político fue centralizado[nota 19]​, se potencializó la vida cultural del país bajo ciertas influencias y, al mismo tiempo, se agudizaron las diferencias de las distintas clases sociales[106]​ bajo la justificación del progreso positivista.

PolíticaEditar

Primer periodo de DíazEditar

Distribuyó cargos públicos entre miembros destacados de cada grupo y, asimismo, propició el acercamiento del clero al poder político, que tan alejado del gobierno había permanecido durante los gobiernos de Juárez y Lerdo.

Sin embargo, en poco tiempo, Díaz decidió combinar dicha política de conciliación con el uso de la fuerza, pues muy pronto algunos grupos de adversarios comenzaron a organizar levantamientos en distintas regiones del país. Así, Díaz no titubeó en perseguir, someter y castigar a numerosos generales rebeldes, entre los que se contaban algunos lerdistas. Además, combatió abiertamente a los llamados “indios bárbaros” de Sonora y Chihuahua, y persiguió el bandolerismo que había cobrado gran popularidad con personajes como Jesús Arriaga, alias Chucho El Roto, y Heraclio Bernal, alias El Rayo de Sinaloa, dedicados a favorecer a los humildes.

Para ello, el gobierno de Díaz echó mano de la policía rural (“los rurales”), que existía desde la época juarista y fue famosa por su brutalidad y por aplicar de manera regular la llamada Ley fuga, a todo aquel que supuestamente intentaba huir de la fuerza pública.

Ante las presiones de los gobernadores estatales y los grupos extendidos a lo largo del país, Díaz dedicó sus esfuerzos en concentrar el mayor poder posible en la figura del propio presidente, de modo que las decisiones más importantes en materia político-electoral, económica y social tuvieran que pasar por su autorización.

Presidencia de Manuel GonzálezEditar

Al finalizar los primeros cuatro años de su gobierno, se convocó a elecciones que dieron el triunfo y la presidencia a Manuel González, quien ejerció el cargo de 1880 a 1884. La causa liberal se vio fuertemente representada por este militar, pero su valor en el campo de batalla contrastó con su inexperiencia en administración pública y política.

Al concluir su periodo presidencial, el único candidato a sucederlo en 1884 fue Porfirio Díaz, quien pudo ocupar el cargo gracias a que la Constitución no consideraba este nuevo periodo como reelección, pues entre la primera ocasión en que ocupó la presidencia, y esta segunda, había transcurrido el gobierno de González.

Segundo periodo de DíazEditar

A partir de su segundo periodo presidencial, Díaz pudo por fin centralizar el poder, dejando bajo su control al Poder Legislativo y al Judicial y, al mismo tiempo, asumió bajo su dominio la soberanía de los estados. Como consecuencia, Díaz nombró, negoció o removió, de acuerdo con sus intereses, preferencias o necesidades, a los gobernadores y a los integrantes de las cámaras, fortaleciendo aún más la centralización del poder.

Los gobernadores de los estados fueron servidores incondicionales del presidente, le otorgaron autoridad política y fuerza material, ejercida a través de jefes políticos y caciques. Se creó una jerarquía de sumisión de poderes y de funcionarios. La voluntad de Porfirio Díaz fue imperando y, conforme se perpetuaba en el poder, se convirtió, como lo llamaba la prensa, en el Gran Protector y Árbitro Supremo de la vida política nacional, en un ámbito donde la mayoría de la población desconocía lo que era el Estado, los poderes públicos y las instituciones sociales y políticas.

Las siguientes reelecciones de Díaz también se realizaron con base en movilizaciones de apoyo. Manuel Romero Rubio, suegro del presidente, en 1892 fundó el Partido Unión Liberal, cuyos miembros instalaron en la Ciudad de México la Convención Nacional y, ante los representantes de los 22 estados de la Federación, declararon candidato a Porfirio Díaz. Por su parte, los periódicos El Monitor Republicano, El Diario del Hogar y El Hijo del Ahuizote brindaron su apoyo a la marcha de estudiantes en la capital desafiando al gobierno; sin embargo, éste los persiguió y encarceló, asegurando de este modo que no hubiera una oposición electoral fuerte ni real.

Una vez concluido este nuevo periodo presidencial, en 1896, sin mayor preámbulo, la Cámara de Diputados, erigida en Colegio Electoral, declaró presidente a Díaz, una vez más. Y de la misma manera continuó siendo reelegido legal y periódicamente, hasta 1910. Las elecciones que se celebraban cada periodo, constituían el rito de paso que servía para guardar las formas, es decir, la apariencia de que en México había un gobierno elegido por el pueblo. Pero sólo era una apariencia.

EconomíaEditar

El gobierno de Díaz favoreció la inversión extranjera. A partir de 1893, la cabeza de este plan de desarrollo económico fue José Yves Limantour, de ascendencia francesa y miembro del grupo de Los Científicos. Buena parte del capital invertido en México era francés, sobre todo en banca, comercio, textiles y minería. En los ferrocarriles, la minería y el petróleo eran de gran importancia las inversiones inglesas, estadounidenses, alemanas y españolas. Minas, petróleo, ferrocarril, textiles, plantaciones de azúcar: la mayoría tenía capital extranjero. Aparentemente el país prosperaba, creando estabilidad económica, pero ciertos sectores de la sociedad seguían en su miseria ancestral.

Díaz crea nuevas haciendas privadas y ampliar las antiguas. Hasta 1910, aproximadamente once mil haciendas controlaban 57% del territorio nacional mientras quince millones de campesinos, alrededor de 95% de las familias rurales, carecían de tierra.[107]

El acelerado desarrollo científico y técnico de este periodo histórico dio lugar a la expansión económica y a la revolución agrícola, industrial y social. Los medios de comunicación tuvieron grandes avances, facilitaron el comercio y el desarrollo industrial, así como la emigración y los cambios sociales. La industrialización propició que se acentuaran cada vez más las diferencias existentes entre las clases sociales. Para aquellos beneficiados por el progreso la nueva sociedad era representada de manera bella y amable (Bella época) o como “sociedad de consumo”, integrada por la burguesía que buscaba un alto nivel de vida. Esta visión expresaba los ideales de su tiempo y contrastaba con la que se vivía dentro de minas, fábricas y talleres, donde la calidad de vida era infrahumana. Con el crecimiento de la industria en el mundo, también aumentó la mano de obra asalariada y, casi al mismo tiempo, se fortalecieron los movimientos obreros que lucharon por sus derechos políticos y sociales alrededor del mundo. Esta ola fue expresada en el fortalecimiento del sindicalismo y el socialismo.

La influencia de las potencias imperialistas se reflejó en México a partir de la primera década del Porfiriato, cuando dio inicio el reordenamiento político y socioeconómico del país, periodo en que se alcanzó significativo desarrollo en ramos como la siderurgia, las comunicaciones y los transportes. Las consecuencias más importantes de estas transformaciones fueron, por una parte, la integración como nación independiente al mercado mundial pero subordinada a los capitales extranjeros, y por otra, el fortalecimiento del poder centralizado del Estado.

HuelgasEditar

 
Huelga de Cananea.

La política de conciliación pactada por Díaz con los grupos de poder nunca se extendió hacia la sociedad, por el contrario, mientras mayores eran los apoyos económicos y gubernamentales a las compañías y terratenientes, mayor resultaba la explotación sobre los trabajadores y las clases sociales desposeídas. Como consecuencia de estas condiciones de desigualdad y abusos, se presentaron múltiples levantamientos de peones y jornaleros, trabajadores de las haciendas, que eran mantenidos en condiciones de explotación y miseria.

Por su parte, las comunidades indígenas lucharon por mantener sus tierras y su autonomía. Especialmente combativos fueron los indios yaquis de Sonora, quienes se levantaron en armas al perder sus tierras, como consecuencia de las concesiones oficiales otorgadas a los especuladores. Los mayas, que vivían en la península yucateca, tuvieron la misma suerte y fueron trasladados de manera forzada al norte del país. Durante este periodo, todos los levantamientos indígenas fueron reprimidos.

SociedadEditar

PeriodismoEditar

 
Hojas del Hijo del Ahuizote en una edición de 1887.

Las principales muestras de descontento hacia la dictadura de Díaz se iniciaron desde principios del siglo XX. Los opositores utilizaron las páginas de periódicos como Regeneración, El Hijo del Ahuizote, Diario del Hogar y Tilín Tilín para fundamentar y divulgar las razones de la inconformidad popular; entre los articulistas más críticos hacia el régimen destacaron por su activismo Filomeno Mata, Antonio Díaz Soto y Gama, Antonio I. Villarreal, Camilo Arriaga, Luis Cabrera y los hermanos Ricardo, Enrique y Jesús Flores Magón, quienes en 1900 formaron el Club Liberal Ponciano Arriaga, desde el cual demandaron reformas sociales en favor del proletariado e intentaron unir a la oposición democrática. En 1903 fundaron el Círculo Liberal.

En respuesta, el gobierno intensificó las presiones en contra de los hermanos Flores Magón y otros periodistas liberales. El periódico Regeneración fue censurado y prohibido, lo que ocasionó la huida de los hermanos hacia Estados Unidos para continuar su lucha desde San Luis Misuri, donde reanudaron la publicación de su periódico, fundaron el Partido Liberal Mexicano y publicaron el Plan Liberal. Éste se dio a conocer en toda la República y dio lugar a un levantamiento que tuvo eco en Acayucan, Veracruz.

Entrevista Díaz-CreelmanEditar

En 1904 Porfirio Díaz se reeligió, pero introdujo dos cambios en el sistema: la vicepresidencia de Ramón Corral y el sexenio, en vez del cuatrienio acostumbrado. El objetivo era no reelegirse más.

Para 1908 Díaz estaba cercano a los ochenta años de edad. Se realizó una reunión en el Palacio Nacional entre James Creelman (periodista del Pearson's Magazine) y Díaz en que este último anunció que ya no competiría por la presidencia en las elecciones de 1910, convulsionando al país:[108][109]

He esperado pacientemente el día en que el pueblo de la República Mexicana estuviera preparado para escoger y cambiar a sus gobernantes en cada elección, sin peligro de revoluciones armadas y sin daño para el crédito y el progreso nacionales. ¡Creo que ese día ha llegado! [...] Cualesquiera que sean las opiniones de mis amigos y partidarios, me retiraré del poder al concluir el actual periodo de gobierno... La nación está bien preparada para entrar definitivamente en la vida libre.

En la actualidad se considera que Díaz quiso aparentar una verdadera democracia ante los ojos públicos y, totalmente fuera de lo planeado, provocó que el país se convulsionara políticamente hablando.[110]

Agitación socialEditar

El presidente Díaz comenzó a preocuparse por los acontecimientos que se suscitaban en el país entre 1908 y 1910, entre ellos:

  • La publicación del libro La sucesión presidencial, escrito por Francisco I. Madero.
  • La profusa difusión de obras que influyeron en la actividad política del país, como ¿Hacia dónde vamos? de Querido Moheno, La reelección indefinida de Emilio Vázquez Gómez, La vicepresidencia de la República y Cuestiones electorales de Manuel Calero, entre otras.
  • La creación del Centro Antirreeleccionista en la Ciudad de México, encabezado por Emilio Vázquez Gómez, Francisco I. Madero, Filomeno Mata, Roque Estrada y Luis Cabrera.
  • La circulación del periódico de oposición El Antirreeleccionista, dirigido por Félix Palavicini.
  • La postulación del general Bernardo Reyes como candidato del Partido Democrático, así como la organización de clubes reyistas y el Club Soberanía Popular.

RevoluciónEditar

AntecedentesEditar

  • Sociales: Injusticias sociales, despojamiento de tierras, sistema oligárquico dictatorial y despejo de tierras a campesinos y otros terrenos baldíos.
  • Económicos: tiendas de raya y el peonaje, improductividad agrícola en las haciendas, latifundios, inversionistas privados y capitales extranjeras.
  • Políticos: la reforma constitucional releccionista, ineficiencia del voto popular, supremacía del caciquismo sobre el federalismo y la abundancia de la ideología positivista apoyada por los Científicos.

El principal opositor para las elecciones de 1910 era Francisco I. Madero, que muchos esperaban que diera fin a la dictadura al ganar; sin embargo, meses antes de estas fue encarcelado por la policía y el día de las elecciones ganó Díaz. Al enterarse de las noticias, decidió escapar de la cárcel y huir a San Antonio (Texas). En octubre del 1910 redactó el Plan de San Luis, en el que instaba a la población sublevarse contra Díaz para el 10 de noviembre, el reparto agrario y el apoyo al voto popular.

Derrocamiento de DíazEditar

El 20 de noviembre había sido la fecha pactada para comenzar con el levantamiento armado. Tan solo en ese mismo día, ocurrieron un total de treinta y un levantamientos armados en diversas zonas del país, que en su mayoría eran de regiones rurales, entre los cuales se puede destacar: Jesús Agustín Castro en Durango; Emiliano Zapata en Morelos; Rómulo Figueroa Mata y Ambrosio Figueroa Mata en Guerrero; José de la Luz Blanco, Pascual Orozco y Francisco Villa en Chihuahua; y José María Maytorena, Cesáreo Castro, Eulalio Gutiérrez y Luis Gutiérrez en Coahuila.[111]

Gobierno de Francisco I. MaderoEditar

En octubre de 1911 se realizaron las elecciones extraordinarias donde salió victorioso Madero y, al mes siguiente, asumió la presidencia. El Congreso se opuso a realizar cualquier cambio que afectara a los interés bancarios, industriales y agrícolas de los grupos adinerados.

Por consiguiente, el 28 de noviembre de 1911 Emiliano Zapata publicó el Plan de Ayala donde se proclamaba en contra de Madero por no respetar el respeto agrario; su lema era «Tierra y Libertad». El gobierno de Madero estuvo plasmado de grandes presiones zapatistas y de grupos y sindicatos obreros que reclamaban sus derechos.

Decena TrágicaEditar

Sin embargo, bajo un contexto sumamente polarizado en el país, Victoriano Huerta (que era el líder militar del país) en apoyo de otros militares realizó un golpe de estado conocido como la Decena trágica, durando de 9 al 19 de febrero de 1913. Se desarrolló en los siguientes pasos: sublevación de los integrantes en cuestión, la liberación de presos militares porfiristas, asalto de dependencias y el encarcelamiento de Madero; terminó con la renuncia de este último y su vicepresidente José María Pino Suárez. Sin embargo, tres días después (el 21 de febrero) fue asesinado junto a su vicepresidente y su hermano.

Gobierno de Victoriano HuertaEditar

 
Victoriano Huerta

Bajo un elaborado golpe militar, Victoriano Huerta asumió la presencia bajo vías legales. Su dictadura fue apoyada por diversos militares, hacendados, el clero y diversos gobernadores; aunque, tras su nombramiento, Zapata, Francisco Villa y Venustiano Carranza (gobernador de Coahuila) se pronunciaron en su contra.

Para el 26 de marzo de 1913 Carranza proclamó el Plan de Guadalupe donde desconocía el gobierno de Huerta e instaba al resto de los gobernadores a hacer lo mismo. Huerta durante su corto mandato persiguió, asesinó y mató a sus contrincantes políticos, entre ellos, a un gran número de diputados como Belisario Domingo.

Del 21 al 23 de noviembre de 1913 ocurrió un intento de intervención estadounidense por el Puerto de Veracruz, en la que se acordó el Pacto de Torreón donde Zapata, Villa y Carranza se coalicionaron en contra de Huerta y de los estadounidenses.

Lucha de faccionesEditar

 
Fotografía de Zapata y Villa en la Convención de Aguascalientes.

El 13 de agosto se firmaron los Tratados de Teoloyucan donde Huerta renunció y es exiliado. Provincialmente se nombra a Francisco S. Carvajal, sin embargo, poco después renunció y huyó de la Ciudad de México.

Como lo marcaba el Pacto de Torreón, se convocó la Convención de Aguascalientes por Carranza, sin embargo, al ser él quien la había convocado no le resultó agradable para Villa y Zapata, pero aun así fueron.

En la Convención fue nombrado a Eulalio Gutiérrez como el presidente provisional; pero, Carranza (que se puso en contra de los ideales zapatistas y villistas desconoció los gobiernos convencionalistas y se proclamó como jefe máximo del ejército constitucionalista, habiendo dos gobiernos paralelos a la vez. A partir de ahí hay varias luchas entre los constitucionalistas y convencionalistas.

El 23 de octubre se realizaron las elecciones extraordinarias de 1916 para nombrar a los diputados que formarían en la redacción de una nueva carta magna. Una vez electos, de diciembre de 1916 a enero de 1917 se juntaron en Querétaro para redactarla y fue publicada el 5 de febrero de 1917.

Gobierno de Venustiano CarranzaEditar

Con la victoria constitucionalista se convocaron a elecciones en marzo de 1917 donde Carranza ganó, asumiendo como presidente el 1 de mayo de 1917. Zapata fue asesinado en 1919 por una emboscada organizada por Carranza.

Para las elecciones de 1920, Obregón se perfiló como candidato con amplias probabilidades de ganar. Concentrado en la consolidación de un gobierno civil, y viendo a Obregón como la representación de un caudillismo militar, Carranza impuso la candidatura de Ignacio Bonilla, causando molestia entre los seguidores de Obregón y generando una nueva ruptura política.

El Plan de Agua Prieta inició como una insurrección armada iniciada por Plutarco Elías Calles y Adolfo de la Huerta en abril de 1920, con el objetivo de derrocar al entonces presidente Venustiano Carranza. Álvaro Obregón condujo esta revolución, la cual concluyó con la muerte de Carranza.

Periodo posrevolucionarioEditar

En la historiografía mexicana, se le denomina «Periodo Postrevolucionario» al transcurrido entre el final de la Revolución Mexicana y el inicio del México Contemporáneo, por lo que, la periodización puede abarcar diferentes fechas según los distintos autores. Las dos fechas más comunes del fin de la Revolución Mexicana son 1917 y 1920: este artículo clasifica su final en 1920, con la presidencia provisional de Adolfo de la Huerta, por lo que puede variar. Mientras que, se considera a la época contemporánea de la historia mexicana continúa actualidad e principalmente con dos fechas según el artículo: 1936 (con el fin del Maximato y el inicio del gobierno de Lázaro Cárdenas, el primer presidente sexenal) y 1940 (con el fin del gobierno de Lázaro Cárdenas, caracterizado por las últimas consecuencias directas de la postrevolución). Por lo que, este periodo considerará el periodo en cuestión entre 1920 y 1936, durando un total de dieciséis años.

Gobierno de Adolfo de la HuertaEditar

Adolfo de la Huerta fue presidente provisional desde el 1 de junio de 1920 hasta el 30 de noviembre del mismo año. Durante esos cinco meses se propuso reorganizar el gobierno, lograr la paz interna y convocar a elecciones generales para renovar el poder ejecutivo y legislativo. De la Huerta adoptó una actitud conciliadora hacia los grupos disidentes y reconoció la fuerza militar de quienes lo apoyaron.

La formación de su gabinete fue muestra de esa intención, ya que estuvo integrada por algunos representantes de grupos revolucionarios. Su actitud conciliadora hacia los grupos disidentes y hacia la fuerza militar que le apoyó lo llevó a formar un gabinete integrado por algunos representantes de grupos revolucionarios[112]​, entre ellos destacan dos que serían futuramente presidentes: Plutarco Elías Calles como secretario de Guerra y Marina (quien posteriormente iría ganando más poder político) y Pascual Ortiz Rubio como secretario en Comunicaciones y Obras Públicas.

La pacificación del país significó la eliminación de los jefes militares partidarios de Carranza, sobre todo los más destacados como Pablo González, Cándido Aguilar y Manuel M. Diéguez (que fueron relevados de su mando y exiliados) y la incorporación de sus tropas al ejército federal controlado ahora por sonorenses. El siguiente paso fue buscar la reconciliación de zapatistas y villistas.

En cuanto a los primeros, se les incorporó al ejército federal en calidad de División del Sur. En tanto a los segundos, se logró poner una solución negociada que consistía en que las unidades villistas fueran disueltas a cambio de que el gobierno otorgara un reparto de tierras a los soldados veteranos: a Pancho Villa se le ofreció una hacienda en Chihuahua donde tendría la oportunidad de incorporarse a la vida civil como terrateniente. Tras varias negociaciones, Villa aceptó, y el 28 de julio firmó el acta de rendición; un mes después se estableció en la Hacienda de Canutillo.

Después de que entregó el mando de sus tropas y quedó licenciado del ejército, Álvaro Obregón reanudó su campaña electoral interrumpida por la lucha contra Carranza, y aunque el Partido Nacional Republicano postuló al ingeniero Alfredo Robles Domínguez como candidato a la presidencia, la victoria obregonista era inminente porque tenía a su favor una enorme red de apoyos compuesta por numerosas organizaciones estatales.

Las elecciones de 1920 se llevaron a cabo en dos jornadas: 1 de agosto de 1920 fue la elección legislativa donde se disputada a 58 senadores de la república y 274 diputados federales; el 5 de septiembre del mismo año fue la elección presidencial, donde ganó Álvaro Obregón por el Partido Laborista Mexicano (PLM) con el 94.8 % de los votos.

Gobierno de Álvaro ObregónEditar

 
Fotografía de Álvaro Obregón. Tomada c. 1921.
 
Aunque la guerra no destruyó fábricas, hubo una reducción en la producción industrial. (Fotografía de Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey, hoy Parque Fundidora).

El 1 de diciembre de 1920, asumió la presidencia de la República. Tomó la reconstrucción del país era prioritaria, tanto física como moral, como una de sus mayores prioridades.[113]

Situación economíaEditar

Durante el proceso revolucionario la economía del país soportó serios problemas: la producción agrícola estaba paralizada pues varios campesinos abandonaron el campo para enrolarse en las filas del gobierno o las revolucionarias. En 1911 la producción industrial era de setenta y un mil toneladas, mientras que en 1921, fue de tan solo cuarenta y dos mil;[114]​ sin embargo, cabe destacar que ciertas industrias —como la del cemento o metales— continuaron en desarrollo, ejemplo de ello fue la Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey que mantuvo su producción constante de cincuenta mil toneladas al año.[114]

Por lo tanto, la política económica tuvo como tarea consolidar el aparato productivo. Sin embargo, el país enfrentaba problemas: la insuficiente circulación monetaria, la carestía, escasez y especulación con productos alimenticios y de consumo, lo cual obstaculizaba el desarrollo de la economía del país.

Industria petroleraEditar

La industria petrolera tuvo una posición difícil, pues carecía de una legislación que la normara. Esta industria dependía de los acuerdos firmados por la presidencia y la Suprema Corte de Justicia con las compañías petroleras extranjeras, las cuales se amparaban en las leyes de su gobierno. Por lo tanto, el gobierno mexicano tenía que anular las normas constitucionales y, en consecuencia, no podía obtener los suficientes recursos fiscales para cumplir con sus obligaciones. Así que el presupuesto nacional era exiguo.

El gobierno creó el Departamento del Petróleo para explorar y explotar mantos petrolíferos; pero en realidad, esto no beneficiaba al país por lo anteriormente mencionado.

Política económica y reparto agrarioEditar

El artículo 27.º constitucional consagraba tanto el derecho a la propiedad privada como a la pública; con esta referencia, Obregón normó su política agraria. Pero el problema era que aún prevalecían los problemas antiquísimos: el reparto agrario y la producción del campo[114]​. La infraestructura era inexistente, no se habían construido obras de riego, presas, canales, caminos y otras obras para el desarrollo del país; por lo tanto, el mayor porcentaje de la producción agrícola era de temporal, sólo en tiempo de lluvias era posible la producción en el campo. Muchos terrenos fueron abandonados por no ser aptos para el trabajo agrícola.

Mientras tanto, el latifundismo continuaba y Obregón estaba a favor de éste porque el reparto de la propiedad no solucionaba el problema de la tenencia de la tierra; pues consideraba que de esa manera se destruía la propiedad, se afectaba la producción y, en consecuencia, se perjudicaba la economía del país.[114]

Además, Obregón se pronunciaba en favor de aquellos que con su esfuerzo hicieron producir el campo. Para Obregón, el problema de la tenencia de la tierra se resolvería en función del trabajo. El reparto agrario sólo se haría cuando el propietario o latifundista no trabajara de manera adecuada la tierra o cometiera injusticias contra sus jornaleros. A pesar de esta posición, se repartieron 971 627 hectáreas y con ello comenzó la reforma agraria[114]​.

Educación, arte y culturaEditar

El 3 de octubre de 1921 se creó la Secretaría de Educación Pública (SEP), o sea, una nueva secretaría de estado en México. José Vasconcelos fue el primer titular de esta institución y con el apoyo de Obregón emprendió una campaña en favor de la enseñanza: elaboró un proyecto educativo nacional, que incluía la alfabetización y la construcción de aulas, escuelas rurales y bibliotecas públicas. Se formaron misiones culturales y se publicaron obras clásicas a precios populares. Además, se estableció el Departamento de Bellas Artes.[115]

La creación de esa Secretaría permitió la fundación de la Escuela Mexicana de Pintura y el muralismo cobró auge. Se organizó el Sindicato de Obreros, Técnicos, Pintores y Escultores, con la participación de David Alfaro Siqueiros, Diego Rivera, José Clemente Orozco, Xavier Guerrero, Carlos Mérida y muchos otros. El mexicanismo y la historia nacional están presentes en la obra de esos artistas, que incluso revolucionaron de manera técnica las artes plásticas.

En las artes destacaron muchos artistas. En el campo musical, Manuel M. Ponce; en la literatura, Ramón López Velarde, Enrique González Martínez, José Vasconcelos, Alfonso Reyes, Amado Nervo, entre otros.

Política exteriorEditar

 
Calvin Coolidge, presidente de Estados entre 1923 y 1929, se negaba a reconocer el gobierno de Obregón hasta llegar a un acuerdo.

El gobierno de Obregón reconoció a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), el primer país socialista en la historia. Ese país había sido agredido por Estados Unidos, Inglaterra y Francia, con el propósito de acabar con el régimen socialista, considerado una amenaza para sus intereses. Por otras parte, los gobiernos de Gran Bretaña y Estados Unidos habían reconocido a Carranza; pero ahora desconocían a los gobiernos de Adolfo de la Huerta y de Álvaro Obregón, pues veían en peligro sus intereses petroleros expresados en las secciones anteriores.[116]​.

Estados Unidos pretendía que se firmara un «Tratado de Amistad y Comercio»; pero el gobierno estadounidense puso como condición que se hiciera con un marco jurídico similar al porfirista; es decir, contrario al nuevo artículo 27.º constitucional.

Para presionar al gobierno mexicano, navíos de guerra norteamericanos anclaron en Tampico; y —ante estas amenazas— México redujo los impuestos a la producción petrolera. Además del Tratado de Amistad y Comercio, también se discutieron los asuntos de la deuda externa y el petróleo.

Se llevaron a cabo diecinueve sesiones entre ministros de ambos países en la calle Bucareli del Centro Histórico de la Ciudad de México —razón del nombre de los tratados— en los que se pretendían arreglar las quejas provenientes de estadounidenses por daños y perjurios debido al proceso revolucionario entre 1910 y 1920; se pretendía llegar a un «entendimiento satisfactorio»[117]​. El gobierno mexicano haría concesiones a los propietarios y a los intereses extranjeros, sin socavar la soberanía del país; la firma del tratado no sería una condición para el reconocimiento del gobierno mexicano.

El Tratado de Bucareli fue firmado por Álvaro Obregón el 13 de agosto de 1923 con el que se llegó, esencialmente, a los siguientes acuerdos:[118]

  • Las propiedades agrícolas expropiadas a estadounidenses se pagarían con bonos, si no eran mayores a 1755 ha.
  • Las propiedades que rebasaran dicha extensión, el pago sería de inmediato y pagadas de contado.
  • Se integraría una comisión que se encargaría de revisar las reclamaciones pendientes a partir de 1868; las reclamaciones originadas por la Revolución se resolverían aparte.
  • Con relación al petróleo, el artículo 27.º no era retroactivo para los norteamericanos que habían adquiridos sus concesiones anteriores a la promulgación de la nueva carta magna, lo que les permitía seguir explotando libremente el hidrocarburo.

Aquel tratado no tuvo una validez oficial entre los congresos de ambos países, siendo únicamente un acuerdo informal, que comprometía únicamente a Obregón pero no a sus sucesores. Se desconoce la cantidad de dinero pagada a estadounidenses durante el período presidencial de Obregón; el tratado contenía una parte pública y otra privada. El 10 de septiembre de 1923 Estados Unidos normalizó sus relaciones con México[116]​.

Asesinato de Francisco VillaEditar

Con la llegada de Obregón a la presidencia promovió abiertamente sus intenciones —más o menos directas— de orquestar el asesinato de Villa. Con la revolución delahuertista (que será explicada en la siguiente sección) se decidió oficialmente el destino de Villa. Plutarco Elías Calles le ofreció al general Lara orquestar el asesinato a cambio de una suma de dinero y un ascenso de rango; el 20 de julio de 1923, mientras Villa iba en coche por las proximidades de Parral, fue emboscado y asesinado [119]​. Posteriormente su cabeza fue decapitada y, aunque fue enterrada con el resto de su cuerpo, cabe destacar que fue extraída de su tumba en 1926, convirtiéndose la ubicación de su cabeza como unas de las mayores leyendas urbanas y teorías de conspiración más famosas de México.[120]

Revolución delahuertistaEditar

Por su parte, el expresidente Adolfo de la Huerta, quien figuraba en el gabinete obregonista como secretario de Hacienda, consideró que el tratado violaba la soberanía nacional y sometía a México a «condiciones humillantes». De la Huerta acusó a Obregón de traición a la patria, mientras que él, a su vez, fue acusado de incompetencia en el desempeño de su cargo y se le hizo responsable de la terrible situación de las finanzas. De la Huerta renunció a su cargo y se trasladó a Veracruz, desde donde lanzó un manifiesto que desató la rebelión delahuertista en diciembre de 1923.

Debido a su aislamiento geográfico, Tabasco se convirtió en el reducto más seguro para los rebeldes, quienes desconociendo al gobernador Tomás Garrido y posesionados de la capital del estado, nombraron como gobernador, primero a Manuel Ferrer Vega quien desempeñó el cargo los días 18 al 20 de enero y después a Manuel Antonio Romero que ocupó la gubernatura desde el 21 de enero hasta el 7 de junio de 1924 cuando terminó la rebelión.[121]

Adolfo de la Huerta dejó Veracruz el 5 de febrero para dirigirse a Villahermosa, antes, llegó al puerto de Frontera, al que el 20 de febrero a través de un manifiesto la declaró Capital delahuertista de México instalando ahí su gobierno.[122]​ De Frontera, salió el 11 de marzo rumbo a los Estados Unidos.[121]

El final de la rebelión delahuertista se comenzó a escribir, cuando las tropas federales tomaron Mérida y marcharon rumbo a Tabasco convertido en el último reducto de los rebeldes. El General Vicente González que se había pasado del lado de los rebeldes, regresó al ejército federal y tomó el puerto de Frontera, ante esto, el 7 de junio el gobernador delahuertista de Tabasco Manuel Antonio Romero abandonó Villahermosa huyendo hacia Guatemala, el General rebelde Cándido Aguilar, no pudiendo sostenerse en Campeche se encaminó hacia Tabasco con las fuerzas que lo seguían, en el camino se fue quedando sin soldados, y pese a que se unió al General Salvador Alvarado no pudieron resistir, y Villahermosa fue recuperada por las fuerzas federales el 17 de junio.[121]

La rebelión delahuertista había durado seis meses, el mismo lapso que Tabasco estuvo sustraído de facto del pacto federal. Algunos de los jefes importantes como Cándido Aguilar y Guadalupe Sánchez se refugiaron en los Estados Unidos, pero otros como los generales Carlos Greene y Salvador Alvarado de conocida filiación revolucionaria, fueron asesinados,[121]​ el primero fue fusilado en su hacienda de Comalcalco, Tabasco, y el segundo fue capturado y asesinado por Diego Zubiaur, uno de sus escoltas, en el rancho «El Hormiguero» en Montecristo, Tabasco cuando era conducido hacia la cárcel del puerto de Frontera.[123]

Obregón debió enfrentar militarmente a los delahuertistas y los venció finalmente en febrero de 1924 gracias en gran parte a la creación de un nuevo servicio aéreo. Hay que señalar que el gobierno de Obregón recibió el apoyo del gobierno estadounidense en forma de aviones de combate y munición para enfrentar la rebelión. Tras el fracaso de la rebelión, Adolfo de la Huerta se exilió en Los Ángeles.

Gobierno de Plutarco Elías CallesEditar

 
El presidente Plutarco Elías Calles.

Tras las elecciones de 1924, Plutarco Elías Calles resultó como presidente electo por el Partido Laborista Mexicano (PLM) con el 84.15 % de los votos. Él heredó de Álvaro Obregón la política del gobierno sólido cuyo objetivo era la reconstrucción nacional, a través de un Estado fuerte, sustentado en el populismo y en el principio de la conciliación de clases. En este periodo empezaron a materializarse las metas del ajuste económico y de instituir un nuevo orden político.

El nuevo mandatario era un político entre los militares que supo ganarse a los más importantes líderes de la época para que le permitieran continuar con la reconstrucción del país. Calles asentaría su poder sobre cuatro pilares:

Política internaEditar

Durante el mandato de Calles: se llevó a cabo una reforma para obtener mayores ingresos para el Estado; se reorganizó el sistema fiscal y se estableció un sistema bancario; y se creó el Banco de México, la Comisión Nacional Bancaria, el Banco de Crédito Agrícola, el Banco Cooperativo Agrícola, la Comisión Nacional de Caminos y la Comisión Nacional de Irrigación.

La intervención del Estado en la economía no sustituyó a la iniciativa privada, pero le abrió el camino. También se creó el Impuesto Permanente sobre la Renta y se estableció el sistema proporcional para gravar a quienes recibían mayores ingresos.

Otra gran transformación institucional fue la del sector militar. Se hicieron reformas para la modernización del ejército, y para someterlo a un control bajo el Estado. El objetivo era marcar una separación entre las actividades políticas y las militares.

Otra de las grandes preocupaciones del pueblo era la posesión de la tierra. Calles favoreció a la pequeña propiedad agrícola, en detrimento del ejido. Esta tendencia quedó plasmada en la Ley Reglamentaria de Tierras Ejidales y la Constitución del Patrimonio Parcelario Ejidal, en la que se planteaba la división obligatoria de las tierras comunales y ejidales en parcelas individuales (Ley Bassols). Al mismo tiempo, los campesinos crearon organismos para defender sus intereses, como la Liga Nacional Campesina y la Liga de Comunidades Agrarias.

Guerra CristeraEditar

 
Mapa con las regiones donde hubo brotes cristeros.
     Brotes de alta importancia     Brotes de mediana importancia     Brotes esporádicos de poca importancia

La Guerra Cristera o «Cristiada», fue con conflicto transcurrido entre 1926 y 1929. Se caracterizó por Calles, donde se efectuó un conflicto armado entre el gobierno y milicias de laicos contra presbíteros y religiosos católicos que resistían la aplicación de legislación y políticas públicas orientadas a restringir el poder y la participación de la Iglesia católica sobre los bienes de la nación así como en procedimientos civiles. Luis González y González, historiador mexicano, describió el conflicto como «una guerra sangrienta como pocas: el mayor sacrificio humano colectivo en toda la historia de México». Además de las 70.000 vidas perdidas, también significó una caída fulminante de la producción agrícola y la migración de 200.000 personas[125][126]​.

Hacia 1919, los católicos habían fundado el partido político Nacional Republicano, y exigieron que fuera reformada la Constitución al tiempo que organizaban manifestaciones contra el gobierno revolucionario y gritaban por la Ciudad de México sus filiaciones religiosas.

Los eventos que precipitaron el conflicto se encuentran varias matanzas de fieles católicos a la salida de actos de culto en templos católicos; y por el otro lado, las atrocidades de los cristeros en contra de los Maestros Rurales desarmados que en sí ni siquiera formaban parte en el conflicto[127][128][129]​: los amenazaban en dejar sus escuelas en las comunidades, y a muchos se les cortaron las orejas cuando se negaron, razón por lo que se les conocía como «mochaorejas»; en los peores casos, los maestros fueron torturados y asesinados por los cristeros. Se ha calculado que al menos 300 maestros fueron asesinados entre los años 1935 y 1939 [130]​; estos eventos no fueron registrados por los principales diarios del País, ya que fueron censurados por el gobierno de Calles, aunque algunos diarios extranjeros sí lo reportaron.

 
Cristeros colgados en Jalisco. Durante la Guerra Cristera, los rebeldes eran fusilados y posteriormente colgados como escarmiento.

En febrero de 1925 los dirigentes de CROM concibieron la idea de formar una iglesia católica separada de Roma y pusieron en práctica su proyecto en un templo de Ciudad de México, el cual tomaron violentamente, por las armas, y donde instalaron al sacerdote renegado para que fuera el patriarca de la nueva Iglesia. Por ese tiempo, los gobernadores anticlericales de los Estados de Veracruz y Tabasco dictaron decretos para limitar las funciones de los sacerdotes. En protesta, los jóvenes católicos fundaron, en marzo de 1925, la Liga Nacional de Defensa Religiosa.

El conflicto entre la Iglesia y el gobierno se agudizó cuando el arzobispo de México, José Mora del Río, realizó protestas contra las disposiciones que se referían a las cuestiones religiosas en el artículo 130 de la Constitución. Calles ordenó al Procurador de Justicia la detención del arzobispo, lo cual produjo numerosas protestas de los católicos y de varios embajadores extranjeros.

El 14 de junio de 1926, el gobierno Calles expidió una Ley adicional que fue publicada el 2 de julio del mismo año, en la que limitaba el número de sacerdotes en cada estado y donde se establecía que todos los sacerdotes del país que debían registrarse con cada presidente municipal y solamente podrían ejercer sus funciones quienes tuvieran una licencia otorgada por el Gobierno.

Esta ley efectivamente no solamente no separaba Iglesia y Estado, sino que el gobierno adquiría «Carta blanca» legal para inmiscuirse a su antojo en los asuntos internos de las Iglesias Católica. Debido a la Ley Calles, fueron clausurados 142 templos en el País y varias capillas en asilos de beneficencia privada abiertos al público, se cerraron 73 conventos y se expulsó a numerosos sacerdotes extranjeros. Ante estas agresiones por parte del gobierno, a finales de julio de 1926, el episcopado mexicano ordenó la suspensión de todos los actos de carácter religioso.

 
Cristeros de San José de Gracia (Michoacán): al centro, con sable, Anatolio Partida, a la derecha, Honorato González.

El gobierno de Calles, para combatir a los rebelados, invirtió enormes recursos económicos, materiales y humanos, pues tuvo necesidad de emplear más de 200.000 soldados.

Emilio Portes Gil, comenzó una larga negociación, en la que participó como mediador, el recién llegado embajador estadounidense, Dwight Morrow. Se logró un acuerdo de amnistía general para todos los levantados en armas que quisieran rendirse. Se acordó devolver las casas curales y episcopales, y evitar mayores confrontaciones en lo sucesivo.

El acuerdo no tomó en cuenta a los 500.000 combatientes del ejército cristero que para ese momento habían sufrido 25 000 bajas. Decepcionados, la mayoría dejó las armas, otros, aun bajo la condena de las autoridades eclesiásticas continuaron la lucha durante varios años. Aquella guerra no solo costó 70.000 vidas sino una caída fulminante de la producción agrícola y la emigración de 200.000 personas.

En enero de 1928, Morrow y el secretario general de la National Catholic Welfare Conference, John Joseph Burke, promovieron un acercamiento entre el presidente y los obispos mexicanos. Expusieron a Calles las intenciones de la Iglesia mexicana de reanudar el culto público y poner fin a la guerra. En respuesta, Calles se mostró dispuesto a escuchar las quejas que presentara cualquier prelado o simple particular, por injusticias cometidas a causa de algún exceso en la aplicación de la ley.

MaximatoEditar

La muerte de Álvaro Obregón motivó a Calles a expresar que México debía «pasar de ser un país de caudillos a ser uno de instituciones y leyes». En diciembre de 1928 se publicó el manifiesto del Comité Organizador del Partido Nacional Revolucionario (PNR), que nació como alianza de diversos partidos.

Calles se convirtió en el Jefe máximo de la Revolución, y en su calidad de hombre fuerte influyó en la vida política del país. De 1928 a 1934, ejerció un poder político equiparable al de Jefe de Gobierno, aun sin ser el presidente de la república. Este periodo, conocido como Maximato, abarca los gobiernos de: Emilio Portes Gil, Pascual Ortiz Rubio y Abelardo L. Rodríguez.

Gobierno de Emilio Portes GilEditar

 
Retrato oficial de Emilio Portes Gil como presidente de México.

Calles maniobró para que el Congreso designara como presidente interino a un obregonista moderado; la elección recayó en Emilio Portes Gil. Los acontecimientos más importantes durante su gobierno fueron:

  • Solución de la Guerra Cristera, retrasada a causa de conflictos políticos, se dio hasta el 21 de junio de 1929, después de que terminara el periodo presidencial de Calles, con la firma de «acuerdos» entre el gobierno y la Iglesia. Sin ceder en ninguno de sus principios revolucionarios ni derogar ley alguna, el gobierno concedió la amnistía a todos los cristeros que quisieran rendirse y ordenó la devolución de los templos y casas.
  • Oficialización de la constitución del Partido Nacional Revolucionario, el 4 de marzo de 1929.
  • Estallido de la crisis económica mundial que afectó al país en dos sentidos: la economía se contrajo y se agudizó el desempleo, por la repatriación de mexicanos desde Estados Unidos.
  • Rompimiento de relaciones entre México y la Unión Soviética (el gobierno mexicano declaró ilegal al Partido Comunista Mexicano y prometió ayuda a Augusto Sandino para sacarlo de Nicaragua.
  • Concesión de la autonomía a la Universidad Nacional de México el 22 de mayo 1929, para pasar a llamarse Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Puesto que el gobierno de Portes Gil era únicamente en calidad de interino, el país se preparó para las Elecciones extraordinarias de 1929. En el PNR hubo polémica sobre quién sería el elegido en la convención, pues al principio se había propuesto a Aarón Sáenz. En un cambio de último momento se decidió por el General Pascual Ortiz Rubio, quien había sido embajador en Brasil y no poseía una fuerza política comparable con Sáenz; según algunas opiniones contemporáneas, se considera que esta acción se realizó para que Ortiz Rubio pudiera ser manipulado políticamente por Calles. [131]

Elecciones de 1929Editar

José Vasconcelos, anterior secretario de Educación Pública y rector de la Universidad Nacional, fue el candidato por el Partido Nacional Antirreeleccionista (PNA). Su campaña fue, desde un inicio, apoyada por jóvenes en el norte del país y en Estados Unidos; pues, cuando fue notificado de la muerte de Obregón, Vasconcelos se encontraba exiliado en San Francisco [131]​. Con el apoyo de Manuel Gómez Morín, Vasconcelos tuvo el valor de enfrentarse al partido de Calles, el PNR, y probar su suerte con una candidatura civil. Su campaña, además de ser en extremo problemática mientras más se acercaban las elecciones, fue apoyada por la mayor parte de la clase media católica y los jóvenes. El tercer candidato fue Pedro Rodríguez Triana, por el Partido Comunista Mexicano (PCM), antes de que este fuera ilegal; la campaña de Triana se vio limitada, sobre todo en los estados del norte, donde la presencia de Vasconcelos fue muy aclamada [132]​.

La elección fue llevaba a cabo el 17 de noviembre de 1929. Es recordada como uno de los fraudes electorales más importantes en la historia de México, aunque ha sido poco documentada. El fraude fue denunciado por el grupo vasconcelista y el Partido Nacional Antirreeleccionista (PNA) (e, incluso, cónsules norteamericanos de diferentes estados de la república)[133]​. José Vasconcelos y muchos de sus seguidores documentaron varios de los eventos acontecidos en el día de la elección tales como el control total o parcial de urnas por parte del gobierno y el PNR [134]​.

Se llegaron a denunciar más votos por Ortiz Rubio que el total de votantes registrados en ciertas poblaciones. El resultado de las elecciones causó descontento en los sectores que lo apoyaban, pero sobre todo hizo que Vasconcelos no reconociera la victoria de Ortiz Rubio y huyera a Estados Unidos para manifestarse abiertamente en contra del presidente electo. En su exilio proclamó el Plan de Guaymas donde llamaba al país a levantarse en armas y proclamar su gobierno. La rebelión fue rápidamente contenida por el gobierno y perdió fuerza.[134]

Gobierno de Pascual Ortiz RubioEditar

 
Pascual Ortiz Rubio. Último presidente en la historia del país que ha renunciado a su cargo, y único por voluntad propia (sin presión por opositores políticos).

Tras la severa crisis política por el fraude electoral, Calles impulsó un nuevo gabinete para Ortiz Rubio; por su futura importancia la política del país, destacaron el mismo Calles y Abelardo L. Rodríguez como secretarios de Guerra y Juan Andreu Almazán como secretario de Comunicaciones y Trasporte.

A inicios de 1930, ocurrió un atentado contra su vida orquestado por Daniel Flores González; él fue sentenciado a diecinueve años de prisión, sin embargo, fue encontrado muerto al año siguiente en su celda[135]​. Por otro lado, Ortiz Rubio padeció un trauma psíquico, que le produjo una neurosis incurable después de tres semanas de hospitalización, durante las cuales estuvo obligadamente al margen de la escena política; Calles siguió controlando la escena política del país durante aquellos tiempos[136]​.

Aunque su régimen fue breve, tuvo gran importancia. Entre las acciones más sobresalientes de su gobierno se encuentran:

  • La crisis política provocada por la pugna entre el secretario de Gobernación, Emilio Portes Gil, y el presidente, por el control de la política interna.
  • La crisis económica, que se manifestó en el cierre de fábricas y el ajuste de salarios, así como la persecución de obreros.
  • La ratificación de la libertad de culto.
  • La promulgación de la Ley Federal de Trabajo, que reglamentaba las relaciones obrero-patronales.
  • La Doctrina Estrada (impulsada por el secretario de Relaciones Exteriores, Genaro Estrada), mediante la cual el gobierno mexicano no reconocía ni desconocía Estados, únicamente mantenía o retiraba a sus diplomáticos. Entre ellos se puede destacar, el reconocimiento de la Segunda república española.
  • La ampliación de la red telefónica.

El 2 de septiembre de 1932, tras dos años de su gobierno (que se supondría que terminaría hasta 1934), renunció frente al Congreso de la Unión, haciendo eco a la atmósfera de golpe de Estado que se respiraba:[137]

Salgo con las manos limpias de sangre y dinero, y prefiero irme, y no quedarme aquí sostenido por las bayonetas del ejército mexicano.[138]

Gobierno de Abelardo L. RodríguezEditar

 
Abelardo L. Rodríguez fue el último presidente que no gobernó durante un sexenio y último que no ha sido asignado por el Congreso de la Unión.

Tras la renuncia de Ortiz Rubio, en términos del artículo 84.º constitucional, el Congreso se erigió en colegio electoral para designar al sustituto que debía concluir el período;[139]​ la propuesta del presidente sustituto se hizo por único grupo parlamentario que militaba en el Congreso, es decir, el Partido Nacional Revolucionario (PNR), quien propuso a los siguientes individuos:Alberto J. Pani, Joaquín Amaro Domínguez, Juan José Ríos y Abelardo Luján Rodríguez[140]​. Este último fue quien resultó elegido, pues cuando se escuchó su nombre en la terna del PNR, fue ovacionado, con lo que se entendió que sería electo por unanimidad[140]​.

La misión fundamental de Rodríguez fue preparar la transmisión de la presidencia al candidato del Partido Nacional Revolucionario para el sexenio (que ya se había empezado a plantear dentro de la política mexicana) de 1934-1940.

Durante su gobierno se desarrollaron las siguientes acciones:

  • Inició la política de estabilización de la moneda.
  • Apoyo al desarrollo industrial y el comercio.
  • Mejoramiento de las vías de comunicación.
  • Promulgación de la reforma antirreeleccionista a la Constitución,[141]​ que evitaba la reelección (sin importar la circunstancia del gobierno) de todos los cargos de elección popular, establecida a partir del 29 de abril de 1933 y que actualmente sigue vigente, aunque con algunas breves diferencias.
  • Promulgación de la Ley de Nacionalización y Naturalización, el Código Sanitario, las Leyes Orgánicas del Ministerio Público Federal y la de los Tribunales Federales.
  • Inauguración del Palacio de Bellas Artes.

Gobierno de Lázaro CárdenasEditar

Situación políticaEditar

Lázaro Cárdenas del Río tomó posesión de su cargo el 1 de diciembre de 1934. Sin embargo, para este momento, Calles todavía tenía mucho poder e influyó en la conformación del gabinete de gobierno, tratando de imponer a Cárdenas las mismas condiciones que a los anteriores tres presidentes[142]​.

Ante tal situación, Cárdenas empezó a tomar medidas políticas que contravenían las directrices callistas, y hacerse de aliados para concentrar mayor poder de su lado, con apoyo de grupos al interior del PNR. De esta manera, Cárdenas pudo terminar los años del Maximato, exiliando a Calles, y logrando para la figura presidencial la figura de máxima autoridad como Jefe de Estado y Jefe de Gobierno.

Cabe recordar que para hacer frente a la crisis política como consecuencia del asesinato de Álvaro Obregón, Plutarco Elías Calles propuso organizar un partido que unificara los grupos políticos. De ese esfuerzo nació el Partido Nacional Revolucionario (PNR). En 1938, Cárdenas lo transformó en partido de sectores (campesino, obrero, militar y popular) y de Estado: el Partido de la Revolución Mexicana (PRM).[143]

En 1934 se realizó una reforma del artículo 3.º de la Constitución para establecer la educación socialista,[144]​ pero con ello no se refería a concepto hoy conocido como ‘propio del socialismo’, sino, a la igualdad de condiciones que cada mexicano tenía para acceder a su derecho de la educación.

El primer paso de la política de masas de Cárdenas consistió en afianzar la unidad con los grupos de trabajadores organizados, para que colaboraran en el desarrollo económico, no sólo como fuerza política, sino productiva, para el progreso del país.

En febrero de 1936 surgió la Confederación de Trabajadores de México (CTM) que reemplazó a la CROM como centro del movimiento obrero organizado; su primer secretario general fue Vicente Lombardo Toledano; Fidel Velázquez fue el secretario de organización. Lombardo estuvo en el cargo de 1936 a 1941; a partir de 1941 Velázquez se apropió de la dirección de la CTM.[143]

Así, esta organización obrera quedó subordinada desde sus inicios a los intereses del presidente. La política obrera se caracterizó por la creación de cooperativas de trabajadores, por mejorar las condiciones de trabajo y brindar apoyo a huelgas y movimientos obreros frente a los empresarios, principalmente de compañías extranjeras. Este apoyo se tradujo más tarde en la expropiación de las compañías y los obreros se afirmaron como una de las bases del gobierno cardenista.

La política obrera se caracterizó por la creación de cooperativas de trabajadores, por mejorar las condiciones de trabajo y brindar apoyo a huelgas y movimientos obreros frente a los empresarios, principalmente de compañías extranjeras. Este apoyo se tradujo más tarde en la expropiación de las compañías y los obreros se afirmaron como una de las bases del gobierno cardenista. Otra importante organización fue la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE), que integró la burocracia de Estado, sector que integraba el PRM, junto con el obrero, campesino y militar.

 
Banquete por el Sindicato de Santa Rosa (hoy Ciudad Mendoza, Veracruz) en enero de 1938. Aparecen otros tres personajes que ocuparían posteriormente la presidencia de la república: Camacho, Alemán Valdés y Díaz Ordaz[nota 20]​.

Asimismo, Cárdenas fomentó el reparto agrario, transformó la propiedad rural, expropió 18 millones de hectáreas de las mejores tierras como las plantaciones de henequén en Yucatán, las tierras algodoneras de La Laguna o las tierras de regadío del valle del Yaqui, en Sonora. Así, la reforma agraria se llevó a fondo y grandes áreas cultivadas pasaron a los campesinos; también organizó un programa de créditos e impulsó la irrigación.

Para Cárdenas, la verdadera reforma agraria estaba en la formación del ejido, por lo que entregó las haciendas a los campesinos. El tipo de expropiación en su gobierno hacía del Estado el propietario de las tierras, y de los ejidatarios, sus beneficiarios. Esta tutela sobre los ejidatarios se amplió con el Banco de Crédito Agrícola. Así, el Estado intervenía para dirigir y asegurar la productividad agrícola.

El ejido se convirtió en una manera de organización y unificación política de los campesinos que se vio cristalizada con la creación de la Confederación Nacional Campesina (CNC). Esta organización integró a gran parte de las agrupaciones campesinas en una central incorporada al partido oficial, factores que convirtieron a las masas campesinas en uno de los principales pilares de apoyo del gobierno. Se dice que durante su periodo, fueron repartidas 18 millones de hectáreas a las comunidades y los ejidos.

La expropiación petroleraEditar

La política económica cardenista fue conocida como «nacionalismo económico», pues su principal pilar era el interés nacional sobre el privado y extranjero, tal y como estaba expresado en el artículo 27.º de la Constitución[145]​. En contraste con el Porfiriato, los creadores del nuevo régimen revolucionario plasmaron en la Constitución el derecho de propiedad de la nación de sus recursos naturales —como el petróleo—. El propósito del proyecto cardenista fue conservar dichos recursos y volver autosuficiente la economía nacional[145]​.

Como antecedente, en noviembre de 1936 se concretó la Ley de expropiación, que le otorgaba al gobierno federal el derecho de expropiar recursos naturales monopolizados en detrimento de la población. Con aquel fundamento, ya el 18 de marzo de 1938 el gobierno decretó la expropiación de las empresas petroleras extranjeras (principalmente estadounidenses, británicas y neerlandesas) existentes en el territorio nacional[145]​:

[…] Que es del dominio público que las empresas petroleras que operan en el país y que fueron condenadas a implantar nuevas condiciones de trabajo. […] Expresaron su negativa a aceptar el laudo pronunciado, no obstante de haber sido reconocida su constitucionalidad por ejecutoria de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, sin aducir como razones de dicha negativa otra que la de una supuesta incapacidad económica […]. Se declaran expropiados por causa de utilidad pública y a favor de la nación, la maquinaria, instalaciones, edificios, oleoductos, refinerías, tanques de almacenamiento, vías de comunicación, carros tanque, estaciones de distribución, embarcaciones y todos los demás bienes muebles e inmuebles. [146]


Como respuesta, las empresas extranjeras afectadas protestaron y solicitaron a México el pago de indemnizaciones muy altas, que superaban los quinientos millones de pesos de aquella época. El 20 de julio de 1938 se creó Petróleos Mexicanos (PEMEX), cuyo deber —como su nombre lo indica— estaba destino a administrar y dirigir el petróleo nacional tras la Ley de nacionalización concretada unos meses antes.[147]

La situación política se volvió tensa. El gobierno de Cárdenas se vio presionado en retroceder con el decreto, sin embargo, basándose en lo expresado del artículo 27.º constitucional y el hecho sobre la legalidad de la Ley —tanto en su expedición como en la legalidad de las inmediaciones—, no retrocedió ni se decretó nada que atentó contra lo logrado.[148]

Política exteriorEditar

 
Identificaciones mexicanas de los refugiados españoles que se quedaron a vivir en la Ciudad de México.

Franklin D. Roosevelt (presidente de Estados Unidos en ese entonces), ante el inminente conflicto de la Segunda Guerra Mundial, siguió una política conciliadora y sólo exigió que se cumpliera el pago de las indemnizaciones por el petróleo. En cambio, Países Bajos y Reino Unido no aceptaron la expropiación. Ante esta situación, Cárdenas suspendió las relaciones con Reino Unido, condición que permaneció por varios años.[145]

El régimen de Cárdenas aplicó una brillante política exterior, en la cual se defendieron los principios de no intervención, autodeterminación de las naciones, rechazo a las agresiones del fascismo, apoyo a países agredidos y oposición a prácticas imperialistas. Entre las acciones más importantes destacó la protesta del gobierno de México ante la Liga de Naciones por la invasión de Italia a Etiopía, así como la denuncia y condena ante la invasión nazi a Austria y su supresión como Estado independiente.

Otro aspecto importante en la política exterior cardenista fue el apoyo que se brindó a los republicanos españoles en la guerra contra los falangistas liderados por el general Francisco Franco. Estos estaban adheridos al fascismo, y recibían apoyo de la Alemania nazi; en cambio, los republicanos obtenían ayuda de la Unión Soviética y de México, el cual les vendió armas y sirvió de intermediario para que otros países les brindaran ayuda militar.

Elecciones de 1940Editar

Desde varios días anteriores a la elección, se esperaba un ambiente polarizado por los resultados de la misma entre los dos principales sufragios: Manuel Ávila Camacho y Juan Andreu Almazán. El segundo, junto al apoyo de varios simpatizantes, fundó el Partido Revolucionario de Unificación Nacional (PRUN), de corriente centroderechista. Los simpatizantes de Almazán habían advertido desde días antes que el PRM preparaba un fraude electoral, además de que el mismo Almazán había calificado a Camacho como un «candidato comunista»; por otro lado, Camacho había calificado a Almazán como «traidor a la patria» y «candidato millonario».[149]

La campaña electoral fue muy violenta[149]​. En el propio día de la elección acabó en un baño de sangre pues grupos paramilitares dirigidos por Gonzalo N. Santos por parte del gobierno de Cárdenas abrieron fuego contra los almanzanistas y graves denuncias de irregularidades, que levantaron la afirmación generalizada de fraude electoral. Al día siguiente de las elecciones, Arnaldo Cortesi, un corresponsal de The New York Times, narró lo siguiente en una noticia suya:

Nadie medianamente imparcial que estuviera hoy en la ciudad de México podría dudar de que en esta ciudad el sentimiento popular estaba mayoritariamente a favor del general Almazán. Este corresponsal visitó cerca de veinte casillas en diferentes partes de la ciudad. Sólo dos de ellas estaban integradas por simpatizantes del general Ávila Camacho […]. Cerca de 10 mil [almazanistas] marcharon por la Avenida Juárez cantando lemas de la campaña del general Almazán, tenían la intención de llegar al cuartel general del general Ávila Camacho. Aquí también se encontraron con una barrera de soldados y se desató una verdadera batalla campal. […] La batalla más importante del día empezó cerca de la Oficina de Correos y siguió por Avenida Juárez; la empezaron los simpatizantes del general Ávila Camacho, que dispararon contra un grupo grande de almazanistas. Este corresponsal vio con sus propios ojos a un grupo de oficiales uniformados que disparaba contra un grupo de almazanistas cerca del cuartel general de Ávila Camacho.[150]

Por otro lado, en Memorias (1984) de Gonzalo N. Santos describió con honestad los eventos ocurridos muchos años después:

Arremetimos contra esa casilla (de la Casa Entresolada) a pistolazo limpio y como hubo algunos que dispararon contra los nuestros los contestamos en forma enérgica a balazo limpio. Recogimos todas las ánforas que ya estaban repletas de votos almazanistas, las quebramos y nos llevamos todos los papeles, actas, boletas, etcétera, dejando hecha añicos la mesa de casilla y dispersando a los almazanistas. [150]
p.712

Almazán se refugió en La Habana el 17 de julio, buscando apoyo de Estados Unidos en contra de Ávila Camacho y su fraude electoral. Estados Unidos no apoyó a Almazán debido a que había pactado previamente con el gobierno cardenista. Almazán anunció la renuncia a la «presidencia que había ganado»; posteriormente, se retiró de la vida política y se volvió a dedicar a negocios.[151]

México Contemporáneo de 1940 a 1970Editar

 
El Escuadrón 201, conocido como las Águilas Aztecas, fue una unidad mexicana de combate aéreo que participó en la Segunda Guerra Mundial.

Se le ha denominado «Época Contemporánea» al periodo transcurrido a partir de 1940 con el fin del gobierno de Cárdenas, pues se toma a consideración que, a partir de esa fecha, toma las características actuales del Estado mexicano.[15][14]​ Para fines prácticos del artículo —debido a la extensión temporal y documentación histórica del periodo—, es conveniente separar este periodo en tres secciones dentro del artículo.

La sección presente abarca desde 1940 (con el inicio de la presidencia de Ávila Camacho) hasta 1970 (con el fin de la presidencia de Díaz Ordaz). El periodo se caracterizó principalmente, en la mayoría de éste, por la creación de una economía mixta, es decir, que se conjugaba la participación del gobierno y de la iniciativa privada, y se consolidó una relación de Estado con la burguesía nacional. El periodo que abarca treinta años es conocido como el «Milagro mexicano» o «Desarrollo Estabilizador», que se caracterizó por un gran auge económico del país.

Gobierno de Manuel Ávila CamachoEditar

Aspectos económicosEditar

En el aspecto productivo el país aceleró la transición de una economía predominantemente agrícola a otra primordialmente industrial, lo que significó un cambio en la política aplicada hasta entonces por los gobiernos revolucionarios, con la intención de industrializar al país, por lo que el campo dejó de ser el eje de la economía; con la finalidad de fomentar las actividades productivas dentro del país, se aplicó el mencionado modelo económico de sustitución de importaciones.

Este modelo consistió en que, mediante subsidios y medidas proteccionistas, el gobierno apoyó a la industria, destinó gran parte del presupuesto público para impulsar el crecimiento del sector manufacturero, con la finalidad de apoyar el proceso de industrialización, aunque con ello marginó al sector agrícola. A diferencia del gobierno cardenista, el de Ávila Camacho frenó el reparto agrario. En el aspecto social, la población rural gradualmente abandonó el campo y migró hacia las grandes ciudades.

La guerra propició que México se convirtiera en aliado de Estados Unidos, por lo que este último dio facilidades para el pago de la deuda externa y para la obtención de préstamos destinados a que México apuntalara su industria y financiara el desarrollo de infraestructura para impulsar el desarrollo económico. A partir de entonces, el Estado mexicano concentró sus esfuerzos en:

  • crear y mantener la infraestructura productiva;
  • intervenir lo menos posible en las actividades industriales;
  • participar sólo en actividades que no eran atractivas para la iniciativa privada.

A partir del sexenio de Ávila Camacho, dio comienzo una etapa en que se alentó el crecimiento económico, la consolidación del mercado interno y la inserción de México en la economía mundial. Esto se vio impulsado por las condiciones coyunturales producidas por la Segunda Guerra Mundial anteriormente mencionadas, ya que, en el exterior se requerían materias primas. México no desarrollaba tecnología, pues en ese entonces, no tenía las suficientes instalaciones para aquello; la producción se limitaba a insumos agropecuarios y bienes industriales, pero no maquinarias para su elaboración.

Por el rápido crecimiento económico, a este periodo que inició en ese sexenio se le dio el nombre de Milagro mexicano, el cual se extendió durante las décadas subsecuentes. Si bien la actividad industrial aumentó, no se propició que las empresas fueran competitivas, y prevalecieron elevados índices de inflación. En esta etapa también se incrementó la participación del Estado en la economía, y se inició la política de sustitución de importaciones, consistente en reemplazar productos manufacturados fuera del país, por otros de origen mexicano.

Extensión del presidencialismoEditar

 
El presidente Ávila Camacho con el presidente de Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt durante una visita oficial a Monterrey (Nuevo León).

El presidencialismo como sistema político, ya se había fortalecido bajo el gobierno de Cárdenas a través de varias acciones donde se concentraba el poder del Jefe de Gobierno como igual del Jefe de Estado; sin embargo, fue en el periodo de Ávila Camacho en el que se consolidó y llegó a su máxima expresión, con todas las desventajas que también trajo consigo.

Una característica distintiva del régimen de Ávila Camacho fue que sentó las bases para el tránsito de gobiernos controlados por militares, a gobiernos administrados por civiles. Entre otras medidas tendientes a lograr dicho objetivo, Ávila Camacho ordenó la desaparición del sector militar en el PRM para evitar la politización de las fuerzas armadas. El civilismo sería el nuevo camino. Los siguientes presidentes ya no serían generales, y así se dio inicio a la llamada «era de los licenciados» como muestra de candidatos civiles, como más tarde ocurría en 1946.

Al comprometerse con las causas proletarias y progresistas, el PRM dejó un espacio para que la derecha se organizara. Por un lado en un nivel popular y radical, y por el otro, de élite y moderado. El partido oficial permitió el pluralismo, siempre y cuando no representara competencia efectiva, y en cambio, le sirviera de legitimación democrática. Los partidos de oposición tuvieron mayor presencia. En los años previos al inicio del gobierno de Ávila Camacho, fueron fundados dos institutos políticos opositores, provenientes de corrientes opuestas de la derecha que durante su sexenio comenzaron a consolidarse.

Modelo de la Unidad NacionalEditar

Al inicio de su gobierno, Ávila Camacho estableció la Política de Unidad Nacional, para hacer un frente común ante la situación provocada por la Segunda Guerra Mundial. Dicha política rompió con el modelo político de Cárdenas, que favorecía a los trabajadores y provocó descontento entre empresarios y sectores católicos.

Aun así, recibió el apoyo de organizaciones obreras, campesinas y empresariales. El gobierno pidió dejar de lado intereses particulares y defender la nación. Durante este periodo, el modelo económico tuvo modificaciones con el propósito de evitar desajustes sociales y proseguir con el crecimiento económico.

Existieron dos aspectos en la política económica en los que Ávila Camacho difirió de Cárdenas. Mientras este último llevó a cabo el mayor reparto agrario visto en México hasta ese momento y promovió el ejido como base de la producción agrícola mexicana, Ávila Camacho frenó el reparto agrario. Por otra parte, con base en la Política de Unidad Nacional y la necesidad de aumentar la producción, el presidente pactó con las centrales obreras la suspensión de las huelgas.

Se consolidó la idea de que el Estado debía asumir un papel central en la promoción del desarrollo industrial y el gasto público, a través de subsidios a la inversión o financiando programas de apoyo a la industria; por ejemplo, con el propósito de proteger el mercado interno, se redujeron los impuestos a la importación de materias primas y equipos.

Para lograr el acercamiento con la sociedad, se modificó el artículo tercero constitucional, eliminando el concepto de educación socialista, que había generado el distanciamiento con los empresarios y la Iglesia católica, quedando establecido que la educación pública sería laica.

Fidel Velázquez fue elegido en 1941 secretario general de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y bajo su dirección se apoyó al gobierno y a su política industrial, firmando un pacto de unión sindical para evitar las huelgas; el gobierno reformó la Ley Federal del Trabajo, creó la Secretaría de Trabajo y Previsión Social y en 1944 fundó el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), para beneficio de las clases trabajadoras. En 1943 se creó la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP) integrando en su seno a grandes contingentes de las capas medias de la sociedad.

Administración y sucesión electoralEditar

En diciembre de 1945, se aprobó una nueva Ley Electoral que instituía diversas disposiciones para regular y controlar la existencia de los partidos políticos existentes, entre los que destacaban: Partido de la Revolución Mexicana (PRM), Partido Acción Nacional (PAN), Federación de Partidos del Pueblo (FPM) y Partido Democrático Mexicano (PDM).

 
Logo del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Fundado en 1946.

El 18 de enero de 1946 se fundó el Partido Revolucionario Institucional (PRI) tras la disolución del Partido de la Revolución Mexicana; sus dos nuevos emblemas principales fueron civismo y democracia.

Hasta ese momento, se había concebido a la Revolución mexicana como proceso vigente, pero a partir de entonces fue considerada como algo ya acabado debido a los logros obtenidos, es decir, los cambios que había sufrido el país. Según distintos puntos de vistas, estas transformaciones fueron benéficos o perjudiciales para el país: las distintas ideologías y falta de organización con el proceso de la revolución tampoco contribuyeron en una unificación como un simple proceso historiográfico, a diferencia de otros procesos nacionales. Así surgió la idea nacional de que ya se había depositado del legado revolucionario en el México de ese entonces, y de que el PRI era su "legítimo heredero y continuador".

El 7 de julio de 1946 se llevaron a cabo las elecciones de 1946. A diferencia de las anteriores elecciones presidencias, el proceso electoral se llevó con total calma y no se registraron ningún tipo de enfrentamiento político. Resultó electo Miguel Alemán Valdés del Partido Revolucionario Institucional (PRI) con el 77.9 % de los votos; además, Alemán Valdés se considera como el primer presidente "civil" de la historia contemporánea, por no poseer ningún rango militar: significó otro paso más para el presidencialismo dejando atrás los rasgos militares que caracterizaban al Jefe de Gobierno del Estado mexicano.

Gobierno de Miguel Alemán ValdésEditar

Durante su sexenio, Miguel Alemán adoptó una política capitalista mucho más cercana a Estados Unidos. En este periodo se impulsó fuertemente la industrialización y las comunicaciones, también se construyeron otras grandes obras como la Ciudad Universitaria. Sin embargo el gobierno alemanista fue muy criticado por la enorme corrupción acaecida en este, así como el aumento del autoritarismo.

En 1946 se aprobó una reforma al artículo 115.º constitucional en la que se establecía la igualdad de condiciones entre mujeres y hombres para participar en las elecciones municipales.[152]

Gobierno de Adolfo Ruiz CortinesEditar

 
Retrato oficial de Adolfo Ruiz Cortines.

Después gobernó Adolfo Ruiz Cortines.

Derecho al voto de la mujerEditar

El 17 de octubre de 1953, debido a una iniciativa hecha por el propio Presidente y con peticiones de miembros del PAN, se consiguió y posteriormente publicó una modificación al artículo 34.º constitucional en el que se le otorgó la ciudadanía mexicana a la mujer y, por consiguiente, el derecho al voto (en cualquier elección) y a ser votadas; cabe destacar que México fue el último país de Latinoamérica en legalizar el sufragio femenino.[152]​ También cabe mencionar que en las elecciones federales de 1955, dos años después, fue la primera en la que las mujeres ejercieron su derecho al voto.[153]

Terremoto de 1957Editar

Gobierno de Adolfo López MateosEditar

Consolidación del presidencialismoEditar

El creciente fortalecimiento del poder presidencial sobre las instituciones políticas del Estado, durante el gobierno de Adolfo López Mateos, así como la creciente influencia que éste ejercía sobre la vida política, económica, social, laboral e incluso cultural del país, propiciaron que el Poder Ejecutivo se volviera absoluto, es decir, que ningún otro poder o miembro de la clase política le hacía contrapeso.

Con el paso de las décadas el PRI, su principal brazo político-electoral, logró controlar las demandas de los sectores del partido, en particular el campesino y el obrero. Los conflictos entre segmentos de la sociedad ahora tenían que resolverse dentro del partido y bajo la autoridad de su presidente. Por otro lado, el PRI incorporó a las mujeres y a los jóvenes, mediante la creación del Instituto Político Nacional de las Juventudes Mexicanas, surgido en 1963 con la intención de ampliar su base electoral. De esta manera, la estabilidad del sistema político dejaba de sustentarse únicamente en el uso de la fuerza, y reconocía la capacidad de controlar las bases sociales.

La llamada “familia revolucionaria” logró controlar la política mexicana, había gobernado y establecido los lineamientos políticos que deberían seguir los gobiernos herederos de la Revolución. Luego de varios sexenios, el presidencialismo se había consolidado y, durante el gobierno de López Mateos, su control sobre el partido oficial era ya incuestionable: el presidente tenía la última palabra; los demás aceptaban la situación: los personajes cercanos al poder económico (industrial, comercial, financiero y agrícola), político (secretarías y dependencias del gobierno), fuerzas armadas, sindicatos obreros y ligas campesinas, así como partidos políticos subordinados.

Así, el presidente ocupaba el lugar más alto de la pirámide política y designaba algunos funcionarios de elección popular, quienes, a su vez, nombraban al resto de los colaboradores. Era un sistema en donde la mayoría de la población tenía acceso muy limitado a la cúspide política.

Aunque hubo sindicatos que luchaban por las reivindicaciones obreras, la mayoría no era independiente, los líderes intervenían en la política en estrecha colaboración con el gobierno, más que como representantes de los intereses obreros. La represión era el mecanismo para someter la disidencia.

Apertura internacional y dinamismo políticoEditar

 
Lyndon B. Johnson (izquierda) con Adolfo López Mateos (derecha) develando el señalamiento tras la devolución del Chamizal.

Mientras Ruiz Cortines dio a la presidencia carácter formal, su sucesor se caracterizó por mayor vivacidad. Sin embargo, mantuvo el control de organizaciones campesinas y obreras, así como la represión a movimientos sociales. Una de las características del gobierno de López Mateos fue su interés por las relaciones internacionales, rompiendo con la política de aislacionismo diplomático que había caracterizado a los gobiernos que le precedieron. Entre los hechos relevantes de su régimen destacan:

Hegemonía del partido oficialEditar

inspiración soviética o maoísta, procubana, prodemocrática, antipriísta y antiimperialista. Con el arquetipo del intelectual cosmopolita, se renovó el discurso de la postura izquierdista, con lo que se superó el dogmatismo en el que había caído el PCM.

En general, los partidos de oposición tuvieron una existencia coyuntural y obtuvieron pocos éxitos electorales. Solamente el PRI acudía a los comicios en todos los niveles y todo el país, los demás concentraban sus recursos y postulaban candidatos sólo en los lugares en los que tenían posibilidades de triunfo. Los partidos de oposición no lograron fortalecerse. Por un lado, no tenían la estructura para lograr la representación nacional, y por el otro, la ley electoral limitaba su participación en el Congreso. Entre 1955 y 1964 se eligieron tres legislaturas, y la oposición en conjunto obtuvo 20 de 483 curules disponibles.

Gobierno de Gustavo Díaz OrdazEditar

Deterioro políticoEditar

A lo largo su gobierno, la presidencia continuó ejerciendo el control casi total de la vida política y electoral del país, así como del resto de los poderes del Estado. Tanto la Cámara de Diputados, como la de Senadores contaban con una mayoría abrumadora de representantes emanados del PRI, partido que controlaba la totalidad de los gobiernos estatales y gran parte de los gobiernos municipales del país.

Al interior del partido oficial, continuaba como práctica habitual la negociación de candidaturas y el reparto de “cuotas de poder”, sin que se tomaran en cuenta las demandas de las bases militantes, marginadas de la elección de sus representantes. El pluripartidismo fue una manera de disimular el sistema político de partido oficial y de elecciones de Estado; sin embargo, era la única vía que éste ofrecía para canalizar la participación de fuerzas de oposición política.

Durante el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz el modelo de desarrollo estabilizador daba muestras de haber llegado a su límite; sin embargo, éste se mantuvo, lo cual generó manifestaciones de descontento en diversos segmentos sociales.

Un elemento significativo para comprender lo ocurrido en este sexenio, es la actitud autoritaria del presidente ante los movimientos sociales, los cuales fueron enfrentados con represión y no llevando a cabo cambios en la estructura política y económica del país. Destacan el movimiento de los médicos y el estudiantil, pero incluso dentro del mismo partido oficial surgieron voces que exigían mayor apertura democrática, como la de Carlos Alberto Madrazo Becerra, a quien en 1965 se le exigió renunciar a la presidencia del PRI.

Movimiento de 1968Editar

 
Ejército mexicano en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco durante el suceso conocido como Matanza del 2 de octubre o de Tlatelolco.

El movimiento estudiantil de 1968 fue una serie de protestas realizadas por estudiantes de distintas casas de estudio como parte de la llamada Guerra sucia.

Fue minimizado y reprimido brutalmente por el gobierno, pocos días antes de la inauguración de los juegos, conocido como la Matanza del 2 de octubre o de Tlatelolco. Aún se desconoce la cifra exacta de los muertos y heridos.[154]

El gobierno mexicano manifestó en 1968 que fueron solo veinte muertos; tres años más tarde, la escritora Elena Poniatowska, en su libro La noche de Tlatelolco, publicó la entrevista de una madre que buscó entre los cadáveres a su hijo y reveló que por lo menos había contado sesenta y cinco cadáveres en un solo lugar. [155]​ El periodista inglés John Rodda, en sus investigaciones independientes, durante las que entrevistó sobrevivientes y testigos de los sucesos en los hospitales, calculó que el saldo fue de trescientos veinticinco[nota 21]​.

Años más tarde, en una segunda investigación, el número se rebajaría a 250.[156]

Relaciones y eventos internacionalesEditar

 
Logo oficial de las Olimpiadas de 1968.

Durante este gobierno, en 1967, se firmó el Tratado de Tlatelolco, mediante el que los países de Latinoamérica se comprometían a no fabricar, poseer o utilizar armas nucleares.

El 12 de octubre de 1968, nueve días después de ocurrir la Masacre de Tlatelolco, se inauguró la XIX Olimpiada, que tuvieron su sede en la Ciudad de México y el país se mantuvo en el ojo público.

Se impulsó la modernización de la Ciudad de México. El 4 de septiembre de 1969 fue inaugurada la primera línea del Sistema de Transporte Colectivo,[157]​ coloquialmente llamado «Metro»; asimismo se realizaron obras como el Estadio Azteca y el Palacio de los Deportes.

En 1970, México volvió a estar en la mira del mundo con la celebración del Campeonato Mundial de Futbol.

México Contemporáneo de 1970 a 2000Editar

El México contemporáneo de 1970 al 2000 se caracterizó por un proceso —económicamente hablando— contrario a la anterior sección: tras el fin del Milagro mexicano, la economía tuvo un proceso de desfortalecimiento y que, debido a las dudosa administración de José López Portillo, se desencadenó en 1982 con el estallido de una crisis económica, en la que el enfoque del «Estado benefactor» y el modelo de sustitución de importaciones fue una situación que provocó que los gobiernos de aquel entonces pusieran en práctica un modelo económico neoliberal.

Tras el fin de la devaluación e inflación del peso, México volvió a consolidarse en bajo el panorama del contexto mundial, en el que se puede destacar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, con Estados Unidos y Canadá. Cabe mencionar que el día en que entró en vigor dicho tratado (1 de enero de 1994) tuvo lugar el levantamiento armado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), movimiento campesino e indígena que representa un punto decisivo en la historia contemporánea de México.

A finales de diciembre de 2000, inició el gobierno de Vicente Fox, perteneciente al Partido Acción Nacional, que significó la primera alternancia en el poder tras más de setenta años de gobiernos encabezados por el Partido Revolucionario Institucional y sus antecesores.

Gobierno de Luis EcheverríaEditar

Luis Echeverría, quien fuera Secretario de Gobernación en ese sexenio, fue el siguiente Presidente, el cual tuvo una imagen de izquierda e implementó una política de distribución del ingreso llamada desarrollo compartido. En su sexenio la época de desarrollo mundial llamada Los años dorados, de estabilidad y crecimiento, llegó a su fin. En 1971 se devaluó el dólar y se acabó la era del petróleo barato. El asesinato del empresario Eugenio Garza Sada en 1973 agudizó el deterioro en las relaciones entre el gobierno y la iniciativa privada, mismo que se venía dando por diversos incidentes. La unificación del ciclaje eléctrico fue un gran logro de su sexenio, que terminó con la primera devaluación hecha desde 1954.

Gobierno de José López PortilloEditar

Su sucesor fue José López Portillo. Durante su gobierno la política de explotación petrolera puso en operación el yacimiento del Complejo Cantarell, del cual se extrae hasta la fecha gran parte del hidrocarburo mexicano que aporta 40 centavos por cada peso del presupuesto nacional.

Gobierno de Miguel de la MadridEditar

Terremoto de 1985Editar

El 19 de septiembre de dicho año ocurrió un terremoto en el país que alcanzó una magnitud de 8.1MW.[158]​Nunca se ha sabido el número exacto de víctimas de los terremotos de 1985 debido a la censura impuesta por el gobierno.[159]

EconomíaEditar

Bajo el panorama de quiebra y crisis heredados del anterior gobierno, inició su presidencia Miguel de la Madrid, quien intentó detener la crisis económica y elaboró un plan de contingencia llamado «Programa Inmediato de Reordenación Económica», con el objetivo de pactar tanto con obreros como con empresarios para congelar salarios y precios, mantener el nivel de empleo, reducir la tasa de inflación y así incentivar el crecimiento económico. Siguiendo con la tendencia mundial y las políticas económicas consideradas como sanas por el Fondo Monetario Internacional, al inicio del sexenio se dio la primera etapa de la privatización de las empresas públicas.[160]

Un poco antes de terminar el sexenio, en 1987 se aplicó el Pacto de Solidaridad Económica (PSE), programa de estabilización económica destinado a reducir la inflación y el déficit público. Mediante este pacto se congelaron los precios públicos y privados, el salario, el tipo de cambio y la tasa de interés, lo cual ayudó a aumentar las reservas de divisas y dio inicio al saneamiento de las finanzas públicas.

En este periodo comenzó la aplicación del modelo económico neoliberal, que retoma las ideas del liberalismo y considera negativo el intervencionismo estatal en la economía, al tiempo que defiende el libre mercado como la mejor opción del equilibrio y el desarrollo de los países; en el caso de México, la aplicación de este modelo —iniciada en este sexenio y profundizada en el de Carlos Salinas de Gortari—, se caracterizó por:

  • Reprivatización de empresas estatales y paraestatales.
  • Eliminación del proteccionismo económico.
  • Apertura comercial y financiera.
  • «Reducción de gastos gubernamentales para el bienestar social».[161]

Gobierno de Carlos Salinas de GortariEditar

 
Firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Tras llegar al poder por unas polémicas elecciones, marcadas entre otras cosas por una misteriosa caída en el sistema de conteo de votos, Carlos Salinas de Gortari tomó posesión como presidente el 1 de diciembre de 1988.

Su gobierno continuó y profundizó la política económica de su predecesor con la privatización de la banca, la compañía telefónica, las líneas aéreas, las siderurgias, las minas, los puertos y los aeropuertos. Así como la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con los gobiernos de Estados Unidos y Canadá.

El final del gobierno salinista se caracterizó por el levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y los magnicidios del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, el candidato presidencial del PRI Luis Donaldo Colosio y el secretario general del PRI José Francisco Ruiz Massieu. Esta inestabilidad política y social del país llevó a una fuerte salida de capitales, sin embargo el gobierno de Salinas se negó a devaluar el peso mexicano.

Gobierno de Ernesto ZedilloEditar

Elecciones de 2000Editar

En el año 2000 México vivió por primera vez, tras 71 años de gobiernos priistas, la alternancia política cuando la Alianza por el cambio de los partidos Acción Nacional y Verde Ecologista de México, con el 43.5% de los votos, derrotó al PRI y su candidato Francisco Labastida y a la Alianza por México y su candidato Cuauhtémoc Cárdenas en las elecciones presidenciales. Vicente Fox fue elegido presidente de la nación.

México Contemporáneo desde el siglo XXIEditar

 
Detenciones por parte de los elementos militares del Ejército Mexicano en Michoacán en 2007.

El enojo social ante la crisis económica de 1994 y sus reformas provocaron —por primera vez desde la fundación del partido y sus antecesores— la derrota del PRI en las elecciones de 2000, significando la primera alternancia del poder político presidencial en el país desde setenta y un años. Desde el inicio del siglo, México ha sufrido otras dos alternancias políticas, parecido a la situación política de otros países.

Gobierno de Vicente FoxEditar

Elecciones de 2006Editar

En 2006 tras las elecciones generales del 2 de julio, el panista Felipe Calderón Hinojosa fue elegido presidente de México para el período del 1 de diciembre del 2006 al 30 de noviembre del 2012. El candidato por la izquierda a la presidencia de la Nación, Andrés Manuel López Obrador, desconoció los resultados electorales anunciados por el Instituto Federal Electoral y acusó de fraude al presidente Vicente Fox. La Ciudad de México, se vio paralizada por una manifestación de resistencia civil pacífica en contra de los resultados electorales.

Gobierno de Felipe CalderónEditar

En los primeros días de su gobierno, Felipe Calderón cumplió su supuesta promesa de mano dura de actuar en contra del llamado crimen organizado y el narcotráfico e inició la Guerra contra el narcotráfico, en la que se movilizó a un número considerable de elementos militares hacia los focos de acción de dichos grupos dentro del país. El presidente subió el sueldo a los militares y les pidió lealtad.

PolíticaEditar

El 1 de julio de 2012 se llevaron a cabo las elecciones federales, en las cuales, al igual que cada sexenio, se renovaría el cargo de presidente y la composición de la cámara de senadores y diputados. El candidato electo fue Enrique Peña Nieto con el 38.20 % de los votos, perteneciente a la coalición Compromiso por México (formada por el PRI y el PVEM), significó la segunda alternancia del poder presidencial desde el inicio del siglo.

Sin embargo, estas elecciones tampoco estuvieron ausentes de polémicas. El candidato que quedó en segundo lugar, Andrés Manuel López Obrador, perteneciente a la coalición Movimiento Progresista (formada por el PRD, PT MC), habló explícitamente de compra de votos. El Instituto Federal Electoral afirmó que investigaría a fondo el tema después de recibir denuncias;[162]​ se exhibieron facturas y se comprobó la afluencia masiva de personas, así como testimonios de personas que declararon haber recibido dichas tarjetas;[163]​ sin embargo, no se emprendió la investigación a gran escala para demostrar estas implicaciones.

Por otra parte, #YoSoy132, una comisión de vigilancia ciudadana, informó que hasta dos día después de las elecciones, se habían sistematizado once mil casos de presuntas irregularidades,[164]​ entre las cuales incluían balaceras, robo de urna por parte de cuerpos policiacos, grupos armados atacando a los votantes y desaparición de casillas por parte de funcionarios. Por otra parte, Leonardo Valdés Zurita, presidente en aquel entonces del IFE, declaró: «México tuvo una jornada electoral ejemplar, participativa, pacífica y realmente excepcional [...]. Todos los procesos electorales tuvieron incidentes menores, en la mayoría de los casos, sin relación con el propio proceso, será su voto y solo su voto, lo que decida quienes ejercerán los poderes públicos en los próximos años».[165]

Gobierno de Enrique Peña NietoEditar

 
Enrique Peña Nieto, presidente de México de 2012 a 2018.

El 1 de diciembre de 2012, Enrique Peña Nieto recibió (de manera simbólica, más que nada) la banda presidencial por parte de Jesús Murillo Karam, presidente de la cámara de diputados en aquel momento.

Reformas estructuralesEditar

Pacto por MéxicoEditar

Al día siguiente de comenzar su sexenio, Peña Nieto firmó del acuerdo llamado «Pacto por México», en los que participarían además de él, los tres mayores partidos políticos en aquellos tiempos: PRI, PAN y PRD. Las negociaciones para alcanzar dicho pacto se llevaron a cabo desde octubre de 2012 encabezadas por el equipo de transición del presidente electo y representantes de los partidos políticos. Hacia finales de noviembre se acordó un texto definitivo para los acuerdos, firmándose en el Castillo de Chapultepec el 2 de diciembre de 2012, signando el presidente y los presidentes de los partidos: Jesús Zambrano Grijalva, María Cristina Díaz Salazar y Gustavo Madero Muñoz, respectivamente.[166]

El pacto estaba dividido en cinco secciones que enumeran el tipo de acuerdos tomados en cada uno: Acuerdos por una sociedad de derechos y libertades; Acuerdos para el crecimiento económico, empleo y competitividad; Acuerdos para la seguridad y la justicia: Acuerdos para la transparencia, rendición de cuentas y combate a la corrupción; y Acuerdos para la Gobernabilidad Democrática.[167]

Entre los acuerdos tomados se encuentran diversos temas de la agenda política mexicana como reformas constitucionales y a diversas leyes federales e instituciones públicas, así como la creación de nuevas leyes que regulen temas hasta entonces ignorados o deficientemente legislados. Uno de los primeros acuerdos en llevarse a la práctica fue la reforma educativa.[168]​ Fue promulgada el 25 de febrero de 2013.[169]​ Otro aspecto del pacto fue la reforma en telecomunicaciones.

Reforma energéticaEditar

El 12 de agosto de 2013 la presidencia de la República presentó al Congreso de la Unión la iniciativa de reformas en materia de hidrocarburos e industria energética, que a diferencia de otras reformas, encontró más oposición por parte de los restantes partidos políticos que conforman las Cámaras, especialmente por los de izquierda.[170]

En materia de petróleo e hidrocarburos, la reforma proponía abrir la posibilidad de la inversión extranjera en tal industria dominada actualmente por PEMEX mediante contratos de exploración y extracción de hidrocarburos, e igualmente cambiaría el texto del artículo 28° constitucional para permitir a capitales privados la participación en algunas actividades del proceso industrial el petróleo. En materia de electricidad la propuesta también proveía la participación del mercado privado en dicha industria energética a la par de la intervención de la Comisión Federal de Electricidad, especialmente en lo respectivo a energías renovables.[171]

Desde que Peña Nieto presentó la iniciativa al Congreso de la Unión en agosto de 2013 se presentaron diversos tipos de críticas y opiniones al respecto. Muchos de ellos se han centraron en el tema de la privatización, no obstante que se estableció por parte del gobierno federal que la reforma no implica ninguna forma de privatización sino que se «encontaría basada en un modelo de utilidad compartida».[172]

Se desarrollaron diferentes protestas para evitar la aprobación por medio de ciudadanos independientes y organizados dentro de Morena encabezado por Andrés Manuel López Obrador. Igualmente, el Partido de la Revolución Democrática, se convirtió en uno de los opositores de la reforma votando en contra de ella en ambas cámaras e interponiendo acciones legales en contra de la reforma publicada. Junto al PRD, se opusieron y protestado abiertamente los partidos del Trabajo y Movimiento Ciudadano, llegando incluso a tomar la tribuna del senado para mostrar pancartas al respecto.[173]​ También se dieron demostraciones públicas de inconformidad a la reforma mediante manifestaciones y marchas en la Ciudad de México y otros estados de república, especialmente frente a los congresos locales, ya que estos tuvieron que votar la aceptación de dicho cambio constitucional.[174]

Reforma financieraEditar

El 9 de enero de 2014 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la reforma financiera con la que se busca dar un impulso al sector bancario y de ahorro en México. Con ella se reformaron 34 ordenamientos jurídicos en materia financiera.

La reforma tenía como objetivos fomentar el crédito a través de la Banca de Desarrollo; incrementar la competencia en el sector financiero; ampliar el crédito de las instituciones financieras privadas; y asegurar la solidez y prudencia del sector financiero en su conjunto. Se creó un Buró de Entidades Financieras en la CONDUSEF para registrar públicamente las quejas que recibieran de esas entidades. Se simplificaron los trámites para el otorgamiento y ejecución de garantías bancarias. Se creó el Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero. Se prohibió a los bancos vender productos financieros condicionados a la compra de otros diferentes. Se creó un Sistema Arbitral en Materia Financiera para resolver conflictos entre usuarios y bancos. Se ampliaron las facultades de la CONDUSEF para poder exigir mayor información a las entidades financieras. Se reformaron diversas disposiciones sobre el procedimiento de concurso mercantil para darle mayor confiabilidad.[175]

Caso de AyotzinapaEditar

 
Quema de la puerta principal "Mariana" del Palacio Nacional de México, como parte de las protestas por el Caso de Ayotizinapa.
Marcha en la Ciudad de México en el primer aniversario de los hechos (26 de septiembre de 2015.

Durante la noche del 26 de septiembre y la madrugada del 27 de septiembre del 2014, en el que las policías municipales de Iguala y estatal de Guerrero persiguieron y atacaron a estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa resultando en la desaparición forzada de cuarenta y tres de ellos de esa escuela normal rural, al menos 9 personas asesinadas y 27 heridos.[176][177]

En dicho ataque, además de los estudiantes normalistas, fueron heridos periodistas y civiles. De acuerdo a la investigación realizada por Forensic Architecture, el número de personas heridas a consecuencia de los ataques en contra de los estudiantes normalistas asciende a 40.[178]

A pesar de que el Presidente Enrique Peña Nieto trató de tomar medidas contra el crimen organizado en su país, un grupo de 43 estudiantes desaparecieron en septiembre de este año. La probable participación del exalcalde de Iguala [detenido el martes 4 de noviembre de 2014], y el descubrimiento de fosas comunes, ha enfurecido a los mexicanos, lo que provocó una campaña masiva exigiendo la renuncia del presidente...
Revista Forbes[179]

Los hechos generaron diversas expresiones de repudio nacional hacia el presidente Enrique Peña Nieto principalmente manifestaciones en diferentes universidades de la República Mexicana evidenciando la incapacidad del Presidente para dirigir la nación.

Peña Nieto no había tomado acción alguna contra del gobernador de Guerrero ni del alcalde de Iguala, ni tampoco había tenido contacto con los familiares de las víctimas de Ayotzinapa. Asimismo, recibió críticas por ciertas actitudes no relacionadas con el caso, como las fotografías tomadas junto con sus seguidoras en Monterrey.[180]

El 23 de octubre, un día después de la solicitud de José Luis Abarca a renunciar a su puesto, el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero solicitó también licencia para separarse de su cargo como gobernador, argumentando que de esa forma esperaba apaciguar el clima político y favorecer las investigaciones. La solicitud del mandatario fue aceptada el 25 de octubre.[181]​ Al día siguiente, tomó posesión en el cargo Rogelio Ortega Martínez, quien hasta entonces fungía como secretario general de la Universidad de Guerrero.[182]

 
Pintura en una pared (de la avenida Eje Central de la Ciudad de México) realizada por los integrantes de la marcha “Júrame que no te rindes”.

Sin embargo, el 29 de octubre accedió a una plática con los padres de familia de los 43 desaparecidos así como con sus abogados.[183]​ Tras la junta con los padres que duró más de seis horas, el presidente lanzó un comunicado a la prensa en el cual explicaba los acuerdos a los que se habían llegado y dio a conocer la minuta firmada por él, con las acciones a seguir, entre las cuales se encuentran: Fortalecer los esfuerzos de localización con un plan renovado de búsqueda; creación de una comisión mixta de seguimiento de información integrada por la Procuraduría General de la República, Secretaría de Gobernación, los padres de familia de las víctimas y estos últimos determinarían quienes más serían parte de esta comisión para mantenerse informados del curso de las investigaciones; comprometer la atención integral y apoyo a las familias de las seis personas que perdieron la vida el pasado 26 de septiembre y de aquellas personas que resultaron lesionadas; y apoyo a las escuelas normales rurales del país, establecer una mesa de trabajo que permita dignificar estos espacios de formación de docentes.[184]​ A pesar de que los padres tuvieron respuesta del Gobierno Federal, expresaron que "los acuerdos son insuficientes, al concluir la reunión con el presidente Enrique Peña Nieto", por lo declararon que seguirían con la lucha por incrementar las acciones por parte del gobierno mexicano; hecho que sería retomado en el siguiente sexenio.[185]

Terremotos de 2017Editar

En el mes de septiembre de 2017 ocurrieron dos terremotos: el de Chiapas ocurrido el 7 de septiembre y el de de Puebla ocurrido el 19 de septiembre.

 
Casas destruidas por el terremoto de Chiapas en Juchitán (Oaxaca).

El terremoto de Chiapas ocurrió un día jueves y fue resultado de la fractura de una fractura telúrica que alcanzó una magintud de 8.2 MW;[186]​ su epicentro se registró en el Golfo de Tehuantepec.[187]​ En México, se sintió principalmente en la región sureste del país.

A la izquierda: rescatistas y voluntarios en un edificio derrumbado de la colonia Roma; a la derecha: vídeo recopilatorio que muestra el Centro Histórico de la Ciudad de México tras el terremoto de Puebla.

De acuerdo con la Secretaría de Gobernación, cientos de comunidades fueron afectadas por el sismo en los estados de Chiapas, Tabasco y Oaxaca, siendo la localidad de Juchitán (ubicada en este último estado) la más afectada. En Oaxaca se reportaron 78 muertes causadas por el sismo; en Chiapas, 18 fallecidos, y en Tabasco, solo 4 víctimas, para hacer un total de 100 fallecimientos, según lo registrado hasta el 15 de septiembre.[188]

El terremoto de Puebla ocurrió un día martes y fue resultado de movimientos interiores, conocido como «intraplaca», aquel alcanzó una magnitud 7.1 Mw; su epicentro, según la Servicio Sismológico Nacional, se registró a 12 km al sureste de Axochiapan (Morelos),[189]​ sin embargo, el Servicio Geológico de Estados Unidos lo ubicó a 1 km de San Felipe Ayutla (Puebla).[190]

Este temblor dejó cuantiosos daños en los estados del centro del país. Ciudad de México fue la entidad que concentró el mayor número de víctimas mortales debido a la densidad de población y la estructura del subsuelo que amplifica las ondas sísmicas; la ciudad se encuentra sobre el suelo fangoso de lo que alguna vez fue el lago de Texcoco. Por primera vez, desde la instalación de la alerta sísmica en la ciudad, esta no sonó momentos antes para prevenir a la población y realizar evacuaciones; la alerta se activó hasta pasados once segundos de iniciado el sismo, justo cuando las ondas alcanzaron la ciudad, lo que no permitió una evacuación completa.[191]

En Morelos, la zona en torno al volcán Popocatépetl y el sureste del estado presentó los mayores daños; Jojutla fue una de las localidades más afectadas.[192]​ Por el lado de Puebla, la mixteca, la región de los valles de Izúcar y Atlixco, y el centro histórico de la ciudad de Puebla registraron importantes afectaciones.[193]

El 5 de octubre, Protección Civil confirmó una cifra final de víctima mortales de 369 personas: 228 decesos en Ciudad de México, 74 en Morelos, 45 en Puebla, 15 en el Estado de México, seis en Guerrero y uno en Oaxaca. Según un informe del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, a partir de información de Animal Político, la información más completa al respecto se encontró en la capital del país, donde se registró que del total de muertos, 200 eran adultos y 28 niños. Por otra parte, 138 (61 %) eran mujeres y, de ellas, dieciséis menores y 122 adultas. Los 90 restantes (39 %) eran hombres y, de ellos, dieciocho menores y 72 adultos.[194]

Elecciones de 2018Editar

El 1 de julio de 2018 se llevaron a cabo las elecciones federales de 2018, en las que, al igual que cada sexenio, se renovarían los cargos de presidente y la composición de la cámara de diputados y senadores. El candidato electo fue Andrés Manuel López Obrador (AMLO), perteneciente a la coalición Juntos Haremos Historia (conformada por Morena, PT y PES) con el 53.19 % de los votos.[195]

Gobierno de Andrés Manuel López ObradorEditar

 
Andrés Manuel López Obrador, presidente de México de 2018 a 2024.

Andrés Manuel López Obrador ha desempeñado el cargo de Presidente de México desde el 1 de diciembre de 2018.[196][197]​ La transición gubernamental de López Obrador inició formalmente el 20 de agosto de 2018 con la reunión entre el gabinete de Andrés Manuel y el de Peña Nieto para discutir los trabajos de entrega y recepción de gobiernos.[198]

En su toma de protesta, López Obrador rindió un discurso en el que criticó el modelo neoliberal en México.[199]​ Finalmente se llevó a cabo un evento en el Zócalo de la Ciudad de México, en el que representantes de sesenta y ocho grupos indígenas le entregaron de manera simbólica el denominado «bastón de mando», un acto inédito en la relación de las autoridades nativas y la presidencia de la república.[200][201]

PolíticaEditar

Conflicto electoral en PueblaEditar

El Instituto Nacional Electoral a través de su programa de resultados preliminares, declaró ganadora de las elecciones estatales del estado de Puebla a Martha Erika Alonso del PAN, victoria que fue ratificada por el Tribunal Electoral.[202]Miguel Barbosa, candidato de Morena, manifestó que no aceptaría el fallo del Tribunal ni el resultado, al alegar inconsistencias en el proceso, además de acusar de intromisión en el mismo a Rafael Moreno Valle, esposo de Erika Alonso y gobernador del mismo estado durante el periodo 2011-2017.[203]​ López Obrador se mantuvo indiferente con su toma de procesión como gobernadora el 14 de diciembre pues no mandó representante.

Diez días después de su toma de poder, el 24 de diciembre de 2018, se confirmó la muerte de Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle en un accidente aéreo en Coronango (Puebla). Andrés Manuel no se presentó al funeral de estado, en su representación, envió a Olga Sánchez Cordero. Cordero fue abucheada en el evento, además de escucharse las consignas de "asesino" cuando el moderador mencionó el nombre de López Obrador.[204]​ La mañana siguiente, el presidente calificó a los protestantes como neo fascistas y se comprometió a ordenar una investigación transparente del accidente. Videos posteriores en redes evidenciaron a militantes del PAN como incitadores de algunos de los gritos y abucheos a Sánchez Cordero.[205]​ Conforme a la constitución se convocará a nuevas elecciones en Puebla.

El 31 de diciembre, Yeidckol Polevnsky (dirigente de Orena) confirmó que Miguel Barbosa volvería a contender en el proceso. Después de la eleccción extraordinaria salió victorioso.[206]​ Tomó protesta como nuevo gobernador de Puebla el 21 de enero de 2019.

Política internaEditar
 
Composición del Senado de la República con una mayoría (70 de 128) por la coalición Juntos Haremos Historia:   61   Morena   6   PT   4   PES

En su primer año de gobierno, haciendo prevalecer la singularidad legislativa de poseer la primera mayoría parlamentaria desde 1997 para un grupo político gobernante[207]​ y los eventuales apoyos pactados con otras fuerzas políticas (fracciones del PRD, Movimiento Ciudadano y Partido Verde), consiguió la aprobación de ocho reformas a la constitución y 59 a distintas leyes, códigos y reglamentos. Sobresalen, por su trascendencia, amplitud y polémica generada, las reformas a la carta magna sobre extinción de dominio (para asumir los recursos incautados a la delincuencia organizada), prisión preventiva oficiosa, la creación de la Guardia Nacional, la nueva reforma educativa, paridad de género en cargos públicos, el acotamiento al fuero del presidente de la república, el reconocimiento constitucional a los pueblos afromexicanos, y la que establece el carácter vinculatorio de la consulta popular y la revocación de mandato.[208]​ En un decreto emitido el 4 de diciembre de 2018 instruyó a la creación[209]​ de una comisión para "fortalecer el ejercicio del derecho de que los familiares de las víctimas del caso Ayotzinapa conozcan la verdad".[210]​ El 15 de enero de 2019 fue instalada la Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia en el caso Ayotzinapa por parte de la Secretaría de Gobernación.[211]​ Esta comisión está conformada por representantes de las madres y padres de las víctimas, organizaciones civiles, Secretaría de Gobernación, Relaciones Exteriores y Hacienda y Crédito Público.[212]​ Su función es facilitar y dar seguimiento a una nueva investigación independiente a la fiscalía especializada para el caso Ayotzinapa.[213]

El 30 de junio de 2020, Alejandro Gertz Manero (el Fiscal General), anunció en conferencia el fin de la verdad histórica creada durante la administración anterior al obtener órdenes de aprehensión incluyendo una solicitud de ficha roja a la Interpol para la detención de Tomás Zerón de Lucio, extitular de la Agencia de Investigación Criminal.[214]​ El 26 de septiembre de 2020, se reunieron en el Palacio Nacional López Obrador y los padres de los normalistas, dando un informe del avance en la nueva investigación y ofreciendo una disculpa pública: «Ofrecerles mis disculpas y ofrecer disculpas a nombre del Estado, porque estamos ante una gran injusticia cometida por el Estado Mexicano, es un asunto de Estado, por eso, ahora el Estado tiene que reparar el daño y tiene que aclarar lo que sucedió, tiene que entregar buenas cuentas, tiene que haber justicia y ese es nuestro compromiso».[215]

 
Logo del Programa Nacional de Becas para el Bienestar Benito Juárez, continuación del programa de becas creado desde inicios de 2000's.[216]

La construcción de un estado de bienestar —de acuerdo al programa de López Obrador— pasaba por la atención urgente de los grupos más vulnerables situados en condiciones de extrema pobreza, dadas las circunstancias en las que esta había crecido durante el sexenio anterior. Por ello el diseño de los programas sociales del gobierno federal tenían como finalidad "generar condiciones que facilitaran de manera igual, a los sectores en vulnerabilidad, el acceso a oportunidades de desarrollo, solventando primero los rezagos en materia de derechos sociales". Sin embargo al inicio de su gobierno se presentaron diversas polémicas por los recortes o suspensiones a programas ya vigentes en un intento del gobierno por combatir el desvío de recursos [cita requerida]; las licitaciones irregulares y los actos de corrupción que en el sexenio anterior habían involucrado estos mecanismos; teniendo como medida innovadora el entregar directamente los recursos a la población para desaparecer a los intermediarios.

Durante su primer año de gobierno se pusieron en marcha el «Programa Nacional de Becas para el Bienestar Benito Juárez» (para estudiantes de todos los niveles educativos), «Jóvenes Construyendo el Futuro» (para estudiantes universitarios en condición de prácticas profesionales), «Programa para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores» (para personas mayores de 68 años o 65 si viven en comunidades indígenas de alta marginación), «Programa pensión para el bienestar de las personas con discapacidad», «Programa Sembrando Vida» (para reactivar la producción agrícola y forestal), «Programa Nacional de Reconstrucción 2019» (para los damnificados de los terremotos de 2017), Programa de Mejoramiento Urbano y «Tandas para el bienestar» (para créditos a las PyMes).[217][218][219][220]​ Mismos que también se vieron envueltos por diversas polémicas debido a las características de los programas sociales.

InfraestructuraEditar

Entre los temas de infraestructura más sobresalientes destacaban el Aeropuerto de Texcoco y el inicio de obras del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles en la Base Aérea Militar No. 1 Santa Lucía.[221]

 
Consulta nacional sobre el NAICM.

Antes de asumir el cargo, del 22 de octubre al 25 de octubre, celebró un referéndum sobre si debía cancelarse o no el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (el cual se encontraba en construcción), citando que el proyecto estaba plagado de corrupción, inversiones ilícitas y representaba un desperdicio de dinero de los contribuyentes. Alrededor del 70% de los resultados votaron en contra de la continuidad del proyecto. Al igual que en campaña, López Obrador insistió en la Base Aérea Santa Lucía en su lugar.[222]​ El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) señaló que, por la cancelación de contratos, el gobierno federal deberá pagar entre 100 y 120 mil millones de pesos en compensación, adicionalmente a la pérdida de lo ya invertido sin considerar los gastos de la construcción de Santa Lucía. Además, cabe señalar que hubo una polémica debido a las condiciones de los referéndum.

El 3 de enero de 2019, Javier Jiménez Espriú (secretario de comunicaciones y transportes de aquel entonces), anunció la suspensión definitiva de las obras del aeropuerto, formalizando así la cancelación oficial del NAICM, abriendo camino a la construcción del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional.[223]

Durante el primer año de gobierno de López Obrador se puso en marcha el "Programa Nacional de Reconstrucción" para apoyar a las comunidades afectadas por los sismos de 2017, que gestionó recursos económicos a través de distintas dependencias para rehabilitar viviendas, escuelas, centros de salud, pequeños y medianos negocios, patrimonio histórico-cultural, infraestructura local y enseres domésticos, así como ampliar los estudios de riesgo y planificación para las zonas que aún permanecían sin evaluar. También se inicio la construcción de caminos y carreteras comunitarias en Oaxaca. Al final del año se presentó un Plan Nacional de Infraestructura con inversión pública-privada, que incluye 147 proyectos especialmente en el área de las comunicaciones y los transportes.[224][225][226]

 
Mapa de la ruta y estaciones del futuro tren maya.

Otro proyecto de infraestructura por parte del gobierno federal es el llamado Tren maya: proyecto de un tren de tipo regional, turístico y de carga que se empezó a construir el 30 de abril de 2020, y que una vez terminado pasará por regiones de la selva de la Península de Yucatán pasando a través de cinco estados (Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo).

Ha sido fuente de diversas controversias por parte de grupos políticos y ambientalistas. La Alianza Nacional para la Conservación del Jaguar, integrada por 25 grupos ambientalistas; Amigos de Calakmul A.C.; el IMCO (Instituto Mexicano para la Competitividad A.C.), Julia Carabias, Gabriel Quadri, el grupo musical Maná, entre muchas organizaciones, expertos y figuras públicas han sido críticas al Tren Maya por los daños ambientales y culturales que esta obra podría generar en la zona.[227][228][228][229]​ Después de las críticas a la obra, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que el proyecto se sometería a una consulta ciudadana,[230]​ la cual se llevó a cabo el 14 y 15 de diciembre de 2019[231]​ teniendo como resultado que el 92.3% de los encuestados votaron por el al proyecto, mientras que un 7.4% votara por el No.[232]​ Ante estos señalamientos, el presidente llamó a los opositores del proyecto como «conservadores» y «desquiciados».[233]

Guerra contra el huachicolEditar

 
Dos hombres comprando gasolina en galones como consecuencia del desbasto por el plan contra el huachicol.

Como parte su plan anticorrupción, López Obrador aseguró que buscaría reducir y eliminar el robo de combustible de las tuberías propiedad de PEMEX, la compañía petrolera estatal. Este delito había sido denominado popularmente como «huachicol».[234]​ Como consecuencia, parte de la estrategia fue desviar el flujo de combustible de las tuberías, detectar fugas cuando ocurrieron y transportar el combustible en camiones.[235]

Estas medidas condujeron a problemas logísticos y escasez de combustible en algunos estados, sin embargo, López Obrador alegó que se había reducido el robo de gasolina como nunca en las últimas décadas.[236]​ En los estados afectados por el desbasto, la población tomó diferentes medidas: hacer grandes filas en gasolinerías abastecidas, ir a gasolinerías de otros estados, utilizar transporte público en vez de privado, almacenar grandes cantidades de gasolina, etc.

El 18 de enero de 2019 ocurrió el evento más grande relacionado con esto: un grupo de pobladores del Tlahuelilpan (Hidalgo), perforó un oleoducto para extraer ilegalmente gasolina. El ejército se mantuvo cerca la zona, pero ante la cantidad de personas conglomeradas y debido a la decisión de López Obrador de no reprimir a la ciudadanía, se quedó expectante y no procedió al arresto de nadie. A las 19:10 horas, ocurrió una explosión debido a la fuga, dejando un total de 137 muertos. La opinión pública quedó dividida ante quienes argumentaron que la gente murió por no seguir las indicaciones del ejército y proceder al robo de gasolina; y por quienes criticaron al mismo ejército por no hacer uso de la fuerza para evacuar la zona.[237]

Guerra contra el narcotráficoEditar

El gobierno federal comprometió en varias ocasiones a restablecer la paz en el país y a acabar con la violencia. El Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2019–2024 enviado al Congreso de México expuso la estrategia del gobierno federal y la definió como «un cambio del paradigma» de seguridad para alcanzar la paz.[238]

Desde el 2 de abril de 2019, en la corte federal de Columbia (Estados Unidos) existía una orden de captura contra Guzmán López, según informó el secretario de la Defensa Luis Crescencio Sandoval González. El 13 de septiembre el gobierno de ese país solicitó a México que detuviera al hijo de El Chapo. La operación empezó a planearse desde entonces y hasta el 4 de octubre. Semanas después, cuando un juez emitió una orden de captura para extraditarlo, la Guardia Nacional envía un equipo a Culiacán Sinaloa, apoyado por elementos del Ejército.[239]

El plan era detener el 17 de octubre a Ovidio Guzmán López en su casa. Ese día inició la operación en Culiacán: se rodeó el inmueble, estando el objetivo de la captura de Ovidio Guzmán, dentro en compañía de su familia. Minutos posteriores, Ovidio salió al estacionamiento del inmueble (sin salir del domicilio) y se procedió a su arresto. Pasada la media hora, el cartel de Sinaloa emprendió a la ciudad de Culiacán (quemando vehículos, bloqueando avenidas principales, así como entradas y salidas de la ciudad, entre otras cosas), posteriormente empezó el ataque hacia el Ejército Nacional. Los hombres armados del cártel amenazaron con una matanza de civiles, incluido un ataque a un complejo de apartamentos que albergaba a los familiares del personal militar local.[240][241][242]​ Horas después, Guzmán López fue liberado por órdenes de López Obrador para evitar un «baño de sangre» y proteger la vida de los ciudadanos.[243]

Pandemia de COVID-19Editar

 
Hugo López-Gatell Ramírez, subsecretario de la prevención y promoción de la Salud, saltó al ojo público cuando se asignó como encargado de las medidas del gobierno federal para la Pandemia.[244]

El primer caso confirmado de COVID-19 se presentó en la Ciudad de México el 28 de febrero de 2020, y se trató de un mexicano que había viajado a Italia y tenía síntomas leves; pocas horas después se confirmó otro caso en el estado de Sinaloa y un tercer caso, nuevamente, en la Ciudad de México. El primer fallecimiento por esta enfermedad en el país ocurrió el 18 de marzo de 2020.[245]

Hugo López-Gatell Ramírez (subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud en la Secretaría de Salud de México) obtuvo relevancia en la vida pública nacional al encabezar las medidas gubernamentales contra la pandemia por el COVID-19.[246][247]​ El Gobierno de México, en coordinación con la Secretaría de Salud, ha implementado una serie de medidas para prevenir y controlar los contagios en el país, entre las cuales se incluyen la extensión del período vacacional estudiantil, la Jornada Nacional de Sana Distancia y el Plan DN-III-E. De un total de tres fases epidemiológicas identificadas por las autoridades sanitarias, según el grado de transmisión de la enfermedad, el 24 de marzo se decretó la fase 2 que comprende primordialmente la suspensión de ciertas actividades económicas, la restricción de congregaciones masivas y la recomendación de resguardo domiciliario a la población en general.[248][249][250]

El 30 de marzo se declaró «emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor» como consecuencia de la evolución de casos confirmados y muertes por la enfermedad en el país, lo cual dio lugar a la ejecución de acciones adicionales para su prevención y control,[251]​ y el 21 de abril dio comienzo la fase 3, mediante la cual se extienden las actividades de prevención y control realizadas en las anteriores fases al menos hasta mediados o finales de mayo.[252]

Algunos efectos que trajo la pandemia fueron compras de pánico y saqueos de establecimientos, que a su vez condjo al desabasto de productos de limpieza e higiene personal;[253][254]​ la suspensión de eventos socioculturales;[255][256]​ el cierre temporal o definitivo de empresas,[257][258][259]​ y la caída del precio del combustible así como del peso mexicano en los mercados de divisas internacionales.[260][261]

 
La SEP decretó que los estudiantes (desde secundaria) tomaran clases en línea.

En marzo de 2020, la Secretaría de Educación Pública (SEP) extendió el período vacacional de Semana Santa del 20 de marzo al 20 de abril en todas las instituciones educativas a nivel nacional.[262]​ La suspensión de clases se extendió hasta la finalización del año y en tiempo indefinido.[263]​ En su lugar se comenzó la realización de «clases a distancia» por medio de internet y televisión.[264][265]

A mediados de abril de 2020, se reportó una tasa de mortalidad de 0.26 por cien mil habitantes en el país, además de una tasa de recuperación de 40 %, en la cual ocho de cada diez casos «se recuperan espontáneamente porque el sistema inmune elimina al virus en un periodo de catorce días y no registran secuelas o daños».[266]

El 16 de marzo de 2020 ocurrió una controversia, ya que López Obrador fue cuestionado por una reportera sobre el contacto físico que mantenía con personas de comunidades marginales durante sus giras y cuando se haría una prueba de COVID-19;[267]​ a lo que López-Gatell respondió: «La fuerza del presidente es moral, no es una fuerza de contagio [...]». [nota 22]​ Lo anterior levantó una controversia,[269]​ que incluyó una petición de legisladores del PAN para remover a López-Gatell de su cargo y la petición del mismo funcionario a no involucrarlo en asuntos políticos.[270][271]

El 24 de noviembre de 2020 se reportó que México poseía el último lugar de resiliencia ante el COVID-19 en una lista de cincuenta y tres evaluados debido a una alta tasa de mortalidad y un elevado índice de positividad principalmente causado por un escaso número de pruebas hechas en el país.[272]

Para el 11 de diciembre de 2020 se habían registrado —confirmados, no estimados— un total de 1 229 000 casos, 113 000 defunciones y 904 000 recuperados en el país.[273]

El 24 de diciembre de 2020, inició la vacunación contra COVID-19 en México.[274]

De igual forma, para el 3 de febrero de 2021 se habían registrado un total de 1 874 000 casos, 159 500 defunciones y 1 436 500 recuperados.[275]

El gobierno federal no consideró el uso de cubrebocas como una medida para frenar los contagios; en la opinión de López-Gatell: «Los cubrebocas convencionales no disminuyen notoriamente el riesgo de que se pueda adquirir coronavirus o más de cien o doscientos virus que existen todos los días en todo el mundo».[276]​ Algunos criticaron a López Obrador cuando este se negó a usarlo, incluso después de que se contagiara de COVID-19.[277]

El 17 de febrero de 2021 se llegó a un millón de dosis aplicadas de vacunadas en el país, pues para esa fecha, se habían reportado un total de 1 058  139 dosis aplicadas.[278]​ El 25 de febrero del mismo año se llegó a dos dos millones, pues se habían reportado ese día 2 088 813.[279]​ El 19 de marzo se llegó a cinco millones de dosis aplicadas, pues ese día se reportó un total de 5 186 751 dosis aplicadas en el país.[280]

Véase tambiénEditar

NotasEditar

  1. Se trata de la calabaza y el huaje, que datan del año 9000 a.C.[25]
  2. Christian Duverger opina que no se puede considerar como evidencia sólida a los dudosos hallazgos de Charles Brush en Puerto Marqués. Mientras que, Christine Niederberger opina que los toscos restos de la cerámica Pox no pueden considerarse como «verdadera cerámica».
  3. Las fechas varían entre distintos autores, por ejemplo, Christopher Pool y Richard A. Diehl apuntan que pudo ser desde el siglo IV a. C.
  4. Según George Kubler
  5. Algunos autores como Coe (1994) señalan que la presencia de fechas en cuenta larga en piezas de la cultura epiolmeca muestran que ese sistema calendárico no fue creación maya.
  6. Como muestras de estos intercambios culturales, se pueden mencionar la utilización de Chac-mols, estatuas de piedra ocupadas para sacrificos.
  7. La fecha de la fundación es más que nada la más acepta, pues no hay certeza de ello. Se debe a que es resultado de la periodización del calendario mexicano con el «año 2 casa». Algunos autores señalan que pude haber sido en el año 1321 o 1345.
  8. En un sentido estricto, aún se mantuvieron unas cuantas ciudades independientes de la Corona Española; esto, a causa sus territorios aislados, especialmente en la selva. Ejemplo de ello, está la ciudad Tayasal, que fue la última ciudad maya independiente, que cayó hasta 1679 a menos de Martín de Urzúa y Arizmendi.
  9. Por esas fechas, ya hay registros de cultivos básicos como maíz, frijol, calabaza y chile.[35]
  10. La etimología de ambas palabras está muy discutida; las versiones más famosas apuntan que «tarasco» significa indistintamente ‘suegro’ o ‘cuñado’ o ‘ídolo’[53]​ y que «purépecha» es ‘gente común’. Por otras parte, se sabe que los mexicas los llamaban «michoaque», es decir, ‘los de la tierra del pescado’[54]​.
  11. Aquella división se asemejaba, en mayor o menor grado, a lo que en nuestros días consideramos a una nación constitutiva
  12. El periodo posclásico mesoamericano tuvo un carácter muy bélico a comparación de los anteriores dos periodos en los que la guerra no era un aspecto tan relevante.
  13. Los descendientes de mestizos mexicanos y filipinos nativos eran numerosos pero no se contabilizaban porque eran principalmente el resultado de enlaces informales[60]
  14. Nótese la bandera la presencia de la corona en el águila —símbolo de la monarquía— y la ausencia de la serpiente y guirnaldas de laurel y olivo, elementos que en los subsecuentes escudos nacionales nunca faltarían.
  15. Con la proclamación del Primer Imperio, Lemaur se había se había proclamado «jefe político superior interino de la Nueva España» como reclamo de la supuesta soberanía de Fernando V en el territorio; hasta ese entonces, se había resguardado en la fortaleza de San Juan de Ulúa
  16. En las fuentes referenciadas del artículo no hay mención de su nombre, solo del gobernador del estado sublevado.
  17. Las referencias son contradictorias entre sí: todas coinciden que fue atrapado por habitantes de Juchitán de Zaragoza; sin embargo, mientras que Vicente Riva Palacio señala que ocurrió en la misma localidad, otros autores afirman que fue atrapado en Puerto Ángel (Oaxaca) y trasladado hasta la ciudad en cuestión donde murió, lo cual, es geográficamente lo más viable considerando que, si habían escapado desde el centro del país, Puerto Ángel se encuentra más al este del país y lejano de Panamá que Juchitlán.
  18. Con una gran exactitud, duró un total de treinta años con ciento cinco días entre sus gobiernos constitucionales y de facto.
  19. Notase que la situación era únicamente de facto, ya que constitucionalmente nunca se dejó ser una república federal.
  20. Avila Camacho sentado en el extremo izquierdo, Alemán Valdés (en aquel entonces gobernador de Veracruz) a la derecha de Cárdenas y Díaz Ordaz de pie atrás a una muy temprana edad.
  21. «John Rodda, un reportero de deportes para el periódico británico The Guardian, estaba en México cuando ocurrió la masacre. Con base en lo que presenció y las entrevistas que realizó, Rodda originalmente reportó que trescientos veinticinco personas habían muerto en la Plaza de las Tres Culturas».
  22. Sus palabras completas fueron:
    La fuerza del presidente es moral, no es una fuerza de contagio, en términos de una persona, un individuo que pudiera contagiar a otros. El presidente tiene la misma probabilidad de contagiar que tiene usted o que tengo yo, y usted también hace recorridos, giras y está en la sociedad. El presidente no es una fuerza de contagio. Entonces, no, no tiene por qué ser la persona que contagie a las masas; o al revés, como lo dije antes, o al revés[268]

ReferenciasEditar

  1. a b «Historia de México 1». Periodización. Consultado el 23 de agosto de 2021. 
  2. Barroy Sánchez, 2012, p. 9.
  3. «Consideraciones sobre la crononogía "Antigüedad-Medievo-Modernidad" de la historia "mundial"». Nomadas. Critical Journal of Social and Juridicals Sciences: 243-258. 2018. doi:10.33676/emui_nomads.54.10. Consultado el 7 de agosto de 2021. 
  4. Alén Eireos, Yaiza (25 de octubre de 2017). «Poblamiento del continente americano: estado de la cuestión». PublicacionesDidacticas.com. Consultado el 9 de agosto de 2021. 
  5. Parenti, Fabio; M. Fontugne; N. Guidon; C. Guérin & M. Faure (1999) "Chronostratigraphie des gisements archéologiques et paléontologiques de Sao Raimundo Nonato (Piaui, Brésil) : contribution à la connaissance du peuplement pléistocène de l'Amérique"; Supplément 1999 de la Revue d'Archéométrie: 327 - 332.
  6. Guidon, Niéde (2003) "Arqueologia da região do Parque Nacional Serra da Capivara - Sudeste do Piauí"; Com Ciência. Cosultado em 26 de fevereiro de 2017.
  7. a b c Bakalar, Nicholas (5 de enero de 2006). «Periodo Arqueolítico de México». National Geographic News. National Geographic Society. Consultado el 31 de octubre de 2012. 
  8. a b Los comienzos de México, CNN
  9. «Native Americans Encarta». Archivado desde el original el 1 de noviembre de 2009. 
  10. «5 de Febrero, Conmemoración de la Promulgación de la Constitución». Consultado el 6 de abril de 2010. 
  11. Congreso del Estado de Jalisco. «La Revolución mexicana 1910-1917». Archivado desde el original el 22 de noviembre de 2009. Consultado el 9 de abril de 2021. 
  12. «Entender la Revolución Mexicana, 1910-1920». https://www.anahuac.mx/mexico/. Consultado el 12 de abril de 2021. 
  13. «La Revolución mexicana». Archivado desde el original el 4 de julio de 2011. Consultado el 9 de abril de 2021. 
  14. a b «EL MÉXICO CONTEMPORÁNEO (1940-2010)». https://sites.google.com/site/historiademexicoems/. 
  15. a b Garrido, 1985, p. 157.
  16. a b «Metalurgia Mesoamericana - Revista Ciencias». revistacienciasunam.com. Consultado el 30 de agosto de 2021. 
  17. «La escritura en Mesoamérica». 
  18. «Malintzin: nacimiento y esclavitud». www.noticonquista.unam.mx. Consultado el 9 de agosto de 2021. 
  19. «Estado y sociedad en Mesoamérica». 
  20. «Economía en Mesoamérica». 
  21. a b «Sociedad mexica». 
  22. Semo, Enrique (1973). Historia del capitalismo en México: Los orígenes, 1521-1763. Ediciones Era. Consultado el 9 de agosto de 2021. 
  23. «México Moderno Vanguardia y revolución Malba». www.malba.org.ar. Consultado el 9 de agosto de 2021. 
  24. a b Entre la tradición señorial y la modernidad | Sociológica México. Consultado el 9 de agosto de 2021. 
  25. Casas y Caballero, 1995: 38
  26. Márquez Morfín y Hernández Espinoza, 2005: 14
  27. MacNeish, 1968: t. II.
  28. Aveleyra Arroyo de Anda, Maldonado-Koerdell y Martínez del Río, 1956.
  29. Fujita, 2006: 82-98.
  30. Cfr. Grove, 1970: 13; Pompa y Padilla, Talavera y Jiménez,:17.
  31. Childs Rattray, 1998: 73.
  32. Economía mexicana en la época prehispánica Archivado el 16 de noviembre de 2006 en Wayback Machine. (30 de septiembre de 2012)
  33. a b The Metropolitan Museum of Art. «Teotihuacan». Heilbrunn Timeline of Art History. Department of Arts of Africa, Oceania, and the Americas, The Metropolitan Museum of Art Source: Teotihuacan | Thematic Essay. 
  34. Hammond et al., Ward, pp. 579-581.
  35. Drew, 1999, p. 6.
  36. Coe, 1992, p. 47.
  37. Olmedo Vera, 1997, p. 26.
  38. Saturno, Stuart y Beltrán, 2006, p. 1281-1283.
  39. Martin y Grube, 2000, p. 8.
  40. Martin y Grube, 2000, p. 21.
  41. a b Masson, 2012.
  42. a b Martin y Grube, 2000, p. 9.
  43. Demarest, 2004, p. 218.
  44. Estrada-Belli, 2011, pp. 123-126.
  45. Sharer y Traxler, 2006, p. 322.
  46. Martin y Grube, 2000, p. 29.
  47. Sharer y Traxler, 2006, pp. 324-326.
  48. Coe, 1992.
  49. Martin y Grube, 2000, p. 226.
  50. Archivado el 25 de abril de 2011 en Wayback Machine.
  51. «Los totonacas». Consultado el 29 de marzo de 2021. 
  52. a b c Fernández Fernández, 2008, p. 30.
  53. a b c «Cultura purépecha o tarasca». https://www.historiacultural.com/. Consultado el 29 de marzo de 2021. 
  54. a b c d Arqueología mexicana. «Los Tarascos». Consultado el 29 de marzo de 2021. 
  55. a b Fernández Fernández, 2008, p. 40.
  56. Castro Leal, 1989.
  57. a b c Fernández Fernández, 2008, p. 41.
  58. Colin A. Palmer. «Africa's Legacy in Mexico: A Legacy of Slavery». Smithsonian Institution: Migrations in History. Consultado el 13 de noviembre de 2020. 
  59. Gustavo Castro Soto (22 de junio de 2009). «México: los monocultivos desastrosos. La producción de palma de aceite en Chiapas». Consultado el 18 de marzo de 2021. 
  60. García de los Arcos, 2007.
  61. Arias y Olavarría y Ferrari, 1880, p. 61.
  62. Villoro, 2009, p. 522.
  63. Arias y Olavarría y Ferrari, 1880, p. 72.
  64. Arias y Olavarría y Ferrari, 1880, p. 73.
  65. Arias y Olavarría y Ferrari, 1880, p. 74.
  66. Digital UANL. «Familia Iturbide». Consultado el 1 de marzo de 2021. 
  67. Arias y Olavarría y Ferrari, 1880, p. 85.
  68. González Pedrero, 2005, p. 182.
  69. Arias y Olavarría y Ferrari, 1880, p. 86.
  70. Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM (2010). «Antonio López de Santa Anna: Plan de Veracruz y Acta de Casa Mata». pp. 5, 7 y 8. Consultado el 6 de abril de 2021. 
  71. a b Arias y Olavarría y Ferrari, 1880, p. 87.
  72. González Pedrero, 2005, p. 231.
  73. González Pedrero, 2005, p. 235.
  74. Guerrero Flores y Ruiz Ham, 2012, p. 25.
  75. «Acta de Casamata». Consultado el 4 de julio de 2011. 
  76. González Pedrero, 2005, p. 293.
  77. Ferrer Muñoz, 1995, p. 133.
  78. Arias y Olavarría y Ferrari, 1880, p. 90.
  79. a b «Carta de Abdicación de Agustín de Iturbide (Agustín I )». http://tlamatqui.blogspot.com/. 2012. Consultado el 6 de abril de 2021. 
  80. Biblioteca Garay. «El Congreso forma un gobierno provisional con el que queda instaurada la república». Consultado el 31 de julio de 2021. 
  81. a b Barroy Sánchez, 2012, p. 132.
  82. «Deuda externa: Así empezó México su desventura con los préstamos en el exterior». Alto Nivel. Consultado el 31 de julio de 2021. 
  83. a b Barroy Sánchez, 2012, p. 133.
  84. Biblioteca Garay. «Denominación del gobierno, número de individuos de que se ha de componer, sus tratamientos y otras providencias». Consultado el 31 de julio de 2021. 
  85. Barroy Sánchez, 2012, p. 137.
  86. Barroy Sánchez, 2012, p. 138.
  87. Rabasa, 2004.
  88. Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM (2016). «Manifiesto del Presidente al ocupar la Capital». Consultado el 3 de marzo de 2021. 
  89. Sánchez Córdova et al., 2019, p. 57.
  90. Barroy Sánchez, 2012, p. 171.
  91. a b Sánchez Córdoba, 2018, p. 20.
  92. Sánchez Córdoba, 2018, p. 21.
  93. a b c d e Barroy Sánchez, 2012, p. 172.
  94. Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. «Manifiesto a todos los pobres de México y del Mundo». 2016. Consultado el 3 de marzo de 2021. 
  95. a b Sánchez Córdoba, 2019, p. 52.
  96. «Gobernadores de los Estados México: Ciudad de México». Consultado el 3 de marzo de 2021. 
  97. Instituto de Historia de la UNAM (2 de mar. de 2018). «Archivo del general Porfirio Díaz Memorias y documentos. Tomo X». Consultado el 3 de marzo de 2021. 
  98. Orden Jurídico Nacional. «CONSTITUCION FEDERAL de los Estados Unidos MEXICANOS». Consultado el 9 de marzo de 2021. 
  99. Redacción (7 de septiembre de 2015). «Origen del ferrocarril en México». Consultado el 13 de abril de 2021. 
  100. a b c Barroy Sánchez, 2012, p. 173.
  101. a b Sánchez Córdoba, 2019, p. 53.
  102. Campos, Rubén (1945). «Juventino Rosas y la música popular de su época (1880-1890)». Anales del Instituto Nacional de Antropología e Historia Vol. 1. Archivado desde el original el 9 de marzo de 2021. Consultado el 31 de diciembre de 2015. 
  103. UNAM. «Los juzgados de distrito». Consultado el 11 de marzo de 2021. 
  104. Orden Jurídico Nacional. «Plan de Tuxtepec». Consultado el 11 de marzo de 2021. 
  105. Gobierno de México. «Plan de Tuxtepec». Consultado el 22 de marzo de 2021. 
  106. Sánchez Córdova et al., 2019, p. 72.
  107. «La concentración de la propiedad de la tierra en América Latina». Elisa Wiener Bravo. Enero de 2011. 
  108. Rosas, Alejandro. «Entrevista Díaz-Creelman». Archivado desde el original el 16 de abril de 2014. Consultado el 16 de abril de 2014. 
  109. «El periódico “El Imparcial”, publica la entrevista Díaz – Creelman». Consultado el 28 de marzo de 2021. 
  110. Barroy Sánchez, 2012, p. 194.
  111. Garfias, 1997, p. 26.
  112. Delgado de Cantú et al., 2002, p. 100.
  113. Barroy Sánchez, 2012, p. 263.
  114. a b c d e Barroy Sánchez, 2012, p. 264.
  115. Barroy Sánchez, 2012, p. 265.
  116. a b Barroy Sánchez, 2012, p. 266.
  117. Serrano Álvarez, 2012, p. 6.
  118. Memorias de Adolfo de la Huerta
  119. Krauze, 1997, p. 182.
  120. Francisco Masse. «¿Dónde está la cabeza de Pancho Villa?». https://www.milenio.com. Consultado el 16 de abril de 2021. 
  121. a b c d Martínez Assad, 2006, p. 166
  122. Neftalí Ortiz. Tabasco Hoy. «Una historia en el olvido». Archivado desde el original el 16 de enero de 2014. Consultado el 21 de febrero de 2013. 
  123. Gobierno del Estado de Tabasco. «3 Tercer Informe de Gobierno». Consultado el 25 de marzo de 2016. 
  124. Pozas Horcasitas, 1983.
  125. Krauze, 1997, p. 353.
  126. Maldonado Gallardo, Guerra y González Arana, 2006, p. 126.
  127. Sherman, 1997, p. 43.
  128. Becker, 1995, p. 124-126.
  129. Govers, 2006, p. 132.
  130. Weyl y Weyl, 1939, p. 322.
  131. a b Skirius, 1978, p. 44.
  132. Skirius, 1978, p. 69.
  133. Skirius, 1978, p. 163.
  134. a b Skirius, 1978, p. 161.
  135. Orozco, 1984, p. 436.
  136. Delgado Martín, 1992, p. 372.
  137. «Ortíz Rubio renuncia a la Presidencia. Ejerció su mandato en el periodo del “Maximato” llamado así por el poder real ejercido por Calles». Consultado el 22 de abril de 2021. 
  138. «1932 La renuncia del Presidente Pascual Ortiz Rubio». https://www.memoriapoliticademexico.org/. Consultado el 22 de abril de 2021. 
  139. «Artículo 84 de la Constitución». Archivado desde el original el 20 de mayo de 2007. 
  140. a b Casasola, 1942.
  141. «Reforma antireeleccionista». Archivado desde el original el 27 de septiembre de 2007. 
  142. Sánchez Córdova et al., 2019, p. 112.
  143. a b Sánchez Córdova et al., 2019, p. 113.
  144. «Diario Oficial del 13 de diciembre de 1934». Consultado el 22 de abril de 2021. 
  145. a b c d Sánchez Córdova et al., 2019, p. 114.
  146. Atlas histórico de América Latina y el Caribe. «Discurso expropiación petrolera». México. Consultado el 27 de marzo de 2021. 
  147. Barroy Sánchez, 2012, p. 285.
  148. Barroy Sánchez, 2012, p. 286.
  149. a b Corona Fernández, 2002.
  150. a b Soledad Loaeza (2012). «Tres visiones de la elección de 1940». Consultado el 5 de abril de 2021. 
  151. Garrido, 1986.
  152. a b Bernardina de la Garza Arregui. «La historia del voto femenino en México». Consultado el 16 de abril de 2021. 
  153. Lucy Virgen. «17 de octubre de 1953 - Derecho al voto para la mujer en México». Consultado el 16 de abril de 2021. 
  154. Doyle, Kate (13 de octubre de 2006). «The Dead of Tlatelolco» [La muerte de Tlatelolco] (en inglés). Consultado el 22 de marzo de 2021. 
  155. Poniatowska, 1971.
  156. Los centenarios de las "revoluciones" mexicanas Archivado el 6 de octubre de 2014 en Wayback Machine.
  157. Sistema de Transporte Colectivo (2007). «Antecedentes del transporte en la Ciudad de México». Ciudad de México, México: Sistema de Transporte Colectivo. Consultado el 25 de marzo de 2008. 
  158. Instituto de Geofísica; Instituto de Ingeniería. «El Sismo del 19 de Septiembre de 1985». Consultado el 1 de marzo de 2021. 
  159. Peresbarbosa, 2008.
  160. Sánchez Córdova, 2019, p. 151.
  161. Sánchez Córdova et al., 2019, p. 152.
  162. ««IFE dice que investigará las tarjetas de Soriana» Vanguardia 03/07/2012». 
  163. «John Ackerman en W radio». 
  164. «#YoSoy132 presenta mil 100 casos de irregularidades y delitos electorales». 6 de julio de 2012. 
  165. «Página en www.eluniversal.com.mx». 
  166. Pacto por México (29 de diciembre de 2012). «¿Cómo se logró?». Archivado desde el original el 30 de octubre de 2016. Consultado el 22 de febrero de 2013. 
  167. Presidencia de la República (2 de diciembre de 2012). «Pacto Por México. Acuerdos» (pdf). Consultado el 22 de febrero de 2013. 
  168. «La Reforma Educativa ya es constitucional». Animal Político. 6 de febrero de 2013. Consultado el 6 de febrero de 2013. 
  169. «Promulgan reforma constitucional en materia educativa». El Universal. 25 de febrero de 2013. Consultado el 25 de febrero de 2013. 
  170. Torres, Mauricio (12 de agosto de 2013). «La reforma energética propuesta por Peña Nieto divide al PAN y al PRD». CNN México. 
  171. Presidencia de México (12 de agosto de 2013). «Iniciativa de Reforma Energética». Archivado desde el original el 5 de octubre de 2013. Consultado el 4 de octubre de 2013. 
  172. «Reforma energética: va con enfoque "cardenista"». 12 de agosto de 2013. Archivado desde el original el 8 de enero de 2014. Consultado el 29 de noviembre de 2013. 
  173. «Opositores a la reforma energética toman la tribuna del Senado y despliegan una manta». 11 de diciembre de 2013. 
  174. «Protestan opositores a la reforma energética en cuatro estados». 17 de diciembre de 2013. Archivado desde el original el 8 de enero de 2014. Consultado el 8 de enero de 2014. 
  175. «Reforma financiera, publicada en el DOF». CNN Expansión. 10 de enero de 2014. 
  176. «Iguala (Guerrero) tiene un viernes violento con ataques y muertes» Archivado el 17 de enero de 2016 en Wayback Machine., artículo del 27 de septiembre de 2014 en el sitio web CNN México. Consultado el 19 de octubre de 2014.
  177. «Considera ONU una desaparición forzada», artículo del 22 de octubre de 2014 en el diario El Siglo de Torreón. Consultado el 23 de octubre de 2014.
    La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos considera "desaparición forzada" el caso de los 43 estudiantes de Iguala, en el estado mexicano de Guerrero, según su representante adjunto en este país, Jesús Peña Palacios.
  178. Forensic Architecture. Agencia de investigación. Introducción. Centro Cultural Universitario Tlatelolco, UNAM. Disponible en: https://m68.mx/coleccion/37211
  179. «Powerful People #60 Enrique Peña Nieto». Forbes. Consultado el 6 de noviembre de 2014. 
  180. Campos, Luciano. «Mientras el país se manifiesta Peña Nieto se toma selfies con regiomontanas». proceso.com.mx. Consultado el 23 de octubre de 2014. 
  181. Aguilar, Rolando (24 de octubre de 2014). «Se fue; el gobernador de Guerrero pide licencia». Excélsior. Consultado el 29 de octubre de 2014. 
  182. Aguilar, Rolando (27 de octubre de 2014). «Rogelio Ortega solicita auxilio federal; asume como gobernador de Guerrero». Excélsior. Consultado el 29 de octubre de 2014. 
  183. Aguilar, Omar (29 de octubre de 2014). «Anuncian mensaje de Peña Nieto tras reunirse con padres de normalistas desaparecidos». MVS. Archivado desde el original el 1 de mayo de 2015. Consultado el 29 de octubre de 2014. 
  184. «Firma Peña NIeto minuta de compromisos con padres de 43 normalistas desaparecidos». MVS. 29 de octubre de 2014. Archivado desde el original el 1 de mayo de 2015. Consultado el 29 de octubre de 2014. 
  185. Petriche, Blanche (29 de octubre de 2014). «Insuficientes, acuerdos con gobierno federal: familiares de normalistas». La Jornada. Archivado desde el original el 9 de noviembre de 2014. Consultado el 29 de octubre de 2014. 
  186. Servicio Sismológico Nacional. «REPORTE ESPECIAL GRUPO DE TRABAJO DEL SERVICIO SISMOLÓGICO NACIONAL, UNAM. SISMO DE TEHUANTEPEC (2017-09-07 23:49 MW 8.2)». Consultado el 28 de marzo de 2021. 
  187. El Universal. «SSN actualiza magnitud a 8.4 grados». Consultado el 21 de marzo de 2021. 
  188. Diana Manzo. «Llegó a 78 la cifra de personas muertas por el sismo en Oaxaca; en el país van 98». Consultado el 28 de marzo de 2021. 
  189. http://www.ssn.unam.mx/sismicidad/reportes-especiales/2017/SSNMX_rep_esp_20170919_Puebla-Morelos_M71.pdf
  190. USGS. «M 7.1 - 1km E of Ayutla, Mexico» (en inglés). Consultado el 28 de marzo de 2021. 
  191. «¿Por qué la alarma no sonó minutos antes del sismo?». El Universal. 21 de septiembre de 2017. Consultado el 1 de noviembre de 2017. 
  192. Redacción. «En Jojutla, donde el sismo se ensañó más con México». El Economista. Consultado el 20 de septiembre de 2017. 
  193. Herrera, Norma (21 de septiembre de 2017). «Aumenta a 45 muertos en Puebla por sismo». Reforma. Consultado el 25 de septiembre de 2019. 
  194. «Recuento de los daños 7S y 19S: a un mes de la tragedia». http://bibliodigitalibd.senado.gob.mx/. Instituto Belisario Dominguez del Senado de la República. octubre de 2017. Consultado el 25 de septiembre de 2019. 
  195. Instituto Nacional Electoral (2018). «Resultados del cómputo a nivel distrito y entidad del Proceso Electoral Federal 2017-2018. Diputaciones». Consultado el 29 de noviembre de 2018. 
  196. Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. «El TEPJF entrega constancia de Presidente Electo a Andrés Manuel López Obrador». Consultado el 19 de agosto de 2018. 
  197. Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. «Últimas sentencias: 8 de agosto del 2018 (Clave: SUP-EEP-0001-2018) - Dictamen relativo al cómputo de la elección de Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, a la declaración de validez de la elección y a la de presidente electo.». Consultado el 19 de agosto de 2018. 
  198. República, Presidencia de la. «Reunión para dar inicio formal al proceso de transición». gob.mx. Consultado el 24 de septiembre de 2018. 
  199. La Crónica. «La toma de posesión de AMLO será la más concurrida en la historia de México». Consultado el 9 de diciembre de 2018. 
  200. Sitio oficial del Gobierno de México. «Mensaje del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos Andrés Manuel López Obrador». Consultado el 9 de diciembre de 2018. 
  201. Sitio oficial del Gobierno de México. «Mensaje a la Nación desde el Zócalo de la Ciudad de México». Consultado el 9 de diciembre de 2018. 
  202. El Financiero. «Tribunal electoral de Puebla ratifica triunfo de Martha Erika Alonso como gobernadora». Consultado el 31 de enero de 2019. 
  203. «Dos homicidios, robo de urnas y balaceras en Puebla». www.animalpolitico.com. Consultado el 24 de julio de 2018. 
  204. Semanario Proceso. «Martha Erika Alonso arranca su gobierno sin representante de AMLO». Consultado el 31 de enero de 2019. 
  205. Milenio Video. «¡Fuera! a Sánchez Cordero en funeral de Moreno Valle». Consultado el 31 de enero de 2019. 
  206. La Razón. «Barbosa será candidato de Morena en elección de Puebla». Consultado el 31 de enero de 2019. 
  207. France24 (12 de julio de 2018). «Mayoría legislativa de López Obrador: ¿esperanza o nueva hegemonía en México?». Consultado el 1 de diciembre de 2019. 
  208. Horacio Jiménez y Suzzete Alcántara (El Universal) (1 de diciembre de 2019). «Récord de reformas en la 4T, pero economía y seguridad estancadas.». Consultado el 1 de diciembre de 2019. 
  209. «Publican decreto para crear Comisión de la Verdad en caso Ayotzinapa». Excelsior. 4 de diciembre de 2018. Consultado el 16 de enero de 2019. 
  210. «DECRETO por el que se instruye establecer condiciones materiales, jurídicas y humanas efectivas, para fortalecer los derechos humanos de los familiares de las víctimas del caso Ayotzinapa a la verdad y al acceso a justicia». Diario Oficial de la Federación. 4 de diciembre de 2018. Consultado el 16 de enero de 2019. 
  211. «Segob instala la Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia en el caso Ayotzinapa». El Financiero. 15 de enero de 2019. Consultado el 16 de enero de 2019. 
  212. «Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia en el caso Ayotzinapa». Secretaría de Gobernación. 15 de enero de 2019. Consultado el 16 de enero de 2019. 
  213. Martínez, Paris (15 de enero de 2019). «Instalan este martes en Segob la comisión presidencial para la verdad y justicia en el caso Ayotzinapa». Animal Político. Consultado el 16 de enero de 2019. 
  214. Castillo, Gustavo (30 de junio de 2020). «Fin a "verdad histórica" en caso Ayotzinapa; va Interpol por Zerón: FGR». La Jornada. Consultado el 1 de julio de 2020. 
  215. «A seis años de la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa». Centro de Producción CEPROPIE. 26 de septiembre de 2020. Consultado el 26 de septiembre de 2020. 
  216. http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5126280&fecha=24/12/2009
  217. Carolina Rivera (Milenio) (30 de septiembre de 2019). «CEPAL reconoce política social del gobierno de AMLO». Consultado el 23 de diciembre de 2019. 
  218. Noticieros Televisa (20 de junio de 2019). «Estos son los apoyos que ofrece el gobierno de AMLO». Consultado el 23 de diciembre de 2019. 
  219. Alberto Najar (BBC) (1 de diciembre de 2019). «Informe de AMLO: las decisiones de López Obrador que hasta sus críticos elogian y los fallos que sus seguidores critican en su primer año en el poder». Consultado el 23 de diciembre de 2019. 
  220. Alberto Najar (BBC) (29 de noviembre de 2018). «AMLO asume la presidencia de México: las 3 bombas de tiempo que hereda como sucesor de Enrique Peña Nieto». Consultado el 23 de diciembre de 2019. 
  221. Expansión (17 de octubre de 2019). «Inician obras en Santa Lucía: AMLO promete inauguración el 21 de marzo de 2022». Consultado el 29 de diciembre de 2019. 
  222. Navarro, Andrea; Martin, Eric; Villamil, Justin (28 de octubre de 2018). «Mexico's AMLO Scraps $13 Billion Airport Project; Peso Plunges». Bloomberg. Consultado el 1 de noviembre de 2018. 
  223. El Financiero. «Suspenden oficialmente aeropuerto». Consultado el 31 de enero de 2019. 
  224. Animal político (26 de noviembre de 2019). «Empresarios invertirán 859 mil mdp para Plan de Infraestructura de AMLO». Consultado el 29 de diciembre de 2019. 
  225. La Jornada (29 de junio de 2019). «Construcción de vías crea "frentes de trabajo" en Oaxaca: AMLO». Archivado desde el original el 29 de diciembre de 2019. Consultado el 29 de diciembre de 2019. 
  226. Forbes (26 de noviembre de 2019). «Los 147 proyectos que desarrollará la IP con el acuerdo para la infraestructura». Consultado el 29 de diciembre de 2019. 
  227. https://www.vice.com/es_latam/article/d3bagq/pese-a-criticas-de-ambientalistas-el-tren-maya-si-se-va-a-hacer
  228. a b https://cnnespanol.cnn.com/2018/08/20/es-viable-el-proyecto-del-tren-maya-de-lopez-obrador-para-mexico-no-todos-estan-convencidos/
  229. https://www.eleconomista.com.mx/opinion/Tren-Maya-veredicto-20190613-0149.html
  230. https://www.gob.mx/presidencia/prensa/presidente-lopez-obrador-anuncia-inicio-de-procesos-de-consulta-vinculatoria-para-construccion-de-tren-maya
  231. «El ABC sobre la consulta del Tren Maya el 15 de diciembre». Expansión (Ciudad de México). 13 de diciembre de 2019. Consultado el 25 de mayo de 2020. 
  232. «En la consulta sobre el Tren Maya, 92.3% votó por el "Sí" y 7.4% por el "No"». El Economista. 16 de diciembre de 2019. Consultado el 25 de mayo de 2020. 
  233. https://www.jornada.com.mx/ultimas/politica/2020/01/06/opositores-al-tren-maya-actuan-como-conservadores-dice-amlo-9071.html
  234. «Aumenta 53% ordeña a ductos en cinco meses». El Universal. 5 de julio de 2018. Consultado el 19 de enero de 2019. 
  235. «At least 20 killed in pipeline explosion in central Mexico». The Daily Telegraph (en inglés). 18 de enero de 2019. Consultado el 19 de enero de 2019. 
  236. Villegas, Paulina; Semple, Kirk (19 de enero de 2019). «Death Toll in Mexico Blast Rises to 66; Leader Vows to Intensify Crackdown on Fuel Theft». The New York Times (en inglés). Consultado el 19 de enero de 2019. 
  237. «Familiares se enfrentan con peritos en Tlahuelilpan». El Sol de México. 19 de enero de 2019. Consultado el 19 de enero de 2019. 
  238. «las claves del plan de seguridad de AMLO». 
  239. «Operación para capturar a Ovidio Guzmán: cómo ocurrió la fallida detención del hijo de El Chapo en Culiacán». 
  240. Hamilton, Keegan (17 de octubre de 2019). «El Chapo's Son Was Just Captured — Then Freed After the Cartel Attacked». Vice News (en inglés). Consultado el 19 de octubre de 2019. 
  241. Garcia, David Alire (22 de octubre de 2019). «In Mexico, El Chapo's sons add brash new chapter to crime family». Reuters. 
  242. Bonello, Deborah (18 de octubre de 2019). «'Arrest' of drug king pin El Chapo's son sparks fierce gun battle in Mexico». The Telegraph (en inglés). Consultado el 19 de octubre de 2019. 
  243. «Ovidio Guzmán fue liberado, confirma Alfonso Durazo». Proceso. 18 de octubre de 2019. Consultado el 18 de octubre de 2019. 
  244. Gobierno de México. «Dr. Hugo López-Gatell Ramírez». Gob.mx. Consultado el 9 de marzo de 2020. 
  245. «Ssa confirma primera muerte por coronavirus en México». politico.mx. Consultado el 19 de marzo de 2020. 
  246. Calderón Alzati, Enrique (23 de mayo de 2020). «La dimensión del doctor Hugo López-Gatell». La Jornada. Consultado el 3 de julio de 2020. 
  247. Lafuente, Carmen Morán Breña, Javier (26 de marzo de 2020). «López-Gatell: “En México queremos un balance entre proteger la salud y a las economías más debilitadas”». EL PAÍS. Consultado el 27 de marzo de 2020. 
  248. «Ya estamos en la Fase 2: Estas son las 3 etapas de la propagación de coronavirus en México». Entrepeneur.com. marzo de 2020. Consultado el 24 de marzo de 2020. 
  249. «¿Cuál es la fase 2 del coronavirus?». Radioformula.com. 16 de marzo de 2020. Consultado el 24 de marzo de 2020. 
  250. «098. Medidas de seguridad sanitaria». Secretaria de Salud. 31 de marzo de 2020. Consultado el 31 de marzo de 2020. 
  251. «Consejo de Salubridad General declara emergencia sanitaria nacional a epidemia por coronavirus COVID-19». Secretaría de Salud. 31 de marzo de 2020. Consultado el 31 de marzo de 2020. 
  252. «110. Inicia la fase 3 por COVID-19». Secretaria de Salud. 21 de abril de 2020. Consultado el 21 de abril de 2020. 
  253. «¿Por qué en México se están comprando grandes cantidades de papel de baño?». Marca.com. 15 de marzo de 2020. Consultado el 19 de marzo de 2020. 
  254. «Coronavirus: Ola de saqueos azota a comercios en el país». Aristeguinoticias.com. 25 de marzo de 2020. Consultado el 26 de marzo de 2020. 
  255. «La Liga MX queda suspendida por el coronavirus». Mexico.as.com. 15 de marzo de 2020. Consultado el 19 de marzo de 2020. 
  256. «Posponen Tianguis Turístico 2020 por coronavirus». Informador.mx. 12 de marzo de 2020. Consultado el 19 de marzo de 2020. 
  257. «Empresas automotrices suspenden producción en México». Informador.mx. 18 de marzo de 2020. Consultado el 19 de marzo de 2020. 
  258. «Cinépolis y Cinemex cierran sus cines en todo México ante la pandemia de coronavirus COVID-19». Xataka.com.mx. 25 de marzo de 2020. Consultado el 26 de marzo de 2020. 
  259. «Coronavirus pone en riesgo 200,000 empleos del sector hotelero de México». Infobae.com. 26 de marzo de 2020. Consultado el 26 de marzo de 2020. 
  260. «Petróleo mexicano se hunde 22,4%; llega a 18,78 dólares por barril». El Universal. 17 de marzo de 2020. Consultado el 19 de marzo de 2020. 
  261. «Coronavirus en México lleva al dólar a los 24,48 pesos al menudeo». El Universal. 19 de marzo de 2020. Consultado el 19 de marzo de 2020. 
  262. «Presentan Salud y SEP medidas de prevención para el sector educativo nacional por COVID-19». Secretaría de Salud. 14 de marzo de 2020. Consultado el 8 de enero de 2021. 
  263. «SEP extiende suspensión de clases por Emergencia Sanitaria de coronavirus». Radioformula.com.mx. 30 de marzo de 2020. Consultado el 8 de enero de 2021. 
  264. «La educación a distancia y virtual en tiempos de Coronavirus: ¿Generaciones “X” y “Millennials” vs generaciones “Z” y “T”?». Universidad de Guanajuato. Consultado el 8 de enero de 2021. 
  265. García Cuevas, Carmen (22 de septiembre de 2020). «Donde ver las clases de la SEP en TV abierta y en línea». dondeir.com. Consultado el 9 de enero de 2021. 
  266. «106. Medidas de mitigación reducirán contagios durante la fase III por COVID-19». Secretaría de Salud. 14 de abril de 2020. Consultado el 15 de abril de 2020. 
  267. Gobierno de México (16 de marzo de 2020). «Versión estenográfica de la conferencia de prensa matutina | Lunes 16 de marzo de 2020». Gob.mx. Consultado el 3 de julio de 2020. 
  268. Presidencia de la República. «Versión estenográfica de la conferencia de prensa matutina». Consultado el 28 de marzo de 2021. 
  269. González Díaz, Marcos (17 de marzo de 2020). «Coronavirus en México: las críticas a AMLO por seguir besando y abrazando a sus seguidores pese a las advertencias sanitarias frente al covid-19». BBC. Consultado el 17 de marzo de 2020. 
  270. Arista, Lidia (17 de marzo de 2020). «No me metan en la política, pide López-Gatell tras críticas». Política Expansión. Consultado el 17 de marzo de 2020. 
  271. «Diputados del PAN exigen renuncia del secretario de Salud». El Universal. 17 de marzo de 2020. Consultado el 27 de marzo de 2020. 
  272. Chang, Rachel. «These Are the Best and Worst Places to Be During the Covid Pandemic». Bloomberg.com (en inglés). Consultado el 4 de diciembre de 2020. 
  273. Trámites Gobierno (Gobierno de México). «Covid-19 México». Consultado el 11 de diciembre de 2020. 
  274. «Vacuna Covid-19 en vivo: Inicia vacunación contra el coronavirus en la CDMX; últimas noticias minuto a minuto». MARCA Claro México. 24 de diciembre de 2020. Consultado el 5 de enero de 2021. 
  275. Trámites Gobierno (Gobierno de México). «Covid-19 México». Consultado el 3 de febrero de 2021. 
  276. «El uso del cubrebocas: la polémica que ha seguido a López-Gatell durante toda la pandemia». Infobae (México). 19 de noviembre de 2020. Consultado el 17 de febrero de 2021. 
  277. «AMLO se niega a usar cubrebocas porque “ya no contagia”». EL MUNDO (México). 8 de febrero de 2021. Consultado el 17 de febrero de 2021. 
  278. Hugo López-Gatell Ramírez [@GabuMirandú] (17 de febrero de 2021). «Este 17 de febrero se reportaron 104,666 dosis aplicadas de la vacuna contra #COVID19. Hasta este día suman 1,058,139 dosis aplicadas en México.» (tuit). 
  279. Hugo López-Gatell Ramírez [@GabuMirandu] (25 de feb. de 2021). «Este 25 de febrero se reportaron 162,233 dosis aplicadas de la vacuna contra #COVID19. Hasta este día suman 2,088,813 dosis aplicadas en México.» (tuit). 
  280. Hugo López-Gatell Ramírez [@GabuMirandu] (19 de marzo de 2021). «Este 19 de marzo se reportaron 167,475 dosis aplicadas de la vacuna contra #COVID19. Hasta este día suman 5,186,751 dosis aplicadas en México.» (tuit). 

BibliografíaEditar

LibrosEditar

EnciclopediasEditar

PublicacionesEditar

Enlaces externosEditar